Enseña a tus hijos a hacer de la actividad física una forma de vida

Contents
  1. Actividad física para los niños a los que no les gustan los deportes
  2. ¿Por qué a algunos niños no les gustan los deportes de equipo?
  3. Todavía están desarrollando las habilidades básicas
  4. El entrenador o la liga son demasiado competitivos
  5. Tienen miedo a salir a escena
  6. Todavía está buscando su deporte
  7. Otras barreras
  8. La actividad física fuera de los deportes de equipo
  9. Apoye la decisión de su hijo
  10. El deporte y los niños: consejos para motivarlos
  11. Invítalo a conocer diferentes disciplinas deportivas
  12. Intenta conseguir actividades afines a su personalidad
  13. A los 5 años podrá comenzar a practicar deporte
  14. Regalos de estímulo
  15. Habla con él, motívalo
  16. Promueve el sano vínculo del niño y el deporte
  17. ▷ Hábitos Saludables para Niños y Niñas [Guía Fundamental]
  18. Qué son los hábitos saludables
  19. Alimentación
  20. ¿Cómo debe ser una dieta sana?
  21. Tamaño de las porciones
  22. Cocina platos no procesados
  23. Cambia las bebidas con gas por bebidas naturales
  24. Enseña a tus hijos a cocinar
  25. Transmíteles el valor de la moderación
  26. Prepara comidas que sacien más
  27. Otros hábitos saludables para tus hijos
  28. Evita comer tarde
  29. Prepara un buen desayuno
  30. Prepara almuerzos para llevar
  31. Comidas en familia
  32. Deporte
  33. Higiene y aseo
  34. Ocio y juego
  35. Descanso
  36. Sociabilización
  37. Sé un ejemplo positivo para tus hijos
  38. Conclusión
  39. Los beneficios de los campamentos, la otra escuela de tu hijo
  40. Beneficios de los campamentos 
  41. 1. Amistades y habilidades sociales
  42. 2. Resiliencia y confianza
  43. 3. Centrarse en el plano físico
  44. 4. Déficit de naturaleza
  45. 5. Valores de liderazgo
  46. 6. Continuar educando
  47. 7. Juego libre y activo
  48. 5 ejercicios para realizar en familia y fortalecer la unión — Mejor con Salud
  49. Consejos para ejercitarte con tu familia
  50. 1. No te olvides de los niños
  51. 2. Compartir el momento
  52. 3. No olvides al más juguetón de la casa
  53. Ejercicios para realizar en familia
  54. 1. Pasear en bicicleta
  55. 2. Patinaje
  56. 3. Bailar
  57. 4. Correr
  58. Otros ejercicios para realizar en familia
  59. Enseña a tus hijos a hacer de la actividad física una forma de vida
  60. Beneficios de la actividad física
  61. ¿Y si mi hijo no quiere hacer ejercicio?

Actividad física para los niños a los que no les gustan los deportes

Enseña a tus hijos a hacer de la actividad física una forma de vida

  • Tamaño de texto más grande

Los deportes en equipo pueden mejorar la autoestima, la coordinación y las condiciones físicas generales de los niños, además de ayudarles a aprender a trabajar con otros niños y adultos.

Pero algunos niños no son atletas innatos y es posible que le digan, directa o indirectamente, que no les gustan los deportes. ¿Qué hacer entonces?

¿Por qué a algunos niños no les gustan los deportes de equipo?

No es necesario que todos los niños se unan a algún equipo. Con una cantidad suficiente de otras actividades, los niños pueden estar en buena condición física sin hacerlo. Pero trate de averiguar por qué su hijo no está interesado. Quizás pueda ayudarlo a enfrentar preocupaciones más profundas u orientarlo hacia otra actividad.

Dígale a su hijo que le gustaría que juntos pudieran encontrar una solución. Esto puede consistir en continuar con el deporte de equipo, pero haciendo ciertos cambios, o bien en encontrar una nueva actividad.

A continuación, encontrará algunas razones por las cuales los niños pueden rechazar el deporte:

Todavía están desarrollando las habilidades básicas

Si bien existen muchos programas deportivos para los niños de edad preescolar, no es sino hasta los 6 ó 7 años que los niños tienen la capacidad física, pueden mantener la atención por períodos prolongados y poseen la habilidad de comprender las reglas necesarias para jugar un deporte de manera organizada.

Los niños que no han practicado demasiado un deporte específico podrían necesitar tiempo para poner en práctica de manera confiable habilidades como patear un balón de fútbol en movimiento o pegarle a una bola de baseball arrojada desde el montículo del lanzador. Probar y equivocarse, especialmente durante un juego, podrían frustrarlos o ponerlos nerviosos.

Qué puede hacer usted: Practique con su hijo en casa.

Ya sea tirando pelotas de básquet al aro, jugando a atajar una pelota o corriendo juntos, le dará a su hijo la posibilidad de desarrollar sus habilidades y mejorar su estado físico en un ambiente donde se siente seguro.

Su hijo puede probar de hacer cosas nuevas (y, posiblemente, fallar) sin sentirse cohibido por la presencia de otros niños. Y también compartirán un tiempo valioso.

El entrenador o la liga son demasiado competitivos

Un niño que hace deportes a regañadientes se sentirá muy nervioso cuando el entrenador dé indicaciones a los gritos o cuando la liga enfatice mucho que es necesario ganar.

Qué puede hacer usted: Averigüe sobre los programas deportivos antes de inscribir a su hijo en alguno. Hable con los entrenadores y con otros padres acerca de la filosofía del programa. Ciertas asociaciones deportivas, como la YMCA, tienen ligas que no son competitivas. En algunos programas ni siquiera llevan la cuenta de los tantos.

A medida que los niños crecen, pueden comprender los aspectos más competitivos del juego, como llevar la cuenta de los tantos o saber cuántas veces han perdido o ganado en la temporada.

A algunos niños puede motivarlos el juego competitivo, pero la mayoría no están preparados para recibir una presión mayor hasta los 11 ó 12 años.

Recuerde que aun en las ligas más competitivas, todos los participantes deben poder jugar en un ambiente positivo y donde se sientan apoyados.

Tienen miedo a salir a escena

Los niños que no son deportistas por naturaleza o son algo tímidos pueden sentirse incómodos por la presión de pertenecer a un equipo. Los niños más tímidos también pueden preocuparse por decepcionar a sus padres, entrenadores o miembros de su equipo. Esto es particularmente cierto cuando el niño todavía está desarrollando sus habilidades básicas y la liga es muy competitiva.

Qué puede hacer usted: Sea realista con respecto a sus expectativas; la mayoría de los niños no se convierten en atletas olímpicos que ganan medallas o reciben becas deportivas.

Hágale saber a su hijo que el objetivo es estar en buenas condiciones físicas y divertirse.

Si el entrenador o la liga no están de acuerdo con esto, probablemente sea recomendable buscar otra actividad.

Todavía está buscando su deporte

Algunos niños no han encontrado el deporte ideal para ellos. Quizás un niño que no posee la coordinación necesaria para jugar al béisbol tiene condiciones físicas y mentales para nadar, correr o hacer ciclismo. La idea de un deporte individual puede ser más atractiva para un niño al que le gusta hacer actividades solo.

Qué puede hacer usted: Sea abierto con respecto al interés del niño en otros deportes o actividades. Esto puede ser difícil si, por ejemplo, a usted siempre le gustó el baloncesto y quiere continuar esta tradición. Pero al explorar otras opciones, usted le permite a su hijo la posibilidad de invertir su tiempo en algo que él realmente disfruta.

Otras barreras

Cada niño madura físicamente a su propio ritmo; por lo tanto debe preverse que habrá una amplia gama de alturas, pesos y habilidades deportivas en un grupo de niños de la misma edad. Un niño mucho más grande o mucho más pequeño que el resto de los niños de su misma edad –o que no es tan coordinado ni tan fuerte– probablemente se sienta incómodo al tener que competir con ellos.

Es posible que los niños también tengan miedo de lastimarse o que se preocupen por no poder mantener el ritmo.

A un niño que está excedido de peso no le entusiasmará integrarse a un deporte, mientras que uno con asma se sentirá más cómodo con aquellos deportes que requieran un gran consumo de energía durante lapsos cortos de tiempo, como el béisbol, el fútbol americano, la gimnasia artística, el golf o las carreras de velocidad de pocos metros.

Qué puede hacer usted: Piense honestamente cuáles son las fortalezas, las habilidades y el temperamento de su hijo, y encuentre una actividad adecuada.

Algunos niños le tienen miedo a la pelota; por lo tanto, no les gusta el softball o el voleibol, pero es posible que disfruten de una actividad como correr. Si su hijo está excedido de peso, es posible que no tenga la resistencia necesaria para correr, pero disfrute de la natación.

Un niño demasiado pequeño para estar en el equipo de básquet puede disfrutar la gimnasia artística o la lucha libre.

Recuerde que algunos niños prefieren los deportes individuales más que los de equipo. El objetivo es evitar que su hijo se frustre, no quiera seguir jugando y se aleje de los deportes y la actividad física.

Trate de abordar las preocupaciones de su hijo. Ser comprensivo y proporcionar un ambiente donde se sienta apoyado fomentará el éxito en cualquier actividad que su hijo elija.

La actividad física fuera de los deportes de equipo

Aun los niños que alguna vez dijeron que odiaban los deportes pueden aprender a que les gusten los deportes de equipo a medida que sus habilidades mejoran o si descubren el deporte o una liga ideal. Pero aunque los deportes de equipo nunca le entusiasmen demasiado a su hijo, hay muchas cosas que un niño puede hacer para cubrir los 60 minutos diarios de actividad física necesarios.

El juego no estructurado suele ser muy importante para los niños que no participan de un deporte de equipo. ¿Qué es un juego no estructurado? Es la actividad que los niños realizan cuando se los deja solos, como tirar pelotas al aro de básquet, andar en bicicleta, jugar con una pelota de plástico tipo whiffle, jugar a la mancha, saltar a la cuerda o bailar.

Los niños también podrían disfrutar los deportes individuales u otras actividades organizadas que pueden mejorar el estado físico, como:

  • natación
  • equitación
  • clases de danzas
  • patinaje sobre ruedas
  • ciclismo
  • animadora de encuentros deportivos (cheerleading)
  • andar en patinetas
  • caminatas o excursionismo
  • golf
  • tenis
  • esgrima
  • gimnasia artística
  • artes marciales
  • yoga y otras clases para mantener el estado físico
  • frisbee
  • correr

Apoye la decisión de su hijo

Aunque le resulte difícil, trate de encontrar una manera de mantener a su hijo activo con algo que sea de su agrado. Intente tener una actitud abierta. Quizá su hijo está interesado en una actividad que no está incluida en las propuestas de la escuela.

Si su hija quiere probar hockey sobre hielo o el tipo de fútbol americano que consiste en quitarse una bandera (flag football), por ejemplo, ayúdela a encontrar una liga local o hable con alguna persona en la escuela sobre la posibilidad de crear un nuevo equipo.

Tendrá que ser paciente si su hijo tiene dificultades para seleccionar una actividad y continuarla. Por lo general, hacen falta varios intentos hasta que los niños encuentran una actividad adecuada.

Pero cuando esto ocurra, usted se alegrará de haber invertido el tiempo y el esfuerzo. Para su hijo, representará un paso importante hacia el desarrollo de hábitos deportivos que perdurarán toda la vida.

Revisado por: Mary L. Gavin, MD

Fecha de revisión: octubre de 2015

Источник: https://kidshealth.org/es/parents/hate-sports-esp.html

El deporte y los niños: consejos para motivarlos

Enseña a tus hijos a hacer de la actividad física una forma de vida

Vincular a tu hijo con el deporte desde una temprana edad es la mejor manera de motivarlo a tener una disciplina que lo invite a mantenerse siempre saludable física, emocional y espiritualmente.

 Hay familias en las que la ecuación los niños y el deporte se da de manera natural; esto ocurre porque el ambiente de esa familia está impregnado de personas que disfrutan del ejercicio y las actividades vinculadas al deporte.

Los niños que crecen en un ambiente así, seguramente se aficionarán rápidamente a alguna actividad física, pues el ejemplo de los padres es siempre la mejor manera de enseñar a los hijos. Sin embargo, no todas las familias son aficionadas al deporte; es más, nuestra sociedad en general tiende a ser más bien sedentaria.

Invítalo a conocer diferentes disciplinas deportivas

Si tu hijo no está rodeado de un ambiente familiar donde se practique frecuentemente deporte, pero quieres que se desarrolle adecuadamente, lo puedes motivar acercándolo de alguna manera a las actividades físicas.

Antes de inscribirlo en un deporte, enséñale diferentes instituciones donde practiquen diversas disciplinas del deporte.Así tendrá la oportunidad de elegir con cierto criterio, de manera que su decisión estará vinculada a la emoción que sienta en el momento que vea cómo se practica el deporte.

Intenta conseguir actividades afines a su personalidad

El objetivo de hacer ver a tu hijo a otros niños o niñas practicando deporte es que pueda encontrar alguno que le guste, que esté en sintonía con sus aficciones y también con sus condiciones físicas. Si quieres que tu hijo practique deportes debes dejarlo elegir libremente, puedes orientarlo y hacerle ver sus aptitudes, pero la última palabra debe ser la de él.

También es vital que tu hijo sepa que la práctica del deporte no debe ser una actividad esporádica sino una disciplina que requiere de dedicación y esfuerzo.

A los 5 años podrá comenzar a practicar deporte

La psicóloga y especialista en infancia y adolescencia Trinidad Aparicio Pérez explica que a partir de los 5 años es el momento adecuado para apuntar a los niños a un deporte.

Ella sugiere invitarlos a elegir actividades que promuevan el trabajo en equipo, pues esto los ayudará a relacionarse con otros niños.

Este contacto constante con niños de su edad a través del deporte contribuye a que puedan desarrollar habilidades como la socialización y la resolución de problemas, lo cual a su vez les permite construir una autoestima sana.

Además, poder pasar tiempo con otros niños a través de la práctica del deporte le brinda la posibilidad de recrearse sanamente y de desarrollar de manera simultánea funciones motoras y cognitivas.

Regalos de estímulo

Motivar a los niños a través de pequeños regalos que los inviten a practicar actividades deportivas es una manera de acercarlos a ellas.

Así, cuando haya una ocasión en la que le quieras dar un regalo a tu hijo, dale algún detalle que lo invite a practicar deporte. En Navidad puedes comprarle una bicicleta o un balón en lugar de un videojuego o un móvil.

Además, procura dejarle tiempo para que disfrute libremente de su juguete y que él vaya decidiendo de qué manera lo quiere aprovechar.

“Hay familias en las que la ecuación los niños y el deporte se da de manera natural, esto ocurre porque el ambiente de esa familia está impregnado de personas que disfrutan”

Habla con él, motívalo

El interés de los padres y su participación activa en las actividades de sus hijos son un aliciente natural para cualquier niño. Si ya inscribiste a tu hijo o hija en un deporte o actividad física, es muy importante que lo sigas apoyando e incentivando.

Interésate sinceramente por su progreso, habla con él y con su profesor acerca de las clases y de su desempeño en ellas y, sobre todo, escucha a tu hijo: es la única manera de saber cómo se siente realmente al practicar deporte.

Normalmente los entrenadores de las academias estimulan a los niños a través de competencias y presentaciones, las cuales resultan muy motivadoras para los niños ya que se les enseña a alcanzar una meta. En este tipo de eventos tu actitud es fundamental, debes enseñarle que las cosas importantes se consiguen a través de esfuerzo constante.

Promueve el sano vínculo del niño y el deporte

Aparicio subraya que es fundamental que el objetivo de los padres no sea que su hijo sobresalga en la actividad elegida. El fin es que disfrute y se aleje de la rutina escolar y familiar.

Promover el sano disfrute del deporte es una actividad que los padres pueden emprender de diferentes maneras; aunque no sea de manera especializada siempre es posible incluir en las rutinas familiares alguna actividad deportiva.

Te podría interesar…

Источник: https://eresmama.com/el-deporte-y-ninos-consejos-motivarlos/

▷ Hábitos Saludables para Niños y Niñas [Guía Fundamental]

Enseña a tus hijos a hacer de la actividad física una forma de vida

No hacer deporte, comer golosinas en exceso, o pasar muchas horas viendo la televisión, son costumbres que acaban causando problemas de salud a los más pequeños.

Por ello, los hábitos saludables para niños deben ser inculcados desde una temprana edad.

No solo porque las primeras etapas de crecimiento son las más importantes, sino porque unos buenos hábitos harán que tengan una vida adulta más sana.

Enseñarles a llevar un estilo de vida saludable cuando todavía son unos niños garantiza que adquieran estos hábitos saludables para llevar una vida sana cuando sean adultos.

Qué son los hábitos saludables

Los hábitos saludables son aquellas conductas que forman parte de la vida cotidiana y que afectan de forma positiva al bienestar físico, mental y social. De hecho, la OMS asegura que el desarrollo saludable del niño le permite vivir en armonía. Los hábitos saludables suelen desarrollarse dentro del perímetro de la alimentación, el ejercicio físico y el descanso.

La clave para que una acción se convierta en hábito es la recurrencia. Por eso es importante que los padres incidan en la acción en sí misma, pero sobre todo en la frecuencia. Asegúrate de inculcarles costumbres realizables de forma periódica.

Además, el entorno debe ser positivo y motivador. Anima a tus hijos a adoptar un estilo de vida saludable por medio de juegos y recompensas positivas.

Alimentación

Los padres deben inculcar a los hijos una alimentación saludable y variada que aporte todos los nutrientes que necesita para su desarrollo. A partir de los 3 años, se recomienda que la dieta se componga en un 50% de hidratos de carbono, un 35% de grasas mono-saturadas y un 15% de proteínas. Además, el niño se debe acostumbrar a respetar las 5 comidas diarias.

Para ello, establece horarios fijos para cada ingesta y planifica un calendario de comidas semanal. También puedes animar a que tus hijos prueben recetas nuevas invitándoles a su elaboración. Una vez en la mesa, lejos de obligarles a que se terminen el plato, debes trabajar para que disfruten con la comida.

Además, la sensación de saciedad del estómago tarda unos 20 minutos en llegar al cerebro. Por ello, evita que coman demasiado rápido, pues el niño acabará consumiendo más calorías de las que su cuerpo necesita.

Otro hábito que conviene incorporar en la rutina de los niños es beber agua frecuentemente. Tanto es así que, mientras que el cuerpo de un adulto está compuesto en un 65% por agua, en el caso de los niños lo está a un 80%. Los zumos de frutas y verduras naturales también son una opción, pero no conviene abusar de ellos por su alto contenido en azúcares.

¿Cómo debe ser una dieta sana?

Una dieta sana y equilibrada es fundamental, ya que no solo afecta a la salud física, sino que también influye en el estado de ánimo. Por ejemplo, el azúcar se ha asociado a problemas de salud mental. A continuación te enseñamos algunos métodos para animar a los niños a tomar decisiones para que fomenten hábitos saludables y una dieta sana. 

Tamaño de las porciones

Por lo general, cuanto más grande sea la porción del niño en el plato, más probable es que se lo coma todo. Limita el tamaño de las porciones para que tu hijo coma más despacio y asegúrate de que beba mucha agua antes de las comidas. A menudo se confunde la sed con el hambre.

Cocina platos no procesados

Siempre que sea posible, cocina platos no procesados. Los alimentos procesados normalmente contienen mucha sal y azúcar. Incluso puedes elaborar versiones más sanas de la comida rápida preferida de tus hijos. Haz nuggets rebozando pollo en harina de almendra, o prepara hamburguesas dando forma a la carne picada como sustitutos de una dieta equilibrada y rutinas saludables.

Cambia las bebidas con gas por bebidas naturales

Las bebidas con gas no son buenas para los dientes de los niños y pueden provocar obesidad. Sustitúyelas por agua de distintos sabores que puedes preparar en casa. Puedes añadir hojas de menta, frutos rojos y cítricos al agua, lo que le dará sabor a la vez que le aporta nutrientes.

Enseña a tus hijos a cocinar

Saca el chef que hay en ellos. Haz que la cocina sea una actividad divertida que podáis disfrutar juntos preparando una dieta equilibrada (y algunos caprichos). Una tarta casera sigue siendo mucho más saludable que una comprada. ¡Probad a hacer masa de pizza con formas y añadir caras con vegetales!

Transmíteles el valor de la moderación

Asegúrate de que tengan días libres, ya que prohibirles los caprichos puede hacer que a los niños se les antojen más. Los días libres pueden ser una oportunidad perfecta para enseñar cocina casera a tus hijos. Empezad preparando un bizcocho de plátano saludable. ¡Ya verás como no se aburren!

Prepara comidas que sacien más

Los aperitivos son importantes para los niños en edad de crecimiento, pero es normal que no quieras que se acostumbren a picar demasiado entre horas y comer alimentos con mucha azúcar.

En su lugar, piensa en qué comidas y aperitivos puedes darles que les sacien durante más tiempo. La avena, los huevos y los alimentos integrales son estupendos para mantener sus barrigas llenas y fomentan una dieta equilibrada y rutinas saludables.

Otros hábitos saludables para tus hijos

Fijar una rutina sólida, en especial en los días de colegio, ayuda a fortalecer los hábitos saludables a tus hijos. Aquí tienes algunos consejos.

Evita comer tarde

Hacer una comida copiosa poco antes de irse a la cama puede causar indigestión e interrumpir el sueño. Procura que los niños cenen varias horas antes de irse a dormir.

Prepara un buen desayuno

Tomar un desayuno nutritivo y saciante les dará a tus hijos más energía para afrontar el día y concentrarse en clase. Cambia los cereales procesados por alternativas más sanas como la avena, el yogur y los frutos rojos, o una tostada con huevos revueltos o tortilla.

Prepara almuerzos para llevar

Si tus hijos tienen que llevarse su propio almuerzo al colegio, lo ideal es preparar una comida casera. Puedes combinar sándwiches de pan integral y ensaladas.

Comidas en familia

Compartir los alimentos fomenta una relación sana con la comida, ya que muestra su importancia al reunir a los seres queridos, reforzar los vínculos y crear mejores relaciones. Procurad comer todos juntos, al menos los fines de semana.

Deporte

Hacer deporte diariamente es un hábito saludable fundamental, pues reduce el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares y sobrepeso.

Según la edad, los expertos recomiendan dedicar a la actividad física un tiempo mínimo diario:

  • Entre 1 y 5 años. Se recomienda jugar unos 60 minutos al día. Las actividades al aire libre les ayudarán a mantener la forma física y trabajar la socialización con otros niños.
  • A partir de los 6 años, es recomendable practicar 120 minutos de ejercicio. No tiene por qué ser necesariamente deporte, pero sí mantener el cuerpo en movimiento.
  • Limita el tiempo delante de la pantalla. Los niños de hoy en día a menudo pasan mucho tiempo con sus smartphones y tabletas, lo que aumenta su nivel de sedentarismo. Pon límites a cuánto tiempo pueden pasar con sus dispositivos y anímalos a jugar fuera.
  • Haz divertida la actividad física. Anima a toda la familia a estar activos y hazlo divertido. Id a pasear o a montar en bicicleta. También podéis aprovechar para preparar un pícnic y pasar el día fuera. El ejercicio se disfruta mucho más cuando se hace en familia y en lugares distintos, como el bosque o la playa.
  • Haz del ejercicio un hábito saludable. Siempre que puedas, cambia los medios de transporte por actividad física. Si es posible, anima a tus hijos a ir andando al colegio o a comprar. Esto te ayudará a integrar el ejercicio en la rutina cotidiana de los niños.

Higiene y aseo

Acostumbra a tus hijos a lavarse las manos antes de cada comida. De la misma forma, deberían adquirir el mismo hábito siempre que lleguen de casa.

La higiene bucal también se debe trabajar en casa. Para ello, hay que habituar al niño a cepillarse los dientes después de cada comida de manera autónoma para eliminar los restos de comida. Es recomendable el uso de pasta fluorada. El flúor es un mineral que contribuye en la fortificación del diente y evita la aparición de caries.

Te puede interesar: Limpieza dental para niños: ¿Cuándo llevarlos? Guía de Recomendaciones

Ocio y juego

El ocio es la asignatura pendiente en muchos hogares. Cada vez son más los niños que solo saben entretenerse con pantallas.

Aunque muchas veces son una fuente de conocimiento y desarrollan habilidades digitales útiles para su futuro, debemos limitar su uso diario. Para ello, busca alternativas de ocio como los juegos al aire libre o las manualidades en casa. También es una buena idea compartir tiempo en familia con los juegos de mesa.

Descanso

Para poder cerrar el círculo de una vida saludable, la alimentación sana y el ejercicio físico deben complementarse con un buen descanso todas las noches. Los hábitos de sueño dependen de la edad del niño:

  • Los bebés de 4 a 12 meses: entre 12 y 16 horas de sueño, incluyendo siestas.
  • Niños de 1 a 2 años: entre 11 y 14 horas, siestas incluidas.
  • Los niños de edad preescolar deben descansar entre 10 y 13 horas, incluyendo siestas.
  • A partir de los 6 a los 12 años el tiempo recomendado se reduce entre 9 y 12 horas. A estas edades las siestas deberían ser esporádicas.

Sociabilización

Una parte importante de la madurez del niño se adquiere mediante la interacción con otras personas. El contacto social con otros niños favorece la autonomía y contribuye en el desarrollo de habilidades como la empatía y la generosidad. Además, una mayor sociabilización contribuirá a reforzar los vínculos familiares en casa.

Your browser doesn’t support the HTML5 video tag.

Sé un ejemplo positivo para tus hijos

Por último, recuerda la importancia de dar ejemplo. Los niños aprenden con el ejemplo, así que háblales del valor de una dieta equilibrada y rutinas saludables.

Muéstrales en qué consiste una buena rutina y cómo sería una planificación de comidas nutritiva. No hagas de la comida un tema tabú. Es mejor que les enseñes que es algo para disfrutar, a la vez que ayuda a estar sanos y sentirse bien. Tus hijos te ven como un ejemplo por lo que adoptar hábitos saludables y una dieta sana será un aprendizaje que se llevarán de por vida.

Conclusión

En resumen, el objetivo es moldear un poco la rutina diaria para alcanzar un estilo de vida saludable. La suma de ejercicio físico, una alimentación sana y un sueño reparador y suficiente hará que tu hijo goce de una vida sana.

¿Quieres complementar estos consejos saludables para niños con un Seguro Médico a medida? En Generali tenemos una gran variedad para que elijas el que mejor se adapta a vuestras necesidades.

Conoce las mejores recomendaciones sobre alimentación y bienestar para los más pequeños de la casa en nuestro Blog Tu Asesor Salud. Suscríbete y te enviaremos nuevos contenidos interesantes cada mes.

Источник: https://www.generali.es/blog/tuasesorsalud/habitos-saludables-para-ninos/

Los beneficios de los campamentos, la otra escuela de tu hijo

Enseña a tus hijos a hacer de la actividad física una forma de vida

Una de las principales preocupaciones de los padres es saber cuál es la mejor opción para que los hijos disfruten durante las vacaciones escolares. Para algunos padres es un periodo para que los niños jueguen y se diviertan; para otros, una oportunidad para que perfeccionen sus estudios o aprendan nuevas habilidades.

Según los expertos, existe un único destino que permite que los niños jueguen fuera mientras desarrollan nuevas habilidades para toda la vida, se llama campamento. Y en este sentido, los beneficios de los campamentos de verano son muchos.

Como ningún niño es igual a otro, aquí te dejamos una gran variedad de campamentos para que elijas el que mejor se ajusta a tu hijo.

El director de la Red de Investigación de Comunidades Saludables de la Universidad de Waterloo en Reino Unido, Troy Glover considera que los beneficios son muchos.

Desde lecciones de vida más allá del aula, el valor del tiempo de juego, el trabajo en equipo, aprender a apreciar la naturaleza, hasta el desarrollo de la confianza y de las habilidades de liderazgo.

 “Los cambios tan sustanciales que se producen en el crecimiento personal de los niños dicen mucho acerca de la experiencia de los campamentos de verano”, afirma Troy Glover.

Beneficios de los campamentos 

Los beneficios de los campamentos de verano son muy amplios. Los niños tienen la oportunidad de convivir con niños de su edad y de disfrutar de momentos inolvidables.

Porque el aprendizaje emocional y educacional de esta experiencia repercutirá de forma muy positiva en su crecimiento y desarrollo personal.

Aquí os contamos algunos de los principales beneficios de los campamentos, según la Universidad de Waterloo:

1. Amistades y habilidades sociales

El campamento proporciona el entorno ideal para que los niños asuman riesgos sociales. Obviamente, al principio, entrar en un mundo social desconocido puede resultar aterrador. Pasado el periodo de adaptación aprenden a tratar con gente nueva desarrollando sus habilidades sociales, explorando su independencia y mejorando su autoestima.

Stephen Fine, director de investigación de la Asociación de Campamentos de Ontario, asegura que: «el trabajo en equipo, la cooperación y la negociación son inherentes a la experiencia del campamento. Aumentan los niveles de confianza de los niños y su capacidad de enfrentarse a situaciones sociales. Aprenden a tomar sus propias decisiones sin la ayuda de sus padres».

2. Resiliencia y confianza

Otro de los beneficios de los campamentos se encuentra en el área de la inteligencia emocional. Esta competencia implica acciones como reconocer, comprender y controlar las emociones. Los niños aprenden a relacionarse, a interactuar con otras personas de manera positiva, a empatizar, y a conectarse con los demás.

“La experiencia ayuda a desarrollar la inteligencia emocional de los niños y su capacidad de empatía”, dice Troy Glover. En su opinión, los campamentos alientan a los jóvenes a salir de su zona de confort a través de sus actividades. También “les enseña a enfrentarse al fracaso, a conocer sus limitaciones y descubrir áreas en las que pueden mejorar”.

La diversidad de actividades de los campamentos permite a cada niño su oportunidad de tener éxito, ya que los retos se enfocan como desafíos que puedan superar.

3. Centrarse en el plano físico

Es complicado competir por la atención de los niños con la diversidad de dispositivos, aplicaciones y redes sociales que tienen a su alcance. Un estudio reciente de Statistics Canadá descubrió que sólo el 7% de los jóvenes de entre 6 y 19 años realizan el tiempo recomendado de ejercicio físico que necesitan.

Muchos campamentos, además de prohibir el uso de productos electrónicos, proporcionan una rutina diaria que implica levantarse temprano, hacer actividad física, tener comidas regulares y permanecer largos períodos al aire libre.

En los campamentos, el ejercicio físico está presente y disfrazado de diversión. Los niños aprenden lo que les hace sentir bien y contribuye a su bienestar. Los juegos y las diferentes actividades les permiten adoptar un estilo de vida saludable casi sin darse cuenta.

4. Déficit de naturaleza

A diferencia de otras generaciones, el vínculo con la naturaleza está ausente en la vida de muchos niños. “Pueden ser conscientes de los problemas ambientales, pero rara vez se aventuran a experimentar el mundo natural”, dice Richard Louv autor del libro, El último niño en el bosque.

“Incluso los campamentos urbanos suelen tener una parte exterior”, dice Glover. Los niños necesitan la naturaleza para el desarrollo saludable de sus sentidos, para el aprendizaje y la creatividad. Una razón más para conectarse con aventuras al aire libre y alejados de las pantallas.

5. Valores de liderazgo

La confianza, la creatividad en la toma de decisiones y la comprensión del trabajo en equipo son algunas de las cualidades que comparten muchos líderes. Se necesita práctica para convertirse en un buen líder.

Moira MacDougall, directora de estrategias para jóvenes en el YMCA de Toronto, explica cómo en un campamento “a menudo tienes que confiar en tus compañeros de equipo para completar una actividad”. Se forma un vínculo dentro del grupo “y en ese proceso lo que esperas es que el joven aprenda a tener voz en el equipo, o a ser persuasivo”.

«Los niños no van al campamento para ser más conscientes de sí mismos o ser mejores líderes; van porque es divertido. Los resultados positivos son el resultado», matiza Troy Glover. «Aprenden que todos tenemos un papel que representar para contribuir a una sociedad mejor».

6. Continuar educando

«No solo cuenta el aprendizaje cognitivo, también el aprendizaje emocional», dice Tom Potter, profesor asociado de la Universidad de Lakehead en Thunder Bay, Ontario. Aprender es más que libros de texto y exámenes.

Los comentarios guían a los niños en el desempeño de las actividades. “Si van en canoa y lo están haciendo bien se les dice que van en la dirección correcta. Y si la canoa vuelca no pasa nada, todo es parte del juego y del aprendizaje”, afirma Potter. «Los niños estarán tan ocupados divirtiéndose que ni siquiera notarán que están aprendiendo».

7. Juego libre y activo

Muchos niños hoy en día no disfrutan lo suficiente del juego no estructurado. «El tiempo que los jóvenes pasan en la escuela, en casa o viendo la televisión ha aumentado, y el tiempo de juego activo ha disminuido», dice Michelle Brownrigg, directora ejecutiva de Active Healthy Kids Canada.

El campamento ofrece a los niños el tiempo de juego que necesitan y fomenta la creatividad y el compromiso social. «Lo que es realmente único es la oportunidad para que los niños exploren actividades creativas sin estar tan dirigidos por los adultos», afirma Brownrigg.

Actualmente, gracias a la especialización de los campamentos, se puede elegir el que mejor se adapte a las necesidades de cada familia.

CampamentosConsejos para ir de campamentoAdolescencia (13-17 años) Deporte Empatía Infantil (3-6 años) Liderazgo Preadolescencia (11-12 años) Primaria (7-10 años) Resiliencia Sociabilización

Источник: https://saposyprincesas.elmundo.es/campamentos/consejos-campamentos/beneficios-de-los-campamentos/

5 ejercicios para realizar en familia y fortalecer la unión — Mejor con Salud

Enseña a tus hijos a hacer de la actividad física una forma de vida

La actividad física es algo fundamental en la rutina diaria de todas las personas. Por eso, cuando estás aburrido en casa un fin de semana, puedes aprovechar tu tiempo y disfrutar de ejercicios para realizar en familia.

De esta forma, si tienes hijos, puedes ir acostumbrando a los niños a la actividad física. Desde luego, tú y tu pareja también se van a beneficiar de ello, ya que una buena rutina de ejercicios ofrece muchas bondades para la salud, como refleja una publicación del sitio Manual Merck.

Asimismo, realizar rutinas de ejercicio y crearse un plan en el que toda la familia se encuentre incluida puede fortalecer mucho más la unión entre los miembros. Si deseas comenzar a poner en práctica esta fabulosa idea, te interesará conocer los ejercicios para realizar con la familia que aquí proponemos.

Consejos para ejercitarte con tu familia

Muchas veces el ejercicio es visto como algo muy aburrido y puede ser difícil hacer que toda la familia se entusiasme con la idea. No obstante, se trata de algo muy importante de lograr, ya que puede afectar la relación de los niños con el deporte y los hábitos de vida saludables, como afirma un estudio publicado por Preventive Medicine Reports.

Si en tu casa está sucediendo eso, te daremos algunas claves para que comiences con el pie derecho y logres contagiar el entusiasmo por una vida activa y saludable.

1. No te olvides de los niños

En la actualidad, existen consolas que permiten a los niños divertirse mientras se ejercitan. Puedes incentivar a los pequeños con estas herramientas. Por ejemplo, si van a salir a correr, utilizar aplicaciones que les permitan ganar puntos y llevar el registro de su progreso puede ser una muy buena opción.

A menudo se mira con recelo la tecnología. No obstante, esta puede ser una aliada si se la utiliza bien, en especial con los niños. Eso sí, todo en su justa medida.

Lee también: Mindfulness para niños y adolescentes, ¿es eficaz?

Incluir a los más pequeños del hogar es fundamental para pasar un buen momento.

2. Compartir el momento

Hacer ejercicio puede ser un momento de acercamiento bastante íntimo. Por ejemplo, es una circunstancia en la que los padres pueden acercarse más a los hijos y comentarles lo orgullosos que están por hacer ejercicio juntos. Todo esto hará que la familia refuerce sus vínculos.

Seguro que esta conexión permitirá hablar de otros temas y compartir juntos momentos y emociones que quedarán para siempre en el recuerdo.

3. No olvides al más juguetón de la casa

Si tienes un pequeño amigo revoltoso en casa, llévalo a hacer ejercicio. Los perros siempre necesitan mantenerse activos, y este puede ser un incentivo para que toda la familia salga y se divierta junto a él.

Ejercicios para realizar en familia

Ahora que conocemos los beneficios y algunas claves para aumentar la motivación hacia el ejercicio físico, es momento de repasar algunas opciones. Escoge tu preferida e invita a tu familia a llevarla a cabo.

1. Pasear en bicicleta

Uno de los mejores ejercicios para realizar en familia es salir a montar en bicicleta. Pasear por el parque todos juntos, además de ser un buen ejercicio para las piernas, fomentará la unión.

Más allá de sus consecuencias positivas para la musculatura, el ciclismo es remarcado por un estudio publicado por el Scandinavian Journal of Medicine and Science in Sports como un método para promover el bienestar físico y la salud general de todas las poblaciones.

Una buena opción es enseñar a conducir una bicicleta a tus hijos. Esta experiencia de confianza hará que los niños vean a sus padres como aliados.

2. Patinaje

Como en el caso anterior, esta es una actividad en la que la complicidad es fundamental. Enseñar a patinar a tus hijos puede ser todo un desafío, ya que representa un ejercicio que demanda mucha concentración y equilibrio.

Si ya todos manejáis bien esta rutina, podéis idear carreras entre todos. Aunque no lo creas, la competencia a veces es una buena manera de incentivarse para hacer ejercicio.

Lo que nunca debes olvidar es llevar la indumentaria necesaria. Recuerda que todos deben usar casco, coderas, rodilleras y ropa cómoda por si llegase a haber algún accidente.

El patinaje es una opción interesante y divertida, en especial para los niños.

3. Bailar

Esta actividad puede hacerse dentro o fuera de casa y, aparte de ser económico y fácil, es muy buena para la salud. Según un estudio que publicó la revista Home Health Care Management & Practice, sus principales beneficios incluyen:

  • Estimulación de la flexibilidad.
  • Mejora de la resistencia física.
  • Aumento de la fuerza y tonicidad muscular.
  • Mejora de la percepción del espacio y del equilibrio.
  • Estimulación de la sensación de bienestar.

La idea no es realizar pasos estructurados o una coreografía; se trata de hacer todo lo que se pueda con su música favorita. Divertirse y pasar un buen rato en familiaes lo más importante, así que escoge un buen lugar de la casa ¡y comienza a bailar!

Te puede interesar: 5 bailes que te ayudarán a tonificar piernas, glúteos y muslos

4. Correr

Correr por un parque es una gran actividad para todos. Incorpora a tus hijos a este plan e incentívalos cuando estén cansados, además de decirles lo bien que lo han hecho. Cambia las rutinas a diario para así incorporar cosas nuevas y darle un giro divertido.

Ten en cuenta que se trata de un tipo de ejercicio muy recomendable para niños y jóvenes. En este sentido, un estudio publicado en International Journal of Behavioral Nutrition and Physical Activity indica que los niños y adolescentes de entre 5 y 17 años deberían realizar al menos 60 minutos de actividad física por día.

Asimismo, tal investigación concluye que la mayor parte de ese ejercicio debería estar compuesto por ejercicio aeróbico, como es el running. También se aconseja que al menos 30 minutos al día sean de actividad física intensa.

Otros ejercicios para realizar en familia

También puedes apelar a la creatividad y «fabricar» actividades junto a tu familia. Hay miles de ideas, y aquí te dejamos algunas:

  • Puedes crear un circuito de obstáculos con cajas, ruedas, cuerdas y todo tipo de elementos que tengas en casa.
  • Otra alternativa es crear retos que se tengan cumplir como penitencia.
  • Una idea clásica es la de buscar un objeto perdido y proponer una recompensa para quien lo encuentre.

En definitiva, recuerda que lo importante es realizar una rutina de ejercicio y llevar una vida más activa en familia. Practicar deporte juntos puede ayudarlos a comunicarse mejor y también  ser más felices.

Источник: https://mejorconsalud.as.com/5-ejercicios-realizar-familia-fortalecer-la-union/

Enseña a tus hijos a hacer de la actividad física una forma de vida

Enseña a tus hijos a hacer de la actividad física una forma de vida

La Academia Estadounidense de Pediatría recomienda que los bebés, niños, adolescentes y niños con necesidades especiales tengan tiempo para realizar actividad física todos los días. Aquí está el tiempo que necesitan realizar cada día según la edad:

– Los bebés necesitan al menos 30 minutos de «tiempo boca abajo» y otros juegos interactivos, distribuidos a lo largo de cada día.

– Los niños de 3 a 5 años necesitan al menos 3 horas de actividad física por día, o aproximadamente 15 minutos cada hora que están despiertos.

– Los niños de 6 años en adelante necesitan 60 minutos de actividad física moderada a vigorosa la mayoría de los días de la semana. Afortunadamente, hay muchas oportunidades y opciones sobre cómo los niños pueden mantenerse activos. Aquí hay algunas ideas:

Bebés: tiempo boca abajo mientras está despierto. + 30 minutos a lo largo del día

Niños pequeños: paseos por el barrio o jugar libremente al aire libre. + 3 horas a lo largo del día

Preescolares: jugar a lanzar y atrapar una pelota. +3 horas al día, incluyendo 1 hora de ejercicio más vigoroso.

Estudiantes de primaria: juego libre y deportes organizados centrados en la diversión. + 60 minutos de actividad la mayoría de los días además de actividades de entrenamiento de los músculos y los huesos 3 veces a la semana

Estudiantes de secundaria: actividades que incluyan socialización. Evitar la especialización en un solo deporte. + 60 minutos de actividad la mayoría de los días además de actividades de entrenamiento de los músculos y los huesos 3 veces a la semana

Adolescentes: actividades que incluyan socialización y competición, cuando sea necesario. + 60 minutos de actividad la mayoría de los días además de actividades de entrenamiento de los músculos y los huesos 3 veces a la semana
 

Beneficios de la actividad física

La mayoría de los niños no se mueve lo suficiente. Solo el 25% obtiene una cantidad saludable de actividad física al día. Muchos padres tampoco están activos. Por eso es tan importante dedicar tiempo a una actividad moderada a vigorosa la mayoría de los días. Estos son solo algunos de los beneficios:

– Ayuda a prevenir la obesidad, las enfermedades cardíacas y la diabetes.

– Ayuda a los estudiantes a concentrarse en la escuela.

– Para los adolescentes, ayuda a evitar comportamientos de riesgo como fumar, beber y usar drogas.

– Mejora el sueño.

– Quema calorías.

– Fortalece el sistema cardiovascular.

– Construye huesos y músculos fuertes.

– Aumenta la flexibilidad.

– Elimina el estrés.

– Enseña trabajo en equipo y deportividad.

– Aumenta la autoestima.

– Mejora la sensación general de bienestar.
 

¿Y si mi hijo no quiere hacer ejercicio?

Algunos niños no pueden esperar para llegar a casa desde la escuela, tumbarse en el sofá y pasar el resto del día mirando la televisión o jugando a videojuegos. La actividad física simplemente no está en su mente. Convertir el ejercicio en un hábito para toda la vida puede requerir algo de creatividad y tiempo.

Si tu hijo se resiste a estar físicamente activo, intenta darle opciones y alentar cosas nuevas. Por ejemplo, probar una nueva actividad con un amigo.

Averigüe qué le gusta a tu hijo y hacedlo juntos o busca actividades que toda la familia pueda hacer.

Tan solo salir al parque a correr libremente, jugar al escondite o al pilla-pilla puede ayudar al niño a estar físicamente activo y querer más. O ir de escalada. O a explorar por el parque. ¡Deja salir a tu niño interior!

Y recuerda que el ejercicio es la mejor medicina. Las Asociaciones de Pediatría instan a las familias a hacer de la actividad física de por vida una meta. Es la mejor medicina que los padres pueden dar a sus hijos para toda la vida de salud.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/ninos/salud-infantil/ensena-a-tus-hijos-a-hacer-de-la-actividad-fisica-una-forma-de-vida-11433

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: