¿Es normal tener alergia en el embarazo?

Alergia y embarazo: ¿cómo tengo que actuar?

¿Es normal tener alergia en el embarazo?

La alergia primaveral puede aparecer en cualquier persona. Sin embargo, hay más casos en niños y adultos jóvenes. Éstos últimos están en edad fértil, por lo que es frecuente que la alergia primaveral afecte a las embarazadas que son alérgicas al polen, principalmente a las gramíneas y al olivo; la alergia no tiene por qué afectar a embarazadas que no sean alérgicas.

¿Puede ser el embarazo un factor de riesgo de la alergia? ¿Afecta al feto? Preguntas como estas pueden pasar por la cabeza de la futura mamá.

Pedro Ojeda, coordinador de comunicación de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (Seaic), aclara que el embarazo no es un factor de riesgo para tener alergias.

“Lo que sí se sabe es que si la madre y/o el padre son alérgicos, el bebé que nazca de ese embarazo tendrá un riesgo aumentado de hacerse alérgico”, añade.

El especialista indica que los síntomas que manifestará una mujer gestante ya alérgica serán similares a cuando no estaba embarazada. Sin embargo, Ojeda indica que la evolución de la alergia variará.

“Los estudios epidemiológicos de seguimiento de mujeres asmáticas embarazadas demuestran que, con una misma probabilidad, un tercio de las mujeres asmáticas pueden ver su asma mejorada, un tercio permanecen igual a antes de estar embarazadas y otro tercio verán su asma claramente empeorada”, explica el portavoz. “Con respecto a otras alergias, no hay estudios, pero dado que se piensa que en estas evoluciones intervienen cambios hormonales, el efecto puede ser similar”.

Respecto a si la alergia puede afectar al feto, Ojeda destaca que, por sí sola, no tiene impacto sobre él, aunque añade que una reacción alérgica grave o una crisis asmática de moderada a grave sí pueden tener consecuencias negativas para el feto e inducir un sufrimiento fetal.

Por ello, la recomendación de los alergólogos siempre ha sido y será que toda mujer gestante previamente alérgica, o recientemente diagnosticada de alguna alergia, debe realizar visitas de seguimiento, además de con su ginecólogo, con su alergólogo para tener la enfermedad alérgica bajo control.

¿Puedo tomar medicamentos?

¿Y qué pautas y tratamientos deben seguir? Los mismos de siempre:

1) Controlar la exposición a alérgenos.

2) Utilizar de forma juiciosa y con supervisión médica la medicación antialérgica.

3) Vacunarse contra la alergia. En este punto Ojeda especifica que las recomendaciones actuales son que no se debe comenzar un tratamiento de vacuna de alergia estando embaraza.

“Sin embargo, si la mujer embarazada ya estaba recibiendo una vacuna de alergia con buena tolerancia, debe seguir administrándose pues no se ha visto que las vacunas de alergia aumenten el riesgo de alergias u otras afecciones en el feto y ayudarán a tener la alergia de la madre más controlada”, dice.

Entonces, ¿puede la embarazada tomar medicamentos? La respuesta es sí, pero con prudencia y siempre con consejo médico del especialista, ya que muchos fármacos carecen de datos de seguridad en el embarazo.

“Por lo general, se intenta evitar cualquier fármaco en las primeras 20 semanas del embarazo ya que es el periodo en que se están formando los órganos fetales. No obstante, si fuese necesario emplear alguno las preferencias siempre han de ser hacia medicamentos de la categoría B y si es posible con un efecto local (intranasales, inhalados, cutáneos)”, indica.

Consejos para el día a día

Por último, Ojeda recomienda:

  • Revisar diariamente los recuentos de pólenes.  
  • Evitar, en la medida de lo posible, exposiciones al aire libre, especialmente los días de viento y con recuentos altos de pólenes.  
  • No dejar las ventanas del domicilio abiertas demasiado tiempo y sacudir bien la ropa dejada a tender antes de guardarla.  
  • Aclararse el pelo antes de acostarse si se ha permanecido tiempo al aire libre. “En él quedarán acumulados pólenes que podemos llevar a la almohada).  
  • Utilizar gafas y productos barrera para las fosas nasales.  
  •  Evitar automedicarse, realizar revisiones periódicas con el alergólogo o el neumólogo durante el embarazo y seguir siempre su consejo con respecto al tratamiento que se debe seguir para el asma. “Muchas veces hemos visto mujeres embarazadas cuyo asma ha empeorado drásticamente al interrumpir la medicación de control que estaban tomando por consejos erróneos de familiares u otros profesionales sanitarios”, advierte.

Ver también:

Enfermedad de Crohn: cómo le afecta al embarazo

Beneficios de tomar lácteos durante el embarazo

Motivos para ir a urgencias durante el embarazo

  • Google +
  • E-mail
  • Imprimir

Источник: https://cuidateplus.marca.com/reproduccion/embarazo/2016/04/13/alergia-embarazo-como-actuar-112361.html

Alergias en el embarazo: el asma y la rinitis

¿Es normal tener alergia en el embarazo?

Existen muchos tipos de alergias: asma, rinitis, alergias a determinados alimentos (gluten, lactosa, …), conjuntivitis, etc. Pero cuando alergia y embarazo se unen, las embarazadas temen que el tratamiento pueda afectar al desarrollo del feto.

Se calcula que dos tercios de las embarazadas que sufren alguna alergia no manifiestan mayores complicaciones durante el embarazo e incluso un tercio de las embarazadas puede mejorar su estado durante la gestación.

Cada tipo de alergia tiene su tratamiento. Y durante el embarazo, es muy importante que las alergias estén controladas por especialistas en alergología.  

“El papel del alergólogo es fundamental ya que los especialistas en alergología e inmunología clínica somos los que, en función de la patología alérgica de la madre, debemos evaluar y ajustar el tratamiento si fuera necesario”, explica la doctora Carmen Vidal, jefa del Servicio de Alergia del Complejo Hospitalario Universitario de Santiago de Compostela y presidenta del Comité de Inmunoterapia de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC).

Esta experta también señala que en caso de alergia durante el embarazo es mejor optar por tratamientos de experiencia contrastada que por tratamientos de nueva generación, ya que las embarazadas están excluídas de los ensayos clínicos. Así, de esta forma, evitamos efectos secundarios innecesarios.

La doctora Carmen Vidal también señala que no se debe hacer caso a los consejos que funcionan en otras embarazadas alérgicas. Lo ideal es consultar siempre con el ginecólogo o especialista.

Y aunque los tratamientos no están contraindicados en el embarazo, lo cierto es que hay que seguir una serie de recomendaciones.

En este artículo sobre las alergias en el embarazo

  • La rinitis en el embarazo

El asma en el embarazo

El asma es una enfermedad multifactorial que consiste en la inflamación de los bronquios, presentando dificultad para respirar.

Los bronquios se ensanchan y se estrechan debido al engrosamiento de uno de los músculos situado en la capa interna del bronquio.

Se manifiesta en forma de tos (seca al principio y húmeda con mucosidades después), sibilancias (silbidos que se escuchan al pasar el aire por los bronquios) y disnea (sensación de ahogo, fatiga y asfixia).

El comportamiento del asma puede variar durante el embarazo. Por esta razón, es muy importante realizar una valoración y ajustar la medicación si esto fuera preciso.

La mayoría de tratamientos que se utilizan por vía inhalada para tratar el asma son seguros durante el embarazo. El objetivo es mantener el asma bajo control y evitar exacerbaciones, es decir el empeoramiento de la enfermedad. 

La mayoría de las complicaciones que surgen durante el embarazo de una mujer asmática son debidas al inadecuado control de la enfermedad o a una falta de diagnóstico.

La doctora Vidal proporciona algunas recomendaciones sobre el tratamiento del asma en el embarazo:

  • Si la mujer se queda embarazada cuando está en la fase de mantenimiento de la enfermedad y la tolerancia al tratamiento es buena, se puede continuar con la pauta.
  • En cambio, no se recomienda comenzar la administración de una vacuna si la enfermedad se detecta al principio del embarazo.
  • Se pueden administrar antihistamínicos de primera generación.
  • Los fármacos beta-adrenérgicos de acción corta se utilizan para la presencia de síntomas agudos.
  • Los corticoides inhalados se utilizan, siempre que sea necesario, en casos de asma persistente.

La rinitis en el embarazo

La rinitis es una enfermedad que se produce cuando las capas internas de la nariz se inflaman. Esta inflamación suele producirse debido a alguna alergia de las sustancias que respiramos. En ocasiones, asma, rinitis y conjuntivitis suelen coincidir en una persona alérgica.

La rinitis se manifiesta en forma de estornudos, taponamiento nasal, picor de nariz y tos. La tos puede ser irregular, nerviosa, irritativa y/o empeorar por la noche, causando grandes molestias. También favorece la aparición de ronquidos, ojeras, dolores de cabeza o pérdida de olfato.

La doctora Vidal señala que 2-3 de cada diez embarazadas desarrolla lo que se conoce como “rinitis del embarazo”. La rinitis del embarazo es una inflamación de la mucosa nasal sin causa alérgica.

Esta afección se debe a la dilatación de los vasos sanguíneos y al aumento del volumen en sangre que ocurre durante el embarazo. Los síntomas son similares a los de la rinitis alérgica y puede aparecer en cualquier momento durante los 9 meses.

Cede con el parto o pocas semanas después.

La doctora Vidal señala que en los casos de rinitis con síntomas más intensos pueden emplearse corticoides tópicos nasales.  

Leer más: la rinitis del embarazo

Algunas alergias producidas por determinados alimentos o por picaduras de himenópteros (hormigas, avejas, avejorros, avispas,…) pueden producir cuadros anafilácticos graves que comprometen la vida de la madre. Según la alergóloga Carmen Vidal «no utilizar adrenalina podría ser fatal para la madre y provocar hipoxia fetal».

Источник: https://www.elbebe.com/embarazo/alergia-y-embarazo-riesgo-para-bebe

La urticaria durante el embarazo – Asociación Americana del Embarazo

¿Es normal tener alergia en el embarazo?

Acerca de 1 de cada 5 mujeres embarazadas experimentan cambios en su piel durante el embarazo, incluyendo el acné, oscurecimiento de la piel y las estrías. Aunque las mujeres pueden sentirse acomplejadas por estas nuevas “marcas de belleza,” cambios en la piel durante el embarazo son un hecho normal.

La urticaria (ronchas en la piel) durante el embarazo son menos comunes, pero ocurren con frecuencia.
La urticaria durante el embarazo representa una reacción alérgica a los alimentos, picaduras de insectos, medicamentos, productos químicos, etc.

Con el aumento de las hormonas y los cambios que ocurren en su cuerpo, es posible que se vuelven más sensibles a los agentes patógenos y padecen de urticaria durante el embarazo.

¿Qué Causa la Urticaria Durante el Embarazo?

A medida que su estomago crece para mantenerse al tanto con su bebé en crecimiento, se puede producir el malestar de la piel en forma de picazón y sequedad.

Las mujeres embarazadas pueden enfrentar más graves episodios de picazón, urticaria o erupciones cutáneas, y 1 de cada 150 mujeres embarazadas desarrollaran una enfermedad de la piel más grave conocida como PUPP (Pápulas y Placas de Embarazo Urticariales Pruriginosas).La urticaria es causada por reacciones alérgicas.

La sequedad y el estiramiento de la piel junto con otros cambios puede hacerlo más susceptible a experimentar las colmenas durante el embarazo. La urticaria puede ser causada por una reacción alérgica a casi cualquier cosa.

Algunas de las causas comunes de colmenas durante el embarazo se indican a continuación:

  • Medicina
  • picaduras de insectos
  • productos químicos
  • polen
  • caspa de los animales
  • alimentos (es decir, lácteos, frutos secos, mariscos)

La urticaria puede ser activada o provocada por el rascado, el estrés o la presión sobre la piel. Es importante cuidar su piel con cuidado para no agravar o empeorar las colmenas que experimente.

Otra condición que afecta a 1 de cada 50 mujeres es la colestasis del embarazo. Esta es una condición donde la picazón intensa también es acompañada por náuseas, vómitos, y potencialmente ictericia. Esta condición puede indicar que hay problemas con su hígado.

En caso de que vea estos signos o síntomas, es importante ponerse en contacto con su médico inmediatamente.

¿Qué es PUPP?

PUPP significa pápulas y plagas de embarazo urticariales pruriginosas. Las mujeres que desarrollan PUPP verán brotes de rojo, parches elevados en la piel. El primer sitio del brote es generalmente en el abdomen, pero las mujeres con PUPP pueden ver el estado de propagación en los brazos y las piernas también.

Las mujeres con PUPP aveces reportan comezón extrema con estos brotes. Algunas investigaciones apuntan a PUPP siendo vinculado a una condición genética, ya que parece ser hereditaria, pero últimamente, la causa de PUPP es aún desconocida.

Generalmente, PUPP ocurre más a menudo en el primer embarazo de una mujer y es poco frecuente en los embarazos posteriores.

¿Cómo Puedo Tratar la Urticaria Durante el Embarazo?

Erupciones leve pueden tener una tendencia de desaparecer por su propia cuenta. Sin embargo, es importante no frotar la zona afectada. El jabón puede agravar la condición, recortando la cantidad de jabón que utiliza puede ser beneficioso. Una técnica que podría reducir la picazón es tomando un baño de avena o el uso de bicarbonato de sodio en su baño.

Manteniendo la piel bien hidratada también puede ayudar con la picazón y sequedad.Hay varios antihistamínicos que se consideran seguros para tomar durante el embarazo, como Allegra, Benadryl, y cloro Trimeton, Claritin y Zyrtec.

Es importante revisar las advertencias sobre cualquier medicamento y consulte a su farmacéutico y de la salud antes de tomar cualquier medicamento.

Para condiciones más graves de la piel como PUPP, los médicos pueden recetar medicamentos orales o una variedad de cremas anti-picazón

¿Cómo Puedo Prevenir la Urticaria Durante el Embarazo?

Usted puede ser alguien que es más susceptible a las colmenas en general. Si ese es el caso, lo más probable es saber qué alimentos o patógenos para evitar la experiencia anterior.

Debido a que usted puede ser más susceptible y el embarazo tiende a poner en la piel seca y con comezón, es importante conocer los pasos que puede tomar para prevenir las colmenas durante el embarazo.

Usted al menos quiere saber cómo se puede minimizar las colmenas que experimente durante el embarazo.
Estos son algunos consejos para minimizar o evitar las colmenas durante el embarazo:

  • Evite los baños calientes y duchas de agua caliente (al menos reduzca las temperaturas)
  • Evite usando ropa apretada
  • Trate de no rascarse la piel, ya que pica
  • Mantenga la presión sobre la piel
  • Evite el estrés y practique técnicas de relajación

Lo anterior no puede prevenir todos los casos de urticaria, pero por lo general hace los casos de urticaria menos grave y se van más rápido.

Compilado de las siguientes fuentes
American Academy of Dermatology, (Accessed Oct 2014), Hives: Who Gets and Causes
National Institute of Health (access Oct 2014), Hives
Harms, R. (2004). Mayo Clinic guide to a healthy pregnancy (1st ed., pp. 480-481).

New York: HarperResource.
Johnson, R. (1994). Mayo Clinic complete book of pregnancy & baby’s first year (1st ed., p. 17). New York: W. Morrow and Co.

Источник: https://americanpregnancy.org/es/womens-health/hives-during-pregnancy-9960/

Cómo afecta la alergia a la embarazada y al bebé

¿Es normal tener alergia en el embarazo?

La alergia es un conjunto de enfermedades cuyos síntomas se desarrollan cuando el paciente entra en contacto con la sustancia a la que es alérgico. Las personas no alérgicas toleran sin problemas la exposición a estas sustancias.

El origen de una reacción alérgica no está, por tanto, en el agente que la produce, sino en el propio individuo.

Por eso, se considera quela condición de ser alérgico en gran parte es constitucional, depende de una predisposición individual que frecuentemente es hereditaria y que se denomina atopía (que literalmente significa «fuera de lugar»). Las sustancias que producen estas reacciones alérgicas se llaman alérgenos.

Cómo se desencadena la alergia

La inmunoglobulina E (IgE) es un tipo de anticuerpo presente en todas las personas.

En los individuos alérgicos, estos anticuerpos IgE reconocen y se unen a los alérgenos; esta unión induce a que ciertas células liberen mediadores químicos, en particular la histamina, que producen una respuesta inflamatoria, responsable en última instancia de los síntomas típicos de la reacción alérgica. Los anticuerpos IgE que reconocen un determinado alérgeno se producen tras una o varias exposiciones al mismo. Este proceso se llama sensibilización.

Durante estas exposiciones iniciales se tolera el contacto con el alérgeno, pero una vez  generados los  anticuerpos IgE específicos  para esa sustancia, es decir, cuando el individuo se ha sensibilizado, si se produce un nuevo contacto, se desencadenará la reacción alérgica.

La piel y las vías respiratorias son los dos órganos que con mayor frecuencia se ven involucrados en las reacciones alérgicas por ser la primera zona de contacto.

Dependiendo del órgano afectado, hablaremos de dermatitis (piel), de conjuntivitis (conjuntiva ocular), de rinitis (mucosa nasal) o de asma (bronquios).

En el caso de las reacciones a alimentos, a medicamentos o a picaduras de insectos, las manifestaciones pueden aparecer implicando a distintos órganos simultáneamente (piel y mucosas, vías respiratorias, tracto digestivo…) conformando un cuadro con síntomas generalizados que se llama anafilaxia.

Cómo afecta la alergia a la embarazada

Las enfermedades alérgicas son propias de personas jóvenes, gran parte de ellas en edad fértil, por lo que es frecuente que las padezcan mujeres embarazadas y mujeres en período de lactancia. Son  enfermedades crónicas, muchas veces ocasionadas por múltiples causas, que habitualmente necesitan de tratamientos prolongados.

Durante el embarazo, hay que buscar la forma óptima de conseguir el bienestar de la madre sin riesgo para el bebé.

No hay que olvidar que cualquier enfermedad que padezca la madre, si no está debidamente controlada, supone un doble riesgo, puesto que afecta a ambos, madre y e hijo.

Las enfermedades alérgicas no son la excepción: la mujer embarazada precisa una atención especial, aunque las reacciones alérgicas de las embarazadas obedecen a las mismas causas y se producen por los mismos mecanismos que las de la población general.

El tratamiento de las enfermedades alérgicas descansa en tres pilares: los medicamentos, las vacunas antialérgicas (inmunoterapia específica) y el control ambiental.

El arsenal terapéutico contra las enfermedades alérgicas de las embarazadas es prácticamente igual al utilizado en el resto de la población, pero hay que escoger los medicamentos con cuidado, eligiendo aquellos que sean seguros tanto para la madre como para el feto.

La valoración del riesgo de utilizar un medicamento durante el embarazo es complicada.

No sólo depende de la capacidad intrínseca del fármaco de producir daño al feto, sino también de la fase del embarazo en que se utilice, de la dosis y de la duración del tratamiento.

El período de mayor riesgo es el primer trimestre, dado que en esta etapa se forman la mayoría de los órganos.

Las vacunas antialérgicas pueden seguir utilizándose durante el embarazo, pero no se debe iniciar una vacuna antialérgica durante la gestación. Si la mujer ya estaba recibiendo la vacuna cuando se quedó embarazada, puede continuar la administración de la misma sin problemas.

Las medidas de control ambiental y las medidas de evitación de alérgenos deben intensificarse durante el embarazo.

Cuanto menos se exponga la mujer embarazada a las sustancias que le producen alergia, menos síntomas presentará y menos fármacos necesitará para su control. Esta es la forma más segura de tratamiento, evitar el alergeno.

El principal inconveniente es que muchas veces no se puede eliminar por completo la exposición a las sustancias que le producen alergia a la embarazada.

Artículos Relacionados Enfermedades en el embarazo Las mujeres en edad fértil son el grupo en mayor crecimiento de la infección por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH). La prevalencia en España de gestantes infectadas por el VIH se estima entre 1,6 y 1,9 por cada 1.000 embarazadas. Cómo se transmite el VIH al bebé En ausencia de… Enfermedades en el embarazo La diabetes gestacional se define como cualquier grado de intolerancia a la glucosa detectado durante el embarazo y que puede requerir tratamiento con insulina o sólo con dieta. Según la American Diabetes Association (ADA) y la International Diabetes Federation (IDF), entre un 7 y 12% de… Enfermedades en el embarazo La diabetes gestacional es una patología bastante frecuente durante el embarazo. Controlada, no suele causar problemas. Con la ayuda del doctor José Luis Bartha, jefe del servicio de Obstetricia del Hospital La Paz (Madrid) y catedrático de la Universidad Autónoma de Madrid, explicamos por… Enfermedades en el embarazo Gracias a los tratamientos antirretrovirales y a las medidas preventivas como la cesárea electiva en los casos indicados, la profilaxis intraparto, la lactancia artificial y el tratamiento al recién nacido infectado, se ha conseguido reducir prácticamente a 0% el porcentaje de transmisión…

Источник: https://www.natalben.com/enfermedades-cronicas-embarazo/alergia

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: