¿En qué semana se forma la placenta y el cordón umbilical?

Contents
  1. ¿Cómo se forma y cuáles son las funciones del cordón umbilical?
  2. ¿Cuándo se forma el cordón umbilical?
  3. ¿Cómo es el cordón umbilical?
  4. Así juega el bebé con el cordón umbilical
  5. ¿Qué es la arteria umbilical única?
  6. ¿Puede haber más problemas con el cordón?
  7. Las células madre del cordón
  8. El cordón umbilical y la placenta- ¿Cuál es su función?
  9. ¿Qué es la placenta?
  10. ¿Cuándo se forma la placenta?
  11. ¿Cómo se expulsa la placenta?
  12. La salud de la placenta
  13. ¿Qué es el cordón umbilical?
  14. ¿Cuándo se debe cortar el cordón umbilical?
  15. Las vueltas de cordón en el feto
  16. ¿En qué semana se forma la placenta y el cordón umbilical?
  17. El desarrollo de la placenta
  18. ¿Y cuándo se forma el cordón umbilical?
  19. Qué es la placenta: todo sobre el único órgano temporal que se forma durante el embarazo
  20. ¿De qué se compone la placenta?
  21. ¿Dónde se sitúa la placenta?
  22. ¿Cuánto vive la placenta?
  23. La placenta, más que un órgano
  24. Desarrollo feto semana 37: La placenta empieza a envejecer
  25. Placenta con depósitos de calcio
  26. Qué siente la madre en la semana 37 de embarazo
  27. Cordón umbilical: ¡respondemos a todas tus dudas!
  28. Cuándo se forma el cordón umbilical
  29. Características anatómicas del cordón umbilical
  30. Funciones del cordón umbilical
  31. Principales complicaciones del cordón umbilical
  32. Prolapso del cordón umbilical
  33. Formación de nudos en el cordón umbilical
  34. Alteraciones de la longitud del cordón
  35. Infección del cordón (onfalitis)
  36. Cuál es el momento más indicado para cortarlo
  37. ¿Limpiar el cordón con cristalmina o Betadine?
  38. Por qué es importante conservar la sangre del cordón umbilical
  39. ¿Y si el cordón umbilical se enrolla?
  40. Cuándo es posible donar el cordón umbilical
  41. Cordón umbilical
  42. Forma
  43. Funciones
  44. Problemas durante el parto
  45. Corte del cordón
  46. Usos del cordón después del parto
  47. Noticias sobre cordón umbilical:

¿Cómo se forma y cuáles son las funciones del cordón umbilical?

¿En qué semana se forma la placenta y el cordón umbilical?

El cordón umbilical une a la mujer y a su hijo dentro del vientre materno, pero también es el primer «juguete» con el que cuenta el feto en su vida intrauterina. Su función es básica, y sin cordón umbilical sería inviable el desarrollo del feto, ya que hace de conector entre la placenta y el bebé en formación.

Lee más: Qué es la placenta y qué funciones tiene en el embarazo

¿Cuándo se forma el cordón umbilical?

El cordón umbilical comienza a formarse en las primeras semanas de gestación. Así, en la semana 9 de embarazo ya se percibe en el feto una hernia umbilical que es el origen del propio cordón.

Es esta hernia primitiva la que conectará el sistema digestivo del bebé con la placenta.

En tan solo una semana, la hernia ya deja paso al propio cordón umbilical, que a partir de la semana 10 de gestación comienza a crecer hasta alcanzar al final del embararazo unas dimensiones de entre 50-55 centímetros.

¿Cómo es el cordón umbilical?

El cordón umbilical está formado por dos arterias y una vena. Las dos arterias principales proceden del bebé y la vena sale de la placenta. Esta vena es la encargada de transportar el oxígeno y los nutrientes de la madre a su hijo a través de la placenta.

Por su parte, las dos arterias son las que recogen los productos de desecho y el dióxido de carbono procedentes del bebé para que los procese la placenta.

Es decir, se trata de un mecanismo perfecto que asegura que al feto en formación no le falte lo que necesita para su desarrollo y que se deshaga de lo que no va a necesitar.

Las arterias y vena umbilicales están protegidas por un tejido de consistencia gelatinosa que ayuda a que el cordón sea flexible y a que no se anude ni se formen pliegues. Este recubrimiento recibe el nombre de gelatina de Wharton.

Así juega el bebé con el cordón umbilical

Pero una de las funciones más sorprendentes del cordón umbilical es la de «juguete» para el feto. A principios del segundo trimestre, ya puede observarse mediante ecografía cómo el bebé utiliza el cordón para hacer movimientos y para jugar con él.

No hay ningún peligro en esta actitud, porque la elasticidad del cordón impide que el niño pueda correr peligro y que anule sus funciones, por ejemplo, pinzándolo. A lo largo del segundo y tercer trimestre, el bebé interaccionará con el cordón, al igual que se toca la cara o se chupa el dedo.

Además de «entretenimiento», el cordón umbilical le proporciona consuelo.

¿Qué es la arteria umbilical única?

A veces, en lugar de dos arterias umbilicales, solo hay una. Esta alteración recibe el nombre de arteria umbilical única y se descubre en los controles ecográficos. Aparece, aproximadamente, en uno de cada cien embarazos, y tal como explica el Dr.

Alfonso Delgado, profesor de Pediatría de la Universidad CEU San Pablo, «a veces puede estar asociada a algún problema, por lo que es necesario vigilar que no se acompañe de malformaciones cardiacas, renales o digestivas en el bebé».

No obstante, tranquiliza porque «estos problemas no se producen en todos los casos y hay niños con arteria umbilical única sin ellos».

¿Puede haber más problemas con el cordón?

El cordón continuará realizando su función hasta el mismo momento del parto. Si la gestación se prolonga más allá de las 41 semanas, en general, el cordón continuará sin incidencias, siempre que la placenta esté en buen estado. 

Otros problemas más graves, como la rotura del cordón dentro del útero, «son realmente excepcionales», tal como apunta el Dr. Delgado. «Puede suceder por un traumatismo o si se cambia de posición al feto con una maniobra externa, pero es muy raro. Aunque en el caso de que sucediera sería incompatible con la vida», advierte el experto de la Universidad CEU San Pablo.

Igualmente en el parto, el cordón puede haberse enrollado en el cuello o en otras partes del cuerpo del bebé, lo que podría complicar el nacimiento. El obstetra suele retirarlo con una maniobra, pero hay que vigilar que el niño no sufra.

También se puede producir un prolapso de cordón, si el cordón sale por el canal del parto antes que el bebé. El problema es que se limitaría el aporte de oxígeno que le llega al niño, por lo que en muchos casos se practica una cesárea.

Las células madre del cordón

El cordón umbilical es rico en células madre que pueden servir para curar enfermedades hematológicas o para regenerar tejidos.

La extracción de esas células madre se produce una vez cortado el cordón, por lo que es una intervención sin peligro para el bebé o su madre.

Hay bancos de cordón umbilical públicos, y se puede hacer una donación en el momento del parto, y también bancos privados.

Además de ser rico en células madre, el cordón es rico en hierro, motivo por el que se recomienda pinzar el cordón no inmediatamente tras el nacimiento, sino esperando de uno a tres minutos hasta que deje de latir. Con esta sencilla medida, el aporte de hierro del bebé es mucho más alto en sus primeros seis meses de vida.

Tras el corte del cordón, queda una pequeña herida, que será la que habrá que curar en las primeras semanas del recién nacido. Comienza otra etapa.

Lee más: Así debes curar el cordón umbilical de tu recién nacido

Источник: https://www.hola.com/ninos/20201223181596/como-se-forma-funciones-cordon-umbilical-tg/

El cordón umbilical y la placenta- ¿Cuál es su función?

¿En qué semana se forma la placenta y el cordón umbilical?

El cordón umbilical y la placenta son dos órganos fundamentales para el desarrollo del feto, ambos provienen de la misma célula inicial que el feto y por este motivo comparten mucha información genética con él.

¿Qué es la placenta?

Podemos definir a la placenta como el órgano de relación ente el feto y su madre. A través de la placenta deja salir todo aquello que no le sirve y recibe el alimento y la oxigenación necesaria para el desarrollo del mismo.

¿Cuándo se forma la placenta?

Es un órgano esencial en el desarrollo fetal y va cambiando a lo largo del embarazo, teniendo en las 16 primeras semanas de gestación el momento de su formación en el útero materno. El desarrollo de la placenta es vital, como hemos señalado anteriormente, hasta el punto de que si ésta no se desarrolla correctamente podría afectar tanto al feto como a la futura mamá.

Contenido no disponible.
Por favor, acepta las cookies haciendo clic en «Aceptar» en el banner

La placenta se une con la pared del útero que es de donde surge el cordón umbilical. Como norma general está unida a la parte superior, lateral, anterior o posterior del útero. En algunos casos poco frecuentes, la placenta puede unirse a la zona inferior del útero originando lo que se denomina placenta previa.

¿Cómo se expulsa la placenta?

Si el parto es vaginal ésta también se expulsará por la misma vía, en lo que se conoce como tercera etapa del parto o alumbramiento y, en el caso de cesárea, será el propio obstetra el que la saque en la misma intervención.

La salud de la placenta

Existen determinados factores que ayudan a tener una placenta más sana, lo que contribuye al mejor funcionamiento de la misma. Hay muchos condicionantes que no se pueden prevenir de una forma directa, pero que su conocimiento previo puede ayudar a que se tomen medidas para que el embarazo sea lo más sano posible.

Detallamos algunos de los factores que afectan a la salud y buen estado de la placenta:

  • Edad de la madre. Hay ciertos problemas placentarios que suelen presentarse en madres de mayor edad, especialmente a partir de los 40 años.
  • Una presión arterial alta puede afectar negativamente a la misma.
  • Embarazos múltiples.
  • Problemas en la coagulación de sangre en la madre.
  • Cirugías uterinas anteriores. Otra cesárea o cualquier otra intervención para extirpar fibromas.
  • Placenta previa.
  • Estilo de vida. El mantener un estilo de vida saludable en cuanto a alimentación, realización de deporte y mantenerse alejado del consumo de alcohol, tabaco u otras sustancias prohibidas ayuda a su mejor estado.
  • Traumatismos anteriores en la zona abdominal pueden generar mayores posibilidades de que la placenta se separe del útero, lo que se conoce como desprendimiento de placenta.

¿Qué es el cordón umbilical?

El cordón umbilical es ese transportador de todo el intercambio que realiza el feto con la madre y es el elemento que vehicula el alimento, el oxígeno y los desechos hacia la madre.

El cordón tiene una de algo más de 50 centímetros y un diámetro que varía de 1 a 2 centímetros.

Normalmente está formado por dos arterias y una vena en forma de triángulo (arterias en la base y vena en el vértice superior) todas inmersas en lo que se conoce como gelatina de Wharton, que es un tejido mucoso que hace al cordón resistente e impide que se enrede. La vena es fundamental ya que sin ella no hay vida, sin embargo, en un cordón umbilical con una sola arteria el feto puede no tener ningún tipo de afectación, de hecho no lo tendrá en el 90% de los casos.

El cordón umbilical tiene un alto contenido en células madre, éstas son indiferenciadas, es decir, que pueden acabar convirtiéndose en células de cualquier tipo: piel, pelo, tejido de órganos o nervioso, entre otros.

Un aspecto muy curioso del cordón umbilical respecto a sus funciones es la de trasladar al feto todos los anticuerpos generados por el organismo de la madre para que pueda formar su propio sistema inmunológico. Este proceso se lleva a cabo en la recta final del embarazo.

¿Cuándo se debe cortar el cordón umbilical?

En los últimos años ha ganado peso la teoría de retrasar su corte unos minutos, ya que esto provoca un incremento en los niveles de hemoglobina y depósitos de hierro del recién nacido.

Las vueltas de cordón en el feto

Es frecuente que las vueltas de cordón causen temor en los padres, pero es necesario indicar que salvo que sean múltiples y muy apretadas no deben suponer ningún problema para el feto e incluso para el parto.

Los nudos, que sí pueden suponer un problema, son extremadamente raros. En este caso hablamos de nudos verdaderos, es decir, que verdaderamente está anudado y no que esté girado y parezca que haya un nudo cuando realmente no lo hay.

Источник: https://egom.es/blog/cordon-umbilical-placenta-que-es-funcion/

¿En qué semana se forma la placenta y el cordón umbilical?

¿En qué semana se forma la placenta y el cordón umbilical?

Tanto la placenta como el cordón umbilical forman parte del sistema de apoyo vital del feto, es decir, de los órganos y estructuras que ayudan al feto a sobrevivir dentro del útero mientras no puede respirar ni alimentarse por sí mismo. Ambos órganos son muy importantes y cualquier problema en ellos puede afectar gravemente al desarrollo y la supervivencia del bebé.

Indice

  • El desarrollo de la placenta
  • ¿Y cuándo se forma el cordón umbilical?

El desarrollo de la placenta

La placenta comienza a formarse en el mismo momento que se fecunda el óvulo a partir del trofoblasto, la capa externa del blastocisto que dará lugar a la futura placenta a partir de la cuarta semana de gestación.

El trofoblasto estará formado por dos capas: una interna llamada citotrofoblasto y otra externa denominada sincitiotrofoblasto.

Una vez que el blastocisto llega al útero, el sincitiotrofoblasto se dirige al endometrio a través de las enzimas proteolíticas para llegar a la mucosa uterina, donde se formará la placenta, que va creciendo y aumentando de tamaño conforme pasan los meses.

La placenta está formada a partir de componentes maternos y fetales, es plana y tiene forma ovalada.

Por uno de sus lados está adherido a la pared interna del útero (el lado materno), y por el otro, el lado fetal, proporciona los nutrientes a través del cordón umbilical.

Al final del embarazo mide unos 18 cm, tiene un espesor de 2 a 3 centímetros y un peso de medio kilo aproximadamente.

Una vez que se ha implantado en el útero no se mueve, aunque sí puede desplazarse a medida que el útero crece. Generalmente se sitúa en la cara anterior o posterior del útero, por encima del cuello uterino. Si no es así y tapona este, se trataría de una placenta previa o baja que puede causar diversas complicaciones como hemorragias.

La placenta es uno de los órganos más importantes en el embarazo ya que sirve para proporcionar nutrientes y oxígeno al bebé.

A través del lado materno extrae la sangre de la madre a través de unas vellosidades y le pasa al bebé el oxígeno y los nutrientes que necesita para crecer y desarrollarse. El nivel de flujo sanguíneo hacia el útero es de unos 500-700 ml por minuto.

Además, la placenta se encarga también de eliminar los deshechos del feto a través del torrente sanguíneo, que los filtra y los expulsa a través de la orina.

La placenta tiene otras dos funciones también importantes que son secretar una serie de hormonas que ayudan al embarazo, como estrógeno, progesterona y gonadotropina coriónica humana (hCG), y proteger al feto de la entrada de sustancias y microorganismo dañinos que no pueden atravesar la placenta.

Es importante que no surjan complicaciones de medicina en la placenta como desprendimiento, placenta previa, placenta calcificada… ya que un problema en la placenta afecta directamente a la salud del feto, por lo que puede causar aborto espontáneo, parto prematuro, muerte intrauterina, etc. 

¿Y cuándo se forma el cordón umbilical?

El cordón umbilical es un conducto flexible envuelto en una sustancia gelatinosa y firme (gelatina de Wharton) que puede llegar a medir unos 50 cm, formado por dos arterias y una vena que llevan al bebé todos los nutrientes que necesita para poder vivir y desarrollarse.

De igual modo, sirve para eliminar las sustancias de deshecho conectando al feto con la placenta.

El bebé ni come ni respira dentro del útero, estas funciones las lleva a cabo el cordón umbilical con la ayuda de la placenta, por eso ambos son considerados parte del sistema vital del feto ya que, si uno falla, la vida del bebé se puede ver comprometida.

El cordón umbilical comienza a desarrollarse en la séptima semana de gestación, a medida que el embrión se separa de las paredes del saco gestacional.

En la semana 9 se crea la hernia fisiológica que permite que los intestinos migren dentro del cordón umbilical a través del ombligo. Esta hernia desaparece en torno a la semana 11 de embarazo.

Cada semana el cordón va creciendo hasta alcanzar los 50 cm de largo.

Los principales problemas que pueden aparecer relacionados con el cordón umbilical son:

– Formación de nudos. Normalmente son muy flojos y no causan ningún tipo de problemas, pero si se aprietan, pueden causar sufrimiento fetal.

– Arteria umbilical única. En lugar de dos arterias, el cordón presenta solo una, lo que puede causar trastornos en el crecimiento del bebé, partos prematuros o malformaciones a nivel renal o cardiaco.

– Cordón muy corto. Es una anomalía muy rara que impide que el bebé se coloque adecuadamente en el canal de parto y obliga a practicar una cesárea, aunque no afecta a la nutrición del feto.

– Cordón demasiado largo. Puede hacer que el feto se enrolle con él, aunque esto normalmente solo pasa en el momento del parto.

– Prolapso del cordón umbilical. Una anomalía extremadamente rara que se presenta cuando el cordón sale antes que el bebé por el canal del parto. Esto causa una limitación del aporte de oxígeno al bebé y pone en peligro su vida. En estos casos, es necesario practicar una cesárea.

Placenta calcificada

Definición:

La placenta se envejece o calcifica al final del embarazo para provocar el parto. Pero cuando este envejecimiento es prematuro, el feto deja de recibir alimento y oxígeno.

Síntomas:

Ninguno, es un problema que se detecta mediante las ecografías.

Tratamiento:

Si fuera necesario, se provocaría el parto o se plantearía una cesárea.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/embarazo/semanas-embarazo/en-que-semana-se-forma-la-placenta-y-el-cordon-umbilical-9702

Qué es la placenta: todo sobre el único órgano temporal que se forma durante el embarazo

¿En qué semana se forma la placenta y el cordón umbilical?

La placenta es un órgano fundamental en el embarazo, ya que constituye la conexión vital del bebé con la madre. Su nombre proviene del latín y significa “torta plana”, refiriéndose a su apariencia en humanos. Es el único órgano temporal en el cuerpo humano que se forma durante el embarazo y cumple una función específica durante la gestación.

La placenta se empieza a formar en el mismo momento de la implantación del embrión en la pared uterina, acontecimiento que ocurre aproximadamente a la semana de haberse producido la fecundación. La placenta se desarrolla de las mismas células provenientes del espermatozoide y el óvulo que dieron desarrollo al feto.

Su principal misión es la de transmitir los nutrientes al bebé. El nivel de flujo sanguíneo hacia el útero es de unos 500-700 ml por minuto.

Gracias a esa sangre suministra al bebé oxigeno (funciona de “pulmón fetal”), nutrientes y hormonas.

También se encarga de los desechos del bebé, sobre todo del anhídrido carbónico que hace pasar al torrente sanguíneo materno para eliminarlo. Luego, la madre elimina esos desechos a través de los riñones.

De modo que la placenta actúa como un filtro encargado de mantener estas sustancias nocivas alejadas del sistema orgánico de su bebé.

Otra de las misiones es la función endocrina, esto es, la fabricación de hormonas, entre ellas la gonadotropina coriónica humana, que es la que permita que el embarazo siga delante. Esta hormona es la que se mide en los tests de embarazo.

También sintetiza estrógenos u hormonas sexuales de tipo femenino, que juegan un papel muy importante en la implantación del embrión, el desarrollo de las mamas y lactógeno placentario, que controla el metabolismo materno y estimula el crecimiento del bebé.

Todas estas hormonas contribuyen a asegurarse de que el cuerpo de la mujer vaya atravesando los cambios apropiados durante el embarazo.

Si bien muchos microorganismos como bacterias, gérmenes o tóxicos no son capaces de atravesar la placenta, por lo que el feto está protegido durante una época en la que su sistema inmune no está maduro, la mayoría de los virus sí son capaces de atravesar o romper esta barrera.

¿De qué se compone la placenta?

La placenta está formada por un componente materno (que es una transformación de la membrana o mucosa uterina) y otra parte de origen fetal (trofoblasto). El lado fetal de la placenta está compuesto por cientos de vasos sanguíneos entrecruzados. En la evolución del trofoblasto se genera la placa coriónica con los distintos componentes placentarios.

La porción materna es la parte más externa de la placenta, en contacto con la pared uterina, por lo que se llama placa basal. Consiste en tejido embriónico así como tejido materno (la decidua basal con los vasos y glándulas uterinas).

¿Dónde se sitúa la placenta?

Una vez implantada y bien sujeta en la pared uterina, la placenta no se mueve. Puede desplazarse y cambiar de ubicación dentro del útero, ya que éste es como un globo que se hincha a lo largo de los nueve meses de gestación.

Normalmente la placenta está en la cara anterior o posterior del útero, sin interferir o taponar el cuello uterino que es por donde ha de nacer el bebé atravesando el canal del parto. Se le llama placenta previa cuando la placenta está insertada en la parte baja del útero.

La placenta previa puede ser oclusiva, si tapona por completo el cuello del útero o no oclusiva, si el taponamiento no es total.

¿Cuánto vive la placenta?

Como todo órgano, la placenta tiene un proceso biológico: nace, crece y muere. ¿Y hasta cuándo vive la placenta? Tanto como el embarazo: aproximadamente 40 semanas. Crece durante todo el embarazo, aunque en las últimas semanas del mismo se estanca.

A partir de las 41ª semana hay más riesgo de que no funcione correctamente y deje de transmitir los nutrientes que el bebé necesite para crecer, es lo que se denomina “placenta envejecida o vieja”.

Cuando acaba la gestación la placenta suele medir 1,5-3 centímetros de grosor y de 15-20 centímetros de diámetro y pesa alrededor de 450-550 gramos, sin tener en cuenta el cordón umbilical al que está unida.

El parto no finaliza hasta que la madre no expulsa la placenta, es decir, hasta la última fase del parto, llamada “alumbramiento”, en la que sigue habiendo contracciones.

Una vez que sea expulsada se deberá controlar que esté completa, ya que si han quedado restos en el interior del útero podrían presentarse complicaciones. Y además se controla el estado de la placenta la cual puede dar pistas sobre el estado del bebé.

Suscríbete para recibir cada día nuestros consejos sobre embarazo, maternidad, bebés, lactancia y familia.

La placenta, más que un órgano

A pesar de su apariencia bastante impresionante (dicen que algunos papás que presencian el parto sólo se marean cuando se expulsa la placenta), el culto por este órgano en distintas tradiciones y en diversas culturas da fe de su importancia.

En definitiva, la placenta es un órgano de vital importancia para el crecimiento y la protección del feto en el seno materno, pero su significado de “vida” y su simbología trasciende lo meramente fisiológico.

En Bebés y más | Nacimiento lotus: deja a su bebé unido a la placenta durante nueve días después de nacer, Ejercitarse durante el embarazo ayudaría a prevenir posibles efectos adversos en la placenta en mujeres con sobrepeso

Источник: https://www.bebesymas.com/embarazo/que-placenta-todo-unico-organo-temporal-que-se-forma-durante-embarazo

Desarrollo feto semana 37: La placenta empieza a envejecer

¿En qué semana se forma la placenta y el cordón umbilical?

Ahora, en la semana 37 de embarazo, tu bebé lleva cerca de nueve meses viviendo dentro de ti gracias a un órgano creado exclusivamente en el embarazo, la placenta.  El nivel de flujo sanguíneo materno hacia el útero es de unos 500 a 700 ml. por minuto: un 80 por ciento de este flujo irriga la placenta y sale por el cordón umbilical.

Placenta con depósitos de calcio

  • Gracias a esa sangre placentaria, suministras a tu bebé oxígeno, nutrientes y hormonas. En esta semana, la placenta suele medir de 1,5 a 3 centímetros de grosor y de 15 a 20 cm. de diámetro y pesa alrededor de 450 o 550 gramos, sin tener en cuenta el cordón umbilical. La vida de este órgano, el único de la naturaleza con fecha de caducidad, empieza a extinguirse lentamente.
  • A las 37 semanas de gestación, aproximadamente, se forman unos depósitos de calcio en los vasos sanguíneos de la placenta, lo que impide el flujo de nutrientes y el desecho de los productos. Es decir, cada vez es menos eficaz en su trabajo, motivo por el que el bebé abandonará tu útero.
  • Resulta muy difícil prever la fecha exacta en que nacerá el pequeño. Influyen muchos factores: uno de ellos, los cambios hormonales y endocrinos que surgen de una parte del sistema nervioso central del feto y de la madre, denominada hipotálamo. Precisamente una de las teorías afirma que el feto, una vez llegado cierto grado de madurez, enviaría una señal al cerebro de la madre, que a su vez iniciaría el proceso de parto.

Si no se ha dado la vuelta y el bebé sigue de nalgas, ahora es posible realizar una técnica llamada versión externa. Consiste el mover al bebé a través de la pared abdominal para conseguir que se dé la vuelta.

Quizás sea una de las prácticas obstétricas más antiguas, ya que se realiza desde tiempos de Hipócrates, que vivió en el siglo V antes de Cristo.

  Durante algún tiempo dejó de practicarse por el riesgo que puede acarrear, pero hoy se realiza con unos medios técnicos -como la ecografía o el monitor fetal- de los que se carecía antes, que minimiza mucho el riesgo.

Hay que tener presente que no se hace en todos los casos en los que el bebé se encuentra de nalgas, sino sólo en los que se reúnen ciertos requisitos:   

  • Cuando la placenta se encuentra bien situada en el útero, es decir, en un lateral alejado del cuello uterino.
  • Cuando la mujer no ha tenido cesáreas previas u otras circunstancias que puedan provocar una rotura uterina.

Qué siente la madre en la semana 37 de embarazo

Monitorización del bebé. A partir de ahora y hasta la semana 40 de embarazo deberás acudir a la consulta del ginecólogo cada una o dos semanas.

Además es probable que te hagan una monitorización externa: sobre el abdomen de la madre se coloca un cinturón con dos sensores conectados a un ordenador, que registran los latidos del corazón del bebé y las contracciones uterinas en un rollo de papel continuo.

Este dato es fundamental para saber cómo se encuentra el bebé al final del embarazo y en el parto, y evitar que sufra falta de oxígeno. Con esta prueba también se detectan los movimientos del bebé.

Por supuesto, para hacerla es necesario que el bebé esté despierto.

Si se durmiera, un buen truco para espabilarle es que la madre tome un bombón: como el bebé es un goloso empedernido, el subidón de glucosa que se produce le hace salir de su siesta.

Artículos Relacionados El desarrollo del feto semana a semana es un camino lleno de ilusiones y esperanza. Todo comienza con la unión de un óvulo y un espermatozoide. Calcula tus semanas de embarazo, fecha probable de parto o fase fértil. De ese mágico instante surgirá una célula y unas 40 semanas más tarde… En la semana 4 de embarazo prosigue el viaje del embrión a través del organismo materno. El embrión en la cuarta semana de gestación tiene muy poco que ver con la imagen de un bebé. De momento, es tan solo un puñado de células agrupadas entre sí, que se denomina blastocisto. Qué es un… Aunque en las semanas 1 y 2 del embarazo aún no se ha producido la concepción, la futura madre debe actuar como si ya se encontrase embarazada. Al no haber gestación, no experimentarás los típicos síntomas del embarazo. Pero para el buen desarrollo embrionario y fetal, conviene que desde… El mundo del bebé antes de nacer hasta hace unas pocas décadas era todo un misterio. Cómo crecía el feto, cómo se desarrollaban sus órganos o cómo se movía, solo se podía suponer. Los médicos desconocían cómo se producía la formación del bebé desde la semana uno hasta su nacimiento. Pero…

Источник: https://www.natalben.com/desarrollo-feto-semana-37

Cordón umbilical: ¡respondemos a todas tus dudas!

¿En qué semana se forma la placenta y el cordón umbilical?

El cordón umbilical del recién nacido se extiende desde el ombligo del feto hasta la placenta. Es decir, placenta y cordón umbilical son un «equipo» cuyo objetivo es hacer llegar al feto los nutrientes y el oxígeno que necesita para nutrirse y desarrollarse como corresponde.

Suele medir de 50 a 60 centímetros, tiene forma helicoidal y está recubierto por la membrana amniótica.

Cuándo se forma el cordón umbilical

Desde el punto de vista anatómico del cordón del recién nacido, ya desde la semana 5 de embarazo, empieza a desarrollarse el pedúnculo de conexión entre el embrión y el trofoblasto (la futura placenta).

De este esbozo de cordón, deriva, en la segunda mitad del segundo mes, el cordón umbilical en sí. Éste alcanzará su madurez funcional al término del primer trimestre.

Respecto a los embarazos múltiples, a menudo, los gemelos monocigotos comparten la misma placenta, y tal vez el mismo saco amniótico. Sin embargo, cada uno de ellos tiene siempre su propio cordón umbilical.

Características anatómicas del cordón umbilical

Estos que nombramos seguidamente son los aspectos más destacables del cordón del recién nacido:

  • El cordón es un conducto flexible con un diámetro de 1 centímetro y medio. Su longitud es de unos 50-55 centímetros y une la placenta al ombligo del bebé. En el 5% de los casos, mide menos de 35 centímetros y, en otro 5%, supera los 80. Tiene un desarrollo helicoidal, con un número de espirales que puede llegar a 380. Muy robusto, ¡soporta una carga de unos 5-6 kilos!  
  • En su interior, concurren tres vasos sanguíneos: una vena y dos arterias, que siguen la forma en espiral del conducto y que, a veces, están envueltas en una cobertura gelatinosa, que las aísla y las protege de nudos y torceduras. Esta sustancia, llamada gelatina de Wharton, está constituida por tejido conjuntivo. Sin embargo, contiene también una cierta cantidad de células estaminales (o madre) mesenquimales.
  • Las células madre mesenquimales pueden originar células de diversos tejidos (óseo, cartilaginoso, adiposo, hepático, etc.). Y son diferentes de las que se retiran de la sangre del cordón después del parto, que son de tipo hematopoyético. Es decir, especializadas en la regeneración de los elementos de la sangre.    

Funciones del cordón umbilical

El cordón umbilical es el vínculo fisiológico principal entre el bebé y la madre. No es el único, ya que algunas sustancias presentes en el líquido amniótico son “inhaladas” o “aspiradas” por el pequeño. Sin embargo, a través de este tubo enrollado, transitan los nutrientes fundamentales.

Entonces, ¿cuál es exactamente la función del ombligo en el embarazo?

  • El sistema circulatorio de la mamá y del bebé funcionan separadamente. Es decir, su sangre no se mezcla nunca: son el oxígeno, las sustancias nutritivas y los anticuerpos los que se filtran del uno al otro a través de la placenta. Desde aquí, la sangre fetal enriquecida y oxigenada penetra en el organismo del bebé a través de la vena del cordón umbilical.
  • Al llegar al hígado, la sangre se desvía hacia la vena cava inferior. Entonces, va hacia el corazón, a la aorta y, finalmente, a las arterias periféricas, incluidas las dos ilíacas. Estas últimas, convertidas en arterias umbilicales, llevan la sangre “sucia” a través del cordón umbilical a la placenta, y luego a la mamá.

Principales complicaciones del cordón umbilical

Durante el embarazo, pueden aparecer complicaciones asociadas al cordón umbilical. Conozcamos algunas de las más comunes.

Prolapso del cordón umbilical

Se presenta cuando el cordón desciende por el canal del parto antes de que lo haga el feto. Esta anomalía suele producirse en el transcurso del parto y se debe solucionar con prontitud. Y es que, durante las contracciones uterinas, podría interrumpirse la circulación de la sangre a través del cordón, con la consiguiente anoxia (falta de oxígeno) del feto.

Formación de nudos en el cordón umbilical

También pueden formarse enredos y vueltas del cordón alrededor del cuello o de diferentes partes del cuerpo del feto (manos, pies, piernas, tronco, etc.). La propia naturaleza del cordón hace que sea prácticamente imposible que estos nudos aprieten el cordón de tal forma que impidan el paso de la sangre y del oxígeno al feto.

Alteraciones de la longitud del cordón

En algunos casos, el cordón supera la longitud normal de 50-60 centímetros. Este tipo de cordones son los que suelen provocar más complicaciones.

Infección del cordón (onfalitis)

Puede presentarse cuando el recién nacido tiene entre 5-10 días. Se manifesta con enrojecimiento de la piel alrededor del cordón, que está más dura, empastada y con calor al tacto. En algunos casos, incluso, puede aparecer secreción purulenta de color amarillo y con mal olor. El bebé puede tener fiebre, decaimiento, pérdida de apetito, irritabilidad y vómitos.

Debido a que el sistema inmunitario del pequeño aún es inmaduro, para evitar cualquier complicación, el pediatra nos prescribirá el tratamiento correspondiente.

Cuál es el momento más indicado para cortarlo

El clampaje es el pinzamiento de dos puntos del cordón umbilical para evitar su sangre. El clampaje y la resección posterior tienen lugar unos 30 de segundos después del parto.

Sin embargo, estudios recientes han demostrado que esta prisa típicamente moderna (en el tradicional parto en casa, la matrona esperaba a que el cordón dejara de palpitar antes de cortarlo) no aporta ningún beneficio.

Todo lo contrario, esta práctica priva al bebé de una cantidad muy valiosa de sangre de la placenta que aún está presente en el cordón. Esta sangre, además, sería muy útil para contrarrestar una posible falta de hierro en los primeros seis meses del bebé, sobre todo en los prematuros.

Sin embargo, la práctica del clampaje con retraso, recomendada por la Organización Mundial de la Salud, tiene una contraindicación. Y es que hace difícil, si no imposible, donar la sangre del cordón.

¿Limpiar el cordón con cristalmina o Betadine?

Una de las dudas más frecuentes de las mamás recientes respecto a los cuidados del cordón umbilical de sus recién nacidos es si pueden utilizar para su cuidado y curación la cristalmina o el betadine. ¿Qué tener en cuenta?

  • Hasta no hace mucho, el muñón umbilical del recién nacido se desinfectaba con Betadine (pavidona yodada). Sin embargo, en la actualidad, esta práctica está totalmente desaconsejada. Y es que el el organismo del pequeño puede absorber el yodo y éste llegar a la sangre, con el consiguiente riesgo de sufrir enfermedades de la tiroides.
  • No sucede lo mismo con la cristalmina (clorhedixina), que es un antiséptico. Sin embargo, las recomendaciones de hoy en día es no hacer nada, por el uso de antisépticos se ha demostrado no ser beneficioso para la cura del muñón, sino todo lo contrario: puede contribuir a retrasar más su caída y curación.
  • Hoy en día, lo más aconsejable es lavarse las manos y limpiar la zona con agua tibia y jabón neutro. Después, secaremos la zona y aplicaremos una gasa limpia para proteger la zona, que cambiaremos de forma frecuente y cada vez que se humedezca.

(Te interesa: Betadine: ¿por qué no utilizarlo durante el embarazo y la lactancia?)

Por qué es importante conservar la sangre del cordón umbilical

Muchas enfermedades de la sangre (de cáncer, como leucemias y linfomas, o congénitas, como la talasemia o la inmunodeficiencia del neonato) se pueden curar con un trasplante de médula ósea y de las células madre que la médula contiene. Sin embargo, no siempre es fácil encontrar un donante de médula genéticamente compatible, sea entre familiares o en los registros internacionales.

Hace unos 30 años, se descubrió cómo conseguir células madre a través de una fuente alternativa: la sangre de la placenta y del cordón umbilical, donde se encuentran en una concentración significativa.

Y es lógico, si pensamos que el recién nacido es todavía un organismo inmaduro, en la fase inicial del crecimiento. Y que, por lo tanto, tiene en sí mismo muchos elementos destinados a la fabricación de sangre y de tejidos.

¿Y si el cordón umbilical se enrolla?

Cuando el feto se mueve dentro del vientre, es fácil que el cordón umbilical se enrolle alrededor de las articulaciones o, más a menudo, alrededor del cuello.

Sin embargo, dado que en el 20% de los partos vaginales fisiológicos se produce un enrollamiento (o más de uno en el 5% de los casos), se considera una situación no alarmante.

Normalmente, no se investiga en el curso de las distintas ecografías.

Solo en algunos casos poco frecuentes, en el momento del trabajo de parto, el cordón podría apretar alrededor del cuello del bebé. Este hecho podría alterar el ritmo cardíaco e inducir al equipo médico a considerar la posibilidad de una cesárea.

Ni siquiera un cordón umbilical muy corto, incluso de 13-15 centímetros, es motivo de preocupación. Resulta simplemente incómodo para el obstetra, que en el momento del parto se ve obligado a cortarlo antes de colocar al bebé en la mesa o el pecho de la mamá.

Cuándo es posible donar el cordón umbilical

El cordón umbilical del recién nacido se puede donar en los siguientes casos.

  • La mamá está sana y no tiene antecedentes de enfermedades transmisibles a través de la sangre.
  • Las familias no son portadoras de enfermedades genéticas, ni tienen en su historia clínica evidencia de factores de riesgo de enfermedades transmisibles a través de la sangre.
  • El bebé no sufre ninguna enfermedad importante durante los primeros años de vida.
  • Se puede donar tanto en los partos por vía vaginal, como por cesárea.

La madre no podrá donar el cordón umbilical en los siguientes casos.

  • Tiene SIDA, o está infectada por el virus.
  • Tiene hepatitis B o C, o ha estado infectada por los virus correspondientes.
  • Se ha inyectado drogas.
  • Ha mantenido relaciones sexuales con alguna persona que se encuentre en las situaciones mencionadas, durante los últimos 12 meses.
  • Ha mantenido relaciones sexuales con diferentes personas, en los últimos 12 meses.
  • Ha recibido transfusiones en los últimos 12 meses.
  • Hay rotura de membranas más de 12 horas antes del parto.
  • La madre presenta fiebre superior a 38 grados.
  • La gestación dura menos de 32 semanas. 

Источник: https://mibebeyyo.elmundo.es/embarazo/salud/cordon-umbilical-problemas-frecuentes-6023

Cordón umbilical

¿En qué semana se forma la placenta y el cordón umbilical?

Es el cordón que une al feto a la placenta y a través de él intercambia sustancias nutritivas así como sangre rica en oxígeno. El cordón umbilical se mantiene durante toda la gestación hasta el momento del nacimiento, en el que se corta y deja una cicatriz permanente, el ombligo.

Forma

La medida del cordón umbilical es de aproximadamente 50 centímetros de longitud y contiene dos arterias principales que provienen del bebé y una vena que procede de la placenta. Todo ello es rodeado por una sustancia gelatinosa que se conoce como Gelatina de Wharton, formada por distintas células.

En ocasiones, el cordón umbilical sólo tiene una arteria, lo que puede suponer un menor peso del bebé cuando nazca o a la aparición de problemas en los sistemas nervioso, renal o cardiovascular. Es aun así un hecho muy poco frecuente, con una probabilidad menor al uno por ciento.

Funciones

El cordón umbilical es el encargado de la respiración y alimentación del feto hasta el momento en que nace, por lo que cualquier fallo o bloqueo en la circulación del oxígeno y los nutrientes por el cordón puede suponer lesiones o incluso la muerte del embrión.

El cordón umbilical también sirve para eliminar los residuos y el gas carbónico (CO2).

Problemas durante el parto

Se pueden dar complicaciones en el parto relacionadas con el cordón umbilical que requieren la intervención para evitar daños en el bebé:

  • Prolapso del cordón: en ocasiones el cordón umbilical sale del útero antes que el bebé, limitando el oxígeno y nutrientes que está suministrando hasta el momento del nacimiento y el corte. En estos casos, se recomienda llevar a cabo una cesárea.
     
  • Enroscamiento del cordón: el cordón puede quedarse enrollando en alguna parte del cuerpo del feto mientras este se gesta en el útero. El método para solucionarlo suele ser la propia intervención manual del médico. Si el enroscamiento se da en el cuello se denomina cordón nucal y precisa de cesárea.

La obstrucción en el cordón umbilical provoca lo que se conoce como sufrimiento fetal agudo o diestrés fetal. Los síntomas de este problema son una disminución en el movimiento del feto o las variaciones en su frecuencia cardiaca. Si no se trata a tiempo, puede causar la aparición de lesiones permanentes o la muerte del bebé.

Corte del cordón

Lo recomendado por los expertos es que el cordón se separe del bebé en un plazo de uno a tres minutos tras el parto. Este proceso se llama pinzamiento y corte tardío. Dentro de este plazo se intenta siempre retrasar el corte lo máximo posible, pues de esta forma se consigue mejorar la dotación de hierro en el bebé hasta los seis meses de vida.

Una vez que ha sido cortado, quedará un pequeño bulto gris en el lugar del corte, que al cabo de dos semanas caerá de forma natural, dejando como única marca el ombligo. Los cuidados de esta zona hasta que se caiga son muy importantes, pues de llevarse a cabo de forma incorrecta puede causar infecciones. Por ejemplo, debe evitarse sumergir la tripa del bebé en agua.

Usos del cordón después del parto

Recientemente se ha descubierto que la sangre del cordón umbilical contiene células madre, las cuales se pueden conservar congeladas durante mucho tiempo (unos 15 años) y usar en el futuro para recomponer cualquier tipo de tejido celular, al encontrarse en un alto grado de inmadurez. La extracción de la sangre del cordón se realiza una vez que este ha sido cortado, por lo que no existe ningún riesgo para la madre ni para el hijo.

Si se conserva el cordón puede usarse, por lo tanto, en la cura de enfermedades hematológicas u otro tipo de enfermedades, para el propio paciente del que se extrajeron o sus familiares.

También se pueden donar las células madre del cordón para su uso público, siempre y cuando donante y beneficiario sean compatibles genéticamente.

Así, enfermedades graves como el cáncer, la leucemia, la mayoría de las anemias graves o los linfomas pueden valerse de estas células para su tratamiento.

Para poder ser donante de sangre de cordón umbilical la madre tiene que encontrarse en condiciones saludables y no tener antecedentes de enfermedades transmisibles a través de la sangre.

No pueden donar aquellas madres con enfermedades como el sida, hepatitis B, hepatitis C, que hayan consumido drogas, que hayan recibido una transfusión en los últimos 12 meses o haya mantenido relaciones sexuales con alguien que no cumpla los anteriores requisitos.
 

Noticias sobre cordón umbilical:

Realizan el primer trasplante de sangre de cordón umbilical para curar el sida

El cordón umbilical de recién nacido predice el riesgo pulmonar

Las células madre del cordón umbilical son una fuente idónea para regeneración

Cordón umbilical: cuidados después del parto

Источник: https://cuidateplus.marca.com/reproduccion/embarazo/diccionario/cordon-umbilical.html

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: