¿En qué semana comienza a salir el calostro?

Todo lo que tienes que saber sobre el calostro

¿En qué semana comienza a salir el calostro?

El calostro es la primera leche materna que el bebé recibe. Se trata de una sustancia que se produce antes de la leche materna y que, evidentemente, no tiene la misma composición.

Esta sustancia es muy importante para el bebé. Incluso aunque un madre no quiera o no pueda amamantar a su hijo por el motivo que sea, es muy importante amamantarlo durante los primeros días para que aproveche los nutrientes.

¿Cuándo va a comenzar? 

El cuerpo de la madre comienza a producir calostro mucho antes del nacimiento del bebé. La producción comienza con el segundo trimestre de embarazo.

La mujer embarazada podrá entonces notar pequeñas gotas de líquido claro o amarillento que se fugan de sus mamas (y que pueden manchar su sostén durante el embarazo). Ese es el calostro.

¿Cuánto dura?

Se prolonga hasta la etapa de transición hacia la leche madura, que comienza entre el segundo y el quinto día después de que nazca el bebé.

Sin embargo, la fase de transición es un momento en que hay una mezcla de calostro y la leche materna madura. Así, a pesar de que ya no se llama la fase de calostro, dicha sustancia todavía estará presente en la leche materna.

¿Cuánta cantidad debe salir de las mamas?

Al principio el bebé solo podrá succionar una pequeña cantidad de calostro. En las primeras 24 horas tras el nacimiento del bebé lo normal es que el bebé pueda ingerir el equivalente a dos cucharadas soperas, más o menos.

El segundo y tercer día la cantidad de calostro aumentará a casi el doble y, a partir de entonces, empezará a mezclarse con la leche materna.

¿De qué color es? 

Si te sacas la leche en estos días no te asustes al ver que no sale de color blanco, ya que es por la mezcla del calostro que adquiere un color amarillento o incluso anaranjado debido a su alto contenido en beta-carotenos.

Si adquiere un color rosado o incluso marrón es porque se ha mezclado con algo de sangre procedente de los conductos mamarios.

Aunque no es motivo de alarma es recomendable consultar con el médico si se observan secreciones sanguinolentas o decoloración en los pezones.

¿Qué nutrientes contiene?

A pesar de que el calostro está disponible solo en pequeñas cantidades, sí está lleno de nutrientes. De hecho, es considerado como un super alimento, ya que contiene todo lo que el bebé necesita durante los primeros días de vida.

También tiene muchas propiedades para la salud que protegen al bebé y lo ayudan a combatir las infecciones y las enfermedades.

Además el calostro es más rico en proteínas y bajo en grasa y azúcar, en comparación con la leche materna de transición y la leche madura, por lo que es más fácil de digerir.

También está lleno de anticuerpos y tiene propiedades inmunológicas y es un laxante natural que ayuda al bebé a expulsar el meconio.

La lactancia durante los días de calostro

A pesar de que solo va a haber una pequeña cantidad de calostro al principio es importante amamantar al bebé tan a menudo como sea posible durante esta etapa.

Realmente, al principio hay poco porque el estómago del bebé es muy pequeño, y un poco de calostro es todo lo que necesita durante los primeros días.

Poco a poco, gracias a la estimulación del bebé al ponerlo al pecho, la leche materna empezará a subir y se podrá empezar la fase de transición hacia la leche madura y la lactancia propiamente dicha.

De hecho, gracias al calostro se establecen las bases para la salud del bebé y la producción de leche materna en el futuro. Al amamantar con frecuencia, el organismo se prepara para producir una fuente sana de la leche materna.

En cuanto a la suplementación con leche de fórmula, cabe decir que no es necesario en los primeros días complementar con biberón debido a que la cantidad de calostro, a pesar de ser poca, es suficiente. 

En cualquier caso, son los especialistas los que deberían valorar si el bebé está tomando todo lo que necesita o no, así como comprobar que, en efecto, las mamas segregan calostro. Recuerda que, para que el bebé obtenga lo que necesita, es necesario amamantarlo.

Te podría interesar…

Источник: https://eresmama.com/lo-tienes-saber-calostro/

¿En qué semana comienza a salir el calostro?

¿En qué semana comienza a salir el calostro?

Hay algunas mujeres que durante su último trimestre del embarazo pueden notar que sus pechos segregan un líquido amarillo, lo que quiere decir que se está aproximando el parto y la hora de amamantar.

Este líquido es el precalostro, un alimento nutritivo para tu hijo que suele aparecer en el cuerpo de las embarazadas antes o después dependiendo de cada una, puesto que en algunas aparece en la última etapa de la gestación y en otras después del parto.

Cuando tus pechos se comienzan a preparar durante la gestación para la lactancia, segregan un líquido amarillento, predecesor del calostro y de la leche madura.

El precalostro es una secreción mamaria que se produce en los alvéolos, la cual se encuentra compuesta por todos los nutrientes que el recién nacido necesita.

También es la leche que producen las mujeres que han dado a luz antes de tiempo. Este precalostro está pensado para bebés prematuros ya que contiene la combinación de elementos adecuados para ellos. El precalostro contiene: lacto-ferina, inmunoglobulinas A, proteínas y una menor cantidad de lactosa en comparación del calostro.

¿Qué es el calostro?

Como mencionábamos antes, algunas mujeres logran segregar el precalostro durante los últimos días de su embarazo, incluso muchas mujeres no saben qué es el calostro hasta que les sucede esto. Por ello, es muy importante que sepas lo que es, para que no te agarre desprevenida y sepas cómo ayudar a tu hijo.

El calostro es la primera leche que produce la madre cuando esta ya se encuentra lista para amamantar a su recién nacido, por lo tanto esta leche será el primer alimento que consumirá el bebé. Este líquido se encuentra principalmente compuesto por inmunoglobulinas, agua, proteínas, grasas e hidratos de carbono.

No debes preocuparte si el calostro parece salir en poca cantidad, puesto que la cantidad que segregues es la necesaria para el desarrollo pleno de tu bebé. Recuerda que su aparato digestivo es nuevo y sólo necesita de pequeñas cantidades por ahora.

El calostro se produce durante los primeros días después del parto, el cual se puede ver como un fluido espeso de color amarillo. Este es una combinación del precalostro junto con la leche, con un volumen de cerca de 20 mililitros por toma en los primeros tres días.

Es de vital importancia que el bebé consuma el calostro durante sus primeros días de vida, puesto que este le proporciona su primera inmunización, la cual es totalmente necesaria para un buen desarrollo de sus órganos.

El calostro suele durar de 2 a 4 días después del parto (entre las 48 y las 72 horas del nacimiento).

Es un proceso que tiene que ver con el desprendimiento de la placenta que estimula la actuación de la prolactina (hormona responsable de la producción de la leche).

  A partir de ahí se le puede llamar leche de transición. La leche de transición es final y de color blanco y contiene cantidades altas de grasa y calorías.

¿Por qué es tan importante el calostro para los bebés?

– Contiene altas cantidades de inmunoglobulina A, una sustancia que protege las mucosas del intestino, de la nariz y de la garganta de tu bebé con el fin de frenar la entrada de virus y bacterias.

– Es rico en carbohidratos que ayudan a prevenir la hipoglucemia en el recién nacido.

– Su contenido en proteínas, minerales y vitaminas es alto, además es bajo en grasa que es justo lo que necesita un bebé cuando acaba de nacer.

– Es rico en anticuerpos lo que hace que esté más protegido ante determinadas infecciones, en concreto de todas las infecciones que la madre haya pasado. Además de esto el calostro estimula el propio sistema inmunológico del bebé haciendo que madure.

– Tiene propiedades laxantes que les ayuda a expulsar el meconio (las primeras heces) y el exceso de bilirrubina (y así evitando la ictericia).

– Es muy fácil de digerir, lo que es lo mejor para el intestino de tu bebé ya que aún no está totalmente maduro. Las digestiones del calostro son rápidas lo que hace que el bebé pida comida frecuentemente y estimule tu pecho para que se produzca la subida de la leche.

¿Es diferente el calostro a la leche madura?

La leche madura aparece aproximadamente entre 10 y 15 días después del nacimiento del bebé. Ambos tienen componentes contra infecciones, pero sí existen las siguientes diferencias entre ellos:

– El calostro es más amarillo y grueso que la leche

– El calostro contiene menor cantidad de lactosa, grasa y vitaminas hidrosolubles

– El calostro tiene mayor cantidad de proteínas, vitaminas liposolubles, carotenos y minerales

¿Qué beneficios tiene el calostro?

De manera natural el cuerpo de la madre se encarga de proteger a su bebé durante la gestación, y luego de la misma forma se encarga de producir su alimento después del parto.

Tu bebé, al tomar el calostro, se ve beneficiado de la siguiente manera:

– Protege al bebé ante bacterias e infecciones

– Refuerza su sistema inmunológico

– Protege su intestino, garganta y pulmones

– Estimula el paso del meconio

– Regula los niveles de glucosa en la sangre

– Recubre del tracto intestinal

¿Existen más tipos de leche materna?

A medida que se añaden alimentos a la dieta de tu bebé, va demandando en menor medida el pecho por lo que la leche materna disminuye de manera progresiva hasta desaparecer del todo (destete). El tipo de leche que acompaña a este proceso es la leche de destete y contiene una mayor cantidad de proteínas, sodio y hierro.

Recuerda que los expertos recomiendan la lactancia exclusiva hasta los 6 meses de edad del niño y continuar con la lactancia de acompañamiento al menos hasta los dos años.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/embarazo/semanas-embarazo/en-que-semana-comienza-a-salir-el-calostro-8329

Preguntas frecuentes acerca de la lactancia materna: Cómo empezar

¿En qué semana comienza a salir el calostro?

  • Tamaño de texto más grande

Amamantar a un bebé es lo más natural, pero la lactancia materna requiere práctica para hacerla bien. He aquí lo que necesita saber para empezar a amamantar a su bebé.

¿Cuándo me subirá la leche?

Durante los días inmediatamente posteriores al nacimiento de su bebé, su cuerpo fabricará calostro, una especie de anticipo de la leche o «leche de prueba» muy rica en nutrientes. El calostro tiene muchos efectos beneficiosos para el bebé, incluyendo sus nutrientes, que estimulan el sistema inmunitario, ayudando a combatir las infecciones.

En algunas mujeres, el calostro es espeso y amarillento. En otras, es más líquido y acuoso. El calostro fluye desde el pezón muy lentamente para que el bebé vaya aprendiendo a mamar, una habilidad que implica coordinar las conductas de succionar, respirar y tragar.

Cuando usted lleve aproximadamente de tres a cuatro días fabricando calostro, empezará a notar sus senos más firmes y duros. Esto es un signo de que su producción de leche está aumentando y de que está pasando de fabricar calostro a fabricar leche materna propiamente dicha. Su leche se volverá más blanca y más cremosa, aunque esto varía de una mujer a otra.

Si la leche le tarda más en subir, no se preocupe. Es algo perfectamente normal y no suele haber ningún motivo para preocuparse, pero informe a su médico.

Aunque los recién nacidos no necesitan más que calostro durante los primeros días de vida, es posible que el médico de su hijo se quiera asegurar de que su pequeño está comiendo lo suficiente.

Puede ayudar el hecho de amamantar a su bebé a menudo para estimular la producción de leche.

¿Cuándo debería empezar a amamantar a mi bebé?

Si es posible, trate de empezar a amamantar a su bebé antes de que haya pasado una hora desde su nacimiento.

Los bebés tienden a estar alerta durante sus primeras horas de vida y, así, aprovechará ese estado de alerta natural.

Después de ese período de alerta inicial, los recién nacidos se pasan la mayor parte de las próximas 24 horas durmiendo. En ese punto, puede resultar más difícil que su bebé se le agarre bien al pecho.

Cuando coloque a su recién nacido en el pecho, buscará la mama de forma natural (se orientará hacia ella girando la cabeza y hará movimientos de succión con la boca).

Para mamar, el bebé se agarrará al pecho formando un cierre hermético alrededor del pezón y la areola mamaria (la parte oscura de piel que hay alrededor del pezón) con la boca.

Incluso si su bebé no se agarra bien al principio y se limita a «practicar», sigue siendo bueno que su bebé (¡y usted!) se vayan habituando a practicar la lactancia materna.

En sus primeros días de vida, usted deberá alimentar a su bebé a demanda, es decir, cuando él tenga hambre, generalmente cada una a tres horas, tanto de día como de noche. Conforme los bebés vayan creciendo y sus vientres vayan aumentando de tamaño y vayan aceptando una mayor cantidad de leche, irán espaciando cada vez más las tomas.

¿Cómo puedo saber cuándo tiene hambre mi bebé?

Alimentar a su bebé a demanda significa amamantarlo cuando él tenga hambre. ¿Cómo lo puede saber? Los signos que indican que un bebé tiene hambre son los siguientes:

  • mover la cabeza de un lado a otro
  • abrir la boca
  • sacar la lengua
  • meterse las manos y los puños en la boca o succionárselos
  • poner los labios como si fuera a succionar
  • restregarse contra los senos de la madre
  • manifestar el reflejo de búsqueda (cuando un bebé mueve la boca en la dirección de algo que le toca o acaricia la mejilla).

El llanto es un indicador tardío del hambre. Por lo tanto, trate de amamantar a su bebé antes de que esté tan hambriento como para sentirse tan molesto que sea difícil de tranquilizar.

Para tranquilizar a un bebé inquieto o desconsolado, pruebe a pasar un tiempo de contacto piel a piel. Vista a su bebé solo con el pañal y póngaselo en el pecho.

¿Cómo puedo conseguir que el bebé se me agarre bien al pecho?

Cuando su bebé parezca tener hambre, siga estos pasos:

  1. Haga un «bocadillo de pezón». Agárrese un seno con la mano y comprímalo para hacer un bocadillo de pezón. Una forma fácil de recordar cómo colocar la mano: mantenga el pulgar a la altura de la nariz del bebé y los demás dedos a la altura de su barbilla. (el pulgar y los otros cuatro dedos deben estar lo bastante atrás y los bastante separados entre sí como para que el bebé pueda abarcar el pezón y la areola -la zona circular de piel más oscura que hay alrededor del pezón- cuando se agarre al pecho.) Comprimirse el pecho de esta forma permite que su bebé se agarre bien al pecho. La cabeza de su bebé debería inclinarse ligeramente hacia atrás, con el mentón del bebé tocando la mama.
  2. Haga que su bebé abra completamente la boca. Deslice suavemente el pezón sobre la piel de su bebé, entre la nariz y los labios. Cuando usted haga eso, su bebé debería abrir bien la boca (como si bostezara) y bajar la lengua.
  3. Acerque el bebé al pecho. Cuando el bebé haya abierto bien la boca y bajado la lengua, acérquelo rápidamente al pecho (no acerque el pecho al bebé). El bebé debería poder abarcar con la boca la mayor superficie posible de la areola mamaria. Asegúrese de que la nariz del bebé está casi tocando su pecho (no apretada contra él) y sus labios están orientados hacia fuera (no fruncidos hacia dentro).

Cuando el bebé se le haya agarrado al pecho correctamente, es posible que usted sienta cierta molestia durante unos breves momentos. Después de eso, solo debería notar unos pequeños tirones cuando el bebé succione.

Para tener la seguridad de que el bebé se le ha agarrado bien al pecho, lo mejor es que los observe una persona experta en lactancia materna o alguien que sepa sobre ella mientras amamanta a su bebé.

¿Cómo puedo saber si mi bebé come lo suficiente?

Los pañales de su bebé lo pueden ayudar a saber si su pequeño está mamando los suficiente. Cuanto más mame su bebé, más manchará los pañales.

Orina

Debido a que el calostro está muy concentrado, es posible que su bebé solo moje uno o dos pañales durante sus primeras 24 horas de vida. Cuando tenga de 3 a 4 días:

  • Su bebé debería mojar seis o más pañales al día con una orina transparente o muy clara. Si mojara menos pañales o la orina fuera más oscura, eso indicaría que su bebé no está bebiendo lo suficiente. Si ve cristales naranjas en un pañal mojado, póngase en contacto con el médico del bebé. Son frecuentes en bebés sanos y bien alimentados, y no suelen ser motivo de preocupación. Pero a veces indican que un bebé no está bebiendo lo suficiente.

Heces

Las heces de un recién nacido son densas y alquitranadas al principio, pero se vuelven más verdosas amarillentas a medida que a su madre le va subiendo la leche. Cuando tenga de 3 a 4 días:

  • Su bebé debería hacer cuatro o más deposiciones amarillas y granuladas (como si contuvieran semillas) al día, generalmente, una después de cada toma. A partir de que tenga un mes de edad, los bebés van de vientre con menos frecuencia y se pueden pasar varios días sin ir de vientre.

Lo más probable es que su bebé esté tomando suficiente cantidad de leche si:

  • se alimenta de 8 a 12 veces al día
  • parece satisfecho y tranquilo después de mamar
  • duerme bien
  • está despierto y alerta
  • está ganando peso.

Si le preocupa que su bebé no esté comiendo lo suficiente, llame a su médico.

Lo estoy pasando mal con la lactancia materna. ¿Qué puedo hacer?

La lactancia materna requiere tiempo y práctica. De hecho, puede ser una de las cosas que exigen más esfuerzo y también una de las experiencias más gratificantes de la maternidad.

Mientras esté en el hospital, pida ayuda a un asesor de lactancia materna, el personal de enfermería, el médico de su hijo, o su obstetra-ginecólogo. Cuando le den el alta y vuelva a su casa, fíjese en si hay un asesor de lactancia en zona. Puede buscar información por internet consultando:

Los médicos querrán ver a su bebé entre 24 y 48 horas después de que ambos recibieran el alta hospitalaria. Durante esta visita, el médico pesará a su bebé y evaluará cómo está yendo la lactancia materna (observando su técnica de amamantamiento). Si tuviera problemas o dudas antes de entonces, llámelo.

Haga lo que haga, intente no desanimarse ni tirar la toalla demasiado pronto. Con un poco de paciencia y algo de práctica, la lactancia materna le resultará más fácil.

Para recibir más ayuda sobre la lactancia materna o si tiene dudas o preguntas al respecto, hable con un asesor de lactancia, su médico o alguien que tenga experiencia en cómo se amamanta a los bebés.

Источник: https://kidshealth.org/es/parents/breastfeed-starting-esp.html

4 síntomas probables del primer mes de embarazo

¿En qué semana comienza a salir el calostro?

El agrandamiento del vientre de la mujer puede ser un signo probable de embarazo, pero no siempre es así: es posible que se trate de un embarazo ectópico (óvulo implantado fuera del útero). Además, en mujeres obesas, que el abdomen aumente de tamaño puede pasar desapercibido.

2. Cambios genitales: forma, tamaño y consistencia

En una revisión ginecológica se pueden observar directamente algunos cambios genitales de la mujer embarazada. Las causas se deben a los cambios hormonales del embarazo y ninguno de ellos dificulta las relaciones sexuales: 

  • El cuello del útero estará reblandecido y se mueve fácilmente.
  • Además, las paredes de la vagina son más elásticas y tienen una coloración más intensa.
  • La propia mujer podrá observar que la piel de la vulva tiene una coloración más azulada. Los cambios genitales en las primeras etapas del embarazo empiezan a ser evidentes.

3. El pecho, con más volumen y sensibilidad

Las mamas están congestionadas y en tensión. Pueden estar hipersensibilizadas, incluso puede doler  al tacto: para algunas mujeres es difícil llevar sujetador. Los cambios en los senos se notan desde los primeros días de embarazo. El organismo se empieza a preparar poco a poco para alimentar al bebé.  

Hinchazón y más sensibilidad

Éste puede ser uno de los primeros signos de embarazo en muchas mujeres. Se puede notar gran sensibilidad, cosquilleos e incluso cambios de temperatura en la zona.

El aumento de tamaño es debido al aluvión de hormonas femeninas y a la acumulación de grasa que se produce durante las primeras semanas de embarazo. En la sexta semana de gestación el pecho puede haber subido una talla completa, incluso más.

No obstante, los senos seguirán creciendo hasta el momento del parto y posteriormente, con la subida de la leche.

Cambio de coloración, picores y estrías

La piel del pezón y de la areola se oscurece y su perfil se hace más sobresaliente.

Unas pequeñas glándulas que hay alrededor de las areolas segregan una sustancia grasa para que el pezón no se seque y resquebraje, y pueda desempeñar su función alimenticia.

El crecimiento de los senos hace que las estrías y los picores de la piel sean habituales. También se notan más venas azuladas en el pecho, dado que se necesita un mayor aporte de sangre.

Secreciones de calostro

A partir de la semana 12 o  la semana 14 de embarazo es posible que la mujer experimente secreciones mamarias; este líquido (más espeso y amarillo al principio del embarazo) es el calostro, la sustancia que alimentará al bebé los primeros días después del parto y que precede a la subida de la leche. El calostro se tornará más ligero y casi transparente en el momento del alumbramiento.

4. Cambios de humor: irritabilidad, ganas de llorar..

Los cambios de humor severos durante el embarazo, especialmente en el primer y tercer trimestre, son muy similares al síndrome premenstrual.

La mujer que los sufre durante la regla es muy posible que los reproduzca en la gestación, debido al aluvión de hormonas que entran en juego durante este periodo.

En un sólo día, la embarazada puede pasar del llanto a la risa varias veces, enfadarse con su pareja o compañeros de trabajo, notar síntomas de depresión o tristeza profunda…

Se calcula que el 10 por ciento de las gestantes sufre depresión durante los meses de embarazo. Es obligado consultar con el médico si detectas cambios de humor exagerados, problemas serios de sueño y cambios de los hábitos de alimentación como inapetencia severa o incapacidad para dejar de comer. Todo ello interfiere en el desarrollo de un embarazo sano.

Artículos Relacionados Es frecuente oír hablar a nuestro alrededor de mujeres que no sabían que estaban embarazadas hasta bien avanzado el primer trimestre porque creían que no habían dejado de tener menstruación. Tampoco es raro que nuestras conocidas nos comenten que han sangrado coincidiendo con el momento en… Antes de que puedas hacer la prueba del embarazo, el cuerpo emite los primeros signos de gestación. En los primeros días ya existen unos síntomas y señales que indican el estado de buena esperanza de la mujer, incluso antes de que falte la primera regla. Según el grado de seguridad de los… Cuando una mujer se plantea quedarse embarazada parece que el mundo se detiene. No sabemos por qué, pero ya todo gira alrededor del futuro embarazo. Vas por la calle y sólo ves a embarazadas dando un paseo, miras escaparates y sólo te fijas en los que hay ropa de embarazada. Es increíble… En muchas ocasiones, las mujeres nos damos cuenta de que estamos embarazadas por la variedad de síntomas que aparecen en el primer trimestre, incluso antes de que el test de embarazo nos confirme la buena nueva. Uno de los síntomas más aparatosos y que provocan más preocupación son los…

Источник: https://www.natalben.com/sintomas-embarazo/signos-probables-de-embarazo

¿Puedo extraerme leche antes de parir?

¿En qué semana comienza a salir el calostro?

Es una técnica que permite conseguir, durante el embarazo, pequeñas cantidades de calostro, que después del nacimiento serán administradas al bebé en caso de ser necesario, evitando el uso de suplementos de leche artificial.

¿Desde cuándo se recomienda hacer esto?

Puede parecer algo muy nuevo pero en realidad hasta finales de los años setenta-ochenta, todas las mujeres eran alentadas a extraer el calostro en la recta final de su embarazo. Históricamente, la expresión prenatal del pecho fue sugerida por diversos autores (Applebaum 1969, Eiger y Olds 1973, Messenger 1982)

Llewellyn-Jones (1972) indicó que: “los pezones deben ser acariciados y estirados suavemente durante dos minutos cada día desde el inicio de la gestación; desde la cuarta semana de la sexta semana. Se debería expresar esta manipulación para mantener abiertos los conductos de la mama”.

Aunque solo once años más tarde aclaró: “Hay alguna duda sobre el valor de la expresión mamaria, algunos médicos creen que no tiene ningún valor para abrir los conductos, pero tiene la ventaja de dar a la mujer confianza en tocar y manejar sus pechos, y un conocimiento más íntimo sobre su cuerpo”.

Y, ¿no es peligroso?

Es cierto que cuando se habla de extracción prenatal suele cundir el pánico.

Ya que se suele asegurar que la estimulación del pezón produce la liberación de oxitocina, y esto puede conducir durante el embarazo a que la mujer padezca un aborto espontáneo o a un parto prematuro, aunque esto no esté apoyado con evidencia científica. Y este miedo sin fundamento es el que fomenta la recomendación/obligación de destetar a todas las mujeres embarazadas que siguen lactando.

Pero la oxitocina se libera en muchas otras situaciones diarias y cotidianas de las mujeres: comer, abrazarse, tener relaciones sexuales*… y a las mujeres embarazadas no se les advierte ni se les prohibe mantenerlas.

Además, desde hace años, la evidencia científica ha demostrado que la lactancia durante el embarazo no supone ningún riesgo para la madre, el feto ni para el bebé. Así pues, la extracción de calostro, que se realiza una vez al día, es una situación mucho más limitada y acotada que un bebé mamando cada poco tiempo.

*Solo en casos muy concretos en los que la madre sienta contracciones al amamantar o tenga pérdidas cuando da el pecho, el médico puede recomendar no extraer calostro o amamantar durante el embarazo.

¿En qué casos lo puedo hacer?

Hay muchas madres que se pueden beneficiar de la extracción prenatal para disponer, después del parto, de pequeñas cantidades de calostro que eviten la necesidad de ofrecer leche artificial al bebé. También con estos pequeños suministros evitamos bajadas de azúcar y evitamos una pérdida excesiva de peso. Las madres a las que se puede recomendar son:

  • Madres con diabetes tipo 1 o gestacional

Las madres con diabetes gestacional que no amamantan tienen más riesgo de padecer diabetes a lo largo de su vida. De esta manera, empiezan la lactancia evitando las interferencias que puede causar la leche artificial en sus lactancias.

  • Madres con hipoplasia mamaria

Las mujeres con hipoplasia mamaria, es decir, con escaso tejido mamario pueden tener dificultades para establecer una lactancia materna exclusiva. Y durante los primeros días los bebés pueden experimentar una bajada de peso importante. La extracción de leche previa al embarazo parece estimular la glándula para un rendimiento máximo.

  • Madres con SOP (Síndrome de Ovario Poliquístico)

Algunas mujeres que padecen síndrome de ovario poliquístico van a tener dificultades para establecer su lactancia. Al igual que en el caso de la hipoplasia, hacer trabajar la glándula a máximo rendimiento es crucial para conseguir la tan deseada lactancia materna exclusiva.

  • Cesárea programada o madres en riesgo de ser separadas de su bebé en el posparto inmediato

En las cesáreas programadas la madre y el bebé pueden estar separados unas horas. Las recomendaciones son mantener a la madre y al bebé en contacto a pesar de la cesárea. Pero si no fuera posible y el bebé tuviera que ser separado de su madre o estar con el padre, se le podrá ofrecer calostro para calmar sus llantos.

Los bebés con un crecimiento intrauterino retardado no pueden perder demasiado peso en los días posteriores al nacimiento. El calostro extraído previamente les va ayudar a frenar la perdida de peso habitual después del nacimiento.

  • Madres con alguna cirugía torácica previa o reducción mamaria

En ambos casos la producción de leche puede verse afectada. El calostro extraído puede evitar que el bebé tenga que tomar suplementos o que directamente pierda peso. Y la extracción durante el embarazo ofrece a la madre seguridad y conocimiento sobre su pecho.

  • Patologías congénitas del bebé

Un bebé al que se le detecta una patología durante el embarazo es muy probable que sea separado de su madre después del parto. Si contamos con calostro extraído, el bebé podrá ser alimentado de la manera más óptima desde el primer momento de vida.

  • Historial previo de hipogalactia

Una mujer que ha tenido experiencias previas de baja producción de leche puede verse favorecida del aprendizaje que supone la estimulación del pecho durante el embarazo a la vez que la continuación de la estimulación de la glándula justo después del parto permite establecer la producción de leche al máximo.

¿Qué aporta a la madre?

Sin duda la madre que realiza la extracción prenatal obtiene muchos beneficios de este práctica:

  • Autoconocimiento de sus pechos y su funcionamiento
  • Evita miedos habituales referentes a la capacidad de producir leche
  • Seguridad y confianza de contar con el alimento óptimo para ofrecer al bebé
  • Estimulación de la glándula para aumentar los receptores de oxitocina y optimizar la producción de leche
  • Evita el retraso de la lactogénesis II
  • Aprendizaje sobre la extracción y conservación que deberá mantener durante el posparto

¿Qué aporta al bebé?

Sabemos que la leche materna y, especialmente el calostro, es el mejor alimento que el bebé puede recibir, así el suministro de calostro extraído al bebé le aporta:

  • Evita el suministro de leche artificial o suero glucosado durante los primeros días
  • Evita los riesgos asociados a la ingesta de un suplemento de fórmula durante los primeros días de vida. En caso de madres diabéticas, además, reduce el riesgo de que el bebé tome suplementos que pueden condicionar la aparición de diabetes.
  • Fomenta un contacto íntimo con su madre (piel con piel)
  • Las reservas de calostro permiten evitar hipoglucemias y deshidratación los primeros días

¿Cómo lo hago y qué necesito?

La técnica es infinitamente simple. Solo es necesario que la realices una vez al día idealmente después de una ducha caliente y relajante:

  • Empezamos con un lavado de manos a fondo durante mínimo un minuto.
  • Se realiza un masaje manual en ambos pechos.
  • Se realiza extracción manual de leche y se extrae el calostro de ambos pechos
  • Tenemos que tener en cuenta que el calostro fluirá lentamente, gota a gota. Y que es posible que las primeras veces que se realiza la técnica salgan unas pocas gotas de calostro o incluso ninguna.
  • Para ir recolectando el calostro, lo extraemos directamente en una cuchara sopera
  • Una vez hayamos realizado la extracción de calostro de los dos pechos, recogemos el calostro con jeringa de insulina o similar.
  • Debemos etiquetar cada jeringa con la fecha de extracción.
  • Es importante que para congelarla la depositemos dentro de otro recipiente o bolsa de zip para evitar que el calostro adquiera olores de otros alimentos que tengamos en el congelador.
  • En ningún caso deben aparecen contracciones o dolor en el vientre. De ser el caso, dejar inmediatamente la extracción.

¿Cuándo y cómo se lo doy?

El día del parto hay que transportar el calostro refrigerado al hospital. Se puede usar una nevera de refrescos llena de hielo o de placas de hielo.

Si después del nacimiento del bebé lo necesitamos tan solo lo debemos descongelar con las manos o con un poco de agua caliente.

Si es posible el bebé debe realizar un agarre precoz al pecho y si es posible por la situación de ambos mantener al bebé piel con piel de manera continua.

De la misma manera hay que fomentar que el bebé mame con frecuencia y vaya realizando tomas, siendo proactivos los primeros días.

En caso de hipoglucemia del bebé o dificultades de succión, ofrecer el calostro suplementado en la misma jeringa en la que se recolectó.

Источник: https://blog.lactapp.es/extraccion-calostro-prenatal/

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: