¿Es normal que duelan los senos en la lactancia?

Contents
  1. ¿Por qué me duelen los pezones? 8 posibles causas
  2. 1. Fricción
  3. 2. Infección
  4. 3. Alergia o dermatitis atópica
  5. 4. Las relaciones sexuales
  6. 5. Cambios hormonales
  7. 6. Cáncer y enfermedad de Paget
  8. 7. Dolor en el pezón durante el embarazo
  9. 8. Lactancia materna
  10. Lactancia y dolor en los senos
  11. Causas del dolor en los senos
  12. Como prevenir el dolor en los senos
  13. Como aliviar el dolor de senos en la lactancia
  14. Dolor de pechos en la lactancia
  15. ¿Es normal sufrir dolor de pechos en la lactancia?
  16. ¿Por qué sucede?
  17. ¿Qué puedo hacer si sufro de dolor de pecho en la lactancia?
  18. ¿Cuánto tiempo duran las molestias?
  19. ¿Puedo continuar amamantando?
  20. ¿Se verá afectado mi bebé?
  21. ¿Pezones doloridos? Siete consejos para una lactancia materna sin dolor
  22. Prueba diferentes posturas
  23. Posición de cuna
  24. Posición de cuna cruzada
  25. Posición de balón de rugby
  26. Posición acostada
  27. Utiliza tu propia leche como cura
  28. Deja que se sequen al aire
  29. Extráete leche para dejar descansar el pezón
  30. Utiliza pezoneras o protectores
  31. Parches y cremas para aliviar el dolor
  32. ¿Por qué duele el pecho durante la lactancia?
  33. 1-El bebé no se agarra bien
  34. 2-Infección
  35. 3-Mastitis
  36. 4-Obstrucción mamaria
  37. 5-Frenillo sublingual corto
  38. Cuidado De Los Senos Para Las Madres Lactantes (Aftercare Instructions) Care Guide Information En Espanol
  39. LO QUE NECESITA SABER:
  40. Comuníquese con su médico si:
  41. Cambios en los senos:
  42. Problemas que puede tener con los senos:
  43. Ayude a prevenir problemas con los senos:
  44. Acuda a sus consultas de control con su médico según le indicaron
  45. Further information

¿Por qué me duelen los pezones? 8 posibles causas

¿Es normal que duelan los senos en la lactancia?

Hay muchas causas de dolor en los pezones, algunas tan simples como una alergia al detergente para la ropa o un sostén que no se ajusta bien. Con frecuencia las mujeres también sienten dolor en los pezones durante su menstruación, el embarazo o el periodo de lactancia.

Existen causas más graves de dolor en el pezón, como infecciones y cáncer, por lo que es importante consultar a un médico para obtener un diagnóstico y tratamiento adecuados.

Como un síntoma, el dolor en el pezón puede variar de una persona a otra. Algunas personas pueden sentir dolor y sensibilidad en los pezones, mientras que otras sienten un dolor agudo o dolor acompañado de picazón.

En este artículo veremos algunas de las posibles causas de dolor en el pezón:

1. Fricción

Share on PinterestLos pezones pueden doler debido a la fricción contra la ropa, especialmente durante las actividades deportivas.

La fricción es la causa más común de dolor en los pezones. Esta puede ocurrir si los pezones se frotan contra una camisa o un sostén mal ajustado, durante actividades deportivas, como correr, surf o baloncesto.

La fricción en el pezón a menudo puede causar irritación y un dolor punzante. La piel también se puede secar o agrietar.

Además, los períodos más largos de ejercicio también significan períodos prolongados de fricción. Las personas sensibles a la fricción pueden optar por tomar precauciones adicionales, como usar cinta quirúrgica en los pezones durante el ejercicio.

2. Infección

Cuando los pezones ya se han lesionado por la fricción o por una reacción alérgica, están agrietados o sangran tienen un mayor riesgo de infección. La lactancia también puede aumentar el riesgo de infección.

Es posible contraer una infección por hongos en los pezones, que es una infección micótica causada por Candida albicans. Esto puede ser el resultado del daño al tejido circundante, el uso reciente de antibióticos o cuando una persona tiene antecedentes de infecciones fúngicas.

Una infección por hongos, también conocida como candidiasis, en los pezones a menudo se siente como un dolor ardiente y punzante que no desaparece al reducir las fuentes de fricción. Los pezones pueden ser de color rosa brillante y la areola puede ser rojiza o escamosa.

Muchas mujeres en periodo de lactancia describen la candidiasis como un dolor agudo y caliente inmediatamente después de la alimentación. Los síntomas de la infección también pueden aparecer en su bebé.

La mastitis es posible durante el embarazo, si la leche queda atrapada en uno de los conductos de la leche. Las bacterias pueden comenzar a crecer en el conducto y propagarse. Este tipo de infección puede causar hinchazón, enrojecimiento, dolor en los senos y el pezón.

La mastitis se debe tratar con antibióticos. Si no se trata, se puede formar un absceso. Cualquier persona que presente los siguientes síntomas, así como dolor en los pezones y los senos, debe consultar a un médico:

  • fiebre o escalofríos
  • senos calientes al tacto
  • enrojecimiento de la piel en el seno y el pezón
  • hinchazón irregular de los senos

3. Alergia o dermatitis atópica

Share on PinterestEl acondicionador de telas y el detergente para ropa pueden agravar las condiciones existentes de la piel.

El dolor y la irritación acompañados de piel escamosa, con costras o ampollas pueden ser una señal de una reacción alérgica o dermatitis atópica (eczema).

Hay una variedad de productos para el hogar que pueden irritar los pezones o provocar brotes de afecciones cutáneas existentes, como la dermatitis atópica. Entre ellos:

  • loción corporal
  • detergente para ropa
  • jabón
  • crema de afeitar
  • suavizante de telas
  • perfume
  • telas

Otros síntomas de una reacción alérgica incluyen piel roja o agrietada alrededor del pezón y la areola, y picazón persistente. En algunos casos, puede aparecer una erupción.

Una crema antiinflamatoria tópica puede tratar casos menores, pero si la erupción o enrojecimiento aumenta, se extiende y no responde a un tratamiento de venta libre, se debe consultar al médico.

4. Las relaciones sexuales

La actividad sexual puede ser otra causa de dolor en el pezón. La fricción corporal o la actividad sexual que involucra los pezones puede causar dolor. Por lo general, este dolor es temporal y a menudo se trata simplemente dando tiempo a los pezones para que sanen.

El uso de cremas humectantes o de protectores para los pezones puede ayudar a mantener la fricción al mínimo y evitar que los síntomas empeoren.

5. Cambios hormonales

Los cambios hormonales normales en el ciclo mensual de una mujer también pueden provocar dolor en los pezones y los senos. Estos síntomas generalmente se sienten en los días justo antes de que comience tu período, cuando los aumentos en los niveles de estrógeno y progesterona provocan que se acumule más líquido en los senos y hacen que se sientan hinchados.

El dolor asociado con los cambios hormonales, por lo general, desaparece cuando comienza el período. Si el dolor continúa por más de unos pocos días, es posible que quieras hablar con tu médico.

6. Cáncer y enfermedad de Paget

Algunos dolores en los pezones y otros síntomas pueden ser una señal de problemas como el cáncer, aunque los tumores no suelen causar dolor. El dolor del pezón causado por el cáncer solo afectará a uno de los senos y el pezón.

La enfermedad de Paget es un tipo raro de cáncer que afecta el pezón y que ocurre comúnmente junto con tumores en el mismo seno. Las personas con enfermedad de Paget y cáncer de seno pueden presentar otros síntomas, que incluyen:

  • un pezón aplanado o invertido
  • secreción amarillenta o con sangre del pezón
  • sensación de picazón u hormigueo
  • piel rojiza, escamosa, con costras o áspera alrededor del pezón y la areola

La enfermedad de Paget y el cáncer de seno se diagnostican mediante el examen de las células afectadas. Si bien la enfermedad de Paget es rara, cualquier persona que no esté segura de sus síntomas debe consultar a un médico.

7. Dolor en el pezón durante el embarazo

El dolor del pezón también es común durante el embarazo o la lactancia. Los senos pueden agrandarse y sentirse adoloridos. Los pezones y la areola se pueden oscurecer y doler, y pueden aparecer pequeñas protuberancias en los alrededores.

Los sostenes de soporte bien ajustados pueden ayudar a reducir la fricción y aliviar el dolor. A algunas mujeres embarazadas les resulta útil usar un sostén de apoyo para dormir durante la noche, como el que se muestra aquí. Los sostenes para dormir también son útiles para reducir el dolor en los pezones y los senos después del nacimiento del bebé.

Los paquetes de gel en frío, como estos, también pueden calmar los pezones inflamados o que duelen debido a la lactancia.

8. Lactancia materna

Share on PinterestLas madres que amamantan pueden experimentar dolor en los pezones debido a la técnica de agarre del bebé.

La lactancia materna es una causa común de dolor en los pezones.

Esto se debe principalmente a la técnica de agarre del bebé. Si el bebé no tiene suficiente del pecho en la boca, el pezón estará contra la encía y el paladar duro.

Los bebés deben engancharse profundamente al seno con el pezón en la parte posterior de la garganta.

Si la madre usa un extractor de leche, esto también puede causar dolor en el pezón. Una succión excesiva o el uso de un protector de pezón que no se ajusta correctamente, puede causar dolor. Ajustar el extractor de leche a una configuración más cómoda y adquirir protectores para pezones que se ajusten adecuadamente puede ayudar a reducir las molestias.

Cuando el bebé comienza la etapa de dentición puede ser otra causa potencial de dolor en el pezón, ya que puede cambiar la forma en que se engancha e incluso morder el pezón. La mujer que está amamantando puede tratar de alentar al bebé a que tome más del seno en su boca, para que no lo muerda tan fácilmente.

Si el bebé presiona el pezón con demasiada fuerza entre las encías y el paladar, puede restringir el flujo de sangre al pezón. Esto puede resultar en lo que se llama vasoespasmo, que es doloroso y hace que el pezón se vuelva blanco, luego rojo y luego púrpura en una rápida sucesión.

El dolor en el pezón causado por la fricción puede prevenirse usando un sostén deportivo bien ajustado, telas sintéticas lisas o usando protección, como protectores contra erupciones y protectores para pezones. Algunas cremas o ungüentos también pueden ayudar a reducir la fricción.

Es recomendable que las madres que amamantan busquen la evaluación y atención de un consultor de lactancia para ayudar al bebé a establecer buenos hábitos de alimentación. Muchos planes de seguro médico cubren esta necesidad de salud.

Si deseas comprar cremas para el pezón, hay una excelente selección en línea con miles de comentarios de clientes.

El dolor en los pezones causado por cambios hormonales en la menstruación o el embarazo puede responder bien al calor o a los analgésicos, como el ibuprofeno (Advil) o el paracetamol (Tylenol).

El cáncer de seno con frecuencia se trata con cirugía, radiación y quimioterapia. El tratamiento de casos menores de la enfermedad de Paget generalmente implica la extracción del pezón y el uso de radioterapia en el seno afectado. Algunos casos pueden requerir la extracción de todo el tejido mamario.

En la mayoría de los casos el dolor en los pezones es simple y desaparecerá, una vez que se trate la causa. Cualquier persona que presente síntomas persistentes debe consultar a su médico para analizar el diagnóstico y el tratamiento correcto.

Leer el artículo en Inglés.

Источник: https://www.medicalnewstoday.com/articles/es/326612

Lactancia y dolor en los senos

¿Es normal que duelan los senos en la lactancia?

Por Clara Miret Lucio (farmacéutica y embrióloga).Actualizado el 17/06/2013

La mayoría de madres piensan que el dolor en el pecho durante la lactancia es normal y que deben aguantarlo porque ya se acostumbrarán u otras incluso dejan de dar el pecho antes de lo previsto porque el dolor es inaguantable. Esto no debe ocurrir.

Lo que sí que es normal e irremediable es un dolor inicial durante los primeros segundos de la toma, pero el dolor que dura durante toda o casi toda la toma es evitable ya que si se ignora el dolor los pezones pueden llegar a agrietarse y a sangrar aumentando así el malestar.

Dolor en la lactancia materna

Causas del dolor en los senos

La causa principal de este dolor es la incorrecta colocación del bebé en el pecho, siendo además un problema que este no tome la cantidad suficiente de leche que le corresponde.

Pero además existen otras causas:

  • Cuidado inadecuado del pezón por sequedad debida a jabones o humedad debida al uso de sostenes cofeccionados con telas sintéticas que pueden aumentar la sudoración y disminuir la evaporación.
  • Herida causada por el uso incorrecto del extractor de leche, por un tamaño de la copa extractora inadecuado o por los dientes del bebé en caso de que ya tenga.
  • Infecciones por hongos, sobretodo por candidiasis, causa por la cual habrá que acudir al médico rápidamente para que en caso de que el bebé esté infectado también sea tratado adecuadamente
  • Bebé con frenillo corto que impedirá el movimiento completo de la lengua, el médico será quien justifique esta causa y valore si requiere una cirugía menor para solucionar el problema.
  • Ampolla de leche, una capa delgada de piel crece sobre un conducto de leche y hace que este se tape.
  • Vasoespasmo, en caso de que el pezón se vea pálido, duela al acabar de amamantar y después vuelva a su color normal. Esto es que la sangre no puede pasar y es debido a una lesión en el pezón o a una infección.

Como prevenir el dolor en los senos

Para prevenir este tipo de molestias será conveniente vestir ropa de telas transpirables y naturales, evitando almohadillas protectoras para brasier que tengan plástico.

El aceite de oliva, la leche exprimida y los aceites con lanolina pueden aliviar los pezones secos o agrietados.

Y en el caso de que el bebé tenga dientes se recomienda darle algo frío y húmedo para que mastique unos minutos antes de amamantar.

Por otra parte, centrándonos en la causa principal, la mala colocación del bebé en el pecho, deberá de colocarse de forma que no tenga que voltear la cabeza para agarrarse a él y su boquita deberá cubrir la mayor cantidad posible de la areola, dejando que el bebé sea quien se acerque al pecho y no el pecho a él.

Si al parar la toma el pezón queda con forma de lápiz labial nuevo o si hay una raya o borde que cruza el pezón por en medio, eso significará que el bebé necesitará agarrar una parte todavía más grande de la areola. Para comprobar que la cantidad de leche ingerida es la adecuada se le realizarán controles de peso habituales.

Esto favorecerá la correcta alimentación del bebé.

Prevenir dolor de senos

Para esto, la madre deberá estar sentada cómodamente transmitiendo confianza y firmeza para que se concentre en amamantar y no en mantenerse estable.

Es importante no retirar al bebé del pecho sin antes haber estimulado la bajada de la leche masajeándose suavemente los pechos y sin cortar la succión colocando la punta del dedo en la comisura de su boquita y poco a poco alejarla del pezón.

En caso de que el dolor dure más de 15 segundos, romper la succión y volver a colocar al bebé ofreciendo siempre primero el pecho que duela menos y sin esperar a que llore para amamantarlo, dárselo cuando empiece a buscar el pecho.

Como aliviar el dolor de senos en la lactancia

  • Utilizar conchas para senos que se usan dentro del brasiser mientras no se amamanta, esto evita que la tela del brasier roce contra los pezones a la vez que permiten que circule el aire.
  • Rociar con la propia leche los pezones y dejar que se sequen al aire libre.
  • Las gasas de hidrogel a veces son de gran alivio y las compresas de agua y sal pueden ser curativas, se hacen disolviendo 1/4 de cucharada de sal en una taza de agua templada y con gasas aplicar en los pechos durante 10 minutos 3 o 4 veces al día.
  • Rocía un poquito de aceite de oliva en tus pezones y en la areola antes de empezar a sacarte la leche. Esto ayudará a que los pezones se deslicen con mayor facilidad durante la extracción a la vez que ayuda a que se sanen.
  • Para desobstruir un conducto de la leche es conveniente aplicar muchas duchas de agua caliente o aplicar paños con agua caliente antes de amamantar además de beber mucho líquido, en caso de que no funcione utilizar un extractor de leche y si tampoco es suficiente acudir a un médico.

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Farmacéutica y embriólogaLicenciada en Farmacia por la Universidad de Valencia (UV), con Máster en Biotecnología de la Reproducción Humana Asistida por la UV. Experiencia como farmacéutica y embrióloga especialista en Medicina Reproductiva en Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI) y, actualmente, en Equipo Juana Crespo (Valencia). Más sobre Clara Miret Lucio

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.

Источник: https://www.reproduccionasistida.org/lactancia-y-dolor-en-los-senos/

Dolor de pechos en la lactancia

¿Es normal que duelan los senos en la lactancia?

Muchas mujeres sufren de dolor de pechos en la lactancia, más si son madres primerizas y no conocen las técnicas, para tener una excelente lactancia.

¿Es normal sufrir dolor de pechos en la lactancia?

Algunas de las molestias son las siguientes: pechos hinchados o sensación de dolor por estar llenos de leche, sensibles cuando los tocas, pulsaciones y granulosos. Las molestias pueden extenderse incluso a las axilas y hasta te puede dar un poco de fiebre.

Si bien estas molestias les suceden a muchas mujeres hay otras que no las presentan. Así es que no te preocupes demasiado, en el peor de los casos serán solo transitorias.

¿Por qué sucede?

Esto sucede porque los pechos se están enfrentando a un trabajo único. Después de tres días aproximadamente de haber dado a luz, los pechos empiezan a producir leche en abundancia y se requiere que aumente el flujo sanguíneo y el tejido mamario se hincha, dando como resultado que los pechos se inflan, se llenan y duelen.

De todas maneras los efectos de la lactancia varían de una mujer a otra, a algunas mujeres se les llenan solo un poco los senos y en cambio a otras se les ponen enormes y duros. Puede ser que estas molestias se sientan más porque estás más sensible en el período del postparto, por su abnegada dedicación al recién llegado y el cansancio natural de haber dado a luz.

¿Qué puedo hacer si sufro de dolor de pecho en la lactancia?

Primero que todo debes saber que si te duelen e inflaman los pechos es porque tu cuerpo está produciendo la leche que tu hijo necesita. Con el tiempo, el cuerpo se adapta a las necesidades del bebé y se regula la producción de leche a una medida justa.

Pero mientras esto sucede te damos algunas sugerencias para aliviar las molestias:

  • Usa un sostén adecuado, que te de un buen soporte incluso de noche. Escoge uno que sea firme, pero que no te apriete demasiado.
  • Amamanta con frecuencia, cada dos o tres horas aunque eso implique que tengas que despertar a tu bebé. Es muy importante que lo hagas, porque es necesario vaciar los pechos ya que la inflamación prolongada puede incluso provocar una disminución permanente en la producción de leche. Al darle pecho a tu bebé, dale primero un seno hasta que lo vacíe lo más que pueda y lo notarás porque se pondrá más suave. Si el bebé se satisface con un solo seno, a la próxima vez dale el otro.
  • Si tus areolas (los círculos oscuros que rodean el pezón) se han puesto duras, extrae un poco de leche hasta que se ablanden un poco para darle leche a tu bebé. De esta manera ayudarás a que tu bebé succione más fácilmente y se reduce la posibilidad de que te dañes los pezones.
  • Puedes sacarte un poco de leche tú sola en la ducha, porque el agua tibia ayuda a la liberación espontánea de leche.
  • Ten cuidado con los extractores de leche, es mejor evitarlos en esta primera etapa, a menos que lo hagas para suavizar la areola y así ayudar al bebé a que se agarre del seno. Si te sacas mucha leche se corre el riesgo de incrementar la producción, creando una sobreproducción que inflamará más aún tus pechos y prolongará este malestar.
  • Mientras estés dando de mamar, masajéate suavemente el lado del seno que está succionando desde la axila al pezón. De esta manera facilitarás el flujo de leche y se alivia el endurecimiento y las molestias.
  • Para disminuir el dolor y la inflamación, después de amamantar ponte bolsitas con hielo picado por unos minutos en los pechos. Otras mujeres han encontrado beneficios colocándose hojas frescas de repollo sobre los senos. Corta la parte central de las hojas externas del repollo que son las más grandes y recorta un círculo en el centro para el pezón. Lava y seca bien las hojas antes de ponerlas en tus pechos o dentro del sostén.
  • Si el dolor es intenso, pídele a tu médico que te recete algunos medicamentos con efectos analgésicos e antiinflamatorios, como ibuprofeno, paracetamol.
  • No te apliques calor en la zona de los senos, porque en lugar de aliviar el dolor puede agravar la inflamación. Evita toallitas calientes, almohadas eléctricas, o bolsas de agua caliente, a menos que las uses únicamente para suavizar la areola y te ayuden a bajar la leche.
  • Concéntrate en el futuro, la hinchazón y malestar es pasajero, muy pronto disfrutarás plenamente de amamantar a tu bebé.

¿Cuánto tiempo duran las molestias?

Afortunadamente son solo transitorias. Las molestias deberían disminuir en un plazo de 24 a 48 horas. Si no estás amamantando los síntomas pueden aumentar en vez de disminuir. Una vez pasada la crisis tus pechos se pondrán suaves aunque estén llenos de leche.

¿Puedo continuar amamantando?

Puedes y debes, por el bien tuyo y de tu hijo. Si no alivias la inflamación, dejando que tu hijo vacíe tus pechos, se corre el riesgo que la producción de leche disminuya de manera permanente.

Es por esto que es fundamental que lo amamantes con frecuencia desde el primer momento, incluso inmediatamente después del parto. Debes estar atenta a las señales de si tu bebé tiene hambre, como cuando empieza a chuparse el puño o se pone inquieto.

No debes esperar hasta que llore, porque llorará después de pasar hambre por un rato.

¿Se verá afectado mi bebé?

De ninguna manera, salvo por el hecho de que tendrás más ganas de darle leche tanto y tan frecuentemente como puedas.

Источник: https://www.facemama.com/lactancia/dolor-de-pechos-en-la-lactancia.html

¿Pezones doloridos? Siete consejos para una lactancia materna sin dolor

¿Es normal que duelan los senos en la lactancia?

La lactancia materna no siempre es un camino de rosas. Pueden surgir complicaciones que te hagan sentir frustrada y confundida, e incluso que hagan que te plantees abandonar la lactancia.

Una de las más frecuentes es sentir dolor en los pezones al alimentar al bebé, un dolor que los primeros días no debería pasar de ser una molestia y conforme pasan los días debería desaparecer.

Amamantar puede doler, pero no debe doler. Si duele, significa que algo va mal.

Montse Robles, asesora delactancia y responsable de divulgación de Medela, nos da a siete consejos para una lactancia materna sin dolor.

«Un agarre óptimo cumplirá un doble objetivo: garantizar una transferencia de leche adecuada y, por lo tanto, lograr un vaciado del pecho suficiente para mantener la producción de leche, así como evitar dolor en los pezones. Además de los pezones doloridos, un agarre incorrecto puede implicar otras complicaciones a largo plazo, como una producción de leche limitada y un escaso aumento de peso del bebé», explica Montse..

Un buen agarre se produce cuando el pezón y una gran parte de la areola se encuentran dentro de la boca del bebé. La barbilla del bebé debe tocar el pecho, debe tener la boca muy abierta y los labios hacia afuera.

Por el contrario, si el agarre es incorrecto, puede que el bebé emita unos chasquidos, que tenga los labios curvados hacia adentro o que mueva la cabeza con frecuencia.

Cuando el bebé está aprendiendo a agarrarse y a mamar, la madre puedesostenerse el pecho durante el proceso de enganche. La mano en forma de ‘C’ es una de las técnicas que se suelen utilizar para sostener el pecho: con una mano, se colocan cuatro dedos debajo del pecho y el pulgar en la parte superior del mismo.

Prueba diferentes posturas

Cambiar de postura en cada toma puede ayudar a disminuir la presión sobre los pechos y mejorar el agarre del bebé. La posición más común para dar el pecho es la denominada posición de cuna, si bien existen muchas otras posibilidades que pueden ser más beneficiosas según cada caso.

Posición de cuna

Los brazos de la madre sostienen al bebé en el pecho. La cabeza del bebé se mantiene cerca del codo y, con su brazo, la madre sostiene al lactante por la espalda y el cuello. La madre y el bebé deben tocarse pecho con pecho.

Posición de cuna cruzada

En esta posición, se usa el brazo contrario (al de la posición de cuna) para sostener al lactante y la madre le agarra con la mano la parte posterior de lacabeza y el cuello. Mientras, con la otra mano puede sujetarse el pecho y darle forma si es necesario. En esta posición, la madre podrá guiar el bebé hasta el pecho con facilidad cuando esté listo para engancharse.

Posición de balón de rugby

El bebé se coloca a un lado de la madre, con el cuerpo y los pies bajo el brazo de la madre, mientras ésta sujeta con su mano la cabeza del bebé. El brazo de la madre también puede apoyarse en una almohada en esta posición.

Esta posición puede resultar conveniente para aquellas mujeres que hayansufrido un parto por cesárea, ya que apenas se coloca peso alguno sobre el pecho y la zona abdominal de la madre. También puede ser adecuada para bebés con bajo peso al nacer o bebés que tengan problemas de agarre, ya que su cabeza tendrá una sujeción completa.

Posición acostada

La madre descansa sobre un costado mirando al bebé y la boca del bebé está alineada con el pezón. Puede utilizar una almohada para apoyar la espalda y el cuello. Esta posición también puede resultar conveniente para aquellas mujeres que hayan sufrido un parto por cesárea.

Utiliza tu propia leche como cura

La leche materna tiene propiedades antipatógenas y curativas. Exactamente igual que sus componentes refuerzan el sistema inmunitario del bebé, también pueden ser de gran utilidad para ayudar a la curación de unos pezones agrietados o doloridos. Por este motivo, Montse Robles recomienda frotar con unas gotas de leche materna sobre los pezones y dejarlos secar.

Deja que se sequen al aire

Una solución muy eficaz para favorecer la curación de un pezón dolorido es dejarlo secar al aire. Un consejo muy práctico es evitar ponerse el sujetador inmediatamente después de terminar de dar el pecho.

Siempre que sea posible, la madre debe intentar quedarse un rato con los pechos al aire o bien utilizar una camiseta de algodón suave sin sujetador. Algo tan sencillo como esto puede ayudar a curar unos pezones doloridos.

Extráete leche para dejar descansar el pezón

Un descanso puede ser una solución adecuada para aliviar un pezón agrietado odolorido. “Si la madre utiliza un extractor de leche, el pezón dañado puede descansar, al tiempo que puede seguir alimentando al bebé con leche materna”, explica Montse Robles.

Utiliza pezoneras o protectores

Existen diferentes productos diseñado específicamente para facilitar la curación de los pezones agrietados o doloridos. Las pezoneras o protectores encajan directamente en el pezón de la madre y quedan sellados alrededor de la areola, así se evitan las molestas rozaduras que puede producir la ropa.

Las pezoneras son membranas de silicona muy finas, suaves, flexibles y sin bisfenol A, tienen un tacto agradable sobre la piel y se adaptan a la forma de cada pecho. Puedes usarlas para dar el pecho hasta que la grieta se cure.

Parches y cremas para aliviar el dolor

Los parches de hidrogel y las cremas de lanolina pueden ser de gran utilidad para aliviar un pezón irritado o agrietado. Los parches de hidrogel contribuyen al proceso de curación del pezón manteniendo la flexibilidad y la hidratación de la piel al tiempo que aportan una sensación refrescante.

Por otro lado, la crema de lanolina ayuda a restaurar el nivel de lípidos de la piel, está hecha de ingredientes 100% naturales e hipoalergénicos por lo que no es necesario retirarla antes de dar el pecho. Además, por su composición, la crema de lanolina de Medela también puede utilizarse en los labios, nariz y piel seca del bebé.

Fotos | iStockphoto y Medela
En Bebés y más | Esto es una mastitis: una madre comparte su dolorosa experiencia para que las madres lactantes se informen, Cómo prevenir y curar las grietas del pezón

Источник: https://www.bebesymas.com/lactancia/pezones-doloridos-siete-consejos-para-una-lactancia-materna-sin-dolor

¿Por qué duele el pecho durante la lactancia?

¿Es normal que duelan los senos en la lactancia?

Numerosas son las mujeres que, siguiendo las recomendaciones de matronas y médicos, toman la decisión de alimentar a sus bebés mediante la lactancia materna, ya que se considera que la misma trae consigo un importante número de beneficios para los mismos a nivel de salud. Sin embargo, eso no impide que muchas sean las mamás que tengan que soportar dolores en el pecho cuando se lo dan a los niños.

Si ese es tu caso, si tú también sientes esas molestias en tus senos, sigue leyendo. A continuación te vamos a dar a conocer varias razones que explicarían esa situación:

1-El bebé no se agarra bien

Una de las causas más habituales que explican porqué a la mujer le duele el pecho cuando alimenta a su recién nacido es que este no se agarra como es debido o no succiona de la manera correcta.

Estas situaciones lo que acaban provocando es que los senos, especialmente los pezones, se vean muy resentidos y comiencen a aparecer grietas que resultan muy dolorosas. Grietas estas que harán que se produzcan sangrados y que la mamá tenga que tomar medidas en pro de su salud y de que el pequeño se alimente correctamente.

Así, deberá consultar al médico, quien le puede dar instrucciones para conseguir el mejor agarre del pequeño o quien le puede indicar que comience a utilizar pezoneras.

De la misma manera en este caso, también se puede utilizar un método que responde al nombre de afianzamiento espontáneo, con el que la fémina intentará transmitir a su hijo que ha llegado el momento de que sea él solo quien ponga remedio para solucionar esa situación que está perjudicando a ambos.

Para ponerla en práctica se deben seguir estos pasos, que se deberán acometer cuando no sea la hora en la que el pequeño debe comer:

  • La mamá se sentará de manera semisentada sin ropa de cintura para arriba.
  • El bebé, que únicamente deberá llevar el pañal, se colocará boca abajo encima de la mujer. Esta procederá a acariciarle, a hablarle, a cantarle…
  • Llegará el momento en el que el niño empiece a sentir hambre y eso le llevará a que comience a moverse para poder encontrar el pecho de la mamá. Le costará, deberá elegir un pecho u otro, en los primeros momentos tendrá problemas para dar con el pezón, pero finalmente lo hallará y comenzará a comer sin problemas.

2-Infección

Otra de las razones que pueden explicar porqué le duele a la mujer el pecho durante la lactancia es que esta presente alguna infección. La misma puede ser originada porque el bebé presente algún tipo de afta en la boca y se la haya transmitido a su madre, lo que provocará que esta tenga los pezones enrojecidos, con mucha molestia y con sensación de que le arden.

3-Mastitis

Además de los dos motivos expuestos, no podemos pasar por alto tampoco el hecho de que también esas molestias en los senos pueden estar causadas por lo que se conoce como mastitis. Esta es una inflamación que provocará que en los mismos haya zonas duras, enrojecidas o especialmente sensibles a lo que es tacto.

Esa situación se puede originar por dos causas fundamentalmente: una infección o una acumulación de leche en lo que son los conductos de los pechos.

Durante el primer mes de vida del bebé es cuando la fémina puede sufrir este problema, que requiere acudir de manera inmediata al médico para que pueda realizar un diagnóstico y, en caso de que los resultados indiquen claramente que tiene mastitis, establecer el tratamiento más adecuado.

Antibióticos son algunos de los recursos que recetan los doctores en esa situación, sobre la que aconsejan además que la mujer dé a su pequeño de mamar de manera más frecuente e incluso que alivie sus molestias colocándose toallitas húmedas en los senos directamente.

4-Obstrucción mamaria

En relación al punto anterior se encuentra este.

Como hemos venido a indicar, se produce cuando los conductos de los senos se llenan de leche y esta queda obstruida provocando serios dolores en la mujer.

Por regla general, suele afectar a un solo pecho y se caracteriza por originar que, además, la piel esté enrojecida, que aparezca un punto blanco en el pezón y que se manifieste a través de un bulto.

Para evitar que pueda producirse se recomienda amamantar frecuentemente al niño, cada dos horas aproximadamente; conseguir que el bebé adopte la postura correcta para alimentarse, evitar sujetadores demasiado apretados y dejar de lado el estrés.

5-Frenillo sublingual corto

Asimismo no hay que pasar por alto que el pecho igualmente puede doler durante la lactancia porque el niño tiene lo que se conoce como frenillo sublingual corto. Esto se conoce también como anquiloglosia y la misma lo que provoca es que el menor tenga serios problemas para agarrarse adecuadamente al pecho o incluso para consumir la cantidad de leche que necesita.

Источник: https://okdiario.com/bebes/duele-pecho-lactancia-2699623

Cuidado De Los Senos Para Las Madres Lactantes (Aftercare Instructions) Care Guide Information En Espanol

¿Es normal que duelan los senos en la lactancia?

This material must not be used for commercial purposes, or in any hospital or medical facility. Failure to comply may result in legal action.

LO QUE NECESITA SABER:

Sus senos experimentarán ciertos cambios normales mientras amamanta a su bebé. A veces surgen problemas con los senos y los pezones durante la lactancia.

Entérese de qué cambios son normales y cuáles podrían ser problemáticos.

El cuidado de sus senos puede ayudarle a evitar y mantener bajo control ciertos problemas, de modo que tanto usted como su bebé disfruten de los beneficios de la lactancia materna.

Comuníquese con su médico si:

  • Usted tiene fiebre y escalofríos.
  • Usted tiene dolores en el cuerpo y siente que no tiene energía.
  • Uno o ambos senos están rojos, inflamados, duros o doloridos.
  • Su seno se siente tibio o caliente.
  • Tiene congestión mamaria que no mejora en 24 horas.
  • Ve o siente un bulto en su seno que le duele al tocarlo.
  • Le duelen los pezones cuando amamanta o entre sesiones de lactancia.
  • Sus pezones están rojos, secos, agrietados, sangran o tienen costras.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

Cambios en los senos:

  • Durante los primeros días posteriores al nacimiento del bebé, su cuerpo producirá una pequeña cantidad de leche materna, llamada calostro. Su cuerpo comenzará a producir la leche madura a los 2 a 5 días. Es posible que la leche madura tarde hasta 10 días en bajar.

    Cuando baje la leche madura, sus senos se pondrán llenos y firmes. Es posible que estén un poco doloridos.

  • Sus senos dejarán de sentirse llenos cuando amamante al bebé. Es posible que sienta un hormigueo cuando sale la leche de los senos.

    Esta sensación se conoce como el reflejo de bajada de leche. Pasados 7 o más días, es posible que no sienta los senos tan llenos. Sus pezones se deberían de ver iguales que antes de comenzar a amamantar.

    Es buena señal si siente los senos llenos antes de amamantar y vacíos después de alimentar al bebé.

Problemas que puede tener con los senos:

  • Dolor en los pezones puede ocurrir cuando comience a amamantar a su bebé. Es posible que le duelan los pezones si el bebé no se prende correctamente del pecho. El hecho de colocar al bebé en la posición correcta para que se prenda bien del pecho pueden eliminar o aliviar el dolor en los pezones.

    Pida a su médico que le enseñe a hacer que su bebé se prenda correctamente del pecho. También le puede ser de beneficio colocar una compresa tibia en sus pezones para ayudar a reducir el dolor.

  • Conductos lactíferos obstruidos podrían causar que se formen bultos dolorosos en los senos.

    Es posible que los conductos lactíferos se obstruyan si los senos no se vacían por completo cuando amamanta al bebé. Extraiga la leche que quede en sus senos una vez que el bebé termine de amamantar. No use blusas apretadas, sostenes apretados ni sostenes con varillas. Estos pueden presionarle los senos.

  • La congestión mamaria ocurre cuando la leche baja después de que empiece a amamantar. La congestión mamaria puede causar que sus senos se inflamen y duelan. Puede también que esto suceda si el bebé se saltea una comida o si no le da el pecho cuando el bebé se lo pide.

    La mejor manera de combatir los síntomas de la ingurgitación mamaria es dar de comer al bebé a menudo para vaciar los senos. Puede que al bebé le resulte difícil prenderse de los senos cuando están congestionados. Si esto sucede, exprima una pequeña cantidad de leche y después haga que el bebé se prenda del pecho.

    Puede colocarse una toallita fría y húmeda sobre los senos para aliviar el dolor y la inflamación. Pregunte a su médico la frecuencia y cantidad de tiempo que usted debería usar la toallita fría.

  • Una infección mamaria llamada mastitis podría desarrollarse si usted tiene una obstrucción en los conductos mamarios o una congestión.

    Como resultado de la mastitis, los senos se enrojecen, se inflaman y duelen. También es posible que presente síntomas similares a los de la gripe, como escalofríos y fiebre. Colóquese una toallita húmeda y caliente sobre los senos para aliviar el dolor. Pregunte a su médico con qué frecuencia hacerlo.

    Es posible que usted deba tomar un medicamento, como el ibuprofeno, para aliviar el dolor y bajar la inflamación. También podría necesitar antibióticos para tratar una infección bacteriana. Pregunte a su médico si debería amamantar al bebé cuando tiene una infección mamaria.

Ayude a prevenir problemas con los senos:

  • Ayúdele a su bebé a tomar bien el pezón. Sujete la nuca de la cabeza para ayudarlo a prenderse de su pecho. Toque su labio con su pezón y espere a que abra la boca. El labio inferior y la barbilla del bebé deberían tocar la areola (área oscura alrededor del pezón) primero.

    Ayude al bebé a meter la mayor cantidad posible de la areola dentro de su boca. Usted debería sentir como que el bebé no se puede separar de su seno con facilidad. Alivie la succión suavemente y vuelva a colocar a su bebé si éste solamente está mamando del pezón.

    Hable con una experta en lactancia si usted necesita ayuda para amamantar a su bebé.

  • Evite que la muerda. Es posible que el bebé comience a cortar los dientes a los 3 o 4 meses de edad. Para evitar que la muerda, desprenda la succión una vez que haya acabado de amamantar o si se queda dormido.

    Para desprender la succión coloque su dedo en la esquina de la boca del bebé. Si la muerde, reaccione con sorpresa o disgusto. Anímelo cuando no la muerda.

  • Amamante a su bebé de forma regular. Alimente al bebé de 8 a 12 veces al día. Es posible que deba despertarlo para darle de comer durante la noche.

    El bebé debería alimentarse por igual de los dos senos a lo largo del día. Si el bebé solamente toma leche de 1 seno una vez, ofrézcale el otro seno primero la próxima vez que lo amamante.

  • Programe y asista a todas sus citas de seguimiento.

    Hable con su médico durante las visitas de seguimiento si está teniendo problemas con sus senos. Es posible que los médicos le sugieran que participe en un grupo de apoyo para la lactancia materna o programe citas con una experta en lactancia.

Acuda a sus consultas de control con su médico según le indicaron

Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.

Medical Disclaimer

Источник: https://www.drugs.com/cg_esp/cuidado-de-los-senos-para-las-madres-lactantes-aftercare-instructions.html

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: