¿Es normal tener ojeras en el embarazo?

¿Es normal tener ojeras en el embarazo?

¿Es normal tener ojeras en el embarazo?

Si nunca habías usado un antiojeras, tranquila porque si ahora estás embarazada antes o después tendrás que utilizarlo.

El antiojeras es un producto que podría situarse dentro del contouring, una técnica que utiliza cosméticos para definir y realzar la estructura facial y, como las ojeras son, sin duda, uno de los asuntos que más preocupan a las mujeres en cuanto a belleza se refiere, resulta necesario saber eliminarlas, sobre todo cuando una está embarazada, que es cuando más suelen estas aparecer y cuando, además, la futura mamá está algo más sensible y susceptible a dichos cambios físicos y hormonales que está viviendo.

Índice

¿Por qué aparecen las ojeras?

Durante el embarazo, como ya veíamos, la mujer va a experimentar cambios en todo su cuerpo, pero también en su piel, sobre todo por las temidas ojeras.

Algunos de los cambios hormonales de los que hablamos sí pueden causar las ojeras durante el embarazo, y si a esto le añadimos, además, el aumento de peso en esta etapa unido a una mala digestión, mucho peor ya que ambas cosas contribuyen a que exista una circulación regular del oxígeno durante el embarazo.

Todo ello, por tanto, causará una hiperpigmentación en la piel delgada de debajo de los ojos que hará también que el resto de la piel se vea bastante pálida. Durante el embarazo las ojeras se van a ver más oscuras y se harán mucho más visibles.

Es posible también que la futura mamá duerma lo suficiente y que no tenga despertares nocturnos, pero su cuerpo está ayudando a crecer a otro ser por lo que necesitará de parte de su esfuerzo lo que sin duda le hará estar mucho más cansada de lo habitual.

Además, también podrá causarte la deficiencia de vitaminas y minerales esenciales como la vitamina A, la B, la C, el hierro o el ácido fólico. Esto también va a causar ojeras.

La falta de todas estas vitaminas y minerales podría ser bastante perjudicial porque todas ellas van a ser muy importantes en el desarrollo y en el crecimiento normal del bebé.

Hay que tener en cuenta también que todos los nutrientes que una necesita también van a tener funciones especiales en la regeneración de la piel por lo que si todos ellos se los lleva el bebé y apenas quedan para la mujer podrá ver que los procesos de la piel no están funcionando correctamente dejándola más fina y mucho más transparente. En el caso de que comiencen a aparecer dichas ojeras en el rostro siempre se podrá acudir al médico para que sea él quien pueda recomendar algunos suplementos de vitaminas y minerales adecuados durante el embarazo para ayudar tanto al bebé en su desarrollo y crecimiento como a la mamá, para que no le falte de nada.

Lo que está claro es que ninguna futura mamá quiere esa mirada cansada durante su embarazo, sino todo lo contrario, aunque a veces parezca tarea imposible evitarlo porque la mala circulación, el estrés, los cambios hormonales, el envejecimiento o la falta de sueño nos juegan malas pasadas, y no solamente durante el embarazo si no también en el posparto que es el periodo de después del parto, y que dura hasta transcurridas aproximadamente seis semanas. En él el organismo va a recuperarse rápidamente a su estado anterior.

¿Cómo debes maquillarte si estás embarazada?

La gran mayoría de las futuras mamás suele estar absolutamente radiante durante todo el embarazo, pero es normal que en algunas ocasiones estas puedan sentirse algo inseguras por lo que necesitarán diariamente resaltar su belleza, pero ¿cómo hacerlo adecuadamente? Las mujeres embarazadas muchas veces suelen dudar de cómo maquillarse correctamente porque puede que a veces el maquillaje resulte algo excesivo, y con tanta inseguridad no está nada mal seguir algún que otro consejo de cómo debería maquillarse habitualmente.

En primer lugar, lo que la mujer embarazada ha de tener en cuenta es que antes del maquillaje es necesario hidratar la piel con una buena crema que aporte luminosidad al rostro y unifique el tono y la textura de la piel.

En segundo lugar, utilizar el antiojeras adecuado (en esta etapa habrá días en los que no se duerma tanto ni tan bien ni tanto como gustaría) y elegir bien, es decir, escoger una marca adecuada que permita, al menos, disimular las ojeras y las rojeces del rostro.

Una vez se haya utilizado ya el antiojeras habrá que optar por el fondo del maquillaje. Este podrá ser algo más oscuro de lo habitual, lo que ayudará a ocultar las imperfecciones de la piel.

Sobre el maquillaje será necesario también aplicar unos polvos para que dure más tiempo y no recargar nunca demasiado los párpados, utilizar una sombra de un tono natural, y que la máscara de pestañas sea siempre nuestra gran aliada.

No te olvides de realzar tus pómulos utilizando un colorete de un tono un poco más fuerte en la parte de abajo para encuadrar el rostro, y para los labios optar por los tonos mates para conseguir unos labios atractivos, pero sin demasiado brillo de labios porque durante esta etapa probablemente los labios tendrán ya suficiente volumen.

¿Cómo evitar las ojeras?

Para evitar que se produzcan las ojeras habrá que:

– descansar lo suficiente y dormir bien

– llevar una alimentación saludable

– tomar mucho líquido, especialmente agua, y de ser posible entre un litro y medio y dos

– evitar tomar sal en exceso

– no fumar

– colocarse unas rodajas de pepino sobre los ojos o poner sobre ellos una bolsa de té de manzanilla fría

– por último, si estas aparecen, empezar a utilizar un corrector antiojeras para disfrazarlas en la medida de lo posible y disimular la hinchazón

Pero nada de alarmarse, ya que durante este periodo de gestación lo más normal es que, además, de sentirse bastante más pesada e hinchada de lo habitual, comience a notarse cómo las ojeras a medida que va pasando el tiempo van a ir apareciendo… Eso sí, todo tiene solución en esta vida, así que tranquilidad ante todo porque que esas ojeras se van a poder disimular e incluso evitar siempre y cuando se sigan bien todos los consejos

Источник: https://www.todopapas.com/embarazo/sintomas-embarazo/es-normal-tener-ojeras-en-el-embarazo-10598

Embarazada con anemia: ¿Por qué estoy tan cansada?

¿Es normal tener ojeras en el embarazo?

Los niveles bajos de glóbulos rojos o de hemoglobina en la sangre producen anemia. Esta enfermedad dificulta el transporte del oxígeno desde los pulmones hasta todos los puntos de nuestro cuerpo.

Es normal que durante un embarazo los niveles de hemoglobina y glóbulos rojos disminuyan, y que las necesidades de oxígeno aumenten.

Al metabolismo aumentado de la madre se le añade el del bebé: por ello es normal cierto grado de anemia en la embarazada.

Causas de la anemia en la embarazada

Para mantener un número adecuado de glóbulos rojos en sangre con una hemoglobina adecuada se necesitan vitaminas y minerales que participan en su producción. Los más importantes son el hierro, el ácido fólico y la vitamina B12.

Falta de hierro. Es la causa más frecuente de anemia durante el embarazo en el 95% de los casos.

  • Para tratar la anemia ferropénica podemos tomar hierro a través de los alimentos: las legumbres, verduras, el pescado y la carne roja o blanca; también encontramos mucho hierro en el hígado.
  • Pero durante el embarazo las necesidades de hierro aumentan y en ocasiones la dieta no es suficiente. La analítica del inicio del embarazo nos dirá si los niveles de hierro son correctos y sucesivamente se deben vigilar.
  • Si están bajos, es necesario tomar suplementos de hierro cada día hasta unos meses después del parto.

Anemia megaloblástica

Falta de ácido fólico y vitamina B12. Provocan las llamadas anemias megaloblásticas, pero es mucho más frecuente el déficit de ácido fólico.

De vitamina B12 existen reservas hasta para un año entero en un cuerpo sano.

El ácido fólico se encuentra en vegetales frescos -especialmente los de hoja verde y el brócoli¬-, fruta, hígados, riñones, sesos y mollejas.

  • Este nutriente no es sólo necesario para la correcta formación de glóbulos rojos, sino que también se necesita para el buen desarrollo del sistema nervioso del embrión y su déficit provoca enfermedades como la espina bífida. Si el nivel de ácido fólico está disminuido se deben tomar suplementos con las comidas para corregirlo.
  • La embarazada también debe evitar beber alcohol, que disminuye la absorción de ácido fólico en la dieta, y consultar a su médico si toma fármacos que alteran los niveles de ácido fólico, como son: antiepilépticos, barbitúricos, antibióticos…
  • Hay otras causas de anemias (destrucción de glóbulos rojos, sangrados repetidos, mutaciones de la hemoglobina, etc.), pero son muy poco frecuentes y ocurren tanto en embarazadas como en el resto de personas.

Cómo se diagnostica

La embarazada debe consultar con el médico si sufre alguno de los síntomas antes descritos de manera continuada a lo largo del día, durante mucho tiempo. Sin embargo, hoy es raro que una embarazada llegue al límite de sentir estos síntomas porque los análisis de sangre son frecuentes en cada revisión y en ellos se estudia:  

  • Niveles de hierro
  • Ácido fólico
  • Vitamina B12
  • Cantidad de glóbulos rojos y de hemoglobina
  • Volumen de glóbulos rojos en sangre o hematocrito
  • Forma y color de glóbulos rojos: en la anemia ferropénica, los glóbulos rojos son pequeños y pálidos, pero en la anemia megaloblástica, están hinchados.

Artículos Relacionados Comer alimentos ricos en hierro en el embarazo te ayudará a prevenir la anemia ferrópenica que a menudo sufren las gestantes. Durante el embarazo se produce un aumento del volumen de la sangre, lo que genera una hemodilución (dilución del hierro en más cantidad de sangre) y con ello, una… A lo largo del embarazo, cada vez que el médico te manda hacer unos análisis de sangre (en general, uno por trimestre) prestará mucha atención a los niveles de hemoglobina, al número de hematíes o glóbulos rojos presentes en tu sangre y a la cantidad de hierro que tienes almacenada. Estos… Artículos del Dr. Herráiz La anemia es la complicación hematológica más común en Obstetricia. Es la disminución en la concentración de hemoglobina en sangre, con reducción del valor del hematocrito. Para la Organización Mundial de la Salud (OMS), se considera anemia cuando la hemoglobina está por debajo de 11 gr/dl… En la semana 24 de embarazo tu hijo está ganando peso, pero aún puede moverse dentro del útero materno. Seguramente tú te encuentras mejor. En los análisis del segundo trimestre, tu ginecólogo comprobará tus niveles de hierro para prevenir o tratar su déficit. Las necesidades de hierro…

Источник: https://www.natalben.com/sintomas-embarazo/signos-durante-el-embarazo

Estos son los cambios que pueden producirse en la cara de la mujer durante el embarazo

¿Es normal tener ojeras en el embarazo?

El embarazo es una etapa fascinante, en la que el cuerpo de la mujer cambia por momentos y de manera asombrosa. De entre todos los cambios que se producen, los que se suceden en la piel son quizá los más notables, sobre todo si estos tienen lugar en la cara.

Hoy te contamos qué cambios pueden producirse, tanto en la piel como en el rostro de la embarazada y si es cierto eso que dicen de que el embarazo aporta mayor luminosidad y resplandor.

Comenzamos por analizar cómo afecta el embarazo al cabello: ¿se vuelve más fuerte y brillante?, o como suele ocurrir en el postparto, ¿aumenta su fragilidad?

Durante el embarazo, todo el cuerpo se ve revolucionado por la acción de las hormonas, y el pelo no es una excepción. El cabello de la mujer sufre cambios debido a que las hormonas placentarias provocan un aumento de la secreción sebácea del cuero cabelludo.

Por tanto, según el tipo de pelo que tenga la mujer antes de quedar embarazada, los cambios le afectarán de una u otra forma. Algunas lucen mejor melena que nunca, mientras que en otras el pelo se vuelve grasiento o sin brillo. Si te ocurre esto último, lávalo con frecuencia y aplícale una crema regeneradora.

Esas hormonas son también las responsables de que el pelo se caiga menos durante el embarazo. La secreción de estrógenos mantiene casi todos los cabellos en fase de crecimiento

Cloasma, las temidas manchas del embarazo

El cloasma gestacional o melasma, también conocido como 'paño o mancha del embarazo' son unas manchas color café con leche que aparecen en la cara, sobre todo en la zona del labio superior, los pómulos y la frente.

Este problema estético facial es típico de las embarazadas debido al aumento de los niveles de estrógeno y progesterona. Esta actividad hormonal fuera de lo común provoca un aumento de la secreción de melanina por parte de los melanocitos, las células encargadas de fabricar este pigmento natural de la piel que nos da el color del bronceado.

Hay mujeres más propensas a sufrir cloasma que otras, dependiendo de su condición genética, el tono de su piel y la exposición al sol, el principal enemigo de estas manchas. Podemos prevenir su aparición evitando tomar el sol sin la protección adecuada.

Cutis resplandeciente… o con tendencia acneica

En lo que respecta a la piel de la cara, el cutis puede verse más resplandeciente debido al aumento del flujo sanguíneo, el cual mejora la irrigación cutánea y proporciona una piel con mayor luminosidad. Es por ello que muchas personas afirman que «las embazaras tienen una luz especial», y no van desencaminadas.

Pero también puede ocurrir el fenómeno contrario, y debido al aumento de grasa de las glándulas sebáceas aparecer granos o agravar el acné que ya tuviera la mujer antes de quedar embarazada.

Utilizar un jabón depurativo suave, aumentar la hidratación -tanto de la piel, como internamente- y aplicar unos cuidados básicos de higiene y limpieza facial, puede ayudarte a mantener tu cara libre de acné durante el embarazo.

Erupciones que pican

Otra consecuencia de los cambios hormonales es la aparición de erupciones cutáneas, aunque por suerte esta condición solo ocurre en una de cada diez mujeres embarazadas. Suele aparecer al final de la gestación, y muy especialmente en el caso de madres primerizas.

Las erupciones, que reciben el nombre de «erupción polimorfa del embarazo», pican, molestan y pueden presentarse de formas variables, tanto en la cara como en otras partes del cuerpo. Si aparecen es importante consultarlo con el médico, quien nos indicará el tratamiento a seguir para eliminar las molestias.

Cara más redonda

Hacia el final del embarazo, la acción de los estrógenos y del cortisol modifican la distribución de las grasas corporales y se acumula líquido suplementario bajo la piel. Esto hace que muchas mujeres tengan la cara un poco más redonda e hinchada los días previos a dar a luz.

No obstante, una hinchazón en piernas, manos, cara y/o tobillos podría ser un síntoma de preeclampsia, una enfermedad que eleva la presión arterial y puede provocar riesgos durante el embarazo. Por eso, en caso de presentar edema es recomendable consultar con el ginecólogo o la matrona.

Otro problema menos frecuente asociado a la retención de líquidos es el edema ocular. Esto hace que algunas mujeres noten que su mirada ya no es tan resplandeciente como de costumbre, o que incluso vean un poco borroso. También se recomienda consultar estos cambios con el profesional sanitario.

La rinitis del embarazo

Otro de los cambios habituales que tiene lugar en la cara de la embarazada se sucede en la nariz, debido a la dilatación de los vasos sanguíneos. Es lo que se conoce como 'rinitis del embarazo', y provoca sequedad, congestión, cambios en el tono de voz e incluso ronquidos.

Puede suceder en cualquier trimestre, aunque es más frecuente que ocurra en el segundo, afectando alrededor del 20% de las embarazadas. Para aliviar las molestias, intenta evitar los ambientes muy secos, las sustancias irritantes como perfumes o humo, bebe abundante líquido, hazte lavados nasales con suero fisiológico y procura no sonarte muy fuerte la nariz para evitar hemorragias nasales.

Cambios en las encías

Y terminamos nuestro repaso con otro de los cambios más frecuentes y molestos que esta vez se suceden en la boca. Se trata de la gingivitis, una enfermedad periodontal que conlleva inflamación y sangrado de las encías y que afecta a más del 50% de las embarazadas en algún momento de la gestación.

Para prevenir la gigivitis es necesario llevar una correcta higiene bucal, con cepillado de dientes tras cada comida, uso de hilo dental, enjuagues bucales, y visita regular al dentista. También se deben evitar los alimentos que contengan azúcar refinada en grandes cantidades, y en cualquier caso lavarse los dientes inmediatamente después de consumirlos.

Fotos | iStock

En Bebés y Más | ¿Tendré una piel y un pelo bonitos? Cuidados durante el embarazo, Alergias de la piel en el embarazo: urticarias y otras molestias

Источник: https://www.bebesymas.com/embarazo/estos-cambios-que-pueden-producirse-cara-mujer-durante-embarazo

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: