¿Es posible el parto vaginal si el bebé viene de nalgas?

Presentación podálica. Cuando el bebé no se quiere dar la vuelta

¿Es posible el parto vaginal si el bebé viene de nalgas?

Si el bebé aún no se ha dado la vuelta en la semana 36, esto no significa necesariamente que se tenga que hacer una cesárea o que vaya a nacer de nalgas. Existen varias formas de animarlo a que se gire.

Un método es la «versión cefálica externa» en el hospital, para la que los médicos intentan, controlándolo en todo momento con una ecografía, subir al máximo el culito de la pelvis de la mamá y, al mismo tiempo y con extremo cuidado, mover la cabecita hacia atrás de manera que de una voltereta hacia atrás. Con esto se corre el riesgo de comprimir el cordón umbilical o de que se desprenda la placenta.

En ambos casos se deberá practicar de inmediato una cesárea.

El índice de éxito es de aprox. un 50%, la probabilidad es mejor en el caso de mujeres que ya hayan tenido un parto natural. Si el bebé no tiene suficiente espacio para darse la vuelta, lo que puede ocurrir debido a anomalías en el útero, no se dispone de suficiente líquido amniótico, o la posición de la placenta es un inconveniente, los médicos experimentados recomendarán no hacerlo.

Asimismo existen métodos alternativos como:

Puente indio

Consiste en que la madre se coloca en el suelo con las piernas y la pelvis en alto durante unos minutos cada día para estimular que el bebé se de la vuelta. Una obstetra experimentada puede dar instrucciones más exactas puesto que este método también tiene sus riesgos.

Moxibustión

En la medicina china se conoce una técnica de acupuntura en caliente (moxibustión), con la que se estimula el movimiento del bebé hasta que finalmente se da la vuelta. Para tal fin, se calienta un punto concreto en el dedo pequeño (Zhiyin) del pie con un bastón de artemisa encendido.

Bastón

El bastón está a una distancia prudente de la piel para no provocar quemaduras. El punto de acupuntura está comunicado con el útero materno, por lo que su estimulación se transmite al mismo y, con ello, al bebé. Los masajes de reflexología podal siguen un principio similar para animar al niño a darse la vuelta.

Timbres y linternas

En algunos países centroeuropeos hay obstetras que recomiendan utilizar timbres y linternas. El sonido del timbre en el área vaginal tiene como objetivo despertar la curiosidad del bebé y alentarlo a girar en esta dirección.

La futura mamá mueve una linterna encendida desde la cabeza del feto hacia abajo, el movimiento de la luz también pretende despertar su curiosidad.

Ninguno de estos métodos tiene el éxito garantizado. Sin embargo, muchas embarazadas deciden tratar de colocar al bebé en una posición adecuada antes de tener que elegir entre una cesárea y un parto de nalgas.

Posibles causas y frecuencia

Los médicos dan por sentado que la tendencia a la presentación podálica es hereditaria. Si uno de los dos padres nació en esta posición, es probable que el bebé también tienda a la misma.

Si la futura madre tiene extremadamente poco o mucho líquido amniótico (oligohidramnios o polihidramnios), puede ser un motivo por el que el bebé no gira. Junto con la presentación podálica, se detecta con frecuencia una posición impropia de la placenta, malformaciones uterinas y miomas en el útero, los partos múltiples y prematuros también se consideran factores de riesgo.

Parto espontáneo en lugar de cesárea

Si no se esperan complicaciones en el parto y no existe ningún peligro evidente para el bebé, algunas clínicas ofrecen practicar un parto normal en este caso.

El proceso es un tanto distinto puesto que la cabeza es la parte más dura y más grande de todo el cuerpo. Dilata el canal del parto, de manera que el resto del cuerpo puede salir más fácilmente. Esto también hace que la mujer libere la hormona que fomenta las contracciones.

En el parto en esta posición el bebé está sentado con los talones en el culito o con el culito en la pelvis. Con ayuda de una ecografía y tocando, se puede determinar la posición exacta del bebé, si está en posición transversal o en otra posición extraña no se puede esperar al parto espontáneo.

Primero salen las partes del cuerpo más pequeñas y blandas, por lo que para la cabeza es más complicado. Una incisión perineal puede facilitar la salida, los médicos pueden ayudar también con las manos o con unas pinzas especiales.

Es preciso liberar rápidamente la cabeza puesto que el cordón umbilical pasa por ella hasta la placenta y se puede comprimir, lo que supondría una falta de oxígeno para el bebé y el peligro de asfixiarse.

Dado que este tipo de parto es agotador para la madre, los médicos suelen ser más generosos con la anestesia para facilitar la relajación de músculos y tejidos.

Buscar el hospital adecuado

Si tu bebé viene de nalgas, busca un hospital o una clínica que esté especializada en este tipo de partos. Seguro que la obstetra de tu confianza te puede aconsejar.

Allí te informarán sobre los posibles riesgos y te darán todos los detalles.

Источник: https://www.bebitus.com/magazine/embarazo/nacimiento/presentacion-podalica-cuando-el-bebe-no-se-quiere-dar-la-vuelta.html

Bebé de nalgas, ¿mejor parto vaginal que cesárea?

¿Es posible el parto vaginal si el bebé viene de nalgas?

Tradicionalmente y hasta los años 80, el parto de nalgas se asistía, tanto en primerizas como en embarazadas con más hijos, por vía vaginal. Los ginecólogos estaban capacitados para su asistencia.

Años 80: empezó la cesárea en partos de nalgas 

Durante la década de los 80, se empezó a realizar cesárea electiva en las primerizas, debido a que se habían observado mejores resultados para el recién nacido que la asistencia de parto por vía vaginal, de tal forma que ya solo se asistía el parto de nalgas a las que habían parido al menos una vez.

Así estuvimos hasta el año 2000, en el que un trabajo publicado en ese año aconsejaba una política de cesáreas sistemática en todas las presentaciones de nalgas ya que dicho trabajo observaba que es claramente mejor hacer siempre cesárea que intentar un parto vaginal.

Al cabo de los años este trabajo fue muy criticado y paulatinamente han salido otros que no muestran peores resultados neonatales, en casos escogidos, cuando se asiste el parto por vía vaginal, como el estudio Premoda, que incluye 174 centros hospitalarios y 8.105 mujeres.

Pero el «daño» de ese trabajo ya está hecho y va a ser muy difícil volver a los años 70. Han pasado 15 años sin que ningún residente ni jefe de guardia joven haya realizado un solo parto de nalgas, por lo que empezar a asistir aquellos casos favorables se prevé difícil, aunque no imposible.

Tan solo un 7.5% de los países siguen haciendo partos de nalgas.

En España van siendo cada día más los centros que se suman paulatinamente a la asistencia de las nalgas por vía vaginal, primero en multíparas o en gestaciones gemelares donde el primero viene de cabeza y el segundo de nalgas.

Más adelante, en primíparas con ciertas características especiales como son: que la presentación sea de nalgas puras, es decir no estén también los pies, que el peso fetal estimado esté entre 1.500 a 4.000 gramos, y que la cabeza fetal no esté deflexionada, es decir como «mirando a las estrellas».

Cómo dar la vuelta al feto: la versión externa

El parto vaginal de un feto a término en podálica (feto de pie dentro del útero) es una opción razonable en un hospital que posea protocolos específicos tanto para la selección de candidatas como para el manejo del parto.

La mujer debe ser informada que el parto vaginal de un feto único a término en presentación podálica es una opción razonable en un hospital que disponga de un protocolo específico tanto para la selección de las candidatas, como para el control y atención al parto.

En el hospital Clínico San Carlos de Madrid, donde trabajo, la primera opción es darle la vuelta al feto, es lo que llamamos versión externa, tiene una tasa de éxito de más del 50% con muy pocas complicaciones.

En el caso de no conseguirlo y si ya ha parido en otras ocasiones y el feto es de un tamaño normal con la cabeza bien flexionada le damos la oportunidad de poder parir por vía vaginal, siempre que la gestante esté bien informada y de acuerdo con la vía vaginal.

De momento casi todos los grupos de guardia aceptan el parto, aunque aún hay algunos que son reticentes ya que les falta la experiencia necesaria. Como ven va a ser muy largo el periodo de reciclaje, se necesitará al menos la asistencia de 20 partos por cada jefe de guardia para que empiecen a coger experiencia y esto no se consigue ni en varios años.

Si la paciente acepta el parto vaginal, la guardia tendrá que saberlo y aceptarlo, de lo contrario se realizaría la cesárea electiva. Si se acepta el parto este debe ser controlado por los obstetras ya que lo consideramos un parto de riesgo y debe cursar con absoluta normalidad, cualquier desvío de lo habitual debe terminar en cesárea.

Una vez que se ha conseguido llegar a dilatación completa:

  • Esperaremos que con tranquilidad la nalga se introduzca en la pelvis y llegue la a fase pelviana.
  • En ese momento colocaremos a la paciente en posición de parto administrándole una buena dosis de oxitocina para asegurar una buena dinámica.
  • Una vez que salen las nalgas hay que esperar que salgan los hombros y el resto prácticamente sale solo.
  • A veces tenemos que hacerles algún tipo de ayuda para el desprendimiento de la cabeza. Yo personalmente jamás tuve un problema con un parto de nalgas y espero que los compañeros animados a empezar a asistirlos tampoco los tengan.

Artículos Relacionados Artículos del Dr. Herráiz A lo largo del embarazo son muchas las infecciones tanto bacterianas como víricas que se pueden adquirir: urinarias, las odontológicas, faríngeas, digestivas… Estas últimas suelen ser muy frecuentes y fundamentalmente víricas, se manifiestan con febrícula (menos de 38º) y diarreas en el… Artículos del Dr. Herráiz Los efectos beneficiosos del consumo de pescado en embarazadas y niños son bien reconocidos. Sin embargo, se ha descrito que la ingesta de metilmercurio (MeHg) en el embarazo, principalmente a través del pescado y marisco contaminado, puede producir efectos perjudiciales sobre el… Artículos del Dr. Herráiz La disminución de las plaquetas es un hallazgo frecuente en las consultas de Obstetricia: lo presentan entre el 6 y el 10 por ciento de las embarazadas. Esto supone un desafío diagnóstico para el médico, ya que la mayoría de las pacientes son asintomáticas y las causas de la enfermedad… Artículos del Dr. Herráiz La ecografía se utiliza desde los años 70 del siglo pasado y ha supuesto una revolución en el diagnóstico prenatal. Hoy es impensable no realizarlas para conocer el estado de nuestro bebé, e incluso para realizar terapia fetal. Recuerdo los primeros ecógrafos con sondas enormes que…

Источник: https://www.natalben.com/embarazo-pruebas-y-ecografias/bebe-nalgas-parto-vaginal-cesarea

Un Bebé de Nalgas ¿Cesárea o Parto vaginal?

¿Es posible el parto vaginal si el bebé viene de nalgas?

¿Cesárea o Parto vaginal? | Derechos fotolia

A medida que se va acercando el momento de dar a luz, debes empezar a prepararte para el parto, tanto física como emocionalmente.

Es el momento de pensar en qué cosas puedes hacer para sentirte más cómoda y resolver aquellas preocupaciones referentes al alumbramiento.

¿Y si tu bebé viene de nalgas? ¿Hay algo que puedas hacer para resolver esto o la única solución es que te hagan una cesárea? Si continúas leyendo, puede que en tan solo un momento, te sientas más tranquila.

Mantener la calma es primordial en la última etapa

Si bien el parto es una experiencia sumamente física, en ella también se ponen a prueba nuestros nervios y estabilidad emocional.

Esto significa que, por mucha preparación que realices en el plano físico, si no la acompañas con un trabajo emocional, puede que no consigas arribar al momento del alumbramiento con la confianza necesaria en ti misma necesaria.

Por eso, lo ideal es que comiences pronto a preparar esta parte de tu vida, tu interior, y que intentes vivir a pleno este momento, estando dispuesta afrontar los riesgos y problemas con una sonrisa.

Debes tener presente, además, que los temores emocionales pueden tener un efecto físico muy directo en el parto.

Ya que, si no estás bien preparada, las contracciones normales podrían hacerte creer que algo va mal y posiblemente juntarás tensión y temor.

Esto alterará tu respiración, aumentando la tensión de tus músculos y el dolor; además, podría provocar la disminución del flujo de oxitocina (que hace que el útero se contraiga), lo que haría de esta experiencia algo sumamente difícil de afrontar por tu parte.

Por otro lado, de tu bienestar también depende la preparación del bebé a este momento. Puede que decida no darse vuelta porque tu alteración lo desoriente o asuste y se quede de nalgas. ¿Sabías que, muchas veces, los bebés “toman esta decisión” a causa del comportamiento de la madre?

Sí, como lo lees. Nuestra forma de enfrentarnos a esta última etapa puede afectar muchísimo al bebé. Si estamos muy nerviosas, le transmitiremos nuestro temor y ¿quién desearía salir de un refugio confortable si teme que afuera lo esté esperando algo terrible, algo que angustia tanto a su mami?

Te recomendamos nuestro artículo: 5 Consejos para Aliviar tus Temores de cara al Parto

Pero la preparación emocional también debe ir acompañada de un entrenamiento físico.

Si sabes qué hacer y cómo hacerlo, seguramente te sentirás más segura de ti misma y no te asustará que llegue este momento clave.

Por otro lado, si tu cuerpo se encuentra entrenado para el trabajo de parto, posiblemente te resulte mucho más sencillo y puedas disfrutar de él como lo has hecho con el resto del embarazo.

Como ya te lo hemos dicho en otros artículos la práctica de ciertos ejercicios puede ayudarte muchísimo en esta preparación. Además, existen ciertas opciones con las que puedes acompañar dicha actitud activa.

Una buena forma de encarar esta última etapa es, por ejemplo, comenzar cada día con la idea de que puede ser el último como embarazada y mañana el primero como madre. Para eso, te conviene tomar una serie de consejos que podrían colaborar con tu estabilidad física y emocional. Estos son:

  1. Llevar ropa ligera y cómoda. En estos días sentirás más calor del habitual debido al aumento de los depósitos de grasa y a la aceleración de tu metabolismo así que lo mejor es ropa holgada que te ayude a sentirte a gusto, pese a todo.
  2. Procurar dormir todo lo que puedas. Posiblemente durante la noche debas levantarte muchas veces al lavabo. Aprovecha el día para complementar el sueño con siestas cortas en diferentes momentos.
  3. Estar hidratada. A fin de responder a la aceleración del metabolismo y aliviar también la hinchazón de pies y piernas lo mejor es beber mucho líquido, agua sobre todo.
  4. Aumentar la ingesta de proteínas. En la última etapa los dolores y molestias pueden ir en aumento. Procura consumir alimentos ricos en proteínas que te ayudarán a aliviarlos.

Formas en las que puede colocarse el bebé

Durante los primeros meses el bebé vive moviéndose. De cara al final del embarazo, el espacio se reduce y debe adoptar una postura fija porque los movimientos le son más trabajosos. Sin embargo, no siempre se coloca de la forma ideal para el momento de nacer. Existen tres posturas diferentes.

  1. Cabeza abajo. Es la mejor postura para el nacimiento; por algo más del 95% de los bebés la adoptan antes del inicio del parto. Dicha postura puede ser occipitoanterior (si el bebé tiene la espalda hacia el abdomen de la madre) o occipitoposterior (si la tiene hacia la columna vertebral. Ésta puede provocar fuertes dolores de espalda durante el parto).
  2. De nalgas. Hasta un 4% de los bebés se coloca de nalgas o los pies hacia abajo. Esto se conoce como presentación de nalgas. Algunos médicos aconsejan directamente la cesárea debido a que puede existir un pequeño pero importante riesgo, en el parto vaginal de un bebé en esta postura; sobre todo, si se trata de una madre primeriza.
  3. Transversal. Menos de un 1% de los bebés están colocados a través del útero. Esta posición se conoce como transversal u oblicua y hace que el parto vaginal sea imposible.

¿Cesárea obligada para un bebé de nalgas?

Como ya lo hemos dicho, cuando el bebé es todavía muy pequeño, es decir cuando todavía no ha cumplido las 32 semanas de vida, tiene todo el espacio para moverse a su antojo, y de hecho es normal que cambien de postura con frecuencia.

Después de esta fecha, la mayoría ya se acomoda y se queda en su postura favorita, esperando el momento de nacer. Los médicos pueden conocer cuál es la postura en la que el bebé se encuentra palpando el abdomen de la madre.

Muchos médicos no se quieren arriesgar y proponen enseguida una cesárea programada, sin embargo, no siempre esto es necesario. Deberías saber que existen algunas cosas que puedes hacer para intentar modificar esta situación e incluso tener presente que tu hijo puede cambiar de posición a horas de nacer.

Si está colocado de nalgas o transversal, existe la posibilidad de ayudarlo a adoptar la postura en vértice o cabeza abajo, para ello existen una serie de técnicas. Si prácticas posiciones de yoga durante el embarazo, por ejemplo, seguro que podrás ayudarlo a comportarse de la forma más beneficiosa para los dos. Otros métodos son:

  • Giro de nalgas Acuéstate de espaldas con las rodillas dobladas y coloca cuatro cojines debajo de las nalgas, para que la pelvis esté más alta que el estómago. También puedes arrodillarte en el suelo con las nalgas levantadas hacia arriba y la cabeza apoyada en los brazos doblados. Permanece durante 10 minutos en esta posición y repite este ejercicio todos los días. Al estar más alta que el estómago, la pelvis permitirá que la cabeza del bebé flote, lo cual lo animará a darse la vuelta para que la cabeza se mueva hacia arriba.
  • Visualización Esta técnica fue desarrollada por la doctora Juliet DeSa Souza, después de comprobar que más del 89% de las presentaciones de nalgas conseguían revertirse con este método. Consiste en concentrarte en relajar el abdomen (debes tener el estómago vacío) mientras visualizas al bebé dándose la vuelta. Después de dos o tres semanas realizando este ejercicio, posiblemente el bebé se habrá dado la vuelta.
  • Técnica fetal externaSi el bebé no se da la vuelta antes de las semanas 37 de embarazo, algunos tocólogos practican una técnica externa manipulando el abdomen de la madre para que el bebé gire lentamente. Este procedimiento no carece de riesgos, que tu tocólogo sabrá explicarte con detenimiento. La técnica externa se lleva a cabo generalmente entre la semana 37 y 38, cuando hay suficiente líquido amniótico para permitir cierto movimiento. La tasa de éxito puede variar entre el 50% y el 70%.

Existen otras técnicas que se conocen como moxibustión, inversión, acupuntura o incluso el diálogo con el bebé, rogándole que se dé la vuelta para ayudarte en esta última etapa.

Además, es muy recomendable la natación y mantenerte en posiciones en las que la tripa quede mirando hacia abajo y la cabeza también. En tal caso, es ideal adoptar la postura del rezo mahometano 3 veces al día durante 20 minutos por lo menos (aunque esto último se debe comenzar a realizar hacia la semana 30 para conseguir máxima efectividad).

Parto de nalgas

Un parto de este tipo se considera un ensayo; es decir, es posible comenzar con el trabajo pero solo se continuará con el alumbramiento vaginal si sigue un curso normal.

Algunos médicos no administran ningún medicamento si la evolución es lenta, porque esa lentitud podría significar que el bebé es demasiado grande para pasar por la cavidad vaginal. Cualquier desviación de un parto normal hará que el médico recomiende una cesárea.

Cuando el cérvix está completamente dilatado, la práctica común es esperar que se vean las nalgas del bebé en la entrada de la vagina antes de pedirle a la madre que empuje.

Si el parto vaginal prosigue, se suele dejar que el bebé sea expulsado de forma más natural hasta la salida al exterior de las piernas y el cuerpo. Entonces el médico extrae los hombros y la cabeza.

En ocasiones es necesario hacer una episiotomía y emplear el fórceps.

La presentación de nalgas no siempre significa cesárea. Si los médicos deciden que el alumbramiento vaginal está exento de riesgos, el bebé nacerá de nalgas.

En un parto de nalgas, primero salen las nalguitas, seguidamente el cuerpo y por último la cabeza. Generalmente, antes de que salga la cabeza, se realiza una episiotomía ya que, al tratarse ésta del órgano más grande del feto, y como el conducto vaginal no se encontrará en dicho momento lo suficientemente dilatado, su paso por él puede comprometerla.

Cuando salga el cuerpo del feto, su peso tirará de la cabeza hacia la parte inferior de la vagina. Entonces la comadrona levantará el cuerpo y lo vencerá ligeramente hacia atrás, y un empuje bastará para sacarla. Posiblemente con el objetivo de proteger su cabecita, se utilizarán fórceps.

Cabe señalar que, en la actualidad es bastante común recibir anestesia epidural en caso de presentación de nalgas. Se hace para impedir que la madre empuje cuando el cérvix no está completamente dilatado, aunque al mismo tiempo, garantiza la práctica sencilla y rápida de una sección cesárea, sin necesidad de otra anestesia.

Motivos por los que un bebé se pone de nalgas

Si el bebé está de nalgas en torno a las últimas semanas se realizaran controles exhaustivos de monitores cardiotocográficos, para ir valorando que todo esté bien, e incluso pruebas ecográficas para comprobar que no disminuye más el líquido que tienes. Lo habitual es que se encuentren 4 lagunas de líquido, pero a veces aparecen tan solo 2 de tamaño superior.

Los motivos que llevan a un bebé a ponerse de nalgas pueden ser muchos. Uno de ellos, al cual se le presta una especial atención es que la madre se encuentre sumamente nerviosa o estresada.

Es cierto que es muy difícil que te pidan que te relajes, pero debes hacerlo, porque así todo será más dificil para ti que para el bebé. Debes conseguir un estado de relajación profunda.

Intenta estar informada y no hacer caso a todo lo que te cuenten acerca del embarazo, porque existen muchos mitos que no tienen ningún basamento en la realidad.

Por otro lado, es recomendable que si vas a realizar un parto vaginal pese a que tu niño venga de nalgas, intentes hacerlo en un centro hospitalario con personal especializado en este tipo de operaciones.

Si te han recomendado la cesárea, puedes sugerirle a tu ginecólogo esperar a ponerte de parto y no planificarla con antelación, por si a último momento el peque cambia de opinión y se pone de cabeza.

Intenta sobre todo que te respeten al máximo y que intenten cumplir tus preferencias respecto a los diversos temas en la medida de lo posible. De no ser posible, que te expliquen las razones y te ayuden en esta situación.

Si finalmente deciden realizarte una cesárea, solicita una ecografía a último momento, ya que algunos bebés se dan la vuelta recién llega esta instancia, y/o con las contracciones de parto.

Pese a que muchas embarazadas son reacias a participar de las reuniones de preparto, deberías saber que acudir a ellas y realizar los ejercicios que te recomiendan también te ayudará a tranquilizarte.

Por otra parte, conocerás a muchas otras mujeres en tu misma situación y podrás compartir con ellas tu experiencia. Sin mencionar que tendrás a tu lado a gente capacitada que podrá responder a todas esas incógnitas que te aquejan. Entre las que se encuentran, no solamente las cuestiones relativas sino al período posterior al nacimiento del bebé, como el inicio de la lactancia.

Источник: http://www.mibebestore.com/blog/bebe-de-nalgas-cesarea-o-parto-vaginal/

¿Es posible el parto vaginal si el bebé viene de nalgas?

¿Es posible el parto vaginal si el bebé viene de nalgas?

A veces el bebé se coloca en la posición podálica o de nalgas en las últimas semanas de embarazo. La cesárea suele ofrecerse como forma de parto en estas ocasiones, pero ¿se puede tener un parto vaginal? ¿En qué condiciones?

Índice

Colocación del feto

Alrededor del séptimo mes de embarazo muchos bebés se encajan en la posición de parto. La gran mayoría optan por la posición cefálica o de cabeza. Otros, se colocan con las nalgas, los pies, o ambos en la cavidad pélvica. Es la denominada posición de nalgas, la segunda más frecuente en los bebés.

Esta posición puede venir motivada por factores como un útero con una forma irregular, un embarazo múltiple, poco o demasiado líquido amniótico, un cordón umbilical corto, placenta previa (que cubre la salida del útero) …Hay métodos para intentar girar a estos bebés hacia una posición de cabeza, mucho más recomendable para un parto vaginal. En un artículo reciente hablamos de la Versión Cefálica Externa (VCE) y otras alternativas para intentar girar a un bebé que está de nalgas. No obstante, estos métodos para girar a bebés de nalgas no siempre funcionan, se va aproximando la fecha del parto y el bebé persiste en su posición de nalgas.  En estas ocasiones, conviene contemplar cuáles son nuestras opciones.

En general, el tipo de parto recomendado por ser más seguro y sencillo en estos casos es la cesárea, aunque esto no quiere decir que sea irremediable. Si quieres evitar el parto por cesárea, puedes tener un parto vaginal, pero con una serie de consideraciones.

 

Parto vaginal de nalgas

En primer lugar, debes informarte sobre si en tu hospital se practica este tipo de parto, ya que no todos lo hacen. Si en el tuyo no lo hacen, pide que te informen de aquellos que sí incluyan este tipo de parto en su programa.

Infórmate, además, de centros cuyos profesionales tengan experienciaen partos vaginales de nalgas.

Al no ser tan comunes, y estar tan extendida la cesárea en estos casos, habrá muchos profesionales que no hayan realizado partos de este tipo.

Para estar aún más segura, puedes buscar alguna matrona con experiencia en estos partos para que esté contigo y te ayude. Tener ayuda experimentada en este tipo de partos es crucial para la seguridad del bebé.

Además, debes valorar con tu médico o matrona si cuentas con algún factor de riesgo que te impida poder llevar a cabo este tipo de parto.

Otras consideraciones que deberás tener en cuenta con tu médico serán el tamaño del bebé (si es un bebé grande es mejor evitar este tipo de parto), tu cavidad pélvica, la posición del bebé (nalgas completas, incompletas o puras)… Para evitar riesgos.

Mi bebé y yo somos aptos a un parto de nalgas

Si tus condiciones y las del bebé permiten intentar un parto vaginal de nalgas, estas son algunas cosas que deberás saber:

– Los expertos coinciden en que un parto de nalgas debe iniciarse de forma espontánea, no provocada.

– Lo ideal es que la postura de la madre sea libre. Una postura a cuatro patas o en cuclillas ayuda a la posición correcta del bebé.

– El ritmo cardiaco de tu bebé debe ser monitoreado durante el parto.

– Se suele seguir la regla de «manos fuera». Es decir, las exploraciones vaginales o la maniobra de Hamilton se deben restringir para reducir el riesgo de rotura de membranas antes de que las nalgas estén apoyadas.

– Para ayudar a la salida de la cabeza del bebé, es posible que el médico utilice fórceps, la maniobra Mauriceau-Smellie-Veit (ayudar a colocar la cabeza del bebé con una mano), o la técnica Burns-Marshall (se agarra suavemente al bebé de los pies)

– Tienes opción de analgesia. Es decir, puedes elegir si recibir o no epidural. No obstante, esta se suele recomendar en este tipo de partos porque evita que la madre empiece a empujar demasiado pronto.

– Debes estar preparada para el caso de que te tengan que realizar una cesárea si el proceso de expulsión del bebé se complica.

– Antes de las seis semanas desde su nacimiento, se debe practicar al bebé un ultrasonido para desechar una posible displasia de cadera.
 

¿Existen riesgos en un parto vaginal de nalgas?

Cuando se acerca el momento del parto y el bebé se encuentra en posición podálica o de nalgas el parto vaginal conlleva ciertos riesgos como:

Desconocimiento del equipo: el mayor riesgo es no saber hacer un parto de nalgas vaginal. Este tipo de partos solo se debe asistir en centros hospitalarios con equipos médicos entrenados con los protocolos adecuados. Esto es lo que minimiza el riesgo de la mortalidad y de secuelas en los recién nacidos y la madre.

– Prolapso del cordón: cuando el cordón umbilical sale por el canal del parto antes que el bebé. Aunque estas son situaciones que se pueden solventar dentro del ámbito hospitalario.

Distocia de cabeza última: esto se da cuando la cabeza del bebé en lugar de permanecer con la barbilla pegada al pecho se levanta y no permite salir adecuadamente por el canal de parto, lo que implica que se tengan que realizar una serie de maniobras, incluso el uso de fórceps. A esto se le puede asociar mayor sangrado materno, desgarros en el canal de parto, anemia aguda materna, etc. Es la mayor complicación en un parto vaginal de nalgas y también la más temida.

La fecha posible de parto se obtiene sumando 280 días (40 semanas) al primer día de la última regla de la mujer. Se trata de una fecha aproximada que más tarde el obstetra va ajustando conforme se va desarrollando la gestación.

Displasia de cadera

Definición:

Es un trastorno en el que el hueso largo de del muslo (el fémur) se sale total o parcialmente de la concavidad de la cadera. Este probelma debe ser detectado y corregido nates de que el niño comience a andar.

Síntomas:

Cuando el pediatra examina las caderas del bebé, al empujar sus piernas y abrirlas y cerrarlas puede detectar un sonido similiar a «clic», esto indica que el fémur podría salirse de la articulación.

Tratamiento:

Se recimienda usar un sujetador llamado arnés de Pavlik que el bebé llevará puesto las 24 horas del día. Este aparato mantiene las rodillas del bebé separadas y dobladas hacia el pecho. No es doloroso para el bebé. Una vez que hueso de la cadera esté en su lugar, el bebé llevará el arnés entre 3 y 6 meses. Algunos bebés también necesitan escayolas, o incluso cirugía.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/embarazo/parto/es-posible-el-parto-vaginal-si-el-bebe-viene-de-nalgas-6758

Qué hacer cuando su bebé se viene de nalgas

¿Es posible el parto vaginal si el bebé viene de nalgas?

Justo antes del nacimiento, la mayoría de los bebés están en posición de cabeza en el útero de la madre. A veces, el bebé está en presentación de nalgas o podálica. Esto se llama parto de nalgas o bebé que se presenta de nalgas.

Los bebés pueden tener una presentación de nalgas al principio del embarazo. La mayoría de ellos giran solos poniéndose de cabeza para el momento del parto. A medida que se acerca la fecha de parto, su médico podrá determinar si su bebé está de nalgas.

Esto lo pueden verificar mediante un examen físico, una ecografía o ambos.

Los bebés son más propensos a tener una presentación de nalgas si:

  • Nacen de forma prematura.
  • Son parte de un nacimiento múltiple (dos o más bebés).
  • Hay un nivel anormal de líquido amniótico.
  • La madre tiene un útero con forma anormal.

El camino hacia una mejor salud

Es importante consultar a su médico regularmente durante todo el embarazo. Su médico puede determinar si su bebé está de nalgas y ayudar a planear qué hacer. Hay varias formas de intentar girar a su bebé.

Su médico puede sugerir métodos para ayudar a girar al bebé de manera natural. Este podría ser el primer intento si todavía hay tiempo y no hay problemas de salud o preocupaciones. Otra opción es hacer un procedimiento llamado versión cefálica externa.

O su médico puede querer programar un parto por cesárea.

Versión cefálica externa (VCE)

La VCE es una forma de girar a un bebé de presentación de nalgas a posición de cabeza hacia abajo mientras todavía está en el útero. Implica que el médico aplique presión en el estómago para girar al bebé desde el exterior. A veces, hace uso de la ecografía también.

Muchas mujeres que tienen embarazos normales pueden tener VCE. Usted no debe tener VCE si tiene:

  • Sangrado vaginal.
  • Una placenta que está cerca o que cubre la abertura del útero.
  • Un nivel bajo de líquido en el saco que rodea y protege al bebé.
  • Un ritmo cardíaco fetal anormal.
  • Rotura prematura de las membranas.
  • Gemelos u otro embarazo múltiple.

Por lo general, la VCE se realiza en un hospital hacia el final del embarazo, alrededor de las 37 semanas. Antes del procedimiento, el médico hará una ecografía para confirmar que su bebé está de nalgas.

También controlará la frecuencia cardíaca de su bebé para asegurarse de que sea normal. El médico puede darle medicamentos para relajar los músculos de su útero. Esto puede ayudar a disminuir la incomodidad y aumentar el éxito de girar a su bebé.

El medicamento puede administrarse en inyección o vía intravenosa (IV). Es muy seguro, sin riesgo para su bebé.

Durante la VCE, usted se acostará y el médico colocará sus manos sobre su estómago. Después de ubicar la cabeza del bebé, el médico tratará de girar suavemente al bebé hacia la posición de cabeza.

Después del procedimiento, su médico controlará el ritmo cardíaco de su bebé nuevamente. Si el procedimiento es exitoso, no debería tener que permanecer en el hospital. Su probabilidad de tener un parto vaginal normal es alta. Sin embargo, existe la posibilidad de que el bebé pueda regresar a la posición de nalgas. La tasa de éxito de la VCE depende de varios factores:

  • Qué tan cerca está de su fecha de dar a luz.
  • Cuánto líquido hay alrededor de su bebé.
  • Cuántos embarazos ha tenido.
  • Cuánto pesa su bebé.
  • Cómo está ubicada la placenta.
  • Cómo está posicionado su bebé.

Si el procedimiento no es exitoso, su médico le hablará sobre el parto. Hablará de las ventajas y desventajas de tener un parto vaginal o una cesárea. El médico puede sugerir que se repita la VCE.

Los riesgos de la VCE son mínimos, pero incluyen:

  • Inicio temprano del trabajo de parto.
  • Rotura prematura de las membranas.
  • Pérdida de sangre menor para el bebé o la madre.
  • Sufrimiento fetal que conduce a una cesárea de emergencia.

Métodos naturales

Algunas personas consideran formas naturales de intentar girar a su bebé. Estos métodos incluyen posiciones de ejercicio, ciertos estimulantes y medicina alternativa. Pueden ayudar pero no hay evidencia científica de que funcionen.

  • Inclinación pélvica: Acuéstese en el piso con las piernas dobladas y los pies apoyados en el suelo. Eleve las caderas y la pelvis en una posición de puente. Manténgase en la inclinación durante unos 10 o 20 minutos. Puede hacer este ejercicio tres veces al día. Puede ser útil hacerlo en un momento en que su bebé se está moviendo activamente en su útero.
  • Inversión: Existen algunos movimientos que puede hacer que usan la gravedad para girar al bebé. Ayudan a relajar los músculos pélvicos y el útero. Una opción es descansar en la postura del niño de 10 a 15 minutos. Una segunda opción es balancearse suavemente sobre las manos y las rodillas. También puede hacer círculos con su pelvis para promover la actividad.
  • Música: Ciertos sonidos pueden ser atractivos para su bebé. Coloque auriculares o un parlante en la parte inferior de su útero para alentarlo a que gire.
  • Temperatura: Al igual que la música, su bebé puede responder a la temperatura. Intente colocar algo frío en la parte superior del estómago donde está la cabeza de su bebé. Luego, coloque algo tibio (no caliente) en la parte inferior de su estómago.
  • Técnica de Webster: Este es un enfoque quiropráctico. Está diseñado para alinear la pelvis y las caderas y relajar el útero. El objetivo es inducir a que su bebé gire.
  • Acupuntura: Esta es una forma de medicina china. Implica colocar agujas en puntos de presión para equilibrar la energía de su cuerpo. Puede ayudar a relajar el útero y estimular el movimiento de su bebé.

Aspectos a tener en cuenta

No siempre es posible girar a su bebé desde la posición de nalgas. Algunos bebés en posición de nalgas pueden nacer con seguridad a través de la vagina, pero generalmente los médicos eligen la cesárea. Los riesgos relacionados con una cesárea incluyen hemorragia e infección. También puede haber una estancia hospitalaria más prolongada tanto para la madre como para su bebé.

Se pueden presentar otros riesgos para los bebés de nalgas que nacen por vía vaginal. Estos incluyen:

  • Una lesión durante o después del parto.
  • Una lesión donde el alvéolo de la cadera y el hueso del muslo del bebé se separan.
  • Problemas con el cordón umbilical. Por ejemplo, el cordón umbilical puede aplanarse durante el parto. Esto puede causar daño nervioso y cerebral debido a la falta de oxígeno.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Cómo puedo saber si mi bebé está en posición de nalgas?
  • Si mi bebé está en posición de nalgas, ¿significa que algo está mal?
  • ¿Cuáles son los beneficios y riesgos de la VCE?
  • ¿Cuáles son mis opciones de parto si mi bebé permanece en posición de nalgas?
  • ¿Cuáles son los riesgos de salud para mi bebé y para mí si nace de nalgas?

Copyright © American Academy of Family Physicians

Esta información proporciona una visión general y puede que no se aplique a todos. Hable con su médico de familia para averiguar si esta información se aplica a usted y para obtener más información sobre este tema.

Источник: https://es.familydoctor.org/que-hacer-cuando-su-bebe-se-viene-de-nalgas/

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: