En qué semana se hace la prueba del azúcar

Curva larga de glucosa o TTOG: todo lo que debes saber sobre esta prueba en el embarazo

En qué semana se hace la prueba del azúcar

La diabetes gestacional es un tipo de diabetes que aparece por primera vez en el embarazo, en mujeres que nunca antes habían padecido esta enfermedad. Se caracteriza por altos niveles de azúcar en sangre, y se calcula que afecta aproximadamente al 5-10% de las embarazadas.

Para detectarla se realizar el test de O'Sullivan, que es una prueba encargada de medir la glucosa en sangre.

Si los resultados de esta prueba son inferiores a 140 md/dl de glucosa en sangre (7,8 mmol/l), se descartaría la presencia de diabetes gestacional.

Pero si son iguales o superiores a 140 md/dl de glucosa en sangre, se debe realizar otra prueba llamada Test de Tolerancia Oral a la Glucosa (TTOG) (o curva de glucosa larga).

Te explicamos en qué consiste la curva de glucosa larga y cómo se debería actuar en caso de que esta prueba también saliera positiva.

Se realiza si el Test O'Sullivan sale alterado

Tal y como acabamos de explicar, la diabetes gestacional se detecta a través del test de O'Sullivan, que es una prueba rutinaria que se realiza en el embarazo entre las semanas 24 y 28 de gestación.

Para esta prueba, la mujer embarazada debe beber una solución de 50 g de glucosa al 25% en 200 cc, y a la hora se le realizará una extracción sangre para analizar cuál es su nivel de glucosa en sangre.

Si los resultados del test de O'Sullivan son inferiores a 140 md/dl de glucosa en sangre (7,8 mmol/l), se descartaría la presencia de diabetes gestacional.

Pero si los resultados son iguales o superiores a 140 md/dl de glucosa en sangre, se debe realizar otra prueba llamada Test de Tolerancia Oral a la Glucosa (TTOG) (o curva de glucosa larga), que finalmente descarte o confirme la aparición de diabetes gestacional.

Cómo se hace el Test de Tolerancia Oral a la Glucosa (TTOG)

Se trata de una prueba muy similar al Test de O'Sullivan, aunque puede requerir de una preparación previa, consistente en una dieta especial durante los tres días anteriores a la prueba con un aporte de carbohidratos superior a 150 gramos.

Lo importante para que la dieta previa a la prueba sea efectiva es no realizar restricciones ni adquirir una alimentación reducida en hidratos.

Ya que esta dieta no debería ser algo extraordinario, – sino que es el tipo de alimentación que deberíamos llevar siempre- , algunos hospitales no hacen ninguna mención especial a una dieta previa. Eso sí, a la prueba es necesario acudir con un ayuno de entre ocho y 12 horas.

Toda esta preparación hace que la embarazada se someta al TTOG con una proporción adecuada de hidratos en su organismo, reduciendo así las posibilidades de que se obtengan resultados erróneos en la prueba.

Una vez que la embarazada llega al hospital para hacerse la prueba se le extraerá una muestra de sangre en ayunas, y a continuación se le dará a beber una solución de 100 gramos de glucosa. Las extracciones de sangre se repetirán a los 60 minutos de haber tomado la glucosa, a los 120 minutos y a los 180 minutos. Es decir, cuatro extracciones en tres horas.

Durante el proceso es normal que la mujer se sienta cansada, somnolienta, con náuseas y mareos, especialmente a causa de la gran cantidad de glucosa que se ingirió, y que ocasiona un pico de glucosa y como consecuencia (debería producir) un pico de insulina en el organismo.

Valoración del TTOG

Para diagnosticar diabetes gestacional, deben tenerse en cuenta los siguientes valores:

  • Glucosa basal (en ayunas): como máximo debería dar 105 mg/dl
  • Glucosa a la hora: 190 mg/dl como máximo
  • Glucosa a las dos horas: 165 mg/dl como máximo
  • Glucosa a las tres horas: 145 mg/dl como máximo

Si ninguno de los valores saliera alterado, se recomienda realizar un nuevo Test de O'Sullivan en el trimestre siguiente.

Si solo un valor sale alterado, se diagnostica Intolerancia Oral a la Glucosa, y se repite el TTOG a las tres o cuatro semanas.

Si salen alterados dos o más valores, se considera que la mujer padece diabetes gestacional y se la deriva al profesional o unidad que se encarga del control de la evolución de la diabetes durante el embarazo. Allí analizarán el mejor tratamiento a seguir según los valores de la prueba y los controles posteriores, ya que puede ser un tratamiento sólo con dieta, con dieta y medicación oral, o con dieta e insulina.

¿Qué hacer si la prueba me sienta mal?

Uno de los síntomas más molestos que puede sufrir la embarazada son los vómitos y las náuseas. Por ello, algunas mujeres no toleran este tipo de pruebas y llegan a sentirse muy indispuestas durante la realización del TTGO.

En caso de que esto ocurriera, los profesionales recomiendan intentarlo de nuevo pasada una semana y con tratamiento antiemético (para tratar las náuseas). Si aún así no fuera posible, habría que consultarlo con el ginecólogo para valorar otras posibles opciones.

En la actualidad no existe una alternativa médica consensuada a la realización de esta prueba. Sin embargo, desde el Parto es Nuestro abogan por sustituir la glucosa por un desayuno completo, o proveer a las mujeres de un gkucómetro para poder hacerse ellas mismas la lectura de sus niveles de azúcar.

En cualquier caso, se trata de una decisión que debe tomarse con la debida información y asesoramiento médico, habiendo analizado previamente los factores de riesgo y los problemas que puede acarrear la presencia de una diabetes gestacional no controlada.

Fotos | iStock

¿Tengo que dejar de comer patatas antes del embarazo para prevenir la diabetes gestacional?, Engordar en el embarazo: las consecuencias de pasarse con los kilos

Источник: https://www.bebesymas.com/embarazo/curva-glucosa-larga-ttog-todo-que-debes-saber-esta-prueba-embarazo

Estas son las pruebas que te harán en tu embarazo » LetsFamily

En qué semana se hace la prueba del azúcar

Solemos dar la bienvenida al embarazo con una gran alegría, y es que hay pocas noticias tan felices.

Pero casi inmediatamente después suelen pasar por nuestra cabeza decenas de preguntas, la mayoría relacionadas con una: ¿vendrá bien el bebé? Aunque aún falten 9 meses para responder a esa pregunta, a lo largo de la gestación se hacen varias pruebas rutinarias precisamente para adelantarse al momento del parto y saber cómo está tu futuro hijo mientras crece en tu vientre.

Tras una primera visita en la que se realiza una historia clínica completa y descartar enfermedades y alergias, lo habitual es que cada vez que acudas a tu ginecólogo te tome la tensión y el peso. Pero además te harán otras pruebas específicas. Estas son las principales:

Analítica completa:

  • Primer trimestre: Se realiza en torno a la semana 9-11 de embarazo. El objetivo con este análisis de sangre es saber cuál es tu grupo sanguíneo y Rh, ver si hay anticuerpos de sífilis, rubeola, sida, hepatitis B y toxoplasmosis, y conocer tu estado de salud a través de tus hematíes, leucocitos, plaquetas… También te pedirán un cultivo de orina para descartar infecciones.
  • Segundo trimestre: Se realiza en torno a la semana 15 -20 de embarazo. Similar a la del primer trimestre, para conocer los diferentes niveles en sangre y descartar infecciones como la toxoplasmosis nuevamente. Se realiza la prueba sérica para conocer anomalías cromosomáticas como síndrome de Down.
  • Tercer trimestre: Último análisis en torno a la semana 35-37 de embarazo para ver niveles en sangre antes de dar a luz y posibles infecciones vaginales como streptococo grupo B y descartar cualquier otra anomalía antes del parto. En la primera parte del tercer trimestre se realiza la prueba de la glucosa para detectar posible diabetes gestacional.

Curva de la glucosa: Test de O’ Sullivan y Test de Tolerancia Oral a la Glucosa (TTOG):

En algunos casos, los niveles de glucosa durante el embarazo pueden aumentar y detectarse así diabetes gestacional. Para poder detectar esto, se realizan una o dos pruebas según los resultados.

  • Curva corta o Test de O’ Sullivan: Se realiza entre la semana 24 y 28 y consiste en la toma de 50g de glucosa concentreada, sin necesidad de ir en ayunas, con un análisis de sangre posterior donde se comprobarán los niveles de glucosa.  Si el resultado es igual o superior a 140 mg/dl de glucosa en sangre, hay que hacer un nuevo análisis de sangre conocido como Test de Tolerancia Oral a la Glucosa (TTOG) o curva de la glucosa larga. Si es inferior a dicho resultado, se descarta diabetes gestacional.
  • Curva larga o Test de Tolerancia Oral a la Glucosa (TTOG): Es una de las pruebas más desagradables del embarazo pues requiere de una dieta especial los días previos, estar en ayunas 10-12 horas, junto a la toma de 100g de glucosa concentrada  (50g más que la anterior) y la extracción de sangre hasta en 4 ocasiones: Al llegar en ayunas, a los 60 minutos de la toma, a las 2 horas y las 3 horas, y cada resultado tendrá valores límite para detectar la diabetes gestacional. Todo este tiempo la futura mamá debe permanecer sentada.

Ecografías:

  • Primer trimestre: En torno a la semana 12 suele hacerse la primera ecografía, a través de la que se mide el pliegue nucal con la que se analiza la posible existencia de Trismomía 21 o Síndrome de Down. También se podrá conocer el número de embriones y dónde se han implatado, la posición del útero, el latido del corazón y las correspondientes mediciones del feto.
  • Segundo trimestre: En torno a la semana 20 se realizará la ecografía en la que se descartarán malformaciones  y se podrá comprobar que el feto está formado casi por completo. Se evalúa el nivel de líquido amniótico y es muy probable que se pueda conocer el sexo del bebé.
  • Tercer trimestre: Es la última ecografía que se realiza entre la semana 33 y 35 para valorar cómo se desarrollará el parto: la posición del feto en el útero, si está boca abajo, si está de nalgas, colocación del cordón umbilical, etc.

Amniocentesis:

La amniocentesis es una prueba prenatal que consiste en la extracción de líquido amniótico para proceder a su análisis.

 En caso de que haya un alto riesgo antecedentes de enfermedades hereditarias o que se quiera descartar que el bebé pueda tener Síndrome de Down por los resultados del diagnóstico prenatal o por la edad de la madre, puede realizarse una amniocentesis si así lo desea la pareja.

Consiste en extraer una pequeña cantidad de líquido amniótico para analizar las células fetales que flotan en él. Se realiza habitualmente entre la semana 15 y 18.

Cultivo vaginal y rectal:

El cultivo vaginal y rectal que se hace generalmente cuando ya estás más cerca de dar a luz, a partir de la semana 34, sirve para descartar que la futura madre tenga el streptococo agalactiae, un germen que puede producir infección en el bebé en el momento del parto. En caso de que dé positivo, únicamente hay que adelantarse dando el antibiótico correspondiente a la madre antes de la fecha en la que salga de cuentas.

Monitores:

A partir de la semana 38 o 39 según la evolución del embarazo comienzan los llamados monitores fetales, que tendrás semanalmente hasta que nazca el bebé.

Estos consisten en la colocación de unas cintas elásticas en la barriga de la madre para medir el latido del bebé y las contracciones del útero. La duración la monitorización suele ser de unos 30 minutos. Se recomienda la toma de algún ducel previo a la prueba para estimular los movimientos fetales.

Una canastilla gratis para tu bebé

Источник: https://letsfamily.es/embarazo/estas-son-las-pruebas-que-te-haran-en-tu-embarazo/

¿En qué semana del embarazo se hace la prueba del azúcar?

En qué semana se hace la prueba del azúcar

La razón por la que los doctores recomiendan hacer una prueba del azúcar a las mujeres embarazadas es por la diabetes gestacional y sus riesgos, por lo que antes de estarnos preocupando por la prueba, primero debemos conocer un poco de esta condición.

La diabetes gestacional es un tipo de diabetes que, como su nombre lo dice, sucede en el embarazo y lo pueden desarrollar un bajo porcentaje de las mujeres que se encuentran en esta etapa.

A pesar de que el porcentaje se puede interpretar como bajo, las mujeres embarazadas latinas son quienes tienen mayor porcentaje a desarrollar esta enfermedad.

La diabetes se puede explicar como una enfermedad en la que hay demasiada acumulación de azúcar dentro del torrente sanguíneo, por lo que es mejor que te enteres cómo funciona el proceso de conversión de glucosa.

Una vez que introduces alimento a tu cuerpo, este lo digiere y descompone la mayoría en glucosa, la cual va a entrar dentro de tu torrente sanguíneo en donde la insulina se va a encargar de transformar esta glucosa en energía.

Cuando tu cuerpo no responde correctamente en cuanto a la producción de la insulina o el funcionamiento de la misma, no habrá dicha transformación de la glucosa que se encuentra dentro del torrente sanguíneo, por lo que va a existir un acumulo mayor dentro del mismo.

Una mujer embarazada puede desarrollar esta condición debido a que su cuerpo no va a responder bien a la insulina por los cambios hormonales. Entonces es cuando los niveles de azúcar se elevan y sucede la diabetes gestacional.

Es después del parto cuando esta condición va a desaparecer de tu vida, pero debes saber que si ya la experimentaste una vez dentro de tu primer embarazo, es muy probable que vuelva a suceder en otro.

¿Cómo saber si tengo diabetes gestacional?

Como mencionamos anteriormente, los médicos nos recomiendan cuando estamos en gestación a realizarnos la prueba del azúcar para poder realizar un diagnóstico sobre si tenemos o no esta condición, puesto que esta enfermedad no trae síntomas.

La fecha que se recomienda para realizar dicha prueba se encuentra entre la semana 24 y 28 de gestación, pero aquí no se termina el asunto, sino hasta que ver el resultado de la prueba para entonces saber si necesitamos realizarnos otra en caso de ser positiva. Si los resultados indican una posible diabetes gestacional, es necesario realizarse una prueba de tolerancia a la glucosa de 43 horas para confirmarlo. 

La mayor parte de las mujeres que se realizan esta prueba del azúcar en la gestación y obtienen un resultado positivo, no tienen diabetes. Es por ello que se necesita realizar otra prueba para determinar si existe diabetes.

La prueba de la curva de la glucosa es la que sigue después de que hayan detectada niveles altos en tu torrente sanguíneo, con esta prueba se va a saber en definitiva si padeces diabetes gestacional.

Además, si en las pruebas de orina que se hacen durante el embarazo tienes un nivel alto de glucosa, tu médico va a querer hacerte la prueba de detección antes de la semana 24 del embarazo, pero si las pruebas de orina salieron normales sólo van a hacerte la prueba en la fecha indicada.

También se hace la prueba antes en mujeres mayores de 35 años, ya que este problema es más habitual en embarazadas de esta edad en adelante. 

En caso de que ya hayas sido diagnosticada con diabetes, no es necesario que te realicen esta prueba, sino que simplemente tu doctor va a ayudarte a controlar esta enfermedad durante esta etapa.

¿Cómo es la prueba del azúcar?

No es tan complicada de realizar como crees, puesto que simplemente te hacen beber un líquido en el cual se sirve una solución de agua azucarada con 50 gramos de glucosa.

Esta bebida sabe muy similar a cualquier soda que hayas tomado anteriormente, además la puedes encontrar con distintos sabores.

Después de haber tomado esta bebida tienes que esperar una hora para que tu médico te pueda sacar sangre para analizarla, entonces puede revisar si tu cuerpo funciona correctamente al momento de procesar el azúcar ingerida.

Unos días adelante puedes saber el resultado y en caso de que este sea positivo, tu médico te comentará que tiene que hacer la siguiente prueba que dura hasta 3 horas.

La prueba de la curva de la glucosa

Esta prueba se realiza en ayunas, por lo que tienes que comer antes de irte a dormir. Una vez que despiertes no puedes beber ni comer nada, por lo que entre más temprano te realices la prueba, mejor.

En cuanto llegues al hospital te van a sacar sangre para medir tu nivel de glucosa en ayunas, después de esto tienes que beber otra dosis de solución de agua azucarada, para entonces sacarte sangre cada horas durante las siguientes 3 horas.

Cuando uno de los resultados de esta prueba de la curva de glucosa es normal, es necesario que realices otra prueba más adelante, además de que el doctor te recomendará hacer ciertos cambios en tus hábitos.

Cuando salgan dos o más resultado positivos dentro de la prueba, el diagnóstico va a ser diabetes gestacional. Entonces tu médico te apoyará para sobrellevar esta condición durante esta etapa.

No hay un tratamiento para la diabetes gestacional, tan solo una dieta especial y controlar el índice glucémico a diario para que, si fuera necesario, usar insulina, aunque no es lo habitual.

Es importante controlar la diabetes gestacional ya que puede causar problemas como macrosomía del feto, problemas en el parto, bebé con diabetes, etc. 

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/embarazo/semanas-embarazo/en-que-semana-del-embarazo-se-hace-la-prueba-del-azucar-8431

Tengo diabetes gestacional, ¿cómo se controla?

En qué semana se hace la prueba del azúcar

La diabetes gestacional es una complicación frecuente del embarazo producida por el aumento de sustancias como el cortisol, la prolactina y el lactógeno placentario que neutralizan la insulina del cuerpo de la embarazada, haciendo así que aumenten los niveles de glucosa y convirtiéndolas en diabéticas durante la gestación.

Ten cuidado si..

  • Tienes 35 o más años.
  • Eres obesa antes del embarazo, es decir, tener un índice de masa corporal (Kg/m2) mayor o igual a 30.
  • Has tenido diabetes gestacional en embarazos previos.
  • Eres una «mamá múltiple»: gestaciones de gemelos, mellizos o trillizos.
  • Has tenido un hijo previo muy grande (con la denominada macrosomía, >percentil 90 de peso)
  • Historia de familiares de primer grado con diabetes mellitus.

Cómo se diagnóstica la diabetes gestacional

Se realiza el Test de O´Sullivan  durante el primer trimestre a todas las gestantes con alguno de los factores de riesgo mencionados. Si no existen factores de riesgo, se realiza este test entre las semanas 24-28 de gestación.

El Test de O´Sullivan consiste en la determinación sanguínea de los niveles de glucosa basal en ayunas y después de un hora tras la ingestión de un jarabe azucarado con 50 gramos de glucosa.

 Si los niveles de glucosa al cabo de una hora tras beber el jarabe azucarado son mayores de 140 mg/dl, el test se considera positivo y hay que realizar la llamada «Curva larga» o  sobrecarga  de glucosa de 100 gramos.

En la curva larga, se ingiere un jarabe más concentrado con 100 gramos de glucosa y se hacen determinaciones de los niveles de glucosa en sangre a la hora, a las 2 horas y a las 3 horas.

Durante este periodo de tiempo la gestante no puede comer ni beber ni estar deambulando.

Los niveles a la hora tienen que ser menores de 190 mg/dl, a las 2 horas menores de 165 mg/dl y a las 3 horas menores de 145 mg/dl.

Si hay dos valores de las tres determinaciones superiores a esos límites, se diagnostica a la paciente como diabética gestacional.

Si durante el tercer trimestre se diagnostica por ecografía un feto muy grande (>percentil 90) o con mucho líquido amniótico (llamado hidramnios) también se debe realizar la sobrecarga oral de glucosa de 100 gramos aunque el Test de O´Sullivan hubiese dado bien en el segundo trimestre.

Complicaciones para la embarazada

  • Aumenta el número de cesáreas.
  • Desgarros del periné en el parto por los fetos grandes.
  • Exceso de líquido amniótico que puede provocar que se rompa la bolsa antes de tiempo.
  • Hipertensión arterial y preclampsia.
  • Parto prematuro.
  • Diabetes gestacional en gestaciones posteriores.
  • Diabetes mellitus persistente tras el parto en un 17% de los casos.

Complicaciones para el recién nacido

  • Macrosomía (percentil>90), lo que puede originar asfixia perinatal y traumatismos en el parto como parálisis braquial o fracturas de clavícula.
  • Inmadurez del recién nacido, que se manifiesta como una mayor predisposición a la ictericia y a la enfermedad de la membrana hialina.
  • Hipoglucemia (niveles bajos de glucosa).
  • Hipocalcemia (niveles bajos de calcio).
  • Poliglobulia con aumento del hematocrito y la viscosidad sanguínea.

¿Cómo se controla la diabetes gestacional?

En la unidad de diabetes y embarazo. La gestante debe ser remitida a un hospital que disponga de esta unidad para controlar su gestación correctamente y evitar la aparición de las complicaciones maternas y fetales expuestas.

Esta unidad está formada por un obstetra, un endocrinólogo y un enfermera especializada en diabetes.

Se realiza un control metabólico y un control obstétrico de forma simultánea.

Se administra una dieta normocalórica, se recomienda la realización de ejercicio diario y se enseña a controlar las glucemia antes y después de las comidas.

La gestante debe apuntar en un tabla los valores de la glucosa en ayunas, una hora después de comer y dos horas después de comer. Al mismo tiempo se controlan los niveles de cuerpos cetónicos en la orina (cetonuria).

Si se observa un mal control de los niveles de glucosa o que el feto está haciéndose macrosómico, se administra insulina.

Se realizan ecografías cada cuatro semanas para descartar macrosomía fetal. Se debe finalizar la gestación en las mismas semanas que las gestantes normales, pero durante el parto debe controlarse que los niveles de glucosa no superen los 70-110 mg/dl.

Se recomiendan realizar hábitos de vida saludables con dieta y ejercicio. Está permitida la lactancia materna.

A las 6 a 8 semanas tras el parto o al finalizar la lactancia materna, se realiza una sobrecarga de glucosa con 75 gramos, haciéndose un determinación a las 2 horas.

Si los niveles son mayores de 140 mg/dl se considera a la mujer diabética.

Источник: https://www.natalben.com/embarazo-riesgo/diabetes-gestacional

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: