¿Es normal que duelan los senos en la lactancia?

¿Por qué duele el pecho durante la lactancia?

¿Es normal que duelan los senos en la lactancia?

Numerosas son las mujeres que, siguiendo las recomendaciones de matronas y médicos, toman la decisión de alimentar a sus bebés mediante la lactancia materna, ya que se considera que la misma trae consigo un importante número de beneficios para los mismos a nivel de salud. Sin embargo, eso no impide que muchas sean las mamás que tengan que soportar dolores en el pecho cuando se lo dan a los niños.

Si ese es tu caso, si tú también sientes esas molestias en tus senos, sigue leyendo. A continuación te vamos a dar a conocer varias razones que explicarían esa situación:

1-El bebé no se agarra bien

Una de las causas más habituales que explican porqué a la mujer le duele el pecho cuando alimenta a su recién nacido es que este no se agarra como es debido o no succiona de la manera correcta.

Estas situaciones lo que acaban provocando es que los senos, especialmente los pezones, se vean muy resentidos y comiencen a aparecer grietas que resultan muy dolorosas. Grietas estas que harán que se produzcan sangrados y que la mamá tenga que tomar medidas en pro de su salud y de que el pequeño se alimente correctamente.

Así, deberá consultar al médico, quien le puede dar instrucciones para conseguir el mejor agarre del pequeño o quien le puede indicar que comience a utilizar pezoneras.

De la misma manera en este caso, también se puede utilizar un método que responde al nombre de afianzamiento espontáneo, con el que la fémina intentará transmitir a su hijo que ha llegado el momento de que sea él solo quien ponga remedio para solucionar esa situación que está perjudicando a ambos.

Para ponerla en práctica se deben seguir estos pasos, que se deberán acometer cuando no sea la hora en la que el pequeño debe comer:

  • La mamá se sentará de manera semisentada sin ropa de cintura para arriba.
  • El bebé, que únicamente deberá llevar el pañal, se colocará boca abajo encima de la mujer. Esta procederá a acariciarle, a hablarle, a cantarle…
  • Llegará el momento en el que el niño empiece a sentir hambre y eso le llevará a que comience a moverse para poder encontrar el pecho de la mamá. Le costará, deberá elegir un pecho u otro, en los primeros momentos tendrá problemas para dar con el pezón, pero finalmente lo hallará y comenzará a comer sin problemas.

2-Infección

Otra de las razones que pueden explicar porqué le duele a la mujer el pecho durante la lactancia es que esta presente alguna infección. La misma puede ser originada porque el bebé presente algún tipo de afta en la boca y se la haya transmitido a su madre, lo que provocará que esta tenga los pezones enrojecidos, con mucha molestia y con sensación de que le arden.

3-Mastitis

Además de los dos motivos expuestos, no podemos pasar por alto tampoco el hecho de que también esas molestias en los senos pueden estar causadas por lo que se conoce como mastitis. Esta es una inflamación que provocará que en los mismos haya zonas duras, enrojecidas o especialmente sensibles a lo que es tacto.

Esa situación se puede originar por dos causas fundamentalmente: una infección o una acumulación de leche en lo que son los conductos de los pechos.

Durante el primer mes de vida del bebé es cuando la fémina puede sufrir este problema, que requiere acudir de manera inmediata al médico para que pueda realizar un diagnóstico y, en caso de que los resultados indiquen claramente que tiene mastitis, establecer el tratamiento más adecuado.

Antibióticos son algunos de los recursos que recetan los doctores en esa situación, sobre la que aconsejan además que la mujer dé a su pequeño de mamar de manera más frecuente e incluso que alivie sus molestias colocándose toallitas húmedas en los senos directamente.

4-Obstrucción mamaria

En relación al punto anterior se encuentra este.

Como hemos venido a indicar, se produce cuando los conductos de los senos se llenan de leche y esta queda obstruida provocando serios dolores en la mujer.

Por regla general, suele afectar a un solo pecho y se caracteriza por originar que, además, la piel esté enrojecida, que aparezca un punto blanco en el pezón y que se manifieste a través de un bulto.

Para evitar que pueda producirse se recomienda amamantar frecuentemente al niño, cada dos horas aproximadamente; conseguir que el bebé adopte la postura correcta para alimentarse, evitar sujetadores demasiado apretados y dejar de lado el estrés.

5-Frenillo sublingual corto

Asimismo no hay que pasar por alto que el pecho igualmente puede doler durante la lactancia porque el niño tiene lo que se conoce como frenillo sublingual corto. Esto se conoce también como anquiloglosia y la misma lo que provoca es que el menor tenga serios problemas para agarrarse adecuadamente al pecho o incluso para consumir la cantidad de leche que necesita.

Источник: https://okdiario.com/bebes/duele-pecho-lactancia-2699623

Cuidado De Los Senos Para Las Madres Lactantes (Aftercare Instructions) Care Guide Information En Espanol

¿Es normal que duelan los senos en la lactancia?

This material must not be used for commercial purposes, or in any hospital or medical facility. Failure to comply may result in legal action.

LO QUE NECESITA SABER:

Sus senos experimentarán ciertos cambios normales mientras amamanta a su bebé. A veces surgen problemas con los senos y los pezones durante la lactancia.

Entérese de qué cambios son normales y cuáles podrían ser problemáticos.

El cuidado de sus senos puede ayudarle a evitar y mantener bajo control ciertos problemas, de modo que tanto usted como su bebé disfruten de los beneficios de la lactancia materna.

Comuníquese con su médico si:

  • Usted tiene fiebre y escalofríos.
  • Usted tiene dolores en el cuerpo y siente que no tiene energía.
  • Uno o ambos senos están rojos, inflamados, duros o doloridos.
  • Su seno se siente tibio o caliente.
  • Tiene congestión mamaria que no mejora en 24 horas.
  • Ve o siente un bulto en su seno que le duele al tocarlo.
  • Le duelen los pezones cuando amamanta o entre sesiones de lactancia.
  • Sus pezones están rojos, secos, agrietados, sangran o tienen costras.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

Cambios en los senos:

  • Durante los primeros días posteriores al nacimiento del bebé, su cuerpo producirá una pequeña cantidad de leche materna, llamada calostro. Su cuerpo comenzará a producir la leche madura a los 2 a 5 días. Es posible que la leche madura tarde hasta 10 días en bajar. Cuando baje la leche madura, sus senos se pondrán llenos y firmes. Es posible que estén un poco doloridos.
  • Sus senos dejarán de sentirse llenos cuando amamante al bebé. Es posible que sienta un hormigueo cuando sale la leche de los senos. Esta sensación se conoce como el reflejo de bajada de leche. Pasados 7 o más días, es posible que no sienta los senos tan llenos. Sus pezones se deberían de ver iguales que antes de comenzar a amamantar. Es buena señal si siente los senos llenos antes de amamantar y vacíos después de alimentar al bebé.

Problemas que puede tener con los senos:

  • Dolor en los pezones puede ocurrir cuando comience a amamantar a su bebé. Es posible que le duelan los pezones si el bebé no se prende correctamente del pecho. El hecho de colocar al bebé en la posición correcta para que se prenda bien del pecho pueden eliminar o aliviar el dolor en los pezones. Pida a su médico que le enseñe a hacer que su bebé se prenda correctamente del pecho. También le puede ser de beneficio colocar una compresa tibia en sus pezones para ayudar a reducir el dolor.
  • Conductos lactíferos obstruidos podrían causar que se formen bultos dolorosos en los senos. Es posible que los conductos lactíferos se obstruyan si los senos no se vacían por completo cuando amamanta al bebé. Extraiga la leche que quede en sus senos una vez que el bebé termine de amamantar. No use blusas apretadas, sostenes apretados ni sostenes con varillas. Estos pueden presionarle los senos.
  • La congestión mamaria ocurre cuando la leche baja después de que empiece a amamantar. La congestión mamaria puede causar que sus senos se inflamen y duelan. Puede también que esto suceda si el bebé se saltea una comida o si no le da el pecho cuando el bebé se lo pide. La mejor manera de combatir los síntomas de la ingurgitación mamaria es dar de comer al bebé a menudo para vaciar los senos. Puede que al bebé le resulte difícil prenderse de los senos cuando están congestionados. Si esto sucede, exprima una pequeña cantidad de leche y después haga que el bebé se prenda del pecho. Puede colocarse una toallita fría y húmeda sobre los senos para aliviar el dolor y la inflamación. Pregunte a su médico la frecuencia y cantidad de tiempo que usted debería usar la toallita fría.
  • Una infección mamaria llamada mastitis podría desarrollarse si usted tiene una obstrucción en los conductos mamarios o una congestión. Como resultado de la mastitis, los senos se enrojecen, se inflaman y duelen. También es posible que presente síntomas similares a los de la gripe, como escalofríos y fiebre. Colóquese una toallita húmeda y caliente sobre los senos para aliviar el dolor. Pregunte a su médico con qué frecuencia hacerlo. Es posible que usted deba tomar un medicamento, como el ibuprofeno, para aliviar el dolor y bajar la inflamación. También podría necesitar antibióticos para tratar una infección bacteriana. Pregunte a su médico si debería amamantar al bebé cuando tiene una infección mamaria.

Ayude a prevenir problemas con los senos:

  • Ayúdele a su bebé a tomar bien el pezón. Sujete la nuca de la cabeza para ayudarlo a prenderse de su pecho. Toque su labio con su pezón y espere a que abra la boca. El labio inferior y la barbilla del bebé deberían tocar la areola (área oscura alrededor del pezón) primero. Ayude al bebé a meter la mayor cantidad posible de la areola dentro de su boca. Usted debería sentir como que el bebé no se puede separar de su seno con facilidad. Alivie la succión suavemente y vuelva a colocar a su bebé si éste solamente está mamando del pezón. Hable con una experta en lactancia si usted necesita ayuda para amamantar a su bebé.
  • Evite que la muerda. Es posible que el bebé comience a cortar los dientes a los 3 o 4 meses de edad. Para evitar que la muerda, desprenda la succión una vez que haya acabado de amamantar o si se queda dormido. Para desprender la succión coloque su dedo en la esquina de la boca del bebé. Si la muerde, reaccione con sorpresa o disgusto. Anímelo cuando no la muerda.
  • Amamante a su bebé de forma regular. Alimente al bebé de 8 a 12 veces al día. Es posible que deba despertarlo para darle de comer durante la noche. El bebé debería alimentarse por igual de los dos senos a lo largo del día. Si el bebé solamente toma leche de 1 seno una vez, ofrézcale el otro seno primero la próxima vez que lo amamante.
  • Programe y asista a todas sus citas de seguimiento. Hable con su médico durante las visitas de seguimiento si está teniendo problemas con sus senos. Es posible que los médicos le sugieran que participe en un grupo de apoyo para la lactancia materna o programe citas con una experta en lactancia.

Acuda a sus consultas de control con su médico según le indicaron

Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.

Medical Disclaimer

Источник: https://www.drugs.com/cg_esp/cuidado-de-los-senos-para-las-madres-lactantes-aftercare-instructions.html

▷¿Que es la Mastitis? | ¿Sintomas y Cómo Tratarla? Pampers

¿Es normal que duelan los senos en la lactancia?

La mastitis es una infección mamaria que generalmente causa dolor en los pechos y sensibilidad, algunas mujeres experimentan pezones duros.

La mastitis es comúnmente padecida por las madres lactantes durante las primeras semanas de amamantar, aunque también puede presentarse en otras etapas de la lactancia. El tratamiento temprano de la infección es crucial para evitar el desarrollo de complicaciones.

Para ayudar a tratar la mastitis, los proveedores de atención médica generalmente recetan antibióticos.

La lactancia materna en realidad puede ayudar a prevenir y resolver la enfermedad, pero es importante utilizar las técnicas correctas así como conocer las posiciones ideales para amamantar que facilitan la tarea del bebé y ayudan a vaciar los pechos en cada toma. Sigue leyendo para conocer los síntomas y los factores de riesgo, y para conocer los pasos que puedes seguir para ayudar a prevenir y tratar la mastitis.

¿Qué es la Mastitis? | Conoce Más Acerca:

La mastitis es una inflamación del tejido mamario producida por una infección. Generalmente afecta a las madres que amamantan (también conocida como mastitis por lactancia) y ocurre durante las primeras 6 a 12 semanas del establecimiento de la lactancia.

Sin embargo, es cierto que puede ocurrir más adelante, no solo en las primeras semanas de vida del bebé. La mastitis puede ser dolorosa y puede poner en riesgo el establecimiento de la lactancia materna.

¡Pero no te desanimes! Una vez que la infección haya desaparecido podrás amamantar sin dolor y disfrutar plenamente de este tiempo compartido con tu bebé.

Señales y Síntomas de Mastitis: ¿Qué es la Mastitis?

Cuando comienzas a amamantar es normal tener un poco de dolor en los pechos o sensibilidad, entonces te preguntarás ¿por qué me duelen los pechos? o ¿cómo se siente la mastitis? Estas son algunas de las señales y síntomas de la mastitis:

  • Dolor en los pechos o sensación de ardor durante la lactancia. La mastitis suele afectar un solo seno, muy rara vez se siente en ambos pechos.

  • Hinchazón del seno

  • Sensación de intenso calor en el pecho

  • Enrojecimiento de la mama (algunas veces el seno parece tomar forma de cuña)

  • Fiebre y escalofríos.

¿Cuáles son las causas de la mastitis?

Las principales causas de mastitis suelen ser:

  • Leche materna atrapada. Si la técnica de amamantamiento es incorrecta, es posible que el seno no se vacíe por completo cuando tu bebé termine de comer. La leche materna atrapada puede causar dolor en los senos y potencialmente provocar una infección. Por eso es recomendable consultar una asesora de lactancia certificada.

  • Conducto de leche bloqueado. Si un conducto de leche se obstruye, puede producirse una acumulación de leche. Si el bloqueo no se trata, puede producirse una infección de los senos.

  • Bacterias. Las bacterias que viven en la piel o en la boca del bebé pueden ingresar a los conductos de la leche a través de una grieta en la piel del pezón, o de una abertura del conducto de la leche.

  • Algunas madres son más susceptibles que otras, y algunos factores de riesgo incluyen:

  • Pezones agrietados

  • Permanecer en una sola posición mientras amamantas, lo que hace que la mama no se drene completamente

  • Usar un sujetador demasiado ajustado o que presione el pecho, lo que puede restringir el flujo de leche

  • El cansancio y el estrés pueden también influir en el proceso inflamatorio. ¡Pero qué madre no está cansada en las primeras semanas con su bebé! ¡Ánimo!

  • Haber tenido mastitis previamente puede aumentar el riesgo de mastitis recurrente por lactancia.

¿Cómo prevenir la mastitis?

Algunas recomendaciones que pueden ayudar a prevenir la mastitis:

  • Asegúrate de que tu bebé se prenda correctamente al pecho mientras amamantas.

  • Cambia de posición mientras amamantas para ayudar a vaciar completamente cada seno.

  • Asegúrate de que tu bebé vacíe un pecho antes de cambiarlo a otro.

  • Amamanta tan a menudo como puedas y por el tiempo que tu bebé lo pida. No dejes pasar demasiado tiempo entre cada toma.

  • Lee más sobre la lactancia materna, consulta una asesora de lactancia certificada para aprender las técnicas correctas para amamantar, así como resolver las dudas que puedas tener, ya que cada experiencia es diferente.

Eventualmente, cuando desees destetar a tu bebé puedes llevar a cabo el proceso de destete sin contraer mastitis, para esto es imprescindible que hables con tu asesora de lactancia o proveedor de atención médica para obtener más información.

Amamantar con mastitis

Puedes amamantar con mastitis. Quizá sea un poco incómodo al principio, pero la lactancia suele ayudar a resolver el problema más rápido. También es seguro y bueno para tu bebé.

Las propiedades antibacterianas de la leche materna ayudan a proteger a tu bebé contra la infección.

Consulta a tu médico sobre darle pecho a tu bebé en caso de que debas tomar antibióticos para combatir la mastitis, y solicita que te receten un antibiótico compatible con la lactancia.

Tratamiento para la mastitis

Es importante tratar la mastitis tan pronto como te des cuenta de padecerla. Al principio puedes tener síntomas parecidos al resfriado común, seguidos por dolor en los pechos. En este punto, es importante hablar con tu proveedor de atención médica sobre cómo tratar la mastitis, ya que si no se trata, puede formar un absceso y puede llegar a requerir un drenaje profesional.

Los antibióticos tomados vía oral son la prescripción más común para tratar la mastitis, sin embargo, en muchos casos no es necesario llegar a tomarlos si consultas a tiempo tu asesora de lactancia y aplicas las técnicas recomendadas para dar el pecho.

En caso de tener episodios de mastitis recurrente es importante comunicarte tanto con tu asesora de lactancia, así como con tu médico obstetra.

Estos consejos también pueden ayudarte a aliviar la mastitis:

  • Sigue los consejos de prevención que te hemos dado más arriba, por ejemplo, amamantar regularmente ayuda a reducir la inflamación y desbloquear los conductos de leche.

    Recuerda que la lactancia practicada correctamente puede ayudar a resolver la mastitis y evitar que la infección requiera de antibióticos.

    Conoce más de los beneficios de la lactancia materna, así como sobre cómo alimentar al recién nacido.

  • Pregúntale a tu médico si puedes tomar un analgésico para ayudar a reducir las molestias en los pechos

  • Descansa cuando tu bebé duerme ya que descansar en la cama con tu bebé también puede alentar amamantar más frecuentemente y aumentar la producción de leche materna.

  • Bebe mucha agua para ayudar a tu cuerpo a combatir la infección y a seguir produciendo leche.

  • Si la lactancia es demasiado dolorosa, intenta extraer algo de la leche materna con un extractor, así alivias un poco las molestias y puedes seguir amamantando.

  • Usa un sujetador para lactancia, así tendrás el soporte necesario para tus senos.

La mastitis puede ser realmente desalentadora, pero no tiene que ser un motivo para desanimarte y dejar de amamantar. Una vez que la inflamación haya desaparecido tu lactancia volverá a ser como disfrutar nuevamente de esa hermosa manera de alimentar a tu bebé y compartir lindos momentos juntos.

Источник: https://www.pampers.com.ar/recien-nacido/la-alimentacion/art%C3%ADculo/que-es-la-mastitis-y-como-tratarla

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: