¿En qué semana se reduce el riesgo de aborto espontáneo?

Contents
  1. Cómo Reducir el Riesgo de Aborto en el primer trimestre
  2. ¿Qué es y cuáles son los síntomas de una amenaza de aborto?
  3. Aborto de repetición: causas y tratamientos  
  4. Tratamiento para los abortos de repetición
  5. Síntomas de aborto en las primeras semanas de embarazo
  6. Causas de aborto espontáneo en el primer trimestre
  7. Los principales riesgos de un aborto espontáneo
  8. Cómo prevenir un aborto
  9. 1.Control previo
  10. 2. Visita a tu médico
  11. 3. Reposo y descanso
  12. 4. Cuida tu alimentación
  13. 5. Medicamentos
  14. 6. Ácido fólico
  15. 7. Terapia hormonal
  16. 8. Infórmate para reconocer algunos síntomas
  17. Máxima tranquilidad en el embarazo con el test NACE
  18. Qué es un aborto espontáneo
  19. Síntomas del aborto espontáneo
  20. Causas del aborto espontáneo
  21. Quedarse embarazada después de un aborto espontáneo
  22. Pruebas médicas ante la amenaza de aborto
  23. Tipos de aborto espontáneo
  24. Tratamiento para el aborto espontáneo
  25. Tener más de un aborto espontáneo
  26. Abortos al final del embarazo
  27. Qué se siente después del aborto
  28. Cuando volver a intentar un embarazo después de un aborto
  29. El aborto en el primer trimestre
  30. Vamos ahora con unas cifras que creo que os van a resultar de lo más reveladoras:
  31. ¿Cómo vamos a diagnosticar un aborto de primer trimestre?
  32. ¿Y qué síntomas puede presentar la paciente?
  33. ¿Cuál será el tratamiento después de haber diagnosticado un aborto?
  34. ¿En qué semana se reduce el riesgo de aborto espontáneo?
  35. ¿Es muy frecuente sufrir un aborto espontáneo?
  36. ¿Cuáles son los síntomas de aborto?
  37. ¿Por qué se produce el aborto espontáneo?
  38. ¿Se puede prevenir un aborto?  

Cómo Reducir el Riesgo de Aborto en el primer trimestre

¿En qué semana se reduce el riesgo de aborto espontáneo?

Aproximadamente un 80 % de los abortos naturales se producen antes de la semana 12 de gestación y, aunque es imposible evitarlos por completo, tomar algunas precauciones puede ayudar a reducir el riesgo de aborto en el primer trimestre del embarazo.

Durante las primeras semanas del embarazo se produce la división e implantación del óvulo fecundado y se forman las primeras estructuras y órganos vitales del bebé. En este periodo el embrión es más susceptible y por eso existe un mayor riesgo de aborto.

Las causas de un aborto precoz, ya sea un aborto de 4 semanas o con más tiempo, no siempre llegan a determinarse.

En todo caso, existen algunas causas que están relacionadas con la madre y su salud, como puede ser su edad, las alteraciones uterinas, la presencia de enfermedades infecciosas, los desequilibrios hormonales o los trastornos del sistema endocrino.

En otras ocasiones, los abortos vienen causados por aspectos relacionados con el feto y su formación, como los fallos cromosómicos producidos en el momento de la fecundación o en la división del blastocisto; o los fallos en el proceso de la implantación del embrión al útero de la madre.

Algunas de las causas pueden prevenirse y/o controlarse, reduciendo así el riesgo de aborto. El secreto está, sobre todo, en tener una serie de cuidados en el embarazo en el primer trimestre.

¿Qué es y cuáles son los síntomas de una amenaza de aborto?

Se considera amenaza de aborto aquella situación que indica que el embarazo se encuentra en peligro, lo que no quiere decir que, necesariamente, se vaya a sufrir un aborto.

Dicho de otro modo, la amenaza de aborto es un estado que indica la posibilidad de que se produzca un aborto espontáneo.

El síntoma principal de la amenaza de aborto es el sangrado vaginal, normalmente de cantidad como una regla o mayor, acompañado o no de cólicos abdominales.

Pero hay que tener en cuenta que muchas mujeres en estado experimentan sangrado vaginal durante el primer trimestre, por causas muchas veces desconocidas, y acaban llevando a término su embarazo sin complicaciones.

Ante la sospecha de amenaza de aborto debemos acudir al médico de inmediato, siendo muy probable que nos recomiende reposo absoluto durante un periodo de tiempo.

Aborto de repetición: causas y tratamientos  

Cuando una mujer sufre más de un aborto espontáneo hablamos de aborto de repetición, pudiendo deberse a múltiples causas o factores relacionados con la madre y/o el padre:

  • Factores genéticos: problemas cromosómicos de algún miembro de la pareja, en ocasiones desconocidos.
  • Factores anatómicos: alteraciones uterinas, como por ejemplo adherencias que se forman en el útero, a veces como consecuencia de raspados anteriores, miomas o útero septos.
  • Factores endocrinos: obesidad, síndrome de ovarios poliquísticos, niveles alterados de hormonas tiroideas o de glucosa, etc.
  • Trombofilias: la aparición de trombos durante la formación de la placenta puede también causar abortos de repetición.
  • Factores inmunológicos: problemas en la inmunidad materna.
  • Edad de la madre y del padre: si la edad de la madre o del padre es avanzada, más de 45 años, puede ser un posible factor desencadenante de abortos de repetición.

Tratamiento para los abortos de repetición

Una vez se ha detectado el origen del problema, un equipo multidisciplinar formado por endocrinos, ginecólogos, andrólogos y otros especialistas serán los encargados de valorar y poner en marcha el tratamiento más adecuado, existiendo diversas opciones:

  • Histeroscopia quirúrgica.
  • Corrección de alteraciones hormonales mediante tratamiento endocrino específico.
  • Administración de fármacos anticoagulantes.
  • Análisis genético.
  • Etcétera.

Síntomas de aborto en las primeras semanas de embarazo

La denominada amenaza de aborto se da cuando aparecen ciertos síntomas que indican la posibilidad de un aborto espontáneo. ¿Cómo saber si tienes un aborto? Son dos las señales a las que debes prestar especial atención.

  1. Sangrado durante las primeras 20 semanas del embarazo (de cantidad similar a una regla). Algunas de las embarazadas que presentan este síntoma en el primer trimestre sufren un aborto espontáneo. ¿Qué sucede con el resto? Hay mujeres que sangran durante las primeras semanas debido a la implantación, lo que no representa ningún peligro. Para saber más sobre este tema, te recomendamos que sigas leyendo en nuestro post sobre el sangrado en el embarazo.
  2. Dolor abdominal o cólicos. Si sientes dolor pero no ha habido un sangrado significativo, consulta a tu especialista por si pudiera tratarse de algún otro problema.

Ante cualquiera de estos síntomas, contacta con tu especialista, que sabrá atenderte.

Causas de aborto espontáneo en el primer trimestre

Aunque puede darse en cualquier embarazo, el riesgo de aborto es mayor cuando la mujer tiene más de 40 años porque aumentan las posibilidades de que el feto sufra malformaciones o alteraciones cromosómicas. También existe un mayor riesgo de aborto por antecedentes familiares o cuando la mujer ha sufrido abortos anteriores.

Otros factores que aumentan el riesgo de un aborto espontáneo durante el primer trimestre son los siguientes.

  • Diabetes. Las mujeres con diabetes tienen un riesgo de aborto mayor, por lo que deben informar a su médico si planean quedarse embarazadas.
  • Ovarios poliquísticos. Las mujeres que sufren síndrome de ovarios poliquísticos tienen más dificultad para quedarse embarazadas y más posibilidades de presentar abortos.
  • Malformaciones o alteraciones en el útero. Como la presencia de un cuello uterino débil.
  • Enfermedades de transmisión sexual. Enfermedades venéreas como la gonorrea o el VIH aumentan el riesgo de aborto en todo el embarazo, sobre todo en el primer trimestre.
  • Citomegalovirus. El CMV es un tipo del virus del herpes. Su presencia en el cuerpo de la madre aumenta el riesgo de aborto espontáneo.
  • Malos hábitos. Fumar, beber alcohol, tomar drogas o abusar de la cafeína aumentan el riesgo de aborto en el primer trimestre.
  • Malas condiciones ambientales o exposición a sustancias químicas nocivas. Bien por trabajo o por cualquier otra causa, la exposición a elementos externos peligrosos siempre aumenta el riesgo de aborto, por lo que debe evitarse en la medida de lo posible.

Los principales riesgos de un aborto espontáneo

  • La causa más habitual es de origen genético, es decir, suele producirse por anomalías en los cromosomas del bebé.
  • Exposición a agentes externos (físicos, químicos, biológicos…) capaces de causar defectos congénitos.
  • La edad de la madre. El riesgo de aborto se incrementa en los embarazos a partir de los 35 años, aumentándose progresivamente a medida que la edad de la madre es más avanzada.
  • Antecedentes anteriores de abortos espontáneos.
  • Algunas enfermedades de la madre, como diabetes o trombofilia, ciertas infecciones o problemas inmunitarios u hormonales.

Cómo prevenir un aborto

La mayoría de los abortos espontáneos no pueden prevenirse. Aun así, que exista riesgo de aborto no significa que el embarazo no vaya a seguir adelante.

De hecho, la mayoría de las mujeres con amenaza de aborto continúan su embarazo con total normalidad.

En el caso de que estas amenazas de aborto se repitan, sí que existe una mayor propensión a sufrir un aborto espontáneo.

En todo caso, para evitarlo al máximo, a todas las embarazadas se les aconseja seguir ciertas medidas de precaución en especial en las 10 primeras semanas de embarazo, que es cuando hay mayor riesgo.

1.Control previo

Como hemos dicho, varias causas de aborto son prevenibles y/o curables. Lo ideal es consultar a un médico antes de planificar el embarazo para identificar cualquier causa y tratarla antes de que se presente el embarazo.

Si padeces alguna enfermedad crónica acude al médico cuando conozcas la noticia o incluso cuando te plantees quedarte embarazada. Así sabrás a qué tienes que prestar especial atención y cómo reducir el riesgo de aborto.

2. Visita a tu médico

Tras la primera visita médica tendrás unas nociones para saber cómo va tu embarazo. También sobre cuáles son los controles prenatales a los que debes someterte, los principales riesgos según cada trimestre y las citas a las que debes acudir. Si tienes dudas, exponlas para quedarte más tranquila.

3. Reposo y descanso

En estas semanas notarás cambios en tu cuerpo y uno de ellos es el cansancio. Por otra parte, el reposo no disminuye el riesgo de aborto cuando se produce por una alteración genética pero, si este se ha producido por un fallo en la implantación, puede contribuir a retener el embrión y aumentar sus posibilidades de viabilidad y desarrollo.

4. Cuida tu alimentación

Llevar una dieta sana y equilibrada, controlar el peso y renunciar a los estimulantes, es clave para superar el primer trimestre del embarazo. Lavar bien las frutas y verduras antes de consumirlas o evitar comer productos como embutidos no elaborados son algunas de las pautas alimenticias que tu médico te dará cuando confirme que estás embarazada.

5. Medicamentos

Muchos medicamentos aumentan el riesgo de aborto y provocan efectos adversos en el bebé.

 Si estás embarazada únicamente debes tomar aquellos que hayan sido recetados por tu médico.

Si estás tomando medicación de forma continua también deberás informarle para que reajuste dosis, continúe o elimine el tratamiento según considere necesario.

6. Ácido fólico

La deficiencia de ácido fólico aumenta el riesgo de aborto espontáneo. Puesto que en una embarazada la necesidad de este aumenta enormemente, la ingesta adicional de suplementos de ácido fólico (siempre bajo supervisión médica) puede ayudar a reducir el riesgo de aborto en algunos casos.

7. Terapia hormonal

Los niveles bajos de progesterona en las primeras fases del embarazo pueden causar un aborto espontáneo. Si este es tu caso, tu médico te prescribirá progesterona.

8. Infórmate para reconocer algunos síntomas

Si sufres fiebre alta, pérdida de sangre o espasmos abdominales en las primeras semanas de gestación acude inmediatamente a tu médico.

Máxima tranquilidad en el embarazo con el test NACE

La causa más común de un aborto espontáneo es la presencia de alguna anormalidad genética. ¿Quieres saber cómo se pueden detectar? Existen pruebas como la amniocentesis capaces de detectar estas anomalías. Sin embargo, la amniocentesis no se puede realizar hasta la semana 14, una vez pasado ese primer trimestre. Por suerte, existen alternativas.

El test prenatal no invasivo NACE te garantiza la tranquilidad que necesitas en este momento tan especial desde la semana 10 del embarazo. Se trata de una prueba que se realiza a partir de una muestra de sangre materna y que detecta la presencia de anomalías cromosómicas como el síndrome de Down, el síndrome de Patau o el síndrome de Edwards.

Este test es una alternativa a la amniocentesis, una prueba con cierto riesgo de aborto espontáneo. El test NACE se realiza además íntegramente en España, lo que permite que los resultados se entreguen en 72 horas desde la recepción de la muestra. Ponte en contacto con nosotros para más información.

Источник: https://nace.igenomix.es/blog/reducir-riesgo-aborto-primer-trimestre/

Qué es un aborto espontáneo

¿En qué semana se reduce el riesgo de aborto espontáneo?

Una cuarta parte de embarazos terminan en aborto espontáneo. El riesgo de aborto espontáneo de una veinteañera es de entre el 12% y el 15% y aumenta al 25% en mujeres de 40 años. Ese mayor riesgo se corresponde con el aumento de incidencia de anomalías cromosómicas que se produce con la edad.

Centenares de miles de mujeres viven cada año la experiencia de un aborto espontáneo en España. De hecho, una cuarta parte de embarazos terminan en aborto espontáneo. Sin embargo, haber tenido un aborto (incluso dos ) no significa que exista un problema subyacente que impida tener hijos en el futuro.

Se define así la interrupción espontánea del embarazo antes de las 24 semanas. Una cuarta parte de los embarazos terminan en aborto espontáneo. El periodo de mayor riesgo para que se produzca una interrupción espontánea del embarazo es el comprendido entre las 6 y las 8 semanas de gestación, es decir, en la primera etapa del embarazo.

Síntomas del aborto espontáneo

El más común es la hemorragia vaginal, que puede ser más o menos copiosa (puede oscilar entre una pequeña pérdida y una hemorragia mayor que la de una regla normal).

La hemorragia puede conllevar la expulsión de coágulos de sangre u otros tejidos y va generalmente acompañada de calambres y dolores parecidos a los de la regla. Puede haber fiebre, sensación de debilidad, vómitos, dolor de espalda..

Algunas mujeres señalan también como síntoma que, de repente, les desaparecen los síntomas habituales del embarazo: dolor mamario, náuseas, necesidad frecuente de orinar…

Las pequeñas pérdidas durante el embarazo son comunes. De hecho, una hemorragia vaginal no siempre es síntoma de aborto espontáneo, en especial si el sangrado es liviano y dura poco tiempo. Si la hemorragia es prolongada o abundante, parecida a la de una menstruación, es más probable que culmine en aborto.

Causas del aborto espontáneo

Aunque no se conocen bien las causas, se sabe que la mayoría de los abortos espontáneos que tienen lugar en el primer trimestre de embarazo son consecuencia de anomalías cromosómicas en el feto. La mayoría de ellas se producen fortuitamente, y no están relacionadas con problemas genéticos en la madre o el padre.

En el resto de casos, los abortos espontáneos pueden estar relacionados con: infecciones, exposición a agentes ambientales tóxicos o a altos niveles de radiación, problemas hormonales, anomalías en el útero, cuello uterino incompetente (que se dilata demasiado pronto, en mitad del embarazo, sin dolor ni síntomas de parto), tabaquismo, abuso del alcohol, consumo de drogas, trastornos del sistema inmunológico (como el lupus), enfermedad renal severa, cardiopatía congénita, diabetes no controlada, enfermedad tiroidea, algunos medicamentos (entre ellos el fármaco para el acné isotetrinoína), desnutrición severa…

Quedarse embarazada después de un aborto espontáneo

Al menos el 85% de las mujeres que tienen abortos espontáneos tienen luego partos normales y sin problemas. Haber tenido un aborto espontáneo no significa necesariamentte un problema de fertilidad. Por otro lado, de un 1%-2% de mujeres tienen lo que se conoce como abortos espontáneos repetidos (tres o más).

Algunos investigadores creen que esos casos están relacionadas con respuestas inmunitarias anómalas.

A las mujeres que han tenido dos abortos espontáneos seguidos se les aconseja utilizar algún método de control de la natalidad y acudir al ginecólogo para someterse a pruebas que intenten determinar la causa de esos abortos.

Pruebas médicas ante la amenaza de aborto

Si no se confirma el aborto pero tienes síntomas de aborto (pequeñas hemorragias), el médico puede pedirte que ingreses en un hospital para someterte a observación. En esa situación, suelen estar indicadas varias pruebas:
Niveles hormonales. Un análisis de sangre permite detectar los niveles de hormona del embarazo (hCG).

Hemograma. Permite comprobar si la hemorragia ha provocado anemia.
Determinación del grupo sanguíneo.

Si tu sangre es del grupo Rh negativo y el de tu pareja Rh positivo, pueden ponerte una inyección de Rh inmunoglobulina para evitar que desarrolles anticuerpos capaces de dañar al feto en éste o los siguientes embarazos.
– Ecografía. Muestra una imagen del útero y del embrión en desarrollo.

Si todo está bien y la gestación está lo bastante avanzada, se observa latido cardíaco del feto. Si el embarazo no está muy avanzado (menos de 6 ó 7semanas), no siempre es posible saber si todo prosigue normalmente, por lo que puede ser necesario repetir la ecografía a los 10 días.

Tipos de aborto espontáneo

Al palpar el cuello del útero, el médico evalúa la situación y utiliza términos diferentes para describirla.
Amenaza de aborto. Describe la hemorragia al comienzo de la gestación: el cuello del útero está cerrado. Lo más probable es que el embarazo siga adelante.
Aborto inminente.

Describe la hemorragia al comienzo de la gestación: el cuello del útero está abierto, lo que indica que el embarazo va a interrumpirse.
Aborto incompleto. El aborto ha comenzado, pero aún queda algún tejido en el útero. Generalmente, el cuello uterino está abierto.
Aborto consumado.

El embarazo ha terminado: el útero está vacío y el cuello del útero se ha cerrado.
Aborto retenido. El embarazo dejó de progresar hace varias semanas, pero no hubo hemorragia en aquel momento.

Este tipo de aborto suele provocar una pequeña pérdida de sangre de color marrón oscuro y el cese repentino de los síntomas normales de la gestación (náuseas, deseos frecuentes de orinar…).

Tratamiento para el aborto espontáneo

Si el aborto es consumado, no se requiere tratamiento. Los demás tipos de aborto espontáneo sí lo requieren, aunque en algunos casos el médico prefiera dejar primero que la naturaleza siga su curso.

La necesidad de tratamiento médico depende tanto del momento de la gestación, como de a intensidad de la hemorragia y de la decisión personal de la mujer.
En caso de aborto retenido o de hemorragia importante, puede ser necesario tratamiento médico o quirúrgico para eliminar el tejido restante.

Los medicamentos suelen ser eficaces cuando el aborto tiene lugar antes de las 7 semanas de embarazo o cuando queda una pequeña cantidad de tejido en el útero.

Aunque la hemorragia posterior se prolongue durante más tiempo, las investigaciones señalan que el empleo de fármacos (para provocar la contracción del útero y hacer que salgan los restos del embarazo sin necesidad de intervenir quirúrgicamente) reduce a la mitad el riesgo de infección.

El tratamiento quirúrgico consiste en una intervención, que se conoce como dilatación y evacuación o dilatación y legrado, de unos 5 minutos. En ella, se introduce un tubo de plástico flexible en el útero a través del cuello uterino y se retira el material del embarazo mediante succión.

Tener más de un aborto espontáneo

Tener más de un aborto suele ser causa de gran preocupación para muchas mujeres, que creen que ya nunca van a tener un embarazo normal. Sin embargo, e incluso después de dos abortos, la mayoría de las mujeres pueden volver a quedar embarazadas y dar a luz felizmente.

Tres abortos espontáneos consecutivos son razón suficiente como para someterse a ciertas pruebas que permitan descartar una causa específica.

Entre esas causas se citan trastornos hormonales, problemas genéticos, anomalías del útero o una enfermedad del sistema inmunitario denominada síndrome antifosfolipídico.

Entre las pruebas diagnósticas que se emplean para valorar la causa de los abortos repetidos están la biopsia endometrial (en la que se extrae una muestra de tejido del endometrio para su estudio): el histerosalpingograma (prueba con rayos X que permite ver el útero y las trompas): la histeroscopia (que permite visionar el interior del útero mediante un tubo flexible insertado desde la vagina y el cuello uterino), y la laparoscopia (procedimiento quirúrgico que permite visionar los órganos pélvicos mediante un tubo provisto de una cámara).

Abortos al final del embarazo

Cuatro quintas partes de los abortos tienen lugar en las 12 primeras semanas (primer trimestre) de la gestación. Los abortos espontáneos tardíos son mucho menos frecuentes y sus causas suelen ser distintas que las de los abortos tempranos. En cada caso, el especialista puede ofrecer asesoramiento específico.

Qué se siente después del aborto

Los efectos físicos del aborto suelen desaparecer con rapidez. La hemorragia cesa entre 7 y 10 días después, y la siguiente regla suele presentarse al cabo de unas 6 semanas.

Puede producirse una infección que prolonga la hemorragia o causa una secreción de aspecto desagradable. Un ciclo de antibiótico resuelve el problema.
Si los efectos físicos se superan pronto, el impacto emocional del aborto puede ser enorme.

El dolor psíquico puede ser tan intenso como el que se experimenta tras la pérdida de un ser querido. Muchas mujeres describen también una gran sensación de vacío.
Algunas parejas reaccionan de forma pasiva, con retraimiento y aislamiento.

Otras sienten deseos de hablar de ello. Una actitud no es más correcta que otra: cada pareja debe actuar según sus sentimientos.

Cuando volver a intentar un embarazo después de un aborto

Hay parejas que deciden volver a intentar el embarazo enseguida: otras necesitan más tiempo para recuperarse del golpe. La mayoría de especialistas recomiendan esperar algún tiempo (de un ciclo menstrual a 3 meses) antes de intentar concebir de nuevo.

El consejo de las mujeres que han pasado por un aborto espontáneo es el de concederse tiempo para sanar física y psíquicamente . Sobre todo, no te culpes de nada. La terapia psicológica puede ser de gran ayuda en este sentido.

Los grupos de apoyo pueden también aliviar la sensación de pérdida y soledad.

Por lo general, el aborto espontáneo se produce por alguna anomalía durante el embarazo, y pocas veces puede prevenirse.

No obstante, si el problema está relacionado con el cuello uterino (cuello uterino incompetente), el método conocido como cerclaje puede ser útil.

Marisol Guisasola. Periodista especializada en salud

Источник: https://www.conmishijos.com/embarazo/complicaciones/que-es-un-aborto-espontaneo/

El aborto en el primer trimestre

¿En qué semana se reduce el riesgo de aborto espontáneo?

Hoy en el blog hablamos de un tema que sigue siendo tabú, el aborto pero centrado en el que se produce en el primer trimestre.

Nuestra colaboradora y ginecóloga Sofía Fournier nos explica que la tasa de aborto en el primer trimestre se sitúa en torno al 15%, lo que ocurre es que nadie habla de ello.

Hoy Sofía aborda este tema desde las causa, cómo diagnosticarlo y qué tener en cuenta. ¡No os perdáis este interesante post!

*Podéis seguir a Sofía Fournier en , , Instagram y en su Blog Sofía es autora del libro ‘Voy a ser mamá ¿y ahora qué?’.

El tema del aborto es un tema un poco tabú en nuestra sociedad, ¿cierto? Es una realidad que no encaja en el estilo de vida perfecto de #momtobe y de #mamábloguera, pero es una realidad mucho más frecuente de lo que nos podemos imaginar.

Gracias a movimientos como el iniciado recientemente por la artista Paula Bonet, se le está dando más visibilidad, y por eso hemos considerado interesante escribir un post al respecto, para que todas esas Malasmadres que hayáis pasado por una situación similar os podáis sentir un poco más arropadas, y para que las que no sabíais de lo que estamos hablando tengáis un poco más de información.

Voy a intentar daros la información de forma esquemática y sencilla, espero que el post os resulte útil.

¿Empezamos? Primero de todo, y lo más importante, algo que voy a insistir mucho: el aborto de primer trimestre es mucho más frecuente de lo que os imagináis, y eso es importante saberlo, ¿por qué? Pues porque cuando te pones a buscar embarazo y llega el gran momento del predictor positivo, el escenario que visualizas en tu cabeza es el de un bebecito en tu casa dentro de nueve meses, y cuando eso no ocurre, cuando el embarazo se interrumpe en las primeras semanas, es frecuente vivirlo con frustración e impotencia (sin olvidar otros sentimientos como tristeza y culpabilidad). Si a esta frustración y culpabilidad le añadimos la sensación del ¿por qué a mí? Todas mis amigas se quedan a la primera sin problemas… ¿qué ha pasado? El tema se complica un poco, ¿verdad?. Pues bien, chicas, ¡eso no es cierto! La tasa de aborto de primer trimestre es de aproximadamente un 15%, lo que pasa es que la gente no habla del tema.

Vamos ahora con unas cifras que creo que os van a resultar de lo más reveladoras:

  • La tasa de aborto espontáneo aumenta conforme lo hace la edad materna, siendo de menos del 15% por debajo de los 35 años, de un 25% entre los 35 y los 40 años y de más del 50% en mujeres por encima de 40 años. Teniendo en cuenta la edad media de las españolas al nacimiento de su primer hijo son 32 años, veréis que el tema del aborto está a la orden del día.
  • Más del 80% de los abortos ocurren antes de las 12 semanas. De hecho, la probabilidad de que se interrumpa un embarazo cuando es de más de 9 semanas es menor al 3%. Las semanas de mayor riesgo de interrupción espontánea del embarazo son las primeras, una vez el embrión mide más de 10mm las probabilidades bajan, y si lo miramos en semanas, la 9 es una frontera importante.
  • Hay pacientes que sufren abortos de repetición, en las que estas estadísticas que os he comentado no se cumplirán. Hablamos de abortos de repetición cuando se producen tres o más abortos sucesivos o bien cinco o más de forma no consecutiva. En estos casos está justificado poner en marcha un protocolo de diagnóstico de posibles causas de infertilidad.
  • En la gran mayoría de casos (más del 60%) los abortos ocurren por alteraciones cromosómicas en el embrión (es decir, el número de cromosomas del embrión no es correcto y él mismo detiene su proceso de crecimiento). Otros motivos que podrían estar asociados a los abortos de primer trimestre son: causas infecciosas, enfermedades maternas como trombofilias (alteraciones en los procesos de coagulación de la sangre) o patologías endocrinológicas (hipotiroidismo, por ejemplo), malformaciones uterinas…El mensaje importante que hay que extraer de estos datos es que cuando el embarazo se detiene en el primer trimestre no es por ninguna causa atribuible a la conducta de la madre, así que fuera ese sentimiento de culpabilidad! Lo más normal es lo más frecuente, así que lo más normal es que se deba a una alteración cromosómica sobre la que la madre no tiene ninguna capacidad de influir.

¿Cómo vamos a diagnosticar un aborto de primer trimestre?

Pues podemos hacerlo de diferentes maneras, pues no siempre la paciente va a presentar los mismos síntomas, y en ocasiones puede ocurrir incluso sin ninguna sintomatología acompañante. Nosotros los ginecólogos, que somos muy de clasificar y ponerles nombres a las cosas, clasificaremos el aborto en función de los hallazgos ecográficos:

  • Amenaza de aborto: presencia de algún signo ecográfico de mal pronóstico. Si bien el ver alguno de estos signos por ecografía no es sinónimo de que el embarazo no vaya a evolucionar correctamente, sí que es cierto que nos ha de poner alerta y nos llevará a pedir un nuevo control ecográfico en 1-2 semanas para ver la evolución.
    • No correlación de lo que visualizamos por ecografía con lo que deberíamos estar viendo en función de las semanas de embarazo (es decir, en la ecografía parece que la paciente “está de menos semanas”).
    • Bradicardia embrionaria (el latido del corazón del embrión es más lento de lo que cabría esperar).
    • Morfología irregular de la vesícula vitelina (que es una estructura redondeada que se visualiza en el interior del saco gestacional a partir de las semana 5).
    • Tamaño del saco gestacional menor al esperado.
    • Presencia de hematomas.
  • Aborto en curso: observamos el saco gestacional deformado, próximo al orificio del cuello del útero, descendido.
  • Aborto diferido:
    • Huevo huero: saco gestacional vacío, sin estructuras embrionarias en su interior.
    • Gestación interrumpida: no detectamos latido cardíaco en el embrión (para embriones de más de 4-5mm de tamaño).
  • Aborto completo: por ecografía se observa un útero vacío, pues el contenido del mismo ha sido expulsado en su totalidad.
  • Aborto incompleto: por ecografía aún se ven imágenes compatibles con coágulos y restos abortivos.

¿Y qué síntomas puede presentar la paciente?

  • Paciente asintomática que viene a hacerse una ecografía rutinaria y en la misma vemos signos ecográficos de sospecha de amenaza de aborto o de aborto diferido.
  • Paciente que acude a urgencias por dolor y sangrado en el primer trimestre de su embarazo y al hacerle una ecografía vemos signos compatibles con aborto completo o aborto incompleto.
  • Paciente que acude a urgencias por dolor y sangrado en el primer trimestre de su embarazo y al hacerle una ecografía no podemos ser concluyentes en el diagnóstico, pues vemos signos de amenaza de aborto pero no de aborto. En estos casos, recitaremos a la paciente al cabo de una semana para repetir la ecografía.

¿Cuál será el tratamiento después de haber diagnosticado un aborto?

Porque sí, el diagnóstico de aborto de primer trimestre cuesta encajarlo, duele mucho, es como que de repente, plafff, la peli se acaba casi antes de empezar. Estás descolocada y triste, intentando entender toda la información que te están dando y aún falta el tratamiento, porque algo habrá que hacer ahora, no? Básicamente las opciones de tratamiento son dos:

  • Darte unas pastillas que te ayudarán a expulsar el contenido uterino de forma espontánea en tu domicilio. Para poder optar a este tratamiento has de cumplir una serie de requisitos ecográficos que te comentará tu médico, y, sobretodo, has de estar motivada a quererlo intentar: no siempre funciona y además, cuando funciona, has de saber que tendrás unas pérdidas como una regla abundante.
  • Hacer un legrado obstétrico, es decir, hacer una aspiración del contenido uterino en quirófano, con sedación y bajo control ecográfico, para vaciar los productos abortivos.

No quería acabar este post sin añadir un par de apuntes que creo que son importantes:

  1. Si estás dentro del grupo de pacientes que presentan abortos de repetición, te aconsejo que os pongáis en manos de un ginecólogo especialista en infertilidad, que os solicitará toda una serie de pruebas para intentar conocer la causa de esos abortos. Cuando llegamos al diagnóstico del porqué, cuando conocemos la causa de esas pérdidas tempranas del embarazo, podemos poner en marcha medidas para evitar que vuelva a ocurrir y lograr cumplir vuestro sueño. Así que en serio, no os quedéis con la duda, consultad y explicad vuestra historia!
  2. Es muy duro asumir un aborto de primer trimestre, claro que sí, y tendrás que pasar tu duelo. Pero luego, una vez pasado ese shock inicial, recuerda dos cosas: un aborto de primer trimestre es algo muchísimo más frecuente de lo que te podías haber imaginado y, lo más importante, te puedes quedar embarazada. Sí, en serio, te has quedado embarazada, no ha ido bien, cierto, pero a la próxima irá, confía!

Si tenéis alguna duda Malasmadres, no dejéis de dejarla abajo en los comentarios. ¡Gracias a todas!

Источник: https://clubdemalasmadres.com/aborto-primer-trimestre/

¿En qué semana se reduce el riesgo de aborto espontáneo?

¿En qué semana se reduce el riesgo de aborto espontáneo?

El aborto es algo que preocupa a todas las madres, aunque no es lo habitual. Hoy, la mayoría de los embarazos transcurre con absoluta normalidad. Además, casi todos los abortos suelen transcurrir durante las primeras semanas de gestación. 

Índice

¿Es muy frecuente sufrir un aborto espontáneo?

En muchas ocasiones, durante estas primeras semanas, muchas mujeres ni siquiera son conscientes de que están embarazadas, y mucho menos de que han abortado ya que la pérdida del embrión se produce al implantarse o al poco de la implantación, lo que hace que la regla venga en sus fechas y la mujer no llegue a saber que se produjo la fecundación. Es importante saber que el riesgo de padecer un aborto es menor del 20% y las probabilidades de sufrir un segundo aborto son muy bajas, aproximadamente del 3%.

El aborto espontáneo, o involuntario, en medicina es la pérdida de un bebé en las veinte primeras semanas de embarazo, ya que a partir de aquí termina el riesgo y, si ocurriera algún problema, se produciría un parto prematuro. . El porcentaje de embarazos que terminan con un aborto espontáneo es muy bajo, alrededor del 10 o el 20%, y más del 80% de estos abortos sucederá en las primeras doce semanas.

¿Cuáles son los síntomas de aborto?

Debemos prestar especial atención ya que existen dos síntomas que requieren de la intervención necesaria del médico como el sangrado, o hemorragia vaginal y el dolor abdominal.

Normalmente, el sangrado es el primer síntoma de aborto espontáneo, aunque es cierto que 1 de cada 4 mujeres embarazadas pierde algo de sangre o encuentra manchas en el papel higiénico o en su ropa interior al comienzo del embarazo debido a la implantación. Por lo tanto, si el sangrado es liviano, y dura poco tiempo, no hay peligro, pues no hay riesgo de aborto espontáneo. Al contrario, si se trata de un sangrado más parecido al de la menstruación, de color rojo intenso, la probabilidad de acabar en aborto será mayor.

La hemorragia vaginal puede conllevar la expulsión de coágulos de sangre u otros tejidos, y va acompañada generalmente de calambres y dolores parecidos a los que sufrimos cuando tenemos el periodo.

En cuanto al dolor abdominal o los cólicos, estos son otro signo clínico al que hay que prestar mucha atención. Generalmente, el dolor comienza después de la pérdida de sangre. Es cierto que puede ser suave o fuerte, persistente, o bien presentarse en forma de retortijones. El dolor abdominal se siente en la parte baja de la espalda o como una presión en la pelvis.

Si se presentan a la vez el dolor abdominal y el sangrado, las posibilidades de que el embarazo siga adelante se reducen.

¿Por qué se produce el aborto espontáneo?

Aunque no se conocen bien las causas, la mayoría de los abortos espontáneos que tienen lugar en el primer trimestre se deben a algunas anomalías cromosómicas en el feto. La mayoría se producen de manera fortuita, y nada tienen que ver con problemas genéticos en la madre o en el padre.

Estas anomalías pueden dar lugar a un embarazo molar, embarazo ectópico, embarazo anembrionado… El resto de los abortos espontáneos pueden estar relacionados con infecciones del útero o de la placenta, problemas hormonales, enfermedades tiroideas, exposición a altos niveles de radiación o a agentes ambientales tóxicos, anomalías en el útero o en el cuello uterino, tabaquismo, consumo de drogas, etc.

Además, es importante tener en cuenta que, aunque el riesgo de aborto espontáneo se deba, en la mayoría de los casos, a motivos como estos, siempre será mayor cuando la mujer supere los 40 años, ya que a esta edad aumentan las probabilidades de que el feto sufra malformaciones o alteraciones cromosómicas, o cuando la mujer ha sufrido ya abortos anteriores. Hay otros factores que aumentan el riesgo de aborto, como tener enfermedades previas no controladas como diabetes, el sobrepeso o realizarse ciertas pruebas genéticas invasivas.

¿Se puede prevenir un aborto?  

Finalmente, para prevenir el riesgo de aborto espontáneo será necesario llevar un control médico adecuado, mantener una dieta sana y equilibrada rica en frutas y verduras bien lavadas, no tomar demasiada medicación, y que haya sido previamente recetada por el médico, y descansar adecuadamente, ya que en las primeras semanas el cuerpo cambia y el cansancio se vuelve más frecuente.

Es importante, además, que tomes suplementos de ácido fólico en los meses previos a la concepción para evitar los defectos del tubo neural y de yodo para asegurar el correcto desarrollo cerebral del feto y que incluso te realices una revisión ginecológica antes del embarazo para poder detectar a tiempo cualquier problema que pudiera causar un aborto espontáneo, como problemas hormonales o de la tiroides. Por último, ante los primeros síntomas de aborto, acude a Urgencias ya que, en ocasiones, si es solo una amenaza de aborto se puede detener con reposo y progestágenos, medicamentos con progesterona artificial que detienen la pérdida del embrión.

Sin embargo, en la mayoría de los casos no se puede evitar, aunque la buena noticia es que es muy raro tener otro aborto, por lo que lo normal es que, una vez te recuperes física y emocionalmente, puedes tener un embarazo sano.

Embarazo ectópico

Definición:

Se produce cuando el óvulo fecundado se implanta fuera del útero, normalmente en las trompas, en un ovario o en la cavidad abdominal.

Síntomas:

Dolor intenso en el bajo vientre, pérdidas de sangre, dolor en los hombros.

Tratamiento:

No es un embarazo viable, por lo que debe ser extirpado mediante una laparoscopia.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/embarazo/interrupcion-embarazo/en-que-semana-se-reduce-el-riesgo-de-aborto-espontaneo-8256

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: