Embarazo: lo que debes y no debes comer

Alimentos prohibidos y embarazo: lo que no debes comer

Embarazo: lo que debes y no debes comer

Una dieta equilibrada es esencial para conseguir un embarazo sin complicaciones, tanto para la madre como para el bebé.

Sabemos de sobra que las futuras mamás necesitan comer alimentos con ácido fólico, hierro y otros nutrientes importantes en esta fase pero, ¿sabes cuáles son los alimentos prohibidos antes y durante el embarazo?

Prohibir cosas es fácil, decirte “no comas esto por nada del mundo” no nos cuesta nada. Sin embargo, en este post queremos ofrecerte alternativas.

Porque el embarazo debe ser una etapa lo más llevadera posible para que puedas recordarla con mucho cariño. Por eso, tampoco queremos que te asustes pensando que vas a pasar 9 meses sin probar tus comidas favoritas o sin poder llevar una vida tranquila y normal.  

Sí, hay comidas y, sobre todo, formas de cocinar que deberías evitar si estás pensando en quedarte embarazada y también durante el embarazo.

La razón más habitual son las temidas bacterias, que pueden causar ciertas enfermedades como la toxoplasmosis, la listeriosis u otras más populares como la salmonelosis.

La mayoría de estas bacterias sucumben a los fuertes cambios de temperatura, es decir, mueren si se congelan o se cuecen durante el tiempo suficiente. Sin embargo, viven de maravilla en los alimentos crudos o poco cocinados.  

Siguiendo el hilo, es importante entender que las futuras mamás no tienen que huir tanto de comidas concretas como de formas de prepararlas.

La carne poco hecha, el pescado crudo o las comidas ahumadas y marinadas son el enemigo. Nada de pedir el filete al punto o sangrando; si vas a ser mamá, te toca tomarlo bien pasadito. Es la única forma de asegurarte de que las malvadas bacterias no te harán daño.  

Dependiendo de lo que comas y de cómo lo comas, tu embarazo puede ser más o menos llevadero. O, mejor dicho, más o menos saludable.

Algunas complicaciones muy comunes del embarazo están relacionadas con la dieta de la mamá. Estas son 4 de las más habituales:  

Preclampsia

Sintomatología que se caracteriza por hipertensión arterial, pérdida de proteínas en la orina y edemas o retención de líquidos en las extremidades. Normalmente viene dado por un exceso de sal en la dieta, aunque hay gente que tiene la tensión alta de por sí.

Como sabemos que este es un tema que interesa un montón a las futuras mamás, os dejamos un vídeo de Actualidad Matrona, un canal que ya hemos recomendado alguna vez porque es súper interesante.

Si quieres saber más sobre la preclampsia, ¡dale al play!  

Diabetes gestacional

Es un tipo de diabetes que se da durante el embarazo y que no tiene por qué seguir siendo un problema a posteriori. Ocurre cuando el nivel de azúcar en sangre es demasiado alto.  

Toxoplasmosis

Enfermedad infecciosa producida por un parásito. Se puede contagiar por razones tan diversas como el contacto con un gato, el consumo de agua o vegetales contaminados o por comer carne cruda.

Aunque se trata de una infección leve, durante el embarazo puede transmitirse al feto.

Te recomendamos que te hagas la prueba de toxoplasmosis en el primer trimestre de embarazo porque, como pasa con la varicela, si ya la has tenido previamente, estás libre de peligro.

Ahora bien, si la prueba te da negativa, es decir, si no has tenido toxoplasmosis en el pasado, será conveniente que

  • Evites carnes y embutidos crudos
  • Congeles la carne antes de cocinarla
  • Aumentes los tiempos de cocción
  • Laves y peles frutas y verduras antes de comértelas

Aunque no es algo grave, sí puede convertir tu embarazo en una pesadilla. El estreñimiento es muy incómodo, causa un malestar general y pesadez. Para evitar el estreñimiento en el embarazo, comemucha fibra, bebe mucha agua y muévete.

Artículo relacionado: Todo lo que necesitas saber sobre la alimentación en el embarazo

5 alimentos prohibidos antes y durante el embarazo y sus alternativas saludables

Vale, ahora que ya sabes qué problemas relacionados con la alimentación pueden surgir en tu embarazo y qué consecuencias tienen, es hora de poner los pies en el suelo:

¿Qué comidas deberías evitar?

¿Cuáles son los alimentos prohibidos antes y durante el embarazo?

Sí, hay algunas comidas riquísimas que tendrás que poner en pausa. Pero también hay otras que podrás usar en su lugar, ¡para que no te pongas triste!  

Sí, a todas nos encanta el sushi, pero el pescado crudo es un NO durante el embarazo.

Es cierto que en España existe una ley que obliga a verificar que los productos de la pesca para consumir en crudo o prácticamente en crudo han sido previamente congelados a una temperatura igual o inferior a -20 ºC en la totalidad del producto, durante un período de al menos 24 horas. Por eso, presta atención y evita consumir pescado crudo fuera de un circuito seguro que pase por los controles adecuados.

La buena noticia es que existe el sushi vegetariano, ¡y está buenísimo! No tienes que renunciar a tus clásicos makis, solo que en vez de pedirlos de salmón, pruébalos de aguacate o de pepino. Combinados con queso de untar (pasteurizado) o con cebolla crujiente, son un manjar para morirte del gusto.  

Mucha gente es fan de esa clásica carne que al cortarla sangra un poquito o que está rojita por dentro. Y es cierto que puede ser muy tierna. Pero también es un NO.

Recuerda: durante el embarazo, la carne siempre bien pasada. ¿Qué puedes hacer entonces para que siga estando buena?

¡Usa más salsas! Pero no nos referimos a salsas precocinadas (di no al ketchup de bote), sino a que pruebes a cocinar recetas tipo guiso, elaborando salsitas que se desprendan naturalmente de los propios ingredientes.

En Reino Unido es famosísimo en gravy, una salsa preparada con los propios jugos de la cocción de carnes y verduras. Si no la has probado, ¡ahora es el momento!  

No lo podemos negar: el queso brie, el camembert, el roquefort… Los quesos azules no pasteurizados están para chuparse los dedos. Pero ya sabes: otro gran NO en esta fase.

La buena noticia: ¿Quiere esto decir que tengo que decirle adiós al queso? ¡No! Por suerte, hay otros quesos que puedes disfrutar en el embarazo: los quesos pasteurizados serán tus amigos, así que fíjate bien en la etiqueta antes de comprarlos.

Normalmente podrás comer sin miedo quesos cheddar, edam, emmental, gouda, mozzarella (con leche pasteurizada), provolone, etc. ¡Pero recuerda mirar bien la etiqueta antes de lanzarte!  

Adiós al salchichón, el lomo y sus amigos. Ah, sí, también al jamón serrano, au revoir! En su lugar, sí puedes comer jamón york, ya que no es un embutido curado sino cocido.  

¿Qué tienen en común? Los huevos crudos. Así que, aunque sabemos que ambas cosas están más ricas hechas en casa, no son recomendables durante el embarazo.

La mayonesa de bote, sin embargo, sí pasa por un proceso de fabricación y es apta para el consumo durante el embarazo.

Igualmente, para sustituir a los huevos, puedes usar huevina, que es una alternativa al huevo que se usa precisamente para prevenir las intoxicaciones alimentarias.  

¿Y cómo puedo obtener todos los nutrientes que necesito?

El embarazo es una fase de altas exigencias nutricionales. Por eso, además de existir alimentos prohibidos, existen también nutrientes y vitaminas que resultan esenciales.

El hierro, el ácido fólico, el zinc, el Omega-3 y el yodo son la base para el correcto desarrollo del embarazo. Son la base, pero no son los únicos, dado que también es súper importante tener los niveles óptimos de otras vitaminas como la C, la D, la E o la B12.

En general, si buscas quedarte embarazada o lograr un embarazo lo más saludable posible, lo ideal es que tu cuerpo esté a punto en lo referente a unos niveles nutricionales óptimos.

Para ayudarte en esta tarea existe Concevit®, un suplemento alimenticio súper completo y elaborado a partir de ingredientes de origen 100% natural.

Además de ácido fólico y hierro, Concevit te aporta yodo, zinc, DHA Omega 3, +12 vitaminas y nutrientes necesarios:

  • Contiene folato, ácido fólico en su forma activa, que permite una óptima absorción
  • Hierro microencapsulado para una mayor absorción.
  • Yodo, Zinc, Magnesio, Selenio y otras 12 vitaminas para el correcto desarrollo del embarazo.

¡Ah! Concevit® se presenta en cápsulas blandas, para que resulten más fáciles de tragar. Haz click en el enlace de abajo para saber más 

Источник: https://laboratoriosniam.com/alimentos-prohibidos-embarazo/

Qué podemos comer y qué no durante el embarazo

Embarazo: lo que debes y no debes comer

Muchas veces nos preguntáis qué es lo que podéis comer o no durante el embarazo, si hay algún alimento recomendado o si tenéis que hacer alguna dieta especial.

Es curioso, pero muchos de nosotros y me refiero tanto a hombres como mujeres, nos empezamos a preocupar por nuestra alimentación cuando nos enteramos de que vamos a ser padres, algo que por otro lado es una muy buena idea ya que en breve vamos a tener en casa a alguien que dependerá de nosotros durante muchos años, pero sobre todo, será una etapa de la vida que no querrás perderte por nada del mundo.

Pero hablábamos de alimentación en el embarazo. La verdad es que si llevas una dieta sana y tienes hábitos saludables, practicas algo de deporte y mantienes una vida activa son pocos los cambios que tendrás que realizar, salvo prescripción médica por algún tipo de complicación derivada del embarazo que tampoco tiene por qué darse.

Estas son nuestras recomendaciones.

Mantente hidratada

El embarazo va a ser toda una prueba de esfuerzo, mental y física, tu piel va a estirarse para adaptarse a las nuevas formas que irá adquiriendo tu útero, por eso es importante que te hidrates tanto por fuera, mediante cremas hidratantes, como por dentro aumentando la ingesta normal de agua. Debemos pasar de los 6 – 8 vasos al día a unos 8-12 vasos. Sabemos que beber sin sed no es el mejor plan del mundo, pero debemos hacer ese pequeño esfuerzo, nuestro cuerpo lo agradecerá.

Podemos tomar infusiones sin azúcar, siempre de forma moderada, o leche desnatada para poder llegar a esa cuota. Debemos evitar por supuesto la ingesta de bebidas azucaradas, solo nos aportan calorías vacías que descompensan nuestra alimentación, incluso deberíamos reducir al mínimo los zumos naturales pues su contenido en azúcares es elevado.

Calorías, calorías y más calorías. ¿Qué debo comer?

Parece que en estos últimos tiempos todo se mide en calorías y ha pasado a ser la unidad de medida más de moda en el emisferio occidental.

En términos generales se dice que una mujer embarazada debe aumentar su ingesta diaria en 300 kilocalorías en los últimos seis meses de embarazo siempre y cuando no parezca ninguna patología adicional, como la diabetes gestacional que requerirá un mayor control de nuestra alimentación, y se sigan manteniendo hábitos saludables y una actividad física adecuada. Este aumento de calorías debe provenir preferentemente de alimentos sanos (una lata de refresco con azúcar ya contiene más de 300Kcal y solo aporta azúcar y ningún nutriente). Estas son nuestras recomendaciones:

Las calorías de más que pueden ser ingeridas es necesario que sean a través de productos vegetales ( verduras, hortalizas , legumbres y frutas ).

De manera que conviene limitar todos aquellos alimentos procesados ricos en azúcares simples y grasas, ya sea porque se trata de alimentos con grasas poco saludables o porque nos producen digestiones muy pesadas, como por ejemplo bollería industrial, salchichas, etc.

Alimentos grasos recomendados: Aceites de oliva, y aceites de Girasol, frutos secos, carnes magras y pescados blancos, yema de huevo y aguacate.

Alimentos grasos a limitar: Pescados azules, bollería industrial, postres lácteos, embutidos, fiambres y patés.

Fibra: Durante el embarazo se recomienda que el aporte de fibra no se descuide ya que los episodios de estreñimiento son frecuentes. Verduras, hortalizas, tubérculos y frutas deben estar presentes en la alimentación de la embarazada.

Proteínas: En España la ingesta de proteínas están aumentadas de por sí con nuestra dieta habitual. Este dato no es específico de mujeres embarazadas, si no de todas la población. Por eso, no es necesario hacer consideraciones dietéticas al respecto. Tan sólo recordar que las proteínas las encontramos en los huevos, carnes, pescados y legumbres.

Lo que debemos evitar

Consumo moderado:

Bebidas estimulantes ( café, té, infusiones, bebidas energéticas y refrescos…) ya que se asocian con efectos perjudiciales.

Evitar en la medida de lo posible (si podemos reducirlo a cero mucho mejor)

  • Tabaco: no deberíamos fumar ni siquiera sin estar en estado, por sus diversos efectos perjudiciales. Como ex-fumador puedo decir que no es nada fácil, pero no es imposible. Debemos recordarnos siempre a nosotros mismos que un cigarro menos al día es una batalla ganada y cuantas más batallas ganemos más cerca estaremos de ganar la guerra.
  • Alcohol: sus efectos adversos sobre el embarazo están más que probados.
  • Bollería industrial, chucherías y productos azucarados: solo aportan calorías vacías, con nutrientes de muy baja o nula calidad. Son esos «falsos premios» que nos damos y que al final terminan minando nuestra dieta.
  • Embutidos y fiambres: debemos evitarlos siempre, no solo por su alto contenido en grasas, sino porque pueden contener toxoplasmosis.
  • Nueces del Brasil
  • Hígado: presenta alto contenido en vitamina A
  • Algas: alto contenido en Yodo
  • Lucio, tiburón y atún rojo: alto contenido en mercurio y metales pesados y pescado crudo en general por listeria y anisakis.
  • Carnes crudas o poco hechas: por toxoplasmosis
  • Quesos sin pasteurizar: por toxoplasmosis

Estas son algunas recomendaciones y como podéis ver es más el evitar ciertos alimentos más que ver que es lo que tenemos que comer. Salvo que vuestro médico os diga otra cosa, las variaciones en la dieta no tendrían que ser muy significantes y bueno, el jamón, pues son solo nueve meses.

Agradecimientos | Juan Carlos Montero

En Bebés y Más | Alimentación sana en el embarazo: diez cosas que debes saber, Consejos de alimentación en el embarazo (vídeo)

Источник: https://www.bebesymas.com/nutricion-embarazo/que-podemos-comer-y-que-no-durante-el-embarazo

¿Qué debo comer durante el embarazo?

Embarazo: lo que debes y no debes comer

La mayoría de las mujeres se preocupan por comer los mejores alimentos durante el embarazo, sobre todo, para asegurarse de que sus hijos se desarrollan sanos y para mantener el peso ideal.

Por ello, y teniendo en cuenta la abundancia de mensajes que aparecen actualmente en los medios de comunicación sobre qué tomar y qué evitar, no está de más que entremos a describir una dieta equilibrada durante el embarazo.

Un comienzo saludable

Normalmente, lo ideal es que la futura madre se prepare para el embarazo durante varios meses antes, dejando de tomar alcohol, siguiendo una dieta equilibrada y variada, y tomando suplementos de ácido fólico desde el momento en que comience a buscar el embarazo. Pero si el embarazo te ha llegado por sorpresa, no te preocupes. En absoluto es tarde para darle a tu hijo la mejor nutrición para crecer sano.

En general, pueden aplicarse al embarazo las mismas reglas de una dieta saludable propia de cualquier otro momento de tu vida. Se admite que los requerimientos diarios recomendados, a excepción del hierro, se pueden obtener si se sigue una dieta equilibrada.

Como mucho, una madre debería aumentar su ingesta en tan solo 300 calorías al día para compensar su embarazo.

Básicamente, haz comidas equilibradas de acuerdo con las siguientes indicaciones:

  • Pan, otros cereales y patatas. Estos alimentos deberían representar el 70% de tu dieta. Siempre que sea posible, escoge variedades integrales de estos productos ya que contienen más fibra, vitaminas y minerales.
  • Frutas y hortalizas. En ellas se incluyen las variedades frescas, congeladas y enlatadas, las ensaladas verdes, las alubias y las lentejas, los frutos secos y el zumo de frutas. Toma al menos cinco raciones al día de frutas y hortalizas (recuerda, tomes la cantidad que tomes, el zumo de frutas sólo cuenta como una ración).
  • Carnes, pescados y alimentos alternativos (entre ellos, huevos, nueces y legumbres). Todos ellos son fuente de proteínas, vitaminas y minerales. Intenta comer dos o tres porciones al día.
  • Leche y productos lácteos frescos. Te proporcionarán calcio y proteínas, por lo que has de intentar tomar dos o tres porciones diarias. Eso sí, escoge las versiones bajas en calorías de estos productos.
  • Alimentos que contienen grasas y azúcar. Deberías mantener al mínimo el consumo de este tipo de alimentos. Un pequeño lujo, ocasional, como tomar un par de bombones, en el contexto de una dieta saludable no te harán ningún daño (tampoco a tu hijo).

¿Comida para dos?

El embarazo no es una licencia para empezar a repetir porciones de tartas de chocolate u otros tipos de alimentos altos en grasas o azúcares. Si lo haces, terminarás ganando mucho peso, un sobrepeso que te resultará muy difícil de perder una vez tengas al bebé.

Como regla general, la ganancia de peso en un embarazo no debe superar los 13 kgr (aunque esta es una cuestión individual en cada embarazo y no debe obsesionarse por ello).

Una mujer cuyo peso es normal no necesita calorías extra durante los seis primeros meses de embarazo. Esto es debido a que el cuerpo se hace muy eficiente al absorber y usar los nutrientes de los alimentos.

Para los últimos tres meses de embarazo, el bebé sólo necesitará que incrementes tu dieta en unas 300 kilocalorías, equivalentes a cuatro manzanas o dos piezas de pan. “Según diversos especialistas no es necesario tomar suplementos vitamínicos. Muchos de dichos suplementos contienen altas dosis de vitaminas, desconociéndose aún el efecto que éstas pueden tener sobre el feto.”

Ganar peso

Si has estado siguiendo una dieta estricta en calorías, ahora es el momento de abandonarla. No es muy recomendable intentar perder peso mientras estés embarazada, a menos que tu médico lo haya indicado, ya que si el feto no recibe los suficientes nutrientes, los obtendrá de los depósitos maternos, poniendo en peligro la salud de la madre, y por tanto, la suya propia.

La ingestión de calorías recomendada se sitúa en torno a las 2000 kcal/día hasta los tres últimos meses de embarazo.

Se suele recomendar a las embarazadas que coman según su apetito, a la vez que presten atención al aumento de peso. Las recomendaciones dietéticas se asemejan a las actuales para la población general:

  • Si es posible, disminuir los hidratos de carbono de absorción rápida, y sustituirlos por los de absorción lenta.
  • Disminuir la ingesta de grasas saturadas y colesterol.
  • Aumentar la ingesta de frutas y verduras.

Alimentación para dos

Aunque no «comas por dos» en términos de calorías, es verdad que necesitas «comer por dos» en lo que se refiere a nutrientes. Eres responsable de proporcionar la correcta alimentación para tu bebé a través de lo que comes.

Tan bueno como seguir una dieta equilibrada, hay ciertos nutrientes que son particularmente importantes para el crecimiento del bebé. Esto es incluso más importante si sigues una dieta especial, por ejemplo, si eres vegetariana.

La tabla mostrada más abajo detalla cuáles son dichos nutrientes, así como porqué son importantes y qué alimentos deberías incluir en tu dieta para asegurarte que tomas la mayor parte de ellos.

Importancia en: Desarrollo de los dientes y huesos del bebé.
Se encuentra en: Necesitas al menos entre 700 y 800 mg. al día (un yogur o un vaso largo de leche).

Al igual que en los productos lácteos frescos, el calcio se encuentra en los siguientes alimentos: hortalizas de hoja verde oscura, pan, legumbres, frutos secos, pescado azul, alubias cocidas, nueces, semillas de sésamo, leche de soja enriquecida, y zumo de naranja enriquecido .

Importancia en: Formación de glóbulos rojos en la sangre. Para ti y para el bebé.
Se encuentra en: Carne roja magra, sardinas, hortalizas color verde oscuro, alubias, lentejas, huevos, nueces, frutos secos, pan integral y cereales de desayuno.

Importancia en: Desarrollo de los órganos y tejidos del bebé. Reduce el riesgo de defectos en la columna vertebral como la espina bífida.
Se encuentra en: Cereales enriquecidos y pan, verduras verdes y naranjas.

Importancia en: Absorción del hierro.
Se encuentra en: La mayoría de las frutas y verduras: las principales fuentes de vitamina C son los cítricos y sus zumos.

Importancia en: Ayuda a absorber el calcio.
Se encuentra en: Arenques, atún en aceite, huevos, leche, mantequilla, margarina y salsas para aderezar de bajo contenido graso.

  • Ácidos grasos esenciales Omega-3.

Importancia en: Cerebro del bebé y desarrollo del sistema nervioso en la etapa final del embarazo.
Se encuentra en: Pescados azules de agua fría (caballa, arenque, salmón, sardinas). Prueba a tomar al menos una ración a la semana.

Importancia en: Para tener una sangre sana.
Se encuentra en: La única fuente no animal es el alga marina. Se encuentra también en alimentos enriquecidos como los cereales de desayuno.

¿Necesito suplementos de ácido fólico?

Sí. La dieta de la mayoría de las mujeres incluye algo de ácido fólico (o folatos) porque se encuentra en modalidades enriquecidas de cereales de desayuno y diversos tipos de pan, y naturalmente en otras fuentes como las verduras y las naranjas.

Es recomendable que todas las mujeres que se planteen quedarse embarazadas y aquellas que se encuentren en las primeras 12 semanas de embarazo tomen suplementos de ácido fólico (400 microgramos, escritos como 400 mcg).

Asimismo, deberían continuar tomando en torno a 300 mcg. en la dieta habitual. Algunos alimentos con alto contenido de ácido fólico son:

  • Coles de Bruselas (90g): 100 Mcg.
  • Espinacas (90g): 80 Mcg.
  • Judías verdes (90g): 50 Mcg.
  • Guisantes congelados (90g): 40 Mcg.
  • Dos rodajas de pan blando de grano enriquecido: 105 Mcg.
  • Dos rodajas de pan integral: 40. Mcg.

Источник: https://www.sanitas.es/sanitas/seguros/es/particulares/biblioteca-de-salud/embarazo-maternidad/mi-embarazo/san005193wr.html

Embarazo: lo que debes y no debes comer

Embarazo: lo que debes y no debes comer

Durante el embarazo, la alimentación juega un papel esencial, ya que contribuirá a tu buena salud física y psicológica y asegurará el crecimiento y buen desarrollo de tu bebé.

  Tu cuerpo necesita mucha energía y deberás alimentarte bien para cubrir tus necesidades y las de tu bebé.

La cantidad de energía necesaria aumenta alrededor de un 10%, pero cada mujer tiene una corpulencia y su propio metabolismo.

Indice

La importancia de la nutrición en el embarazo

Una alimentación equilibrada evitará ciertos males que se agravan durante la gestación, tales como la fatiga, el estreñimiento, el sobrepeso, la anemia, la descalcificación, etc.

El objetivo de llevar un control alimenticio y aumentar de peso razonablemente corresponde a reducir al máximo riesgos como la diabetes en madre e hijo, complicaciones en el parto, estrías, deformaciones en la columna vertebral o malestar general debido al sobrepeso.
 

¿Qué no debe faltar en la alimentación de la embarazada?

La alimentación debe estar basada en una repartición armoniosa de lípidos (grasas), glúcidos (azúcares), prótidos (proteínas) y minerales.

• Grasas animales: Proporciona la vitamina A, que asegura el buen desarrollo del sistema visual del bebé. Se encuentran en la mantequilla, la nata, la leche, etc.

• Grasas vegetales: Ayuda a la construcción de las membranas de las células.  Aceite de oliva, de girasol, etc.

• Ácidos grasos: Participan en el desarrollo del cerebro del feto. Salmón, Arenques, sardinas, etc.

• Proteínas animales: Portadas por la carne, los pescados, los huevos, etc. Son alimentos clave para el desarrollo del embrión ya que aseguran su crecimiento. Es necesaria una media de 70g al día. La carne roja, consumida dos o tres veces por semana garantiza el aporte de hierro indispensable para la fabricación de glóbulos rojos y previene la anemia en la futura madre.

• Calcio: Los productos lácteos son ricos en este mineral, también las frutas, verduras, etc. Las necesidades de calcio aumentan de 900m a 1.200 mg al día a lo largo del embarazo.

El calcio participa en la formación de huesos y de dientes del futuro bebé y reduce la frecuencia de trastornos de la tensión durante el embarazo.

300mg de calcio equivalen a un bol de 250ml de leche, a 2 yogures, 300 g de queso blanco, 1 k de naranjas, etc.

• Vitaminas: Son necesarias en nuestro organismo y juegan un papel importantísimo para el buen desarrollo del feto. El embarazo incrementa sensiblemente los requerimientos, como es el caso de la vitamina B9 o ácido fólico.

Una carencia de éste puede, entre otras cosas, provocar una anomalía en la formación de la espina dorsal (espina bífida) o un parto prematuro. El organismo no fabrica la vitamina B9 por lo que debe ser a través de la alimentación como debemos suplir su ausencia.

El ácido fólico se encuentra en gran cantidad (entre 100µg y 100g) en el foie, las espinacas, la lechuga, las nueces, las almendras, los cacahuetes, el melón, etc.

y en menor cantidad en los aguacates, la col, las endivias, las alcachofas, los huevos, las naranjas, los plátanos, el arroz, la sémola, el maíz, etc.

• Hidratos de carbono: Los encontrarás en la pasta, el pan, las patatas, las legumbres. Su consumo te aportará más energía durante los nueve meses de gestación.

Alimentos peligrosos en el embarazo

Aunque lleves una alimentación saludable, debes saber que existen ciertos alimentos a los que debes renunciar con el fin de evitar infecciones u otros riesgos para tu bebé.

– Quesos sin pasteurizar: Elige quesos curados, de consistencia dura y pasteurizados. Y quita la corteza. No comas quesos blandos, azules o aquellos que tengan moho, como el Cabrales, el camembert, etc. ya que pueden contener una bacteria llamada listeria. Aunque no debes preocuparte por tomar queso fundido, ya que la listeria no aguanta el calor.

– Huevos: Puedes correr el riesgo de contraer salmonela. Para evitarlo, no tomes alimentos que contengan huevo crudo o poco hecho, como la mayonesa casera, las tortillas poco cocinadas, las cremas o postres hechos con huevo crudo como el tiramisú.

– Carne: El parásito responsable de la toxoplasmosis se desarrolla en los animales que comen hierba, contaminada por las heces de gatos, y permanece en la carne cruda.

Por ello debes abstenerte de consumir carnes que no estén cocinadas, como el carpaccio, el steak tartar, los embutidos no curados, etc. Además es necesario lavarse bien las manos y cepillarse las uñas después de manipular la carne.

Así como las frutas y verduras si vas a tomarlas crudas, ya que han podido estar en contacto con tierra abonada con excrementos portadores del parásito.

– Vitamina A: Puede ser peligrosa para tu bebé, ya que puede ser la causa de malformaciones en el feto. Por esta razón se recomienda no comer alimentos con alto contenido en vitamina A, como el hígado, en los tres primeros meses de gestación.

– Pescado: Evita los pescados y mariscos ahumados, marinados o crudos ya que puede transmitir la listeria.

– Café, té y alcohol: Algunos estudios han demostrado que un consumo superior a 300 mg de cafeína (tres tazas de café o seis de té diarias) está relacionado con el riesgo de aborto. Así que procura no pasar de esta cantidad para no correr ningún peligro. En cuanto al alcohol, lo más recomendable es prescindir absolutamente de él.
 

Ni un kilo de más en el embarazo

Puedes aumentar tu ingesta calórica sin problemas en 200-300 calorías por día y aumentar tu peso en 9-15 kilos. Si bien estas cifras, más que a un peso ideal, corresponden a una media estadística, por lo que el peso final depende de cada mujer.

Aunque el embarazo no es el momento ideal para hacer una dieta, debes olvidarte del mito de “comer por dos”. Cuando el embarazo esté más adelantado, probablemente no seas capaz de ingerir tanto de una sola vez, por lo que deberás comer menos pero más a menudo.

Si has decidido que el embarazo no va a poner fin a tu línea y quieres llevar un embarazo saludable y en plena forma, debes saber que no es una batalla perdida. Sigue estos consejos para hacerte con el rumbo de tu embarazo.

Antes de la concepción del bebé, puedes hacerte una idea de la cantidad de kilos que puedes coger. Si eres demasiado delgada y tu índice de masa corporal no pasa de 26, puedes permitirte engordar hasta 16 kilos durante el embarazo.

Cálculo de la masa corporal

Se calcula con la siguiente fórmula, a partir de tu talla y tu peso.

Peso / (estatura)² = IMC 20= Peso ideal Entre 20 y 26= Peso normal. Deberías aumentar entre 11 y 16 kg. < 20= Delgada. Deberías aumentar entre 12,5 y 18 kg. > 26 = Sobrepeso. Deberías aumentar entre 6 y 11,5 kg. No todas las mujeres embarazadas son iguales frente a la báscula.

Algunas mujeres sólo aumentan 7 kilos y otras, aunque acumulen 12, los pierden al dar a luz.

En cualquier caso, los médicos tienen en cuenta otros factores que pueden favorecer el aumento de peso: sobrepeso, edad superior a los 35, tendencia a engordar, llevar una vida sedentaria, no hacer ejercicio, deseo de no dar el pecho…

Si no sabes cuánto debes engordar, prueba nuestra calculadora de peso del embarazo. 

 

Organización de la alimentación durante la gestación

No tienes que hacer una dieta estricta de lechuga y pavo para no coger kilos de más en el embarazo. Lo que tampoco quiere decir que te rindas ante el primer donut de chocolate que se te ponga delante.

En ocasiones, por no engordar más de la cuenta, algunas futuras mamás se reprimen de comer, provocando carencias en el feto y facilitando el riesgo de partos prematuros.

Basta con adoptar unos principios sencillos para una alimentación equilibrada que responda a las necesidades del momento.

Para que no te sientas frustrada y desamparada ante un plato casi vacío, consulta a un nutricionista, él sabrá enseñarte hábitos saludables y te ayudará a elegir los alimentos que mejor se adaptan a tus necesidades y las alternativas a todo aquello que haga peligrar tu peso ideal.

Si no puedes evitar dichos alimentos, probablemente será necesario que practiques un poco de ejercicio para estabilizar tu peso. Evidentemente no tendrás que correr un maratón, pero no viene mal caminar a menudo, nadar, o realizar ejercicios aptos para embarazadas, al menos tres días a la semana. Así, no tendrás que renunciar al croissant del desayuno.
 

Dieta equilibrada diaria en el embarazo

Fruta ● 2-4 raciones. Recuerda que una ración equivale a 100 gr de fruta cortada, una fruta mediana (como una pera o una manzana) o a tres ciruelas.

Cereales ● 6-11 raciones. Una ración equivale a una rebanada de pan, 30 gr de cereales o 30 gr de arroz o pasta.

Lácteos ● 3-5 raciones. Una ración es un vaso de leche, dos yogures, 80 gr de queso fresco o un flan.

Proteínas ● 2-3 raciones. Una ración es un filete de carne roja, de pollo, de pescado, o bien dos huevos.

Verduras ● 3-5 raciones. 225 gr de verduras crudas o la mitad de peso de verdura cocida es una ración.

Aceites ● 15 a 30 ml

Agua ● 2 litros

Cuando se hace referencia a una «calculadora embarazo y parto» generalmente ese está buscando saber cuántos meses de gestación se llevan así como la fecha prevista para el nacimiento del bebé.

Diabetes

Definición:

La diabetes es una alteración en la producción de la hormona insulina por el páncreas o una resistencia a la acción de la insulina por el organismo. La insulina es la hormona que ayuda a transformar el azúcar en energía, promoviendo al funcionamiento adecuado del cuerpo humano.

Síntomas:

Aumento de la sed, aumento de las ganas de orinar, pérdida de peso a pesar del aumento de apetito, fatiga, náuseas, vómitos.

Tratamiento:

No existe cura, es una enfermedad vitalicia. El tratamiento consiste en medicamentos, dieta y ejercicio para controlar el nivel de azúcar en la sangre, al igual que prevenir los síntomas y sus complicaciones.

Coma

Definición:

Pérdida de consciencia prolongada con disminución o ausencia de reflejos y de reacción ante determinados estímulos externos.

Tratamiento:

Acudir a urgencias o pedir ayuda médica inmediata. Mientras llega la ayuda, iniciar las maniobras de reanimación para asegurarse de que respira.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/embarazo/alimentacion-embarazo/embarazo-lo-que-debes-y-no-debes-comer-465

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: