Estimulación temprana de bebés

Ejercicios de estimulación temprana para bebés de 0 a 12 meses

Estimulación temprana de bebés

No confundas los ejercicios de estimulación temprana con la hora del juego, te explicamos por qué es básico que los realices con tu hijo.

El tiempo con ellos es vital, aprovecha este tiempo en casa para realizar estos ejercicios de estimulación temprana para bebés de 0 a 12 meses y desarrollar su plasticidad y crecimiento cerebral.

6 Ejercicios de estimulación temprana

Es común pensar que sólo se trata de actividades recreativas, pero están diseñadas para fortalecer estas áreas del desarrollo:

• Sensorial• Motriz• Cognitiva• Lenguaje

• Socio-afectiva

Le llamamos “temprana” porque se realiza desde los 30 días hasta aproximadamente los tres años, cuando el niño alcanza la edad suficiente para entrar al kínder y cumplir otras tareas que ayuden a su crecimiento. Debemos aprovechar este momento pues es cuando tiene una mayor plasticidad y crecimiento cerebral, además en esta etapa se adquieren las destrezas y habilidades.

Además: Estimulación temprana desde casa

Los ejercicios de estimulación temprana son actividades como juegos, ejercicios físicos y canciones, que debemos presentar de forma atractiva con el objetivo de impulsar sus capacidades y áreas de desarrollo. Además, al ejecutarlas con nuestro apoyo, fomentamos la creación de vínculos afectivos que le ayudarán a desempeñarse mejor en la vida adulta y ser más seguro, sano y feliz.

Características

Los ejercicios deben ser cortos, repetitivos, variados y si es posible acompañarlos con una canción que puedan recordar fácilmente; esto responde también a que la atención de un niño es breve y podemos explotarla con ocupaciones que tengan más de un beneficio.

Es recomendable acudir a una clase por semana, y reforzar en casa lo aprendido; la continuidad le ayudará a crear un ambiente más estructurado, que fomente su bienestar. Los estímulos deben proporcionarle aprendizaje, distracción, retos y vínculos afectivos.

Además, hay que considerar que los bebés no sólo duermen y comen, al igual que nosotros gozan realizando diferentes cosas, reír, crear, experimentar y sentir tu aprobación; es muy importante brindarles este tipo de espacios que les permitan conocer el mundo a tu lado. Aprovecha para realizar estos ejercicios de estimulación temprana.

Conoce: Centros de estimulación temprana en CDMX

Etapas

Están divididas en grupos, y cada uno se enfoca en áreas específicas para la edad; durante el primer año de vida se clasifican en periodos de dos meses y posteriormente, de seis.

Al principio nos concentraremos en trabajos para fortalecer su cuello y lograr el control cefálico, después en los giros, que debe efectuar por sí mismo, y en la siguiente etapa comenzará a sentarse manteniendo el equilibrio.

Casi en el primer semestre llegarán el arrastre y el gateo, para que más adelante, cerca del año comience la marcha.

El equilibrio será fundamental para su desarrollo motriz, y lo puedes incentivar de varias formas de acuerdo a su edad.

Calentamiento

Inicia de la cabeza a los pies; cada parte del cuerpo deberá realizar dos ejercicios, por ejemplo:

• Cabeza. Moverla de arriba hacia abajo
• Hombros. Subir y bajar; adelante y atrás
• Brazos. Flexionarlos y extenderlos; amasarlos –oprimirlos suavemente– de las axilas hacia abajo
• Muñecas.

Círculos hacia dentro y fuera
• Dedos (manos). Amasar cada uno a partir del pulgar
• Piernas. Flexionarlas, extenderlas; bicicletas
• Pies. Círculos hacia dentro y fuera
• Dedos (pies).

Amasar cada uno comenzando por el pulgar

Tip: Inicia con cinco repeticiones e increméntalas hasta llegar a 10 por sesión.

0 a 2
Ponlo boca abajo y llama su atención con una sonaja; muévela de izquierda a derecha y de arriba a abajo. La finalidad es que cada día sostenga mejor su cabeza y la dirija hacia donde está el estímulo auditivo.

2 a 4
Pon una cobija en rombo y acuéstalo en el centro. Sostén los extremos laterales y jala uno, como si fueras a cubrirlo. Cuando esté a punto de girar, tira del otro extremo para compensarlo y que no ruede completamente. Tras arrullarlo un par de veces de cada lado, gíralo hasta dejarlo boca abajo.

Revisa: Ejercicios de estimulación oportuna para bebés de 1 a 2 años

6 a 8
Ayúdalo a rebotar levemente. Tómalo con tus manos y siéntalo sobre una pelota (puede ser de pilates, de 65 cm), después, alterna la velocidad en segmentos rápidos y lentos. Escuchen una canción que tenga ritmos diferentes.

8 a 10
Ponlo boca abajo sobre la pelota y muévela de derecha a izquierda y de adelante hacia atrás. Mantente muy alerta para evitar accidentes.

10 a 12
Siéntalo dentro de una caja resistente, limpia y con suficiente espacio para que pueda moverse con libertad. Ahora, jálala como si estuviera dentro de un automóvil. Si lo crees conveniente, dale un juguete; deberá mantener el equilibrio y sujetar lo que trae en las manos.

Por otro lado: ¿Qué es la estimulación oportuna y por qué es importante para tu bebé?

Considera que:

• Cada ejercicio requiere supervisión y un espacio agradable, bajo un ambiente seguro• Saturar a tu hijo no lo hará más listo ni más feliz. Al igual que tú, necesita descansar y moderar los ámbitos recreativos, educativos y de reposo• Una educación completa depende no sólo de la cantidad de ocupaciones, sino también de la constancia y variedad de las mismas

• La crianza integral comprende una alimentación adecuada, actividad física, educativa, musical y sobre todo, los vínculos afectivos creados en el hogar

Al estimularlo, además de fomentar su desarrollo psicomotriz, le ofrecerás un momento agradable en familia, aprenderán a convivir, a jugar y a mantener un programa de ejercicios, con un orden y secuencia. Esto le permitirá a tu hijo formar la capacidad de crear hábitos y a ti de establecer límites claros.

Artículo de la revista impresa bbmundo No 84, octubre 2012

Источник: https://www.bbmundo.com/bebes/seis-doce/ejercicios-de-estimulacion-temprana-para-bebes-de-0-a-12-meses/

Actividades de estimulación temprana para hacer con tu bebé de 0 a 6 meses

Estimulación temprana de bebés

Por fin tienes a tu bebé en los brazos. Lo has esperado tanto y con tanta ilusión… ¿Y ahora qué? No lo puedes poner a pintar, ni puedes jugar con él a las muñecas, ni entiende los cuentos que le lees. Ninguna de esas cosas que hacías con los hijos de tus amigos sirven con él.

Las actividades que puedes compartir con tu hijo son muy limitadas al principio, pero existen actividades y juegos en los primeros meses que no solo estrecharán el vínculo afectivo con tu pequeño, sino que serán muy beneficiosos porque favorecerán su estimulación temprana.

Aquí encontrarás algunas de las principales actividades de estimulación temprana para bebés.

¿Cuándo empezar la estimulación temprana para bebés?

Cuanto antes, mejor. El bebé empieza a recibir estímulos desde que nace.

El olor de su madre, su voz y el primer contacto con su piel son estímulos que le están comunicando cosas y transmitiendo información del entorno y de todo lo que le rodea.

Aunque los primeros días los veamos tan pequeños (y tan quietecitos), existen muchas actividades que les irán sirviendo en su aprendizaje y que estimularán su desarrollo.

No es necesario llevar a cabo actividades muy largas ni variadas en el mismo momento o día, será suficiente con unos minutos de un juego sencillo para notar cambios. Para empezar, con cinco minutos es suficiente, y no deben superar los diez durante los seis primeros meses.

Es aconsejable escoger los momentos en los que el bebé esté más tranquilo y menos cansado. Si tiene sueño o hambre, no es buena idea forzar la actividad. Notarás que está más receptivo si buscas las horas más adecuadas, y esto hará que el bebé quiera colaborar en los juegos ¡y se lo pase bien con ellos!

Quién debe realizar estas primeras actividades

Muchas veces vemos al bebé tan pequeño que para determinadas actividades queremos buscar un especialista y es más que lógico. Si nuestro bebé tiene cólicos o problemas de movilidad, por ejemplo; lo más indicado es que sea un fisioterapeuta especializado el encargado de su cuidado.

Sin embargo, en la mayor parte de los casos y siempre que el bebé no requiera atención especializada, los expertos dan nociones y enseñan a los padres para que sean ellos los que realicen las actividades con su bebé. El motivo es sencillo: en los primeros meses, es necesario que el bebé sea estimulado por una persona de referencia.

Alguien a quien conoce y con quien además ya tiene un vínculo de confianza le aportará más tranquilidad y, por tanto, el pequeño se mostrará más receptivo al ejercicio. Por este motivo es esencial que los padres dediquen unos minutos al día a interactuar con su hijo.

Hablarle, jugar o hacer actividades juntos sentará las bases de la futura relación con su bebé. No obstante, ante cualquier contacto físico, hay que ser muy cuidadoso y actuar con mesura y prudencia. Es importante reconocer si el bebé está comunicando incomodidad o cansancio y dejarlo para más tarde o cambiar de juego.

Tipos de actividades de estimulación temprana para bebés

La estimulación temprana para bebés les ayuda a conocerse, a reconocer sus propias sensaciones físicas y a regularse.

Las primeras actividades deben ir dirigidas la estimulación de los sentidos, canales de entrada de la información que le van a permitir conocer el mundo que le rodea: la vista, el tacto, el oído, el sistema vestibular (sentido del movimiento), el propioceptivo (percepción del cuerpo), el gusto e incluso el olfato. 

Las actividades de estimulación temprana para bebés sirven para favorecer el desarrollo muscular y su flexibilidad. Ambos avances anticiparán la relación del bebé con su entorno en los primeros seis meses de vida. Nuestra recomendación es buscar actividades cotidianas donde introducir los juegos de estimulación. Te damos algunas ideas:

En los brazos

El primer compañero de juegos de un bebé son sus padres, y en las primeras semanas de vida principalmente su madre. Las caricias, las palabras susurradas cerquita de la cara (a unos 30 centímetros, que es desde donde mejor te verán hasta los tres meses, cuando empiecen a enfocar la vista), el balanceo rítmico al acunarlo suavecito…

Todos ellos son estímulos que aportan cariño, confianza y seguridad al bebé; y le animan a explorar todo lo nuevo que está empezando a descubrir.

A pesar de que sea muy difícil abstraerse de la cantinela de «no lo cojas tanto en brazos que lo vas a acostumbrar», el contacto directo con tu hijo es su mejor forma de aprendizaje y conocimiento del mundo exterior.

En la cuna, el capazo o el cochecito de paseo

No es recomendable incorporar a los bebés antes de la etapa de sedestación, un hito que alcanzan por sí mismos alrededor de los seis meses de vida.

Hasta entonces lo ideal es portear o tumbar horizontalmente boca arriba.

Muchos de los juegos que vamos a mencionar se pueden hacer con ellos tumbados, pero una manera de estimular es simplemente ponerles móviles de cuna para el desarrollo visual y auditivo.

Pero es necesario que los escojas bien. En las primeras semanas no deben ser estridentes ni electrónicos, porque podrían crear el efecto contrario. Montessori tiene modelos ideales para favorecer el desarrollo de los bebés de forma respetuosa.

Boca abajo

Actualmente los organismos oficiales aseguran que la postura más segura para que un bebé duerma es boca arriba con la cabecita hacia un lado. Es la manera de reducir las posibilidades del temido síndrome de muerte súbita. Los estudios más recientes indican que si el bebé duerme sobre su estómago recibe menos oxígeno.

Además, se ha demostrado que la postura boca abajo le dificulta despertarse o llorar para avisar a sus cuidadores ante un peligro. Por eso, la Academia Americana de Pediatría (AAP) recomienda que sean colocados boca arriba para dormir. Sin embargo, cuando están despiertos las indicaciones cambian.

La postura boca abajo, además de ayudar a que el recién nacido no siempre tenga el peso sobre la misma parte de la cabeza (algo que previene deformaciones de su cabeza o plagiocefalias, demasiado frecuentes), fortalece los músculos del cuello y la espalda, mejora sus sentidos y las actividades motoras, favoreciendo así el inicio del gateo.

Hay juegos y actividades muy sencillas, pero que son una forma magnífica de comenzar. Por ejemplo, el típico cucútras, que sirve para captar la atención y que el bebé empiece a fijar la vista.

Otro muy simple es tumbarte con tu hijo y hacerle carantoñas. Incluso una sencilla palmada para animarle a seguir tus manos haciendo que gire la cabecita, servirá para ayudarle en su desarrollo.

A veces el bebé no tolera estar tumbado boca abajo y se queja o llora. No pasa nada, no tenemos que forzarlo a mantener esta postura, ya que hay otras formas de estimular la musculatura del cuello y la espalda, como el porteo, por ejemplo.

Tumbándolo con su pecho sobre nuestro pecho mientras estamos recostados y le vamos hablando suavito, acunándolo en nuestros brazos colocado boca abajo.

También podemos aprovechar los cuidados del día a día como el cambio de ropa, que hacemos tantas veces, haciéndole rodar despacito hacia un lado y otro para ir abrochando botones, sacando un bracito y otro, etc. 

Es muy importante que respetemos los ritmos de nuestro bebé. Sin forzar. Si está molesto o llora, como ya hemos indicado, es mejor reducir el tiempo, cambiar de actividad o dejarlo para un momento en que lo notemos más receptivo. Insistir será contraproducente.

En el baño

Para algunos bebés el baño es un momento de relax, ¡pero para otros es todo lo contrario! Si tu hijo está en el primer grupo puedes aprovechar para ejercitarlo.

El sonido del agua al caer, sentirla en su piel… la bañera se puede convertir en todo un carnaval de sensaciones que estimulan al bebé.

Además, al salir, mientras le secamos puede ser un buen momento para incluir el masaje, un espacio de estimulación, pero también de unión con tu hijo a través del tacto.

Descubre los beneficios del masaje infantil, tanto para el bebé como para ti, en el Seminario Online «Masaje infantil»

En la calle

Una de las mejores formas de estimulación de un bebé es un simple paseo. Los bebés pueden salir a la calle desde el nacimiento (evitando el sol directo, así como las horas centrales del día en verano). Hay una infinidad de colores, de sonidos, de temperaturas, de formas y objetos…

Siempre que sea posible, pasea con tu bebé. Además, la exposición indirecta al sol, con las precauciones correspondientes, es precisa para que tu hijo reciba vitamina D tan importante para la correcta asimilación del calcio necesario para los huesos.

En la mesa

Aunque hasta los seis meses se recomienda para los bebés la lactancia materna exclusiva, cuando llega el momento se puede acercar al niño a la mesa y que juegue con los alimentos. Descubrir por el tacto texturas blandas, duras, frías, calientes… y con el olfato diversos olores, es una gran experiencia que además le divertirá enormemente.

Juegos de estimulación temprana para bebés, según sus meses de vida

Este es un pequeño resumen de las actividades más recomendables por meses, aunque debes observar a tu bebé para saber cuáles son los más apropiados para él.

  • Durante el primer mes del recién nacido podemos hacerle muecas, darle masajes, cantarle canciones, jugar con sus manos.
  • En el segundo mes podemos mecer al niño en los brazos o incluso bailar con él, hacerle escuchar sonidos como el de palmadas o sonajeros simples (incluso basta meter arroz en una botella vacía), practicar ejercicios de piernas (del tipo bicicleta, aprovechando el cambio de pañal, por ejemplo) y hacerle caricias.
  • Al tercer mes podemos ofrecerle diferentes texturas para ayudarle a desarrollar su sentido del tacto (una esponja de baño, un estropajo, un pañuelo de seda…). También puedes hacer un libro sensitivo con lazos, distintas telas u objetos (pero ojo, es mejor que no haya peligro de desprendimiento de piezas pequeñas que puedan llevarse a la boca) y jugar con sonajeros para que siga el movimiento del objeto con la vista y así ejercite sus sentidos del oído y la vista.
  • Durante el cuarto mes podemos balancearle suavemente con cuidado de que no haya sacudidas fuertes, hablarle constantemente y hacer gestos para que los imite (por ejemplo, la pedorreta. Es un ejercicio que servirá para el inicio del lenguaje).
  • Al quinto mes un espejo se puede convertir en algo fantástico. Es una buena forma de que empiece a reconocerse. Hay espejos de seguridad para bebés fabricados con materiales especiales para evitar el riesgo de rotura y cortes.
  • En el sexto mes un ejercicio muy sencillo es darle cosas y que las coja y después las devuelva. También podemos introducir el juego con pelotas (si son de distintas texturas aún mejor) y ofrecerle espacios amplios y abiertos para fomentar el gateo y fortalecer la espalda.

No olvides que tu imaginación será siempre el mejor de los recursos para que tu bebé y tú creéis juegos propios que estrecharán vuestros lazos y fomentarán su desarrollo.

Revisado por:

Источник: https://www.criarconsentidocomun.com/estimulacion-temprana-para-bebes/

Juegos de estimulación para bebés de 0 a 6 meses

Estimulación temprana de bebés

El principal juguete del bebé son sus padres y en los primeros meses y siempre que sea posible, especialmente su madre. Estar en brazos de mamá y papá, escuchar su voz, reconocer su olor, recibir sus mimos y arrumacos… son juegos de estimulación que despiertan la curiosidad del bebé por el mundo.

No tengas miedo de tener a tu bebé en brazos demasiado tiempo: nunca es suficiente. Mecerle suavemente, acariciarle, darle el pecho, ofrecerle tu dedo para que lo sujete con su manita son algunas de las actividades que estimulan las sensaciones táctiles del bebé.

Cantarle suavemente, reírte cerca de él, hablarle y contarle lo que tiene alrededor o lo que vais a hacer a continuación sirve para desarrollar el oído y la inteligencia del recién nacido y ayuda a los padres a fortalecer el vínculo con él.

Sonríele y hazle gestos graciosos mientras le tienes en brazos, con tu rostro cerca del suyo, a unos 25 ó 30 centímetros: es la distancia a la que mejor pueden ver hasta que cumplen tres meses, ya que antes no enfocan la vista.

En la cuna

En los primeros meses de vida, los bebés pasan muchas horas en la cuna. La mayoría de los recién nacidos pasan entre 16 y 17 horas al día durmiendo, y poco a poco van aumentando su tiempo de vigilia.

Los móviles de cuna les entretienen y les proporcionan estímulos visuales y auditivos. Los muñecos blanditos y los  peluches estimulan su sentido del tacto, así como los gimnasios de cuna, que emiten sonidos cuando el bebé les da pataditas y les ayudan a empezar a descubrir las relaciones de causa-efecto.

Cámbiale los juguetes de cuna de vez en cuando, para que siga descubriendo nuevos estímulos. Hasta los tres o cuatro meses, los niños no son capaces de fijarse en los objetos, pero sí perciben el movimiento, las formas y los colores.

Tumbados boca abajo

La postura adecuada para que el bebé duerma es boca arriba, ya que se ha demostrado que esta posición previene la muerte súbita del lactante. Sin embargo, los bebés necesitan cambiar de postura a diario para prevenir deformaciones de su cabecita y mejorar su tono muscular.

Por eso es tan importante colocar al bebé boca abajo varias veces a diario. Les ayuda a conseguir una buena extensión de la columna y es la fase previa imprescindible para que más adelante puedan darse la vuelta o gatear.

A partir de los cuatro o seis meses, nuestro pequeño tendrá la fuerza suficiente para sujetar un pequeño sonajero o un juguetito. Pon a tu bebé boca abajo, con juguetes y objetos de colores y que hagan sonidos que llamen su atención.

Se fijará en ellos e intentará cogerlos.

Túmbate con él en el suelo o en la cama, al alcance de su vista y a su altura, y hazle mimos y carantoñas.

El cucú-tras, mostrarle un juguete y cubrirlo con una tela o un cojín y volver a mostrárselo, hacer rodar un juguete sonoro para que lo siga con la vista o mover un sonajero cerca de su cabecita para que la gire en esa dirección son otras actividades que puedes hacer con él en el suelo desde muy pequeño y que despertarán su curiosidad.

De paseo

Los niños necesitan tomar el sol a diario para sintetizar la vitamina D, imprescindible para la correcta asimilación del calcio y para que este mineral se deposite en sus huesos.

Pero además, al pasear en su carrito o en una mochila o fular el bebé percibe otros sonidos, olores y colores, siente variaciones de temperatura y nos escucha en una situación diferente de la habitual.

Se mueve de una forma diferente, se balacea…

Siempre que se posible, saca a tu bebé a la calle y, si ya es capaz de mantenerse sentado y el tiempo lo permite, deja que experimente en el parque con las texturas de la arena, las hojas o las plantitas y disfrute en los columpios adaptados para bebés.

Estimulación temprana

La estimulación temprana (también llamada atención temprana) se basa en una serie de ejercicios mediante los cuales los bebés y los niños pueden divertirse y a través de los cuales se potencia su desarrollo cognitivo y psicomotor. Estos ejercicios, además, facilitan aprendizajes futuros.

La estimulación temprana se puede empezar a realizar des del nacimiento y hasta los 6-7 años aproximadamente, ya que es en este período donde se va desarrollando la estructura del pensamiento y la personalidad del niño.

Este tipo de estimulación permitirá aprovechar las capacidades mentales y físicas del bebé al máximo; por ello la labor como madre, padre o profesional, será determinante, a través de actividades adecuadas con objetivos concretos que faciliten su desarrollo óptimo.

Ejercicios de estimulación temprana para bebés

Cuando un bebé nace, una de sus necesidades básicas es el contacto físico, además de comer, beber, dormir, defecar y orinar.

Los bebés reciben los primeros estímulos a partir de sus figuras de referencia (principalmente de la madre y del padre). Es importante que desde que nazcan, se estimulen sus sentidos a través del juego, del habla y de diferentes ejercicios que podemos hacer con ellos.

Estimulación temprana en los primeros 6 meses

En las primeras etapas (de 0 a 6 meses), los ejercicios de estimulación temprana para bebés ayudarán a que estos ganen flexibilidad, fortalezcan su tono muscular y se preparen para explorar el entorno.

Es recomendable que se realicen los ejercicios en una hora del día en que el bebé esté receptivo y tranquilo, y que se respeten sus horas de sueño y alimentación. Se puede empezar con sesiones de cinco minutos y progresivamente ir aumentando el tiempo, aunque no deberían durar más de 10 minutos.

Ejercicios de 0 a 3 meses

Hay diferentes tipos de ejercicios de estimulación temprana para bebés. Vamos a hablar ahora de los que se pueden realizar durante el primer trimestres de vida (de 0 a 3 meses). Estos ejercicios deberán ser suaves, e irán enfocados a ayudarles a ganar movilidad, a descubrir sensaciones nuevas y a que se familiaricen con sus primeros estímulos. Algunos de ellos son:

  • Tomar sus manos y pies y jugar con sus dedos, uno a uno.
  • Realiza masajes en manos y pies.
  • Tumbado boca arriba, coge las plantas de sus pies y llévale las rodillas al pecho. Repite 5 veces con cada pierna y poco a poco ve aumentando la frecuencia.
  • Tumbado boca arriba, coge sus manos y realiza movimientos en círculo con sus brazos.
  • Tumbado boca arriba, enséñale un juguete de colores a una distancia de 30 cm de sus ojos y muévelo de un lado al otro para que lo siga con su cabeza.
  • Tumbado boca arriba, lleva la mano derecha del bebé hacia el hombro contrario con mucha suavidad. Repite con la mano izquierda. Luego cruza ambos brazos sobre el pecho.

Ejercicios de 3 a 6 meses

Los ejercicios irán cambiando a medida que el bebé crezca, ya que éste irá adquiriendo habilidades motrices. Así, añadiremos progresivamente ejercicios más complejos.

Se puede empezar por ejercicios boca abajo para que gane fuerza en la musculatura del cuello; los haremos poco a poco y respetando su disposición a realizarlos. Algunos de estos ejercicios pueden ser los siguientes:

  • Tumbado boca arriba, haz suavemente el movimiento de la bicicleta con sus piernas.
  • Tomar sus manos y jugar a dar palmadas.
  • Tumbado boca arriba, dóblale una pierna mientras extiendes la otra y ayúdale girar hacia el lado de la pierna extendida. Repite con la otra pierna.
  • Tumbado boca arriba, cógelo de los brazos y súbelo lentamente hasta la posición de sentado.
  • Tumbado bebé boca abajo coloca algunos juguetes delante para que trate de alcanzarlos.

Ejercicios de 7 a 10 meses

A medida que el bebé crece, los objetivos y ejercicios se irán adaptando al mismo. Así, los ejercicios de estimulación temprana para bebés siempre deberán adaptarse a las características físicas y psicomotoras del niño o niña.Algunos ejercicios que se pueden hacer entre los 7 y 10 meses son:

  • Traza diferentes dibujos de animales, haz el sonido que corresponda para cada uno, y dile que lo llame como le enseñaste. Por ejemplo, cuando le señales el gato, haz “miau, miau”.
  • Deja que el niño, toque con sus manos la comida. Haz que se lleve a la boca uno de los alimentos que toco, para que relacione la textura con el sabor.
  • Ponte a gatear por toda la casa junto a él, te ayudará muchísimo, realiza esta actividad gateando hacia adelante, hacia atrás, dando vueltas, e incentivándolo a seguirte.
  • Coloca varios objetos en fila y dile: “dame el coche”; guía la mano hacia el juguete y una vez que lo haya tomado, quítale el objeto suavemente y alábalo por dártelo.
  • Enséñalo a llamar a un familiar, ejemplo, “llama a tu tía”, cuando esto suceda, aplaudelo, y continúa haciéndolo, hasta que él llame y busque a su tía.

Ejercicios de 11 a 12 meses

De los 11 meses al año, algunos de los ejercicios de estimulación temprana recomendados para esta etapa son esta etapa:

  • Coloca sus manos sobre un radio o parlante encendido, para que perciba las vibraciones de la música.
  • Enséñale al niño a alisar la arena en un cubo aplanándola y dándole palmadas.
  • Divertirse en el espejo le enseñará a distinguir la imagen de la realidad. Haz que se mire en el espejo, pronto empezará a reírse y tocar su retrato.
  • Estimula las actividades con un mismo juguete, diciéndole: “Abraza al nene”, “Mece al nene”, “dale de comer al nene”.
  • Dale la oportunidad de unirse a ti cuando hagas la limpieza, por ejemplo, puedes darle un trapo para que te ayude en cualquier otra actividad que lo creas capaz.

Referencias bibliográficas:

  • Rovati, L. (2017). Ejercicios de estimulación temprana para tu bebé de 0 a 6 meses. Bebés y más.
  • Britton, W., Guerrero, S., Huanqui, M. y Malque, E. (2009). GUÍA DE ESTIMULACIÓN TEMPRANA PARA EL FACILITADOR. Adara Perú

Источник: https://psicologiaymente.com/desarrollo/ejercicios-estimulacion-temprana-para-bebes

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: