Embarazo sano

Contents
  1. Consejos para llevar un embarazo sano y en forma
  2. Recomendaciones para la embarazada deportista
  3. Beneficios y riesgos del ejercicio físico en la mujer embarazada
  4. ¿Cuándo no es recomendable el ejercicio físico en el embarazo?
  5. Cómo conseguir un embarazo sano
  6. Visita al médico antes del embarazo
  7. El dentista antes del embarazo
  8. Dieta equilibrada para conseguir un embarazo
  9. Riesgos del aumento de peso
  10. Vitaminas antes del embarazo
  11. Ejercicio físico en el embarazo
  12. Sustancias peligrosas antes y durante el embarazo
  13. Las embarazadas más relajadas
  14. 8 consejos para un embarazo sano — Mejor con Salud
  15. Consejos básicos para lograr un embarazo sano
  16. 1. Asiste a control médico
  17. 2. Lleva una buena alimentación
  18. 3. Mantente bien hidratada
  19. 4. Ejercítate con regularidad
  20. 5. Toma las vitaminas y suplementos prenatales
  21. 6. Deja de fumar
  22. 7. Evita los riesgos ambientales
  23. 8. Cuida tu equilibrio emocional
  24. Es posible un embarazo sano
  25. Para que nazca sano
  26. Recomendaciones a los padres de las futuras madres
  27. Para las parejas ante la decisión de ser padres
  28. Sobre la alimentación y otros consumos de la embarazada
  29. Sobre actividades de la mujer embarazada
  30. Sobre ayudas especializadas
  31. Para el varón
  32. Diez consejos para un embarazo sano y feliz
  33. Comer y beber sano durante el embarazo
  34. Tomar los suplementos vitamínicos recomendados
  35. Realizar ejercicio durante el embarazo
  36. Acudir a las visitas médicas
  37. Usar una ropa adecuada
  38. Mimar nuestra mente durante el embarazo
  39. Cuidar nuestra piel
  40. Un buen descanso durante el embarazo
  41. Las clases de preparación al parto
  42. Comunicarnos con el bebé

Consejos para llevar un embarazo sano y en forma

Embarazo sano

Yolanda Vázquez Mazariego, Sport Life
Dª. Rocío Cárceles, Licenciada en INEF, Técnico Especialista en Fitball Training y Nike Athlete Equipo de Ginecología
Dr. D. Lluís Cabero i Roura, Presidente Sociedad Española Ginecología y Obstetricia

El ejercicio físico durante el embarazo no sólo no es malo, sino que contrarresta la fatiga y facilita la recuperación postparto,además de aportar bienestar a la futura mamá.

La mayoría de los médicos lo recomiendan siempre que se haga ejercicio con el embarazdo de forma regular y moderada.

Actividades como caminar, nadar o el fitball son las más habituales.

En la actualidad, los expertos tienen claro que el ejercicio físico no afecta al embarazo, siempre que se realice con moderación. Es más, la mayoría de los médicos recomiendan la actividad física a las embarazadas porque contrarresta la fatiga y facilita la recuperación postparto.

Sigue una vida tranquila y sin estrés: aprovecha para mimarte.

Los médicos mantienen que durante un embarazo sano y sin complicaciones se puede realizar ejercicio físico con regularidad y a una intensidad moderada (50%-60% del consumo máximo de oxígeno) sin que haya ningún peligro.

Nadar y caminar son algunos de los ejercicios más recomendados. Otras actividades, como el trabajo con un fitball, también son aconsejables. El uso del fitball tiene una serie de ventajas respecto a otros deportes:

Recomendaciones para la embarazada deportista

1. Sigue una dieta sana y equilibrada: sin medicamentos, alcohol ni tabaco.

2. Practica ejercicio regularmente: de 20 a 30 minutos de actividad moderada y hasta 60 de actividad muy suave entre 3 y 5 veces por semana, empezando con unos minutos de calentamiento y terminando con los estiramientos.

3. Bebe abundante agua antes y durante el ejercicio para evitar la deshidratación.

4. Usa ropa cómoda y holgada que facilite los movimientos y permita una buena transpiración.

5. Consulta con un especialista antes de comenzar a hacer ejercicio: conviene evitar deportes de contacto y gran desgaste físico. Si no has practicado deporte antes del embarazo, debes empezar gradualmente, escogiendo actividades suaves como la natación.

6. Cuida la posición: evitar el tendido supino (boca arriba) y la posición prona (boca abajo), sobre todo al final del embarazo.

7. Evita los esfuerzos agotadores: durante los tres primeros meses el riesgo de aborto es mayor. Al final de la gestación es mejor realizar estiramientos o ejercicios sencillos de yoga.

8. No te compares: el ejercicio durante el embarazo debe ser controlado de forma individual porque cada mujer tiene un máximo de esfuerzo diferente. Debes escuchar las señales de tu cuerpo y parar cuando sientas el primer síntoma de molestia.

Beneficios y riesgos del ejercicio físico en la mujer embarazada

Los beneficios de la actividad física en la embarazada son varios:
Aumento de los niveles de energía, la resistencia al dolor, la flexibilidad y mejora de la capacidad aeróbica.
Disminución de la tensión cardiovascular.


Evita el exceso de peso, las mujeres que practican ejercicio con regularidad ganan menos. kilos durante el embarazo y recuperan su peso anterior con más rapidez.
Facilita el parto, y mejora la recuperación física después del mismo.
Mejora la postura y previene los dolores lumbares.


Mejora el estado psicológico y la imagen corporal.

Pero la práctica de deporte durante el embarazo también entraña riesgos si no se realiza de forma moderada.

Los riesgos para la mamá son la hipoglucemia aguda por disminución del nivel de azúcar en sangre, la fatiga crónica o las lesiones músculoesqueléticas que afectan a articulaciones y ligamentos.

También conlleva riesgos para el bebé: la hipoxia aguda (insuficiencia de la cantidad de oxígeno al feto), la hipertermia aguda (aumento de la temperatura del feto) y la hipoglucemia fetal (reducción de los niveles de glucosa para el feto).

¿Cuándo no es recomendable el ejercicio físico en el embarazo?

En los siguientes casos no es recomendable el ejercicio físico: • Hipertensión producida por el embarazo. • Ruptura prematura de membranas, amenaza de parto prematuro o parto prematuro en un embarazo anterior.

• Amenaza de aborto. • Incompetencia cervical uterina. • Pérdidas de sangre persistentes durante el segundo y el tercer trimestre. • Crecimiento fetal insuficiente.

• Otras enfermedades maternas que valore el ginecólogo.

Saber más

Ejercicio en el embarazo sí, pero sin pasarse. Realizar ejercicio físico muy intenso o de larga duración puede tener efectos nocivos tanto para la madre como para el bebé. Lo más sensato es, antes de tomar cualquier decisión, consultar con el ginecólogo.

Источник: https://www.lechepuleva.es/embarazo/embarazo-sano

Cómo conseguir un embarazo sano

Embarazo sano

Para conseguir un embarazo sano hay que seguir algunos consejos: acude al médico, haz dieta sana, ponte en forma y evita todo tipo de riesgos.

Cuanto mejor preparado esté tu organismo para la concepción, mejor se adaptará a las demandas de la gestación y mayores probabilidades tendrás de conseguir un embarazo a término y dar a luz un niño sano.

Estos pasos pueden contribuir a ello, por eso te recomendamos que los sigas por el bien de tu salud.

Visita al médico antes del embarazo

Habla con tu ginecólogo o médico de cabecera de tus intenciones de quedarte embarazada. Cualquier problema de salud, por pequeño que sea, debe ser objeto de consideración antes de la concepción. Si, en tu familia o en la de tu pareja, existen antecedentes familiares de enfermedades genéticas, el médico puede recomendar pruebas genéticas específicas.

Pide un examen ginecológico completo que incluya pruebas de detección de enfermedades de transmisión sexual. Informa al médico del método anticonceptivo que utilizas. (Se recomienda dejar los anticonceptivos orales, parches e inyecciones anticonceptivas varios meses antes de intentar el embarazo. )

Si tomas fármacos de cualquier tipo (tanto recetados por el médico como sin receta), plantas medicinales o suplementos vitamínico/minerals, pregunta si puedes seguir tomándolos durante el embarazo, y comprueba que estás al día en vacunaciones.

Las visitas regulares al médico son de rigor en el embarazo. Tu ginecólogo u obstetra vigilará que te sometes a las pruebas necesarias a tiempo y te dará la información, pautas y consejos necesarios para que ese embarazo transcurra sin problemas y el bebé se desarrolle normalmente.

El dentista antes del embarazo

Sométete a un examen dental minucioso y a una limpieza dental antes de quedarte embarazada..
Empastes, endodoncias y otros procedimientos odontológicos deben hacerse también antes del embarazo. Sobre todo, evita totalmente los rayos X una vez sepas que estás embarazada o pienses que puedes estarlo.

Dieta equilibrada para conseguir un embarazo

Pide consejo acerca de la dieta que debes seguir. Recuerda que debe ser más rica en ciertos nutrientes, entre ellos calcio, proteínas magras y hierro.

Elige alimentos ricos en nutrientes (pescados, carnes magras, verduras, frutas, legumbres y cereales integrales, lácteos descremados…) y evita las calorías vacías de la comida rápida (dulces, harinas blancas y derivados, refrescos azucarados, snacks ricos en grasas saturadas y trans…)

Riesgos del aumento de peso

Evita el exceso de peso, tanto antes como durante el embarazo, pero aliméntate bien. Si bien los kilos de más pueden complicar la gestación, una dieta hipocalórica y pobre en nutrientes tiene también consecuencias en la salud de la embarazada y en el desarrollo del bebé. Vigila las tablas de aumento de peso establecidas para el embarazo y procura adherirte a las recomendaciones.

Vitaminas antes del embarazo

Toma un suplemento vitamínico/mineral y asegúrate de que contiene 400 microgramos de ácido fólico (vitamina del grupo B, que ayuda a prevenir defectos congénitos relacionados con el cerebro y la médula espinal en el feto, llamados defectos del tubo neural).

Muy importante: empezar a tomar el suplemento antes de la concepción. En cambio, los suplementos de hierro no suelen aconsejarse hasta el segundo trimestre de embarazo, porque el hierro reduce la absorción de cinc, lo cual puede producir problemas gástricos y estreñimiento.

Ejercicio físico en el embarazo

Unos músculos entonados y ejercitados ayudan a soportar mejor el peso del bebé durante el embarazo y previenen problemas de espalda y varices. A la vez, un programa de ejercicio regular adecuado (caminar, nadar…) ayuda a que el parto sea más fácil y ayuda a controlar el peso.

Bebe mucha agua para mantenerte hidratada y evita los ejercicios demasiado intensos y las altas temperaturas.
Consulta al médico el mejor plan de ejercicios en tu caso (los que exigen demasiado esfuerzo o conllevan riesgo de traumas o caídas están totalmente desaconsejados).

Sustancias peligrosas antes y durante el embarazo

La ingesta y exposición a productos y vapores químicos pueden reducir la fertilidad y, una vez conseguido el embarazo, pueden ser peligrosos para el bebé.

Plomo, mercurio, asbestos, insecticidas, productos de limpieza, vapores de pinturas y disolventes, incluso algunos plásticos y materiales empleados en envases alimentarios… pueden ser peligrosos para el feto en desarrollo.

Infórmate acerca de esos riesgos y evítalos hasta donde te sea posible. Si dudas de algún producto o sustancia, pregunta a tu médico.

Drogas y estupefacientes están absolutamente contraindicados en el embarazo. Todas las drogas son peligrosas y pueden tener consecuencias fatales para el bebé.

Di adiós al alcohol, en todas sus variantes (vino, cerveza, destilados, cócteles…). Tomado durante el embarazo, puede provocar síndrome fetal de alcohol, capaz de generar daños cerebrales y otros defectos en el feto. Deja el tabaco y evita los ambientes con humo. El tabaco reduce la fertilidad y es pernicioso para el embarazada y el bebé.

Evita el exceso de cafeína. Si no puedes dejar totalmente el café, intenta reducir su consumo gradualmente y quedarte con una sola taza al día. Además de perturbar el sueño, la cafeína interfiere en la absorción de ciertos minerales esenciales durante el embarazo.

Las embarazadas más relajadas

Contempla tu embarazo como un reto apasionante y busca entornos y situaciones de calma y optimismo. Una organismo estresado y tenso no es el mejor hábitat para el bebé.
Recuerda que tu organismo necesita ahora de más descanso y tranquilidad. Establece claramente tus prioridades y reserva tiempo para ti misma.

Источник: https://www.conmishijos.com/embarazo/quedar-embarazada/como-conseguir-un-embarazo-sano/

8 consejos para un embarazo sano — Mejor con Salud

Embarazo sano

El embarazo es uno de los momentos más emocionantes en la vida de una mujer. Ciertamente, con cambios y síntomas que en ocasiones pueden ser molestos, pero que rápidamente se olvidan ante las enormes expectativas que genera la llegada de un bebé. Un embarazo sano es la antesala de la felicidad más grande: recibir a un hijo.

Tener un embarazo sano no sólo es garantía de la gestación efectiva y feliz de la nueva vida. Sino que además provee de bienestar físico y emocional a la mujer que se ha embarcado en ese extraordinario proceso.

Consejos básicos para lograr un embarazo sano

Una mujer que planea embarazarse puede preparar su cuerpo poniendo en práctica las siguientes recomendaciones:

1. Asiste a control médico

El control médico prenatal es fundamental para cuidar la salud de la madre y del bebé que se está formando.

Apenas confirmes que estás embarazada, debes precisar quién será el médico que te proveerá de estos servicios. La recomendación que te puedan dar familiares o amigas es una buena guía en este sentido.

El control prenatal de un embarazo de bajo riesgo es mensual. Si no es este tu caso, seguramente necesitarás acortar la distancia entre una consulta y otra.

Tu situación financiera no debería alejarte de un buen control prenatal, ya que en tu comunidad deben existir opciones sociales o públicas a las que puedas recurrir.

Lee también: Embarazos a temprana edad: ventajas y desventajas

2. Lleva una buena alimentación

Se trata de la salud de dos seres vivos: la madre y el bebé. No se trata de “comer por dos”. Con sólo aumentar tu ingesta calórica en 300 calorías, ya estarás haciendo los aportes que tu cuerpo necesita para gestar la nueva vida.

Incluye en tu dieta alimentos ricos en ácido fólico, vitamina D, hierro, proteínas y grasas saturadas saludables. Evita los pescados o carnes crudas, ya que pueden contener bacterias perjudiciales para el embarazo.

Asimismo, suprime de tu dieta los alimentos altamente procesados: snacks, golosinas, fiambres, embutidos… Este tipo de alimento suele tener demasiada sal y azúcares añadidas.

3. Mantente bien hidratada

Para estar bien hidratada lo ideal es el agua. Evita el consumo de bebidas gaseosas y con edulcorantes, las cuales suelen tener importantes proporciones de cafeína.

Incorpora a tu dieta los jugos y licuados de frutas. Prepara distintas combinaciones que te permitan disfrutar y aprovechar mejor las propiedades de las frutas.

Las infusiones son buenas para alejarte del café, pero selecciona bien la hierba o mezcla de hierbas que utilizarás. Pues bien, algunas hierbas aromáticas o medicinales generan contracciones intrauterinas. Puedes preparar ricas infusiones con cáscaras de frutas cítricas o con frutas deshidratadas.

Visita este artículo: Actividad física en el embarazo: ejercicios recomendados

4. Ejercítate con regularidad

Busca un programa de ejercicios adecuado para un embarazo sano. Si te ejercitas periódicamente, contarás con la fuerza que necesitas para llevar bien el peso que irás ganando. El ejercicio también favorece la preparación para el parto.

Igualmente, ayuda a sobrellevar mejor el estrés y a evitar la retención de líquidos que afecta a muchas embarazadas. Los ejercicios de bajo impacto son excelentes opciones, entre estos:

  • Caminatas periódicas.
  • Natación.
  • Yoga.
  • Pilates.

Si antes de embarazarte no tenías ninguna rutina de ejercicios, no te excedas durante el embarazo. Si implementas una rutina sencilla, será más fácil mantenerla después del parto.

Aprovecha que ya te pusiste en movimiento y no lo abandones.

5. Toma las vitaminas y suplementos prenatales

Aún cuando lleves una alimentación balanceada, es normal que el médico recete la ingesta diaria de distintas vitaminas y de suplementos prenatales.

El ácido fólico es fundamental para evitar malformaciones en el feto, tales como defectos del tubo neural (espina bífida o anencefalia). Así como defectos de nacimiento (labio o paladar hendidos) y ciertos defectos cardíacos.

El hierro se toma para evitar la anemia gestacional y el calcio para favorecer el desarrollo de huesos y dientes.

Asimismo, es frecuente que las embarazadas ingieran vitamina D y ácidos grasos esenciales, tal como el omega 3.

6. Deja de fumar

El cigarrillo no aporta ningún beneficio a la salud de la mujer antes de embarazarse, mucho más después de quedar en cinta. Fumar durante el embarazo puede provocar abortos espontáneos, desprendimiento de la placenta y parto prematuro.

Si no puedes dejar de fumar, pide ayuda a tu médico. En el caso de que tu pareja también fume, es buen momento para que ambos dejen el cigarrillo.

Por otro lado, si no eres fumadora, evita los espacios donde haya personas fumando, pues los gases residuales del fumador también pueden afectar a tu bebé.

7. Evita los riesgos ambientales

Estar en contacto con productos químicos, metales pesados (plomo o mercurio), ciertos agentes biológicos o radiación, es perjudicial para el desarrollo normal de tu embarazo.

Evita el contacto o uso de productos de limpieza, insecticidas o disolventes, ya que te exponen a gases tóxicos. Puedes mantener tu hogar limpio y libre de agentes bacterianos con agua y vinagre blanco, sin poner en riesgo la vida de tu hijo.

8. Cuida tu equilibrio emocional

Los cambios de humor durante el embarazo son normales, debido a los cambios hormonales propios del proceso. Y hasta puede que pases fácilmente de la felicidad total a una crisis de llanto sin consuelo.

Sin embargo, si esos cambios de humor son exagerados y no te dejan llevar una vida normal, debes consultar con tu médico, ya que quizás necesites verte con un especialista.

No es infrecuente que mujeres embarazadas sufran de depresiones. El encuentro con otras mujeres embarazadas, ya sean cercanas o desconocidas, también te puede ayudar a compartir experiencias y drenar las emociones encontradas.

Es posible un embarazo sano

La confianza con la que puedas hablar con tu médico o partera es fundamental para llevar adelante un embarazo sano.

Debes responder a todas sus preguntas con honestidad, incluso las que atañen a tu vida sexual y adicciones previas. Igualmente, pregúntale todo lo que estimes conveniente para aclarar tus dudas.

Mantener una buena alimentación, hacer ejercicio y cuidar de tu mente y de tu espíritu durante el embarazo son prácticas que además de permitirte una feliz gestación, son excelentes hábitos a seguir cuando ya el recién nacido esté en tus brazos.

Источник: https://mejorconsalud.as.com/8-consejos-embarazo-sano/

Para que nazca sano

Embarazo sano

La mejor forma de prevenir estas alteraciones es mediante información sanitaria y por eso la Fundación desarrolla el programa «Para que Nazca Sano», con el que ofrece recomendaciones tanto a las futuras madres como a los futuros padres.

Las recomendaciones relacionadas con las exposiciones a factores ambientales, como alcohol, tabaco (incluyendo la mariguana), todas las drogas ilegales, no tomar medicamentos sin acudir al médico, e iniciar la ingesta de ácido fólico (a dosis de 0,4mg), etc.

, tienen que ponerlas en marcha tanto el hombre como la mujer, desde tres meses antes de abandonar el método anticonceptivo y seguirlas, el hombre, hasta que se cumpla la segunda falta de la regla.

La mujer, durante todo el embarazo, salvo el ácido fólico que debe consultar con su médico sobre si debe seguir usándolo después del tercer mes de embarazo.

La razón de que el hombre también siga las medidas preventivas y de que los dos las inicien 3 meses antes de empezar a buscar el embarazo, se debe a que los conocimientos científicos actuales han demostrado que es importante proteger la formación de los gametos tanto masculinos (espermatozoides) como femeninos (óvulos), ya que esos factores ambientales pueden alterar su desarrollo y maduración, y pueden dar lugar a abortos espontáneos muy precoces (la mujer no llega a saber que estuvo embarazada) y otros más tardíos, malformaciones y otros tipos de defectos congénitos.

Recomendaciones a los padres de las futuras madres

  • 1. Cumplan los planes de vacunación establecidos para la infancia y adolescencia, porque evitarán enfermedades infecciosas. Una de ellas, la rubéola, supone un grave riesgo para la futura descendencia si se padece durante el embarazo.
  • 2. Informen a sus hijos de que la maternidad en la adolescencia, aparte de otros problemas, supone un mayor riesgo de defectos congénitos.

Para las parejas ante la decisión de ser padres

  • 3. Acudan al médico cuando decidan ser padres. Infórmenle de su estado de salud, así como de posibles enfermedades hereditarias en su familia, y pídanle información antes del embarazo.
  • 4. Aprovechen las edades jóvenes para tener hijos. A partir de los 35 años de edad de los padres, en especial de la madre, el riesgo de alteraciones en la descendencia aumenta considerablemente.
  • 5. Desde el momento en que se intente, o no se evite, el embarazo deben actuar como si ya se hubiera producido. No deben esperar hasta el momento de confirmarlo, porque esto no tendrá lugar hasta unas semanas después de que se produzca. Es muy importante que el embrión esté protegido especialmente en esas primeras semanas ya que es cuando se desarrollan todos los órganos del futuro bebé. A partir de la visita al médico previa al embarazo, y de acuerdo con su prescripción, la mujer deberá iniciar la toma de ácido fólico (una vitamina del grupo B). Debe tomarse desde antes del embarazo hasta el final de la semana 12 de gestación (14 desde la fecha de la última regla). De esta forma se reduce el riesgo para ciertos defectos congénitos, como espina bífida y cardiopatías.

Sobre la alimentación y otros consumos de la embarazada

  • 6. Su alimentación durante el embarazo debe ser, además de suficiente, variada, equilibrada y sana, como la dieta mediterránea.
  • 7. No consuma hígado durante el embarazo, si acaso de forma muy esporádica, no ingiera carnes crudas o poco cocinadas porque pueden transmitir la toxoplasmosis. Las frutas y verduras crudas deben ser cuidadosamente lavadas.
  • 8. Disminuya el consumo de sal.
  • 9. Durante el embarazo no tome bebidas alcohólicas de ningún tipo.
  • 10. No ingiera mucho café ni bebidas que contengan cafeína como las bebidas de cola.
  • 11. Suprima el consumo de tabaco. No se debe fumar durante el embarazo y evite ambientes con humo y tabaco.
  • 12. No consuma otro tipo de drogas durante la gestación. Entre ellas, la cocaína supone un alto riesgo para defectos congénitos.

Sobre actividades de la mujer embarazada

  • 13. Extreme durante el embarazo la observación de las normas de higiene personal, de los alimentos y del entorno que le rodea.
  • 14. La mujer embarazada debe evitar el manejo de substancias o productos tóxicos. Debe, igualmente, cuidarse de no estar próxima a depósitos o almacenes de tales productos o substancias sin las adecuadas medidas de seguridad.
  • 15. Procure no realizar durante el embarazo actividades que exijan un esfuerzo físico considerable, que obliguen a permanecer en ambientes nocivos, o que impliquen exposiciones a otros peligros o riesgos. En caso necesario, solicite el traslado temporal.
  • 16. Es especialmente importante que la mujer embarazada tome precauciones en el contacto con animales, ya que pueden ser transmisores de ciertas enfermedades que conllevan un riego durante el embarazo. Por ejemplo, la toxoplamosis, que es transmitida por los gatos.

Sobre ayudas especializadas

  • 17. Acuda al médico en cuanto sepa que está embarazada. Mantenga un estrecha relación y colaboración con el médico, consultándole ante cualquier problema que se presente, por pequeño que parezca. Asimismo, y aunque en principio no exista ninguna complicación, es en todo caso aconsejable mantener un control periódico de las gestación por parte del ginecólogo o médico de familia.
  • 18. No se automedique y no varíe el tratamiento que, en su caso, haya establecido el médico.
  • 19. Siempre que le sea posible, siga junto con su pareja, un curso de preparación al parto.
  • 20. Si se le presentan problemas no estrictamente médicos, no dude en consultarnos al Servicio de Información Telefónica para la Embarazada (SITE): 918 222 436.

Para el varón

  • 21. Conozca las anteriores recomendaciones, y colabore con su mujer para que pueda seguirlas fácilmente.
  • 22. Prepárese para compartir el embarazo con su mujer hablando de estas recomendaciones y participando en las sesiones de preparación al parto, acompañándola durante el mismo.

Источник: http://www.fundacion1000.es/para-que-nazca-sano

Diez consejos para un embarazo sano y feliz

Embarazo sano

Para tener un buen embarazo no sólo hemos de fijarnos en la salud física. Estar sana es fundamental en estos momentos, pero también estar mentalmente tranquila, preparada y feliz. Por ello vamos a dar diez claves para un embarazo sano y feliz, en el que mente y cuerpo se combinan en armonía para dar la bienvenida a un nuevo miembro en nuestras vidas.

Comer y beber sano durante el embarazo

La dieta ha de ser variada y equilibrada. Lo importante es tomar alimentos ricos en nutrientes y vitaminas como ácido fólico, hierro, calcio y yodo, pero no en grasas. La dieta ha de ser variada a base de verduras, frutas, cereales, lácteos y legumbres, sin olvidar el aporte diario de proteínas de carne y pescado.

Una dieta sana icluye mantener una hidratación correcta. Beber la suficiente agua y leche que nos aporte calcio es fundamental. También podemos tomar zumos, mejor naturales y no azucarados. Por supuesto, olvidémonos de las bebidas alcohólicas y del café.

Tomar los suplementos vitamínicos recomendados

Para complementar una dieta sana el médico nos recomendará determinados complementos vitamínicos que incluyan ácido fólico, junto a otros suplementos vitamínicos y de minerales también beneficiosos para el embarazo, como hierro, yodo, calcio… De este modo ayudamos al feto a desarrollarse adecuadamente evitando carencias que podrían causar complicaciones tanto para el bebé (bajo peso, espina bífida…) como a la madre (anemia, preeclampsia…).

Realizar ejercicio durante el embarazo

Para nuestro bienestar y una ganancia de peso ideal es fundamental realizar ejercicio físico adecuado a nuestro estado. Ya sea natación, yoga, caminar, el método pilates…

Mediante la realización de un ejercicio moderado y constante conseguiremos que mejore nuestra condición cardiovascular y muscular y favoreceremos la corrección postural. Todo ello proporcionará a la embarazada una mejor condición física general y le permitirá enfrentarse al trabajo del embarazo y parto con menos riesgos.

Acudir a las visitas médicas

Visitar periódicamente al ginecólogo para hacernos las pruebas correspondientes y obtener una asistencia prenatal adecuada.

Así haremos un seguimiento tanto de la salud del bebé como de la nuestra, teniendo la posibilidad de consultar al especialista todas nuestras dudas y temores, así como hablarle de nuestro plan de parto.

Las pruebas prenatales nos aportarán tranquilidad, nos ayudarán a «acercarnos» al bebé y con las ecografías tendremos sus primeras imágenes para el recuerdo.

Usar una ropa adecuada

Debemos llevar ropa cómoda (incluidos los zapatos), adecuada al aumento de peso y volumen que experimentamos. Ello ayudará a que la sangre circule mejor, a que nuestros movimientos sean correctos y no forzados y a que la piel se mantenga sana.

No se trata de ir vestidas como sacos de patatas, ya que afortunadamente estar embarazada ya no está reñido con ir a la moda, y muchas tiendas venden bonitas prendas premamá.

Los tacones pueden esperar, pero sentirnos a gusto y guapas con un «envoltorio» bonito favorece un bienestar psíquico importante en estos momentos.

Mimar nuestra mente durante el embarazo

Si dedicamos tiempo a cuidar nuestro cuerpo, también hemos de guardar tiempo para nuestra relajación y el cuidado de nuestra mente. No sólo el cuerpo está más vulnerable durante el embarazo.

Buscar nuestra tranquilidad y hacer ejercicios de relajación en casa nos ayudarán a sentirnos mejor. No hemos de aparcar las actividades que nos gustan como ir al cine, leer, salir al campo, manualidades.

..

Cuidar nuestra piel

Durante el embarazo es fundamental aplicarnos cremas solares protectoras para evitar las manchas en la piel y las quemaduras.

Debido a la acción de las hormonas, la piel de la embarazada sufre alteraciones como la hiperpigmentación.

También son importantes las cremas antiestrías, que previenen la aparición de esas cicatrices con el estiramiento de nuestra piel, con especial atención durante los meses finales, cuando la piel se estira a ritmo muy rápido.

Hidratar todo el cuerpo tras el baño o la ducha nos regala un momento de relajación. Los masajes suaves tras el ejercicio nos ayudan a sentirnos mejor.

Por supuesto, la hidratación externa hay que complementarla con la interna, bebiendo abundantes líquidos como ya hemos comentado en el punto referido a la nutrición.

Todo combinado hará que aumente nuestro bienestar al sentirnos más cuidadas y guapas.

Un buen descanso durante el embarazo

Dormir y descansar lo que nos pida el cuerpo es muy importante. El cansancio y el sueño pueden acompañarnos desde el primer momento como uno de los primeros síntomas de embarazo, y con suerte irán desapareciendo.

Pero es más que probable que volvamos a sentirnos muy cansadas y somnolientas en la fase final del embarazo.

Es lo que el cuerpo necesita, y debemos escucharlo, descansando en la medida de lo posible, sin olvidarnos de que el ejercicio moderado hará que descansemos y durmamos mejor.

Las clases de preparación al parto

Asistir a las clases de preparación al parto puede resultar muy beneficioso tanto para nuestra salud física como mental. Relacionarse con otras embarazadas y compartir experiencias abre nuestra mente al descubrir que no somos las únicas que tenemos dudas o temores.

También nos sirven para adquirir conocimientos y consciencia sobre los cambios en nuestro cuerpo, conocer conceptos sobre las fases del parto, la higiene del bebé o la lactancia nos ayudarán a sentirnos más preparadas para los cambios que se avecinan. A través del conocimiento se genera una autoconfianza importante gracias a la seguridad, y el ser padre empieza a vivirse ya. En la medida de lo posible, es bueno compartir estas clases acompañadas por la pareja.

Comunicarnos con el bebé

Hablarle al bebé, comunicarnos con él, ponerle música, hará que lo sintamos más cerca, preparándonos para el momento en el que realmente llegue a nuestros brazos. Conocer cómo va siendo su evolución mes a mes, cómo va creciendo en nuestro vientre, escribirle alguna carta, llevar un diario de nuestro embarazo, responder a sus pataditas…

Todas estas sencillas actividades lograrán que la vida que se gesta en nuestro seno nos llene más de vida a nosotras. Las posibles molestias de nuestro embarazo se olvidan en estos momentos de comunicación.

No lo olvidéis, para tener un embarazo sano hace falta un embarazo feliz. Hemos de cuidar mente y cuerpo en esta etapa tan delicada de nuestra vida, cargada de emociones y sensaciones a veces contradictorias. Espero que estos consejos para lograr un embarazo sano y feliz os animen a afrontar esta etapa de vuestras vidas con un talante optimista y lleno de vitalidad.

En Bebés y más | Cómo prepararse para el embarazo, Los primeros síntomas de embarazo, Los diez pilares de un puerperio feliz, Recomendaciones para el ejercicio durante el embarazo

Источник: https://www.bebesymas.com/embarazo/diez-consejos-para-un-embarazo-sano-y-feliz

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: