¿Es posible que el bebé no se vea en la ecografía?

Examen prenatal: Ecografía

¿Es posible que el bebé no se vea en la ecografía?

  • Tamaño de texto más grande

Una ecografía prenatal es un estudio seguro e indoloro en el que se usan ondas de sonido para tomar imágenes que muestran la forma y la posición del bebé. Se puede hacer en el primero, segundo o tercer trimestre, según lo que el profesional del cuidado de la salud desee ver.

El Colegio Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos (ACOG) recomienda hacer al menos una ecografía durante el embarazo, pero muchas mujeres se hacen dos o más. A las mujeres con embarazos de alto riesgo tal vez se les hagan varias ecografías durante el embarazo.

¿Por qué se hacen las ecografías prenatales?

En el pasado, las ecografías solo se usaban en embarazos de alto riesgo, pero se han vuelto tan comunes que suelen formar parte de la atención prenatal.

Durante una ecografía, las ondas sonoras rebotan en los huesos y los tejidos del bebé y forman una imagen que permite ver la forma y la posición del bebé dentro del útero. Este estudio también recibe el nombre de «ultrasonido» o «sonograma» y se hace con los siguientes fines:

  • confirmar la fecha probable de parto
  • detectar embarazos extrauterinos
  • ver si el embarazo podría ser múltiple
  • ver si el feto está creciendo de manera normal
  • registrar el ritmo cardíaco del bebé y sus movimientos respiratorios
  • comprobar la cantidad de líquido amniótico presente en el útero
  • comprobar la posición de la placenta (que a veces puede bloquear la salida del bebé del útero) en la etapa final del embarazo
  • orientar a los médicos durante otros exámenes, como la amniocentesis
  • detectar defectos estructurales que pueden ser indicadores de síndrome de Down, espina bífida o anencefalia
  • detectar otros problemas, como defectos congénitos del corazón, labio leporino o fisura palatina y problemas gastrointestinales o de riñón

¿Qué ocurre durante una ecografía prenatal?

Para prepararse para una ecografía prenatal, es posible que le pidan que tome mucho líquido o que no vaya al baño durante un tiempo para que la vejiga esté llena durante el examen.

Se colocará una bata y se acostará en una camilla. La sala suele estar a oscuras para que se puedan ver las imágenes con claridad en la pantalla de la computadora. Un técnico (ecografista) capacitado en la obtención de imágenes por ultrasonido desparramará un gel transparente sobre su abdomen. Este gel ayuda a la transmisión de las ondas sonoras.

A continuación, el técnico desplazará una pequeña vara (transductor) sobre el gel. El transductor emite ondas sonoras de alta frecuencia y una computadora mide cómo rebotan las ondas sonoras desde cuerpo del bebé. La computadora transforma esas ondas sonoras en imágenes. A veces, entrará un médico al final de la prueba para conocerla y tomar algunas imágenes más.

La ecografía prenatal es indolora. Es posible que sienta una ligera presión en el abdomen mientras se desplaza el transductor sobre el cuerpo y el gel puede estar húmedo o frío. Este examen suele durar menos de 30 minutos.

En algunos casos, se pueden hacer ecografías a través de la vagina (reciben el nombre de ecografía transvaginal) en las primeras etapas del embarazo, cuando el útero y los ovarios se ven mejor desde ese ángulo.

Algunas ecografías pueden mostrar al feto en tres dimensiones, como una fotografía (una ecografía 3D) y, a veces, muestran movimiento (una ecografía 4 D). Los médicos también pueden pedir una ecografía para detectar deformaciones congénitas.

¿Debo hacerme una ecografía prenatal?

El examen se considera seguro, pero usted decide si hacérselo o no. Hable con el profesional del cuidado de la salud para saber por qué o cuando es conveniente hacerse este examen.

¿Cuándo se hacen las ecografías prenatales?

El momento en el que se realizan las ecografías depende del motivo por el cual las recomienda el profesional del cuidado de la salud.

Se puede hacer una ecografía prenatal al principio del primer trimestre para confirmar el embarazo y calcular el tiempo de embarazo, o durante las semanas 11 a 14 como parte del cribado del primer trimestre.

Las ecografías del segundo trimestre (también llamadas ecografías de «nivel 2») se suelen hacer entre las semanas 18 a 20 para examinar la anatomía del feto y confirmar su desarrollo normal.

Este análisis con frecuencia permite determinar el sexo del feto (siempre y cuando el feto «coopere» y se ubique en la posición adecuada).

Si desea que el sexo de su hijo sea una sorpresa, asegúrese de decírselo al médico o al técnico cuando comience este estudio.

Las ecografías del tercer trimestre permiten examinar la placenta y la posición del feto.

En algunos casos, la ecografía forma parte de un examen denominado perfil biofísico para determinar si el feto está recibiendo una cantidad suficiente de oxígeno.

El perfil biofísico examina la respiración y los movimientos del bebé, la cantidad de líquido amniótico, el tono y la respuesta de la frecuencia cardíaca.

¿Cuándo están disponibles los resultados?

Si bien el técnico puede ver las imágenes de manera inmediata, una evaluación completa puede demorar hasta 1 semana si el médico o especialista no está en el lugar durante el examen.

Según el lugar en el que le hagan la ecografía, el técnico podrá decirle ese mismo día si todo se ve bien. Sin embargo, la mayoría de los centros radiológicos o profesionales del cuidado de la salud prefieren que los técnicos no hagan comentarios hasta que un especialista haya visto los resultados; incluso cuando todo se vea bien.

Revisado por: Armando Fuentes, MD

Fecha de revisión: agosto de 2018

Источник: https://kidshealth.org/es/parents/prenatal-ultrasound-esp.html

Cómo es la ecografía del embrión semana a semana

¿Es posible que el bebé no se vea en la ecografía?

La primera ecografía que se realiza a una embarazada ofrece datos muy interesantes sobre la gestación, aunque el embrión sea minúsculo. Detallamos a continuación los elementos que se identifican en las primeras ecografías, así como las etapas de desarrollo embrionario.​

​¿Cuándo se puede ver el saco gestacional?

La primera estructura detectable por ecografía es el saco gestacional.

Aparece como una pequeña esfera de líquido, con los bordes muy marcados, dibujándose en el espesor del endometrio. Suele crecer un milímetros por día.

Con los mejores ecógrafos y en condiciones favorables, puede verse en la semana cuatro y dos días, cuando mide tan sólo 2 milímetros de diámetro.

Podemos ver dos sacos  gestacionales (en ambas imágenes, con las siglas SG) de 1 y 7 milímetros (4,1 y 4,4 semanas). Son las primeras estructuras del embarazo que se identifican por ecografía. Tienen forma de pequeñas esferas llenas de líquido, que se hacen visibles en el espesor del endometrio (E). En su interior acabará visualizándose el embrión. 

¿Qué es y cómo se visualiza el saco vitelino?

Su misión es transferir nutrientes al embrión hasta que se desarrolla la circulación entre éste y la placenta. El saco vitelino es la segunda estructura que se ve en la ecografía.

Se trata de una pequeña esfera llena de líquido, que aparece en el interior del saco gestacional.

Se hace visible mediante ultrasonido durante la quinta semana de embarazo y suele desaparecer hacia la semana 12 de embarazo.

Embarazo de 4,5 semanas. Vemos el saco gestacional -marcado con un asterisco (*) en la imagen- y el saco vitelino (marcado con una flecha), pero todavía no se aprecia embrión. El saco vitelino siempre es visible por ecografía antes que el embrión.

¿Y si el embrión no crece o crece lentamente?

«En estas primeros momentos, el hecho de que el desarrollo vaya demasiado lento o retrasado puede alarmarnos pues puede indicar que se ha detenido el desarrollo, es decir se ha interrumpido la gestación o que el embrión no es cromosómicamente normal y por ello tiene un desarrollo más lento», explica la ginecóloga Onica Armijo. Pueden darse estas situaciones, indica la doctora, que los especialistas valoran:

  • Embarazo más tardío: «En ocasiones nos hemos quedado embarazadas más tarde y estamos de menos semanas porque hemos ovulado con retraso y por eso no concuerdan las semanas con la ecografía».
  • Fallo de visualización: «También pudiera ocurrir que estemos de tan pocas semanas que no se vea porque el límite de definición del ecógrafo no alcance a ver el embrión -a veces no son todo lo modernos que quisiéramos- o bien en pacientes muy obesas, aunque la ecografía sea vaginal y /o por su localización no lleguemos a ver todavía todas las estructuras».
  • Repetición de la ecografía: «Si todavía no se han visto estructuras que deberían haber aparecido (en el ultrasonido), se actúa con cautela y se repite la ecografía en 7-10 días para ver si ya han aparecido y hubieran podido darse alguno de los supuestos anteriores».​
  • Ecografía de la semana 8: la cara del bebé empieza a conformarse. Pincha aquí para ver las imágenes.

¿Cómo se ve un bebé de 5 semanas en una ecografía?

«En la mayoría de los casos -explica la doctora Onica Armijo- miden ya 2 mm (es como una semilla de una manzana y tiene forma de “C”) y al final de la misma semana ya puede objetivarse el latido cardíaco que se observará como un parpadeo en la pantalla y en aquellos ecógrafos con Doppler permitirá escucharlo». Estos son los aspectos de la ecografía que hay que tener en cuenta:

  • El corazón del bebé late muy rápido y va aumentando esta frecuencia conforme pasan las primeras semanas.
  • El embrión crece a ritmo de 1 mm por día aproximadamente.
  • Pegado a él, aparecerá el saco vitelino.

​¿Y si en la ecografía de la semana 6 no se ve el embrión?

La doctora Armijo detalla qué debe pasos se deben dar si en la semana 6 de embarazo no se detecta al embrión en la ecografía:

  • En estas semanas el embrión debería medir entre 3-6 mm y tener latido cardíaco, por lo que si no se ve en estas semanas, habría que replantearse si está de menos tiempo la embarazada o si se ha interrumpido la gestación.
  • Si no se tiene una ecografía previa para comparar, se suele repetir en unos 7-10 días para comprobar si realmente se ha parado la evolución de la gestación.
  • Habría que plantearse ante la confirmación de que la gestación no es evolutiva, evacuar el útero o bien con pastillas, que es lo que se llama tratamiento médico o bien mediante legrado.

Cómo es el desarrollo del embrión: Busca tu semana

Artículos Relacionados Ecografía del embarazo: El embrión El embrión de seis semanas de gestación mide 5 milímetros y se independiza del saco vitelino. El tubo neural del bebé empieza a cerrarse a estas alturas del embarazo.

Por eso es tan importante que tones ácido fólico antes de la concepción, ya que a veces no sabes que estás embarazada en… Ecografía del embarazo: El embrión Al comienzo de la semana 5 de embarazo el embrión mide aproximadamente 2 milímetros. En este tiempo, el tamaño embrionario se estima midiendo su longitud total.

Un poco más adelante, cuando el embrión ya empieza a tener forma y distinguimos las extremidades, medimos la longitud cráneo… Ecografía del embarazo: El embrión Al empezar la semana 7 de embarazo, el embrión mide unos 8 milímetros.

Aparecen los primeros esbozos de las extremidades y los primeros movimientos somáticos que se captan por ecografía. El tubo cardíaco se empieza a tabicar para ir desarrollando el corazón del bebé. Embarazo de 7 semanas…

Ecografía del embarazo: El embrión Al comienzo de la semana 8 de embarazo el embrión mide aproximadamente 15 milímetros. Ya se esbozan las extremidades del bebé y empieza a dibujarse su cara. La ecografía puede identificar los ojos del pequeño como unos pequeños bultos en el rostro embrionario. Ecografía en 2D y 3D de…

Источник: https://www.natalben.com/ecografia-embarazo/embrion-semana-a-semana

Semana 5 de embarazo: desarrollo del bebé y síntomas en la madre

¿Es posible que el bebé no se vea en la ecografía?

En la semana cinco de embarazo empieza ya el segundo mes de gestación y tanto la madre como el bebé comienzan a sufrir grandes cambios.

En esta etapa también se hacen más evidentes los síntomas de embarazo en la mujer, como las náuseas matutinas o el cansancio.

Además, el embrión aumenta la secreción de la hormona beta-hCG, lo cual hace que el test de embarazo dé un resultado positivo sin lugar a dudas.

Desarrollo embrionario

En la quinta semana de embarazo ya han pasado 3 semanas desde la fecundación. Por tanto, el embrión tiene exactamente 3 semanas de desarrollo embrionario y ahora empieza a diferenciarse.

Una vez el embrión ha implantado en el útero materno, tiene lugar la gastrulación: migración y movimiento de las células del disco germinativo bilaminar del embrión para formar las tres capas embrionarias primordiales, a partir de las cuales se generarán todos los tejidos del futuro bebé.

En palabras del Dr. Miguel Barea:

La gastrulación es un proceso en el que la blástula se convierte en gástrula. Este proceso de gastrulación comprende una serie de movimientos y migraciones celulares orientados a la generación de 3 capas embrionarias.

Estas tres capas embrionarias se conocen como disco germinativo trilaminar y se describen a continuación:

Ectodermocapa más externa que se origina del epiblasto. A partir de ella se formará el sistema nervioso, la piel, la boca y la parte más externa del cuerpo.Mesodermocapa intermedia que se origina del epiblasto. Se desarrollará en músculos, esqueleto y formará el sistema circulatorio con todas las venas y arterias que lo forman. También da lugar al sistema reproductor y excretor.Endodermocapa más interna que se desarrollará en la mayoría de los órganos del bebé: los pulmones y todos los órganos del aparato digestivo como estómago, intestino, etc.

En el siguiente artículo puedes encontrar información más detallada sobre esto: La gastrulación.

Inicio de la organogénesis en el embrión

Durante la quinta semana de embarazo después de la gastrulación, el embrión aún tiene un tamaño muy pequeño, entre 1 y 2 mm, y adquiere la forma de una judía después de tener lugar los siguientes acontecimientos:

  • Las células del mesodermo forman la notocorda. Esto es una estructura flexible que actúa como sostén del embrión hasta que se forma su columna vertebral.
  • El ectodermo se pliega para dar lugar al tubo neural, a partir del cual aparecerán la médula espinal y el cerebro del embrión.
  • El embrión adquiere una forma de tubo con protuberancias en sus extremos. La protuberancia de más tamaño dará lugar a la cabeza del bebé y las más pequeñas a sus extremidades.
  • Empieza a desarrollarse el corazón primitivo pero aún no tiene latido.
  • Empiezan a formarse los rasgos faciales y aparecen los orificios nasales y las retinas de los futuros ojos.

Por otra parte, la placenta se está formando para poder transmitir los nutrientes y el oxígeno al futuro bebé hasta su nacimiento. No obstante, en estos momentos el embrión recibe el aporte nutricional gracias al saco vitelino, un anexo embrionario que irá desapareciendo a medida que se desarrolle la placenta.

Feto en la quinta semana de embarazo

Muchas mujeres descubren que están embarazadas entrando en la quinta semana, cuando el retraso de la menstruación es evidente. Además, el cuerpo empieza a notar pequeños cambios y nuevas sensaciones.

Tanto en una gestación natural de 5 semanas como en un embarazo conseguido por fecundación in vitro (FIV), los síntomas más comunes en la mujer son los siguientes:

  • Mayor cansancio o sueño
  • Muchas ganas de orinar
  • Aumento del volumen de los pechos
  • Náuseas o vómitos matutinos
  • Retención de líquidos
  • Dolor en el bajo vientre
  • Aumento en la percepción de los olores
  • Empiezan los antojos

Algunos de estos síntomas desaparecen al final del primer trimestre de embarazo, como las náuseas, pero no siempre es así. También es importante saber que no todas las mujeres experimentan los mismos síntomas. De hecho, algunas mujeres afirman no tener síntomas con cinco semanas de embarazo.

Síntomas de embarazo a las 5 semanas

Tan pronto como la mujer descubre que está embarazada, debería pedir cita con el ginecólogo para hacer una primera ecografía.

La ecografía de ultrasonido que confirma el embarazo definitivamente debería hacerse a partir de la semana 6 de embarazo. No obstante, en la semana 5 ya es posible visualizar por ecografía el saco gestacional, una bolsa llena de líquido amniótico que rodea al embrión.

Junto con la prueba de la beta-hCG, la presencia del saco gestacional confirma que hay un embarazo intrauterino. Esto es importante sobre todo cuando el nivel de beta-hCG es bajo, lo cual puede indicar riesgo de embarazo ectópico.

Sin embargo, hay un inconveniente al hacer la ecografía con cinco semanas de embarazo, ya que es muy probable que se vea el saco gestacional pero no el embrión en su interior. Esto hace sospechar al ginecólogo de la posibilidad de un embarazo anembrionado.

Con 5 semanas de embarazo, a veces sí que es posible observar por ecografía la vesícula vitelina dentro del saco gestacional. De esta manera, se confirma que hay embrión y que la gestación es evolutiva.

Si no se ve el embrión ni la vesícula vitelina en la quinta semana de embarazo, la mujer tendrá que repetirse la ecografía una o dos semanas después, lo cual le provoca una gran angustia y preocupación. Por tanto, no es recomendable hacer la primera ecografía en este quinta semana.

Por último, en una ecografía a las 5 semanas no es posible detectar el latido cardiaco del embrión, ya que el corazón primitivo todavía no es funcional. Para ello, la mujer tendrá que esperar hasta la semana 7 de embarazo.

Cuidados para la quinta semana

Los cuidados de la mujer embarazada en la semana 5 de gestación son los mismos que durante el primer mes de embarazo.

Sin embargo, esta semana 5 de embarazo es muy especial ya que empiezan a formarse los primeros órganos del futuro bebé. Por tanto, vamos a hacer hincapié en las recomendaciones más importantes:

  • Llevar una dieta sana y equilibrada que aporte los nutrientes y vitaminas necesarias para el desarrollo embrionario.
  • Tomar ácido fólico para prevenir la aparición de defectos congénitos en el cerebro y médula espinal del futuro bebé.
  • Amoldar el ejercicio físico: practicar deportes de baja de intensidad como el pilates, el yoga o la natación.
  • No abandonar la actividad física por completo. La rutina deportiva ayuda a la mujer a mejorar su tono muscular, fuerza y resistencia, lo cual es beneficioso a lo largo del embarazo y en el parto. La recuperación posparto también será más rápida en las mujeres que se mantienen activas.
  • Evitar el tabaco, el alcohol y el café.

Para obtener más información sobre los cuidados en el embarazo y algunos consejos, puedes seguir leyendo en el siguiente post: La salud en el embarazo.

Deporte en la quinta semana de embarazo

¿Es normal manchar en la quinta semana de embarazo?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

Un manchado marrón o sangrado leve en la quinta semana de embarazo puede significar muchas cosas.

Normalmente, el sangrado de implantación tiene lugar en la cuarta semana de embarazo. Por tanto, un sangrado posterior podría significar una amenaza de aborto.

Si es un sangrado abundante, como la menstruación, posiblemente la mujer ha sufrido un aborto bioquímico.

Existen otros motivos que ocasionan sangrados durante el embarazo, como los hematomas uterinos. Te recomendamos seguir leyendo sobre este tema en el siguiente post: ¿Es normal sangrar en el embarazo?

Tengo 5 semanas de embarazo y sólo se aprecia el saco gestacional por ecografía, ¿es normal?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

Sí. No es recomendable hacer una ecografía de ultrasonido en la quinta semana de embarazo porque es posible que se vea el saco gestacional sin embrión.

Esto se debe a que el embrión aún es muy pequeño y puede dar lugar a confusión. Por otra parte, el saco gestacional vacío ya hace sospechar que pueda tratarse de un embarazo anembriónico, conocido como huevo huero.

La mujer tendrá que repetirse la ecografía pasadas unas semanas para comprobar si hay algún problema con el embarazo.

¿Es posible que el test de embarazo dé negativo con 5 semanas?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

En la quinta semana de embarazo ya se ha producido la implantación del embrión en el útero.

En este momento, el embrión empieza a secretar la hormona beta-hCG, conocida como la hormona del embarazo, que es la que se detecta en un test de embarazo. Por tanto, si la mujer realmente está embarazada, el test será positivo en la quinta semana.

No obstante, siempre pueden haber fallos y, por eso, se recomienda repetir el test pasados unos días en caso de tener dudas.

Puedes seguir leyendo más sobre este tema en el siguiente enlace: Síntomas de embarazo pero test negativo.

Lectura recomendada

Si hay duda con el test de embarazo, lo más recomendable con 5 semanas de embarazo es hacer un análisis de sangre cuantitativo para detectar la hormona beta-hCG, ya que es más sensible que el test de orina de la farmacia. Puedes obtener más información sobre este tema en el siguiente enlace: ¿Cuándo se debe hacer la prueba de embarazo para que resulte fiable?

Con una ecografía de ultrasonido a las 5 semanas, la mujer también puede descubrir que tiene un embarazo gemelar. Si quieres saber los tipos de embarazo múltiple y todos los detalles de una gestación gemelar, te recomendamos leer el siguiente artículo: La gestación múltiple.

Durante la próxima semana de embarazo, la mujer tendrá los mismos síntomas que en la semana 5 y el feto seguirá aumentando su tamaño. Puedes seguir leyendo sobre esto en el siguiente post: La sexta semana de embarazo.

Источник: https://www.reproduccionasistida.org/quinta-semana-de-embarazo/

El ultrasonido temprano en el embarazo

¿Es posible que el bebé no se vea en la ecografía?

El ultrasonido es una técnica que utiliza ondas sonoras para mostrar imágenes del bebé dentro del útero materno.

El ultrasonido, que haría referencia a la técnica empleada, también es conocido como ecografía, sonograma o ultrasonograma, y no presenta los inconvenientes de la radiación (por ejemplo de los rayos-X) para tener una imagen del interior del cuerpo.

El ultrasonido permite obtener información importante sobre la salud del feto y las condiciones presentes en el útero, por lo cual ha supuesto un gran avance para la salud del embarazo y neonatal en aquellos lugares en los que su uso está extendido.

La información obtenida gracias al ultrasonido en el embarazo permite al médico planificar la atención médica de la mujer embarazada y mejorar su calidad de vida, así como detectar determinadas anomalías en el feto o posibles problemas para el parto.

El ultrasonido temprano en el embarazo se realiza para comprobar que la implantación del embrión se ha producido correctamente o para confirmar que hay embarazo.

La ecografía transvaginal

El utrasonido temprano en el embarazo suele ser a través de una ecografía transvaginal, esto es, realizada a través de la vagina, y no externa, sobre la barriga, como es habitual en las ecografías posteriores.

Para realizar un ultrasonido transvaginal el especialista inserta una sonda, llamada transductor, dentro de la vagina. La sonda se cubre con un preservativo y un gel. Dicha sonda envía ondas sonoras que reflejan estructuras corporales y un ordenador las recibe y las utiliza para crear una imagen que se puede observar inmediatamente en una pantalla de imagen.

El especialista desplaza la sonda dentro del área para observar los órganos pélvicos. El examen generalmente es indoloro, aunque algunas mujeres pueden experimentar una leve molestia por la presión de la sonda.

Como veremos a continuación, el ultrasonido temprano es el primero que se suele realizar a la mujer embarazada para confirmar la gestación y obtener otras informaciones, y suele efectuarse mediante esta ecografía trasvaginal.

La ecografía transvaginal también se utiliza más adelante durante el embarazo para evaluar casos de amenaza de aborto espontáneo, examinar la placenta, buscar la causa de un eventual sangrado, vigilar el crecimiento del embrión o el feto a comienzos del embarazo.

También se puede emplear a modo de guía durante otros exámenes (como la amniocentesis) y, hacia el final del embarazo, para ver si el cuello uterino está cambiando o abriéndose cuando el trabajo de parto está comenzando tempranamente.

Cuándo se realiza el ultrasonido temprano en el embarazo

En los lugares en los que existe esta técnica de control prenatal, el ultrasonido transvaginal se realiza bastante temprano en el embarazo, entre las semanas seis y siete, para confirmar si existe un embarazo, diagnosticar un posible embarazo ectópico o molar, y hasta detectar los latidos cardíacos del embrión. Además gracias a los datos anteriores se puede saber si el embarazo es simple o hay más de un feto.

El embrión se puede ver en una ecografía transvaginal hacia las seis semanas de embarazo (a partir de la octava semana veremos el feto).

Pero incluso antes se puede detectar el embarazo, ya que se puede ver el saco gestacional.

Estas fechas son aproximadas, pues dependiendo de la precisión del equipo o de la habilidad del especialista para interpretar las imágenes se podrá obtener resultados antes o después.

Por ello en el ultrasonido temprano en el embarazo es posible que los latidos del bebé no sean detectados, pero eso no significa que exista un problema si, por ejemplo, hay un error en el cálculo del tiempo de embarazo y es muy temprano para detectarlo. En estos casos, se suele recomendar repetir el ultrasonido una o dos semanas después, o realizar una ecografía con la técnica doppler.

Dependiendo de los países y de los centros médicos en los que la mujer embarazada realice su seguimiento, el ultrasonido temprano en el embarazo será realizado antes o después. Incluso hay lugares en los que no se realiza la primera ecografía hasta las 16 o 18 semanas, que ya no podrían denominarse “tempranas”.

Suscríbete para recibir cada día nuestros consejos sobre embarazo, maternidad, bebés, lactancia y familia.

Confirmación del embarazo

En cualquier caso, dado que la ecografía es una técnica segura tanto para la madre como para el bebé siempre y cuando sea utilizado de manera adecuada por profesionales, sería recomendable hacer un ultrasonido temprano para detectar cuanto antes cómo se ha iniciado el embarazo.

Sin embargo, hay que señalar que en las mujeres de bajo riesgo el ultrasonido es muy útil para descartar problemas, pero no es tan eficaz para detectarlos.

Y, además de no detectar algunos defectos congénitos, el ultrasonido de rutina puede, en ocasiones, sugerir la presencia de un defecto cuando en realidad no existe ninguno, por lo que se recomienda hacer otros estudios para demostrar si el bebé está sano o no.

En definitiva, el ultrasonido temprano en el embarazo es un análisis prenatal que usa ondas sonoras para capturar la primera imagen del bebé en el interior del útero materno. Se trata de la primera ecografía que nos confirmará la noticia y nos ofrecerá más datos importantes para la salud del feto y la nuestra.

Más información | KidsHealth
Fotos | seamusiv y Kelly Sue en Flickr-CC
En Bebés y más | Pruebas prenatales: ecografía, Las ecografías en el embarazo

Источник: https://www.bebesymas.com/embarazo/el-ultrasonido-temprano-en-el-embarazo

Consejos para que el bebé se deje ver en la ecografía

¿Es posible que el bebé no se vea en la ecografía?

Uno de los momentos más bonitos del embarazo es ver a nuestro bebé en la ecografía, aunque a veces no es demasiado fácil pues este no se mueve demasiado y no se le ve tanto como a uno le gustaría.

Además, hay otros factores que impiden ver al bebé en una ecografía como que esté, por ejemplo, en una postura algo enrevesada o si la madre, por ejemplo, padece sobrepeso u obesidad algo que también impedirá que se le pueda ver adecuadamente.

Índice

¿Qué son las ecografías?

Las ecografías son unas técnicas de exploración de los órganos internos del cuerpo que consisten en registrar el eco de las ondas electromagnéticas. Son imágenes obtenidas con esa técnica. Para ver a los bebés los ginecólogos realizan ecografías y a través de ellas los progenitores podrán ver a sus bebés, aunque no siempre ellos están a favor de dejarse ver.

Son muchos los centros que hoy se dedican a realizar ecografías a las futuras mamás. A estos centros las mujeres pueden acudir solas, con su pareja o con sus familiares. Todos ellos estarán encantados de conocer al bebé, aunque sea en una pantalla.

Es normal que al principio no se vea demasiado, pero a medida que va pasando el rato es posible que muchos papás y muchas mamás puedan ver perfectamente el rostro de su bebé. Hasta hace algunos años esto no era demasiado sencillo.

Sin embargo, con el paso del tiempo y también con los grandes avances cada vez va siendo más fácil reconocer todas las partes del cuerpecito y la cara del bebé, gracias, en parte, a las ecografías que ya existen en 5D, que, aunque en realidad se trata de una ecografía 4D, estas cuentan con una resolución HD de alta definición dotándola de una imagen mucho más nítida y permitiendo verle con mucha más claridad e incluso detectando posibles anomalías.

Pero a veces, como ya decíamos, este no tiene ni la más mínima intención de moverse y son algunos papás y algunas mamás los que no lo consiguen en muchas ocasiones el día de la ecografía, pero, tranquilos porque hay algunos trucos que pueden hacer que vuestro bebé esté mucho más contento y convencido, y se deje ver un poquito más por sus papás.
 

¿Qué es lo que se puede hacer para ver bien al feto en la ecografía?

Lo ideal es que la mamá deje de utilizar la crema hidratante que se echa a diario, aproximadamente 48 horas antes de la ecografía 5D, porque la película grasa y las partículas que penetran en la piel pueden llegar a dificultar la nitidez de la imagen que se obtiene por ultrasonido.

También sería bueno beber agua de forma abundante los días previos a hacer la ecografía porque esto ayuda a clarificar el líquido amniótico que es el principal objetivo para ver con mayor nitidez todas las imágenes que se nos ofrezcan a través del ecógrafo.

Además, sería bueno que la futura mamá lleve algo de chocolate en el bolso si no es verano ni hace demasiado calor, o algunos caramelos o golosinas. El dulce es considerado un excitante que va a ayudar a que el bebé se mueva y gire su posición.

Y no, aunque no es necesario ingerir chocolate antes de la sesión ya que podríamos conseguir el efecto contrario al deseado, si deberíamos tomar un par de onzas si queremos que el bebé se mueva.

Y aunque alimentos excitantes como el chocolate sean recomendables, con las bebidas excitantes pasa justamente todo lo contrario, es decir, que deben evitarse, así como también debe evitar tomarse los refrescos en las horas previas a la ecografía 5D. Además, un exceso de excitación puede evitar que se le capte bien en la fotografía o en el vídeo.

Por último, sería bueno también llevar ropa cómoda sobre todo para que la experiencia sea tranquila. Por ejemplo, que el pantalón que una lleve a la ecografía sea sencillo de retirar, o que se lleve alguna blusa que deje al descubierto la tripa sin que una se sienta incómoda.

Las ecografías suelen durar aproximadamente entre 45 minutos y una hora en la que, además, la mamá estará completamente tumbada por lo que cuanto más cómoda y tranquila esté, mucho más agradable podrá ser la experiencia.

Recordemos, además, que hay muchísimos centros donde los papás y las mamás podrán conocer a su bebé con la mejor calidad de la imagen, y con una disposición a la última, además de una alta tecnología en ecografías que podrán disfrutar con todos sus seres queridos. La gran mayoría de los centros especializados cuentan ya con ecógrafos de última generación y también con personal altamente cualificado en imagen prenatal. ¿Sigues imaginado la carita de tu bebé? ¿Por qué no la ves cuanto antes?

Acude con tu pareja, o cualquier familiar a cualquier centro de ecografías y deja que tu bebé os muestre su carita. Eso sí, ¡paciencia hasta que podáis tenerlo junto a vosotros piel con piel!

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/embarazo/tests-y-pruebas/consejos-para-que-el-bebe-se-deje-ver-en-la-ecografia-10847

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: