¿Es normal tener contracciones a los 7 meses de embarazo?

Contents
  1. ¿Es normal tener contracciones a los 7 meses de embarazo?
  2. Causas de las contracciones
  3. Tipos de contracciones
  4. ¿Puedo reducir el número de contracciones?
  5. ¿Cuándo debo acudir a mi médico?
  6. ▷ Séptimo Més de Embarazo | Entrando en Trimestre Final
  7. Síntomas comunes en el séptimo mes
  8. Siete meses de embarazo: cambios internos y externos
  9. Séptimo mes de embarazo. Lista breve
  10. Contracciones uterinas: cuántos tipos hay y qué significan
  11. ¿Qué son las contracciones uterinas en el embarazo?
  12. Contracciones en el primer trimestre 
  13. Contracciones en el segundo trimestre
  14. Contracciones en el tercer trimestre
  15. ¿Qué puede provocar contracciones uterinas? 
  16. Contracciones de Braxton Hicks
  17. Contracciones de parto
  18. ¿Cómo saber si tengo contracciones de parto?
  19. ¿Qué hacer si tengo contracciones?
  20. Contracciones posparto: ¿qué son los entuertos?
  21. Séptimo Mes de Embarazo: Cosas Que Hacer| Dodot
  22. Síntomas del embarazo durante el séptimo mes
  23. 7 meses de embarazo: cambios por dentro y por fuera
  24. Cómo diferenciar las contracciones falsas de las contracciones de parto
  25. Cómo diferenciar las falsas contracciones de las verdaderas
  26. Señales de que ha comenzado el parto
  27. Recomendación
  28. Siete meses de embarazo: síntomas y desarrollo del bebé
  29. Síntomas en la embarazada
  30. La preeclampsia
  31. Estado de ánimo
  32. ¿Cómo está el bebé?
  33. El séptimo mes semana a semana
  34. Semana 25
  35. Semana 26
  36. Semana 27
  37. Semana 28
  38. Consultas prenatales
  39. ¿En qué posición se encuentra el bebé en el 7.º mes?
  40. Estoy embarazada de 7 meses y no consigo dormir, ¿qué puedo hacer?
  41. ¿Es normal que a los 7 meses se produzca sangrado vaginal?
  42. Lectura recomendada

¿Es normal tener contracciones a los 7 meses de embarazo?

¿Es normal tener contracciones a los 7 meses de embarazo?

Existen diversos tipos de contracciones que se dan a lo largo del embarazo: las contracciones focales, las de Braxton Hicks, las patológicas y las de parto. Sentir las dos primeras a los 7 meses de embarazo es normal, las últimas indican un parto prematuro, por lo que no son buena señal. Pero no te alarmes antes de tiempo y aprende a distinguirlas.

Índice

Causas de las contracciones

Existen posibles causas de estas contracciones. Algunos médicos creen que su función es tonificar el músculo uterino y promover el flujo sanguíneo a la placenta. No tienen nada que ver con la dilatación del cerviz, pero podría tener un impacto sobre el ablandamiento del mismo.

Estas contracciones se intensifican más a medida que se acerca el momento del parto. Las contracciones se refieren como falso trabajo de parto a menudo. Cuando esto pasa, puede ayudar en el proceso de dilatación y borramiento.

Estas contracciones se pueden desencadenar porque el bebé o la madre son muy activos, alguien toca la barriga de la madre, la vejiga está llena, después del sexo o estás deshidratada.

Tipos de contracciones

Existen diversos tipos de contracciones que se van sucediendo a lo largo de la gestación para preparar al útero para el momento del parto:

1- Contracciones focales, también llamadas de Álvarez y Caldeyro: son las más leves, de intensidad tan baja que no suelen notar.

Comienzan hacia el final del primer trimestre de embarazo y duran hasta la semana 30 aproximadamente. Son muy frecuentes, pueden tenerse hasta 6 al día y se localizan solo en una parte del útero.

Normalmente son consecutivas al movimiento del bebé.

2-Contracciones de Braxton Hicks: comienzan en torno a la semana 20 del embarazo, aunque generalmente no se notan hasta la semana 26, más o menos.

Incluso hay mujeres que apenas las notan hasta las últimas semanas de embarazo. Son algo más intensas que las anteriores, pero nunca dolorosas.

No invaden todo el útero, solo algunas zonas, y se pueden tener hasta 10 diarias. Más de 3 en una hora no es normal.

Tienen un gradiente descendente (van del fondo del útero hacia la vagina), y solo se siente que el abdomen se endurece y da una sensación de tensión abdominal cuando aparecen.

Duran entre 30 y 60 segundos y se van haciendo más frecuentes hacia el final de la gestación, pero se diferencian de las contracciones de parto en que no son regulares ni aumentan de intensidad, frecuencia o duración.

Puedes notar 3 en una hora y no notarlas de nuevo hasta varias horas después.

3- Contracciones patológicas: Son parecidas a las de la primera fase de parto. Son más molestas, dolorosas, intensas y regulares que las anteriores.

Si suceden antes de la semana 37 y no se inhiben, provocan un parto prematuro ya que modifican el cuello del útero.

Son poco frecuentes, se dan en un 6-8% de los casos, y necesitan tratamiento farmacológico cuanto antes, reposo e ingreso hospitalario para evitar que continúen y se conviertan en contracciones de parto.

4- Contracciones de parto: Son las que comienzan cuando empieza el parto. Son muy regulares y dolorosas, suceden cada dos o tres minutos y llegan a tener una duración de aproximadamente 90 a 120 segundos cada una. Además, se vuelven cada vez más intensas, frecuentes y dolorosas. Comienzan en la espalda y luego en el bajo abdomen y el dolor no cesa al cambiar de postura.

Por lo tanto, de acuerdo a esta división, tener contracciones focales o de Braxton Hicks el séptimo mes de embarazo no solo no es preocupante, sino que es normal y bueno ya que ayudan a preparar el parto para el útero.

Pero tener contracciones patológicas sí es peligroso porque si no se tratan a tiempo, acaban convirtiéndose en contracciones de parto, modifican el cuello del útero y causan un parto prematuro.

Para parar estas contracciones es necesario acudir al médico cuanto antes para recetar tocolíticos para detener las contracciones, administrar corticoides para madurar los pulmones por si al final se produce el parto, recomendar reposo absoluto y, en ocasiones, colocar un pesario si el cuello del útero se ha reducido mucho por las contracciones.

Según la causa de las contracciones patológicas será posible frenarlas o no. En ocasiones se logra alargar el embarazo otras 5 o 6 semanas, dando tiempo a que el bebé madure. Pero a veces no se puede frenar (sobre todo en casos de infección uterina) y el parto se produce igualmente unas 48 horas después, aunque en mejores condiciones si ha dado tiempo a madurar los pulmones del bebé.

¿Puedo reducir el número de contracciones?

Hay una serie de factores que pueden aumentar las contracciones de Braxton Hicks y las patológicas, por lo que es importante tenerlos en cuenta:

– Ejercicio físico o actividad muy intensa: el ejercicio es bueno, pero andar muy rápido, correr, levantarse de forma brusca, cargar peso o subir cuestas puede hacer que aparezcan las contracciones. Para, descansa y tómate las cosas con calma, sobre todo si tienes riesgo de tener un parto prematuro.

– Problemas emocionales o estrés: un disgusto, un problema, el estrés o una discusión fuerte puede desencadenar contracciones que, normalmente, paran al relajarse y tranquilizarse.

Lasinfecciones vaginales y urinarias también pueden provocar contracciones que acaben en parto, por eso es importante seguir los controles médicos para tratarlas en cuanto aparezcan.

¿Cuándo debo acudir a mi médico?

Recuerda que si notas contracciones intensas, fuertes, dolorosas y regulares, debes acudir al médico de inmediato si estás de menos de 37 semanas por si acaso es un parto prematuro. Pero si son leves y ceden al cambiar de postura o tumbarte, no te preocupes que solo es tu útero entrenando.

También debes acudir a tu médico para una exploración si tienes más de 24 contracciones al día, duran más de 40 o 50 segundos y no desaparecen a pesar del descanso.

Es importante que acudas al médico que sigue tu embarazo si estas contracciones aparecen de forma repetida ante el mínimo esfuerzo.

Una de las primeras preguntas que se hace una embarazada es «¿cuánto debo subir de peso en el embarazo?». Los expertos recomiendan un máximo de 12 kilos en total. Teniendo en cuenta que el último trimestre es el periodo donde más se adquieren kilos es importante desde el principio controlar esta variable.

Dilatación

Definición:

Se llama fase de dilatación a la primera fase del parto, desde que comienzan las contracciones hasta que se llega a la dilatación completa del cuello del útero, unos 10 cm.

Esta fase nunca dura lo mismo, depende de cada mujer y sobre todo, si se trata del primer parto o no. En las primíparas suele durar más. La fase de dilatación suele durar unas 8 horas en primíparas y unas 5 horas en multíparas, aunque esto no es una regla que siempre se cumpla, en ocasiones puede durar mucho más o menos.

Síntomas:

El síntoma más característico de esta fase son las contracciones, movimientos dolorosos del cuello del útero para que este se borre y dilate hasta lograr que el bebé puede salir por el canal vaginal.

Son dolorosas y constantes, se hacen cada vez más fuertes y regulares hasta que finaliza el proceso.

Tratamiento:

No es necesario ningún tratamiento, es un proceso normal en el parto. Lo que sí se puede hacer es aliviar el dolor de las contracciones con anestesia epidural, masajes, yoga, técnicas de relajación, etc.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/embarazo/sintomas-embarazo/es-normal-tener-contracciones-a-los-7-meses-de-embarazo-8348

▷ Séptimo Més de Embarazo | Entrando en Trimestre Final

¿Es normal tener contracciones a los 7 meses de embarazo?

Habés ingresado al tercer trimestre, casi el fin de las semanas de embarazo, es decir, al último trecho del embarazo en muchos sentidos.

Síntomas comunes en el séptimo mes

En esta etapa del tercer trimestre, es muy común que el cuerpo de la mujer sienta los efectos del crecimiento de la pancita y del progresivo embarazo. Estos síntomas pueden incluir:

  • Dolor de espalda
  • Fatiga
  • Hinchazón de manos y pies
  • Acidez
  • Marcas de estrías
  • Picazón en la piel
  • Calambres en los pies y en las piernas
  • Sofocos
  • Ganas de orinar
  • Respiración entrecortada o dificultuosa
  • Cambios de humor
  • Insomnio
  • Contracciones de Braxton Hicks

Recordá que cada persona es diferente y quizá vos no experimentés todos estos síntomas del embarazo. Algunos de los síntomas que pueden preocupar a las futuras mamás incluyen:

Marcas de estrías: Durante el séptimo mes de embarazo, tu bebé crecerá cada día más en tu pancita y como resultado de ello, vos podés tener marcas de estrías en tu barriga, en tus senos, en tus muslos, brazos y nalgas.

A muchas mujeres les salen líneas de color rosa o rojizo que desaparecen en su mayoría después del nacimiento del bebé.

Mantener una dieta de embarazo saludable y ganar la cantidad correcta de peso durante el embarazo puede ayudar a reducir la posibilidad de tener estrías.

Picazón en la piel: Mientras te salen estrías, la piel también te puede picar. Frótate la piel con aceites calmantes o con un humectante suave y báñate con agua tibia, porque el agua caliente puede resecar la piel.

Siete meses de embarazo: cambios internos y externos

El desarrollo de tu bebé: Alrededor de la semana 32, con frecuencia, los bebés se colocan de cabeza en el canal vaginal para prepararse para el parto y también comienzan a moverse hacia abajo, ejerciendo presión sobre la vejiga ¿alguien dijo baño?).

Esto puede aliviar la presión de los pulmones, lo cual facilita la respiración de la madre. Recordá que en esta etapa, los huesos de tu bebé también comienzan a endurecerse.

El cráneo, sin embargo, permanece más suave, para que el bebé pueda atravesar el canal vaginal sin complicaciones. Como las placas del cráneo se deslizan una sobre otra durante el nacimiento, algunos bebés nacen con la cabeza en forma de cono.

Sin embargo, esta es una forma momentánea que desaparecerá dentro de algunos días.

Cambios en tu cuerpo: Durante el séptimo mes de embarazo, el espacio se estrecha un poco en tu útero y tu bebé podría moverse menos a causa de esto. Sin embargo, todavía podés sentir sus movimientos todos los días.

Justamente porque tu centro de gravedad cambia a medida que tu barriga crece, vos podrías sentirte inestable sobre tus pies; así que tomate tu tiempo para caminar. En la medida en que tu ombligo se expande, vos podrías perder la habilidad de inclinarte y tu manera de caminar podría cambiar para compensar el peso de tu barriga.

Tus senos crecerán y se volverán más pesados. Las venas de tus senos pueden volverse más visibles y el color de tus pezones puede hacerse más oscuro.

Séptimo mes de embarazo. Lista breve

  • Descansá: Es importante que descansés tanto como sea posible. Aunque puede suceder que a medida que tu pancita crece encontrés que es más difícil dormir, tratá de descansar de lado con almohadas que soporten tu pancita y usá una almohada entre las piernas.
  • Informate sobre el trabajo de parto prematuro: Algunas futuras mamás se preocupan por los síntomas del parto prematuro, que pueden confundir con las contraciones de Braxton Hicks. Para ayudarte a disipar tus miedos, podés familiarizarte con los signos del trabajo de parto, estos síntomas incluyen calambres o contracciones persistentes, manchado, sangrado y dolor lumbar. Si pensás que puedes estar en medio de un trabajo de parto prematuro o si tenés algunas preguntas sobre lo que estás experimentando, consultá a tu doctor.
  • Hablá con tus seres queridos: Con todos los síntomas de embarazo durante las semanas de gestación que ya pasaste, los cambios hormonales y con tu cuerpo que cambia de forma, podrías sentir que has perdido el control de tu cuerpo. Recordá que esta es una etapa muy emocional y que estos sentimientos son normales. Tratá de descansar y relajate, hablá con tus seres queridos sobre tus sentimientos y recordá que dentro de poco el embarazo llegará a su fin.
  • Contracciones de Braxton Hicks: Aprendé acerca de estas contracciones, muy conocidas como “falsas” contracciones; podrías experimentar algunas durante tu tercer trimestre.
  • Nombres de bebé: Es posible que te hayás decidido por algún nombre, pero si no lo has hecho, podés usar nuestro Generador de nombres de bebé Pampers, que podría ayudarte a encontrar el nombre perfecto para tu bebé.

Источник: https://www.pampers.com.ar/embarazo/embarazo-semana-a-semana/7-meses-de-embarazo

Contracciones uterinas: cuántos tipos hay y qué significan

¿Es normal tener contracciones a los 7 meses de embarazo?

Mi bebé y yo

Es típico de las películas ver cómo una embarazada se retuerce de dolor y empieza a resoplar cuando se pone de parto y empieza a sufrir contracciones uterinas. Pero, ¿sabías que existen muchos tipos de contracciones uterinas y que se dan durante todo el embarazo?

No siempre las contracciones son de parto, como seguramente sabrás. Las hay en el inicio del embarazo, de preparación y entrenamiento, en el posparto…

¡Te invitamos a conocer los principales tipos de contracciones uterinas que se dan en el embarazo y qué implican en cada momento!

¿Qué son las contracciones uterinas en el embarazo?

En general, las contracciones uterinas son un fenómeno fisiológico, es decir, normal, debido a una contractilidad involuntaria de las células musculares del útero, que se contrae y se relaja de forma alterna. ¿Por qué se producen?

  • Están provocadas por una hormona producida por la hipófisis, la oxitocina, que está activa durante todo el embarazo, pero que aumenta de forma especial en el momento de la dilatación, cuando las contracciones se intensifican para permitir el acortamiento y la dilatación del cuello del útero.
  • Lo mismo ocurre en el posparto, cuando son fundamentales para reducir las pérdidas de sangre durante la expulsión de la placenta y favorecer que el útero recupere el tamaño anterior al embarazo.

Contracciones en el primer trimestre 

¿Qué hacer si las contracciones se presentan en el primer trimestre del embarazo? ¿Cuándo hay que consultar al especialista y cuándo no? 

  • En las primeras semanas de embarazo, las contracciones pueden considerarse fisiológicas, siempre y cuando solo se manifiesten de forma leve y ocasional. El útero empieza a expandirse para acoger al embrión y las estructuras musculares se distienden, como una goma, para dejar espacio a una nueva vida.
  • En este período, las contracciones pueden producirse de forma especial en los días en los que se habría tenido la menstruación (de hecho, se pueden presentar algunas pérdidas de sangre), o bien como consecuencia de un esfuerzo físico.
  • Si son molestas, similares a un dolor menstrual más bien intenso en la zona del bajo vientre y, sobre todo, se presentan con una cierta frecuencia y a intervalos regulares, y están acompañadas de pérdidas de sangre más o menos abundantes, hay que tener cuidado.
  • En este caso, las contracciones representan una señal de alarma e indican la necesidad de someterse a una exploración inmediatamente.

Contracciones en el segundo trimestre

En el segundo trimestre de embarazo, tener contracciones no tiene por qué indicar un problema. ¿Cuándo, por el contrario, sí significan que algo no está bien?

  • Es cierto que la embarazada no empieza a notar contracciones importantes hasta bien avanzado el tercer trimestre de gestación. Pero, ya en el segundo trimestre empiezan a aparecer las primeras contracciones.
  • La mamá no las percibe como molestas y su función es ir dando flexibilidad al útero y prepararlo para ir adaptándose a un bebé, cada vez, más grande.
  • Las contracciones esporádicas también pueden manifestarse entre las semanas 12 y 26 de embarazo. Se localizan en la parte baja del abdomen o alrededor del ombligo, puesto que, alrededor de la semana 25-26 de embarazo, el útero asciende, hasta situarse en la línea transversal del abdomen, a la altura del ombligo.
  • Estas contracciones tienen la función de ir colocando al útero en el lugar correcto para que el bebé se desarrolle como debe durante lo que queda de embarazo.
  • Si las contracciones son ocasionales, entran dentro de la actividad uterina normal, y no deben considerarse patológicas. A veces, pueden estar relacionadas con los movimientos fetales, que empiezan a advertirse a partir de las semanas 20-22 de embarazo, y cuyo reflejo puede estimular la actividad contráctil. Sin embargo, se trata de contracciones no dolorosas, que la futura mamá percibe incluso favorablemente, dado que indican la presencia del bebé.
  • Cuidado si las contracciones están acompañadas de dolor y se notan a intervalos regulares (por ejemplo, cada media hora). En tal caso, también podrían representar una señal de alarma, por lo que es aconsejable acudir al ginecólogo cuanto antes.

Contracciones en el tercer trimestre

En diferentes momentos del embarazo, se producen contracciones uterinas, que pueden ser preparatorias o bien ser un síntoma del parto. ¿Cómo puedes distinguir los diferentes tipos de contracciones en el tercer trimestre y saber cuándo son contracciones de parto?

  • En el tercer trimestre se producen, básicamente, dos tipos de contracciones: las preparatorias (Braxton Hicks) y las de parto propiamente dicho.
  • ¿Sabrás distinguir ambos tipos de contracciones? ¡Por supuesto! Las contracciones de parto son inconfundibles, por su intensidad y su duración.
  • Las contracciones preparatorias pueden llegar a ser imperceptibles para la embarazada y, en cualquier caso, no son muy molestas.

¿Qué puede provocar contracciones uterinas? 

Las contracciones uterinas están provocadas por la contractilidad del útero, cuando se distiende para aumentar de tamaño y adaptarse al crecimiento del feto, cuando se entrena para la «contienda» que supone el parto, etc.

Principalmente, cuando el embarazo se desarrolla de la mejor manera y sin complicaciones en los primeros meses, la futura mamá suele distinguir entre los siguientes tipos de contracciones, en la recta final de la gestación.

Contracciones de Braxton Hicks

Las contracciones de Braxton Hicks son ejercicios de preparación del útero antes del parto. 

  • Suelen durar aproximadamente 30 segundos y, a medida que el embarazo avanza, se van volviendo cada vez más duraderas y se sienten con más frecuencia.
  • Son indoloras y esporádicas.
  • Aunque no causan dolor, pueden ser algo incómodas y se caracterizan por ser irregulares. Además, son contracciones no rítmicas, que no aumentan ni en intensidad ni en frecuencia. 

Contracciones de parto

  • Las contracciones de parto se presentan a intervalos regulares, son intensas y dolorosas
  • Al principio, se dan cada 20 minutos; después, cada 15 y, al final, cada 10 y 5 minutos.
  • Duran hasta 60 segundos cada una, incluyendo la fase de inicio, el punto álgido y el descenso de cada contracción.
  • El dolor se siente tanto en el bajo vientre como en la región lumbosacra. Precisamente, estas contracciones son las que, poco a poco, ayudarán al bebé a bajar por el canal del parto y a nacer. 

¿Cómo saber si tengo contracciones de parto?

¡Créenos, si tienes contracciones de parto, lo sabrás! Como hemos comentado, las contracciones de parto, además de darse en las fechas próximas al parto, son intensas y dolorosas, con una frecuencia regular y progresivamente más frecuente.

Además, puede que el inicio de las contracciones se hay empezado a desencadenar después de romper aguas o de expulsar el tapón mucoso, con lo que todavía tendrás más claro que el parto está muy cerca y que falta muy poquito para ver la carita de tu bebé.

¿Qué hacer si tengo contracciones?

Si notas que tienes contracciones, independientemente del tiempo de gestación en el que te encuentres y de la intensidad de las mismas, debes informar al ginecólogo que sigue tu embarazo y acudir a su consulta para una revisión.

  • Si tu médico no está disponible, no dudes en acudir al hospital o a un servicio de urgencias. Si es preciso, llama primero al 061 para que te informen de qué debes hacer.
  • Probablemente, después de comprobar que tu bebé está bien, el médico te aconsejará que hagas reposo relativo o absoluto durante un tiempo, en función de la entidad de la causa que ha provocado las contracciones.
  • En cambio, si se trata de las contracciones normales de parto, deberás acudir al hospital en el que vas a dar a luz.

Contracciones posparto: ¿qué son los entuertos?

Los entuertos son contracciones intensas que se dan durante las primeras 24-48 horas después del parto. ¿Cuáles son sus características?

  • Pueden durar una semana, aunque con menor intensidad.
  • Estas contracciones forman parte de un proceso normal: ayudan a que el útero vuelva a su estado normal y facilitan el cierre de las bocas arteriales que han quedado abiertas tras dar a luz.
  • Las contracciones posparto son involuntarias y se intensifican al dar el pecho al recién nacido. Esto se debe a que el proceso de succión de los pezones libera la hormona oxitocina, que es la encargada de provocar estas contracciones. 

……….

¿Has sufrido contracciones uterinas por diversas causas? ¿Qué has sentido? Comparte tus experiencias del embarazo con otras futuras mamás.

Источник: https://mibebeyyo.elmundo.es/embarazo/salud/contracciones-uterinas

Séptimo Mes de Embarazo: Cosas Que Hacer| Dodot

¿Es normal tener contracciones a los 7 meses de embarazo?

Ya has entrado en el tercer trimestre, ¡la recta final del embarazo!

Síntomas del embarazo durante el séptimo mes

A estas alturas del tercer trimestre, es normal que el tamaño de la tripa y el progreso del embarazo empiecen a producirte algunos síntomas, tales como:

  • Dolor de espalda
  • Cansancio
  • Hinchazón en manos y pies
  • Acidez de estómago
  • Estrías
  • Picores en la piel
  • Calambres en las piernas y los pies
  • Sofocos
  • Ganas frecuentes de orinar
  • Dificultad para respirar
  • Cambios de humor
  • Insomnio
  • Falsas contracciones (contracciones de Braxton-Hicks)

Recuerda que cada mujer es diferente y es posible que no presentes todos estos síntomas. Algunos de los que más preocupan a las futuras mamás son los siguientes:

Estrías: a los 7 meses de embarazo, tu tripa se vuelve crece de un día para otro. Por eso, es probable que aparezcan estrías en la tripa, los pechos, los muslos, los brazos o las nalgas.

Muchas mujeres presentan estas líneas rosas o rojizas durante el embarazo, aunque suelen ir disipándose con el paso del tiempo.

Llevar una dieta saludable durante el embarazo y engordar según lo previsto y de forma gradual reducirá las posibilidades de que aparezcan estas marcas.

Picores en la piel: a medida que se va estirando la piel, es posible que te empiecen a dar picores. Si es así, puedes echarte aceites calmantes o una crema hidratante suave. También resulta de ayuda ducharte o bañarte con agua templada, ya que el agua caliente reseca mucho la piel.

7 meses de embarazo: cambios por dentro y por fuera

Desarrollo del bebé: sobre la semana 32 de embarazo, los bebés empiezan a colocarse con la cabeza hacia abajo para prepararse para el parto y también a desplazarse hacia abajo, ejerciendo presión sobre la vejiga (¿hay algún baño cerca?). Este desplazamiento hará que quizás sientas menos presión en los pulmones y te resulte algo más fácil respirar. Además, en esta fase los huesos de tu bebé empiezan a endurecerse.

Sin embargo, el cráneo seguirá siendo más blando para que pueda pasar por el canal de parto con más facilidad. Las placas óseas del cráneo se mueven la una hacia la otra durante el parto y por eso algunos bebés nacen con la cabeza en forma cónica. ¡No pasa nada! La cabeza del bebé recuperará su forma en unos días.

Cambios en tu cuerpo: durante el séptimo mes de embarazo, al bebé se le empieza a quedar corto el espacio en el útero y, por este motivo, quizás se mueva un poco menos. Aun así, es probable que todos los días notes algún movimiento.

Como tu centro de gravedad se va desplazando a medida que la tripa aumenta de tamaño, es posible que te sientas un poco insegura al ponerte de pie, de modo que te recomendamos caminar despacio. A medida que la tripa crece, quizás también pierdas la capacidad de inclinarte hacia delante y es posible que tu forma de caminar también cambie para adaptarse a la tripa.

Tus pechos aumentarán de tamaño y se volverán más pesados. Además, es posible que las venas de tus pechos se vean más y que los pezones se oscurezcan.

  • Descansa: es importante que reposes todo lo que puedas. Aunque quizás te cueste más dormir a medida que aumentas de volumen, prueba a dormir de lado poniendo un cojín o una almohada debajo de la tripa y colocando otra entre las piernas.
  • Investiga un poco sobre el parto prematuro: a muchas futuras mamás les preocupa el parto prematuro y a veces lo confunden con las falsas contracciones (también llamadas contracciones de Braxton-Hicks). Para disipar algo tus miedos, es conveniente que te familiarices con los síntomas del parto prematuro, que incluyen calambres o contracciones persistentes, manchado o sangrado y dolor lumbar. Si te preocupa estar de parto prematuro o tienes alguna pregunta sobre tus síntomas, consulta a tu médico.
  • Habla con tus seres queridos: con todos los síntomas del embarazo y tantos cambios físicos, quizás tengas la impresión de haber perdido el control sobre tu propio cuerpo. El embarazo es un momento muy emotivo y es normal que te sientas así. Trata de descansar y relajarte, habla con tus seres queridos y recuerda que ya no queda mucho.
  • Infórmate sobre las contracciones de Braxton-Hicks: también conocidas como falsas contracciones, son una forma que tiene tu cuerpo de practicar para el parto. Es posible que las tengas varias veces durante el tercer trimestre.
  • Piensa en posibles nombres: quizás ya tengas un nombre pensado, pero, si no es así, puedes utilizar nuestro Generador de nombres para bebés para inspirarte y encontrar el nombre perfecto.
  • Suscríbete para recibir más consejos sobre el embarazo.

Источник: https://www.dodot.es/embarazo/calendario-del-embarazo/septimo-mes-de-embarazo

Cómo diferenciar las contracciones falsas de las contracciones de parto

¿Es normal tener contracciones a los 7 meses de embarazo?

A lo largo del embarazo se producen diferentes tipos de contracciones, con diferentes características y funciones. Hoy profundizaremos un poco más en el tema y hablaremos de algo que preocupa mucho a las embarazadas: cómo diferenciar las contracciones falsas de las contracciones de parto.

Según cómo sean las contracciones se puede valorar si el parto ha comenzado o no. La frecuencia, intensidad y duración de las contracciones son parámetros que ayudan a determinar que el momento ha llegado.

Cada mujer es especial a la hora de dar a luz. Algunas mujeres casi ni sienten las contracciones de parto, mientras que otras pueden estar varios días con contracciones antes de que se desencadene el parto. Lo que sí es cierto es que para que haya parto vaginal tiene que haber dilatación del cuello uterino y esto se produce gracias a las contracciones.

Las contracciones falsas son también llamadas contracciones de Braxton Hicks en honor al médico inglés que las describió por primera vez a finales del siglo XIX.

Son contracciones del músculo uterino que ocurren de forma esporádica, aunque a medida que el embarazo avanza se van haciendo cada vez más frecuentes.

Su principal diferencia con las contracciones de parto es que no causan dolor, aunque pueden causar molestias, especialmente hacia el final de embarazo.

Cómo diferenciar las falsas contracciones de las verdaderas

Hacia el final del embarazo, una o dos semanas antes de dar a luz, las contracciones de Braxton Hicks se vuelven más intensas, y pueden producirse de forma rítmica aunque no regular. Es decir, puede haber tres o cuatro contracciones con molestia e incluso a veces dolor a intervalos similares, pero intermitentes. No va aumentando su intensidad, ni su duración, ni su frecuencia.

Estas contracciones son las conocidas como contracciones preparto (o de los pródromos de parto). Son molestas, pero no son rítmicas ni regulares y su función es la de borrar y ablandar el cuello del útero previo a la dilatación. Si cambias de posición, descansas, andas o te das un baño relajante, las contracciones desaparecen o se alivian.

En cambio, las verdaderas contracciones de parto van aumentando en intensidad (entre 30 mmHg y 50 mmHg), se producen cada períodos regulares con una frecuencia de 3 a 5 contracciones cada 10 minutos. También va aumentando su duración. Cuando estás de parto, se dan al menos 2 ó 3 contracciones intensas de una duración aproximada de entre 40 y 60 segundos cada 10 minutos.

Otra señal que puede ayudar a identificar unas de otras es el lugar en el que se sienten las contracciones. Las falsas suelen sentirse en el bajo abdomen y en las ingles, mientras que las verdaderas comienzan en la espalda y se irradian hacia delante extendiéndose hacia la parte baja del abdomen.

Señales de que ha comenzado el parto

Las contracciones de parto, además de ser rítmicas, progresivas e intensas, por lo general van acompañadas de otras señales que indican que ha comenzado el parto. Son los síntomas de parto como la expulsión del tapón mucoso, la rotura de la bolsa amniótica y la dilatación del cuello uterino.

De todas formas, la expulsión del tapón mucoso no es una señal de parto inminente, pero sí significa que el cuello a comenzado a dilatarse. En algunos casos, el tapón es expulsado unos días antes de que empiecen las contracciones de parto mientras que en otros no se expulsa hasta el momento mismo del parto.

La rotura de bolsa, en cambio, sí es una señal inequívoca de que el parto se producirá en las próximas horas, sin embargo no todas las embarazadas rompen aguas en la misma fase del parto. Puede producirse antes de que empiecen las verdaderas contracciones de parto o no ocurrir hasta el momento del parto.

La dilatación del cuello uterino es, a diferencia de las dos anteriores, una señal que la embarazada no puede comprobar por sí misma. Para que empiece el parto, el cuello debe haber alcanzado los 3-4 centímetros de dilatación.

Suscríbete para recibir cada día nuestros consejos sobre embarazo, maternidad, bebés, lactancia y familia.

Recomendación

En ocasiones es difícil determinar cuándo las contracciones falsas que has tenido a lo largo del embarazo, especialmente las que se producen hacia el final del embarazo, pasan a ser verdaderas contracciones de parto. Lo importante es prestarles atención para aprender a identificar su duración, su intensidad y su frecuencia.

Es recomendable que a estas alturas vayas apuntando cómo son tus contracciones con la ayuda de un reloj y una libreta o de un contador de contracciones. Así te será más fácil a ti controlarlas y podrás informar mejor a tu médico.

Si detectas que estás teniendo contracciones de parto, o en caso de que sientas cólicos abdominales, aumento de presión en la pelvis, tengas pérdidas de sangre o líquido amniótico debes acudir al hospital.

Foto | distel2610 Pixabay
En Bebés y más | Parto: señales de que se acerca el día, ¿Cuándo ir al hospital si estás de parto?, Parto: contracciones y rotura de bolsa

Источник: https://www.bebesymas.com/embarazo/como-diferenciar-las-contracciones-falsas-de-las-contracciones-de-parto

Siete meses de embarazo: síntomas y desarrollo del bebé

¿Es normal tener contracciones a los 7 meses de embarazo?

Con el séptimo mes de embarazo, que abarca de la semana 25 a 28, se inicia el tercer y último trimestre de gestación. Este periodo supone el inicio de la cuenta atrás para el parto. Sin embargo, el bebé no ha adquirido la posición final para el parto.

Hay que prestar especial atención a los síntomas que pueda experimentar la embarazada durante esta época para evitar una posible amenaza de parto prematuro.

Síntomas en la embarazada

Llegados a esta etapa del embarazo y hasta casi prácticamente el momento del parto, los síntomas más típicos son:

  • Cansancio y agotamiento
  • Estrías
  • Dolor de espalda
  • Estreñimiento
  • Insomnio

Síntomas en la embarazada a los 7 meses de gestación

Las molestias en este mes de embarazo son muy similares a las de meses anteriores, aunque suelen presentarse de forma más aguda.

En conjunto, el peso del bebé, la placenta, el útero y el líquido amniótico, puede llegar a superar los 6 kg.

Esto hace que cueste mucho más realizar cualquier tarea rutinaria por el exceso de peso que se debe soportar, lo cual le puede provocar sensación de torpeza.

Por ello, es importante ser precavida y llevar especial cuidado al andar o bajar y subir escaleras para evitar accidentes.

El cambio más evidente en el físico de la mujer es el aumento del volumen del vientre, pues el bebé está prácticamente formado y en estos últimos meses se dedica, casi exclusivamente, a ganar peso y tamaño.

En este último trimestre, la placenta aumenta la demanda de flujo sanguíneo para asegurar una buena alimentación y aporte nutricional al feto. Esto, consecuentemente, aumenta el trabajo cardíaco que ha de ejercer el corazón, ya que el volumen de sangre circulante en la madre puede aumentar hasta un 50% de su volumen habitual. Esto puede provocar:

  • Edemas
  • Varices
  • Problemas de tensión
  • Mareos
  • Lipotimias

Debido a los síntomas anteriormente nombrados, es probable que durante este mes, la retención de líquidos se manifieste de manera más marcada. Es muy común notar las piernas más hinchadas, especialmente la zona de las pantorrillas, tobillos y pies.

Los expertos recomiendan que si esta hinchazón se extiende de forma exagerada hacia el tronco superior o incluso el rostro, se consulte con el médico para descartar posibles problemas de tensión arterial como la preeclampsia, de la que hablamos en el siguiente apartado.

La preeclampsia

Esta patología obstétrica es una de las más comunes en esta etapa de la gestación.

Se trata de una complicación derivada del propio embarazo cuyo síntoma principal es la hipertensión arterial. Otros posibles síntomas son:

  • Edemas
  • Aumento exagerado de peso
  • Dolor de cabeza
  • Problemas respiratorios
  • Náuseas y vómitos
  • Poca frecuencia de micción
  • Visión borrosa

Si esta patología se presenta de forma leve, se recomienda mantener reposo, aumentar el consumo de líquidos y seguir un control médico más riguroso.

En caso de que los síntomas sean más agudos, o que la salud de la mujer o del bebé corran riesgo, se puede recomendar el ingreso hospitalario de la embarazada para tener un mayor control de ambos. Existe, incluso, la opción de inducir el parto, pues es la única manera de que esta situación patológica desaparezca.

Estado de ánimo

Es muy normal que, a partir de este séptimo mes, la embarazada comience a encontrarse más sensible anímicamente. No obstante, este aspecto depende del carácter de cada persona y de cómo se desarrolla el embarazo.

Los cambios emocionales son mucho más bruscos, no solo por el desajuste hormonal, sino porque el agotamiento que el embarazo conlleva comienza a hacer mella en el ánimo de la futura madre. Además, el momento del parto ya no se contempla tan lejano y, por tanto, es lógico que comiencen a aflorar miedos y preocupaciones sobre cuándo y cómo se producirá el nacimiento.

¿Cómo está el bebé?

Al final del séptimo mes de embarazo, el bebé puede llegar a sobrepasar el kilo de peso y medir más de 40 cm.

Desarrollo del feto durante el séptimo mes de embarazo

Uno de los cambios más relevantes en lo que al desarrollo fetal respecta es la disminución de la cantidad de líquido amniótico, lo cual permite que el bebé pueda aumentar su tamaño.

Esta disminución es completamente normal. Por ello, es importante diferenciarla del fenómeno de oligohidramnios, una disminución anómala en la cantidad de líquido amniótico. En el siguiente enlace tienes más información sobre cómo detectar esta situación: Cómo saber si estoy perdiendo líquido amniótico.

El bebé comienza a tener un espacio muy reducido en el útero, lo que le provoca mayor dificultad para moverse. Aún así, sus movimientos son vigorosos y potentes, pues ya responde con facilidad a estímulos externos.

Anatómicamente, el feto ya está formado. Sin embargo, todavía se han de perfeccionar algunas funciones y partes de su cuerpo como el esqueleto, el cual debe terminar de osificarse.

El feto ya está formado a los 7 meses de embarazo

El sistema respiratorio ya está prácticamente controlado por el sistema nervioso central. Los movimientos respiratorios que comenzó a ensayar el mes anterior son más completos. Esto le prepara para el momento del nacimiento.

La actividad cerebral del bebé está más evolucionada: se comienzan a establecer los primeros patrones de sueño y vigilia.

Sus ojos, los cuales ya abre y cierra con facilidad, son más sensibles a la luz. Sin embargo, su pigmentación todavía no está completa. Deberemos esperar unos meses después del nacimiento para descubrir su color final.

La placenta comienza a transferir anticuerpos del organismo materno al feto. De esta forma, el bebé nacerá con inmunidad a ciertas enfermedades.

El séptimo mes semana a semana

Los cambios más importantes que se van a producir durante estas semanas son:

Semana 25

A lo largo de esta semana, el futuro recién nacido comienza a tener pelo en las pestañas y en la cabeza, aunque éste no es definitivo. Los ojos están a punto de finalizar su desarrollo, aunque, como se ha mencionado, no se ha establecido su pigmentación final.

Los expertos aconsejan estimular el oído del bebé durante esta semana, ya que es el sentido que más evoluciona a lo largo de estos días. Aunque el feto está muy aislado del exterior, las ondas del sonido son capaces de atravesar la piel y el útero, algo que estimula mucho la actividad cerebral del bebé.

Semana 26

Durante la semana 26 el bebé ya realiza, con total normalidad, muchos reflejos que ha ido perfeccionando. Por ejemplo: el reflejo labial de succión que le permitirá alimentarse de la leche materna. Además, como respuesta a ruidos o sobresaltos, es capaz de extender sus extremidades como mecanismo de defensa.

En este momento del embarazo, el bebé ya traga y expulsa líquido amniótico con total normalidad, lo cual ayuda diariamente al correcto desarrollo de su sistema digestivo.

Semana 27

Las medidas aproximadas del feto a estas alturas del embarazo son de 36 cm de longitud y casi 1 kg de peso.

A partir de ahora será habitual sentir el hipo del bebé en forma de pequeños espasmos muy diferentes a las patadas o movimientos típicos. Éste no suele durar mucho y tampoco es molesto para el feto. No se podrá oír, pues los pulmones del bebé aún no poseen aire.

Semana 28

El bebé empieza a acumular grasa debajo de la piel. Esto le aporta un aspecto más humano, pues las arrugas que la piel presentaba anteriormente van despareciendo y ésta va cobrando un tono más pálido.

Durante estas últimas semanas se dedica a perfeccionar sus sentidos y reflejos, los cuales están prácticamente desarrollados.

Su actividad cerebral es tal, que se cree que ya puede adquirir conocimientos. Es capaz de reconocer la voz de su madre con total claridad e incluso responder a ella. Las músicas o los ritmos lentos le relajan, mientras que estruendos o sonidos contundentes pueden hacer que se sobresalte.

Consultas prenatales

El séptimo mes de embarazo se considera un mes tranquilo en lo que respecta a las pruebas médicas prenatales.

Normalmente, en este mes no se realiza ninguna ecografía dado que la correspondiente al tercer trimestre se realiza unas semanas más adelante: en el octavo mes de gestación.

No obstante, si fuera necesario un mayor control, se podría realizar una prueba de imagen sin ningún problema.

Medir la tensión para prevenir la preeclampsia

Como se ha mencionado anteriormente, se ha de prestar especial atención a la posibilidad de que aparezca preeclampsia en este mes de embarazo. Por ello, muchos especialistas recomiendan realizar, al menos, una consulta médica a la embarazada en la que medir la tensión y comprobar la talla y el peso. Se puede complementar la prueba con una analítica de sangre.

¿En qué posición se encuentra el bebé en el 7.º mes?

Por Victoria Moliner (embrióloga).

Ya se encuentra en posición fetal, es decir, con las piernas dobladas, las rodillas cercanas al pecho y los brazos cruzados.

Dentro del útero todavía no ha adoptado la posición de parto, es decir, la cabeza encajada en la pelvis y la columna apoyada sobre la de la madre.

Habitualmente, esta posición la adquieren a partir de la semana 32 o 34, aunque depende de cada caso.

Estoy embarazada de 7 meses y no consigo dormir, ¿qué puedo hacer?

Por Victoria Moliner (embrióloga).

Evidentemente, no es posible dormir boca abajo dado el volumen del abdomen.

Se recomienda dormir de lado, especialmente sobre el lado izquierdo, lo cual facilita el riego sanguíneo al feto.

Mantener las piernas flexionadas y colocar un almohadón entre ellas suele ser una buena solución cuando éstas se encuentran hinchadas en periodos de embarazo como éste.

¿Es normal que a los 7 meses se produzca sangrado vaginal?

Por Victoria Moliner (embrióloga).

El sangrado en el embarazo no siempre tiene por qué ser síntoma de una situación anómala. Sin embargo, en el último trimestre de gestación no es una situación usual. Por ello, se aconseja contactar con el médico de forma inmediata sea cual sea la causa que lo haya podido originar.

Lectura recomendada

En la semana 25 de gestación, la evolución del bebé se centra, especialmente, en sus capacidades cognitivas y sentidos. Puedes conocer con mucho más detalle los cambios ocurridos en esta etapa del embarazo en el siguiente enlace: Semana 25.

Como se ha comentado, es importante descartar que la embarazada pueda padecer preeclampsia. Es muy común el desarrollo de esta patología obstétrica a partir de los 7 meses de gestación, pues es cuando más aumenta el flujo sanguíneo. Te recomendamos que leas el siguiente artículo para saber más sobre esta enfermedad: ¿Qué es la preeclampsia?

Por último, una recomendación muy recurrente en cualquier etapa del embarazo es la práctica de ejercicio moderado y/o técnicas de relajación. Es una actividad muy recomendable tanto para la salud de la madre como la de su futuro hijo. Pincha en el enlace si quieres saber qué beneficios tiene: El ejercicio en el embarazo.

Источник: https://www.reproduccionasistida.org/7-meses-de-embarazo/

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: