¿Es normal tener gases al principio del embarazo?

Los gases en el embarazo, unos compañeros molestos

¿Es normal tener gases al principio del embarazo?

Tal vez simplemente te encuentres en las primeras semanas de embarazo y ya notes estos compañeros molestos que hacen que te sientas hinchada. O tal vez no hagan su aparición hasta unos meses después. Pero pocas son las embarazadas que se libran de ellos. Hoy hablamos de los gases en el embarazo.

Los gases en el embarazo se forman en el aparato digestivo y pueden acabar su ciclo en nuestro interior saliendo expulsados por la boca o, si están en los intestinos, por el ano. Son una de las molestias más embarazosas durante el embarazo y se asocian a las molestias digestivas que sufrimos en esta etapa.

Los gases se forman en el sistema digestivo de dos formas: al ingerir aire y cuando las bacterias del intestino grueso descomponen la comida no digerida. La mayor parte de los gases en el estómago se producen al tragar aire y normalmente se liberan al eructar. Los que llegan al intestino o se producen allí, salen en forma de ventosidades o flatulencias.

¿Por qué tenemos más gases en el embarazo?

La causa de los gases está tanto en los cambios hormonales (la progesterona relativa el funcionamiento del aparato digestivo) como en el aumento del tamaño del feto que aprisiona el estómago y los intestinos, todo lo cual dificulta las digestiones especialmente en la recta final del embarazo, cuando son más frecuentes las indigestiones y la acidez.

Respecto al ardor o acidez, es una sensación de hinchazón y quemazón en la boca del estómago que sube por el esófago y a menudo va acompañada de pequeñas regurgitaciones de la comida (vómitos que no llegan a salir por la boca) y una repetición de eructos.

El aumento de la fibra en la dieta de la embarazada también puede producir un aumento de las flatulencias, pero no dejes de tomarla por eso, ya que el efecto es mucho peor que unos simples gases.

Nos referimos al estreñimiento (que también podría aumentar las flatulencias) o las hemorroides que verdaderamente pueden afectar el bienestar de la futura mamá.

Además, recordemos que los alimentos ricos en fibra no solo son beneficiosos para una correcta digestión, también ayudan a controlar el peso, a reducir los niveles de colesterol, prevenir la hipertensión o controlar la diabetes.

Los gases en el embarazo pueden resultar muy molestos para la futura mamá, y tal vez nuestra pareja tenga que ser más comprensiva que de costumbre, pero puede que el feto ni los note. Posiblemente al bebé solo le lleguen amortiguados los sonidos gástricos e intestinales, sin afectarle en absoluto.

En lo único que podrían perjudicar los gases al bebé es si la madre, por culpa de estos, ve afectada su alimentación y deja de comer correcta o regularmente. Por ello, y por nuestro propio bienestar, es importante que aprendamos las maneras de reducir los gases o las molestias que estos nos ocasionan.

Reducir los gases en el embarazo

Es importante que te encuentres lo mejor posible en esta etapa y tal vez puedas hacer algo por reducir los molestos gases en el embarazo, mejorando las digestiones. Sigue estos consejos:

  • Evita las comidas copiosas, que aumentan la sensación de hinchazón y sobrecargan el sistema digestivo. No se trata de pasar hambre, sino de aumentar el número de comidas al día, tomando menos cantidad y escogiendo los tentempiés más saludables en el embarazo.
  • Come tranquilamente, despacio, sin engullir y sin estar incómoda. Comer deprisa hace que tomemos más aire junto a los alimentos, así como la tensión o la ansiedad durante las comidas. Mastica bien los alimentos para facilitarle la tarea al estómago.
  • Evita los alimentos que producen gases, que pueden variar de una persona a otra. Posiblemente, ya conozcas cómo reacciona tu cuerpo a determinados alimentos, pero en general se puede decir que las cebollas, coles, habichuelas o judías blancas, o los alimentos fritos y los postres ricos en azúcar suelen producir más gases que otros.
  • Abstenerse de las bebidas con gas.
  • Intenta ser regular en la evacuación y no estar mucho tiempo sin ir al baño, lo cual favorecería la acumulación de gases.
  • No retengas los gases. Evidentemente, puedes buscar el mejor lugar para ello y por suerte a la embarazada se le presuponen las visitas frecuentes al baño.
  • Además, para mejorar las digestiones en general, puedes controlar tu aumento de peso, no llevar prendas ajustadas, no acostarte inmediatamente después de haber comido, evitar las comidas muy grasientas o especiadas, practicar ejercicio de manera habitual…
  • Si lo que te preocupa son los eructos, evita las comidas que «repitan» con olor fuerte como el ajo o determinados fritos.

En fin, recordemos que todas las personas emitimos gases cada día pero que si estás embarazadas probablemente sufras más las molestias de los gases. Por suerte, estos desagradables compañeros vuelven a su nivel habitual anterior al embarazo una vez hemos dado a luz.

Fotos | iStock
En Bebés y más | Molestias digestivas durante el embarazo, ¿sufriste alguna?, Cinco molestias poco conocidas del embarazo

Источник: https://www.bebesymas.com/nutricion-embarazo/los-gases-en-el-embarazo-unos-companeros-molestos

Síntomas comunes del embarazo

¿Es normal tener gases al principio del embarazo?

Tu cuerpo pasa por muchos cambios sorprendentes durante el embarazo, pero algunos de estos también pueden causar molestias a veces. Es natural estar preocupada por tu pequeño si aparece cualquier problema, por lo que saber todo lo que pasa durante el embarazo puede ayudarte a estar preparada.

Lee más acerca de los síntomas comunes del embarazo y cómo puedes aliviarlos. Recuerda que si tienes alguna duda, tu médico te la aclarará.

Náuseas durante el embarazo

Las náuseas y los vómitos (náuseas matinales) son muy comunes en las primeras etapas del embarazo, de hecho, más del 80% de las mujeres experimentan náuseas en las primeras 12 semanas. Ten la seguridad de que desaparecerán entre las semanas 16 y 20 y no hacen daño a tu bebé.

Para reducir los síntomas, trata de descansar y asegúrate de beber muchos líquidos para mantenerte hidratada. Haz comidas pequeñas y frecuentes, también puedes probar con alimentos suaves y altos en carbohidratos como pan, arroz y pasta.

Debes hablar con tu médico si tienes náuseas y vómitos severos y no puedes mantener nada en el estómago.

Más consejos en el artículo “Enfermedad matutina”.

Dolor de cabeza

Las primeras semanas de embarazo también pueden causar dolor de cabeza. Aunque los dolores de cabeza pueden ser muy molestos, no causan ningún daño a tu bebé y generalmente mejoran durante el segundo y tercer trimestre.

Para evitar los dolores de cabeza, trata de descansar y relajarte – ¿por qué no intentar una clase de yoga para el embarazo? Por lo general, es seguro tomar paracetamol para el dolor de cabeza durante el embarazo, pero por favor consulta siempre con tu médico o farmacéutico.

También debes hablar con su médico si tienes dolores de cabeza severos, ya que pueden ser un signo de tener la presión arterial alta.

Dolor de espalda en el embarazo

Muchas mujeres experimentan dolor de espalda durante el embarazo ya que el cuerpo trata de compensar el cambio de centro de gravedad y los ligamentos pierden tensión para la preparación del parto.

Mantener una buena postura puede ayudar a disminuir la tensión en la espalda baja – tanto de pie, como sentada derecha, mantén los hombros hacia atrás y relajados. Dormir de lado o en un colchón firme también puede ayudar.

Trata de evitar levantar objetos pesados – si necesitas levantar objetos ligeros, dobla las rodillas y mantén la espalda recta, asegurándote de levantarte con las piernas y no con la espalda.

Indigestión y acidez al estar embarazada

Las molestias en el pecho o el estómago causadas por la indigestión y el ardor de estómago pueden ocurrir en cualquier momento durante su embarazo, pero pueden empeorar o ser más frecuentes en las etapas posteriores.

Estos síntomas son muy comunes en el embarazo, en parte debido a cambios hormonales y el crecimiento de tu vientre que ejerce presión sobre tu estómago.

Hacer cambios en tu dieta y estilo de vida pueden ayudar a aliviar estas molestias – trata de comer pequeñas cantidades y más frecuentes, y toma nota de cualquier alimento que te produzca estos síntomas, como alimentos con mucho sabor, picantes o grasos, y evítalos en el futuro.

Leer más sobre la acidez.

Estreñimiento

El estreñimiento es uno de los síntomas más comunes del embarazo y es causado por cambios hormonales que hacen que tu digestión se ralentice, así como la presión de tu útero en los últimos meses.

Trata de comer alimentos ricos en fibra, como frutas, verduras y granos enteros, y asegúrate de beber mucha agua – por lo menos ocho vasos al día. Algunos ejercicios suaves también pueden ayudarte.

Si estas soluciones no funcionan, habla con tu médico acerca de la opción de tomar laxantes para el embarazo.

Gases durante el embarazo

No te avergüences – el aumento de eructos y flatulencia son comunes en el embarazo.

Los gases están causados, entre otras cosas, por el efecto del crecimiento del útero en tu intestino, y los cambios hormonales que hacen más lentas las digestiones y relaja los músculos que normalmente se encargan de mantener los gases.

Cuida lo que comes y bebes, y tratar de evitar cualquier cosa que cause gases, como alimentos fritos, coliflor o repollo. Hacer comidas frecuentes y de pequeñas cantidades, y el ejercicio moderado también podrían ayudarte.

Diarrea durante el embarazo

Los cambios hormonales durante el embarazo aumentan las contracciones musculares en tu sistema digestivo, dando como resultado diarrea.

También hay muchas otras causas de diarrea similares a las de las personas no embarazadas, como infecciones virales y bacterianas gastrointestinales.

Si tienes diarrea leve, asegúrate de mantenerte hidratada y beber zumo de manzana, plátanos y galletas saladas. Debes pedir consejo a tu médico si tienes diarrea persistente o experimentas cualquier pérdida de peso.

Estamos aquí para apoyarte en cada etapa

Para ayudarte en tu increíble viaje como madre, hemos creado una serie de Hojas de Apoyo que cubren temas de necesarios para el embarazo y más adelante. Contiene información y consejos útiles, las Hojas de apoyo están disponibles para descargar e imprimir para tenerlas siempre a mano.

Para acceder a todo este contenido, solo tienes que registrarte en el Club Enfamama.

Источник: https://www.enfamil.es/blogs/mi-embarazo/sintomas-comunes-del-embarazo

4 consejos para aliviar los gases del embarazo

¿Es normal tener gases al principio del embarazo?

Aliviar gases embarazo, dolor gases embarazo, gases embarazo remedios… Estas son algunas de las palabras clave más buscadas por las futuras mamás a partir del segundo trimestre del embarazo. ¿Quieres saber por qué se producen estos gases tan molestos y qué remedios hay para evitarlos? Entonces ya sabes, sigue leyendo…

Dolor gases embarazo, ¿por qué se producen?

Todos hemos sufrido alguna vez los molestos gases estomacales, pero este síntoma es más frecuente entre las embarazadas a partir del segundo trimestre de la gestación por una razón bastante lógica: el bebé crece y el útero se expande presionando y desplazando el estómago hacia arriba. Además, en esta etapa del embarazo aumentan los niveles de lahormona progesterona en sangre y algunos suplementos de hierro. ¿El resultado?: gases, acidez estomacal y, a veces, estreñimiento.

La buena noticia es que existen algunos consejos que te ayudarán a aliviar los gases típicos del embarazo. Lo vemos a continuación.

1. Tomar infusiones de anís verde

Tomar infusiones de anís verde después de cada comida o durante el día es un excelente remedio natural para aliviar los gases del embarazo. La razón es que en el anís verde encontramos anetol, un principio activo con grandes propiedades digestivas que alivian con eficacia la flatulencia y la aerofagia ayudando a expulsar los gases y previniendo su formación.

Tenemos que tener muy en cuenta que la infusión de anís verde es segura para las embarazadas, pero no lo es el aceite esencial de anís verde.

Aunque las plantas son productos naturales, si están concentrados en forma de tinturas, extractos o aceites esenciales pueden dar problemas de toxicidad y, de hecho, este aceite esencial está completamente contraindicado tanto en la fase del embarazo como de la lactancia.

¿El mejor consejo? Consulta con tu ginecólogo antes de empezar a tomar este remedio casero de alivio de gases durante el embarazo.

2.Tomar fruta y yogur

Algunas frutas como el kiwi, la papaya y la piña contienen enzimas que ayudan al proceso de digestión evitando la formación de gases.

El yogur y el kéfir, por su parte, aportan probióticos que también nos pueden resultar de gran ayuda ya que regulan la flora intestinal y mejoran las digestiones y el tránsito intestinal previniendo la formación de los molestos y dolorosos gases. ¿Quieres saber más sobre qué dieta seguir para aliviar los gases durante el embarazo? Sigue leyendo.

3. Evitar las bebidas gaseosas y los alimentos flatulentos

Evitar las bebidas con gas – agua, refrescos…- y los alimentos flatulentos como la col, el brócoli, las judías secas o los fritos es una medida preventiva para aliviar gases embarazo.

Recuerda también que ciertos alimentos sin azúcar contienen edulcorantes artificiales como el manitol, el xilitol o el sorbitol y que son sustancias que aumentan la producción extra de gases.

4. Apostar por la vida sana y tranquila

Si estás embarazada y quieres aliviar los gases durante el embarazo, sigue este consejo: apuesta por la vida sana y tranquila. Por ejemplo:

  • Siéntate a la hora de comer, hazlo sin prisas masticando despacio los alimentos.
  • Haz varias comidas ligeras a lo largo del día y evita las grandes comilonas.
  • Evita los laxantes ya que pueden producir contracciones uterinas.
  • Consume ciertos alimentos ricos en fibra y toma mucha agua para evitar el estreñimiento y, así, disminuir la producción de gases.
  • Muévete a diario: sal a caminar, haz ejercicios suaves de estiramiento, practica ejercicios de respiración y meditación… Aquí te contamos qué ejercicios son recomendables durante el embarazo: ¿Es recomendable hacer ejercicio durante el embarazo?

Dieta para aliviar los gases del embarazo

Como ya hemos dicho, algunos alimentos pueden empeorar o aliviar los gases del embarazo, ya que la dieta juega un papel clave en la producción de gases intestinales. Vamos a ver con más detalle qué es recomendable no comer si tenemos gases durante el embarazo:

  • Legumbres, como los frijoles o judías secas, los garbanzos y las lentejas.
  • Granos integrales.
  • Vegetales verdes: brócoli, col, repollo, col de Bruselas, lechuga…
  • Alimentos ricos en fructosa: alcachofa, cebolla, pera, trigo…
  • Alimentos ricos en almidón: pasta, maíz, patata…
  • Lácteos: la lactosa (azúcar de la leche) puede producir gases e hinchazón a las personas que sufran algo de intolerancia, aunque no haya sido diagnosticada. Puede venir acompañada de dolor abdominal y diarrea.
  • Alimentos con mucha grasa: aunque no produzcan gases como tal, hacen que la digestión sea más lenta, cosa que favorece la producción de gases.

También evitarás los gases durante el embarazo si no bebes mucha agua durante las comidas, ya que así harás que se acelere la digestión.

Por otra parte, los alimentos que no son fermentados en el intestino, como los ricos en proteínas, ayudarán a producir menos gases.

El principal problema de seguir esta dieta es que es muy limitada, por lo que no es posible seguir una dieta sana, variada y equilibrada, cosa que es fundamental en esta etapa de tu vida.

Por eso, te recomendamos que vayas introduciendo poco a poco algunos de estos alimentos en pequeñas cantidades en tu dieta para ver si te producen gases o no, ya de esta manera son más tolerables.

Si te sientan bien, podrás tener una dieta más variada y sana.

Tampoco debes olvidar que hay algunos alimentos que se recomienda no ingerir durante el embarazo para no poner en riesgo ni tu salud ni la del futuro bebé. Te lo contamos en este artículo: Checklist de alimentos prohibidos en el primer trimestre de embarazo.

¿Conoces más remedios para aliviar gases embarazo? ¿Nos lo cuentas?

Источник: https://www.institutocefer.com/blog/4-consejos-aliviar-los-gases-del-embarazo/

Dolor de abdomen en el embarazo

¿Es normal tener gases al principio del embarazo?

En el embarazo el dolor de abdomen es muy frecuente en casi todas las embarazadas. Normalmente este dolor abdominal es difuso y cambia de localización con los movimientos de la mujer. Pero, ¿cómo es el dolor abdominal, digamos, “normal” en una gestante?

  • El abdomen se palpa blando y distendido.
  • Se escuchan sonidos digestivos y la madre tiene sensación de pesadez de estómago.
  • Nunca aparece ligado a otros síntomas como sangrados, fiebre, sensación de ahogo…
  • Es importante saber que cualquier dolor que no sea así estará causado por motivos diferentes a la propia gestación.
  • Dolor por gases. El exceso de gases es la causa más común de dolor abdominal. Hay que tener en cuenta que el 90% del gas que hay dentro de nuestro tubo digestivo es de origen externo, es decir, es aire que tragamos, y el 10% restante es producto de las bacterias intestinales.
  • Músculos más relajados. Los altos niveles de progesterona relajan la musculatura de todo el cuerpo, incluidos los del aparato digestivo. Esto hace que el intestino no se contraiga con tanta eficacia y que su contenido (alimento o gases) quede estancado y se acumule provocando una distensión general.
  • El útero crece y comprime. El útero aumenta de tamaño cada semana, desplazando las vísceras abdominales hacia atrás y arriba. La compresión de éstas y de los nervios cercanos provocan dolor. La pared abdominal también se distiende según crece el útero provocando incluso una diástasis de los rectos (separación de los músculos anteriores de la pared abdominal) que puede ser dolorosa en los primeros días.

El dolor abdominal puede ser una señal de alarma importante para detectar otros problemas más graves. Los más frecuentes durante el embarazo son:

Aborto

Durante las tres primeras semanas de embarazo es frecuente que haya alguna pérdida de sangre. Cuando se acompaña de dolor abdominal, se sospecha aún más de un posible aborto en curso y es necesario acudir al hospital para que el médico revise el estado del embrión mediante ecografía.

Embarazo ectópico

En ocasiones el óvulo no se implanta en el interior del útero y lo hace en una trompa de Falopio, en un ovario o cerca de ellos.

Es el embarazo ectópico, que pasa desapercibido en un primer momento pero a medida que pasan los días, la embaraza notará un fuerte dolor abdominal acompañado de un manchado vaginal sanguinolento.

Lo más importante es acudir al médico cuando se sospeche un posible embarazo para que él confirme la localización del óvulo dentro del útero.

Preeclampsia

El dolor abdominal típico de la preeclampsia aparece en la parte superior del abdomen, justo bajo las costillas, y se debe a que los altos valores de tensión arterial provocan una distensión del hígado con dolor. Es importante acudir al médico si el dolor no cesa, y más especialmente si hay dolores de cabeza característicos con alteraciones de la visión.

Apendicitis y otras patologías

Las embarazadas pueden sufrir una apendicitis pero la gestación no aumenta el riesgo de tenerla ni lo disminuye. El tratamiento directo es la extirpación del apéndice con una operación quirúrgica y el embarazo no impide realizarla. Otras enfermedades que pueden provocar dolor abdominal son infecciones urinarias, estreñimiento, gastroenteritis o hepatitis.

Artículos Relacionados Es frecuente oír hablar a nuestro alrededor de mujeres que no sabían que estaban embarazadas hasta bien avanzado el primer trimestre porque creían que no habían dejado de tener menstruación. Tampoco es raro que nuestras conocidas nos comenten que han sangrado coincidiendo con el momento en… Antes de que puedas hacer la prueba del embarazo, el cuerpo emite los primeros signos de gestación. En los primeros días ya existen unos síntomas y señales que indican el estado de buena esperanza de la mujer, incluso antes de que falte la primera regla. Según el grado de seguridad de los… Cuando una mujer se plantea quedarse embarazada parece que el mundo se detiene. No sabemos por qué, pero ya todo gira alrededor del futuro embarazo. Vas por la calle y sólo ves a embarazadas dando un paseo, miras escaparates y sólo te fijas en los que hay ropa de embarazada. Es increíble… En muchas ocasiones, las mujeres nos damos cuenta de que estamos embarazadas por la variedad de síntomas que aparecen en el primer trimestre, incluso antes de que el test de embarazo nos confirme la buena nueva. Uno de los síntomas más aparatosos y que provocan más preocupación son los…

Источник: https://www.natalben.com/sintomas-embarazo/signos-durante-el-embarazo-dolor-abdomen

Los síntomas del embarazo desde los primeros días

¿Es normal tener gases al principio del embarazo?

Para una futura madre es importante reconocer cuanto antes los primeros síntomas del embarazo para poder iniciar el control prenatal lo antes posible.

Además detectar un embarazo en sus inicios también es importante ya que nos permite tomar medidas beneficiosas para el feto durante las primeras semanas del embarazo como mejorar la dieta, controlar la presión arterial, tomar suplementos de ácido fólico, de hierro, controlar la glucosa en sangre y como no, abandonar esos hábitos no saludables como el consumo de alcohol o el tabaco, que son altamente nocivas para el bebé sobretodo en el primer trimestre de gestación.

Los síntomas del embarazo

Los primeros síntomas del embarazo aparecen por lo general, pasadas las tres primeras semanas desde la fecundación. En algunos casos puntuales, los síntomas se pueden apreciar mucho antes.

Cambios en la aparencia de los senos, aumento del tamaño o dolor en las mamas

Los senos son de los primeros en advertirnos ante un posible embarazo.  Desde el inicio del embarazo podemos notar que las aureolas que rodean los pezones se oscurecen y pequeñas erupciones. Los pechos además, se vuelven más sensibles, aumentan su tamaño y pueden molestar al tacto y al ponerse el sujetador.

Sangrado vaginal leve

Pasados unos días de la fecundación puede aparecer un sangrado leve que no tiene nada que ver con el del período menstrual. Este sangrado se produce por la implantación del óvulo9 en el útero y se presenta con unas pocas gotas de color marrón claro o rosado, que desaparecen en unos días.

Dolor abdominal

Es habitual sufrir alguna molestia en forma de cólicos o dolor abdominal. Los cólicos y las leves molestias abdominales pueden surgir durante todo el embarazo debido a las alteraciones que sufre el útero. El vientre se hincha y presenta los mismos síntomas que pueden aparecer antes de la menstruación.

Retraso menstrual

Quizás el retraso menstrual sea el síntoma más clásico del embarazo y el que alerta a las mujeres para hacerse una prueba de embarazo para confirmarlo.

Ganas frecuentes de orinar

Hacia el segundo trimestre de embarazo, las ganas frecuentes de orinar aumentan y aumentan a medida que el embarazo avanza. Esto se debe a la reducción de la capacidad de la vejiga, el aumento del feto reduce la capacidad de almacenamiento provocando ganas de orinar que pueden aparecer incluso de madrugada.

Olfato más sensible

El olfato en el embarazo se vuelve más sensible, permitiéndonos percibir olores que antes pasaban totalmente desapercibidos. Los olores fuertes e intensos, aunque sean agradables, pueden llegar a provocarnos náuseas.

Malestar general leve

En las primeras semanas de embarazo el cuerpo tiene que hacer unos reajustes que hacen aumentar la temperatura, el ritmo cardíaco y disminuir la presión arterial. En consecuencia se puede sentir un malestar general leve, similar al malestar que aparece ante los primeros síntomas de un resfriado.

Cansancio, fatiga y sueño excesivo

Sentirse más cansada de lo habitual es otro de los típicos síntomas del embarazo que puede aparecer desde sus inicios. En la fase final, dormir bien se vuelve más complicado, por lo que un mal descanso también puede derivar en que sintamos más fatiga.

Náuseas y vómitos

Las náuseas son típicas y por lo habitual aparecen a finales del primer mes de gestación, aunque algunas mujeres pueden también sufrirlas en estados más avanzados.

Flujo vaginal

La aparición o intensificación del flujo vaginal es otro síntoma habitual del embarazo. Este ha de ser espeso, lechoso o transparente y sin olor.

Dolor de espalda

Sobre todo en el último trimestre el dolor lumbar y de espalda puede aparecer tras llevar varios meses la barriga encima. La musculatura también puede influir en estos dolores ya que ésta se relaja.

Gases

Si durante las primeras semanas del embarazo, notas un aumento de los gases, no debes preocuparte, es completamente normal. Este es otro de los síntomas del embarazo que experimentan muchas mujeres y un síntoma natural.

Vértigos

Durante el embarazo las hormonas alteran el organismo pudiendo provocar una bajada de azúcar, anemia, presión arterial baja, hiperventilación, náuseas… Y también vértigos, sobre todo en fases más avanzadas del embarazo, ya que se puede comprimir la vena cava con lo que en consecuencia llega menos sangre al corazón.

Ácidez de estómago

A partir del segundo trimestre de embarazo pueden aparecer los molestos ardores. Esta acidez se produce por los cambios hormonales que relajan el esfínter que separa el esófago del estómago, permitiendo el paso de los ácidos gástricos al esófago.

Cambios de humor

Los cambios de humor son muy habituales en el embarazo debido a los mismos cambios hormonales que mencionábamos.

Cambios en la piel: acné, espinillas y puntos negros

La aparición de acné, espinillas y puntos negros es completamente normal durante el embarazo. Estos cambios en la piel pueden ser leves o más severos y pueden surgir en cualquier etapa del embarazo.

Aumento de la temperatura

Tanto antes de la ovulación, como cuando nos quedamos embarazadas, la temperatura corporal puede subir más de medio grado.

Antojos

Los antojos se producen principalmente en la primera etapa del embarazo. También se pueden observar aversiones a ciertos alimentos haciendo que algún alimento concreto que te guste mucho, sea aborrecido durante el embarazo.

Los primeros síntomas del embarazo

Aunque muchos de los síntomas del embarazo se producen durante su transcurso (unos al inicio, otros hacia el final…) Durante los primeros días de embarazo ya aparecen algunos síntomas leves y cambios físicos que nos indican que estamos en estado.

  • Ausencia del periodo
  • Náuseas y vómitos
  • Hinchazón del vientre o del abdomen
  • Aumento de las ganas de orinar
  • Cansancio y sueño
  • Cambio en el gusto y el olfato
  • Mareos

Si sospechas que puedes estar en estado, puedes realizar en casa un test de embarazo y acudir a tu ginecólogo quien realizará las exploraciones y análisis necesarios: ecografía para confirmar el embarazo, control de los primeros movimientos fetales, análisis de orina y sangre.

Debes tener en cuenta que durante los primeros días de gestación, el test de embarazo puede salir negativo. La forma más segura de confirmar un embarazo es mediante un análisis de sangre.

Источник: https://www.farmaciatorrent.com/blog/infantil/los-sintomas-del-embarazo/

Malestar durante el primer trimestre y como aliviarlo

¿Es normal tener gases al principio del embarazo?

Cuando se retrasa la menstruación, la mujer suele encontrarse con un sentimiento de incertidumbre.

Quizás los síntomas que experimenta le hagan pensar que está a punto de  llegar la menstruación porque es una sensación muy parecida al síndrome premenstrual: se siente cansada, con los pechos doloridos y las típicas molestias en el bajo vientre.

Como la amenorrea (falta de menstruación) es el primer síntoma de embarazo, es conveniente esperar a la fecha en que debería llegar la menstruación para confirmarlo.

Una vez se confirma el embarazo puede haber sentimientos simultáneos de alegría, emoción, miedo o incertidumbre. Cuanto antes tomemos conciencia de que el embarazo es real, antes podremos comenzar a cuidarnos y a vincularnos con ese bebé que se desarrolla en nuestro seno.

El primer trimestre es una noria de sentimientos y emociones, subidas y bajadas de hormonas. Se producen cambios físicos y psíquicos que se nos harán más llevaderaos con buena información. Hay tantas formas de vivir el embarazo como mujeres existen.

No todas las mujeres tenemos las mismas molestias, ni las vivimos con la misma intensidad.

  Las molestias más frecuentes son: aumento de salivación, sensación de hinchazón, sensibilidad olfativa, sangrado de encías, estreñimiento, acidez, apetito desmesurado o falta de apetito, gases, aumento de sudoración, cansancio y sueño, dolor mamario, naúseas, micción frecuente, congestión nasal, mareos y dolores de cabeza.

A continuación detallamos las molestias más comunes durante el primer trimestre. Pueden darse una, varias, o ninguna de ellas.

Cansancio

Debido al aumento del volumen sanguíneo, el corazón y los órganos involucrados en la creación del nuevo ser trabajan para formar la placenta y los órganos principales del bebé, lo que conlleva un gasto mayor de energía.  Durante esta etapa lo recomendable es dormir 8 horas por la noche y una siesta durante el día.

Hay mujeres que se sienten más cómodas con una almohada entre las piernas cuando están recostadas. Llevar una dieta equilibrada, cubrir las carencias del organismo, si las hubiera, y algo de ejercicio físico adaptado pueden contribuir a aliviar la fatiga.

 Este cansancio puede acentuarse si no se tiene un ambiente limpio en casa y en el trabajo, una iluminación adecuada, buena ventilación y un entorno sin demasiado ruido.

Dolor en las mamas

La hinchazón y el dolor en las mamas se debe a que las glándulas mamarias, por efecto del estrógeno y progesterona, se preparan desde el primer día para proporcionar alimento al nuevo ser que se está gestando.

Hay quien experimenta estos cambios con tal intensidad, que el mero roce de la ropa le molesta.

La areola puede pigmentarse tornándose más oscura y podría cubrirse de pequeños granitos, los Tubérculos de Montgomery, glándulas que secretan una sustancia que protege el pezón y areola de elementos bacterianos.

  En algunas mujeres puede verse una red de líneas azuladas (Red de Haller), que se debe al aumento del flujo sanguíneo hacia las mamas.  Un buen sujetados que permita la libertad de movimientos, sin costuras molestas pero que sujete bien el pecho ayudará a sobrellevar estas molestias.

Nauseas

Es el malestar más típico y reconocido durante esta etapa, aunque no todas las mujeres la sufren con la misma intensidad. Algunas no las sienten en absoluto, otras apenas se sienten mareadas y otras llegan a vomitar varias veces al día.

Suelen ser nauseas matutinas, aunque se pueden presentar a cualquier hora del día, con la sensación de tener el estómago revuelto. La forma más grave de nauseas y vómitos se denomina “hiperémesis gravídica” y debe llevar un seguimiento médico.

Los causantes de las nauseas son varios: la rápida elevación de la hormona del embarazo (Hgc), la hormona luteinizante, el estrógeno, el estiramiento del útero y la relajación de los músculos del tracto digestivo. En la mayoría de los casos estos síntomas tienden a desaparecer a final de primer trimestre o principios del segundo.

Para aliviar las nauseas es importante beber mucho líquido, repartir las comidas en pequeños tentempiés, evitando estar muchas horas sin comer nada.

Tener a mano unas galletitas es un remedio que a muchas mujeres les funciona, porque ayudan a mantener los niveles de azúcar en sangre.

Comer algo antes de levantarse, tomar algo ligero antes de ir a dormir, descansar bien, evitar los alimentos con alto contenido en grasas y las comidas copiosas, nos ayudará a aliviar la sensación de estómago revuelto, y estaremos beneficiando nuestro cuerpo y el de nuestro bebé.

Nauseas y vómitos

Durante el primer trimestre es muy probable que sientas las famosas nauseas e incluso que vomites. Se cree que son las hormonas placentarias (gonadotropina coriónica humana y progesterona) las mayores responsables de estos molestos síntomas.

Tu cuerpo está reaccionando a muchos cambios y tu aparato digestivo se vuelve más lento, además tu olfato se ha vuelto más sensible y descubre una gama de olores que pueden resultar molestos. Por lo general, estos síntomas suelen desaparecer pasado el primer trimestre aunque en algunas mujeres perduran durante el segundo y tercer trimestre.

La sabiduría popular dice que ayuda el comer poca cantidad varias veces al día, escuchando lo que el cuerpo te pida en cada momento.

Un miedo muy común en aquellas mujeres que vomitan en estos primeros meses es el saber si le están pasando nutrientes suficientes a sus bebés. Numerosos estudios demuestran que madres con estos síntomas, paren hijos igual de sanos y con pesos semejantes a las que no los padecen o lo hacen en menor grado.

“Durante casi tres meses sentí nauseas por la mañana, pero se me pasaban cuando desayunaba. Lo peor era que de pronto había alimentos que no los quería ni ver, y otros que me sentaban mal. Cuando me paré a escuchar lo que me pedía el cuerpo, mejoré muchísimo.”

“Lo vomitaba todo. Absolutamente todo. Me preocupaba no estar pasándole nutrientes a mi bebé, pues todos se iban por el desagüe, pero mi matrona me explicó que el cuerpo es sabio y acumula lo necesario para el bebé”

Sensación de hinchazón

Esta sensación de no poder meterse en los pantalones que hasta hace unas semanas nos valían no es todavía por el tamaño del bebé; se debe al estiramiento de los músculos del útero y la consiguiente congestión. No todas las mujeres la sufren, pero si es el caso, se debe evitar la ropa ceñida o ajustada.

Micción frecuente

El crecimiento del útero comenzará a presionar la vejiga, y eso hará que la embarazada tenga que orinar más frecuentemente.

El aumento de fluidos corporales y el incremento de actividad del riñón ayudarán a que el cuerpo elimine los desechos fácilmente.

Esta presión se aliviará durante el segundo trimestre, una vez que el útero vaya creciendo y la vejiga se acomode, y volverá a lo largo del tercer trimestre, cuando  sea el bebé quien presione la vejiga.

Congestión nasal

Hacia el segundo mes de embarazo se puede tener la sensación de estar constipada sin estarlo, moqueo continuo, tos y estornudos.

Se debe a la llamada “rinitis del embarazo”, provocada por la dilatación de los vasos sanguíneos y el aumento de estrógeno, que produce más mucosidad. No es peligroso, pero puede ser molesto.

  Los tratamientos para la rinitis son: sales salinas, antihistamínicos y algunos descongestivos.

Mareos y Dolor de cabeza

Los mareos suelen producirse por una bajada de la tensión arterial, derivada del aumento de la circulación sanguínea que conlleva el proceso fisiológico del embarazo.

 Tumbarse con las piernas en alto o sentarse con la cabeza entre las piernas para favorecer el riego sanguíneo, aumentar la ingesta de líquidos, aspirar un poco de aire fresco y evitar los movimientos bruscos puede aliviar estos síntomas.

Los dolores de cabeza se producen por la bajada de glucosa en sangre. Para aliviarlos, es recomendable comer varias veces al día y andar o hacer un poco de ejercicio para favorecer la circulación. Si los dolores son muy intensos o persisten debe consultarlo con su médico. Si los síntomas persisten o son muy acusados debería consultarlo con su médico.

Bibliografía

  • “Embarazo Seguro”, Beatrijs Sumlders, Mariël Croon. Editorial Medici
  • “El gran libro del embarazo y el parto”, Sheila Kitzinger. Editorial Medici
  • “Embarazo y Parto para torpes. Todo lo que debes saber” Emilio Santos. Editorial Oberon
  • Web: Pregnancy-info.net: El primer trimestre de su embarazo

Источник: https://www.elpartoesnuestro.es/informacion/embarazo/malestar-durante-el-primer-trimestre-y-como-aliviarlo

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: