¿En qué consiste la fertilización asistida?

¿Qué es y en qué consiste la reproducción asistida?

¿En qué consiste la fertilización asistida?

Si estás pensando en la posibilidad de recurrir a la reproducción asistida lo más probable es que te plantees muchas preguntas y surjan dudas que necesitas resolver. Por eso en Vivum creemos que es fundamental ofrecerte toda la información que necesitas para aclarar todas tus dudas e inquietudes.

Y para ayudarte en la toma de la decisión más importante y trascendental de tu vida vamos a comenzar por el principio, respondiendo a esa primera pregunta inicial.

¿Qué es la reproducción asistida?Se conoce como reproducción asistida al conjunto de técnicas y procedimientos médicos llevados a cabo en una Clínica de reproducción asistida para posibilitar el embarazo cuando, por diferentes razones, no se produce de forma natural.

Es un procedimiento que consiste en la manipulación de gametos (óvulos y espermatozoides) o embriones en laboratorios de fertilidad para conseguir un embarazo a través de uno de los distintos procedimientos, como pueden ser la inseminación artificial y la fecundación in vitro.

Para decidir cuál es el tratamiento adecuado en cada caso particular es imprescindible un estudio previo en el que se realiza una evaluación personalizada. Para valorar cada situación se tienen en cuenta aspectos como la edad, el tiempo que llevas buscando un embarazo, informes clínicos y analíticas. Con toda la información y datos necesarios se realiza el estudio para obtener un diagnóstico que determine el tratamiento más conveniente.

Si te preguntas cual es el momento adecuado para acudir a una Clínica de fertilidad, la respuesta también depende de tu situación personal.

Nuestra recomendación es acudir a un especialista en fertilidad si no tienes pareja masculina o si después de un año de relaciones sin protección no has conseguido quedarte embarazada.

Sin embargo se aconseja adelantar esta visita en situaciones determinadas, como si la edad de la mujer supera los 35 años, una infertilidad ya conocida o alguna otra cuestión personal que requiera de atención profesional.

Tratamientos de reproducción asistida

Afortunadamente en la actualidad contamos con muchos procedimientos para hacer realidad el sueño de muchas personas de convertirse en padres. Existen varias técnicas de reproducción asistida que responden a las necesidades específicas que requiere cada caso. 

Estos son algunos de los tratamientos que puedes encontrar:

  • Inseminación artificial con semen de donante

Consiste en introducir en el útero de la mujer una pequeña cantidad de medio de cultivo con espermatozoides seleccionados. Éstos proceden del semen del donante de un banco de semen acreditado y que ha sido donado con fines reproductivos.

  • Fecundación in vitro y microinyección espermática con óvulos propios (FIV ó ICSI)

Este tratamiento consiste en introducir en el útero de la mujer uno o varios embriones obtenidos mediante la fecundación en el laboratorio de óvulos procedentes de la mujer y de espermatozoides del varón o de donante. Los óvulos se obtienen mediante la punción folicular, pudiendo congelar estos para utilizarlos de forma diferida.

La diferencia entre la fecundación in vitro (FIV) y la microinyección espermática (ICSI) es el método por el que se logra la fecundación de los óvulos.

En la FIV convencional se dispone de los espermatozoides alrededor del óvulo para que la fecundación se produzca por sí sola.

En la fecundación mediante ICSI cada óvulo es inseminado con solo un espermatozoide que se le introduce mediante microinyección. 

  • Fecundación in vitro con óvulos donados 

Este otro tratamiento consiste en introducir en el útero de la mujer uno o varios embriones, obtenidos mediante la fecundación en el laboratorio de los óvulos donados con espermatozoides del varón o de donante.

La diferencia esencial con el proceso de fecundación FIV con óvulos propios es que en este caso estos se obtienen en un ciclo de estimulación a una donante.

Hemos mencionado algunos de los tratamientos más frecuentes, pero existen otros procedimientos y técnicas de reproducción asistida que te pueden ayudar.

Tu futura maternidad con los mejores profesionales

En Vivum somos conscientes del paso tan importante que supone llegar a tomar la decisión de buscar un tratamiento de estas características, por eso lo principal para nosotros es tu tranquilidad y bienestar emocional. 

Encontrarás en nosotros mucho más que una Clínica de reproducción asistida, somos una Clínica de reproducción humana en la que todo el equipo te acompañará de principio a fin en todas las fases del proceso. Estamos contigo desde la primera toma de contacto con nosotros hasta el momento de lograr juntos el anhelado objetivo de traer un hijo a este mundo. Porque tu objetivo es el nuestro.

Источник: http://vivum.es/reproduccion-asistida-que-es/

Métodos de reproducción asistida

¿En qué consiste la fertilización asistida?

La reproducción asistida es el proceso que permite la fertilización mediante técnicas que incluyen la manipulación de los gametos de uno o ambos sexos. Su finalidad es la obtención de un embarazo. Esta indicada para el tratamiento de la esterilidad o infertilidad.

La reproducción asistida puede llevarse a cabo empleando distindos métodos, que serán valorados por el facultativo. Entre ellos están la inducción de la ovulación, la inseminación artificial, la fecundación in vitro y la microinyección de espermatozoides.

1. Inducción de la ovulación

La inducción de la ovulación consiste en la administración de hormonas (citrato de clomifeno, gonadotrofinas) para lograr que el ovario produzca y expulse un óvulo porque la ovulación no ocurre de manera espontánea o es de mala calidad.

Pero en ocasiones, se administran hormonas a una mujer que ovula normalmente con el objeto de aumentar la cantidad de óvulos que produce el ovario para favorecer las posibilidades de embarazo, como ocurre con las técnicas de Reproducción Asistida, esto es denominado estimulación de la ovulación.

El objetivo de la inducción de la ovulación es imitar el proceso natural mediante el cual el organismo femenino elimina un solo óvulo y que, por distintos motivos, no se lleva a cabo espontáneamente.

Estos medicamentos deben ser administrados después del estudio de la pareja con problemas de infertilidad y siempre bajo supervisión médica. Se deben realizar controles ecográficos para verificar la respuesta de los ovarios y evitar complicaciones.

Algunas complicaciones son: el síndrome de hiperestimulación ovárica y el embarazo múltiple. El embarazo múltiple (especialmente si es de alto orden: trillizos, cuádruples, etc.) es un embarazo de alto riesgo, con posibilidad de parto prematuro.

El síndrome de hiperestimulación ovárica ocurre cuando se ovula un número exagerado de óvulos, produciendo dolor abdominal, retención de líquidos (principalmente en el abdomen), disminución de la capacidad de los riñones para eliminar ese exceso de líquidos, trastornos en la coagulación de la sangre, etc. Si bien este síndrome es una complicación seria, afortunadamente se presenta sólo en un 1-2% de las pacientes en inducciones bien controladas.

2. Inseminación Artificial

La inseminación artificial, es la técnica gracias a la cual se introduce semen en el cuello del útero y existe así la posibilidad de fecundar algún óvulo.

Se lleva a cabo cuando la consecución del embarazo no puede conseguirse por medios naturales, es decir, a través de la relación sexual, pues alguno de los miembros de la pareja presenta dificultades que lo impidan o sea estéril. Se realiza en tres pasos: 1. Primero se estimula el ovario para que produzca varios óvulos.

Con esto aumentan también las posibilidades de tener embarazos múltiples, es una cuestión a tener en cuenta. 2. Después se prepara el semen seleccionando los espermatozoides más activos. La baja movilidad de sus espermatozoides es una de las causas de los problemas de los hombres para fecundar a su pareja. 3. Por último se lleva a cabo la inseminación.

No necesita anestesia y se realiza en la misma consulta. Generalmente se produce a los dos días tras haberse estimulado el proceso de ovulación. Se produce la inseminación artificial en el momento en el que el semen es introducido en el cuerpo de la mujer.

Esto se realiza introduciendo una cánula plástica muy fina a través del cérvix o cuello uterino y depositando el semen la parte superior del útero. Esta operación no dura más de 20 minutos y no resulta molesta para la paciente.

Tras haber sido inseminada, la mujer debe reposar durante un rato para así favorecer la circulación de los espermatozoides y la fecundación del óvulo. La futura madre no debe desanimarse en caso de no conseguirlo en la primera sesión. No es habitual que se logre a la primera y no se considera que algo falla hasta que se ha intentado al menos 6 veces.

Si esto ocurre, el médico recomendará que se sigan otras vías algo más complejas. Los principales riesgos son: – Embarazo múltiple, favorecido por el primer pasó de estimulación ovárica. – Embarazo ectópico, consiste en la implantación del embrión fuera del útero, habitualmente en las trompas.

– Otros riesgos que excepcionalmente se pueden producir derivados de la técnica de Inseminación Artificial, como infección de aparto genital femenino o torsión ovárica.

– Pueden aparecer trastornos psicológicos como síntomas de ansiedad y síntomas depresivos, tanto en el hombre como en la mujer. En algunos casos, pueden surgir dificultades en la relación de pareja (sexual y emocional) y niveles elevados de ansiedad en el período de espera entre la aplicación de la técnica y la confirmación de la consecución o no del embarazo, así como ante los fallos repetidos de la técnica de Inseminación Artificial.

3. Fecundación in Vitro (FIV)

Es una técnica de reproducción asistida que consiste en la extracción de los óvulos de la mujer por punción a través de la vagina y su fecundación con los espermatozoides del varón en el laboratorio.

Si la fertilización ocurre, el embrión resultante es transferido al útero donde se implantará pasados unos días, mediante transferencia intrauterina.

El objetivo es conseguir que el tratamiento finalice con embarazo, pero también es importante que la pareja viva el proceso como algo sencillo, sin molestias físicas, con ilusión y con confianza en su equipo médico. Un ciclo de FIV consta de diferentes etapas: 1. Estudio y preparación de la pareja. 2.

Estimulación ovárica. 3. Recogida de los ovocitos. 4. Fertilización en Laboratorio: Cultivo de ovocitos, espermatozoides y embriones. 5. Transferencia de los embriones a la madre. Indicaciones: – Esterilidad masculina: alteración moderada en la calidad espermática.

– Esterilidad femenina: obstrucción tubárica, alteraciones ovulatorias o endometriosis moderada-severa. – Esterilidad de origen desconocido (EOD). – Fracaso repetido en diversos ciclos de inseminación artificial.

Los riesgos de esta técnica son los mismos que los de la Inseminación Artificial

4. Microinyección Intracitoplásmitica de espermatozoides (ICSI)

Es una técnica de reproducción asistida similar a la fecundación in Vitro convencional, con la diferencia de que la inseminación de los óvulos se realiza al introducir un espermatozoide en el interior del óvulo mediante una micro-aguja.

Indicaciones: – Esterilidad masculina: cuando existe azoospermia, oligozoospermia, astenozoospermia, teratozoospermia, varones que se han realizado una vasectomía, con alguna enfermedad infecciosa (VIH, hepatitis, etc.

), con semen congelado previo a radioterapia o quimioterapia o imposibilidad de obtener una eyaculación en condiciones normales. – Esterilidad femenina: obtención de un bajo número de ovocitos tras una estimulación ovárica o mala calidad ovocitaria.

– Fracaso repetido de embarazo en diversos ciclos de fecundación in Vitro convencional. – Fallo de fecundación de los ovocitos con FIV convencional.

– La realización del diagnóstico genético preimplantatorio (DGP) por alteraciones genéticas en la pareja o por la necesidad de conocer los embriones genéticamente normales. – Esterilidad inmunológica con alto número de anticuerpos antiespermatozoides. Los riesgos de esta técnica son los mismos que los de la Inseminación Artificial y la Fecundación In Vitro.

Ana Tejeda. Matrona

Источник: https://www.conmishijos.com/embarazo/fertilidad/metodos-de-reproduccion-asistida/

¿Soy candidata a técnicas de reproducción asistida?

¿En qué consiste la fertilización asistida?

Tanto si llevas mucho tiempo intentando quedarte embarazada, como si tu deseo es emprender la maternidad sin una pareja o con una pareja de tu mismo sexo, te interesa conocer las posibilidades que ofrece la reproducción asistida. Además, te contamos qué técnicas te ayudan a hacer realidad otros modelos de maternidad que están en auge.

¿Me conviene la reproducción asistida?

Es normal que dudes si es el momento adecuado para acudir o no a esta consulta; en general, es recomendable para mujeres con estas características:

  • No han conseguido el embarazo después de un año, o seis meses en caso de ser mayor de 35 años.
  • Tienen antecedentes ginecológicos o patologías, como alteración de la menstruación o endometriosis, que figuran entre los motivos por los que no te quedas embarazada.
  • Han sufrido dos abortos o más.
  • Son portadoras de una enfermedad que se transmite de generación en generación.

Además de atender estas situaciones, la reproducción asistida ofrece la oportunidad de formar otros modelos de familia: ser madre soltera por elección o cuando la pareja también es mujer.

Quiero ser mamá y no tengo pareja, ¿es posible?

Esta es la pregunta que cada vez más mujeres se formulan y, de hecho, es un modelo de familia en auge. Aunque resulta complicado proporcionar cifras exactas, se estima que aproximadamente el 35-40% de mujeres tratadas por inseminación artificial quiere ser madre soltera por elección.

Es frecuente que la primera opción propuesta sea la inseminación artificial, que es un proceso sencillo en el que se usa semen de donante. También están disponibles otras técnicas, como la fecundación in vitro y la ovodonación.

El uso de una u otra dependerá de las características de la mujer.

Mujeres en pareja: compartir el embarazo

Lo cierto es que, si no hay contraindicaciones, las parejas formadas por dos mujeres pueden elegir cualquiera de los tratamientos disponibles en reproducción asistida, como la fecundación in vitro o la inseminación artificial.

No obstante, está ganando relevancia una variante de la fecundación in vitro conocida como método ROPA o recepción de ovocitos de la pareja. Esto se debe a que permite la participación de ambas mujeres en la gestación, y si además están casadas, las dos serán madres biológicas.

El método ROPA consiste en:

  1. Estimulación ovárica en una de las mujeres para que proporcione el material genético.
  2. Fecundación de esos óvulos con semen de donante.
  3. Recepción del óvulo previamente fecundado en el útero de la otra mujer en la cual se desarrollará el embarazo.

¿Qué técnicas de reproducción asistida son más usadas?

Te explicamos los detalles de los tres tratamientos más frecuentes.

Inseminación artificial

Objetivo. Conseguir más probabilidades de embarazo estimulando los ovarios y controlando la ovulación.

¿En qué consiste? Comienza con la estimulación ovárica, en la que se administran hormonas inyectables, durante 10-12 días.

Cuando el tamaño y el número de los folículos son los ideales, se administra la hormona hCG, vía inyección, para motivar la maduración ovocitaria y la ovulación.

Tras 36 horas, se realiza la inseminación dentro del útero de la mujer con el uso de una cánula que contiene una muestra de semen seleccionado, de donante o de la pareja.

¿Para quién está indicado? Es la primera opción para mujeres que ovulan de manera espontánea, o ayudándose de medicación, y que no presentan ninguna obstrucción en las trompas de Falopio.

¿Cuál es el porcentaje de éxito? Se calcula que la probabilidad de quedarse embarazada es del 10-15% en cada ciclo. Cuando no se logra el embarazo, se aconseja realizarlo de nuevo en 3 o 4 ciclos seguidos.

Inconvenientes. Embarazo múltiple y el síndrome de hiperestimulación ovárica.

Fecundación in vitro

Objetivo. Se extraen los ovocitos de la mujer y los espermatozoides del hombre, y se reproducen las condiciones más adecuadas para formar embriones preparados para la implantación.

¿En qué consiste?

  1. Obtención de óvulos y semen. Se extraen los ovocitos de la mujer, quien previamente pasa una fase de estimulación ovárica, y los espermatozoides del hombre.
  2. Fecundación, con dos posibles vías: La técnica convencional, que dispone el óvulo y los espermatozoides en una placa de cultivo para facilitar su unión, y la microinyección intracitoplasmática, que inserta directamente el espermatozoide en el óvulo. Después se procede a su almacenamiento en una incubadora adecuada.
  3. Transferencia de embriones factibles con ayuda de un catéter especial.

¿Para quién está indicado? En casos en los que la inseminación artificial no ha logrado el embarazo, o si existe una enfermedad que dificulta la fecundación de manera espontánea.

¿Cuál es el porcentaje de éxito? Aunque depende de las características de la paciente, la tasa de embarazo está por encima del 50% por ciclo.

Inconvenientes. Embarazo múltiple y el síndrome de hiperestimulación ovárica.

Ovodonación

Objetivo. Al igual que ocurre con el semen, los óvulos también pueden ser procedentes de donación.

¿En qué consiste? La fecundación se realiza con óvulos de donante y semen de la pareja o de donante. Después, se realiza la transferencia del embrión en el útero de la futura madre.

¿Para quién está indicado? Para mujeres que han agotado su reserva, no tienen la calidad necesaria o son portadoras de un problema genético o cromosómico.

¿Cuál es el porcentaje de éxito? Aproximadamente del 50-55%.

¿Cómo evitar la enfermedad hereditaria en mi hijo?

La reproducción asistida también ayuda a impedir ciertas enfermedades genéticas en el embrión. Por ejemplo, el diagnóstico genético preimplantacional es una técnica que permite estudiar las características de los genes del embrión para que solo se seleccionen los que están sanos y son aptos.

Por último, cabe recordar que la decisión de uno u otro tratamiento de reproducción asistida requiere que acudas a unidades especializadas o Institutos de Reproducción Asistida, donde hay profesionales de varias disciplinas que te ayudarán a obtener un diagnóstico individualizado y te plantearán las técnicas más adecuadas.

Etiquetas

Источник: https://www.tucanaldesalud.es/es/teinteresa/pensando-quedarte-embarazada/candidata-tecnicas-reproduccion-asistida

Métodos de Reproducción Asistida

¿En qué consiste la fertilización asistida?

Reproducción asistida o fecundación artificial es la técnica de tratamiento de la esterilidad o infertilidad que conlleva una manipulación de los gametos o células sexuales.

Para intentar solucionar los problemas de infertilidad que cada vez con más frecuencia afectan a las parejas, se han desarrollado dos técnicas principales (inseminación artificial y fecundación in vitro) y una serie de métodos complementarios que ayudan a la pareja a conseguir su objetivo, tener un hijo.

Inseminación artificial

Consiste en depositar una muestra de semen en el tracto reproductor femenino (vagina). Previamente para potenciar la capacidad de fertilización espermática, se realizan una serie de mejoras en el laboratorio con objeto de concentrar y vitalizar el semen. Es requisito necesario que la mujer tenga al menos una trompa uterina permeable.

Tipos:

Dependiendo de la procedencia del semen hablamos de dos tipos de inseminación artificial:

  • Inseminación Artificial Homóloga (conyugal): es aquella que se lleva a cabo con el esperma de la pareja.
  • Inseminación Artificial Heteróloga (de donante): es aquella que se lleva a cabo con semen de donante anónimo.

Procedimiento:

Para incrementar el porcentaje de éxitos se recomienda aumentar la cantidad de óvulos en el tracto genital femenino estimulando los ovarios con medicamentos que inducen ovulación múltiple (estimulación ovárica). El seguimiento folicular (ecográfico) indicará el momento de la ovulación y el día óptimo para la inseminación.

En la inseminación homóloga, la muestra de semen se obtiene por masturbación el mismo día en que se va a realizar la inseminación. Se recomienda a la pareja una abstinencia sexual en los 3 días previos con el objeto de maximizar la calidad de la muestra seminal en número y calidad de los espermatozoides.

La capacitación espermática emplea una serie de técnicas de lavado con soluciones especiales o con gradientes de diferentes densidades que eliminan del eyaculado restos celulares, bacterias, leucocitos, espermatozoides muertos o lentos y secreciones seminales; al mismo tiempo se selecciona y concentra la población de espermatozoides más fértiles, en un volumen aproximado de 0.5 ml. Tiene una duración hasta de 2 horas y debe iniciarse a los 30 minutos después de obtenida la muestra.

Cuando la muestra está lista para la inseminación se deposita en un catéter especial conectado a una jeringa; la paciente se coloca en posición ginecológica, se aplica un espéculo vaginal estéril para localizar el cérvix (igual que en una exploración vaginal de rutina) y por su orificio se introduce el catéter hacia el interior del útero y se deposita el semen capacitado (inseminación intrauterina). Si el caso lo justifica, se puede depositar también semen capacitado en el interior del cérvix (inseminación intracervical). Posteriormente se retira el catéter lentamente.

Indicaciones:

Inseminación Artificial Homóloga (conyugal)

– Disminución en el número de espermatozoides (oligozoospermia).

– Alteraciones de su movilidad (astenozoospermia).

– Alteraciones en su forma o morfología (teratozoospermia).

– Malformaciones anatómicas del aparto reproductor masculino por traumatismos, medicamentos, etc.

  • Desordenes eyaculatorios en el varón.
  • Alteraciones en el semen.

– Problemas de la mujer en el cuello del útero:

  • Alteración del moco cervical.
  • ​Presencia de anticuerpos antiesperma.
  • Estenosis (estrechez) del cuello del útero
  • Disfunción vaginal.

Adicionalmente, la Inseminación artificial homóloga puede ser utilizada por los hombres que desean almacenar sus espermatozoides para futuros usos, como en casos de vasectomía, cirugía testicular o quimioterapia.

Inseminación Artificial Heteróloga (de donante):
Se emplean muestras de semen congelado de donantes anónimos que han guardado la cuarentena apropiada para excluir enfermedades infecciosas. Sus indicaciones son:

  • Anomalías serias en el semen (azoospermia o ausencia total de espermatozoides).
  • Aquellos casos, en los que el hombre tiene una enfermedad genética hereditaria.

Complicaciones:
La inseminación artificial presenta un índice muy bajo de complicaciones, y éstas pueden ser:

  • Dolor cólico.
  • Sangrado escaso que cede espontáneamente horas después de la inseminación.
  • Náuseas y vómitos.
  • Infección pélvica cuando hay antecedentes de hidrosalpinx (alteración de la trompa de Falopio) o cuando hay infección cérvico-vaginal activa.

Resultados:
Existe una probabilidad de éxito por intento de entre un 15 y un 25%. Dada la sencillez de la técnica es posible su repetición a lo largo de varios intentos.

Fecundación in Vitro (FIV)

Consiste en reproducir el proceso de fecundación que se produce de manera natural en el interior del cuerpo femenino, en un laboratorio especializado.

Para ello se necesita tener en el laboratorio los ovocitos y los espermatozoides en un ambiente adecuado para conseguir la fecundación.

Es preciso realizar un ciclo de estimulación ovárica para conseguir suficientes ovocitos y garantizar una buena transferencia embrionaria.

Indicaciones:

  • Calidad de semen pobre aunque suficiente para la técnica.
  • Trompas obstruidas.
  • Fallo de otras técnicas.
  • Endometriosis graves.
  • Esterilidad de causa desconocida.

Procesos:
La FIV consta de varios pasos:

Antes del inicio de cualquier tratamiento, el equipo médico analizará la situación de cada pareja y su proyecto reproductivo, para ajustar los detalles del tratamiento.

Durante esta etapa se utilizan medicamentos (hormonas llamadas gonadotropinas) que tienen la finalidad de estimular a los ovarios para que produzcan varios ovocitos maduros en lugar de uno sólo, situación que ocurre espontáneamente cada mes. Existe consenso en que las posibilidades de lograr el embarazo son mayores si se fertilizan y transfieren más de un ovocito por ciclo de tratamiento. Se permiten 3 ovocitos como máximo.

La extracción se realiza en el centro de reproducción asistida, con la paciente sedada y/o con la administración de un anestésico local, lo que permite que ella pueda participar conscientemente del procedimiento. La duración total del proceso es de alrededor de los 30 minutos.

La paciente se coloca en posición ginecológica y se realiza una punción transvaginal bajo control ecográfico, aspirándose todos los folículos, con el fin de obtener el mayor número de ovocitos posible. Tras un periodo de reposo, la paciente está lista para volver a su casa.

  • Inseminación de los ovocitos

Una vez obtenidos, los ovocitos son catalogados en el laboratorio según su madurez. Los maduros son los adecuados para fecundarse.

Simultáneamente se obtiene la muestra seminal, la cual se prepara, recuperándose los espermatozoides normales y con mejor movilidad.

Después de la aspiración, se realiza la inseminación de los ovocitos con los espermatozoides (como máximo se podrán fecundar 3 ovocitos).

Se incuban juntos durante 24 horas, después de las cuales son evaluados por primera vez para confirmar si ha ocurrido la fecundación, que se reconoce por la aparición de 2 pronúcleos. El objetivo final es transferir los embriones resultantes, 3 como máximo.

  • Transferencia de embriones

Una vez cultivados los embriones, estos se depositan en el interior de la cavidad uterina. Esto se produce entre el 2º y el 6º día después de la obtención de los ovocitos.

La gran mayoría de las transferencias son al útero, ya que se trata de un procedimiento sencillo, que dura aproximadamente 10 minutos, se realiza sin anestesia y es muy similar a una inseminación intrauterina.

En algún caso la transferencia se puede realizar a las trompas.

Este paso se realiza de forma ambulatoria. En posición ginecológica se coloca un espéculo para ver el cuello uterino. Los embriones a transferir, sumergidos en un medio de cultivo se colocan en un catéter de transferencia (tubo estéril largo y delgado). Suavemente se guía este catéter a través del cuello uterino y se deposita el contenido en la cavidad uterina.

Después de la transferencia se recomienda reposo. La paciente recibirá una medicación hormonal (progestágenos) hasta confirmar el resultado del test de embarazo. Éste se realizará cuando el profesional así lo considere, alrededor de 12 días después de realizada la transferencia.

Complicaciones:

  • Síndrome de hiperestimulación ovárica: el abdomen puede distenderse y los ovarios aumentan de tamaño. Pueden aparecer náuseas, vómitos, dolor abdominal. Cualquier paciente que presente estos síntomas a la semana siguiente de la aspiración folicular debe comunicarse con su médico.
  • Sangrado vaginal: un pequeño sangrado indoloro puede aparecer tras la aspiración folicular o después de la transferencia y cesa a las 24 horas. No suele provenir del útero y no tiene consecuencias para la transferencia embrionaria.
  • Embarazo múltiple: al obtener y transferir más de un embrión existe la posibilidad del embarazo múltiple.
  • Aspiración folicular: toda aspiración folicular por punción comporta dos riesgos: hemorragia e infección, si bien su frecuencia es muy baja y ambas tienen tratamiento.
  • Aborto: entre el 8 y el 10% de todos los embarazos espontáneos acaba en aborto. En el caso de la FIV, dicho índice oscila entre el 12 y el 17%. Entre otras causas, hay que tener en cuenta que la edad media de las mujeres que se quedan embarazadas gracias a la FIV es más avanzada que la de las mujeres con un embarazo «natural», que el control exhaustivo de estas pacientes nos permite detectar embarazos que terminarán en aborto muy precozmente, lo que pasa inadvertido en embarazos naturales.
  • Defectos genéticos o congénitos: se presentan en una proporción igual a la población general. En el caso de un embarazo obtenido mediante FIV «clásica», dichos riesgos no son ni mayores ni menores que en los embarazos naturales.

Resultados:
En todo el mundo se considera como índice de éxitos de un tratamiento de FIV el índice de embarazos tras la transferencia de embriones, es decir: ¿Con qué frecuencia se presenta un embarazo tras una transferencia de embriones? En nuestro medio la cifra media se sitúa entre el 25 y el 35%, dicho de otra manera, una de cada cuatro transferencias de embriones da como resultado un embarazo. Sin embargo y dependiendo de cual sea el motivo que le lleva a realizar la FIV, estas cifras pueden variar, siendo un punto negativo la edad avanzada de la paciente.

Naturalmente, el índice de embarazos crece al aumentar el número de tentativas por paciente y de esta forma llegamos a la siguiente cifra de interés: tras cuatro tratamientos de FIV el índice acumulativo de embarazos se sitúa alrededor del 60%.

ICSI (Inyección intracitoplasmática)

Con la ayuda de una microinyección se consigue la introducción de un espermatozoide en el óvulo, para facilitar la fecundación.

 La ICSI es una medida auxiliar en el ámbito de la FIV, que se emplea en caso de que el semen del hombre sea de mala calidad, o después de un fallo de fertilización tras una FIV «clásica».

En tal caso, todas las fases son idénticas hasta la aspiración folicular.

Los ovocitos deben ser liberados de las células que le rodean para determinar su estado de maduración ya que sólo algunas serán adecuadas para la microinyección.

Empleando un microscopio especial, se toma un solo espermatozoide con una pipeta de microinyección y se introduce directamente en el óvulo.

La ICSI, que también se denomina microinyección, imita por tanto el procedimiento natural por el que el espermatozoide penetra en el óvulo.

Resultados:
Independientemente del espermiograma de partida, es posible efectuar una transferencia de embriones en el 95-98% de los ciclos. El índice de embarazos por cada transferencia de embriones oscila entre el 27 y el 35%. De la misma manera, si se repiten varios ciclos de tratamiento, el índice acumulativo de embarazos por paciente alcanza el 60%.

Источник: https://www.sanitas.es/sanitas/seguros/es/particulares/biblioteca-de-salud/ginecologia/exploraciones-ginecologia/san041995wr.html

Qué son las Técnicas de Reproducción Asistida

¿En qué consiste la fertilización asistida?

Las Técnicas de Reproducción Asistida (TRA) para el tratamiento de la esterilidad se caracterizan por la aplicación de una serie procedimientos de manipulación controlada de gametos (óvulos y espermatozoides) y/o embriones en laboratorios altamente especializados,  necesarios para llevar a cabo la inseminación intrauterina (IIU) y la fertilización in vitro (FIV).

Otras técnicas como la preservación de embriones congelados o vitrificados (criopreservación de embriones) y el diagnóstico genético preimplantacional, han surgido como consecuencia del desarrollo de la FIV.

La existencia de una esterilidad no siempre va a necesitar que las TRA  sean la primera opción a tener en cuenta, pues existen  ocasiones en las que su causa es un trastorno leve que puede ser solucionado con tratamientos más convencionales o con conductas basadas en potenciar la salud y los hábitos reproductivos. Si estas alternativas no consiguen el resultado esperado, es entonces cuando surge la alternativa útil de recurrir a las TRA.

En teoría, las TRA pueden resolver casi todos los problemas reproductivos, excepto la patología severa o la ausencia de útero ( o matriz ), mediante técnicas específicas de donación de gametos o embriones. No obstante, esto no quiere decir que todas las mujeres pueden ser tratadas con técnicas de reproducción asistida, o que todas las mujeres que son tratadas conseguirán un embarazo.

En función de la edad, es posible que, en general, se tenga éxito en el 30-40 % de las veces tras el primer ciclo de tratamiento y en el 50 a 60 por ciento después de 3 ciclos, puesto que hay que tener en cuenta que los embarazos obtenidos mediante técnicas de reproducción asistida son más frágiles que los embarazos naturales, y esto puede resultar en más embarazos ectópicos o en más abortos.

Importancia del estado de salud en la aplicación de TRA

La aplicación de técnicas de reproducción asistida, suponen un conjunto de tratamientos médicos y quirúrgicos que, a veces, son largos y conllevan un riesgo potencial.

Es importante , por lo tanto, que la salud de la mujer que busca de tratamiento de TRA sea la mejor posible y con el menor riesgo, lo que no quiere decir que las mujeres que sufren de enfermedades crónicas (como la diabetes, por ejemplo), no puedan acceder a estas técnicas, pero éstas deberían estar controladas tan bien como sea posible.

En España, la LEY 14/2006, de 26 de mayo, sobre técnicas de reproducción humana asistida, en su artículo 3, expone las condiciones personales de la aplicación de las TRA.

Según esta Ley, se realizarán solamente cuando haya posibilidades razonables de éxito, no supongan riesgo grave para la salud, física o psíquica, de la mujer o la posible descendencia y previa aceptación libre y consciente de su aplicación por parte de la mujer, que deberá haber sido anterior y debidamente informada de sus posibilidades de éxito, así como de sus riesgos y de las condiciones de dicha aplicación.

Cuando la mujer, bien sola, o en pareja, y su compañero/a buscan la alternativa de una reproducción asistida, es fundamental que aprovechen este momento para mejorar los hábitos de vida con el fin de proporcionar el mejor ambiente posible para el niño que se desea. Es el momento de dejar el tabaco, el alcohol y todo tipo de tóxicos; es tiempo para hacer ejercicio, comer de forma saludable y tomar suplementos vitamínicos.

EVALUACIÓN DE LA ESTERILIDAD

El primer paso para el tratamiento  es  la evaluación de esterilidad y el estudio de la pareja, en el caso de que la mujer tenga un compañero.

Este estudio tiene como objetivo conocer, siempre que sea posible, la causa de la esterilidad, y al mismo tiempo, las condiciones de salud de las mujeres que tienen la intención de quedarse embarazada.

Es importante detectar, tanto en hombres como en mujeres, la presencia de enfermedades infecciosas o de cambios genéticos que pudieran ser transmitidas a la descendencia, ya que el objetivo del tratamiento es el nacimiento de un niño sano.

En las consultas médicas se requerirán los datos de la salud personal y familiar de cada uno de los miembros de la pareja. También es esencial que ésta pueda proporcionar información sobre su historia reproductiva, si alguno de los miembros ha tenido  parejas anteriores y si ha tenido, o no, hijos con ellas.

El estudio del hombre es más simple que la de la mujer, ya que, por lo general, basta con realizar un análisis de semen, conocido como seminograma.

Este análisis permite conocer si el semen del hombre contiene espermatozoides y si su cantidad y calidad son adecuados.

Para este análisis, el hombre debe mantener la abstinencia de 3 a 7 días, y en el día señalado, recoger semen por masturbación, en un recipiente limpio (que se puede comprar en cualquier farmacia) y entregarlo lo antes posible, antes de que transcurra una hora. Si hubiese existido algún proceso febril reciente, o no fuera posible recoger todo el eyaculado, el hombre debería informar al laboratorio de estas circunstancias.

Alteraciones que se pueden presentar en el esperma:

  • volumen de esperma eyaculado escaso (hipospermia);
  • número de espermatozoides escaso ( oligozoospermia )
  • movilidad reducida (astenozoospermia);
  • forma de los espermatozoides anormal (teratozoospermia);
  • ausencia de espermatozoides (azoospermia).

A veces el seminograma básico debe ser completado con una prueba de “Capacitación espermática”.

En el momento de la eyaculación, el espermatozoide no es capaz de fertilizar el óvulo, ya que para adquirir esta función debe ser separado del líquido seminal y adquirir esta “capacidad», mediante un proceso llamado capacitación.

La capacitación en la reproducción natural se desarrolla durante el ascenso de los espermatozoides en la vagina (donde se deposita el eyaculado) a la trompa (donde la fertilización se lleva a cabo cuando el esperma y el óvulo se encuentran). Obviamente, todo este proceso natural no es posible en un laboratorio.

La técnica más utilizada para esta capacitación de los espermatozoides en el laboratorio se conoce como  «swim up», que significa «nadar hacia arriba «.

Los espermatozoides son células con gran capacidad de movimiento, por lo que tras su centrifugación en un medio de cultivo pueden  «nadar», dejando atrás la parte inferior del tubo.

Los que queden en el fondo serán los inmóviles (probablemente incapaces de fertilizar el oocito) , o los muertos y otros tipos de células.

Los espermatozoides seleccionados son los que se utilizarán para llevar a cabo cualquier técnica de reproducción.

El espermatozoide tarda tres meses en hacerse y un mes más en recorrer el trayecto, desde el testículo, hasta el lugar  (vesículas seminales) desde donde será eyaculado. Hay que  tenerlo esto  en cuenta cuando el análisis de   un seminograma resulte patológico.

Es preciso confirmar este resultado tres meses más tarde, ya que a veces el siguiente seminograma puede ser normal.

Además del estudio de los espermatozoides, se les pedirá a los hombres un análisis de sangre para descartar la posibilidad de transmisión de infecciones como la sífilis, el VIH / SIDA o la hepatitis a la descendencia.

El estudio de la mujer es más complicado y puede resultar incómodo para ella. Esta realidad tiene que ver con que la participación de las mujeres en la reproducción es más compleja que la del hombre y que los órganos genitales están en el interior del abdomen y  son más difíciles de acceder y de observar.

Sin embargo, en los últimos años, el estudio de la fertilidad de la mujer se ha simplificado debido a los grandes avances en medicina reproductiva.

Por lo general,  se suele solicitar:

  • Análisis de sangre en días específicos del ciclo menstrual, ( entre el 2ª-4ª día de la regla , y alrededor de una semana antes de la próxima regla ) para evaluar el funcionamiento y la reserva de folículos y si el ovario produce la ovulación en el ciclo menstrual natural. Estas muestras de sangre permiten también evaluar el estado de salud de las mujeres y descartar la presencia de enfermedades transmisibles.
  • Exámenes de exudado y citología vaginal cuando se considere necesario. Estas pruebas son importantes para descartar la presencia de infecciones vaginales y el riesgo de cáncer genital.
  • Ecografía vaginal, que ni causa dolor ni tiene ningún peligro, y que permite evaluar posibles cambios orgánicos del tracto genital (endometriosis, miomas , pólipos, entre otros).
  • d) Histerosalpingografía (HSG): Consiste en una radiografía (rayos X) en el tracto genital de la mujer, y debe hacerse antes de la fecha de la ovulación , una vez haya terminado la menstruación. Se usa un líquido de contraste opaco a estos rayos. Como es introducido mediante una cánula a través de la vagina y a través del cérvix, puede ser desagradable para la mujer. A pesar de que se tomen  todas las precauciones necesarias, no se puede eliminar por completo el riesgo de una infección, o que se reactive alguna preexistente, de aquí que, probablemente, el ginecólogo prescriba la toma de antibióticos para evitar estas situaciones. Esta prueba permite determinar si el estado de los trompas permite la reunión de esperma y ovocitos, cuando el análisis de semen presenta resultados normales.

Según los resultados de estas pruebas iniciales, puede ser necesario llevar a cabo aún más pruebas. En caso necesario, estas situaciones pueden ser discutidas con el equipo médico que acompaña a la pareja, con el fin de aclarar todas las dudas.

Inseminación Artificial Intrauterina (IA)

En la actualidad, esta técnica básica va asociada a una estimulación suave del ovario mediante inyecciones subcutáneas diarias, durante 7-10 días, para asegurar que la ovulación ocurra un día determinado a una hora concreta.

En ese momento , el semen que ha sido procesado para seleccionar los mejores espermatozoides con capacidad de fecundar, es introducido , sin apenas molestias, en el interior del útero mediante una cánula a través del cuello del útero.

Se trata de un procedimiento que no altera el ritmo cotidiano de la mujer o pareja.

+ Información sobre IA

Fecundación in vitro (FIV)

Esta técnica permite que el espermatozoide y el óvulo puedan unirse en el laboratorio ( in vitro) fuera del aparto genital de la mujer . Necesita de una mayor estimulación de los folículos del ovario para asegurar que , al menos, 3 de ellos puedan ser puncionados para obtener óvulos.

Además, para evitar que el cerebro, como consecuencia de los elevados valores hormonales conseguidos, lance estímulos que pudieran resultar lesivos para los folículos y el endometrio, el tratamiento estimulador es completado con otro de frenación.

  La medicación también consiste en inyecciones subcutáneas que permiten una fácil aplicación por parte de la propia mujer.

En función de que la frenación comience antes o después de la estimulación, tenemos los dos tipos de tratamiento: ciclos con agonistas ( frenación y después estimulación ) o con antagonistas ( estimulación y después frenación ).

+ Información sobre FIV

FIV/ICSI

Es una variante de la FIV, en la que en vez de ser los espermatozoides los que por si mismos penetran en el óvulo, uno de ellos es seleccionado para ser introducido mediante micromanipulación. La principal indicación es la existencia de un factor masculino severo por defectos en el número, movilidad o morfología de los espermatozoides.

+ Información sobre FIV/ICSI

Ovodonación

Es un complemento de la FIV que ofrece la oportunidad de gestar por sí mismas a aquellas mujeres que tienen agotada  su reserva folicular, bien de forma natural (  de manera precoz o por efectos de la edad ), o como consecuencia de tratamientos médicos o quirúrgicos.

Otras veces , son la existencia de abortos de repetición o la circunstancia de ser portadoras de enfermedades hereditarias, las que  desaconsejan el uso de sus propios gametos ( óvulos ).

Los óvulos de una donante anónima, seleccionada de acuerdo con los criterios legales vigentes, son inseminados con el semen de su pareja ( o de un donante de semen ) y los embriones posteriormente trasferidos. Esta donación de ovocitos permite mantener el porcentaje de embarazos estables independientemente de la edad de la mujer.

+ Información sobre Ovodonación

Vitrificación

Es la técnica que consiste en enfriar muy rápidamente las células para minimizar el daño que sufren. Las TRA han posibilitado la conservación de óvulos o embriones con  una elevada eficacia, así como la preservación de la fertilidad en mujeres, bien para posponer su maternidad a edades más avanzadas o para evitar su pérdida como consecuencia de tratamientos que afecten a los ovarios.

+ Información sobre Vitrificacíon

Diagnóstico preimplantatorio (DGP)

Es un procedimiento precoz de diagnóstico prenatal en el que el embrión obtenido por  fecundación in vitro (FIV) es analizado para descartar defectos genéticos definidos,  con el fin de que sólo aquellos  que están libres de defecto sean transferidos en el útero.

Existen dos grupos de indicaciones de DGP:

  1. En mujeres con alto riesgo de engendrar hijos con enfermedad genética ( portadores de enfermedades monogénicas o alteraciones cromosómicas estructurales ) de aparición precoz y no susceptibles de tratamiento curativo con arreglo a los conocimientos científicos actuales, con objeto de llevar a cabo la selección embrionaria de los preembriones no afectos para su transferencia.
  1. Con fines terapéuticos a terceros: DGP en combinación con la determinación de los antígenos de histocompatibilidad HLA (antígeno leucocitario humano) de los preembriones obtenidos in vitro para la selección del embrión HLA compatible.

Una variante del DGP es  el PGS (Escrining genético preimplantatorio) que podría ser útil en mujeres tratadas con técnicas FIV con bajo riesgo genético para mejorar las probabilidades de éxito (PGS) si se sospecha que el fallo del tratamiento de FIV anterior es atribuible a defectos cromosómicos en el embrión, como ocurre en las mujeres abortadoras de más de 37-40 años.

Источник: https://embryocenter.es/que-son-tecnicas-reproduccion-asistida/

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: