¿Es normal tener flujo muy espeso en el embarazo?

Flujo vaginal durante el embarazo: qué significa y cuándo acudir al médico | Ava

¿Es normal tener flujo muy espeso en el embarazo?

De Aarthi Gobinath, PhD | Publicado el Abr 10, 2018 | Última actualización Oct 10, 2018 ✓ Hecho comprobado

El flujo vaginal durante el embarazo puede provocar cierta ansiedad o preocupación: ¿podría ser un signo de aborto natural? ¿Deberías ir al médico? ¿O tal vez no es más que  flujo vaginal normal?

Estas preocupaciones son comprensibles, porque aunque en la mayoría de los casos el flujo durante el embarazo es normal, hay ocasiones en que se trata de una señal de aviso para pedir cita con el médico. Este artículo cubrirá los tipos más comunes de flujo vaginal durante el embarazo, su significado y qué hacer al respecto, incluyendo si necesitas acudir al médico de inmediato.

Síntomas: puede variar desde pequeñas manchas de sangre a grandes coágulos

Qué significa: el manchado de sangre durante el embarazo es bastante común. Puede ocurrir porque el cuello del útero es más sensible durante el embarazo y por tanto se irrita con más facilidad, lo que da lugar al sangrado. Pero también puede producirse sin razón alguna, lo que resulta muy frustrante.

Además, existe la ligera posibilidad de que se trate de un aborto natural.

De acuerdo con la Asociación Americana del Embarazo, cerca del 25 % de las mujeres experimentan sangrados a principio del embarazo, y la mitad de ellas continúa con un embarazo sano, mientras que la otra mitad sufre un aborto natural.

Un estudio averiguó que si solo se mancha durante 1 – 2 días, es menos probable que se trate de un aborto, pero un sangrado intenso acompañado de fuertes dolores tiene más posibilidades de derivar en un aborto1.

Qué hacer: no existe una forma definitiva de saber si el manchado es indicativo de aborto o no, pero debes saber que existe la pequeña posibilidad de que sea un síntoma de aborto natural .

Si sientes dolor especialmente en un costado o mareos, el sangrado puede ser signo de un embarazo ectópico, una grave complicación médica, por lo que deberías ponerte en contacto con un médico o tu profesional sanitario de inmediato.

Infección por hongos

Síntomas: flujo vaginal espeso y blanco, acompañado de picores

Qué significa: los principales cambios hormonales pueden producir un desequilibrio en el crecimiento de hongos y las bacterias vaginales, provocando una infección por hongos. Las hormonas del embarazo aumentan la posibilidad de infecciones vaginales.

Qué hacer: muchas mujeres sufren infecciones por hongos durante el embarazo, pero si no estás segura de que se trata de una infección por hongos o si nunca has padecido una, acude a tu médico para que te lo confirme.

En ocasiones los síntomas pueden confundirse con los de una vaginosis bacteriana (descrita más abajo), por lo que es importante determinar correctamente el problema antes de tratarlo.

Si se trata de una infección por hongos, puedes utilizar cremas y supositorios antimicóticos; tu médico te recomendará los mejores y te extenderá una receta para el tratamiento si fuese necesario.

Vaginosis bacteriana

Qué aspecto tiene: flujo entre blanco y grisáceo, de olor nauseabundo o a pescado, en ocasiones acompañado de picores o quemazón

Qué significa: puede tratarse de un síntoma de vaginosis bacteriana, que se produce cuando el crecimiento bacteriano excesivo da lugar a una infección. Es fácil confundir estos síntomas con los de la infección por hongos, por lo que conviene que consultes a tu médico para que te confirme si se trata de vaginosis bacteriana o de infección por hongos.

Qué deberías hacer: busca atención médica inmediata. La vaginosis bacteriana puede viajar al útero y aumentar las posibilidades de un parto prematuro2. Tu médico te recetará antibiótico oral o tópico para tratar la infección.

Líquido amniótico

Qué aspecto tiene: generalmente transparente, pero puede mostrar algún matiz amarillento, verdoso o rosado, y es inodoro.

Qué significa: puede ser signo de problemas con el saco amniótico, como rotura de este.

Qué deberías hacer: busca atención médica inmediata. El líquido amniótico solo debería aparecer durante el parto. Las fugas de líquido amniótico antes de ese momento pueden dar lugar a graves complicaciones en el parto.

Esta es una prueba que puedes hacer para saber si pierdes líquido amniótico: vacía la vejiga, ponte una compresa en las braguitas y túmbate entre 30 y 60 minutos. Cuando te levantes, si sientes una liberación repentina de líquido o si la compresa está mojada con un líquido transparente e inoloro, busca atención médica inmediata por problemas de pérdida de líquido amniótico.

Flujo vaginal normal durante el embarazo

Qué aspecto tiene: flujo poco espeso, blanco y lechoso

Qué significa: significa un aumento hormonal durante el embarazo, en concreto de los estrógenos.

Qué hacer: es totalmente normal observar este tipo de flujo vaginal, ya que solo significa que se están produciendo importantes cambios hormonales (tal como es de esperar en el embarazo). ¡Así que no tienes que hacer nada!

De Aarthi Gobinath, PhD | Abr 10, 2018

Источник: https://www.avawomen.com/es/avaworld/flujo-vaginal/

Flujo en el embarazo

¿Es normal tener flujo muy espeso en el embarazo?

El embarazo se caracteriza por cambios hormonales y estos traen consigo modificaciones en la secreción vaginal de la embarazada.

Es importante conocer qué flujo vaginal es normal según el trimestre del embarazo que se encuentre y cual es objeto de revisión médica por ser patológico.

¿Tienes dudas? Regístrate ahora en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta.

En general, la secreción vaginal durante el embarazo es clara y transparente o blanquecina con discreto olor. Su volumen se incrementa conforme evoluciona el embarazo para reducir el riesgo de infecciones vaginales y uterinas, se produce a partir de las hormonas placentarias y por la producción del tapón mucoso. 

En el segundo trimestre, puede aparecer un flujo asalmonado después de mantener relaciones sexuales o tras un examen ginecológico por encontrarse la zona sensible sin que esto sea patológico. Aunque es importante tener en cuenta que todo flujo rosado o asalmonado durante más de 24 horas debe ser evaluado por el especialista. 

A partir de las últimas semanas de embarazo, este se transforma en más pegajoso, igualmente con un olor discreto que puede ser de color asalmonado o con hilos de sangre. Se debe principalmente a la pérdida progresiva del tapón mucoso cuando el cuello uterino comienza el proceso de dilatación para el parto.

¿Qué puedo hacer en caso de aumento del flujo?

En caso de que aumente el flujo vaginal, es importante estar pendiente de sus características, como son consistencia y color, para así poder descartar ciertas enfermedades. Algunos ejemplos de tipos de flujo vaginal:

  • Aumento de la secreción transparente: podemos estar ante la presencia de escape de líquido amniótico, por lo cual, debemos acudir inmediatamente a urgencias.
  • Blanco y grumoso: con escozor en el área genital, está fuertemente asociado a Cándidas. Esto puede ser común durante el embarazo, el médico indicará tratamiento sin afectar al feto.
  • Verde o amarillo: sugiere una infección por Clamidia o Tricomomas y esto puede ir asociado a eritema y escozor de genitales. Este flujo vaginal tiene un típico olor fétido. Es importante acudir al médico de forma oportuna, ya que, de no ser tratado, pueden aparecer complicaciones en el bebé años después de su nacimiento a nivel del sistema nervioso central y del desarrollo, así como trastornos de fertilidad en la mujer.
  • Gris: este tipo de coloración asociada con olor a pescado que aumenta después de las relaciones sexuales, nos hacen sospechar que la paciente presenta vaginosis bacteriana, producido por un desequilibrio bacteriano en la vagina. Aunque es común que se presente, es importante su tratamiento para evitar complicaciones posteriores.
  • Color café: secreción que se observa a inicios del embarazo debido a la implantación. No debe ser motivo de preocupación excepto si aparece después de los primeros meses.
  • Rosado: este tipo de secreción vaginal puede aparecer el primer mes o al finalizar el embarazo de manera normal, pero, ante la duda, es preferible que todo flujo vaginal rosado o asalmonado que persista más de 24 horas sea evaluado por el médico tratante, para descartar la enfermedad en el mismo.
  • Roja: es una urgencia, sobre todo si viene acompañado de dolor abdominal o coágulos en cualquier momento del embarazo.

¿Tienes dudas? Regístrate ahora en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta.

De manera general, podemos evitar la incomodidad del aumento del flujo con las siguientes medidas:

  • Mantener la zona genital limpia y seca.
  • Aumentar las medidas de higiene, utilizando jabones con pH neutro.
  • Emplear protectores o compresas de algodón diario y cambiarlas durante el día las veces que sea necesario.
  • Limpiarse correctamente al ir al sanitario, de adelante hacia atrás.
  • Utilizar ropa interior de algodón.
  • No realizar lavados o duchas vaginales.
  • No utilizar perfumes vaginales.
  • No usar óvulos, pomadas o cremas sin antes consultar al médico. 

¿En qué casos debería consultar con un especialista?

Se debe acudir al médico si se presentan algunos de los siguientes síntomas:

  • Flujo líquido transparente parecido a la orina
  • Ardor o picor por el flujo
  • Irritación vaginal
  • Escozor al orinar
  • Mal olor del flujo
  • Flujo espumoso o con sangre
  • Flujo vaginal acompañado de dolor abdomino-pélvico y fiebre

¿Tienes dudas? Regístrate ahora en Savia y habla gratis con nuestros especialistas médicos por chat o videoconsulta.

Источник: https://www.saludsavia.com/contenidos-salud/articulos-especializados/flujo-en-el-embarazo

Flujo en el embarazo: principales causas y qué hacer

¿Es normal tener flujo muy espeso en el embarazo?

Presentar flujo e inclusive sentir que la ropa interior está húmeda durante el embarazo es bastante normal, especialmente cuando el flujo es transparente o blanquecino.

Esto ocurre debido al aumento de estrógenos en el organismo, así como el aumento de la circulación en la región pélvica.

Este tipo de flujo no necesita ser tratado, siendo sólo recomendado mantener una buena higiene íntima.

El flujo normal durante el embarazo y que no debe ser motivo de preocupación, por lo general presenta las siguientes características: 

  • Transparente o blanquecino;
  • Ligeramente espeso, semejante al moco;
  • Sin olor.

Sin embargo, si el flujo presenta alguna diferencia como coloración verdosa u olor fétido, es muy importante acudir al hospital o consultar lo más pronto posible al obstetra, debido a que puede indicar la presencia de alguna infección o una enfermedad de transmisión sexual que deba ser tratada.

Qué indica el color del flujo en el embarazo

Dependiendo de la coloración, del olor y de los síntomas asociados el médico podrá determinar cuál es la causa:

1. Flujo blanco en el embarazo

Por lo general esto indica una infección por hongos, más específicamente por la candida albicans, que causa candidiasis, generando síntomas como flujo blanquecino, semejante al queso cottage, comezón intensa en la región genital y enrojecimiento.  

Qué hacer: se debe consultar al obstetra o al ginecólogo para iniciar el tratamiento con pomadas o comprimidos antifúngicos, como Miconazol o Terconazol, por ejemplo.

Sin embargo, también se pueden usar algunos remedios caseros, como el yogur natural, para aliviar los síntomas y acelerar el tratamiento recomendado por el médico.

Vea algunos remedios caseros para tratar la candidiasis.

2. Flujo amarillento en el embarazo

El flujo amarillo, grueso, con olor fuerte puede indicar una infección como tricomoniasis, vaginosis bacteriana, gonorrea o clamidia, y por esto se debe informar al obstetra los más pronto posible para que sea iniciado el tratamiento. 

Qué hacer: es importante realizar el tratamiento indicado por el médico porque las infecciones vaginales como éstas pueden perjudicar al bebé. Si la embarazada no trata el flujo, la inflamación puede empeorar y generar complicaciones, como parto prematuro, ruptura de la bolsa o infección post-parto. Conozca más sobre el tratamiento para la vaginosis bacteriana. 

3. Flujo marrón en el embarazo

El flujo marrón puede indicar una infección vaginal o un pequeño sangrado que puede indicar aborto. Sin embargo, cuando la mujer nota este flujo al final del embarazo, se puede sospechar que sea el tapón mucoso que ha sido expulsado indicando que el trabajo de parto está cerca. 

Qué hacer: se debe acudir al médico para que le indique el tratamiento adecuado, ya que es posible que el ginecólogo anticipe la fecha de parto.

4. Flujo verdoso en el embarazo

Si surge un flujo verdoso en el embarazo, puede indicar Tricomoniasis, y suele estar acompañado de otros síntomas como pequeños sangrados vaginales, enrojecimiento en la zona genital, comezón vaginal y ardor y dolor al orinar. Vea más sobre la tricomoniasis.

Qué hacer: el tratamiento se realiza con antibióticos, como Metronidazol o Tinidazol, indicados por el médico. 

Cómo diferenciar el flujo de la ruptura de fuente

Para diferenciar el flujo de la ruptura de fuente o de la bolsa se debe tomar en cuenta el color y la espesura del líquido, siendo que:

  • Flujo: es viscoso y puede tener olor o color;
  • Líquido amniótico: es bastante fluido, sin color o puede presentar una leve coloración amarilla pero muy clara y no tiene olor;
  • Tapón mucoso: generalmente es amarillo, grueso, parece flema con vestigios de sangre, teniendo una coloración castaña siendo bastante diferente de los flujos que la mujer haya podido tener en su vida. Vea cómo identificarlo. 

Algunas mujeres pueden presentar pequeñas pérdida de líquido amniótico antes del trabajo de parto haber comenzado y, por esto, si se sospecha que ha roto fuente es importante informar al obstetra para que pueda evaluar la situación. 

De esta forma, es importante estar atenta y colocar una toalla sanitaria para ver el color, la cantidad y la viscosidad de la secreción, ya que también puede ser sangre.

Conozca cuáles son las señales de que ha comenzado el trabajo de parto.  

Cuándo debe acudir al médico

Se recomienda acudir al gineco-obstetra siempre que la mujer presente los siguientes síntomas: 

  • Flujo con color fuerte;
  • Flujo con olor:
  • Dolor y ardor al orinar;
  • Dolor durante el contacto íntimo o sangrado;
  • Cuando se sospecha pérdida de sangre por la vagina;
  • Cuando se sospecha de que ha roto fuente.

En la consulta médica se debe informar cuándo comenzaron los síntomas y mostrar la ropa íntima sucia para que el médico vea el color, olor y espesura del flujo, para que pueda diagnosticar la causa e indicar el tratamiento a seguir. 

Vea en el video a continuación cómo identificar correctamente el flujo de cada color y qué puede ser:

Источник: https://www.tuasaude.com/es/flujo-durante-el-embarazo/

Secreción vaginal durante el embarazo: ¿Qué significa el color?

¿Es normal tener flujo muy espeso en el embarazo?

El embarazo ocasiona cambios en la secreción vaginal que pueden hacerla variar en color, textura y volumen. Con frecuencia, el incremento en la secreción vaginal es una de las señales más tempranas del embarazo. Algunos cambios en el color también son normales, mientras que otros pueden indicar infección y algunos problemas.

El color es uno de los cambios más obvios que pueden ocurrir. La secreción puede ser:

  • transparente o blanca lechosa
  • blanca y grumosa
  • verde o amarilla
  • gris
  • café
  • rosada
  • roja

Este artículo discute la secreción vaginal durante el embarazo, incluso qué significan los diferentes colores de la secreción y cuándo visitar a un médico.

Share on PinterestAlgunos cambios en el color de la secreción vaginal son normales, y algunos pueden indicar infección y otros problemas.

Es normal tener secreción en diferentes etapas del ciclo menstrual y durante el embarazo.

La secreción vaginal saludable, también llamada leucorrea, es clara y transparente o blanca y con apenas un ligero olor.

El volumen de esta secreción se incrementa durante el embarazo para reducir el riesgo de infecciones vaginales y uterinas.

La secreción es más fuerte en las últimas semanas del embarazo, cuando puede contener moco rosado.

El moco es usualmente pegajoso y de consistencia gelatinosa e indica que el cuerpo se está preparando para el trabajo de parto.

Los diversos colores de la secreción vaginal pueden indicar diferentes problemas de salud. Estos incluyen:

Transparente o blanca lechosa

Este color sugiere leucorrea, que es usualmente una secreción normal y saludable, especialmente si tiene un ligero olor.

Sin embargo, cualquier cambio en su cantidad o consistencia puede sugerir un problema. Una mujer embarazada, pero todavía no a término, debe consultar con un médico si experimenta un incremento en la secreción transparente que fluye constantemente o se hace espesa y gelatinosa.

Estos cambios pueden sugerir trabajo de parto prematuro.

Blanca y grumosa

La secreción vaginal grumosa y blanca o blanquecina, similar al requesón, puede indicar una infección de candidiasis.

Las infecciones de candidiasis son comunes y el cuerpo es particularmente susceptible a estas durante el embarazo. Otros síntomas incluyen picazón, ardor y micción o relaciones sexuales dolorosas.

Verde o amarilla

La secreción vaginal verde o amarilla no es saludable y sugiere una infección de transmisión sexual (ITS), como clamidia o tricomoniasis. Otros posibles síntomas incluyen enrojecimiento o irritación en los genitales. Algunas veces, las ITS no ocasionan ningún síntoma.

De acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés), las ITS pueden ocasionar complicaciones durante el embarazo, las cuales pueden afectar tanto a la madre como al niño. Algunas veces, estas complicaciones no aparecen hasta años después del nacimiento, pero pueden afectar el sistema nervioso y desarrollo del niño y ocasionar infertilidad en la mujer.

Ocasionalmente, las personas pueden pensar que tienen una secreción amarilla cuando realmente están segregando pequeñas cantidades de orina.

Gris

La secreción vaginal gris puede indicar una infección vaginal llamada vaginosis bacteriana (VB), particularmente si también tiene un olor a pescado que aumenta después de las relaciones sexuales.

La VB es el resultado de un desequilibrio bacteriano en la vagina. El lavado vaginal y tener varias parejas sexuales son factores de riesgo para la VB, que es la infección vaginal más común durante el tiempo de la maternidad.

Café

La secreción usualmente es café debido a sangre vieja que expulsa el cuerpo, lo cual puede ser un síntoma temprano del embarazo. La secreción café durante el embarazo no es generalmente causa de preocupación.

Sin embargo, las mujeres embarazadas que experimentan secreción café oscura deben comunicarse con su médico.

Rosada

La secreción rosada durante el embarazo puede o no ser normal. Con frecuencia aparece durante el inicio del embarazo o en las últimas semanas, cuando el cuerpo se prepara para el trabajo de parto. También aparece antes de una pérdida involuntaria o durante un embarazo ectópico.

Un estudio con 4,510 participantes determinó que los episodios de manchas y hemorragias leves durante el primer trimestre, especialmente los que persisten por 1 o 2 días, no corresponden a un alto riesgo de pérdida involuntaria.

Otras causas de manchas leves durante el embarazo incluyen relaciones sexuales e infecciones vaginales.

Roja

La secreción vaginal roja durante el embarazo, requiere atención inmediata de un médico, especialmente si el sangrado es fuerte, contiene coágulos o aparece junto con cólicos y dolor abdominal.

Estos síntomas sugieren una pérdida involuntaria o embarazo ectópico. Aproximadamente 10% a 15% de los embarazos terminan en aborto espontáneo, lo que la gente también puede llamar pérdida del embarazo.

Otras causas de secreción roja pueden ser menos serias, especialmente durante el primer trimestre, cuando puede resultar de un implante o infección. Los estudios indican que entre 7% y 24% de las mujeres sangran durante el inicio del embarazo.

El sangrado posterior en el embarazo puede indicar posibles problemas graves o trabajo de parto prematuro, lo cual requerirá atención médica inmediata.

Share on PinterestUna mujer embarazada puede ayudar a mantener la salud vaginal al consumir una dieta saludable

Un incremento en el volumen de la secreción vaginal con leve olor durante el embarazo es normal, pero los colores y olores inusuales con frecuencia indican una infección.

Un médico puede recetar antibióticos y otros medicamentos para tratar las infecciones en esta área del cuerpo.

Las mujeres pueden mantener usualmente su salud vaginal durante el embarazo con lo siguiente:

  • Evitar el uso de tampones.
  • Evitar el lavado vaginal.
  • Elegir productos de cuidado personal y artículos de higiene sin olor, incluso papel higiénico y jabones sin olor.
  • Usar toallas protectoras para absorber la secreción excesiva.
  • Secar la región genital de adelante hacia atrás después de orinar o defecar.
  • Secar los genitales cuidadosamente después de la ducha o nadar.
  • Utilizar ropa interior hecha de una tela transpirable.
  • Evitar utilizar pantalones de mezclilla ajustados o pantaletas de nilón, que incrementan el riesgo de infección.
  • Consumir una dieta saludable y evitar demasiada azúcar, que puede estimular las infecciones de candidiasis.
  • Probar alimentos y suplementos probióticos que sean seguros durante el embarazo; estos pueden evitar los desequilibrios bacterianos en la vagina.

Es esencial discutir cualquier secreción inusual con un médico, ya que este síntoma puede sugerir una infección que requiera tratamiento o un problema con el embarazo. Sin tratamiento, las infecciones pueden ocasionar complicaciones.

Un incremento en la secreción durante el embarazo es normal; sin embargo, la secreción inusual junto con olores fuertes y molestias en la vagina o abdomen, con frecuencia, indican un problema de salud. Este también es el caso de la secreción verde, amarilla o gris.

Las mujeres deben buscar cuidado médico de inmediato si experimentan manchado o sangrado fuerte, que persiste durante más de un día o se presenta junto con dolor o cólicos.

Leer el artículo en Inglés.

Источник: https://www.medicalnewstoday.com/articles/es/326557

Flujo después de ovular si hay embarazo, ¿debo preocuparme?

¿Es normal tener flujo muy espeso en el embarazo?

Tener flujo después de ovular si hay embarazo puede ser fuente de preocupación para muchas madres primerizas, ¿es tu caso? Entonces sigue leyendo porque te vamos a explicar por qué aparece este flujo, qué tienes que hacer para evitar infecciones y problemas y, muy importante, en qué casos debes tomarte en serio esta patología y acudir a tu médico de confianza.

Flujo después de ovular si hay embarazo, ¿en qué consiste?

Vamos a empezar por el principio: por saber por qué puede aparecer flujo después de ovular si hay embarazo, algo que, en principio, nos puede parecer extraño.

Después del embarazo algunas mujeres sufren lo que los especialistas denominamos leucorrea fisiológica de la gestación. No te asustes por el nombre, simplemente es así como se denomina al aumento normal del flujo vaginal, que se presenta como una secreción blanquecina, lechosa y sin olor.

Pero ¿qué es este flujo? En realidad es una reacción fisiológica normal, una mezcla de la descamación de las células vaginales, sumado a una mayor secreción de moco por parte de las glándulas cervicales. Todo esto se va incrementado a lo largo de las semanas de gestación debido a los estímulos de las hormonas placentarias.

Decimos que la aparición de este flujo es normal porque, como todo en nuestro cuerpo, desempeña varias funciones importantes como, por ejemplo limpiar y barrer las paredes vaginales para evitar que los microorganismos patógenos penetren y proliferen en el útero. Además, la presencia de este flujo también crea un tapón de moco en la entrada del cuello uterino que actúa como una barrera eficaz ante las infecciones.

Estas bacterias se alimentan del glucógeno o azúcar que se almacena en las células de la pared vaginal y al metabolizarlo lo convierten en ácido láctico.

Y es, precisamente, este ácido láctico el responsable de la llamada acidificación del medio vaginal (lo hacen más ácido).

En un medio ácido las bacterias, los hongos y los protozoos no proliferan y, además, tienen problemas para comer porque se alimentan del mismo glucógeno que los lactobacilus de la flora.

Flujo después de ovular si hay embarazo, atención a las infecciones

Como hemos visto en el párrafo anterior, la presencia de flujo después de ovular si hay embarazo es un mecanismo protector contra el ataque de las infecciones producidas por bacterias, hongos o protozoos.

Pero estas explicaciones también nos pueden servir para darnos cuenta de la importancia que tiene el cuidado de nuestra flora vaginal para ayudar a nuestro organismo a prevenir infecciones y complicaciones.

El estrés, el abuso de antibióticos, una higiene íntima no adecuada (jabones que no respeten el pH vaginal, o jabones agresivos), una mala alimentación con exceso de grasas, harinas y azúcares refinados que ayuden a la proliferación de hongos (cándidas) o prendas íntimas acrílicas o de nailon pueden alterar nuestra flora y pH vaginal y eliminar la protección natural que necesita nuestra zona íntima.

Flujo después de ovular si hay embarazo: ¿cuándo ir al médico?

A pesar de que la presencia de flujo después de ovular si hay embarazo es algo habitual, tenemos que tener en cuenta que durante las primeras semanas del embarazo nuestras defensas disminuyen por lo que tenemos que protegernos todavía más contra todo tipo de infecciones.

Por eso, si detectas algún cambio en el color, en el olor o en la cantidad de flujo vaginal acepta un consejo: pide cita con tu médico cuanto antes para que descarte posibles infecciones o complicaciones.

Algunos cambios del flujo vaginal ante los que debes estar especialmente alerta serían los siguientes:

Flujo con mal olor y color amarillo intenso

La presencia de este tipo de flujo puede ser un síntoma de infección por hongos o bacterias (estreptococo B). Esta infección se puede transmitir al bebé por el canal del parto, pero si se trata adecuadamente antes del parto no supone ningún riesgo.

  • Flujo verde y con olor desagradable

Si tu flujo tiene un color verde, desprende un olor desagradable y notas enrojecimiento y picor en la zona de la vulva o la vagina y tienes molestias al orinar o al mantener relaciones sexuales, presta atención ya que estos son algunos de los síntomas de la tricomoniasis, una  enfermedad de transmisión sexual bastante común. En mujeres embarazadas, esta enfermedad puede provocar parto prematuro o bebés de bajo peso así que hay que tratarla con antibióticos antes del parto.

  • Flujo blanco o gris con olor a pescado

Si la secreción es blanca o gris y desprende un fuerte olor a pescado, podemos pensar en una infección llamada vaginosis bacteriana.

Se produce por un desequilibrio de las bacterias de la flora vaginal y puede provocar parto prematuro, bajo peso al nacer y abortos involuntarios.

Afortunadamente, esta infección se puede tratar tópica o oralmente con antibióticos.

  • Mayor cantidad de flujo y cambios en su olor

Si detectas que tienes una mayor cantidad de flujo de lo normal, que su olor ha cambiado, que sientes dolor al orinar o al mantener relaciones sexuales y que tienes escozor, ardor o inflamación en la vulva puedes estar sufriendo una infección por cándidas.

Esta infección es bastante habitual entre mujeres embarazadas especialmente durante el segundo trimestre.

Las cándidas no son peligrosas por sí mismas, pero son molestas y pueden alterar ese delicado equilibrio emocional que tiene cualquier mujer en estado, así que lo mejor es consultar cuanto antes con tu ginecólogo.

El flujo normal debe ser espeso y blanquecino, si durante la etapa embrionaria – después de la semana 12- el flujo se convierte en acuoso (se vuelve transparente y claro) podría ser un síntoma de pérdida de líquido amniótico. Se trata de una complicación potencialmente peligrosa tanto para la madre como para el bebé.

Si el flujo aparece demasiado acuoso, mucoso o con trazas de sangre antes de las 37 semanas de gestación, podríamos estar ante una rotura prematura de membranas, otra patología seria que exige la intervención médica inmediata.

Источник: https://www.institutocefer.com/blog/flujo-despues-ovular-embarazo-debo-preocuparme/

¿Es normal tener flujo muy espeso en el embarazo?

¿Es normal tener flujo muy espeso en el embarazo?

Pero ¿es realmente preocupante el cambio de flujo? ¿Deberías ir al médico? ¿Será normal este tipo de flujo? Probablemente ya te hayas hecho estas preguntas en varias ocasiones y sigas dándole vueltas a la cabeza sin sacar nada en claro.

Es normal que lo hagas, sobre todo si no te has decidido todavía por ir al médico y saber el verdadero motivo por el cual tu flujo ha cambiado tanto en tan poco tiempo. Pero gracias a este artículo podrás descubrir cómo es realmente el flujo durante el embarazo.

Durante el periodo de gestación lo más normal es que el flujo de las futuras mamás sea poco espeso, blanco y lechoso. También puede aumentar en cantidad debido, especialmente, al incremento de los estrógenos.

Ante ello lo único que se debe hacer es observar este tipo de flujo vaginal como un flujo totalmente normal ya que simplemente significa que se están produciendo importantes cambios hormonales.

Sin embargo, si el flujo durante tu embarazo es más bien espeso, y no lechoso, puede que tenga algún motivo por el que debas preocuparte o que simplemente haya cambiado porque estás en el segundo trimestre. Presta atención…

El flujo muy espeso durante el embarazo, blanco y acompañado de picores podría estar indicando una infección por hongos.

Los principales cambios hormonales pueden producir un desequilibrio en el crecimiento de hongos y también de bacterias vaginales, provocando dicha infección por hongos de la que hablamos.

Además, durante el embarazo aumenta también la posibilidad de las infecciones vaginales. Son muchas las mujeres que sufren estas infecciones por hongos durante el embarazo, y con más frecuencia de la que creemos.

Sin embargo, si no estás segura de si es realmente o no una infección por hongos lo mejor que puedes hacer es acudir al médico para que sea él quien te pueda confirmar si efectivamente tienes o no una infección de este tipo.

De hecho, lo más recomendable siempre es asegurarse bien de qué se trata exactamente y el verdadero motivo por el que este flujo es ahora tan espeso.

Si dudas, por ejemplo, de que pudiera ser una vaginosis bacteriana no te preocupes ya que, a pesar de que los síntomas en ambas (es decir, en la infección por hongos y en la vaginosis) sean bastante parecidos, en el caso de la vaginosis bacteriana el flujo solamente es blanco, pero no espeso.

¿Por qué más motivos tu flujo es tan espeso ahora?

Lo que sucede al inicio del embarazo es que muchas mujeres sienten la necesidad constante de ir frecuentemente al servicio al tener la sensación de que tienen pérdidas vaginales sospechosas, un aumento inusual de moco cervical que suele ser normal durante el embarazo y que se debe sencillamente a los cambios hormonales que se producen en el cuerpo de la mujer embarazada.

Es, posiblemente, leucorrea, el nombre con el que se conoce este tipo de flujo. La leucorrea se caracteriza normalmente por ser un flujo de carácter blanquecino de poco olor y de aspecto lechoso.

Signo normal y totalmente esperable por el efecto de las hormonas placentarias y también por la fabricación del tapón mucoso que protege la matriz de diversas infecciones.

Pero ¿cuándo sí supone un signo de alarma el aumento o el cambio del flujo vaginal en el embarazo?

–  cuando suponga una infección vaginal

– cuando se trate de un flujo muy acuoso una vez hemos superado ya la fase embrionaria

– cuando se deba a alguna fisura o a alguna rotura de membranas prematura

– si tiene mal olor o presenta un color verdoso que podría significar una vaginosis bacteriana

– si es un flujo muy espeso, blanco y va acompañado de algunos picores

¿Qué debes hacer si te encuentras ante un aumento de flujo vaginal durante el embarazo?

– mantener la zona genital limpia y seca

– aumentar siempre las medidas de higiene cuando el flujo es más abundante

– emplear toallitas higiénicas, compresas de algodón o protectores para proteger tus braguitas

Por último, deberás tener en cuenta que en las últimas semanas de embarazo también se te va a realizar una prueba (frotis vaginal) para descartar posibles infecciones por estreptococo tipo B que además puede transmitirse al bebé a través del canal del parto que no tiene que suponer, por supuesto, un riesgo para el futuro bebé que va a nacer si se sigue un tratamiento adecuado.

¿Es cierto que se vuelve más espeso durante el segundo trimestre?

El segundo trimestre de embarazo va desde aproximadamente la semana 13 hasta la semana 26. En él, el cuerpo de la mujer continúa cambiando porque su bebé va creciendo y desarrollándose a diario. Esto hace que su barriga crezca cada vez más y que, además, se noten cada vez con más frecuencia los cambios.

Además, durante este segundo trimestre la gran mayoría de las mujeres que durante el primer trimestre se sintió mal, comienza ahora a sentirse ya algo mejor.

Sin embargo, el cambio que sí se va a hacer bastante notable va a ser el del flujo en este segundo trimestre, que será transparente y mucoso, es decir, más bien espeso por lo que sí, es bastante normal que notes cambios en tu flujo una vez llegues al segundo trimestre.

No obstante, has de tener en cuenta también que, por norma general, la cantidad de flujo siempre va a aumentar a lo largo del embarazo debido a la mayor cantidad de hormonas que aparecen en el cuerpo de las mujeres durante la gestación.

¿Te molesta demasiado? ¿Manchas mucho tu ropa íntima?

Si este flujo tan espeso te molesta demasiado en tu día a día, no pasa nada en absoluto porque te pongas unos suaves salvaslip sobre tu ropa interior para desprender ahí toda la secreción vaginal frecuente y evitar de esta forma manchar toda la ropa interior que utilizas.

Leucorrea

Definición:

Flujo blanquecino, eliminado por la vagina o uretra. Suele manifestar una infección ginecológica o de la vía urinaria.

Síntomas:

Secreción vaginal maloliente, que produce irritación, prurito o manchado de la ropa interior.

Tratamiento:

El prurito vaginal puede ser aliviado con talcos, cremas no aceitosas o aplicación local de corticoides. Mantener el área genital limpia y seca, evitar usar ropa interior de material sintético y apretada. La cauterización de las glándulas de Skene o la marsupialización de un quiste de Bartholino se pueden requerir para erradicar focos de infección.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/embarazo/sintomas-embarazo/es-normal-tener-flujo-muy-espeso-en-el-embarazo-10579

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: