¿Es normal tener abortos espontáneos?

Contents
  1. Aborto recurrente: qué hacer cuando el aborto espontáneo se vuelve habitual
  2. ¿Cuáles pueden ser las causas de un aborto espontáneo?
  3. ¿Cómo ayudamos desde URE Centro Gutenberg a las parejas que sufren aborto espontáneo recurrente?
  4. ¿Se pueden conocer siempre las causas de un aborto espontáneo?
  5. Aborto espontáneo, más común de lo que piensas
  6. Causas y factores de riesgo de un aborto espontáneo
  7. Síntomas del aborto espontáneo
  8. Tipos de abortos espontáneos
  9. Evaluación y diagnóstico
  10. Tratamiento
  11. Aborto espontáneo: causas y síntomas
  12. ¿Qué es un aborto espontáneo?
  13. Tipos de aborto espontáneo
  14. Después de un aborto espontáneo
  15. Aspectos emocionales del aborto espontáneo
  16. Aborto espontáneo o el periodo: ¿Cómo reconocer la diferencia?
  17. Los síntomas que comparten el periodo menstrual y un aborto espontáneo pueden incluir:
  18. Es posible que una persona que tiene un aborto espontáneo también se percate de:
  19. Entre más avanzado esté el embarazo, menos se parecerá un aborto espontáneo a un periodo menstrual
  20. Los abortos espontáneos y la fertilidad
  21. ¿Cuándo debes hacerte una prueba de embarazo?
  22. Si sabes que estás en embarazo y comienzas a sangrar
  23. 8 preguntas frecuentes sobre el aborto espontáneo
  24. ¿Por qué se produce?
  25. ¿Influye la edad de la madre?
  26. ¿Qué signos pueden indicar a una mujer de que está sufriendo un aborto?
  27. ¿Qué tipos de aborto espontáneo hay?
  28. La edad gestacional en que se produzcan
  29. Las manifestaciones clínicas que se presentan al diagnosticarse  
  30. ¿Qué tiene que hacer si piensa que está teniendo un aborto?
  31. ¿Cómo se puede sentir después del aborto?
  32. ¿Qué ocurre si ha tenido más de un aborto?
  33. ¿Cuánto tiempo tiene que transcurrir antes de intentar volver a quedarse embarazada?
  34. Ver también:
  35. ¿Es normal tener abortos espontáneos?
  36. Factores que aumentan el riesgo de aborto
  37. ¿Es común tener un aborto de repetición?
  38. Causa de los abortos
  39. ¿Cómo saber si estoy sufriendo un aborto?
  40. ¿Se puede evitar un aborto?
  41. Aborto espontáneo recurrente | Universidad de Colorado Denver
  42. Cromosómico
  43. Anatómico
  44. Inmunológico
  45. Infeccioso
  46. Reserva ovárica (calidad del óvulo)
  47. Causa de la pérdida del embarazo: desconocida

Aborto recurrente: qué hacer cuando el aborto espontáneo se vuelve habitual

¿Es normal tener abortos espontáneos?

El aborto espontáneo es una de las complicaciones más comunes del embarazo y se presenta en un 10 a 15% de los embarazos clínicos (aquellos que hemos podido visualizar inicialmente en una ecografía). Los abortos pueden darse tanto en embarazos conseguidos de forma natural como por reproducción asistida.

Entendemos que estamos ante un aborto espontáneo cuando la detención del embarazo se produce antes de las 20 semanas de gestación. Este puede ser precoz (si ocurre antes de las 12 semanas) o tardío (si se produce tras este periodo). La mayoría de los abortos, no obstante, tienden a producirse antes de las 10 semanas de embarazo.

En URE Centro Gutenberg describimos el aborto recurrente o habitual cuando una mujer aborta de forma espontánea entre dos y tres veces consecutivas.

Esta situación, poco habitual, se presenta a entre un 1% (mujeres con más de tres abortos consecutivos) y un 5% (más de dos abortos consecutivos) de la población. Después de dos abortos seguidos, el riesgo de abortar en una nueva gestación es de un 20%, aproximadamente. Tras un tercero, la posibilidad aumenta al 30%.

No obstante, también hay que tener en cuenta que la probabilidad de que la nueva gestación sea evolutiva y siga adelante es de entre un 50 y 70%.

¿Cuáles pueden ser las causas de un aborto espontáneo?

Normalmente, la principal causa de aborto suele tener origen en anomalías genéticas o de desarrollo del feto, mientras que secundariamente suelen presentarse causas maternas. Ambas pueden ser esporádicas o permanentes.

Junto a estas, otras causas de aborto se asocian a problemas genéticos y cromosómicos del embrión, a la edad materna, a trombofilias (estados de hipercoagulación adquiridos o hereditarios) como el síndrome antifosfolípidos o a mutaciones genéticas de diversos factores asociados a la coagulación normal. Enfermedades endocrinas como la diabetes mellitus mal controlada,  inmunológicas, anatómicas del útero o alteraciones del espermatozoide o de la calidad seminal, también pueden ser motivos de aborto espontáneo.

¿Cómo ayudamos desde URE Centro Gutenberg a las parejas que sufren aborto espontáneo recurrente?

Cuando en nuestra clínica de fertilidad hablamos con una mujer con el antecedente de dos o más abortos espontáneos, ya sean gestaciones espontáneas o por técnicas de reproducción asistida, en URE Centro Gutenberg reevaluamos a la pareja repasando cada una de las posibles causas embrionarias o maternas.

Para intentar encontrar este origen realizamos un estudio completo y pormenorizado de la pareja, donde entre otras pruebas pediremos los cariotipos de ambos progenitores.

Para descartar problemas seminales, podemos llevar a cabo un estudio FISH en espermatozoides y un test de fragmentación del ADN espermático.

 Además, evaluaremos la cavidad uterina con una histerosonografía y/o una histeroscopia que nos permitan descartar malformaciones, inflamaciones crónicas, pólipos o miomas uterinos, etc.

Otro de los estudios que nos puede facilitar información sobre estos abortos recurrentes es el de presencia de las trombofilias más frecuentes, mediante un simple análisis sanguíneo. También debemos descartar problemas endocrinos y metabólicos descontrolados.

Si es posible, podemos proceder incluso con un estudio cromosómico de tejido embrionario de los restos de aborto espontáneo recuperados en el legrado uterino, intentando evitar al máximo la contaminación con tejidos maternos, ya que estos podrían dar una información errónea.

En cuanto a posibles causas psicológicas de esta situación, aunque está demostrado que estas no guardan una relación con el aborto recurrente, en URE Centro Gutenberg consideramos vital el apoyo psicológico a las parejas con este diagnóstico.

¿Se pueden conocer siempre las causas de un aborto espontáneo?

Lamentablemente, a pesar de todas las pruebas y estudios mencionados, e incluso de otros que podrían realizarse, en entre el 50 y el 75% de las parejas que sufren abortos no será posible encontrar una causa específica a lo que se denomina aborto recurrente idiopático.

Sí es importante tener en cuenta, como en todo lo que afecta a la reproducción humana, que la edad de la mujer es uno de los principales factores pronósticos.

Las alternativas terapéuticas o de tratamiento a esta situación dependerán de si la causa es desconocida o, por el contrario, hemos encontrado una enfermedad o motivo que provoque el aborto recurrente en la mujer.

Actualmente se está trabajando y avanzando en inmunología reproductiva, endocrinología, genética… de manera que podamos contar con un diagnóstico cada vez más sensible y certero, lo que supondría realizar intervenciones terapéuticas más específicas. Por otro lado, será siempre importante también un enfoque multidisciplinar de las parejas en vista del estudio y el tratamiento del aborto recurrente.

¿Has sufrido un aborto recurrente y te gustaría consultar con un especialista cuáles pueden ser las causas y remedios? En URE Centro Gutenberg podemos ayudarte. Pide cita online con nosotros y te atenderemos en consulta para estudiar tu problema y ofrecerte la mejor solución.

Источник: https://urecentrogutenberg.es/aborto-recurrente-espontaneo/

Aborto espontáneo, más común de lo que piensas

¿Es normal tener abortos espontáneos?

Un aborto espontáneo es la pérdida espontánea del feto antes de la semana 20 de gestación. Es un momento muy duro emocionalmente que suele ir acompañado de sentimientos de pérdida y duelo.

Es un tema que con frecuencia se trata como tabú y del que no se suele hablar, lo que puede añadir una sensación de soledad y desamparo e incluso llegar a sentir que se ha hecho algo mal.

Sin embargo, sufrir un aborto durante el primer trimestre del embarazo es algo común que ocurre a muchas mujeres, y que, en la mayoría de los casos, es independiente de lo que se haya podido hacer durante esos primeros meses de embarazo.

Se estima que entre el 10 y el 25% de los embarazos resultan en un aborto espontáneo. La mayoría ocurren durante las primeras siete semanas y el riesgo decrece tras la semana 12. De hecho, el 80% de los abortos espontáneos ocurren durante las primeras 13 semanas.

Causas y factores de riesgo de un aborto espontáneo

Aunque no siempre se sabe la causa exacta por la que se produce un aborto espontáneo, la más habitual es de origen genético, es decir, suele producirse por anomalías en los cromosomas.

Otra de las causas es por exposición a agentes teratógenos, que son agentes físicos, químicos o biológicos capaces de causar defectos congénitos y provocar abortos espontáneos o malformaciones fetales, como por ejemplo la radiación o algunos medicamentos como la aminopterina —usada en quimioterapia— o la tristemente famosa talidomida —responsable de miles de casos de malformaciones congénitas durante los años 50-60—.

Un factor de riesgo muy importante es la edad. El riesgo de aborto se incrementa a partir de los 30 años, haciéndose más grave entre los 35 y los 40 años, y mucho mayor a partir de los 40. Antes de los 30 años, el riesgo de sufrir un aborto es menor del 10%, mientras que a partir de los 42 años el riesgo es casi de un 75%.

Haber tenido uno o varios abortos anteriormente incrementa de nuevo la probabilidad. Si se ha sufrido ya un aborto, el riesgo de sufrir otro de nuevo es del 20%, pero si se han tenido ya tres o más abortos consecutivos, el riesgo aumenta hasta un 43%.

Ciertas enfermedades de la madre también pueden aumentar el riesgo de aborto, como por ejemplo diabetes, trombofilia, síndrome antifosfolipídico e hipertensión. También influyen el sobrepeso o la malnutrición.

Una infección seria, una lesión mayor, problemas inmunitarios u hormonales también pueden provocar un aborto espontáneo.

Por último, existen otros factores relacionados con el estilo de vida como alcoholismo, drogadicción, tabaquismo o tomar cantidades muy elevadas de cafeína.

Los abortos espontáneos tardíos —después de los 3 meses— pueden ocurrir por anomalías en el útero.

Síntomas del aborto espontáneo

Los síntomas más comunes son sangrado vaginal (con o sin coágulos), dolor abdominal intenso y cólicos.

El sangrado y los cólicos pueden desaparecer rápidamente o durar varias horas. Aunque, no todos los abortos espontáneos son iguales y no todas las mujeres experimentan los mismos síntomas.

Algunas veces no hay síntomas, la pérdida del embarazo se detecta por ultrasonido.

Si estás embarazada y sufres alguno de estos síntomas, llama a tu médico para que evalúe si has tenido un aborto y si precisas tratamiento.

Tipos de abortos espontáneos

  • Amenaza de aborto: Puedes tener cólicos moderados y sangrado vaginal, pero el cuello uterino permanece cerrado. La mitad de las veces el sangrado se detiene y el embarazo evoluciona con normalidad. La otra mitad de las veces resulta en aborto espontáneo.
  • Aborto inevitable: la hemorragia aumenta, el cuello uterino se abre y se presenta el aborto espontáneo.
  • Aborto incompleto: junto con el sangrado sale parte del tejido del embarazo, pero otra parte se queda dentro del útero. En estos casos suele ser necesario un tratamiento para eliminar el tejido restante del interior.
  • Aborto completo: todos los tejidos del embarazo salen del cuerpo.
  • Aborto retenido: se pierde el embarazo, pero los tejidos no salen del cuerpo. En este tipo de aborto no suelen presentarse cólicos o sangrado, pero el ultrasonido indica un embrión sin latido o un saco gestacional vacío, es decir, sin embrión.

Evaluación y diagnóstico

Cuando se presentan algunos de los síntomas descritos anteriormente, es necesario que el médico evalúe si se trata de un aborto espontáneo, un embarazo ectópico, un embarazo molar o un embarazo viable, pero con complicaciones. Normalmente se usan técnicas de ultrasonido y se analizan los niveles de la hormona hCG (gonadotropina coriónica humana) para examinar el contenido intrauterino y la viabilidad del embarazo.

Tratamiento

Ante un aborto espontáneo es importante que acudas a tu médico para asegurarte que no queden restos de tejido fetal en tu interior. El objetivo principal del tratamiento durante o después de un aborto es evitar la hemorragia y/o una infección.

Hay tres opciones de tratamiento que dependerán de cada caso:

  • Tratamiento expectante: esperar a que el aborto espontáneo termine por sí mismo.
  • Medicación
  • Intervención quirúrgica

Cuanto más temprana sea la fase del embarazo en la que se ha producido el aborto, más probabilidad de que el cuerpo expulse todo el tejido fetal por sí mismo y no sea necesario ningún procedimiento médico.

Así pues, este proceso suele ser emocionalmente doloroso para la mujer y/o  la pareja. Por eso es recomendable acudir a un especialista que evalúe la situación emocional y valore la necesidad de recibir apoyo terapéutico.

Sobre todo es importante entender que se trata de un proceso natural, que ocurre en muchas ocasiones y del que no podemos culpabilizarnos. Con la ayuda necesaria se supera esta fase y se puede lograr un embarazo sano y feliz.

Источник: https://www.gynea.com/aborto-espontaneo/

Aborto espontáneo: causas y síntomas

¿Es normal tener abortos espontáneos?

Una de las situaciones que preocupan a las embarazadas, especialmente en el primer trimestre pero también a lo largo de toda la gestación hasta la semana veinte, es el aborto espontáneo. En este artículo vamos a explicaros qué es y porqué sucede.

¿Qué es un aborto espontáneo?

Un aborto espontáneo es aquel que se produce antes de la semana veinte provocado por causas, conocidas o desconocidas, pero no intencionadas.

La mayoría de los abortos espontáneos se producen durante el primer trimestre de gestación. Las causas no siempre llegan a determinarse, pues son, muy posiblemente, problemas genéticos que hacen que el embrión no sea compatible con la vida y no sigue adelante.

A pesar de que una mujer embarazada puede sufrir un aborto espontáneo por un trauma físico o quizá hasta emocional, el relacionar el aborto espontáneo con prácticar deporte o sexo es un error. No suele haber una «culpa», la razón es, generalmente natural. Eso no evita que la madre y el padre se sientan emocionalemente afectados, como veremos más adelante.

En ocasiones se puede presentar una amenaza de aborto, determinada por un sangrado inesperado. Se debe acudir al médico que, analizando el estado del cuello del útero y con una ecografía señalará si el hijo esperado sigue con vida. En esos casos es el médico el que determinará si es preciso hacer reposo u otras medidas de contención.

Tipos de aborto espontáneo

La terminología médica puede causar cierta confusión en un momento tan duro, por eso es conveniente conocerla para comprender bien lo que está sucediendo. Existen varios tipos de aborto espontáneo.

Los abortos precoces son aquellos que se producen antes de la semana doce de gestación y son la mayoría de ellos, hasta el 80%. En algunos casos incluso se producen antes de que la madre sea consciente de estar embarazada.

Los abortos tardíos se producen entre las semanas doce y veinte del embarazo y suelen precisar atención médica.

Si la pérdida del bebé sucede a partir de la semana veinte ya no se habla de aborto, sino de parto prematuro, incluso si el bebé había fallecido antes del parto.

Aunque el sufrimiento emocional no puede cuantificarse por las semanas de embarazo la situación de un aborto tardío o de un parto prematuro puede resultar especialmente traumática y hay que extremar el cuidado emocional a la madre y al padre también.

Si el cuello del útero está entreabierto pero no se ha expulsado el embrión o el feto se habla de un aborto incipiente; cuando se presenta borrado se hablará de un aborto inevitable. En ambos casos habrá contracciones y sangrado, que irán determinando el avance de la pérdida gestacional.

Un aborto completo es aquel en el que ya se ha producido la expulsión del contenido del útero de forma natural; un aborto diferido es aquel en el que se determina la muerte fetal pero no se produce la expulsión espontánea del contenido uterino y suele ser necesario intervenir con un legrado o con medicamentos, a fin de evitar la sepsis o infección. Sin embargo, en algunos casos, se puede optar por un manejo expectante de la evolución de la madre para evitar el legrado, siempre bajo estricto control médico para evitar riesgos.

Después de un aborto espontáneo

La mayoría de las mujeres que han sufrido un aborto espontáneo no tienen problemas para tener más hijos, sin embargo, en algunos casos, si puede producir complicaciones en el embarazo posterior.

Cuando se producen tres abortos espontáneos se va a hablar ya de abortos recurrentes y se analalizá si hay problemas para concebir o enfermedades genéticas.

En algunos casos se habla de que estos abortos recurrentes se relacionan con un fallo para distinguir los embriones no viables, aunque la causa más habitual que se indica es la trombofilia, un desequilibrio en la coagulación de la sangre.

Aspectos emocionales del aborto espontáneo

Aunque a veces el entorno niega el dolor de un aborto, existen aspectos emocionales ligados al aborto espontáneo que es imposible negar. Dolor, pena, miedo a un nuevo embarazo y un verdadero duelo por el hijo amado son sentimientos que hay que aceptar como normales y nunca minimizarlos.

Terminamos rescatando las palabras que el ginecólogo y psiquiatra Emilio Santos, autor del libro La Cuna Vacía transmitió en una entrevista que concedió a Bebés y más.

¿Como puede una mujer que perdió un bebé en el parto o en el embarazo afrontar de nuevo el gestar un hijo sin sentir miedo?

El aborto espontáneo y la pérdida de un embarazo son eventos que debemos entender como algo que sucede en la naturaleza, una semilla puede llegar a producir una bella planta o puede no llegar a germinar o hacerlo pero no progresar. La naturaleza es así. No tenemos más remedio que aceptar la naturaleza como es. Cuando una mujer ha sufrido un aborto necesita pasar por un proceso emocional que puede ser duro, pero que también es un proceso de maduración, un proceso de aceptación. El buen profesional sabe respetar la importancia que para la mujer este proceso conlleva. Un error muy habitual por parte de los profesionales es intentar ayudar a olvidar o intentar contribuir a minimizar este proceso.

¿Qué debería hacerse para ayudar a estas mujeres?

El error del que hablaba se traduce en frases bien intencionadas pero equivocadas como : “ Ya tendrás otro bebé”, “Esto no es nada”, “Olvídalo”. La mujer que ha sufrido un aborto lo ha vivido como algo muy impactante y muy importante. Necesita su tiempo de duelo, su tiempo para digerirlo, su tiempo para aceptarlo, y sus rituales para darle a ese bebé perdido la importancia que se merece. Cuando esa mujer tenga otro embarazo, será otro diferente; no se puede pretender que una madre substituya a un hijo perdido por otro hijo venidero. Son seres diferentes y cada uno debe tener su lugar en la mente de sus seres queridos. De lo contrario se pueden producir ciertos trastornos psicológicos en el nuevo hijo o en los propios padres.

Esperamos haber podido ayudaros a comprender las causas, síntomas y tipos del aborto espontáneo y a entender, también, los aspectos psicológicos de las pérdidas gestacionales, algo que debemos tener en cuenta si nosotros o alguien de nuestro entorno debe pasar por esta dolorosa situación.

Foto | Rebeca López. KisikosasEn Bebés y más | Abortos naturales: ¿se pueden prevenir?, Abortos naturales: causas y tipos de aborto, No estás loca. Entrevista a la psicóloga Mónica Álvarez

Источник: https://www.bebesymas.com/embarazo/aborto-espontaneo-causas-y-sintomas

Aborto espontáneo o el periodo: ¿Cómo reconocer la diferencia?

¿Es normal tener abortos espontáneos?

Este artículo también está disponible en: English, português

*Tradução: Carolina Tafur

Que el perido te llegue más tarde de lo esperado puede ser estresante. Si bien la duración del ciclo menstrual puede variar, algunas personas se preocupan por que el retraso pueda de hecho deberse a un aborto espontáneo temprano.

El aborto espontáneo, o la pérdida de un embarazo en las primeras 20 semanas (1), es muy común. Por lo menos 1 de cada 3 embarazos resulta en un aborto espontáneo (2), aunque la mayoría de las personas no saben que estaban embarazadas cuando pasa.

Algunas veces, el óvulo fecundado se implanta brevemente y después se pierde. La mayoría de las personas no sabrían que están en embarazo cuando esto sucede.

Se estima que, aproximadamente, 1 de cada 5 embarazos clínicamente reconocidos (es decir, aquellos embarazos de los que la mayoría de personas son conscientes y causan periodos ausentes) resulta en un aborto espontáneo (2,3).

Los abortos espontáneos son más comunes en las primeras seis semanas del embarazo, y se vuelven menos probables en la medida que este avanza (2,3). Si una pérdida ocurre, lo más probable es que suceda en el primer trimestre (las primeras 13 semanas en edad gestacional) (4).

Cuando ocurre un aborto espontáneo antes de que la persona sepa que se encuentra en estado de embarazo, puede ser difícil reconocer la diferencia entre un periodo menstrual normal y un aborto.

Los síntomas que comparten el periodo menstrual y un aborto espontáneo pueden incluir:

  • Sangrado, abundante o más prolongado de lo usual
  • Cólicos
  • Dolor (1, 4-7).

Es posible que una persona que tiene un aborto espontáneo también se percate de:

  • Reducción o desaparición de los síntomas del embarazo (p. ej. náuseas, vómito) (5)
  • Signos de enfermedad, como fiebre (si el aborto es causado por una infección) (5.6)

Si el periodo te llega menos de 2 semanas después de lo esperado, es difícil saber si tu periodo está retrasado o es un aborto espontáneo. Los abortos que suceden en este periodo de tiempo no presentan sangrados más abundantes o más largos (7).

Adicionalmente, es poco probable que las personas que tienen un aborto tan temprano (es decir, en las dos semanas después de la fecha prevista del periodo) tengan complicaciones.

Descarga Clue para hacerle seguimiento a tu flujo cervical

4.8

más de 2M+ calificaciones

Entre más avanzado esté el embarazo, menos se parecerá un aborto espontáneo a un periodo menstrual

El sangrado de un aborto espontáneo tardío contiene tejido fetal y coágulos más grandes que los de un periodo menstrual normal. El tejido también se ve diferente de la sangre menstrual en su color (p. ej. gris), consistencia/textura y forma.

Los abortos espontáneos y la fertilidad

Si bien los abortos espontáneos que ocurren alrededor del tiempo del periodo no representan una amenaza para la salud, es normal que las personas se preocupen por sus probabilidades de tener embarazos saludables en el futuro.

Dado que los abortos espontáneos tempranos son tan frecuentes y muchas de las personas que los experimentan no se dan cuenta de que sufrieron un aborto, es poco probable que un aborto espontáneo – que ni siquiera ha sido detectado – tenga repercusiones a largo plazo en la fertilidad. Muchas de las personas que tienen abortos espontáneos, incluso aquellas a quienes les sucede en un embarazo más avanzado o varias veces, pueden tener embarazos saludables en el futuro (2,6,8).

¡Hola, soy Steph! Te enviaré historias educativas y entretenidas sobre salud menstrual y compartiré consejos y trucos para sacar el máximo provecho a tu aplicación Clue.

Si sospechas que puedes estar en embarazo y quieres saber si tu sangrado se debe a un aborto espontáneo o un periodo normal, deberías hacerte una prueba de embarazo o consultar con tu proveedor de servicios de salud.

¿Cuándo debes hacerte una prueba de embarazo?

Si tu periodo está retrasado, estás intentando quedar en embarazo o te preocupa estarlo, y no sabes si deberías hacerte una prueba, considera tu riesgo de estar en embarazo:

Tienes riesgo de estar en cinta si has tenido relaciones sexuales pene-en-vagina sin protección o es muy probable que el semen haya tocado tus genitales. El riesgo varía a lo largo de tu ciclo.

Para las personas que tienen ciclos regulares (el tiempo entre periodos rara vez varía por más de un par de días), la exposición al semen tiene alto riesgo de embarazo alrededor de la mitad del ciclo y hasta dos semanas antes de la fecha prevista del siguente periodo, ya que es en esta ventana cuando la mayoría de personas ovulan. Esto se cumple por lo general y puede no reflejar lo que sucede en cada ciclo, así que no deberías fiarte de este cálculo aproximado si quieres prevenir un embarazo.

(El día de ovulación y la ventana de fertilidad que se muestran en Clue son solo aproximaciones. El día real de tu ovulación puede ocurrir en otro momento, el cual puede variar en cada ciclo, así como la fecha de tu periodo.)

En general, la exposición al semen, al principio y al final del ciclo, tiene un menor riesgo de embarazo, ya que es menos probable que una persona ovule cerca o durante estos días.

Si tu periodo tiene un retraso de nueve días o más, deberías hacerte una prueba de embarazo o consultar con tu proveedor de servicios de salud.

Si quieres hacerte una prueba de embarazo pronto, por lo general se recomienda esperar al menos dos semanas después del día previsto de tu ovulación, o alrededor de la fecha en la que esperas que te llegue el periodo.

Para obtener resultados más precisos, lo mejor es esperar algunos días después de la fecha en que te debe llegar el periodo.

Algunas pruebas de embarazo hacen publicidad de que las puedes hacer antes, pero entre menos tiempo esperes, menos precisos serán los resultados (9). Tú decides si quieres hacerte la prueba antes.

Si tu ciclo es irregular (es decir, no sabes cuándo te llegará el periodo y la diferencia entre tu ciclo más largo y el más corto es de más de 7–9 días), las relaciones sexuales sin protección o el contacto del semen con tus genitales siempre son de alto riesgo, pues es difícil calcular cuándo te expusiste. Puedes hacerte una prueba de embarazo aproximadamente dos semanas después de la última vez que tuviste relaciones sexuales sin protección, pero esperar unos días puede mejorar la exactitud de los resultados.

Si estás usando una forma activa de anticoncepción natural (métodos basados en la conciencia de la fertilildad o planificación familiar natural) o le haces seguimiento a los signos de fertilidad para saber más sobre tu cuerpo, probablemente conozcas mejor el tiempo de tu ovulación; así puedes evaluar el riesgo de estar en embarazo.

(Recuerda que cualquier tipo de sexo sin protección en cualquier momento representa un riesgo de una infección de transmisión sexual.)

Si sabes que estás en embarazo y comienzas a sangrar

Es importante que te pongas en contacto con tu proveedor de servicios de salud. El sangrado durante un embarazo temprano es común y no necesariamente es signo de un aborto espontáneo (10); sin embargo, es bueno mantenerlo al tanto de lo que está sucediendo.

Si experimentas sangrado anormal, dolor severo de la pelvis a los hombros y sientes debilidad o desvanecimiento, debes buscar atención médica inmediata (11).

Estos podrían ser síntomas de un embarazo ectópico (cuando un óvulo fecundado se fija y crece en un lugar diferente al útero, por lo general la trompa de Falopio) (11).

Los embarazos ectópicos pueden poner en riesgo la vida y deben ser tratados como emergencias médicas.

Este artículo fue publicado originalmente el 7 de noviembre de 2017.

Источник: https://helloclue.com/es/articulos/ciclo-a-z/aborto-espontaneo-o-el-periodo-como-reconocer-la-diferencia

8 preguntas frecuentes sobre el aborto espontáneo

¿Es normal tener abortos espontáneos?

Un aborto espontáneo es la pérdida gestacional que se produce antes de que el embarazo sea viable. Este tipo de abortos son bastante frecuentes y se estima que aproximadamente la mitad de las gestaciones acaban en aborto espontáneo, aunque sólo alrededor del 15 por ciento de las gestaciones se llegan a detectar. 

“Puede aparecer en cualquier semana pero es más frecuente cuanto menor es el tiempo de gestación, de forma que según aumenta, las posibilidades de sufrir un aborto espontáneo disminuyen”, explica Sonia Lobo Martínez, especialista del Servicio de Ginecología y Obstetricia del Hospital Universitario La Paz, en Madrid.

Aunque es un hecho frecuente en la vida de las mujeres, puede llegar a ser una experiencia difícil que genera muchas preguntas. Por este motivo Lobo responde a las más dudas más frecuentes:  

¿Por qué se produce?

La experta señala que la aparición de un aborto puede deberse a numerosas causas. “Los abortos más precoces en su mayoría presentan alteraciones genéticas del producto de la gestación que las hace incompatibles con la vida”, afirma Lobo.

Otras causas son alteraciones en la morfología uterina, infecciosas, trastornos de coagulación, sobre todo trombofilias, alteraciones endocrinológicas como la diabetes o el hipotiroidismo e inmunológicas.

¿Cuáles son los factores que aumentan el riesgo de aborto?

Se consideran factores de riesgo:

  • Las alteraciones nutricionales: tanto la obesidad como una alimentación insuficiente.  
  • El tabaquismo.  
  • Tener una patología endocrinológica mal controlada.  
  • La presencia de infecciones en la mujer como rubéola, vaginosis bacteriana o enfermedades de transmisión sexual.  
  • Patología materna severa: cardiopatías, enfermedades reumáticas, renales, etc.  
  • Malformaciones uterinas ya sean congénitas (útero septo, bicorne…) o adquirida (miomas).  

¿Influye la edad de la madre?

La edad materna avanzada influye de manera absoluta en la posibilidad de sufrir abortos. A mayor edad, mayor posibilidad debido al incremento en la tasa de aneuploidías.

La especialista indica que la incidencia de alteraciones cromosómicas en los embriones aumenta exponencialmente con la edad, siendo alrededor de un 40 por ciento en las mujeres menores de 35 años y del 80 por ciento en mujeres mayores de 40 años.

¿Qué signos pueden indicar a una mujer de que está sufriendo un aborto?

Los signos que deben alarmar a una mujer son el sangrado vaginal, la aparición de dolor abdominal y en ocasiones, en ausencia de estos signos la desaparición de los síntomas de embarazo: cese de náuseas, mejoría de la tensión mamaria, etc.

¿Qué tipos de aborto espontáneo hay?

Lobo especifica que se pueden clasificar según:

La edad gestacional en que se produzcan

Se dividen en:

  • Precoces: se producen antes de la semana 12 de gestación.  
  • Tardíos: después de la semana 12.  

Las manifestaciones clínicas que se presentan al diagnosticarse
 

  • Aborto diferido: cuando se diagnóstica en una ecografía la ausencia de latido cardiaco embrionario o fetal. La gestante puede no haber presentado clínica alguna.  
  • Aborto en curso: cuando la paciente acude con dolor y sangrado vaginal expulsando restos abortivos.  
  • Aborto inminente: cuando se objetiva dilatación del cuello uterino y dolor abdominal, pero aún no se ha producido expulsión de restos embrionarios o fetales.  

¿Qué tiene que hacer si piensa que está teniendo un aborto?

La experta insiste en que lo más indicado es acudir a consulta del ginecólogo para confirmar o descartar esta posibilidad. En caso de que exista sangrado abundante o dolor intenso debería acudir de manera urgente.

¿Cómo se puede sentir después del aborto?

“Los síntomas y recuperación tras un aborto espontáneo dependen de la clínica que haya presentado la paciente, de la edad gestacional y del tipo de tratamiento que haya recibido”, afirma Lobo.

“Lo habitual en abortos precoces es continuar con un sangrado menor que regla en disminución durante aproximadamente 2-3 semanas y sentir molestias abdominales que ceden con analgésicos vía oral”.

¿Qué ocurre si ha tenido más de un aborto?

En caso de dos o más abortos consecutivos la especialista señala que lo adecuado es realizar un estudio completo a la mujer y a su pareja de abortos de repetición.

Para ello se solicitarán pruebas para determinar la existencia de causas que se puedan tratar y que puedan ser los causantes de loa abortos que se han producido con anterioridad.

Sin embargo, Lobo señala que es importante informar a la pareja de que aunque se realicen estudios completos, en un porcentaje elevado de los abortos de repetición no se encuentra causa explicada.

¿Cuánto tiempo tiene que transcurrir antes de intentar volver a quedarse embarazada?

Dependerá del tiempo en el que se interrumpe la gestación, de la necesidad de realizar estudios posteriores y de la existencia o no de patología asociada.

“Si el embarazo era muy precoz, sólo evidente en analítica pero no en ecografías, en principio no sería necesario esperar”, dice Lobo.

En abortos con embrión visible ecográficamente lo más recomendado es esperar de una a dos reglas normales, para buscar gestación.

En mujeres que han experimentado dos o más abortos se debe recomendar esperar a terminar el estudio de abortos de repetición, dado que pueden diagnosticarse causas potencialmente tratables que puedan evitar la aparición de un nuevo aborto.

Ver también:

Cómo debe afrontar el embarazo una madre celíaca

Hijos prematuros: ¿cómo podemos afrontar los miedos?

Problemas de fertilidad a partir de los 40 años

  • Google +
  • E-mail
  • Imprimir

Источник: https://cuidateplus.marca.com/reproduccion/embarazo/2016/11/08/ocho-preguntas-frecuentes-aborto-espontaneo-134457.html

¿Es normal tener abortos espontáneos?

¿Es normal tener abortos espontáneos?

En medicina, el aborto espontáneo es la pérdida del feto en las primeras 20 semanas de gestación, aunque el 80% de las pérdidas se producen antes de la semana 12.

El porcentaje de abortos espontáneos oscila entre el 10 y el 20%, eso sin contar los óvulos fecundados que no llegan a implantarse, ya que se considera que el embarazo no empieza hasta que no se produce la implantación.

En este caso, diversos estudios han demostrado que entre el 30 y el 50% de los óvulos fertilizados no llegan a implantarse nunca, aunque no hay datos exactos, ya que las mujeres no llegan a saber que se produjo la fecundación, puesto que expulsan al óvulo fecundado en la regla.

Por lo tanto, tener un aborto espontáneo no es lo más habitual, aunque sí es posible que ocurra sin que suponga ningún problema o complicación para tener una gestación posterior con éxito.

Factores que aumentan el riesgo de aborto

Además, hay que tener en cuenta que existen ciertos factores que hacen más posible sufrir un aborto, como la edad (ser mayor de 40 años); haber tenido abortos previos; padecer ciertas enfermedades o afecciones crónicas mal controladas como diabetes, enfermedades del sistema inmunitario, problemas de coagulación o afecciones hormonales; malformaciones congénitas del útero; problemas genéticos; sufrir una infección como listeria, rubéola, sarampión, citomegalovirus, VIH, etc.; fumar, beber o drogarse; tomar ciertos medicamentos; sufrir obesidad; o quedarse embarazada tres meses después de haber dado a luz. En estos casos, las posibilidades de perder al bebé aumentan, por lo que hay que tener cuidado con estos factores para evitar la pérdida espontánea del feto.
 

¿Es común tener un aborto de repetición?

En cuanto a las posibilidades de sufrir un aborto de repetición, es decir, de tener dos o más abortos seguidos, es algo muy raro, ya que la mayoría de los abortos se producen por anomalías cromosómicas en el feto que no tienen por qué volver a producirse.

Si ese ha sido el caso de tu primer embarazo, lo normal es que te quedes embarazada a la siguiente sin problemas y que no pierdas al bebé.

Si no fuera así, y se producen dos o más abortos seguidos, se recomienda hacer una serie de pruebas genéticas y análisis de sangre especiales a ambos progenitores para averiguar la causa de estos.

Según las estadísticas, solo el 1% de las mujeres que sufren un aborto tendrá un segundo aborto, por lo que no hay más riesgos en un embarazo tras un aborto que en un primer embarazo.

Obviamente, este porcentaje aumenta si la causa que provocó el primer aborto (infecciones, problemas en el útero, enfermedades maternas no controladas, desequilibrios homronales…) continúa.

En estos casos, será necesario un control especial desde antes de la concepción para evitar que la pérdida se produzca de nuevo.

El riesgo de tener un aborto después de haber tenido uno previo es de un 14% (cifra similar a la de mujeres que no han tenido abortos nunca), pero este riesgo aumenta al 26% si has tenido dos abortos previos; y al 28% si has tenido 3.

Por eso, si tienes más de dos abortos seguidos es conveniente que tú y tu pareja os hagáis ciertas pruebas de sangre, estudios cromosómicos, una histeroscopia o una histerosalpingografía para averiguar por qué han podido darse tantas pérdidas.

Causa de los abortos

Como decíamos, en torno al 80% de los abortos que se producen en las primeras semanas de embarazo se deben a anomalías cromosómicas en el embrión incompatibles con el desarrollo y la vida. Generalmente, implica un número equivocado de cromosomas.

Otras veces, el aborto se produce porque el óvulo fecundado no se implanta correctamente en el útero. No obstante, hay que tener en cuenta que, tras un primer aborto, no se realizan pruebas específicas para averiguar la causa, por lo que es complicado saber con certeza por qué se ha producido un aborto espontáneo.

El resto de los abortos espontáneos puede estar relacionado con infecciones, problemas hormonales, exposición a altos niveles de radiación o a agentes ambientales tóxicos, anomalías en el útero, etc.

¿Cómo saber si estoy sufriendo un aborto?

El síntoma principal del aborto espontáneo es la hemorragia vaginal intensa y de color rojo.

Ten en cuenta que las pequeñas pérdidas de sangre en las primeras semanas son habituales, solo indican un problema cuando son muy abundantes y de color ojo intenso.

Y si además va acompañado de un dolor abdominal muy fuerte o de presión en la pelvis, lo mejor es que vayas al médico de inmediato para que compruebe si estás sufriendo un aborto o no.

¿Se puede evitar un aborto?

Aunque no se puede evitar en todos los casos, sí hay ciertas medidas que puedes adoptar para prevenir los abortos. Lo primero es llevar una dieta sana y equilibrada y controlar tu peso, ya que la obesidad dificulta los embarazos.

También es fundamental no fumar, no beber alcohol, por supuesto, no drogarse, realizar ejercicio físico moderado de manera regular, evitar el consumo de grasas saturadas, reducir el consumo de sal y azúcar y acudir al médico a todas las visitas rutinarias.

Si padeces alguna enfermedad crónica, debes consultar al médico y a tu especialista para ver si debes reducir o cambiar la medicación para que esta no afecte a la concepción y el embarazo. 

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/embarazo/interrupcion-embarazo/es-normal-tener-abortos-espontaneos-10421

Aborto espontáneo recurrente | Universidad de Colorado Denver

¿Es normal tener abortos espontáneos?

  • Las parejas que han sufrido un aborto espontáneo pueden tener una causa tratable para la pérdida de su embarazo.
  • Diversos estudios muestran que la pérdida del embarazo ocurre en hasta el 30 por ciento de todos los embarazos. Usualmente se busca una evaluación de infertilidad después de dos o tres pérdidas de embarazo.
  • La decisión de buscar pruebas de infertilidad para la pérdida del embarazo debe basarse en la edad de la pareja, el número de abortos espontáneos, los antecedentes familiares de abortos espontáneos recurrentes o si existe un factor de riesgo conocido para la pérdida recurrente del embarazo.
  • Las causas de la pérdida recurrente del embarazo se clasifican en cromosómicas, anatómicas, inmunológicas, infecciosas, de calidad del óvulo y desconocidas.

Las causas de la pérdida del embarazo se clasifican en cromosómicas, anatómicas, inmunológicas, infecciosas, de calidad del óvulo y desconocidas.

Desafortunadamente, la mitad de todos los pacientes con pérdida recurrente del embarazo tienen una causa desconocida para sus abortos espontáneos recurrentes.

Cromosómico

Las anomalías cromosómicas pueden ser transmitidas por uno o ambos padres al feto en desarrollo, lo que podría causar un aborto espontáneo. Estas anomalías sólo son detectables en los padres mediante un análisis de sangre y no se pueden corregir.

Sin embargo, una vez que se detectan las anomalías cromosómicas, uno o ambos padres potenciales pueden someterse a asesoramiento genético para evaluar correctamente sus posibilidades de un embarazo exitoso.

Además, es posible realizar un diagnóstico genético preimplantacional (PGD, por sus siglas en Inglés) en la mayoría de los casos. Aunque no siempre es 100 por ciento exitoso, los embriones pueden analizarse para determinar la anomalía genética conocida después de realizar la fertilización in vitro.

Solo los embriones que son cromosómicamente normales se transfieren a la cavidad uterina para tratar de lograr un embarazo que no se vea afectado por la anomalía cromosómica.

Anatómico

Las causas anatómicas de la pérdida del embarazo incluyen anormalidades uterinas y cervicales.

Por ejemplo, si el útero contiene un tabique (pared) dentro de su cavidad, la implantación del embrión será difícil y la pérdida del embarazo probablemente continuará.

Los fibromas uterinos y cicatrices de cirugías previas también pueden causar un aborto espontáneo. Sin embargo, estas afecciones se pueden tratar mediante cirugía, lo que aumentaría en gran medida la probabilidad de llevar un embarazo a término.

Las anormalidades anatómicas también se observan en mujeres que estuvieron expuestas al dietilestilbestrol (DES) como fetos en desarrollo. Desafortunadamente, estas anomalías no se pueden corregir, pero se pueden tomar medidas para aumentar las posibilidades de un embarazo a término para las mujeres que estuvieron expuestas al DES.

La corrección quirúrgica ofrece un pronóstico muy mejorado para mujeres con causas anatómicas para la pérdida del embarazo. Por ejemplo, si un paciente tiene un tabique uterino, sus probabilidades de tener un aborto espontáneo sin terapia son del 70 por ciento. Una vez corregida, sin embargo, su probabilidad de aborto espontáneo vuelve a ser la de la población no afectada.

Inmunológico

Aunque es un tanto controvertido como causa de aborto involuntario, los problemas inmunológicos que involucran la presencia de anticuerpos como los que se observan en mujeres con enfermedad reumatológica (como el lupus o la artritis reumatoide) pueden estar relacionados con la pérdida del embarazo. Se ha probado que el tratamiento con dosis bajas de aspirina y heparina puede mejorar los resultados del embarazo en mujeres con estos anticuerpos. Este tipo de terapia para factores autoinmunes tiene aproximadamente un 60 por ciento de probabilidad de un embarazo exitoso.

Infeccioso

Las infecciones cervicales y uterinas también pueden aumentar la posibilidad de pérdida del embarazo. Afortunadamente, las infecciones se diagnostican fácilmente con un cultivo cervical y se tratan fácilmente con antibióticos orales.

Reserva ovárica (calidad del óvulo)

A medida que las mujeres envejecen, la calidad del óvulo se deteriora. Además, algunas mujeres parecen experimentar una pérdida acelerada de óvulos de buena calidad. En ambas circunstancias, la mala calidad del óvulo puede asociarse con una mayor tasa de aborto espontáneo.

Por esta razón, los proveedores de fertilidad con frecuencia recomiendan que las mujeres se sometan a pruebas de reserva ovárica en el segundo o tercer día de su ciclo menstrual. La prueba de reserva ovárica consiste en un análisis de sangre al tercer día del ciclo y un ultrasonido para contar el número de folículos antrales (en reposo).

Estas pruebas pueden ayudar a predecir si una mujer ha tenido una pérdida significativa de óvulos de buena calidad.

Causa de la pérdida del embarazo: desconocida

Aproximadamente el 50 por ciento de las parejas que han tenido dos o más pérdidas de embarazo no tendrán una causa identificable. En estos casos, no se debería seguir ningún tratamiento.

Las investigaciones muestran que las parejas que han tenido abortos involuntarios previos tienen aproximadamente de un 60 por ciento a un 70 por ciento de probabilidades de éxito con el próximo embarazo.

Esto significa que no identificar el problema no implica una situación sin esperanza.

Por el contrario, sin una causa conocida de la pérdida de su embarazo, las parejas tienen una excelente posibilidad de conseguir un embarazo exitoso en el futuro.

Источник: https://arm.coloradowomenshealth.com/es/condiciones/aborto-espontaneo-recurrente-2

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: