Epilepsia nocturna

Epilepsia nocturna: síntomas, causas y tratamiento

Epilepsia nocturna

La epilepsia es una enfermedad conocida desde la antigüedad.

Convulsiones, mordeduras de lengua, caídas, salivación excesiva, pérdida del control de los esfínteres… son síntomas que una gran parte de los afectados conoce.

También sabemos que existen epilepsias de diferentes tipos, como por ejemplo las crisis en las que se producen ausencia mental sin que el afectado llegue a convulsionar. 

Generalmente nos imaginamos que las crisis aparecen durante el día, en momentos en que el sujeto está activo. Sin embargo, en ocasiones los brotes epilépticos también ocurren durante la noche. Estamos hablando de la epilepsia nocturna.

¿Qué sucede en la epilepsia?

La epilepsia es un trastorno de origen neurológico en el que el individuo que lo padece sufre crisis nerviosas en las que pierde el control de su cuerpo o de partes de este debido a una hiperactivación de parte de diferentes grupos neuronales.

Si bien puede verse afectado por estímulos externos como la luz y el estrés, el problema es provocado principalmente por la presencia de grupos neuronales que por alguna razón más o menos desconocida (aunque en ocasiones el inicio de los síntomas se remonta a una agresión, traumatismo o tumor) se encuentran hipersensibilizados, lo que que se activan de forma anómala y ello provoque la generación de síntomas.

Como hemos dicho, aunque no aparece en todos los casos y tipos de epilepsia el síntoma más característico es la presencia de convulsiones.

Estas son sacudidas bruscas e incontroladas generadas por la contracción y distensión repentinas e involuntarias de uno o varios grupos musculares, y que tienden a repetirse con cierta frecuencia.

Otro de los síntomas habituales es la alteración del estado de conciencia, el cual suele ser común a todos o casi todos los tipos de epilepsia (sea como pérdida completa de conciencia, obnubilación o ausencia). Además de ellos pueden aparecer incontinencia, mutismo, inmovilidad, mordeduras y lesiones o salivación en forma de espumarajos.

El tipo de síntomas en concreto variará según el tipo de epilepsia, la zona o zonas cerebrales que se activen y el nivel de generalización de las crisis. Y es que existen diferentes tipo de epilepsias. Una de ellas resulta especial dado que se produce durante el sueño.

La epilepsia nocturna

La epilepsia nocturna es un tipo de epilepsia que se caracteriza por aparecer principalmente durante los periodos típicos de sueño del individuo afectado.

Es frecuente que aparezcan una o varias crisis de duración muy breve, las cuales pueden o no despertar al sujeto.

En realidad casi todos los tipos de epilepsia podrían llegar a darse durante la noche, pero las consideradas como epilepsia nocturna son aquellas en las que todas o la mayoría de las crisis suceden en durante el periodo de sueño o el paso a dormirse/despertarse.

En las crisis de epilepsia nocturna suelen darse convulsiones que dan lugar a movimientos bruscos de las extremidades, a veces contorsionandose. La aparición de gritos y gemidos acompañando al episodio no es infrecuente.

Asimismo al producirse durante el sueño las alteraciones la cantidad y calidad del sueño de los afectados disminuye en gran medida, siendo frecuente que existan diversos despertares durante la noche o que se despierten con la sensación de no haber dormido de forma reparadora.

Por ello es habitual que los sujetes con este tipo de problema presenten hipersomnia diurna.

Los episodios de epilepsia nocturna suelen ser bruscos, y tienden a no dejar síntomas posteriores a la crisis como confusión o migraña. En ocasiones, en la epilepsia nocturna también pueden observarse auras o síntomas previos al brote, como la presencia de hormigueos, dificultades respiratorias, vértigo o alucinaciones.

La epilepsia nocturna no es frecuente. A nivel epidemiológico resulta mucho más común en niños y adolescentes, si bien puede aparecer a cualquier edad. En este sentido existe la tendencia a que según van creciendo el número y la gravedad de las crisis sean menores, si bien sin tratamiento es improbable que la epilepsia nocturna llegue a remitir.

Otro punto relevante y a tener en cuenta es que a menudo la epilepsia nocturna tarda en diagnosticarse.

Y es que al aparecer las crisis durante el sueño es posible que incluso el afectado pueda no llegar a ser consciente de la presentación de dichos síntomas.

En ocasiones incluso se atribuyen dichos síntomas a otras alteraciones, como al sonambulismo o a los terrores nocturnos.

¿Por qué se produce?

Al igual que ocurre con la epilepsia en general, las causas de la epilepsia nocturna siguen sin estar del todo claras. Como en todos los tipos de epilepsia se atribuye a la presencia de hipersensibilidad en algunas áreas cerebrales que provocan descargas anormales, pero la razón de dicha sensibilidad sigue siendo una incógnita en la mayoría de los casos.

En la epilepsia nocturna las crisis se suceden durante periodos de sueño o adormecimiento, cosa que nos hace ver que las descargas se producen en un momento en que la actividad cerebral va cambiando entre los distintos ciclos del sueño.

Recordemos que el sueño posee diferentes fases que se van repitiendo en varios ciclos durante la noche o el tiempo que dormimos, y en cada una de ellas la actividad cerebral va variando y produciendo diferentes tipos de onda.

Los ataques con mucho más frecuentes durante el sueño no REM, aunque en ocasiones también suceden en el sueño REM.

Las zonas que producen la descarga pueden variar en gran medida, aunque la epilepsia nocturna más frecuente suele generarse en el lóbulo frontal.

Dos de los ejemplos más conocidos

Aunque hemos estado hablado de la epilepsia nocturna como un único trastorno, lo cierto es que pueden encontrarse diferentes subtipos de epilepsia en los que las crisis suceden durante la noche.

Epilepsia rolándica

Este tipo de epilepsia originada generalmente en fisura de Rolando se caracteriza por la presencia de crisis motoras de tipo parcial. El paciente suele levantarse y generar sonidos corporales diversos. Las alteraciones motoras suelen concentrarse en la zona de la cara

Las crisis en sí aparecen en el momento de despertarse o durante la noche, mayoritariamente. Es frecuente que el niño esté consciente per no sea capaz de hablar. En estos casos es común que experimenten pánico ante la falta de control del propio cuerpo.

Epilepsia frontal nocturna autosómica dominante

Se trata de uno de los pocos tipos de epilepsia para el que se ha encontrado un correlato genético, concretamente la presencia de mutaciones en el gen CHRNA4. Es frecuente que en este caso las crisis provoquen convulsiones de tronco y extremidades.

Tratamiento

El principal tratamiento que se aplica en los casos de epilepsia nocturna suele ser el uso de fármacos anticonvulsivos como la carbamazepina, el valproato, la gabapentina o la oxcarbazepina.

También puede plantearse la utilización de la cirugía o la estimulación del nervio vago mediante mecanismos implantados quirúrgicamente, si bien estos procedimientos pueden resultar más arriesgados.

Referencias bibliográficas:

  • Carney, P.R. & Greyer, J.D. (2005). Clinical Sleep Disorders. Philadelphia: Lippincott, Williams, and Wilkins.
  • Santín, J. (2013). Sueño y epilepsia. Revista médica Clínica Las Condes, 24 (3); 480-485.

Источник: https://psicologiaymente.com/clinica/epilepsia-nocturna

Qué factores pueden desencadenar una crisis

Epilepsia nocturna

Se encuentra en: ¿Qué factores pueden desencadenar una crisis?. Su página superior es: Qué es la epilepsia. Que se encuentra en el menú principal.

La mayoría de las crisis ocurren de forma espontánea, en un momento en el cual no se encuentra nada que las pueda haber propiciado. No obstante, sí hay algunas circunstancias que pueden precipitar las crisis de las personas que padecen epilepsia y, por lo tanto, debemos evitarlas:

Temas tratados

Incumplimiento del tratamiento

Falta de sueño

Ingesta de bebidas alcohólicas

Fiebre

Drogas Ilegales

Estrés

Destellos luminosos

Consejos para las personas con epilepsia fotosensible

Epilepsias reflejas

Otras páginas que quizás te puedan interesar:

Mas información sobre la enfermedad de la epilepsia

Información sobre los síndromes y tipos de epilepsias

Descripción de los fármacos 

La epilepsia en la sociedad

Incumplimiento del tratamiento

La primera causa es el abandono de la medicación o el olvido de las tomas.

La medicación antiepiléptica debe tomarse de forma regular y a las horas prescritas ya que el medicamento tiene una vida media en la sangre y debe cubrir las veinticuatro horas del día.

Los medicamentos se deben tomar preferentemente con las comidas para obtener una buena tolerancia gástrica y una absorción más lenta.

Falta de sueño

La disminución del número de horas de sueño habituales en la persona con epilepsia puede favorecer la aparición de crisis epilépticas, sobretodo en casos de Epilepsia Generalizadas Idiopáticas. No en vano, la privación de sueño se suele utilizar como mecanismo para aumentar la rentabilidad de los registros EEG.

Las crisis pueden ocurrir tras una noche sin dormir o después de un periodo prolongado sin dormir bien.

Se aconseja mantener un horario de sueño regular y suficiente para el descanso (entre 7 y 10 horas según la edad).

Si se retrasa el horario de acostarse debe igualmente retrasarse el horario de levantarse. En algunas personas el cambio de ritmo de sueño puede provocar crisis a pesar de dormir suficientes horas.

Las personas con trabajo nocturno continuado, deben acomodar el sueño a su horario laboral, procurando dormir todos los días igual número de horas y acostarse a la misma hora.

Ingesta de bebidas alcohólicas

El consumo de alcohol puede aumentar la frecuencia de crisis en pacientes epilépticos de tres formas diferentes:

  1. Aumentando la excitabilidad de las neuronas y, por tanto, haciendo más fácil que se den las condiciones necesarias para convulsionar. En otras palabras, el alcohol disminuye el “umbral” de excitabilidad cortical.
  2. Alterando el patrón de sueño fisiológico (que es uno de los factores desencandenantes de las crisis epilépticas más reconocidos)
  3. Interaccionando con la medicación antiepiléptica, a la que puede no dejar ejercer su función.

Esta facilitación de la ocurrencia de crisis por consumo de alcohol es mayor en algunos tipos de epilepsias, como las Epilepsias Generalizadas Idiopáticas.

Pero también es cierto que incluso en personas no epilépticas, que consumen alcohol en exceso, puede llegar a producir una crisis epiléptica, generalmente en el periodo de abstinencia.

Es posible que pequeñas cantidades de alcohol no induzcan crisis en algunas personas con epilepsia pero si pueden provocarlas en otras más susceptibles.

Por otro lado el alcohol puede potenciar el efecto sedante de algunos fármacos antiepilépticos como fenobarbital o benzodiacepinas.

Por estos motivos las personas con epilepsia deben evitar el consumo de alcohol.

Fiebre

La fiebre alta puede desencadenar crisis convulsivas en cualquier paciente epiléptico, pero con mayor frecuencia en niños y ancianos. Los estudios disponibles en niños destacan la presencia de un cuadro febril como desencadenante de crisis en un porcentaje de hasta el 32%, apuntando a la posibilidad de que este sea el factor desencadenante más frecuente en la población infantil.

Se debe bajar la fiebre lo antes posible, para evitarlas.

Drogas Ilegales

No se debe consumir drogas ilegales porque son perjudiciales para la salud, más aun en las personas con epilepsia.

La mayoría de las drogas ilegales, sobre todo aquellas estimulantes como cocaína, éxtasis, anfetaminas, heroína, etc., pueden causar crisis epilépticas en pacientes que estaban controlados o aumentar su frecuencia. También pueden inducir crisis las sustancias adulterantes que se añaden con frecuencia a dichas drogas.

Por otro lado las drogas ilegales pueden tener impredecibles y peligrosas interacciones con la medicación antiepiléptica.

Estrés

Las emociones intensas o los estados de estrés no causan por si solos crisis epilépticas pero pueden actuar como factores desencadenantes de crisis en las personas que padecen epilepsia, especialmente cuando se asocian a cansancio o alteración del ritmo de sueño.

Es conveniente evitar las situaciones de estrés y pueden ser utiles las técnicas de relajación.

En los periodos de estrés es muy importante evitar la falta de sueño o el olvido de una dosis de medicación.

Destellos luminosos

Las luces intermitentes son un desencadenante bien establecido de crisis epilépticas en un grupo concreto de epilepsias a las que se llama epilepsias fotosensibles.

En la práctica, solo un 2-3 % de las personas con epilepsia fotosensible.

Es más frecuente en algunos tipos de epilepsia generalizada idiopática; hasta en un 30 por ciento de las personas que padecen epilepsia mioclonica juvenil.

Esto quiere decir que sus crisis pueden ser provocadas por luces parpadeantes. Son más frecuente con destellos de una frecuencia de 5 a 30 por segundo.

Pueden producirlo fenómenos naturales como el sol a través de los árboles o artificiales como las luces de las discotecas, tubos fluorescentes, pantalla de la televisión, vídeo-juegos y ordenadores; también las telas de rayas pueden provocar crisis en las personas con epilepsia fotosensible.

Estas personas con epilepsia fotosensible son fáciles de identificar a través del estudio electroencefalográfico realizado con descargas lumínicas intermitentes.

Consejos para las personas con epilepsia fotosensible

Televisión: Es conveniente mantenerse a cierta distancia del televisor, al menos 2 metros; mayor distancia cuanto más grande sea la pantalla.

Procure cambiar de canal con el mando a distancia; si tiene que acercarse tapese un ojo.

Vea la TV en una habitación bien iluminada y reduzca el brillo de la pantalla.

Videojuegos y ordenadores: Use ordenadores y video-juegos con pantallas protectoras y descanse algunos minutos cada 15 minutos. No use los videojuegos cansado y con falta de sueño.

Ante un estimulo luminoso inesperado la mejor protección es taparse un ojo. Cerrar los dos ojos no es útil.

Epilepsias reflejas

En algunas personas se identifican otros factores que de forma constante provocan una crisis inmediata (un sobresalto, una canción, la visión de patrón visual geométrico,…). Todos estos casos constituyen el grupo de epilepsias reflejas que son raras.

Medicamentos para otras enfermedades. Algunos fármacos son capaces de disminuir el umbral de excitabilidad cortical y, por tanto, favorecer la aparición de crisis epilépticas.

Entre ellos citaremos como más frecuentes determinados antibióticos del grupo de los Betalactámicos y Cefalosporinas, algunos antidepresivos y antipsicóticos y algunos otros fármacos de uso relativamente frecuente entre los que se encuentra la Aminofilina o la Ciclosporina.

El mecanismo por el que estos fármacos pueden ejercer su efecto proconvulsivante es variado, incluyendo una acción de excitabilidad directa sobre la membrana neuronal y también por interacción con los Fármacos Antiepilépticos.

Es importante que cualquier médico que atienda a una persona con epilepsia lo sepa antes de prescribirle un tratamiento. Si necesita tomar un fármaco que aumenta el riesgo de crisis debe consultar a su neurólogo.

Una correcta medicación y una vida estable y saludable disminuyen el riesgo de crisis en las personas con epilepsia.

Источник: https://www.apiceepilepsia.org/que-es-la-epilepsia/que-factores-pueden-desencadenar-una-crisis/

Preguntas comunes

Epilepsia nocturna

Información básica sobre la epilepsia

Prevención y control de la epilepsia

Preocupaciones sobre salud y seguridad

Información básica sobre la epilepsia

  1. ¿Qué es la epilepsia? ¿Qué es una convulsión?

La epilepsia, en ocasiones conocida como trastorno de convulsiones, es un trastorno cerebral. Se le diagnostica epilepsia a una persona cuando ha tenido dos o más convulsiones.

Una convulsión es un cambio breve en la actividad normal del cerebro.

Las convulsiones son el principal signo de la epilepsia. Algunas convulsiones pueden parecer episodios catatónicos. Otras convulsiones pueden hacer que la persona se caiga, tiemble y no se dé cuenta de lo que sucede a su alrededor.

 Inicio de la página

  1. ¿Por lo general, cuánto duran las convulsiones?

Típicamente, una convulsión dura entre unos segundos hasta unos pocos minutos. Depende del tipo de convulsión.

 Inicio de la página

  1. ¿Cuáles con los principales tipos de convulsiones?

A veces es difícil saber si una persona está teniendo una convulsión, porque quien tiene una convulsión puede parecer confundido o verse como que tiene la vista fija en algo inexistente. Otras convulsiones pueden hacer que la persona se caiga, tiemble y no se dé cuenta de lo que sucede a su alrededor.

Las convulsiones se clasifican en dos grupos:

      1. Las convulsiones generalizadas afectan a ambos lados del cerebro.
      2. Las convulsiones focales afectan solo a un área del cerebro. Estas convulsiones también se conocen como convulsiones parciales.

Una persona con epilepsia puede tener más de un tipo de convulsiones. Lea más acerca de los tipos de convulsiones y cómo se ven.

 Inicio de la página

  1. Si tengo una convulsión, ¿eso significa que tengo epilepsia?

No siempre. Las convulsiones también pueden ocurrir debido a otros problemas médicos como los siguientes:

      • Fiebre alta.
      • Nivel bajo de azúcar en la sangre.
      • Abstinencia de alcohol o drogas.

 Inicio de la página

La epilepsia puede ser causada por condiciones distintas que afectan el cerebro de la persona. Entre las causas conocidas se incluyen:

Se desconoce la causa de la epilepsia en 2 de cada 3 personas que tienen este trastorno. Este tipo de epilepsia se conoce como criptogénica o idiopática.

Lea más acerca de las causas de la epilepsia en la Biblioteca Nacional de Medicina de los EE.UU.: Generalidades sobre la epilepsiaExternal.

 Inicio de la página

La epilepsia es una de las condiciones más comunes que afectan al cerebro.

Incluidos los niños y adultos en los Estados Unidos:

      • Alrededor de 5.1 millones de personas en los Estados Unidos tienen antecedentes de epilepsia.
      • Alrededor de 3.4millones de personas en los Estados Unidos tienen epilepsia activa.

 Inicio de la página

Prevención y control de la epilepsia

  1. ¿Cómo puedo prevenir la epilepsia?

A veces se puede prevenir la epilepsia. Lea más acerca de las maneras de reducir su riesgo de presentar epilepsia.

 Inicio de la página

  1. ¿Cómo se diagnostica la epilepsia?

Las personas que tengan una convulsión por primera vez deben hablar con un proveedor de servicios de salud, como un médico o personal de enfermería especializado.

Él o ella hablará con la persona acerca de lo que pasó y tratará de encontrar la causa de la convulsión.

A muchas personas que tienen convulsiones se les hacen pruebas como exploraciones cerebrales para tener una mejor visión de lo que ocurre. Estas pruebas no causan dolor.

Obtenga más información en la Biblioteca Nacional de Medicina de los EE.UU.: Generalidades sobre la epilepsiaExternal.

 Inicio de la página

  1. ¿Cómo se trata la epilepsia?

Hay muchas cosas que el proveedor de atención médica y la persona con epilepsia pueden hacer para detener o reducir las  convulsiones.

       Los siguientes son los tratamientos más comunes para la epilepsia:

      • Medicamentos.  Los medicamentos anticonvulsionantes limitan la propagación de convulsiones en el cerebro. Un proveedor de atención médica cambiará la cantidad de medicamentos o recetará uno nuevo si es necesario para encontrar el mejor plan de tratamiento. Los medicamentos funcionan para unas 2 de cada 3 personas con epilepsia.
      • Cirugía.  Cuando las convulsiones provienen de una sola área del cerebro (convulsiones focales), una operación para extirpar esa área puede evitar convulsiones futuras o hacer que sean más fáciles de controlar con medicamentos. La cirugía para la epilepsia se utiliza con más frecuencia si el foco de la convulsión está ubicado dentro del lóbulo temporal del cerebro.
      • Otros tratamientos. Cuando los medicamentos no funcionan y no es posible operar, puede que otros tratamientos ayuden. Estos incluyen la estimulación del nervio vago, en la cual se coloca un dispositivo eléctrico debajo de la piel en la parte superior del pecho para enviar señales a un nervio grande en el cuello. Otra opción es la dieta cetógena, que es rica en grasas, baja en carbohidratos y contiene una cantidad limitada de calorías. Lea más acerca de las opciones de tratamiento de la epilepsia en la publicación del Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares (National Institute of Neurological Disorders and Stroke): Crisis epilépticas: Esperanza en la investigaciónExternal.

 Inicio de la página

  1. ¿Quién trata la epilepsia?

Muchas clases de proveedores de atención médica tratan a las personas con epilepsia.

Los proveedores de atención médica primaria, como médicos de familia, pediatras y enfermeros especializados, son con frecuencia los primeros que ven a una persona con epilepsia cuando presenta convulsiones por primera vez. Estos proveedores pueden hacer el diagnóstico de la epilepsia o puede que hablen con un neurólogo o epileptólogo.

El neurólogo es un médico especializado en el cerebro y el sistema nervioso. El epileptólogo es un neurólogo especializado en la epilepsia. Cuando hay problemas, como convulsiones o efectos secundarios de los medicamentos, el proveedor de atención médica primaria puede remitir al paciente a un neurólogo o epileptólogo para que reciba atención especializada.

Las personas que tienen convulsiones difíciles de controlar o que necesitan atención médica avanzada para la epilepsia pueden ser remitidas a centros de epilepsia. Estos centros tienen personal especializado en la atención de la epilepsia:

        • Epileptólogos y neurólogos.
        • Personal de enfermería.
        • Sicólogos.
        • Técnicos.

Muchos centros de epilepsia trabajan con hospitales universitarios y con científicos investigadores.

 Inicio de la página

  1. ¿Cómo encuentro a un especialista en epilepsia?

Hay varias maneras en que puede encontrar a un neurólogo o un epileptólogo cercano. Su proveedor de atención médica primaria o médico de familia puede darle información sobre los tipos de especialistas.

La Sociedad Americana de la EpilepsiaExternal (en inglés) proporciona una lista de sus neurólogos y especialistas en la epilepsia, incluidos los epileptólogos.

La Asociación Nacional de Centros de EpilepsiaExternal (en inglés) también proporciona una lista de los centros miembros, organizados por estado.

 Inicio de la página

  1. ¿Qué puedo hacer para controlar mi epilepsia?

El autocontrol es lo que usted hace para cuidarse a sí mismo. Usted puede aprender a manejar las convulsiones y llevar una vida plena y activa. Comience con estos consejos:

        • Tómese sus medicamentos.
        • Hable con su médico o enfermero cuando tenga preguntas.
        • Reconozca los desencadenantes de las convulsiones (como las luces intermitentes o brillantes).
        • Lleve un registro de sus convulsiones.
        • Duerma lo suficiente.
        • Disminuya el estrés.

 Inicio de la página

  1. ¿Qué son los estudios clínicos?

Aunque existen muchas definiciones de estudios clínicos, por lo general, son estudios de investigación biomédica o relacionada con la salud en personas, que siguen un protocolo definido con anterioridad.

Lea más acerca de las opciones de tratamiento de la epilepsia en el sitio web de los Institutos Nacionales de la Salud (National Institutes of Health): Estudios clínicos sobre epilepsiaExternal (en inglés).

 Inicio de la página

Preocupaciones sobre salud y seguridad

  1. ¿Hay preocupaciones especiales para las mujeres que tienen epilepsia?

Las mujeres que tienen epilepsia enfrentan retos especiales. Los cambios hormonales pueden hacer que algunas mujeres con epilepsia tengan más convulsiones durante la menstruación.

Para las mujeres con epilepsia, también hay preocupaciones especiales respecto al embarazo, porque tener una convulsión y tomar ciertos medicamentos durante el embarazo puede aumentar el riesgo de daños en el bebé.

Si usted tiene epilepsia y planea quedar embarazada, hable con su equipo de salud sobre la mejor manera de cuidarse y cuidar a su bebé en gestación.

 Inicio de la página

  1. ¿Puede una persona morir de epilepsia?

La mayoría de las personas con epilepsia viven por muchos años. Sin embargo, el riesgo de muerte prematura es más alto para algunas. Sabemos que el mejor control posible de las convulsiones y una vida segura pueden reducir el riesgo de muertes relacionadas con la epilepsia.

Los factores que aumentan el riesgo de una muerte prematura incluyen

        • Problemas de salud más graves como un accidente cerebrovascular o un tumor. Estas afecciones conllevan un mayor riesgo de muerte y pueden causar convulsiones.
        • Caídas u otras lesiones que ocurran debido a las convulsiones. Estas lesiones pueden ser mortales.
        • Convulsiones que duren más de 5 minutos. Esta afección se llama estado epiléptico. El estado epiléptico puede presentarse algunas veces cuando la persona de repente deja de tomar los medicamentos.

Con muy poca frecuencia, las personas con epilepsia pueden presentar muerte súbita en epilepsia (SUDEP, por sus siglas en inglés).

No hay mucha información acerca de la SUDEP y los expertos no saben lo que la causa, pero suponen que a veces se debe a cambios en los latidos cardiacos (el ritmo) durante una convulsión.

La muerte súbita debido a los cambios en el ritmo cardiaco también se da en las personas que no tienen convulsiones.

El riesgo de muerte súbita es mayor para las personas con convulsiones no controladas graves.

 Inicio de la página

  1. Si tengo epilepsia, ¿puedo de todos modos manejar un auto?

La mayoría de los estados y el Distrito de Columbia no emitirán una licencia de conducción a alguien que tenga epilepsia, a menos que esa persona proporcione documentación que certifique que no ha tenido convulsiones por cierto tiempo. El periodo sin convulsiones exigido oscila entre unos cuantos meses hasta más de un año, dependiendo del estado.

Algunos estados necesitan una carta de su proveedor de atención médica para emitir la licencia cuando la persona tiene convulsiones con las siguientes características:

        • No distraen a la persona de manejar.
        • Solamente le ocurren mientras duerme. Estas se llaman convulsiones nocturnas.
        • Presentan signos de advertencia que alertan a la persona de que podría tener una convulsión. A veces la persona se siente rara antes de una convulsión. Esto se conoce como aura.

Conozca información específica de los estadosExternal (en inglés)  acerca de las leyes de conducción proporcionada por Epilepsy Foundation.

 Inicio de la página

  1. Si tengo epilepsia, ¿puedo hacer ejercicio y practicar deportes?

A las personas con epilepsia a veces les preocupa que el ejercicio o los deportes puedan empeorar sus convulsiones.

Sin embargo, es muy poco frecuente que el ejercicio sea un “desencadenante” de convulsiones. De hecho, el ejercicio regular puede mejorar el control de las convulsiones. Practicar deportes de manera segura también puede ser muy bueno para su bienestar físico, mental y emocional.

Siempre es importante evitar lesiones relacionadas con deportes que puedan aumentar el riesgo de tener convulsiones.

 Inicio de la página

Источник: https://www.cdc.gov/epilepsy/spanish/basicos/preguntas-comunes.html

Entrada invitada: epilepsia y sueño

Epilepsia nocturna

Sección de neuronas en crecimiento que cede la palabra a expertos en otras áreas que enriquecen la perspectiva neuropediátrica de este blog.
Hoy he pedido colaboración al Dr. Pascual.

Vicenç Pascual es especialista en Neurofisiología Clínica del Hospital Juan XXIII de Tarragona y profesor en la Universidad Rovira i Virgili.

 Es un médico extraordinariamente metódico y preciso en su trabajo, cualidades imprescindibles para ser un buen neurofisiólogo, además de un excelente compañero y amigo con quien es un placer trabajar.

Inquieto y curioso por naturaleza, se dedica también a la investigación en enfermedades otorrinolaringológicas en el Instituto de Investigación Sanitaria Pere Virgili.

Como es un apasionado del estudio del sueño, le he pedido que nos hable de la relación entre

Epilepsia y sueño

No está del todo claro porque dormimos, el sueño es esencial para el buen funcionamiento de nuestro organismo. En los niños, un descanso adecuado, facilitado por una buena higiene del sueño, es necesario para el correcto neurodesarrollo y crecimiento corporal.

Aunque es un estado de reposo del cuerpo, el sueño es un proceso activo durante el cual suceden cambios en el funcionamiento de casi todos los órganos corporales.

Si se altera la duración o la estructura del sueño, se altera la función de los distintos órganos causando enfermedad.

Así mismo, muchas enfermedades (respiratorias, gastrointestinales, musculares…) alteran el sueño lo que empeora aún más la calidad de vida de los pacientes.

Veamos como repercute la epilepsia en el sueño y este en la epilepsia.

La epilepsia y el sueño

Existe una importante relación entre la epilepsia y el sueño. A los pacientes epilépticos se les altera el sueño y, a su vez, el sueño facilita la aparición de crisis epilépticas.

Por eso una de las principales recomendaciones al niño con epilepsia es la de mantener unos horarios estables de acostarse y levantarse.

Efecto de la epilepsia sobre el sueño

El 70% de los pacientes epilépticos presentan somnolencia diurna y un 40% presentan insomnio nocturno. Esto es debido a que la epilepsia es una enfermedad que produce una fragmentación del sueño, un aumento de los cambios entre las distintas fases del sueño y una disminución de la eficiencia del mismo.

Los fármacos antiepilépticos por si mismos también alteran el sueño, pero éste perjuicio siempre es menor que el causado por el descontrol de la propia epilepsia.

Efecto del sueño sobre la epilepsia

Hay epilepsias que presentan sus crisis exclusiva o mayoritariamente durante el sueño.

Las más relevantes son las originadas en el lóbulo frontal del cerebro. Las crisis epilépticas originadas en el lóbulo frontal tienen distintas forma de presentación. Una de las más típicas es adoptando una rigidez de los brazos en posición de “esgrima”.

Otras expresiones críticas podrían ser en forma de gritos, movimientos bruscos o vocalizaciones. La mayoría de estas epilepsias aparecen sin una causa evidente pero también existe una variante hereditaria: la epilepsia autosómica dominante nocturna del lóbulo frontal.

La epilepsia rolándica es una entidad que también se presenta principalmente en forma de crisis nocturnas. Las crisis nocturnas suelen provocar sonidos guturales, exceso de salivación o movimientos bruscos de las extremidades o de la cara.

Otras epilepsias que típicamente se realzan con el sueño son las ausencias o el síndrome de Lennox-Gastaut (una epilepsia grave de la infancia que causa deterioro mental).

Hay epilepsias que presentan las crisis en el momento del despertar. Es el caso de la epilepsia generalizada tónico-clónica del despertar o la epilepsia mioclónica juvenil en la cual se observan movimientos bruscos de extremidades, mioclonias.

Importancia de los estudios polisomnográficos nocturnos

La polisomnografía es una técnica especial de electroencefalografía (EEG) que registra al mismo tiempo la actividad eléctrica del cerebro durante el sueño y otros parámetros fisiológicos como la frecuencia cardíaca, la respiración, los movimientos oculares, torácicos, musculares, etc.

Los estudios polisomnográficos nocturnos permiten en la mayoría de casos identificar aquellas epilepsias que podrían confundirse con trastornos propios del sueño como las parasomnias. A diferencia de estas, en el estudio polisomnográfico de las epilepsias nocturnas se observa:

  1. presencia de actividad epileptógena (anómala) en la actividad eléctrica cerebral
  2. movimientos nocturnos muy estereotipados, similares y reiterados, en cada episodio
  3. crisis de corta duración y muy frecuentes; a diferencia de las parasomnias que pueden durar hasta 30 minutos y se presentan en menor número
  4. el paciente presenta un estado de confusión después de algunas crisis epilépticas

En este vídeo se explica como son las crisis frontales nocturnas y como la polisomnografía permite diagnosticarlas.

.

La polisomnografia nocturna permite la determinación y cuantificación de los fenómenos críticos nocturnos.

El médico neuropediatra utiliza esta información para perfilar mejor el diagnóstico y el seguimiento de la epilepsia.

✒ 2014 © V. Pascual Rubio

______________________________________[sobre esta información]

Relacionado:

  • Sobre epilepsia en el blog
  • Sobre sueño en el blog

Bibliografia

  1. Berry RB, Fundamentals of Sleep Medicine. Elsevier Science Health Science Division, 2011.
  2. Watson NF I Vaughn BV, Clinician’s Guide to Sleep Disorders. Taylor & Francis, 2006.

Источник: https://neuropediatra.org/2014/03/05/epilepsia-y-sueno/

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: