¿En qué consiste la Pedagogía Blanca?

¿En qué consiste la Pedagogía Blanca?

¿En qué consiste la Pedagogía Blanca?

Indice

  • ¿Qué es la Pedagogía Blanca?
  • ¿En qué se basa la Pedagogía Blanca?

¿Qué es la Pedagogía Blanca?

Este proyecto está creado por dos mujeres: Azucena Caballero y Mireia Long quienes, descontentas con las metodologías tradicionales de educación, decidieron crear algo nuevo. Para ello crearon su propia web, desde la que ofrecen consejos e imparten cursos para formar en este nuevo tipo de pedagogía a todos aquellos interesados.

Azucena Caballero es experta en aprendizaje creativo, adolescencia, educación disruptiva, métodos dinámicos (lapbooking, workboxes, proyectos), y edupunk.

Mientras que Mireia Long es experta en antropología de la crianza y la educación, en pensamiento divergente, en establecer límites sin castigos y comunicación no-violenta, en aprendizaje online y cooperativo, en organización de espacios educativos y en altas capacidades.

La Pedagogía Blanca no es solo para los profesores, sino también para los padres que quieren recuperar la confianza en el proceso natural del aprendizaje.

Y es que tanto Azucena como Mireia creen que todos los niños nacen dotados de grandes capacidades, de inteligencias múltiples y de una gran curiosidad y ganas de aprender. Pero si no encauzamos estas habilidades y deseos de una manera adecuada, conseguiremos que los niños se aburran en clase, no quieran ir al colegio o no exploten al máximo sus capacidades.

Para ellas, es necesario seguir un tipo de pedagogía respetuosa con las emociones del niño que no tenga en cuenta solo los resultados estandarizados. Por eso, hay que conocer y saber manejar una serie de herramientas teóricas y prácticas que nos permitan analizar de forma crítica la manera en la que nosotros fuimos educados para construir una nueva pedagogía.

En sus cursos, ambas ofrecen un programa completo en educación que abarca temas como el cerebro y su forma de aprender, corrientes pedagógicas alternativas, crítica al sistema escolar actual, cómo llevar la creatividad al aula, la libertad de aprendizaje o la excelencia por medio de la potenciación de las cualidades e inteligencias personales.

Este proyecto, a través de la red de formadores, monitores y centros de educación y ocio infantil que han ido creando, ya se puede encontrar en España, México o Rumanía.

¿En qué se basa la Pedagogía Blanca?

Su objetivo principal es cambiar la educación para que responda a las necesidades auténticas de los niños. Las bases de su pedagogía son la creatividad, la empatía, la cooperación o la curiosidad. Además, creen que los niños deben tener un papel mucho más activo en su educación, fomentando su autoconocimiento, su responsabilidad y el desarrollo de sus talentos.

Por otra parte, no creen en la rigidez de las evaluaciones actuales ni en que todos los niños aprendan lo mismo a la vez ya que no todos tienen el mismo desarrollo ni capacidad. Por eso, la Pedagogía Blanca se basa en contenidos personalizados y flexibles.

Para ellas, lo importante es fomentar la pasión por aprender, lo que se consigue, por ejemplo, mediante el juego. Además, no creen en los deberes fuera del horario escolar, sino en dejar que cada niño emplee esas horas con libertad para jugar, explorar o descubrir lo que quiera.

En cuanto a los padres, deben acompañar a sus hijos en todo el proceso de aprendizaje y desarrollo desde el vientre materno. Deben respetar los ritmos de aprendizaje del niño y guiarles para desarrollar sus propios talentos (para lo cual es importante descubrir cuáles son).

Además, deben enseñar a los niños a conocerse a sí mismos, entender la diversidad que hay en el mundo, tener confianza en sí mismos y autonomía para asumir sus propios riesgos y perseguir sus sueños.

El niño realmente motivado se siente feliz de haber descubierto cosas por él mismo o con ayuda de papá, mamá o de su profesor, lo que le hace implicarse en el proceso de aprendizaje y querer saber más, logrando que estén motivados y tengan ganas de aprender e ir a clase.

No se deben imponer castigos a los niños ya que son contraproducentes, pero sí instaurar una serie de normas claras y racionales para que el niño desarrolle su propio sistema de valores y sepa lo que está bien y lo que no.

Para lograrlo, hay que propiciar un ambiente creativo que estimule su inteligencia, pero que además sea respetuoso y diverso. El niño tiene que tener acceso a diferentes actividades y estudios para que pueda descubrir qué le gusta y cuáles son sus talentos.

Por último, este tipo de pedagogía, según explican sus creadoras, tiene muchos beneficios como desarrollar su autonomía, su creatividad, su pasión intelectual, su razonamiento lógico y su plena conciencia a través un método de enseñanza basado en los vínculos sociales, el amor, la confianza y la felicidad.

Fuente: Pedagogía Blanca.

Los niños con altas capacidades muestran una serie de síntomas muy característicos desde muy pequeños. En este sentido, se recomienda acudir a un especialista que practique pruebas de altas capacidades si se sospecha que un niño las tiene ya que la detección precoz de esta condición permite que alcance al máximo su potencial.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/ninos/educacion/en-que-consiste-la-pedagogia-blanca-8859

Pedagogía Blanca, ¿qué es y qué enseña a los niños?

¿En qué consiste la Pedagogía Blanca?

La Pedagogía Blanca es una metodología educativa respetuosa con la infancia que se inspira en otros métodos respetuosos de probada eficacia como Montessori, Waldorf, las Inteligencias Múltiples, la Disciplina Positiva y la Inteligencia Emocional para acompañar a los niños y niñas en su desarrollo de forma respetuosa.

¿Qué es la pedagogía blanca?

La Pedagogía Blanca es un nuevo modelo de educación, moderno y riguroso, cuyos métodos se basan en los resultados científicos de la antropología, la biología, la historia y la neuroeducación.

Consiste en educar, enseñar y acompañar a los niños y niñas a lo largo del proceso de crecimiento y aprendizaje. Ayuda a padres y docentes a conocer y desarrollar las claves fundamentales de la educación del futuro:

  • Pensamiento crítico
  • Aprendizaje cooperativo
  • Uso de herramientas alternativas y de nuevas tecnologías
  • Incentivación de la creatividad y la iniciativa
  • Fomento de las habilidades individuales de cada niño y niña

Se trata de una nueva metodología que comenzó su andadura en 2013 y hasta ahora ya ha supuesto una verdadera revolución que está teniendo impacto real en muchas escuelas y hogares.

Principios de la pedagogía blanca

La Pedagogía Blanca tiene como objetivo acompañar el desarrollo de los niños y niñas de forma respetuosa, fomentando su aprendizaje.

También es una enseñanza también para padres y educadores, para que seamos capaces de liberarnos de ideas erróneas y confiar en el proceso natural de aprendizaje de nuestros/as hijos/as. Las creencias erróneas obstaculizan una educación positiva.

Es un método educativo que ofrece a los niños y niñas las herramientas que necesitan para desarrollar al máximo sus potencialidades, siempre respetando su ritmo de maduración natural. Con este método también se pretende fomentar la curiosidad, la creatividad y la reflexión infantil.

Estimular las habilidades naturales del niño

La Pedagogía Blanca parte del supuesto de que todos los niños y niñas nacen dotados de propias capacidades y un deseo innato por aprender y descubrir. La misión de los padres y educadores consiste en facilitarles un entorno seguro para que descubran el mundo y brindarles las herramientas necesarias para que puedan aprender.

De esta forma, cada niño/a podrá aprovechar al máximo su talento, sea el que sea; y destacar en aquella área que mejor se le de. Es decir: se trata de encontrar los dones o habilidades de cada peque y potenciarlos.

Para ello, se centra en las áreas específicas por las que muestran más interés y tienen más destreza.

Si a un niño se le da muy bien los números y disfruta con ello, se potencian las matemáticas, pero si otro niño prefiere el campo artístico, se hace todo lo posible porque pueda explotar todo su talento en este área. En este sentido, se asemeja a otras metodologías como Waldorf o Montessori.

Desarrollar la creatividad

La Pedagogía Blanca también se enfoca en la enorme creatividad infantil, y le saca partido fomentando la imaginación y la originalidad. Para ello, se opone a imponer a los niños y niñas patrones estrictos sobre cómo deben hacer las cosas.

En lugar de ofrecerles un único camino bien delimitado y con instrucciones precisas, se estimula a los pequeños para que encuentren el camino por sí solos dando rienda suelta a su creatividad, aplicando aquellas estrategias con las que se sientan más cómodos.

Muchas veces, al hablar de creatividad pensamos en lienzos y pinceles, pero el campo de creatividad se aplica también al pensamiento crítico. Esta metodología quiere que los niños y niñas aprendan a pensar y hacer las cosas a su modo, sin seguir patrones estrictos.

Así que en lugar de decirles cómo hacer las cosas, se potencia la individualidad y la personalidad de cada uno de los/as niños/as.

Potenciar el pensamiento reflexivo

El pensamiento reflexivo y el espíritu crítico no suele ser muy estimulado por la educación tradicional, que tan solo apela a la memoria y presenta los conocimientos como un producto acabado.

La pedagogía blanca, sin embargo, fomenta el pensamiento reflexivo y la crítica. El papel del adulto aquí es el de acompañar al peque sin ofrecerle información para memorizar, sino ayudándole a reflexionar y sacar sus propias conclusiones. 

De esta forma se pretende formar a seres humanos con opiniones propias, que no sean dependientes de líderes ni grupos y que sepan tomar decisiones meditadas.

Fomentar la autonomía

La pedagogía blanca defiende que los niños y niñas tengan un papel más activo en su aprendizaje. De hecho, ellos son los auténticos protagonistas. El papel de los padres y educadores sería el de alimentar su curiosidad innata y responsabilizarlos por su aprendizaje.

Eso significa, entre otras cosas, enseñarles a plantearse metas y proyectar el camino para conseguirlas, así como ofrecerles responsabilidades según su edad para potenciar su autonomía personal asegurándonos de que puedan ser lo más autónomos posible en cada etapa madurativa.

De esta manera se desarrolla la autoconfianza y una autoestima sólida. Los niños autónomos son capaces de conseguir sus logros por sí mismos.

Para ello, es esencial ofrecerles responsabilidades y depositar confianza en ellos. Potenciar la autoestima es básico para que los niños se atrevan a hacer todo ellos solos.

Disciplina positiva

La Pedagogía Blanca se basa en la llamada Disciplina Positiva, de la que tanto hemos hablado ya en el blog. Aquí os dejo una lista de los posts publicados en relación a ella, así como el enlace al libro de cabecera de la Disciplina Positiva.

En ella entre otras cosas, los castigos no existen y sí los refuerzos al comportamiento positivo y las consecuencias de los malos o erróneos comportamientos.

Trabajar las emociones

Entre las asignaturas básicas de toda metodología respetuosa con la infancia está la inteligencia emocional. El control de las emociones es esencial para aprender en el resto de áreas, desarrollar la autoestima y tener éxito en la vida.

Por todo esto, un afán principal de esta pedagogía es ayudar a los/as niños/as a reconocer y gestionar sus emociones.

Respetar el ritmo de desarrollo individual

La pedagogía blanca fomenta un currículo flexible y personalizado que se adapte a las necesidades, capacidades e intereses de cada niño. De esta forma aseguran un aprendizaje significativo y evitan el fracaso escolar. ¿Cómo? Haciendo que el aprendizaje sea divertido y respetar el ritmo natural de cada peque, para evitar la frustración.

Cada niño madura a un ritmo diferente y le interesan distintas cosas. Sin embargo, en muchos colegios los peques deben adaptarse a las normas y al plan escolar que establece la ley, pero muchos niños se frustran al no ser capaces de lograrlo y otros se aburren porque ya lo lograron hace tiempo…

Esto al final lo que provoca es el temido fracaso escolar. El modelo de pedagogía blanca prefiere respetar el ritmo y las capacidades innatas de cada niño y no se preocupa demasiado si un niño de 6 años aún no sabe leer mientras que otro de 5 ya lee perfectamente.

¿Qué beneficios tiene este método educativo?

Acorde con los avances científicos y pedagógicos sobre la manera en la que se debe realizar un aprendizaje creativo y orientado a las necesidades de cada alumno, la Pedagogía Blanca propone a las familias y escuelas realizar un proceso de empoderamiento personal, de reciclaje en los conocimientos teóricos y de ejercicio de habilidades y herramientas prácticas.

Desde que comenzó su andadura la presencia de esta nueva vertiente educativa en la sociedad, la prensa, las redes, las escuelas y los hogares está siendo de gran relevancia, ya que impulsa la necesidad de un cambio en la educación, que cada vez más personas exigen.

Sus beneficios, en este sentido, son múltiples:

  • Aprender a detectar y potenciar las distintas inteligencias de nuestros/as hijos/as.
  • Averiguar cómo utilizar las áreas de interés de los peques y adolescentes para incorporar nuevos conocimientos.
  • Saber acompañar el aprendizaje vivencial y significativo.
  • Ayudarles a desarrollar una personalidad emprendedora y utilizar su creatividad.
  • Descubrir cómo las emociones son la llave del aprendizaje y establecer una relación más fluida con ellos.
  • Obtener las herramientas adecuadas, aquellas que más y mejor les ayudarán en su aprendizaje.
  • Ayudarles a desarrollar sus talentos y potenciar sus capacidades para que se conviertan en los adultos que desea ser.

Las tres bases de la Pedagogía Blanca, en definitiva, son: el respeto a cada individuo, a sus procesos madurativos y el compromiso con la realidad del siglo XXI.

Quién está detrás de este movimiento

Las fundadoras de este movimiento son Mireia Long y Azucena Caballero, dos profesionales de la educación que han plasmado toda su experiencia práctica y sus conocimientos teóricos en un nuevo modelo de enseñanza realista y práctico. Ambas, además, son madres homeschoolers de hijos ya adultos y adolescentes.

En su equipo de trabajo hay más de 40 profesionales de la psicología infantil y la educación, además de artistas, filósofos, músicos y científicos que ofrecen clases de contenido teórico y práctico. También cuentan con el trabajo de profesores de secundaria, maestros de primaria e infantil, especialistas en materiales educativos, artesanos, escritores…

Источник: https://www.unamamanovata.com/2019/11/13/pedagogia-blanca-que-es-y-que-ensena-a-los-ninos/

Qué enseña la pedagogía blanca a los niños

¿En qué consiste la Pedagogía Blanca?

Cuando se tiene un hijo es normal que lleguen muchas experiencias nuevas a nuestras vidas.

El cuidado del más pequeño y su posterior educación serán nuevas etapas que no habremos vivido antes, sí desde el punto de vista del niño, pero no desde el del adulto.

Por lo que deberá ser, poco a poco, que comprendamos qué es lo que funciona mejor con tal de hacer que nuestro hijo se comporte de la manera que deseamos y que, a la vez, pueda ser feliz durante su aprendizaje.

La importancia de la felicidad en la educación

Son muchos los métodos educativos que existen tanto dentro como fuera del aula, por lo que es normal que tengas muchas dudas sobre cuál utilizar con tal de que tu hijo pueda aprender las normas de conducta y los conocimientos básicos de la vida, con tal de que puedan ayudarle de la manera más positiva en su futuro. Así pues, a la hora de escoger una escuela deberás dedicarte, junto a tu pareja si estáis juntos, el tiempo que sea necesario con tal de decidir cuál es el mejor tipo de educación que creéis que debéis dar a vuestro hijo, dependiendo del método y de las condiciones de cada colegio en particular.

En casa también deberéis poneros de acuerdo a la hora de educar a vuestro hijo. Es de vital importancia que acordéis un método educativo y que no toméis decisiones de manera individual.

El hecho de que los padres no sean capaces de ponerse de acuerdo o que no coincidan en aquello que está bien o mal puede llegar a ser peyorativo en el aprendizaje del más pequeño, quien no sabrá discernir aquello que es correcto de lo que no, o utilizará esta falta de consenso a su favor, haciendo que uno de los padres se sienta con menor autoridad.

Antiguamente los métodos educativos eran muy distintos a como lo son en la actualidad, por eso es probable que a ti te educaran de una manera diferente a los que se considera más adecuada en nuestros días.

Algunos de los métodos más innovadores y que, de momento, parece que obtienen mejores resultados son los que buscan la educación en positivo, es decir, intentar no gritar, amenazar o chantajear nunca al más pequeño cuando no está haciendo algo de la manera correcta o como deseamos.

Son muchos los métodos educativos que existen

Dentro de estas nuevas técnicas, bastante más efectivas y positivas para el crecimiento de tu hijo, que existen en la actualidad, una de las que está más de moda y se cree sumamente efectiva es la pedagogía blanca, utilizada por padres y educadores, y que tú también puedes intentar llevar a cabo en casa con tal de darle la mejor educación posible a tu hijo y que podáis ser felices en el hogar.

Qué es la pedagogía blanca y cómo se lleva a cabo

La pedagogía blanca es un tipo de enseñanza que se basa en tener una actitud positiva ante los conflictos.

Es decir, si quizás anteriormente los padres hubiesen pegado un grito o haber amenazado o chantajeado al niño cuando era incapaz de aprender algo, por ejemplo haciendo los deberes o memorizando las tareas para un examen, la pedagogía blanca invita a los padres y educadores a entender que cada niño tiene unas capacidades distintas, por lo que la inteligencia es múltiple y cada uno de ellos debe encontrar qué es lo que se le da bien y potenciar ese aspecto de su carácter.

La pedagogía blanca parte de la premisa de que todos los niños nacen con ganas de aprender

Por lo tanto, decirle a un niño que si no aprende la lección no podrá salir a jugar o chantajearlo con comprarle algo que desea si lo hace no será la manera más adecuada de educarlo, según la psicología blanca.

Sin embargo, si los padres y educadores comprenden que cada niño tiene su ritmo y harán con más gusto aquello que realmente les gusta e interesa serán capaces de aprenderlo con más facilidad y sin necesidad de utilizar una actitud negativa.

La pedagogía blanca parte de la premisa de que todos los niños nacen con ganas de aprender. No obstante, no todos tienen los mismos intereses o aptitudes, por lo que debemos aprender a guiarlos hacia aquellas cosas que les interesen más.

De este modo el niño pondrá más de su parte y su aprendizaje será más ameno. Recuerda que todas las personas somos diferentes y cada uno tiene sus intereses y ritmo de aprendizaje.

Esto implica que los padres y educadores tengan que poner más de su parte a la hora de ayudar al niño a aprender, pero esta técnica basada en el refuerzo positivo hará que el niño pueda ganar mayor confianza en sí mismo y más ganas de aprender, algo que otros métodos educativos no ayudan a hacer, puesto que al hacer que el niño tenga que entrar dentro de un patrón y aprender cosas que quizás no le parecen tan interesantes, relacione el aprendizaje como algo negativo.

Usando la pedagogía blanca deberás tener mucha paciencia y convertirte en el mayor apoyo de tu hijo. Ayúdale a aprender sobre aquellos temas que realmente le interesan y ten en consideración que cada niño tiene un ritmo de aprendizaje distinto.

Échale una mano también a la hora de descubrir nuevos temas que podrían interesarle y mantén vivas sus ganas de aprender cosas nuevas.

El refuerzo positivo le ayudará a sentirse con más confianza y a no tener miedo a la hora de hacer preguntas o de equivocarse, ya que todo esto forma parte de su proceso de aprendizaje.

Источник: https://www.bekiapadres.com/articulos/ensena-pedagogia-blanca-ninos/

Pedagogía BLanca Una forma de cambiar el paradigma educativo

¿En qué consiste la Pedagogía Blanca?

Maribel y yo participamos este año con muchísima ilusión en un curso ON-LINe sobre Pedagogía Blanca. Queremos compartir con todos vosotros toda la información posible por si alguno de vosotros esta interesado en matricularse.

La Pedagogía Blanca es un programa de formación que tiene como objetivo dotar a los educadores de herramientas teóricas y prácticas que les permitan cambiar el paradigma educativo.

El 18 de septiembre abre las plazas de su Cuarta Promoción, que comenzará las clases el 15 de octubre con un modelo online de formación que permite a cualquier educador (maestro, profesor, profesional de la educación en cualquier ámbito y también para padres y madres) trabajar con los alumnos de forma que ayuden a los niños y adolescentes a desarrollar todas sus potencialidades desde el respeto a sus procesos madurativos, fomentando su curiosidad natural.

En el curso online de la Pedagogía Blanca:

–          Aprenderás a detectar y potenciar las distintas inteligencias de tu hijo o alumno.

–          Aprenderás como utilizar áreas y centros de interés del niño o adolescente para de forma transversal incorporar nuevos conocimientos.

–          Aprenderás a acompañar el aprendizaje vivencial y significativo.

–          Ayudarás a tu estudiante (hijo o alumno) a desarrollar una personalidad emprendedora y utilizar mucho más su creatividad.

–          Descubrirás como las emociones son la llave del aprendizaje. La relación con tu estudiante será más fluida.

–          Obtendrás herramientas que te ayudarán en tu labor educativa diaria.

–          Acceso a los mejores profesionales del ámbito de la educación y la crianza respetuosa en España.

–          Sabrás como ayudar a tu hijo o estudiante a desarrollar sus talentos y potenciar sus capacidades para que se convierta en el adulto que desea ser.

–          Desarrollarás capacidades para formar y asesorar a otros en Pedagogía Blanca.

Para conseguir toda la información sobre el curso y registrarte para conseguir una plaza, debes visitar este enlace:

http://www.pedagogiablanca.com/unete-2/

La Pedagogía Blanca ayuda a padres y educadores a conocer las claves fundamentales de la educación del futuro: pensamiento crítico, aprendizaje cooperativo, uso de herramientas alternativas y de nuevas tecnologías, fomento del liderazgo personal, incentivación de la creatividad y la iniciativa.

El programa del curso de la Pedagogía Blanca se desarrolla durante seis meses intensivos, en los que los alumnos tienen acceso a un campus virtual privado, clases grabadas de las tutoras y expertos, propuestas de lecturas y actividades de autoformación, sesiones en directo de preguntas y respuestas y asesoramiento para el desarrollo del proyecto personal de cada alumno. Su programa completo está disponible en su web.

http://www.pedagogiablanca.com/programa/

Podéis conocer más sobre sus propuestas visitando su web:

www.pedagogíablanca.com

Además podéis leer su manifiesto y visitar su interesantísimo blog:

https://dl.dropboxusercontent.com/u/36911887/CREEMOS%20PB.pdf

http://www.pedagogiablanca.com/blog/

Hasta ahora ya ha supuesto una verdadera revolución que está teniendo impacto real en las vidas de las escuelas y los hogares.

La Pedagogía Blanca comenzó su andadura en marzo del 2013 y, desde entonces, su presencia en la sociedad, la prensa, las redes, las escuelas y los hogares está siendo de una gran importancia, ya que ha llegado para estructurar las necesidades de cambio en la Educación que cada vez más personas exigen.

Mientras las sucesivas reformas educativas muchos educadores y padres sienten que están alejándonos cada vez más de lo que realmente es un modelo respetuoso con las emociones de los niños y adolescentes y acorde con los avances científicos y pedagógicos sobre la manera en la que se debe realizar un aprendizaje creativo y orientado a las necesidades de cada alumno, la Pedagogía Blanca les propone realizar un proceso de empoderamiento personal, de reciclaje en los conocimientos teóricos y de ejercicio de habilidades y herramientas prácticas. Es decir, les anima a convertirse en agentes del cambio educativo en cada hogar y en cada aula.

Las anteriores promociones de la Pedagogía Blanca ya están plasmándose en proyectos de impacto social, movimientos y reestructuración de espacios educativos y colegios.

Y ahora, con la Cuarta Promoción se proponen hacer un cambio efectivo y palpable.

Más de cien maestros han pasado ya por esta formación novedosa, personalizada, práctica y modernísima, en la línea de trabajo de los grandes renovadores del aprendizaje.

¿Qué es la Pedagogía Blanca?

La Pedagogía Blanca es un nuevo modelo de intervención educativa planteado sobre dos bases: respeto por el niño y sus procesos madurativos y a la vez, un compromiso con la realidad del siglo XXI.

La Pedagogía Blanca es una forma de educar, enseñar y acompañar a los niños en su crecimiento y su aprendizaje, que tiene como base y objetivo ofrecerles las herramientas que necesitan para desarrollar todas sus potencialidades desde el respeto a sus procesos madurativos, fomentando su curiosidad natural, su espíritu crítico y su creatividad.

Pero es más que eso, es una enseñanza también para padres y educadores que solamente al ser capaces de liberarse de sus ideas erróneas pueden recuperar la confianza en el proceso natural del aprendizaje.

¿Quiénes forman la Pedagogía Blanca?

Las fundadoras de este movimiento son Mireia Long y Azucena Caballero, dos profesionales de la educación que han decidido plasmar toda su experiencia práctica y sus conocimientos teóricos trabajados a lo largo de su carrera y su vida en un nuevo modelo de enseñanza completamente realista y práctico. Ambas, además, son madres homeschoolers de hijos ya adultos y adolescentes, por lo que han podido llevar a la práctica las innovaciones educativas que proponen de manera exitosa.

Podéis conocerlas mejor aquí:

http://www.pedagogiablanca.com/nosotras/

Además de ellas en su equipo de trabajo encontramos a más de 30 profesionales de la psicología infantil y la educación, además de a artistas, filósofos, músicos y científicos que, en el trabajo diario del movimiento y en los cursos online, ofrecen clases de contenido teórico y práctico.

Entre los expertos que colaboran con la Pedagogía Blanca encontramos, por citar algunos, a los profesionales de la psicología Rosa Jové, Ramón Soler, Mónica Serrano,CooksFeenstra, Antonio Ortuño y otros muchos, además de profesores de secundaria, maestros de primaria e infantil, especialistas en materiales educativos, artesanos, escritores…

Podéis conocer al equipo aquí:

http://www.pedagogiablanca.com/expertos/

En el equipo humano de la Pedagogía Blanca destacan también sus alumnos, muchos de los cuales están desarrollando proyectos educativos novedosos, que es precisamente el objetivo de la formación. Podéis conocer a algunos y su opinión sobre la Pedagogía Blanca en su canal, donde además podéis encontrar conferencias gratuitas sobre el curso:

https://www..com/user/pedagogiablanca

Además del trabajo en los cursos online y presenciales, la Pedagogía Blanca se apoya en una editorial que distribuye libros de educación y crianza respetuosas.

Источник: https://www.orientacionandujar.es/2014/09/19/pedagogia-blanca-una-forma-de-cambiar-el-paradigma-educativo/

¿Qué es la Pedagogía Blanca?

¿En qué consiste la Pedagogía Blanca?

Tu hijo, al igual que todos los niños del mundo, nace dotado con grandes capacidades e inteligencias múltiples que vienen acompañadas de un enorme deseo de aprender.

 Sin embargo, todas esas virtudes son tan delicadas como un bebé recién nacido.

Si herimos sus emociones es posible que esas capacidades no puedan desarrollarse plenamente, lo cual tratan de evitar a toda costa las nuevas corrientes de pedagogía.

Una de esas nuevas maneras de enseñar y educar de manera respetuosa se llama Pedagogía Blanca.

Su objetivo es desarrollar todas las potencialidades del niño, ayudándolos a descubrir sus propios talentos y sus propios ritmos evolutivos.

Este tipo de educación se centra en despertar la curiosidad de los niños, su creatividad y su espíritu crítico y alienta a los padres a ser acompañantes del delicado proceso de aprendizaje del niño.

Nuestros hijos empiezan a aprender desde que están en nuestro vientre.

Mucho antes de nacer su proceso de aprendizaje comenzó, sobre todo el emocional, porque es en el vientre de la madre donde este ser se siente seguro y feliz. Donde realmente se siente a salvo.

Ese sentimiento de seguridad, cambia cuando sale del vientre de su madre y empieza a sentir frío, ruidos y todo el mundo que tiene por conocer.

Lo ideal es que apenas salga del vientre se reencuentre con su madre quien le dará de nuevo su calor y lo acunará en su pecho, para que sienta que afuera del vientre es cuando su etapa de desarrollo y crecimiento cobra más fuerza: comenzará a aprender cada vez más rápido.

Acompaña a  tu hijo en el proceso de aprendizaje

Tu hijo puede aprender a ser bueno, correcto y feliz con tu guía, con tu amor; por eso es necesario que aprendamos a ser acompañantes en el proceso de crianza de nuestros hijos.

Es necesario que los padres y docentes aprendamos a respetar los propios ritmos de aprendizaje del niño, que los guiemos para que consigan resolver sus propias necesidades y desarrollar sus propios talentos, lo cual puede lograrse si se siguen los procedimientos de la Pedagogía Blanca.

Esta pedagogía propone que cada niño que nace es en el mundo es único e importante.

 Cada uno de ellos necesita un acompañamiento respetuoso hacia su propio ritmo, por lo que es importante que los padres también nos reeduquemos para ayudar a nuestros hijos a aprender a conocerse a sí mismos, entender la diversidad que existe en el mundo, a generar autoconfianza, autonomía y que se sientan capaces de asumir riesgos y de actuar por su propia iniciativa poco a poco.

Beneficios de aplicar la Pedagogía Blanca

Un niño educado bajo el paradigma de la Pedagogía Blanca puede desarrollar su autonomía, su creatividad, su pasión intelectual, su razonamiento lógico y su plena conciencia a través de este método de enseñanza que se apoya en los vínculos sociales, como el amor de papá y mamá, en ejes de confianza y felicidad.

Justamente esos son los sentimientos que una madre y un padre deben inspirarle a su hijo: Confianza y felicidad, con estos sentimientos arraigados el niño empleará su tiempo en jugar para descubrir al mundo sin miedos y a través de una perspectiva múltiple y desprejuiciada.

Lo ideal es que los padres establezcamos normas claras y racionales y eliminemos los castigos de nuestro sistema de crianza para que el niño pueda desarrollar su propio sistema de valores y aprender qué está bien y qué no para que pueda autorregularse.

Todo esto, aunque suene un poco contradictorio, se logra cuando propiciamos un ambiente creativo que estimule su inteligencia, pero además ese ambiente debe ser respetuoso y diverso para que tu hijo descubra qué se le da naturalmente, de qué tipo de actividades disfruta y pueda desarrollar sus talentos.

“No basta con transmitir información para actuar como un maestro completo, hay que dejar al niño y estimularlo para que investigue, construya y actúe”, escribió en un artículo Mireia Long, una docente que imparte conocimientos bajo los parámetros de la Pedagogía Blanca.

El niño realmente motivado se siente feliz de haber descubierto cosas por él mismo o con ayuda de papá, mamá o de su maestro. Cuando aprende de esta manera se siente feliz porque está orgulloso de sus logros y está vinculado con el conocimiento que adquirió; esto hace que aumente su motivación, su compromiso, su esfuerzo y su confianza.

Además esta puede crecer de manera especial si logramos detectar aquellos temas o actividades que le apasionan y logramos motivarlos por aquello que no les llama tanto la atención pero que es necesario que aprendan. Hacer todo esto con amor es el reto que supone ser padres.

Источник: https://eresmama.com/la-pedagogia-blanca/

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: