¿Es normal tener pinchazos en los pechos durante la lactancia?

Contents
  1. Dolor en los senos (mamas): 8 principales causas y qué hacer
  2. 1. Quistes en los senos
  3. 2. Síndrome premenstrual o menstruación
  4. 3. Cambio de pastillas anticonceptivas
  5. 4. Uso de medicamentos
  6. 5. Menopausia
  7. 6. Embarazo
  8. 7. Dolor en los senos durante la lactancia
  9. 8. Inicio de la pubertad
  10. Otras posibles causas 
  11. Cuándo el dolor puede ser un signo de cáncer
  12. Cuándo debe acudir al médico
  13. Sensación de pinchazos y quemazón en el pecho | ¿Tengo mastitis subaguda?
  14. ¿A qué se deben estas molestias o el dolor que comporta la mastitis subaguda?
  15. Entonces, ¿no sale leche?
  16. Me han dicho que tengo candidiasis en el pecho y además mi bebé tiene muguet
  17. ¿Qué tengo que hacer primero?
  18. Pero además tengo el pezón destrozado ¿qué debo hacer?
  19. Me han hablado de los probióticos, ¿sirven?
  20. Ya los he tomando y no han funcionado, ¿qué más puedo hacer?
  21. He tenido muchas mastitis en estos meses de lactancia ¿qué debo hacer?
  22. Cuidado De Los Senos Para Las Madres Lactantes Care Guide Information En Espanol
  23. ¿Por qué es importante el cuidado de los senos durante la lactancia materna?
  24. ¿Qué cambios en los senos pueden ocurrir mientras estoy lactando?
  25. ¿Qué problemas puedo tener con los senos durante la lactancia?
  26. ¿Qué puedo hacer para contribuir a prevenir problemas en los senos durante la lactancia?
  27. ¿Cuándo debo comunicarme con mi médico?
  28. ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:
  29. Further information
  30. ▷¿Que es la Mastitis? | ¿Sintomas y Cómo Tratarla? Pampers
  31. ¿Qué es la Mastitis? | Conoce Más Acerca:
  32. Señales y Síntomas de Mastitis: ¿Qué es la Mastitis?
  33. ¿Cuáles son las causas de la mastitis?
  34. ¿Cómo prevenir la mastitis?
  35. Amamantar con mastitis
  36. Tratamiento para la mastitis
  37. Estoy amamantando y me dan punzadas en el pecho
  38. Dolor de pecho durante la lactancia
  39. ¿A que otras causas puede deberse el dolor en el pecho?
  40. ¿Cómo prevenir el dolor de pechos?

Dolor en los senos (mamas): 8 principales causas y qué hacer

¿Es normal tener pinchazos en los pechos durante la lactancia?

El dolor en los senos, conocido como mastalgia, es un síntoma común que afecta alrededor del 70% de las mujeres, y puede ser causado por cambios hormonales comunes relacionados con el síndrome premenstrual (SPM), menstruación o menopausia, pero en algunos casos puede estar relacionada con otras situaciones más graves como mastitis durante la lactancia, presencia de quistes en el seno, o incluso, cáncer de mama.

El dolor en los senos puede ser controlado con soluciones caseras como el uso de compresas tibias, masajes durante el baño y con el uso de ropa y sostenes cómodos, siendo muy raro el uso de medicamentos.

En caso de que el dolor y la incomodidad permanezcan por más de 15 días y si parece que no está relacionada con la menstruación o menopausia, se debe acudir al ginecólogo para una evaluación, y si es necesario, realizar exámenes.

El dolor puede ocurrir en sólo una mama o en las dos al mismo tiempo, pudiendo incluso irradiarse hacia los brazos. Este dolor mamario puede ser leve, siendo considerado normal, pero también puede ser severo impidiendo la realización de las tareas diarias. A continuación indicamos las causas más comunes:

1. Quistes en los senos

Algunas mujeres tienen un tejido mamario irregular llamado senos fibroquísticos, que puede causar dolor principalmente antes de la menstruación. Este tipo de problema no está vinculado al cáncer, pero también causa la formación de nódulos en los senos que pueden crecer o desaparecer por si solos.

Qué hacer: en los casos en que el dolor no está relacionado con la menstruación, se pueden utilizar medicamentos como Paracetamol, Aspirina o Ibuprofeno, bajo indicación médica. Vea con más detalles cómo se realiza el tratamiento.

2. Síndrome premenstrual o menstruación

Antes y durante la menstruación, las alteraciones hormonales pueden provocar mastalgia en algunas mujeres, no siendo grave, a pesar de causar incomodidad todos los meses.

 Puede causar puntadas y sensibilidad en los senos o en los pezones.

Cuando el dolor es leve o moderado y dura de 1 a 4 días, se considera normal, pero cuando dura más de 10 días y se irradia hacia los brazos o axilas, debe ser evaluado por un ginecólogo o mastólogo.

Qué hacer: raramente es necesario tomar medicamentos, pero la ingesta continua de pastillas anticonceptivas puede ayudar a aliviar los síntomas en cada período menstrual.

Cuando el dolor es muy molesto, el ginecólogo puede indicar la ingesta de Bromocriptina, Danazol y Tamoxifeno.

También puede indicar como opciones naturales el Agnus-Castus, Aceite de onagrax o vitamina E, que deben tomarse durante 3 meses para luego evaluar los resultados.

3. Cambio de pastillas anticonceptivas

Al iniciar la toma o cambiar de anticonceptivo pueden surgir dolores en los senos, que puede ser leve o moderado y generalmente afecta los dos senos al mismo tiempo, pudiendo también haber sensación de ardor.

Qué hacer: el masaje durante el baño y el uso de un sostén cómodo puede ser una buena solución mientras el cuerpo no se adapta a la pastilla anticonceptiva, lo que puede tardar de 2 a 3 meses.

Además de estas causas existen muchas otras, como traumatismos, realizar actividad física, tromboflebitis, adenosis esclerosante, tumores benignos o macroquistes, que pueden ser diagnosticados por el ginecólogo o el mastólogo.

Por lo que si el dolor en los senos continúa presente incluso llevando a cabo las soluciones caseras que indicamos aquí se recomienda una consulta para que el médico pueda hacer el diagnóstico e indicar el tratamiento más adecuado para cada situación.

4. Uso de medicamentos

La toma de ciertos medicamentos como Metildopa, Espironolactona, Digoxina, Oximetolona y Clorpromazina tienen como efecto secundario dolor en los senos.

Qué hacer: se debe informar al médico sobre el surgimiento de este síntoma y también de su intensidad. El médico puede comprobar la posibilidad de indicar la toma de otro medicamento que no cause mastalgia.

5. Menopausia

Algunas mujeres cuando están entrando en la menopausia pueden sentir dolor en los senos o sensación de ardor, además de otros síntomas típicos de la menopausia, como bochornos, sudoración nocturna y alteraciones de humor, por ejemplo.

El dolor en los senos ocurre debido a la alteración de los niveles de estrógeno y progesterona en el cuerpo, que tienden a variar bastante durante la primera fase de la menopausia, afectando el tejido mamario y causando malestar.

Qué hacer: no es necesario ningún tratamiento específico, pero usar un sostén con buen soporte, disminuyendo la cantidad de cafeína y aplicar compresas tibias sobre los senos, son estrategias simples que pueden reducir el dolor.

6. Embarazo

Los senos pueden ser especialmente sensibles al principio y al final del embarazo, debido al crecimiento de las glándulas mamarias o a la producción de leche materna. Si sospecha que pueda estar embarazada, vea cuáles son los primeros signos y síntomas del embarazo.

Qué hacer: colocarse compresas calientes puede ayudar a aliviar la incomodidad, así como tomar un baño con agua tibia y masajear la región. En el embarazo se recomienda usar sostenes especiales para la lactancia, ya que proporcionan un mejor soporte de los senos.

7. Dolor en los senos durante la lactancia

Durante la lactancia cuando los senos están llenos de leche, las mamas pueden ponerse duras y muy doloridas. También puede ocurrir un dolor agudo, localizado en el pezón, esto puede indicar la existencia de una grieta, que provoca intenso dolor e incluso sangrado.

Otra situación más grave que puede ocurrir durante la lactancia o inclusive unos días antes del parto es que la leche materna se estanque y obstruya los conductos por donde sale, pudiendo causar una infección llamada mastitis, la cual genera un intenso dolor en los senos, en la areola o en el pezón, y suele estar acompañado de otros síntomas como enrojecimiento, bultos que se palpan y calor de la zona afectada. Conozca más sobre los factores que pueden interferir con la lactancia materna.

Qué hacer: si la mama está llena de leche, la mejor estrategia es darle una toma al bebé o extraer la leche con una bomba manual o eléctrica.

Si los pezones están doloridos, se debe observar bien el área para verificar si hay algún conducto tapado o grieta en el lugar donde se presenta el dolor.

Por lo que si hay algún problema con la lactancia, el enfermero especialista en obstetricia o el pediatra puede indicarle personalmente qué hacer para solucionar este problema. 

8. Inicio de la pubertad

Las niñas entre los 10 y 14 años que están entrando en la pubertad, pueden presentar un pequeño dolor o molestia en los senos que están empezando a crecer, y se vuelven más doloridos.

Qué hacer: no es necesario ningún tratamiento específico, pero el baño con agua tibia puede aliviar la incomodidad. En esta fase también es importante usar un sujetador que sea un buen apoyo y que sea adecuado para el tamaño de los senos.

Otras posibles causas 

Además de estas causas, también existen muchas otras situaciones como un traumatismo, la realización de actividad física, tromboflebitis, adenosis esclerosante, tumores benignos o macroquistes, los cuales deben ser diagnosticadas por un médico especialista.

En caso que el dolor en los senos continúe a pesar del tratamiento y remedios caseros, debe acudir al ginecólogo o mastólogo para que le realice una evaluación que permita diagnosticar cuál es el problema e indicar el tratamiento más adecuado.

Cuándo el dolor puede ser un signo de cáncer

Raramente el dolor en los senos es una señal de cáncer, ya que generalmente los tumores malignos no causan dolor. En el caso del cáncer de mama otros síntomas deben estar presentes como salida de secreción por el pezón, presencia de un surco en la mama, entre otros.

Las mujeres con mayor riesgo de tener cáncer de mama son las que poseen antecedentes familiares con este tipo de cáncer, que tienen más de 45 años de edad, y las que ya han tenido algún tipo de cáncer previamente. Las mujeres jóvenes que amamantaron y que sólo tuvieron lesiones benignas, o incluso aquellas que tuvieron quistes benignos no tienen un riesgo aumentado de padecer cáncer de mama.

En cualquier situación, en caso de que se sospeche de cáncer de mama se debe acudir al ginecólogo para que evalúe los signos y síntomas e indique la realización de una mamografía a partir de los 40 años de edad para verificar si realmente se trata de cáncer o alguna otra enfermedad.

Vea más sobre los síntomas que pueden indicar cáncer de mama.

Cuándo debe acudir al médico

Se debe acudir al médico cuando el dolor en los senos es fuerte o dura más de 10 días consecutivos, o si aparece en conjunto con otros síntomas como:

  • Secreción clara o con sangre en el pezón;
  • Enrojecimiento o pus en las mamas;
  • Fiebre;
  • Surgimiento de un nódulo o una bolita en los senos que desaparece después del período menstrual.

Además de esto, es importante acudir al ginecólogo al menos una vez al año para realizar exámenes de control ginecológico y de los senos, como forma de prevenir e identificar alteraciones o enfermedades a tiempo.

El médico normalmente evalúa los senos observando el lugar del dolor, si hay alteraciones como asimetría o retracción de la mama en algún punto, y también busca ganglios inflamados o doloridos en las axilas o en las clavículas para verificar si hay necesidad de solicitar exámenes como mamografía o ecografía mamaria, sobre todo si hay antecedentes de cáncer en la familia.

Источник: https://www.tuasaude.com/es/dolor-en-los-senos/

Sensación de pinchazos y quemazón en el pecho | ¿Tengo mastitis subaguda?

¿Es normal tener pinchazos en los pechos durante la lactancia?

En muchas ocasiones nos contactan mujeres que hace días o semanas (¡o hasta meses!) que tienen sensación de escozor en los pezones, sobre todo al inicio de la toma y justo después de ésta.

A veces, también con dolor en el pecho y sensación de pinchazos que van hacia las costillas.

Los pezones suelen estar más rosados de lo habitual y, en algunos casos, aparecen perlas de leche o grietas que no hay forma de curar, o que aparecen y desaparecen.

Todas estas sensaciones podrían estar relacionadas principalmente con un mal agarre y de hecho, si tenéis este tipo de molestias, lo primero que habría que hacer es revisar que el agarre del bebé sea el adecuado.

Pero en los últimos años, y después de trabajar mucho el tema del agarre y ver que había madres que aun así seguían con dolor y molestias, se empezó a investigar y conocer más acerca de las bacterias que contiene la leche materna.

De aquellas nuevas investigaciones, aparecieron nuevas tipificaciones de mastitis, diferentes de la conocida mastitis aguda. La primera de la que os queremos hablar es de la llamada mastitis subaguda.

Para ello os respondemos a vuestras preguntas más habituales:

¿A qué se deben estas molestias o el dolor que comporta la mastitis subaguda?

La leche de la mujer que amamanta está llena de bacterias “buenas” que son beneficiosas tanto para la madre como para el bebé.

Por diferentes motivos, algunas de ellas pueden aumentar en cantidad y empezar a depositarse en los conductos por donde sale la leche, que junto con otras sustancias, pueden hacer que los conductos se estrechen y que la leche fluya más despacio. A veces, incluso llegan a obstruir completamente el conducto causando las llamadas perlas de leche.

Entonces, ¿no sale leche?

La leche sale, pero es posible que fluya con más dificultad, haciendo que el bebé se enfade más cuando mama, que tengas la sensación de que está más nervioso y tira más del pezón, y todo ello haciendo más dolorosa la toma aún si cabe.

Me han dicho que tengo candidiasis en el pecho y además mi bebé tiene muguet

Durante mucho tiempo se pensó que las cándidas (hongos) en el pezón causaban esta sintomatología y se recomendaba aplicar antimicóticos (cremas específicas para los hongos) en el pezón y areola. En muchas ocasiones el dolor de la madre en el pecho coincidía con la aparición de hongos o muguet en la boca del bebé.

Las investigaciones sobre microorganismos presentes en la glándula mamaria han descartado la presencia de cándidas: el pezón y areola no son sitios donde éstas se puedan reproducir fácilmente, y tampoco los conductos. Estos estudios descubrieron que son bacterias y no hongos las que producen el dolor o malestar en el pezón y el pecho, y así mismo, estas bacterias pueden favorecer el crecimiento de hongos en la boca del bebé

¿Qué tengo que hacer primero?

Antes que nada hay que buscar la causa de la mastitis. Si no tratamos la causa, aunque sigas las siguientes recomendaciones, es posible que en poco tiempo vuelvas a estar igual. Repasa la técnica de la lactancia. Recuerda que ni en el momento del agarre ni posteriormente debe doler el pecho.

Si reposicionando al bebé no es suficiente, busca ayuda, y que una experta valore la boquita del bebé para ver la movilidad de su lengua. Muchas veces, si consigues una buena técnica y baja el dolor en la toma, las molestias mejoran a los pocos días y es posible que no necesites más tratamientos.

Pero además tengo el pezón destrozado ¿qué debo hacer?

Si tienes grietas, conviene lavarlas dos o tres veces al día con agua y jabón neutro para la piel, secarlas con toallas de papel desechable y mantenerlas limpias durante el día. Es importante cuidarlas, ya que son una vía de entrada de microorganismos.

Si tienes perlas de leche, en este caso no se recomienda tocarlas ni pincharlas, ya que es todo el conducto el que puede estar obturado por las bacterias. Si se tocan pocas veces mejoran las molestias y, en cambio, puede haber más posibilidad de sobreinfección.

Si las molestias persisten, hay dos líneas de tratamiento, que deben ser supervisadas por una profesional de la salud: uso de probióticos o uso de antibióticos.

Me han hablado de los probióticos, ¿sirven?

Los probióticos son microorganismos vivos que están destinados a mejorar la flora de cierto lugar del cuerpo.

Específicamente, para el pecho se ha visto que hay dos tipos de probióticos que podrían ayudar cuando hay síntomas de mastitis subaguda: el lactobacillus fermentum y el lactobacillus salivarius.

Parece que podrían mejorar entre el 60 y el 80% de los casos, por lo que aunque todavía haya pocos estudios sobre el tema, al tener escasos efectos secundarios pueden ser una buena elección.

Ya los he tomando y no han funcionado, ¿qué más puedo hacer?

Como hemos comentado anteriormente, los probióticos no funcionan en todos los casos. Cuando las molestias no remiten al cabo de un tiempo de usarlos, sientes mucho dolor o si disponemos de un cultivo de leche que nos señale qué antibiótico tomar, podría estar indicado un tratamiento antibiótico. Es importante que los antibióticos que se usen sean recetados por una médico.

He tenido muchas mastitis en estos meses de lactancia ¿qué debo hacer?

Si tienes la posibilidad de hacer un cultivo con antibiograma de leche cuantitativo, adelante.

Es una herramienta muy importante para poder saber qué bacteria o bacterias son las causante del problema y, por lo tanto, también para tratarlo mejor.

La dificultad aquí es que el laboratorio los haga según los protocolos específicos, ya que la forma de hacerlos y contabilizarlos es diferente a la usada para los cultivos de sangre u orina, por ejemplo.

Para el tratamiento y abordaje de este tipo de problemas os facilitamos un enlace donde encontraréis la guía Prioam, realizada por expertos en infecciones: http://guiaprioam.com/indice/mastitis-y-absceso-mamario-lactacional/

Si tienes dolor, no dudes en pedir ayuda. En la lactancia materna el dolor no es normal e indica que alguna cosa se puede mejorar.

Sabemos que es un tema controvertido, con muchos puntos de vista y posicionamientos distintos.

Es necesario promover la investigación sobre temas relacionados con la lactancia materna para poder dar luz a dificultades comunes que se encuentran las madres durante este período.

Si tienes alguna duda, puedes entrar en el chat de LactApp donde nuestras expertas te ayudarán a resolverlas.

Источник: https://blog.lactapp.es/sensacion-pinchazos-quemazon-en-el-pecho-mastitis-subaguda/

Cuidado De Los Senos Para Las Madres Lactantes Care Guide Information En Espanol

¿Es normal tener pinchazos en los pechos durante la lactancia?

This material must not be used for commercial purposes, or in any hospital or medical facility. Failure to comply may result in legal action.

¿Por qué es importante el cuidado de los senos durante la lactancia materna?

Sus senos experimentarán ciertos cambios normales mientras amamanta a su bebé. A veces surgen problemas con los senos y los pezones durante la lactancia.

Entérese de qué cambios son normales y cuáles podrían ser problemáticos.

El cuidado de sus senos puede ayudarle a evitar y mantener bajo control ciertos problemas, de modo que tanto usted como su bebé disfruten de los beneficios de la lactancia materna.

¿Qué cambios en los senos pueden ocurrir mientras estoy lactando?

  • Durante los primeros días posteriores al nacimiento del bebé, su cuerpo producirá una pequeña cantidad de leche materna, llamada calostro. Su cuerpo comenzará a producir la leche madura a los 2 a 5 días. Es posible que la leche madura tarde hasta 10 días en bajar. Cuando baje la leche madura, sus senos se pondrán llenos y firmes. Es posible que estén un poco doloridos.
  • Sus senos dejarán de sentirse llenos cuando amamante al bebé. Es posible que sienta un hormigueo cuando sale la leche de los senos. Esta sensación se conoce como el reflejo de bajada de leche. Pasados 7 o más días, es posible que no sienta los senos tan llenos. Sus pezones se deberían de ver iguales que antes de comenzar a amamantar. Es buena señal si siente los senos llenos antes de amamantar y vacíos después de alimentar al bebé.

¿Qué problemas puedo tener con los senos durante la lactancia?

  • Dolor en los pezones puede ocurrir cuando comience a amamantar a su bebé. Es posible que le duelan los pezones si el bebé no se prende correctamente del pecho. El hecho de colocar al bebé en la posición correcta para que se prenda bien del pecho pueden eliminar o aliviar el dolor en los pezones. Pida a su médico que le enseñe a hacer que su bebé se prenda correctamente del pecho. También le puede ser de beneficio colocar una compresa tibia en sus pezones para ayudar a reducir el dolor.
  • Conductos lactíferos obstruidos podrían causar que se formen bultos dolorosos en los senos. Es posible que los conductos lactíferos se obstruyan si los senos no se vacían por completo cuando amamanta al bebé. Extraiga la leche que quede en sus senos una vez que el bebé termine de amamantar. No use blusas apretadas, sostenes apretados ni sostenes con varillas. Estos pueden presionarle los senos.
  • La congestión mamaria ocurre cuando la leche baja después de que empiece a amamantar. La congestión mamaria puede causar que sus senos se inflamen y duelan. Puede también que esto suceda si el bebé se saltea una comida o si no le da el pecho cuando el bebé se lo pide. La mejor manera de combatir los síntomas de la ingurgitación mamaria es dar de comer al bebé a menudo para vaciar los senos. Puede que al bebé le resulte difícil prenderse de los senos cuando están congestionados. Si esto sucede, exprima una pequeña cantidad de leche y después haga que el bebé se prenda del pecho. Puede colocarse una toallita fría y húmeda sobre los senos para aliviar el dolor y la inflamación. Pregunte a su médico la frecuencia y cantidad de tiempo que usted debería usar la toallita fría.
  • Una infección mamaria llamada mastitis podría desarrollarse si usted tiene una obstrucción en los conductos mamarios o una congestión. Como resultado de la mastitis, los senos se enrojecen, se inflaman y duelen. También es posible que presente síntomas similares a los de la gripe, como escalofríos y fiebre. Colóquese una toallita húmeda y caliente sobre los senos para aliviar el dolor. Pregunte a su médico con qué frecuencia hacerlo. Es posible que usted deba tomar un medicamento, como el ibuprofeno, para aliviar el dolor y bajar la inflamación. También podría necesitar antibióticos para tratar una infección bacteriana. Pregunte a su médico si debería amamantar al bebé cuando tiene una infección mamaria.

¿Qué puedo hacer para contribuir a prevenir problemas en los senos durante la lactancia?

  • Ayúdele a su bebé a tomar bien el pezón. Sujete la nuca de la cabeza para ayudarlo a prenderse de su pecho. Toque su labio con su pezón y espere a que abra la boca. El labio inferior y la barbilla del bebé deberían tocar la areola (área oscura alrededor del pezón) primero. Ayude al bebé a meter la mayor cantidad posible de la areola dentro de su boca. Usted debería sentir como que el bebé no se puede separar de su seno con facilidad. Alivie la succión suavemente y vuelva a colocar a su bebé si éste solamente está mamando del pezón. Hable con una experta en lactancia si usted necesita ayuda para amamantar a su bebé.
  • Evite que la muerda. Es posible que el bebé comience a cortar los dientes a los 3 o 4 meses de edad. Para evitar que la muerda, desprenda la succión una vez que haya acabado de amamantar o si se queda dormido. Para desprender la succión coloque su dedo en la esquina de la boca del bebé. Si la muerde, reaccione con sorpresa o disgusto. Anímelo cuando no la muerda.
  • Amamante a su bebé de forma regular. Alimente al bebé de 8 a 12 veces al día. Es posible que deba despertarlo para darle de comer durante la noche. El bebé debería alimentarse por igual de los dos senos a lo largo del día. Si el bebé solamente toma leche de 1 seno una vez, ofrézcale el otro seno primero la próxima vez que lo amamante.
  • Programe y asista a todas sus citas de seguimiento. Hable con su médico durante las visitas de seguimiento si está teniendo problemas con sus senos. Es posible que los médicos le sugieran que participe en un grupo de apoyo para la lactancia materna o programe citas con una experta en lactancia.

¿Cuándo debo comunicarme con mi médico?

  • Usted tiene fiebre y escalofríos.
  • Usted tiene dolores en el cuerpo y siente que no tiene energía.
  • Uno o ambos senos están rojos, inflamados, duros o doloridos.
  • Su seno se siente tibio o caliente.
  • Tiene congestión mamaria que no mejora en 24 horas.
  • Ve o siente un bulto en su seno que le duele al tocarlo.
  • Le duelen los pezones cuando amamanta o entre sesiones de lactancia.
  • Sus pezones están rojos, secos, agrietados, sangran o tienen costras.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de ayudar a planear su cuidado. Aprenda todo lo que pueda sobre su condición y como darle tratamiento. Discuta sus opciones de tratamiento con sus médicos para decidir el cuidado que usted desea recibir.

Usted siempre tiene el derecho de rechazar el tratamiento.Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos.

Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.

Medical Disclaimer

Источник: https://www.drugs.com/cg_esp/cuidado-de-los-senos-para-las-madres-lactantes.html

▷¿Que es la Mastitis? | ¿Sintomas y Cómo Tratarla? Pampers

¿Es normal tener pinchazos en los pechos durante la lactancia?

La mastitis es una infección mamaria que generalmente causa dolor en los pechos y sensibilidad, algunas mujeres experimentan pezones duros.

La mastitis es comúnmente padecida por las madres lactantes durante las primeras semanas de amamantar, aunque también puede presentarse en otras etapas de la lactancia. El tratamiento temprano de la infección es crucial para evitar el desarrollo de complicaciones.

Para ayudar a tratar la mastitis, los proveedores de atención médica generalmente recetan antibióticos.

La lactancia materna en realidad puede ayudar a prevenir y resolver la enfermedad, pero es importante utilizar las técnicas correctas así como conocer las posiciones ideales para amamantar que facilitan la tarea del bebé y ayudan a vaciar los pechos en cada toma. Sigue leyendo para conocer los síntomas y los factores de riesgo, y para conocer los pasos que puedes seguir para ayudar a prevenir y tratar la mastitis.

¿Qué es la Mastitis? | Conoce Más Acerca:

La mastitis es una inflamación del tejido mamario producida por una infección. Generalmente afecta a las madres que amamantan (también conocida como mastitis por lactancia) y ocurre durante las primeras 6 a 12 semanas del establecimiento de la lactancia.

Sin embargo, es cierto que puede ocurrir más adelante, no solo en las primeras semanas de vida del bebé. La mastitis puede ser dolorosa y puede poner en riesgo el establecimiento de la lactancia materna.

¡Pero no te desanimes! Una vez que la infección haya desaparecido podrás amamantar sin dolor y disfrutar plenamente de este tiempo compartido con tu bebé.

Señales y Síntomas de Mastitis: ¿Qué es la Mastitis?

Cuando comienzas a amamantar es normal tener un poco de dolor en los pechos o sensibilidad, entonces te preguntarás ¿por qué me duelen los pechos? o ¿cómo se siente la mastitis? Estas son algunas de las señales y síntomas de la mastitis:

  • Dolor en los pechos o sensación de ardor durante la lactancia. La mastitis suele afectar un solo seno, muy rara vez se siente en ambos pechos.
  • Hinchazón del seno
  • Sensación de intenso calor en el pecho
  • Enrojecimiento de la mama (algunas veces el seno parece tomar forma de cuña)
  • Fiebre y escalofríos.

¿Cuáles son las causas de la mastitis?

Las principales causas de mastitis suelen ser:

  • Leche materna atrapada. Si la técnica de amamantamiento es incorrecta, es posible que el seno no se vacíe por completo cuando tu bebé termine de comer. La leche materna atrapada puede causar dolor en los senos y potencialmente provocar una infección. Por eso es recomendable consultar una asesora de lactancia certificada.
  • Conducto de leche bloqueado. Si un conducto de leche se obstruye, puede producirse una acumulación de leche. Si el bloqueo no se trata, puede producirse una infección de los senos.
  • Bacterias. Las bacterias que viven en la piel o en la boca del bebé pueden ingresar a los conductos de la leche a través de una grieta en la piel del pezón, o de una abertura del conducto de la leche.
  • Algunas madres son más susceptibles que otras, y algunos factores de riesgo incluyen:
  • Pezones agrietados
  • Permanecer en una sola posición mientras amamantas, lo que hace que la mama no se drene completamente
  • Usar un sujetador demasiado ajustado o que presione el pecho, lo que puede restringir el flujo de leche
  • El cansancio y el estrés pueden también influir en el proceso inflamatorio. ¡Pero qué madre no está cansada en las primeras semanas con su bebé! ¡Ánimo!
  • Haber tenido mastitis previamente puede aumentar el riesgo de mastitis recurrente por lactancia.

¿Cómo prevenir la mastitis?

Algunas recomendaciones que pueden ayudar a prevenir la mastitis:

  • Asegúrate de que tu bebé se prenda correctamente al pecho mientras amamantas.
  • Cambia de posición mientras amamantas para ayudar a vaciar completamente cada seno.
  • Asegúrate de que tu bebé vacíe un pecho antes de cambiarlo a otro.
  • Amamanta tan a menudo como puedas y por el tiempo que tu bebé lo pida. No dejes pasar demasiado tiempo entre cada toma.
  • Lee más sobre la lactancia materna, consulta una asesora de lactancia certificada para aprender las técnicas correctas para amamantar, así como resolver las dudas que puedas tener, ya que cada experiencia es diferente.

Eventualmente, cuando desees destetar a tu bebé puedes llevar a cabo el proceso de destete sin contraer mastitis, para esto es imprescindible que hables con tu asesora de lactancia o proveedor de atención médica para obtener más información.

Amamantar con mastitis

Puedes amamantar con mastitis. Quizá sea un poco incómodo al principio, pero la lactancia suele ayudar a resolver el problema más rápido. También es seguro y bueno para tu bebé.

Las propiedades antibacterianas de la leche materna ayudan a proteger a tu bebé contra la infección.

Consulta a tu médico sobre darle pecho a tu bebé en caso de que debas tomar antibióticos para combatir la mastitis, y solicita que te receten un antibiótico compatible con la lactancia.

Tratamiento para la mastitis

Es importante tratar la mastitis tan pronto como te des cuenta de padecerla. Al principio puedes tener síntomas parecidos al resfriado común, seguidos por dolor en los pechos. En este punto, es importante hablar con tu proveedor de atención médica sobre cómo tratar la mastitis, ya que si no se trata, puede formar un absceso y puede llegar a requerir un drenaje profesional.

Los antibióticos tomados vía oral son la prescripción más común para tratar la mastitis, sin embargo, en muchos casos no es necesario llegar a tomarlos si consultas a tiempo tu asesora de lactancia y aplicas las técnicas recomendadas para dar el pecho.

En caso de tener episodios de mastitis recurrente es importante comunicarte tanto con tu asesora de lactancia, así como con tu médico obstetra.

Estos consejos también pueden ayudarte a aliviar la mastitis:

  • Sigue los consejos de prevención que te hemos dado más arriba, por ejemplo, amamantar regularmente ayuda a reducir la inflamación y desbloquear los conductos de leche. Recuerda que la lactancia practicada correctamente puede ayudar a resolver la mastitis y evitar que la infección requiera de antibióticos. Conoce más de los beneficios de la lactancia materna, así como sobre cómo alimentar al recién nacido.
  • Pregúntale a tu médico si puedes tomar un analgésico para ayudar a reducir las molestias en los pechos
  • Descansa cuando tu bebé duerme ya que descansar en la cama con tu bebé también puede alentar amamantar más frecuentemente y aumentar la producción de leche materna.
  • Bebe mucha agua para ayudar a tu cuerpo a combatir la infección y a seguir produciendo leche.
  • Si la lactancia es demasiado dolorosa, intenta extraer algo de la leche materna con un extractor, así alivias un poco las molestias y puedes seguir amamantando.
  • Usa un sujetador para lactancia, así tendrás el soporte necesario para tus senos.

La mastitis puede ser realmente desalentadora, pero no tiene que ser un motivo para desanimarte y dejar de amamantar. Una vez que la inflamación haya desaparecido tu lactancia volverá a ser como disfrutar nuevamente de esa hermosa manera de alimentar a tu bebé y compartir lindos momentos juntos.

Источник: https://www.pampers.com.ar/recien-nacido/la-alimentacion/art%C3%ADculo/que-es-la-mastitis-y-como-tratarla

Estoy amamantando y me dan punzadas en el pecho

¿Es normal tener pinchazos en los pechos durante la lactancia?

Muchas mujeres se preocupan por experimentar dolor durante la lactancia, lo que puede ser algo confuso ya que se ha terminado el embarazo y esa era la etapa delicada para su cuerpo, por ello es importante también conocer las razones por las que ocurren estas molestias.

Los senos se ponen sensibles desde el embarazo debido a que se están preparando para eventualmente amamantar al bebé y poderle brindar los nutrientes que necesita para tener un desarrollo adecuado.

Los primeros síntomas del embarazo involucran cambios en los senos de la mujer, ya que durante el primer trimestre comienzan a crecer y tornarse algo sensibles por el incremento de las hormonas.

El dolor de pecho se puede experimentar desde esa etapa, aunque con el paso del embarazo se pueden volver más sensibles por el aumento de su tamaño, así que hay que tener mucho cuidado.

Dolor de pecho durante la lactancia

A veces durante unas semanas antes de que culmine el embarazo comienza a salir el precalostro por el pecho, aunque también puede ocurrir en los últimos momentos antes de que la mujer muestre señales de que el parto comienza.

Después del parto el pecho comienza a producir calostro primero, y leche madura en torno a 48 horas después.

Vas a notar que durante los primeros días después del parto tus pechos se ven todavía más grandes que antes, incluso vas a sentir que pesan más y están algo sensibles, pero todo esto se debe a que tu cuerpo está produciendo la leche materna para tu hijo.

A veces los pechos se sienten algo duros pero esto no es algo grave, ya que puede deberse a una combinación de la producción de la leche y de la sangre que se encuentra en tus senos.

En caso de que tus pechos también presenten inflamación, dolor con el tacto, se vean llenos y granulosos es probable que también puedas experimentar fiebre.

La inflamación anterior puede presentar un problema a la hora de amamantar al bebé, ya que puede dificultar que la pueda succionar adecuadamente por la inmadurez que todavía tiene, pues no cuenta con la habilidad necesaria para succionar fuerte.

Los primeros días de la lactancia son los más difíciles para tus pechos, por lo que debes estar atenta a cualquier señal que pueda indicar un problema como mastitis, ingurgitación u obstrucción para tratarlo cuanto antes.

Una de las causas por las que pueden doler los senos en la lactancia es que no estás dándole las tomas necesarias al bebé, o las tomas son las correctas pero no come lo suficiente y no vacía el pecho.

Otra de las causas se debe a la obstrucción de los conductos mamarios, lo cual puede ocurrir por una técnica incorrecta de lactancia, tener implantes o utilizar un brasier ajustado.

¿A que otras causas puede deberse el dolor en el pecho?

Lo más probable es que el dolor en el pecho sea por una causa benigna y no un cáncer, pero hay que conocer las posibles causas para atenderlas.

– Cambios hormonales: estos están asociados a los los dolores de mamas cíclicos (asociados a la regla). A veces se extiende hasta debajo de las axilas y baja por los brazos.

– Quistes mamarios: estos no son dolores que tienen que ver con la regla. Son frecuentes en mujeres entre 35 o 50 años de edad. Pueden parecer nódulos sólidos como bultos duros pero en realidad son bolsas de líquido completamente inocuas.

A pesar de que se cree de que estos quistes se sospecha que se crean por desajustes hormonales, no está comprobado. No producen dolor hasta que ejercen demasiada presión sobre los tejidos colindantes.

Estos quistes si no causan otros síntomas no requieren tratamiento.

– Abscesos: estos son unas bolsas de pus dolorosas que se forman bajo la piel como consecuencia de una infección bacteriana. Son frecuentes en mujeres fumadoras, diabéticas o en mujeres con enfermedades del sistema inmunológico. Normalmente viene acompañado con fiebre, supuración del pezón, etc. No hay que preocuparse por esto, con antibiótico se puede solucionar.

– Mastitis: es una inflamación de la mama que se da con mayor frecuencia durante la lactancia. Esto puede deberse por la acumulación de leche en la mama o por una infección bacteriana. Puede que se necesite antibiótico, dependerá de las causas o del nivel de mastitis.

– Fibroadenoma y tumor filoides:  los fibroadenomas son nódulos muy frecuentes de carácter benigno.

Los tumores filoides no son comunes pero normalmente también son benignos (si son malignos son un tipo de tumor distintos al cáncer de mama).

Suelen ser muy grandes, entre 4 y 10 centímetros y pueden estar recubiertos por una piel de color azulada. Si detectas esto debes acudir al médico ya que si se trata de un tumor filoide, la extracción será necesaria.

¿Cómo prevenir el dolor de pechos?

Es necesario que le des alimento al bebé en las primeras horas tras el parto, ya que es un proceso natural que no puedes retrasar o puede crear una obstrucción.

Recuerda que tu bebé debe comer a su ritmo, pero también debes conocer las tomas que necesita en su día a día, por lo que entre 8 y 12 tomas van a ser suficientes para la alimentación adecuada de tu hijo.

Te recomendamos que primero le ofrezcas un pecho a tu hijo, una vez que haya vaciado este puede continuar la succión con el otro.

Debes extraer la leche para prevenir el dolor o una obstrucción, ya que si el bebé se saltó una toma o quedó satisfecho con menos cantidad, es probable que no se hayan vaciado tus senos.

En caso de que a tu bebé le cueste trabajo succionar por la dureza de tus pechos puedes colocarte una compresa caliente por varios minutos, esto ayuda a que la leche fluya mejor.

También puedes comenzar a utilizar un brasier de lactancia, incluso de noche para estar cómoda y lista para alimentar a tu hijo.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/bebe/lactancia/estoy-amamantando-y-me-dan-punzadas-en-el-pecho-9005

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: