¿Es normal tener bultos en el pecho?

Fibrosis y quistes simples en el seno

¿Es normal tener bultos en el pecho?

Muchas de las protuberancias (masas, nódulos o bultos) del seno pueden ser causadas por fibrosis y/o quistes. Estos son cambios no cancerosos (benignos) en el tejido mamario que muchas mujeres padecen en algún momento de sus vidas. Estos cambios en ocasiones son referidos como cambios fibroquísticos, y solían ser denominados enfermedad fibroquística. 

La fibrosis y los quistes son más frecuentes en las mujeres que se encuentran en edad fértil, pero pueden afectar a las mujeres de cualquier edad. Estos cambios se pueden encontrar en distintas partes del seno, así como en ambos senos a la vez.

Fibrosis

La fibrosis se refiere a una gran cantidad de tejido fibroso, el mismo tejido del que están compuestos los ligamentos y el tejido cicatricial. Las áreas de fibrosis tienen una consistencia como de hule, firme o dura al tacto.

Quistes

Los quistes son sacos redondos u ovalados que están llenos de líquido dentro de los senos. A menudo se sienten como una protuberancia o masa (bulto) redonda y móvil, que también podría resultar dolorosa al tacto.

Son más frecuentes en mujeres de entre 40 y 49 años de edad, aunque pueden presentarse en mujeres de cualquier edad.

Los cambios hormonales de cada mes a menudo hacen que los quistes crezcan y éstos se hacen más dolorosos, y a veces más evidentes justo antes de la menstruación.

Los quistes se originan cuando líquido comienza a acumularse dentro de las glándulas de los senos.

 Los microquistes (quistes diminutos y microscópicos) son demasiado pequeños para poder ser reconocidos al tacto y sólo se detectan al examinar el tejido con un microscopio.

Si el líquido continúa acumulándose, se pueden formar macroquistes (quistes de mayor tamaño) que pueden palparse fácilmente y pueden alcanzar un diámetro de alrededor de 1 o 2  pulgadas.

Diagnóstico

Con mayor frecuencia, los cambios fibroquísticos se diagnostican según los síntomas, como protuberancias, hinchazón y/o hipersensibilidad o dolor en los senos.

Estos síntomas tienden a empeorar justo antes de su periodo menstrual, y pueden cambiar durante las distintas etapas de su ciclo menstrual.

Es posible que los senos se sientan con protuberancias, y algunas veces puede salir un flujo transparente o ligeramente turbio de los pezones.

A veces, una de las protuberancias podría resultar más dura o presentar otras características que despierten la sospecha de un cáncer. Cuando esto sucede, puede hacerse una ecografía para ver si el tumor es sólido o si es solo un quiste lleno de líquido (quiste simple).

Los quistes simples no suelen ser motivo de preocupación.

Pero si la ecografía muestra que la protuberancia (masa) es sólida o si el quiste tiene componentes líquidos y sólidos (un quiste complejo), puede que sea necesario realizar una biopsia  para asegurarse de que no es cáncer.

¿Cómo la fibrosis y los quistes simples afectan el riesgo de cáncer de seno?

La fibrosis o los quistes simples no aumentan su riesgo de padecer cáncer de seno en el futuro. Los quistes complejos causan más preocupación, ya que hay una pequeña posibilidad de que contengan cáncer o que aumenten su riesgo de cáncer más adelante, dependiendo de lo que se descubra al momento de la biopsia.

Tratamiento

A menos que esté causando molestias, no es necesario extraer el líquido de los quistes. Sin embargo, se puede extraer el líquido mediante una aguja delgada y hueca que se coloca en el quiste, lo que puede hacerse para confirmar el diagnóstico.

Extraer el líquido puede reducir la presión y el dolor durante algún tiempo. Si el líquido se extrae, este puede regresar más adelante, pero los quistes también pueden desaparecer con el pasar del tiempo.

Para los quistes que continúan regresando y causando síntomas, la cirugía para eliminarlos puede ser una opción.

La mayoría de las mujeres con cambios fibroquísticos y sin síntomas que causen molestias no tiene necesidad de tratamiento, pero podrían necesitar un seguimiento riguroso. Si la fibrosis le causa molestias leves, es posible que usted se sienta mejor con el uso de sostenes con soporte bien entallados, la aplicación de calor o con analgésicos (medicina contra el dolor) de venta sin receta.

Algunas mujeres indican que los síntomas mejoran si dejan de ingerir cafeína y otros estimulantes contenidos en el café, el té, el chocolate y muchos refrescos. Los estudios no han encontrado que haya un vínculo claro entre estos estimulantes y los síntomas en los senos, pero muchas mujeres consideran que vale la pena tratar de evitar estos alimentos y bebidas durante un par de meses.

Debido a que la hinchazón de los senos en los últimos días de la menstruación resulta dolorosa para ciertas mujeres, algunos médicos recomiendan analgésicos de venta sin receta como acetaminofeno o ibuprofeno, u otros medicamentos.

 Se ha sugerido que algunos tipos de vitaminas o suplementos herbarios podrían aliviar los síntomas, pero hasta el momento ninguno ha demostrado ser de utilidad, y algunos tienen efectos secundarios si se toman en grandes dosis. Algunos doctores recetan hormonas, como los anticonceptivos orales (pastillas para el control de la natalidad), así como tamoxifeno o andrógenos.

Sin embargo, estas hormonas por lo general solamente se utilizan en mujeres con síntomas intensos debido a que también pueden presentar efectos secundarios graves.

Источник: https://www.cancer.org/es/cancer/cancer-de-seno/afecciones-no-cancerosas-de-los-senos/fibrosis-y-quistes-simples-en-el-seno.html

¿Es normal tener bultos en el pecho?

¿Es normal tener bultos en el pecho?

Un bulto es un crecimiento anómalo de tejido que se desarrolla en la mama. El palparse un bulto en uno de los pechos puede causarnos mucho miedo y ansiedad, ya que enseguida lo relacionamos con el cáncer, pero la mayoría de los bultos no son peligrosos. Aún así, es importante que consultes con tu médico por si acaso.

El tejido mamario se siente normalmente abultado o fibroso, formado por pequeños nódulos. Sin embargo, cuando hablamos de un bulto en el pecho es porque ese tejido varía de diversas formas. Por ejemplo, puede notarse un bulto redondo, liso y firme; un bulto sólido y grande que se mueve debajo de la piel; piel rojiza y con abolladuras; cambios en el tamaño o la forma de la mama; etc.
 

Causas de los bultos en el pecho

Además de un tumor, son muchas las causas que pueden provocar la aparición de un bulto en una de las mamas:

1- Quistas mamarios. Los bultos redondos, circulares, suaves y firmes suelen ser un quiste que se forma al llenarse de líquido uno de los conductos de leche.

Pueden ser más o menos grandes y el tejido de alrededor suele estar sensible e incluso doler. Estos quistes aparecen antes de los ciclos menstruales y desaparecen solos al finalizar estos.

Si no es así y se vuelven más grandes o muy incómodos, el médico puede drenarlos, pero no suele ser necesario.

2- Fibroadenomas. Son tumores mamarios sólidos y no cancerosos que se mueven fácilmente por debajo de la piel. El embarazo, la terapia hormonal o la menstruación puede causar la aparición de estos bultos que pueden hacerse bastante grandes, pero que no son peligrosos.

3- Cambios fibroquísticos. Los cambios hormonales que se sufren en la menstruación pueden hacer que se experimenten cambios en las mamas como áreas rugosos o con bultos. Estos cambios tienden a mejorar al disminuir las hormonas tras la regla.

4- Lesiones. Un golpe o traumatismo en el pecho puede causar la aparición de un bulto en uno de los senos. También una lesión grave en el tejido mamario o en los nervios cercanos (necrosis grasa) puede causar la aparición de un bulto.

5- Infecciones. La acumulación de líquido infectado (absceso) en el tejido mamario puede causar un bulto doloroso en la mama. En este caso, si hay infección, será necesario un tratamiento antibiótico para hacerlo desaparecer.

6- Cáncer de mama.

Los tumores cancerosos suelen diferenciarse porque son duros, tienen forma irregular, no duelen, la piel de alrededor puede estar enrojecida, el tamaño o la forma de la mama puede cambiar y puede haber secreción del pezón o cambio en la forma o protrusión de este. Ante estos cambios, es necesario acudir al médico para que realice las pruebas necesarias para confirmar el diagnóstico.
 

Pruebas para evaluar los bultos en los senos

Lo primero si te notas un bulto en el pecho es que te autoexplores y detectes si el bulto es duro e irregular o suave, liso y uniforme. Cuando hay dolor, generalmente, es benigno y asociado a los cambios menstruales. Fíjate en si crece con la ovulación y si disminuye los días de la regla (en los que puede llegar, incluso, a desaparecer).

No obstante, si el bulto no desaparece tras la regla, lo mejor es que acudas al médico quien lo primero hará una evaluación palpando el bulto y detectando los cambios de la mama. Después, lo normal es que realice una serie de pruebas mediante imágenes para poder ver bien el origen del bulto y su causa.

Las pruebas principales son radiografías, mamografías y resonancia magnética del seno. Según lo que se descubra en esas pruebas se puede realizar otras más como una biopsia del tejido o del líquido.
 

¿Cómo se tratan los bultos en el pecho?

Como hemos visto, la mayoría de los bultos benignos no se tratan, ya que tienden a desaparecer solos o son tan pequeños que no causan dolor ni molestias. Si crecen o duelen mucho, puede ser necesario extirparlos o drenarlos si están llenos de líquido.

También puedes adoptar otras medidas para reducir el dolor si es un quiste, como usar un sujetador bien ajustado que sirva de apoyo al tejido circundante, reducir el consumo de cafeína ya que está comprobado que esta puede hacer que los quistes aumenten y reducir el consumo de sal para evitar la retención de líquidos.

En el caso de que se confirme que el bulto está causado por un tumor cancerígeno, habrá que hacer diferentes pruebas para valorar el estado del tumor, el tipo, si es maligno o no, si se ha extendido, etc. Con todas las pruebas el oncólogo determinará el mejor tratamiento que suele ser cirugía para extirpar el tumor o incluso mastectomía para quitar el pecho completo, quimioterapia y radioterapia.

Cuando se detecta a tiempo, el cáncer de mama tiene una tasa muy alta de curación, así que no debes asustarte, sino confiar en tus médicos.

Fibroadenoma

Definición:

Tumor benigno derivado de los tejidos fibroso y glandular. Suele presentarse en las mamas.

Síntomas:

No suele presentar síntomas.

Tratamiento:

Cirugía para extraer el tumor.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/fertilidad/salud-concebir/es-normal-tener-bultos-en-el-pecho-10551

Tengo un bulto en el pecho ¿puede ser cáncer de mama?

¿Es normal tener bultos en el pecho?

Muchas mujeres hemos experimentado en alguna ocasión dolor de mamas o, incluso, nos hemos detectado un bulto en el pecho. Esto no significa que se padezca cáncer.

 De hecho, la mayoría de estas dolencias están estrechamente relacionadas con el ciclo menstrual y la acción de las hormonas (estrógenos y progesterona) en el organismo. Se les suele denominar ‘trastornos benignos de la mama’, y suelen ser inofensivos.

A pesar de ello, los especialistas recomiendan acudir al ginecólogo o al especialista en patología mamaria si se detecta algún bulto sospechoso que no desaparece con la regla o resulta atípico.

Asimismo, también es muy importante realizarse una autoexploración mamaria al menos una vez al mes y después de la menstruación. Más adelante te explicaremos cómo debes palparte el pecho para detectar protuberancias o señales de alarma. 

Lee también: 10 autochequeos que te pueden evitar un disgusto

Dolor mamario

La afección más extendida que afecta al pecho de la mujer es la mastalgia o dolor mamario que puede o no asociarse al ciclo menstrual. Normalmente suele aparecer durante la ovulación y desaparece con el periodo.

Esta molestia puede ser apenas perceptible o ser tan severa que dificulte el uso de prendas ajustadas o, incluso, tolerar el contacto.

«Aunque es un dolor incómodo y puede asustar, suele ser inofensivo y rara vez está asociado a un problema grave o a la presencia de algún tumor«, indica la doctora Carmen Menéndez, ginecóloga del Instituto Palacios, en Madrid. 

Si no guarda relación con el ciclo menstrual, suele tener su origen en algún trauma o golpe en el seno. Aunque también puede deberse a un dolor artrítico en la cavidad del pecho y la nuca que se irradia hacia la zona inferior de las mamas.

Tumores benignos

Otra de las causas más comunes de mastalgia o dolor en las mamas es la presencia de nódulos benignos. Se trata de una de las afecciones más comunes entre las jóvenes con pechos más fibrosos. Al palparlos pueden presentar pequeñas zonas nodulares (o bultos) que aumentan su tamaño con la regla y desaparecen después de la menstruación.

Los dos tipos más frecuentes de nódulos son los quistes y los fibroadenomas. Los primeros tienen el aspecto de un pequeño saco lleno de líquido que se desarrolla en el tejido de la mama.

Debido a que suelen agrandarse después de la ovulación y conforme se acerca la menstruación, a menudo causan dolor e hinchazón.

A pesar de que raramente son malignos, es conveniente acudir al ginecólogo para su revisión.

Lee también: 10 hábitos que pueden causar cáncer y que quizá desconozcas

Normalmente, se identifican con una simple exploración física aunque en algunos casos, el especialista puede realizar una ecografía o una mamografía para confirmar su tamaño y consistencia y una punción-aspiración para conocer su naturaleza y así poder llegar a un diagnóstico. 

Cuando los nódulos son sólidos, lisos y firmes suele tratarse de fibroadenomas, unos tumores benignos que aparecen debido a la acción de los estrógenos. Suelen aparecer entre los 20 y 35 años y pueden aumentar su tamaño así como disminuirlo durante la menopausia. 

Este trastorno benigno de la mama, suele reconocerse tan solo con el tacto. Sin embargo, indica la doctora Menéndez, «es aconsejable que se realicen más pruebas para confirmar el diagnóstico. Por ejemplo, mamografía, ecografía y una punción-aspiración«.

Normalmente, sólo se recurre a la extirpación si el fibroadenoma causa muchas molestias o hay un aumento de tamaño considerable o si el especialista considera que las pruebas no son concluyentes y prefiero la cirugía. También se puede extirpar si la paciente así lo desea porque siente miedo al tener un tumor en el pecho.

En cualquier caso, es necesario realizar un seguimiento para valorar si crece o si hay cambios. 

Otras afecciones de la mama

Por otro lado, otra afección común es la mastopatía fibroquística y también está muy ligada al ciclo menstrual. Puede darse a partir de los 30 años aunque las personas jóvenes con mamas muy fibrosas también pueden padecerlo. Algunos tipos pueden propiciar la aparición de quistes y dolor. 

Otro grupo de dolencias comunes y benignas son las mastitis que pueden responder a una infección o a una inflamación del pecho. Puede ocurrir, sobre todo, en la lactancia materna, ya que los pezones se agrietan y facilitan la entrada de una bacteria.

También puede producirse por una obstrucción del conducto de leche. Sea cuál sea la causa, los senos se endurecen, enrojecen, se calientan y duelen. En general, suele requerir tratamiento farmacológico que debe ser prescrito por un médico.

También pueden aplicarse compresas tibias y realizarse masajes para intentar eliminar la obstrucción.

Lee también: El cáncer no se acaba cuando te quitas el turbante 

VER GALERÍA

La importancia de una detección precoz

Aunque siempre que se detecte un bulto en el pecho hay que acudir al médico para que éste realice el diagnóstico, normalmente estas dolencias benignas de la mama no suponen un peligro para la salud de la mujer,  Es, sin duda, el cáncer de mama, la enfermedad que más preocupa.

Este tipo de cáncer es el más frecuente entre las mujeres –solo en España y según datos de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) se detectan más de 27.

000 nuevos casos cada año– y, gracias a los programas de detección precoz, se está registrando un aumento relativo en una franja de edad más joven: un 15% de los casos se detectan en mujeres de entre 25 y 45 años.

Afortunadamente, el pronóstico de esta enfermedad, gracias al diagnóstico precoz y a los tratamientos cada vez más avanzados y dirigidos, la supervivencia ha aumentado notablemente en los últimos 20 años

Lee también: Preguntas y respuestas sobre el cáncer de mama

Por eso es tan importante realizarse autochequeos al menos una vez al mes y acudir a las revisiones anuales. A continuación te explicamos cómo debes realizarte una autoexploración mamaria: 

  • Frente a un espejo y de pie con los brazos en jarras, observa tus pechos de frente y de lado. Fíjate en la textura de la piel, su aspecto y coloración.
  • Coloca los brazos detrás de la cabeza y vuelve a examinarlas. Busca posibles protuberancias, rugosidades o cambios en la piel y la textura.
  • Con los brazos en alto, observa los pezones y comprueba si su aspecto es normal. Aprieta el pezón para detectar posibles secreciones.
  • Túmbate o permanece en pie y coloca el brazo de la mama a examinar debajo de la cabeza. Presiona con los dedos contrarios toda la mama, desde el pezón hacia fuera en movimientos circulares. Continúa desde la base de la mama hasta el pezón.
  • Posteriormente, divide el pecho en ocho partes y palpa todas las zonas del exterior al interior. Cuando hayas realizado este movimiento palpa toda la zona de la mama, observando también las axilas, con movimientos de arriba abajo y de abajo a arriba. Repite la misma exploración con la otra mama.
  • Realiza los mismos movimientos anteriores en la ducha, puesto que la piel se reblandece y es más fácil detectar posibles alteraciones. No te olvides de observar también las axilas. 

¿Qué otros signos buscar? 

Cualquier otra alteración de la mama también tiene que valorarse por un especialista. Por ejemplo, si la piel se torna como de naranja (como si hubiera celulitis), si sangra el pezón o secreta un líquido anormal; si hay cambios en su tamaño, aspecto o tacto; si aparecen manchas, granos o lesiones en la piel que no se curan. 

Источник: https://www.hola.com/estar-bien/vida-sana/20180207105445/bulto-pecho-cancer-mama/

¿Qué significan los bultos en los senos? -Guía completa

¿Es normal tener bultos en el pecho?

Es cierto que cualquier cambio que aparezca en el pecho te puede alertar y preocupar, pues seguro tu primer pensamiento es: “¿será que tengo cáncer?”. Probablemente no. Es posible que solo sea una alteración del tejido en la glándula mamaria. Para entenderlo mejor, aquí te explicamos un poco más.

Los bultos en el pecho son la causa más frecuente de consulta entre las mujeres de 18 a 40 años y se producen con más frecuencia en mujeres jóvenes en edad reproductiva, mientras que la patología maligna es más común en mujeres con edades próximas a la menopausia y después de esta.

¿Qué son los bultos en los senos?

No es normal sentir bultos o bolitas en los senos. Sin embargo, estas anormalidades pueden ocurrir por una variedad de razones no relacionadas con tumores cancerosos, tales como la formación de quistes o una condición llamada fibrosis.

Quistes

Los quistes en los senos son bultos dentro del tejido de la mama que contienen líquido. Suelen ser circulares y muchas veces dolorosos. Son inofensivos y no requieren de mayor tratamiento médico, pero es importante siempre que realices una consulta con el especialista.

Sin embargo, si encuentras un quiste con alguna parte sólida, no se trata ya de un simple quiste y puede que requieras  más estudios, como mamografías o ecografías, en otros casos una biopsia.

Algunos quistes llegan a ser grandes y pueden llegar a ser incómodos. En estos casos, el médico puede drenar el líquido del quiste con el fin de reducir su tamaño y restaurar la comodidad.

Fibrosis

La fibrosis es una condición en la que el tejido fibroso (similar al tejido de la cicatriz) se junta en un área del cuerpo. Esto puede suceder en el tejido mamario, causando una sensación y aspecto grumoso en la mama afectada.

Con la fibrosis, pueden sentirse áreas firmes o durezas  y puede haber varios de ellos. Al igual que los quistes en las mamas, la fibrosis por lo general no requiere ningún tratamiento médico.

¿Qué diferencia hay entre un tumor benigno y maligno?

A veces se confunden estos dos conceptos, y puedes pensar que todo bulto es un tumor maligno. Pero no es así, recuerda que el cáncer de mama se puede manifestar de diferentes formas.

Existen tumores benignos llamados fibroadenomas que se caracterizan por su crecimiento, la ecografía o la mamografía pueden diferenciar fácilmente los benignos de los malignos. En cambio un tumor maligno va de la mano con otros cambios en la mama. Algunos de estos cambios que están asociados deben llevarnos a consultar al médico:

  • Cambio en el tamaño o forma de la mama (repentina hinchazón o reducción de tamaño).
  • Cambio en la textura de la piel de la mama, en particular cerca de la zona del pezón.
  • Cambio en la forma o protrusión del pezón (súbita inversión o aplanamiento del pezón).
  • Piel irritada e inflamada en el pecho.

En cualquiera de estos casos necesitas una evaluación médica para asegurarte que no es cáncer. La prevención y detección temprana es la clave.

¿Cómo reducir las molestias por el quiste de mama?

Los quistes te pueden causar molestias y dolor en los senos. Hay ciertas recomendaciones que pueden ayudarte a minimizar el malestar:

  1. Un sostén bien ajustado sirve de apoyo para sostener el tejido mamario circundante.
  1. Si bien no hay evidencia científica de que esté ligado a los quistes de mama, algunas mujeres encuentran alivio a su malestar después de reducir la ingesta de cafeína o eliminar la cafeína de sus dietas.
  1. Algunos expertos sugieren que consumir menos sal reduce la cantidad de exceso de líquido retenido por el cuerpo y puede aliviar los síntomas asociados con un quiste de mama lleno de líquido.

Entonces, lo mejor es estar prevenida. Por eso es importante que estés atenta a todos los cambios que pueden surgir en tu cuerpo y, en especial, en las mamas. Ya sabes que todo bulto que detectes no necesariamente es cáncer. Acude a tu médico de confianza para un mejor diagnóstico.

¿Quieres conocer más sobre cómo protegerte del cáncer de mama? Te invitamos a visitar nuestra página dedicada a la lucha contra el mayor agresor de las mujeres.

Referencias:

NCCN (2018). NCCN Clinical Practice Guidelines in Oncology (NCCN Guidelines). Breast Cancer Screening and Diagnosis.

Weinstock, Martin A. et. al (2007). «Melanoma Early Detection With Thorough Skin Self-Examination». American Journal of Preventive Medicine.

Источник: https://blog.oncosalud.pe/que-significan-los-bultos-en-los-senos

Tengo un bulto en el pecho, ¿debo preocuparme?

¿Es normal tener bultos en el pecho?

Hay contenido bloqueado por el uso de cookies, para verlo puedes aceptar todas las cookies o configurarlas.

Aceptar todas las cookies

Notarse un bulto en el pecho puede causar una preocupación y un overthinking extremo que derivan, a menudo, en conclusiones precipitadas.

Muchas mujeres hemos experimentado en alguna ocasión dolor en los pechos o incluso nos hemos notadoun bultito. Una situación que provoca miedo e incertidumbre.

Sin embargo, aunque es un miedo comprensible, hay que tener algo claro: un bulto en el pecho no siempre significa cáncer. Existen muchos trastornos benignos de la mama que son inofensivos.

Los bultos en el pecho son una de los motivos más frecuentes por los que las mujeres acuden al ginecólogo. Una acción completamente normal y justificada, ya que aunque cuando notamos un nódulo en el pecho cabe la posibilidad de que no sea nada o que se trate de un bulto benigno, hay que estudiarlo bien para estar 100% seguros.  

Si te has encontrado un bulto en el pecho, tranquila, no siempre es motivo de angustia. Te contamos qué bultos benignos pueden aparecer en las mamas y cómo puedes hacerte (bien) una autoexploración.

¡Tócate! Que la autoexploración mamaria forme parte de tu rutina

Fibroadenoma

Son bultos que se sienten redondos u ovalados y que tienen una consistencia firme y elástica. Además, se mueven un poco cuando los tocas. En la mayoría de los casos son indoloros y pueden desaparecer de forma repentina. Sin embargo, también pueden volverse más grandes y ser bastante dolorosos, en ese caso habría que extirparlo.

Lipomas

Son nódulos benignos formados por grasa, son similares a los que aparecen en otras partes del cuerpo.

Lesiones o infecciones

Una lesión en el tejido mamario puede causar un bulto en la mama.

Abscesos

Son más frecuentes durante la lactancia ya que las bacterias pueden entrar en el tejido a través de las grietas de los pezones. Sin embargo, también pueden darse casos en mujeres no lactantes. La infección puede producir inflamación en la zona además de otros síntomas como dolor de cabeza.

Cáncer de mama

Un bulto duro, indoloro, de forma irregular y adherido podría ser cáncer de mama. La piel que cubre el bulto puede volverse roja y sufrir alteraciones como hoyuelos o arrugas (se ha comparado en ocasiones con la piel de una naranja). Además, el tamaño y el tejido de la mama puede cambiar y puede aparecer secreción del pezón.

Aunque es un miedo comprensible, hay que tener algo claro: un bulto en el pecho no siempre significa cáncer

Bultos en el pecho: ¿cuándo preocuparse?

Aunque parezca una diferencia sutil, debes fijarse en su firmeza.

¿Dirías que es un bulto duro o blando? Por regla general los bultos benignos suelen ser dolorosos, blandos y móviles (se mueven ligeramente al ejercer presión).

Es decir, si notas un bulto en el pecho con dichas características no es motivo de preocupación, aunque es recomendable una consulta médica para estar segura (y tranquila).

Por otro lado, si notas un bulto duro, adherido, con retracción de la piel o que causa secreción en el pezón, es motivo de alarma y debes acudir al médico de forma urgente ya que podría tratarse de un bulto maligno.

Autoexploración mamaria: ¿cómo detectar un bulto en el pecho?

¡Tócate! Hacerse autochequeos o autoexploraciones en los pechos al menos una vez al mes (siempre después de la regla) y acudir a revisiones anuales es muy importante y debemos concienciarnos de ello. Además, es súper sencillo. Te explicamos cómo hacerlo:

-Ponte de pie frente a un espejo y observa tus pechos con detenimiento. Fíjate en su textura y su color. ¿Los ves iguales que la última vez que los miraste? Pon los brazos detrás de la cabeza y continúa mirándolos en busca de posibles rugosidades, hoyuelos, arrugas o cambios en la piel.

-Sube los brazos y observa los pezones. ¿Su aspecto es normal? Presiónalos suavemente, ¿hay secreción?

-Túmbate y coloca un brazo (el de la mama a examinar) debajo de la cabeza. Con la otra mano toca y presiona el pecho en movimientos circulares desde el pezón hacia fuera. Palpa toda la zona de la mama y no te olvides de las axilas (el tejido mamario se extiende hasta esta zona).

¿Cómo lo hacías hasta ahora? Ponte a prueba:

¿Debería ir a urgencias por un bulto en el pecho?

Si te has encontrado un bulto en la mama debes saber es que no estás sola. Es una situación más frecuente de lo que imaginas. Lo primero, aunque sea difícil, es mantener la calma. Es recomendable una consulta médica, pero no de urgencia. Sobre todo si se trata de un nódulo móvil y de consistencia blanda (son benignos en la mayoría de los casos).

¿Qué debes hacer para prevenir? Autochequearte con frecuencia y visitar periódicamene al ginecólogo. Que la autoexploración mamaria forme parte de tu rutina es MUY importante y puede evitarte un disgusto. Conocerás tus pechos a la perfección y si notas un cambio repentino o un bulto de las características anteriormente citadas: sí, es momento de acudir al médico.

Источник: https://webloom.health/bulto-en-el-pecho-cuando-preocuparse/

Entender la Enfermedad Benigna de Pecho/Seno

¿Es normal tener bultos en el pecho?

No sientas pánico. Casi el ochenta por ciento de los bultos en el pecho son benignos (no cancerígenos). Los bultos benignos en el pecho son normalmente movibles y suaves, y a menudo se pueden encontrar en ambos pechos. Hay varias causas comunes de bultos benignos en el pecho.

  • Cambios benignos del pecho
  • Infecciones o lesiones en el pecho
  • Medicamentos que pueden causar bultos o dolor en el pecho, especialmente las píldoras contraceptivos, la terapia de sustitución de hormonas, los productos con soja, y la cafeína

El tejido del pecho cambia durante toda la vida de una mujer. El tejido del pecho es especialmente sensible a los niveles de las hormonas de estrógeno y progesterona que a menudo fluctúan durante el ciclo menstrual.

¿Cuáles son los tipos de condiciones benignas del pecho?

  • Cambios fibroquísticos – los cambios en los niveles de hormonas durante el ciclo menstrual normal cada mes puede crear, en algunas mujeres, cambios sintomáticos en los pechos que se llaman cambios fibroquísticos. A menudo se describe los quistes como sacos benignos, diminutos, llenos de líquido que pueden parecer bultos.

    La sensibilidad y el tamaño normalmente aumenta la semana antes del ciclo menstrual y disminuye la semana después. Los bultos pueden ser duros y gomosos y pueden aparecer como un solo bulto en el pecho que puede ser grande o pequeño. Los cambios fibroquísticos también pueden parecer como un engrosamiento del tejido del pecho.

    Los cambios fibroquísticos pueden ocurrir en uno o los dos pechos y son la causa más común de los bultos benignos en el pecho en las mujeres entre 35 y 50 años. Es relativamente poco común que las mujeres posmenopáusicas tengan cambios sintomáticos en los pechos debido a la falta de estimulación hormonal del tejido del pecho.

  • Quistes simples – los quistes simples son sacos llenos de líquido benignos que normalmente ocurren en ambos pechos. Pueden ser individuales o múltiples y varían en tamaño. La sensibilidad y el tamaño del bulto a menudo cambia con el ciclo menstrual de la mujer.

    Los quistes también pueden verse afectados por la cafeína (café, té, chocolate, bebidas energéticas).

  • Fibroadenomas – los fibroadenomas son el tumor sólido benigno que se encuentra más a menudo en el pecho femenino. Son bultos redondos, gomosos, resbaladizos que se mueven libremente en el pecho cuando se les empuja.

    Se forman como resultado de la excesiva formación de lóbulos (glándulas que producen leche) y estroma (tejido conectivo en el pecho). Los fibroadenomas normalmente no son dolorosos. Ocurren con más frecuencia entre las edades de 20 a 40 y son más comunes en las mujeres africo-americanas.

  • Papilomas intraductales – estos son pequeños crecimientos o tumores parecidos a una verruga que se encuentran en el forro del ducto mamario cerca del pezón. Normalmente afectan a mujeres entre los 40 y 50 años de edad y pueden causar hemorragias en los pezones o descarga de los pezones.
  • Necrosis grasa traumática – esta condición ocurre cuando hay un trauma (lesión repentina) o una cirugía en el pecho. Esto causa que la grasa se forme en bultos. Los bultos suelen ser redondos, firmes, duros, individuales, no dolorosos, y en la zona de una cicatriz quirúrgica.

¿Pueden los hombres tener bultos en los pechos o senos?

Sí, los chicos adolescentes y los hombres pueden tener sensibilidad y agrandamiento de los senos o pechos, a menudo con un bulto debajo del pezón. A veces es en uno de los pechos, a menudo es en los dos. Este hallazgo benigno se llama ginecomastia. La ginecomastia también ocurre después de tomar ciertos tipos de medicamentos.

¿Puede un bulto en el pecho/seno indicar que hay una infección?

Posiblemente. A veces las infecciones en los pechos se notan primero como un bulto doloroso, con o sin rojez.

La mastitis es una infección que a menudo ocurre en las mujeres que están dando de mamar. La mastitis la causa una bacteria que entra en los ductos de las mamas a través de los pezones.

Las zonas localizadas de infección tendrán una sensibilidad y serán zonas templadas y rojas en el pecho.

Autoexamen del pecho

Al hacer autoexamen del pecho mensualmente, puedes familiarizarte con los cambios mensuales normales de tus pechos. Debes de hacer el autoexamen de tus pechos en el mismo momento de cada mes, de 3 a 5 días después de que termine la menstruación. Si ya no menstruas, haz el examen el mismo día de cada mes.

¿Qué debo de hacer si encuentro un bulto?

Ve a ver a tu médico si descubres cualquier nuevo cambio en tus pechos, cambios que sigan allí después de tu ciclo menstrual, o cambios que te preocupen. Las condiciones que el médico debe de descartar son:

  • Una zona que sea claramente diferente de cualquier otra en cualquiera de los pechos
  • Un bulto o zona más gruesa dentro o cerca del pecho, o en el sobaco que persiste durante el ciclo menstrual
  • Un cambio en el tamaño, forma, o contorno del pecho
  • Una masa o bulto que puede sentirse tan pequeño como un guisante
  • Una zona con apariencia de mármol debajo de la piel
  • Un cambio en la forma que se siente y en la apariencia de la piel (una zona con hoyuelos, arrugada, escamosa o rojiza, engrosada con el aspecto de piel de naranja en el pecho)
  • Un cambio en la apariencia del pezón (invertida, arrugado, escamoso o enrojecido)
  • Descarga espontánea de líquido con sangre o claro de los pezones

¿Qué pasará durante la cita?

  • Tomarán tu historial médico detallado
  • Te harán un examen de pecho concienzudo.

    Tu médico palpará para ver si encuentra bultos u otros cambios en el tejido de los pechos

  • Si hay descarga de los pezones, se tomará una muestra y se examinará bajo el microscopio para detectar la presencia de células cancerígenas
  • Se harán imágenes de los pechos (mamografía y/o ultrasonido) si los estudios anteriores no son actuales. El ultrasonido puede ayudar a determinar si el bulto es una masa sólida o está lleno de líquido.

Puede que necesites otras pruebas diagnósticas, como:

  • Punción aspiración con aguja fina (FNA por sus siglas en inglés): Esto es una forma de biopsia no quirúrgica del pecho en la que se coge una aguja fina y se usa para sacar una muestra de las células del bulto en el pecho. Si el bulto es un quiste (saco lleno de líquido0, quitar el líquido hará que el quiste se colapse. Si el bulto es sólido, las células pueden ponerse en una lámina para examinarlas en el laboratorio.
  • Biopsia por punción con aguja gruesa o core biopsia: esta es parecida a la anterior (FNA), pero se usa una aguja más gruesa porque se toma tejido del pecho y se extirpa, en vez de tan solo coger una muestra de células. Se extirpa una muestra del bulto, pero no todo el bulto. Los tipos de biopsias por punción con aguja gruesa incluyen la guiada con ultrasonido/ecografía y la estereotáxica.
  • Core biopsia guiada por ecografía: esta es una técnica de muestra de tejido que no necesita cirugía. Se pone una aguja para biopsias en el pecho. El ultrasonido/ecografía ayuda a confirmar el lugar donde se mete la aguja usando ondas sonoras reflectadas contra el tejido del pecho para poder hacer la biopsia del lugar exacto del tejido del pecho. El tipo de eco varía dependiendo del tipo de tejido. El ultrasonido puede distinguir muchas lesiones benignas, como quistes llenos de líquido, de las lesiones sólidas. Las muestras de tejido se toman con la aguja.
  • Core biopsia estereotáxica: Se pone una aguja en el tejido del pecho. Las imágenes mamográficas computarizadas ayudan a confirmar el lugar donde ponemos la aguja usando imágenes digitales para poder hacer la biopsia del lugar exacto del tejido del pecho. Las muestras de tejido se toman con la aguja.
  • Biopsia escisional abierta: Esta es la extirpación quirúrgica de toda la masa. El tejido se estudia bajo el microscopio. Si se toma un borde de tejido normal del pecho alrededor del bulto (tumorectomía), la biopsia también puede servir como parte del tratamiento para el cáncer de pecho.

Las células o tejidos que se extirpan se dan a un patólogo, un médico que se especializa en el diagnóstico de cambios anormales en el tejido.

Puedes volver al médico para otra evaluación en unas semanas.

¿Cómo se tratan las condiciones benignas de pecho?

Los cambios fibroquísticos del pecho no requieren tratamiento. Tu médico puede recomendar terapias que te pueden ayudar a aliviar la sensibilidad cada mes.

Los quistes grandes, dolorosos, simples se pueden tratar con punción aspiración con aguja fina, que puede hacerse durante la evaluación o después de la misma. Después de que se quite el líquido del quiste, el quiste se colapsa, y el dolor desaparece.

Se recomienda extirpar quirúrgicamente los fibroadenomas de un cierto tamaño y si son dolorosos.

Los papilomas intraductales se extirpan quirúrgicamente.

La mastitis se puede tratar con compresas calientes y en algunos casos se puede recetar un antibiótico.

¿Qué puedo hacer yo misma para mantener una buena salud de los pechos?

  • Haz autoexámenes de los pechos todos los meses.
  • Hazte mamogramas.
  • Conoce tu historial familiar.
  • Que una especialista médica en pecho te haga una evaluación del riesgo para ver si tienes un alto riesgo de desarrollar cáncer de pecho.

Esta información proviene de la Cleveland Clinic y no es su intención reemplazar el consejo de su médico o proveedor de servicios de salud. Por favor consulte a su proveedor de salud par información acerca de una condición médica específica.

©The Cleveland Clinic 1995-2021

index#s6270

  The Cleveland Clinic   Center for Consumer Health Information   216/444-3771 or 800/223-2273 ext.43771   healthl@ccf.org

  ©The Cleveland Clinic 2021

Источник: http://www.clevelandclinic.org/health/sHIC/html/s6270.asp

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: