Estimulación para el desarrollo del bebé

Actividades para la estimulación del desarrollo psicomotor

Estimulación para el desarrollo del bebé

La estimulación temprana del niño contribuye a que este logre un mejor y mayor desarrollo, especialmente en cuatro áreas básicas como son los movimientos gruesos, movimientos finos, el lenguaje y su capacidad de interactuar con el entorno y con las demás personas.

Hay que tener en cuenta que cada niño tiene su propio ritmo de aprendizaje y desarrollo y que cualquier evento que te preocupe debe ser comentado siempre con el pediatra.

Consejos para poner en práctica actividades de estimulación temprana

Estas actividades deben ser realizadas por los padres o por personas que cuidan al niño, es recomendable que se lleven a cabo en un ambiente tranquilo de forma diaria o al menos tres veces por semana.

Es importante que el niño esté despierto y con ánimo de jugar, nunca forzar al niño, puede ser un buen momento cuando se haya despertado de alguna de sus siestas, la de la mañana o la tarde.

Se recomienda siempre compartir actividades y reducir el uso de la televisión y de otro tipo de dispositivos visuales (móviles o tablets).

Es muy importante disfrutar el tiempo en familia, compartir el tiempo de vigilia de los bebés con sus hermanos, jugar, leer cuentos, ir al parque, al campo, hablar y contar historias, el nombre de las plantas, los colores de los coches, comer todos juntos sin televisión, etc.

Actividades de estimulación según la edad de tu hijo

Las actividades a realizar dependerán de las metas a lograr. A continuación, se detallan algunas actividades de estimulación que pueden realizarse en casa.

0 a 3 meses

Movilidad

  • Coloca al bebé boca abajo y coloca delante de él objetos o juguetes llamativos o que hagan algún tipo de sonido.
  • Cambia la posición del bebé y ponlo boca arriba. También se puede tomarle por los brazos para incorporarlo, esto le lleva a que trate de sostener la cabeza.
  • Coloca al bebé boca arriba y moviliza con suavidad sus brazos y piernas flexionándolos y estirándolos.
  • Coge los dedos de las manos del bebé y estirarlos suavemente. Coloca algún objeto en su mano para que lo sujete.

Sentidos

  • Trata de hablarle con frecuencia mirándole a los ojos y llamándolo por su nombre.
  • Habla al bebé cerca con voz suave o cántale canciones.
  • Haz sonidos graciosos cerca de él que llamen su atención.
  • Lleva al bebé a lugares con distinto grado de iluminación.
  • Muéstrale objetos de colores vivos y muévelos arriba, abajo y a los lados para que los siga con la mirada.

Lenguaje

  • Háblale e imita los sonidos que emita para estimularlo a que lo siga haciendo.
  • Cántale canciones sencillas con rimas.

4 a 6 meses

Movilidad

  • Mientras esta boca arriba, sujétale las manos y trata de incorporarlo con suavidad hasta que se siente.
  • Tumbado boca abajo en una superficie lisa, coloca objetos cercanos, pero no a su alcance de forma que tenga que moverse para cogerlos. Procura que sean de distintas texturas.
  • Coge sus manos y júntalas para que aprenda a hacer movimientos como aplaudir y tocarse la cara. Acerca sus manos a tu cara.

Lenguaje

  • Dirígete a él por su nombre, de forma cariñosa y sonriéndole.
  • Háblale y contéstale a sus balbuceos así como a los distintos ruidos que emita.
  • Háblale desde diferentes distancias para que oriente tu voz.

7 a 9 meses

Movilidad

  • Coloca al bebé boca abajo sobre una superficie lisa y llámalo para que vaya hacia ti o acércale un juguete para que trate de agarrarlo. Esto ayudará a estimular el gateo.
  • Siéntalo en el suelo o en una superficie segura y ofrécele juguetes para que los alcance.
  • Ofrécele varios objetos de manera secuenciada, de forma que utilice las dos manos e incluso los golpee uno contra otro o los pase de una mano a la otra.
  • Dale juguetes o alimentos como galletas o frutas en trozos que pueda tomar con los dedos índice y pulgar (siempre en posición sentado y bajo supervisión).
  • Permite que tome agua solo, con un vaso para bebés.

Lenguaje

  • Háblale efectuando cambios en la entonación, como haciendo preguntas o exclamaciones.
  • Nombra todos los objetos que utilizas, señalándolos para que aprenda a reconocerlos, aprovechado situaciones o rutinas diarias (baño, comida, momento de vestirse)
  • Llévalo a lugares en donde pueda percibir sonidos distintos o utiliza audios de animales.
  • Estimula a que diga sus primeras palabras con sílabas repetidas como mamá o papá, celebra cada vez que lo haga bien.
  • Comienza a preguntarle si quiere más comida o si quiere seguir jugando de forma que responda.

Social

  • Juega con él cubriéndote con una tela u objeto para que te busque.
  • Dale instrucciones sencillas para que las siga, como que te dé un juguete o agarre algún objeto.
  • Enséñale a hacer movimientos con las manos como aplaudir o decir adiós.

10 a 12 meses

Movilidad

  • Enseña a tu hijo a ponerse de pie sujetándose a algún objeto y ayúdale a dar sus primeros pasos.
  • Anímale, si muestra interés, a que camine para agarrar algún objeto o juguete o incluso hacia ti.
  • Utiliza juegos que requieran introducir objetos uno dentro de otro y juguetes apilables.
  • Ofrécele papel para que lo tome y lo arrugue, también puedes darle colores para que haga garabatos.

Lenguaje

  • Dale órdenes sencillas a tu bebé para que las siga.
  • Juega haciendo los sonidos de los animales comunes, anímale a que trate de hacerlos.
  • Hazle preguntas sencillas que pueda responder con sí y no.

Social

  • Trata de que comparta con otros niños de su edad.
  • Enséñale a hacer algunas actividades de higiene como lavarse las manos y a colocarse alguna prenda o calzado.
  • Ayúdale a recoger, y guardar sus juguetes, hazlo tú y haz que te imite.

13 a 18 meses

Movilidad

  • Realiza juegos y actividades en las que sea preciso sentarse y ponerse de pie, como levantarse a buscar algún objeto objetos o jugar a ser pequeño o grande.
  • Procura que realice actividades como empujar un carrito o caminar hacia atrás.
  • Realiza actividades como meter y sacar objetos pequeños de un recipiente mayor, así como apilar objetos.
  • Léele cuentos, pídele que señale las figuras, enséñale los animales y sus sonidos y estimúlale a que pase las páginas.

Lenguaje

  • Pídele al niño que señale o busque los objetos que le nombres.
  • Dile que señale las partes del cuerpo que le indicas.
  • Enséñale canciones infantiles y cantadlas juntos.
  • Pregúntale su nombre.
  • Inclúyele en las conversaciones de la familia.

Social

  • Deja que haga algunas actividades solo, como comer, enjabonarse o vestirse.
  • Enséñale a decir palabras amables.

18 meses a 2 años

Movilidad

  • Realizad juegos que impliquen correr, jugar con una pelota o saltar.
  • Enséñale a subir y bajar escaleras.
  • Ponle música y haz movimientos con el cuerpo y bailad juntos.
  • Deja que haga dibujos y los coloree.

Lenguaje

  • Llévale a sitios distintos a la casa y pídele que diga el nombre de los objetos que ve.
  • Pídele que repita palabras que le vayas diciendo y que haga frases cortas.
  • Háblale dándole explicaciones de las cosas que hacen o que ve en la televisión.

Social

  • Llámale siempre por su nombre.
  • Déjale que te ayude en algunas actividades del hogar.
  • Anímale a que comparta con otros niños o adultos.
  • Manifiéstale siempre tu cariño y amor.
  • Regáñale con cariño si debes hacerlo, mostrando siempre la manera de hacer lo correcto.


Bibliografía

  • Desarrollo psicomotor normal. Pediatr Integral 2015; XIX (9): 640.e1-640.e7
  • Manual de Neurología Infantil». A. Verdú. 2º edición. Editorial Panamericana
  • Nelson. Tratado de pediatría. 20º edición
  • AEP Asociación Española de Pediatría. Cruz Tratado de Pediatría, 11ª edición. Madrid: Editorial Médica Panamericana; 2014
  • Manual de diagnóstico y terapéutica en Pediatría». 6º edición. Ed. Panamericana. J. Guerrero-Fdez. A. Cartón Sánchez. A. Barreda Bonis. 201
  • www.familiaysalud.es. AEPAP

Источник: https://www.quironsalud.es/kenko/es/0-2-anos-53b0f/actividades-estimulacion-desarrollo-psicomotor

Actividades de estimulación temprana para hacer con tu bebé de 0 a 6 meses

Estimulación para el desarrollo del bebé

Por fin tienes a tu bebé en los brazos. Lo has esperado tanto y con tanta ilusión… ¿Y ahora qué? No lo puedes poner a pintar, ni puedes jugar con él a las muñecas, ni entiende los cuentos que le lees. Ninguna de esas cosas que hacías con los hijos de tus amigos sirven con él.

Las actividades que puedes compartir con tu hijo son muy limitadas al principio, pero existen actividades y juegos en los primeros meses que no solo estrecharán el vínculo afectivo con tu pequeño, sino que serán muy beneficiosos porque favorecerán su estimulación temprana.

Aquí encontrarás algunas de las principales actividades de estimulación temprana para bebés.

¿Cuándo empezar la estimulación temprana para bebés?

Cuanto antes, mejor. El bebé empieza a recibir estímulos desde que nace.

El olor de su madre, su voz y el primer contacto con su piel son estímulos que le están comunicando cosas y transmitiendo información del entorno y de todo lo que le rodea.

Aunque los primeros días los veamos tan pequeños (y tan quietecitos), existen muchas actividades que les irán sirviendo en su aprendizaje y que estimularán su desarrollo.

No es necesario llevar a cabo actividades muy largas ni variadas en el mismo momento o día, será suficiente con unos minutos de un juego sencillo para notar cambios. Para empezar, con cinco minutos es suficiente, y no deben superar los diez durante los seis primeros meses.

Es aconsejable escoger los momentos en los que el bebé esté más tranquilo y menos cansado. Si tiene sueño o hambre, no es buena idea forzar la actividad. Notarás que está más receptivo si buscas las horas más adecuadas, y esto hará que el bebé quiera colaborar en los juegos ¡y se lo pase bien con ellos!

Quién debe realizar estas primeras actividades

Muchas veces vemos al bebé tan pequeño que para determinadas actividades queremos buscar un especialista y es más que lógico. Si nuestro bebé tiene cólicos o problemas de movilidad, por ejemplo; lo más indicado es que sea un fisioterapeuta especializado el encargado de su cuidado.

Sin embargo, en la mayor parte de los casos y siempre que el bebé no requiera atención especializada, los expertos dan nociones y enseñan a los padres para que sean ellos los que realicen las actividades con su bebé. El motivo es sencillo: en los primeros meses, es necesario que el bebé sea estimulado por una persona de referencia.

Alguien a quien conoce y con quien además ya tiene un vínculo de confianza le aportará más tranquilidad y, por tanto, el pequeño se mostrará más receptivo al ejercicio. Por este motivo es esencial que los padres dediquen unos minutos al día a interactuar con su hijo.

Hablarle, jugar o hacer actividades juntos sentará las bases de la futura relación con su bebé. No obstante, ante cualquier contacto físico, hay que ser muy cuidadoso y actuar con mesura y prudencia. Es importante reconocer si el bebé está comunicando incomodidad o cansancio y dejarlo para más tarde o cambiar de juego.

Tipos de actividades de estimulación temprana para bebés

La estimulación temprana para bebés les ayuda a conocerse, a reconocer sus propias sensaciones físicas y a regularse.

Las primeras actividades deben ir dirigidas la estimulación de los sentidos, canales de entrada de la información que le van a permitir conocer el mundo que le rodea: la vista, el tacto, el oído, el sistema vestibular (sentido del movimiento), el propioceptivo (percepción del cuerpo), el gusto e incluso el olfato. 

Las actividades de estimulación temprana para bebés sirven para favorecer el desarrollo muscular y su flexibilidad. Ambos avances anticiparán la relación del bebé con su entorno en los primeros seis meses de vida. Nuestra recomendación es buscar actividades cotidianas donde introducir los juegos de estimulación. Te damos algunas ideas:

En los brazos

El primer compañero de juegos de un bebé son sus padres, y en las primeras semanas de vida principalmente su madre. Las caricias, las palabras susurradas cerquita de la cara (a unos 30 centímetros, que es desde donde mejor te verán hasta los tres meses, cuando empiecen a enfocar la vista), el balanceo rítmico al acunarlo suavecito…

Todos ellos son estímulos que aportan cariño, confianza y seguridad al bebé; y le animan a explorar todo lo nuevo que está empezando a descubrir.

A pesar de que sea muy difícil abstraerse de la cantinela de «no lo cojas tanto en brazos que lo vas a acostumbrar», el contacto directo con tu hijo es su mejor forma de aprendizaje y conocimiento del mundo exterior.

En la cuna, el capazo o el cochecito de paseo

No es recomendable incorporar a los bebés antes de la etapa de sedestación, un hito que alcanzan por sí mismos alrededor de los seis meses de vida.

Hasta entonces lo ideal es portear o tumbar horizontalmente boca arriba.

Muchos de los juegos que vamos a mencionar se pueden hacer con ellos tumbados, pero una manera de estimular es simplemente ponerles móviles de cuna para el desarrollo visual y auditivo.

Pero es necesario que los escojas bien. En las primeras semanas no deben ser estridentes ni electrónicos, porque podrían crear el efecto contrario. Montessori tiene modelos ideales para favorecer el desarrollo de los bebés de forma respetuosa.

Boca abajo

Actualmente los organismos oficiales aseguran que la postura más segura para que un bebé duerma es boca arriba con la cabecita hacia un lado. Es la manera de reducir las posibilidades del temido síndrome de muerte súbita. Los estudios más recientes indican que si el bebé duerme sobre su estómago recibe menos oxígeno.

Además, se ha demostrado que la postura boca abajo le dificulta despertarse o llorar para avisar a sus cuidadores ante un peligro. Por eso, la Academia Americana de Pediatría (AAP) recomienda que sean colocados boca arriba para dormir. Sin embargo, cuando están despiertos las indicaciones cambian.

La postura boca abajo, además de ayudar a que el recién nacido no siempre tenga el peso sobre la misma parte de la cabeza (algo que previene deformaciones de su cabeza o plagiocefalias, demasiado frecuentes), fortalece los músculos del cuello y la espalda, mejora sus sentidos y las actividades motoras, favoreciendo así el inicio del gateo.

Hay juegos y actividades muy sencillas, pero que son una forma magnífica de comenzar. Por ejemplo, el típico cucútras, que sirve para captar la atención y que el bebé empiece a fijar la vista.

Otro muy simple es tumbarte con tu hijo y hacerle carantoñas. Incluso una sencilla palmada para animarle a seguir tus manos haciendo que gire la cabecita, servirá para ayudarle en su desarrollo.

A veces el bebé no tolera estar tumbado boca abajo y se queja o llora. No pasa nada, no tenemos que forzarlo a mantener esta postura, ya que hay otras formas de estimular la musculatura del cuello y la espalda, como el porteo, por ejemplo.

Tumbándolo con su pecho sobre nuestro pecho mientras estamos recostados y le vamos hablando suavito, acunándolo en nuestros brazos colocado boca abajo.

También podemos aprovechar los cuidados del día a día como el cambio de ropa, que hacemos tantas veces, haciéndole rodar despacito hacia un lado y otro para ir abrochando botones, sacando un bracito y otro, etc. 

Es muy importante que respetemos los ritmos de nuestro bebé. Sin forzar. Si está molesto o llora, como ya hemos indicado, es mejor reducir el tiempo, cambiar de actividad o dejarlo para un momento en que lo notemos más receptivo. Insistir será contraproducente.

En el baño

Para algunos bebés el baño es un momento de relax, ¡pero para otros es todo lo contrario! Si tu hijo está en el primer grupo puedes aprovechar para ejercitarlo.

El sonido del agua al caer, sentirla en su piel… la bañera se puede convertir en todo un carnaval de sensaciones que estimulan al bebé.

Además, al salir, mientras le secamos puede ser un buen momento para incluir el masaje, un espacio de estimulación, pero también de unión con tu hijo a través del tacto.

Descubre los beneficios del masaje infantil, tanto para el bebé como para ti, en el Seminario Online «Masaje infantil»

En la calle

Una de las mejores formas de estimulación de un bebé es un simple paseo. Los bebés pueden salir a la calle desde el nacimiento (evitando el sol directo, así como las horas centrales del día en verano). Hay una infinidad de colores, de sonidos, de temperaturas, de formas y objetos…

Siempre que sea posible, pasea con tu bebé. Además, la exposición indirecta al sol, con las precauciones correspondientes, es precisa para que tu hijo reciba vitamina D tan importante para la correcta asimilación del calcio necesario para los huesos.

En la mesa

Aunque hasta los seis meses se recomienda para los bebés la lactancia materna exclusiva, cuando llega el momento se puede acercar al niño a la mesa y que juegue con los alimentos. Descubrir por el tacto texturas blandas, duras, frías, calientes… y con el olfato diversos olores, es una gran experiencia que además le divertirá enormemente.

Juegos de estimulación temprana para bebés, según sus meses de vida

Este es un pequeño resumen de las actividades más recomendables por meses, aunque debes observar a tu bebé para saber cuáles son los más apropiados para él.

  • Durante el primer mes del recién nacido podemos hacerle muecas, darle masajes, cantarle canciones, jugar con sus manos.
  • En el segundo mes podemos mecer al niño en los brazos o incluso bailar con él, hacerle escuchar sonidos como el de palmadas o sonajeros simples (incluso basta meter arroz en una botella vacía), practicar ejercicios de piernas (del tipo bicicleta, aprovechando el cambio de pañal, por ejemplo) y hacerle caricias.
  • Al tercer mes podemos ofrecerle diferentes texturas para ayudarle a desarrollar su sentido del tacto (una esponja de baño, un estropajo, un pañuelo de seda…). También puedes hacer un libro sensitivo con lazos, distintas telas u objetos (pero ojo, es mejor que no haya peligro de desprendimiento de piezas pequeñas que puedan llevarse a la boca) y jugar con sonajeros para que siga el movimiento del objeto con la vista y así ejercite sus sentidos del oído y la vista.
  • Durante el cuarto mes podemos balancearle suavemente con cuidado de que no haya sacudidas fuertes, hablarle constantemente y hacer gestos para que los imite (por ejemplo, la pedorreta. Es un ejercicio que servirá para el inicio del lenguaje).
  • Al quinto mes un espejo se puede convertir en algo fantástico. Es una buena forma de que empiece a reconocerse. Hay espejos de seguridad para bebés fabricados con materiales especiales para evitar el riesgo de rotura y cortes.
  • En el sexto mes un ejercicio muy sencillo es darle cosas y que las coja y después las devuelva. También podemos introducir el juego con pelotas (si son de distintas texturas aún mejor) y ofrecerle espacios amplios y abiertos para fomentar el gateo y fortalecer la espalda.

No olvides que tu imaginación será siempre el mejor de los recursos para que tu bebé y tú creéis juegos propios que estrecharán vuestros lazos y fomentarán su desarrollo.

Revisado por:

Источник: https://www.criarconsentidocomun.com/estimulacion-temprana-para-bebes/

Cómo estimular el desarrollo de un bebé de 1 año

Estimulación para el desarrollo del bebé

Estimular el desarrollo del cerebro del niño a partir de 1 año es clave en la definición de los ciclos del máximo desarrollo cerebral. En este período de su vida se realizan grandes desarrollos de conexiones sinápticas, es decir, los enlaces neuronales, entre las áreas corticales cercanas.

Este desarrollo permite que el niño tenga una gran capacidad de absorción de información sin importar qué sea o de dónde provenga. Por este motivo es tan importante estimular de forma correcta el cerebro del bebé a partir de los 12 meses. A continuación, conocemos cómo desarrollar el cerebro del bebé de 12 meses.

Cómo es el cerebro de un bebé de 12 meses

Hasta los 12 meses de edad el bebé habrá aprendido a dar sus primeros pasos (gateando o andando), a sonreír, a mover la mano para saludar, a enfocar la vista, a estirarse, a decir sus primeras palabras y a explorar, ya sea a través del gateo o andando. Pero, ¿cómo es el cerebro después del primer año de vida?

A partir de los 12 meses el niño será capaz de captar el medio ambiente y de manejar la comunicación en una conversación no verbal. Para ello, sonreirá, hará demostraciones de afecto e incluso miradas de asombros o respuestas faciales (como sorpresa) ante lo que está escuchando. 

Además, con 12 meses o más, la coordinación del niño mejorará notablemente debido a que el cerebelo, que es la parte del cerebro responsable de la coordinación y el equilibrio, aumenta su tamaño por tres. Aprenderá a decir más palabras seguidas siendo consciente de lo que significan.

Cómo ayudar al desarrollo del cerebro del bebé de 1 año

Los padres somos los principales responsables de ayudar al bebé a desarrollarse correctamente, pero, ¿cómo ayudar al desarrollo del cerebro del bebé de forma adecuada? Es más fácil de lo que imaginas.

  • Haz de guía: es importante que el bebé note que eres su guía y que te tome como su persona de referencia, el modelo en el que mirarse. Los niños aprenden mucho más de aquello que ven que de aquello que se les dice, especialmente en esta etapa, por lo que vigila tus pasos y trabaja siempre a favor de tu pequeño.
  • Haz que se sienta seguro: evita transmitirle miedo al bebé, ya que lo captará muy rápido. 
  • Ofrece estímulos adaptados a su edad: es fundamental no hiperestimular al bebé, puesto que es posible que no le dé tiempo a asimilarlo todo y acabe por no aprender nada. 
  • Proporciona los estímulos necesarios

¿Qué hacer para estimular su desarrollo cognitivo?

En este punto, el proceso de mielinización está en pleno apogeo. Esto significa que las células nerviosas crean una capa protectora gruesa que ayuda a acelerar las señales del cerebro. ¿Cómo estimular entonces el desarrollo cognitivo del bebé de 12 meses?

  • Ofrécele juegos interactivos: a partir del año, el bebé podrá girar pomos, abrir cajones o colocar piezas en un juguete interactivo.
  • Juega al “cu-cú”: les encanta jugar al “cu-cú” e incluso al escondite.
  • Háblale: a esta edad entienden, y recuerdan, muchas de las cosas que escuchan, así que no pares de hablarle.
  • Déjalo comer solo: si ha mostrado interés por la comida, deja que la coja él solo con las manos. 

Hablar con el bebé para desarrollar el lenguaje

Como hemos adelantado, a esta edad el bebé es capaz de comprender muchas palabras, aunque no sepa decirlas. Esto se llama lenguaje receptivo, así que lo mejor es no parar de hablar con el pequeño, siempre de forma ordenada.

Llegará un momento en el que el bebé pida uno de sus juguetes señalando con el dedo. Es entonces cuando, al dárselo, deberá decir el nombre de ese objeto.

Juego y actividades para estimular su cerebro

Con actividades sencillas como estas podrás estimular el desarrollo del cerebro de tu bebé de 12 meses:

  • Contar historias: a los niños les encantan las historias, especialmente si son escenificadas porque les ayudan a estimular mucho más su cerebro.
  • El escondite: es otro de los juegos con los que disfrutan mucho a esta edad.
  • Rompecabezas adaptados a 12 meses.

Leche de crecimiento para el desarrollo del bebé (Etapa 3)

La leche de crecimiento, o leche de etapa 3, es una leche para niños que se elabora a partir de la leche desnatada de vaca a la que se le añaden algunos componentes para enriquecerla y darle al bebé todos los nutrientes necesarios. Se recomienda dar a los niños como paso intermedio entre la leche de continuación y la leche de vaca.

En cuanto a los nutrientes de la leche de crecimiento, debe contener una buena cantidad de hierro, calcio, zinc y vitaminas para contribuir al correcto crecimiento y desarrollo del niño. 

Hasta cuándo dar leche de crecimiento

La leche de etapa 3 está recomendada para niños de 12 meses y se puede seguir dando hasta que cumplan los 3 años como parte de una dieta variada y diversificada. 

¿Te ha resultado útil este artículo? Descubre mucha más información y consejos sobre el embarazo, el parto y el crecimiento de tu bebé formando parte de nuestro Club Enfamamá. ¡Únete ahora y empieza a disfrutar de todos sus beneficios!

Advertencia importante: la lactancia materna proporciona la mejor nutrición a los bebés. El pediatra es el que mejor te puede asesorar sobe el cuidado y la alimentación de tu hijo, y sobre los alimentos que debes añadir a la dieta conforme va creciendo.

Источник: https://www.enfamil.es/blogs/desarrollo-de-mi-bebe/como-estimular-el-desarrollo-de-bebe-1-ano

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: