¡Estoy a punto de dar a luz!

¿Cómo saber si estoy de parto? 7 síntomas para reconocerlo

¡Estoy a punto de dar a luz!

Se acerca la tan anhelada fecha para por fin conocer a tu bebé. Faltan ya pocas semanas, incluso días para dar a luz, y con la emoción, los nervios y todos los sentimientos a flor de piel vienen las falsas alarmas o las visitas en vano a la clinica, momento en el que te haces la gran pregunta: ¿cómo saber si estoy de parto?

Tranquila, es normal que a veces confundamos las señales y pensemos que estamos de parto cuando aún no lo estamos, especialmente si eres una madre primeriza. No podemos asegurarte que en todos los casos sea igual porque, como ya sabes, todas las mujeres somos diferentes. Pero hay algunos síntomas que te pueden ayudar a saber si estás de parto.

Las semanas antes del parto

Tu cuerpo empieza a experimentar nuevos cambios un mes antes del parto, pero muchas veces confundimos estos cambios con síntomas de que estás a punto de dar a luz. Es posible que incluso sientas alguna contracción y que no estés en trabajo de parto.

Entonces, ¿cómo saber si estoy de parto? Para empezar es importante que conozcas estos cambios de las últimas semanas. Este será un primer indicio de que el gran momento está cerca, sin decir que estés todavía en ese momento en trabajo de parto.

Uno de los primeros cambios es que vas a sentir tus tobillos y piernas hinchados, y algunas incluso sienten un poquito de dolor debido a esto; además es posible que tengas ganas de ir al baño mucho más seguido y en algunos casos que aparezca un pequeño picor en la vagina.

Otro de los cambios en las semanas anteriores al parto es que tengas oleadas de frío, algunos temblores y te sientas un poco débil. Esto pasa porque tus hormonas aumentan y van ensanchando el cuello del útero.

El último de los cambios es el que nos hace dudar sobre si estás de parto o no. Son las famosas falsas contracciones o contracciones de Braxton Hicks, más concretamente.

Las llamamos falsas contracciones no porque en realidad no las sientas, sino porque no son las contracciones que inducen al parto. Estas son cortas, no duelen o duelen muy poco y son irregulares.

Además tu barriga se redondea, endurece y se baja un poco.

Síntomas o señales para saber si estoy de parto

Ahora que ya conoces los cambios preliminares que se dan alrededor de un mes antes del parto y queda poco tiempo para dar a luz a tu bebé, estos son algunos de los síntomas o señales que te pueden indicar que el tan esperado momento ha llegado.

1. Tu respiración cambia

Cuando tu bebé empieza a descender hacia la pelvis para encajarse en la posición necesaria para nacer, es posible que sientas que respiras mejor, más profundamente. Este cambio se produce porque la caja torácica deje de estar presionada.

2. Diarrea

Algunas mujeres no lo tienen en cuenta, pero la diarrea puede ser un indicio para saber si estás de parto. Normalmente se presenta horas antes de que empiece el trabajo de parto.

3. Algunos dólores

Es posible que sientas unos dolores en la zona lumbar cuando el momento del parto se esté acercando. Pero fijate bien que estos dolores sean particulares y no iguales a otros que hayas experimentado durante tu embarazo.

4. Expulsas el tapón mucoso

El tapón mucoso es una especie de flujo de textura densa pero gelatinosa y de color amarronado que se encuentra en el cuello del útero, para proteger a tu bebé de infecciones que se puedan presentar. Es posible que lo expulses días previos al parto o durante el parto. Si pasa en días previos no quiere decir que estés de parto, a menos que se una a todos los demás síntomas.

5. Rompes aguas o rompes fuentes

¿Cómo saber si estoy de parto? Esta es la señal más apropiada e identificable de que estás de parto. Se trata de la expulsión de un líquido abundante (como si te hubieras hecho pis) que se produce cuando la bolsa que contiene el ácido amniótico se rompe y libera este líquido encargado de proteger a tu bebé.

Es posible que en algunos casos salga un poco de sangre, no te asustes, esto solo quiere decir que expulsaste el tapón mucoso al mismo tiempo que rompiste aguas. Eso sí, cuando esto pase, ve inmediatamente al médico, pues tu trabajo de parto está por empezar.

6. Las contracciones

Estas son las contracciones reales. Se sienten muy dolorosas, son más rítmicas y se repiten cada tanto tiempo. Las contracciones las sientes en la parte baja del abdomen como durante los dolores menstruales y en la medida en la que se acerca más el parto, se trasladan a la espalda.

7. Se dilata el cuello uterino

Esta señal para saber si estás de parto es muy difícil de contemplar si no estás con tu médico, pues es cuando el cuello uterino se ablanda y comienza a dilatarse, por lo que es el ginecólogo quien puede medir esta dilatación.

Esperamos que hayamos podido responder a tu pregunta sobre cómo saber si estás de parto. En todo caso debes mantenerte en contacto constante con tu médico y seguir sus recomendaciones para saber cómo empezar las labores de parto. Mucha felicidad para ti, que ahora serás madre, y para tu bebé.

Источник: https://estilonext.com/salud-y-bienestar/como-estoy-parto

Manejo del dolor durante el parto

¡Estoy a punto de dar a luz!

  • Tamaño de texto más grande

Informarse lo más posible sobre el parto es una de las mejores maneras de poder controlar el dolor al momento del parto.

Dolor durante el trabajo de parto y el parto

El dolor durante el trabajo de parto es ocasionado por las contracciones de los músculos y la presión sobre el cuello uterino. Este dolor se puede sentir como un cólico intenso en el abdomen, las ingles y la espalda, y también como una sensación de malestar general. Algunas mujeres también experimentan dolor en los costados o en los muslos.

Otras causas del dolor durante el trabajo de parto incluyen la presión que ejerce la cabeza del bebé sobre la vejiga y los intestinos, y el estiramiento del canal de parto y la vagina.

El dolor durante el trabajo de parto es diferente para cada mujer. El dolor varía mucho de una mujer a otra, e incluso de un embarazo a otro. Las mujeres sienten el dolor del trabajo de parto de distintas formas. Para algunas, se parece al dolor menstrual; para otras, es una presión intensa; y, para otras, son oleadas muy fuertes que se asemejan a los cólicos abdominales.

A menudo, no es el dolor en cada contracción lo que las mujeres consideran más duro, sino el hecho de que las contracciones son constantes y, conforme el trabajo de parto avanza, hay cada vez menos tiempo entre una contracción y otra para relajarse.

Preparación

A continuación hay algunas cosas que puede hacer antes o durante su embarazo para ayudarle a controlar el dolor durante el trabajo de parto:

El ejercicio regular y razonable (aprobado por su médico) puede ayudarle a fortalecer sus músculos y a preparar su cuerpo para el estrés del trabajo de parto.

El ejercicio también aumenta su resistencia, lo que será útil si tiene un trabajo de parto largo. Lo importante que debe recordar con cualquier ejercicio es no sobrepasarse; y esto es especialmente cierto si está embarazada.

Hable con su médico acerca de cuál considera un ejercicio seguro para usted.

Si usted y su pareja acuden a clases sobre el parto, aprenderán diferentes técnicas para manejar el dolor, desde visualización hasta estiramientos diseñados para fortalecer los músculos que sostienen el útero. Las dos filosofías de parto más comunes en Estados Unidos son la técnica Lamaze y el método Bradley.

La técnica Lamaze es el método más ampliamente utilizado en Estados Unidos. La filosofía Lamaze enseña que el parto es un proceso normal, natural y saludable, y que las mujeres deben capacitarse para abordarlo con confianza.

Las clases de Lamaze enseñan a las mujeres las formas en que pueden hacer disminuir su percepción del dolor, como por ejemplo, mediante técnicas de relajación, ejercicios de respiración, distracciones o masaje proporcionado por un acompañante que las apoye.

El enfoque Lamaze adopta una postura neutral con respecto a los analgésicos, y alienta a las mujeres a tomar decisiones después de informarse sobre lo que es mejor para ellas.

El método Bradley (también llamado parto asistido por el esposo) hace hincapié en un abordaje natural del parto y en la participación activa del padre del bebé como acompañante de parto. El objetivo principal de este método es evitar el uso de medicamentos, a menos que sea absolutamente necesario.

El método Bradley también se centra en la nutrición y el ejercicio adecuados durante el embarazo, así como en técnicas de relajación y respiración profunda como un método para afrontar el trabajo de parto.

Aunque el método Bradley defiende una experiencia de parto sin medicamentos, en las clases sí se habla de complicaciones o situaciones imprevistas, como por ejemplo, las cesáreas de emergencia.

Algunas formas de manejar el dolor durante el trabajo de parto sin medicamentos incluyen:

  • hipnosis
  • yoga
  • meditación
  • caminar
  • masajes o contrapresión
  • cambio de posición
  • baño de inmersión o una ducha
  • audición de música
  • distracción contando o realizando una actividad que mantenga su mente ocupada en otra cosa

Medicamentos para el dolor

Se pueden utilizar diversos medicamentos para el dolor durante el trabajo de parto y el parto, dependiendo de la situación. Muchas mujeres dependen de estos medicamentos ya que ayudan a aliviar el dolor y permiten concentrar la energía en cómo sobrellevar las contracciones. Hable con su proveedor de atención médica acerca de los riesgos y los beneficios de cada uno de los medicamentos.

Analgésicos. Los analgésicos alivian el dolor pero no duermen las partes del cuerpo afectadas. No afectan la sensibilidad o el movimiento muscular.  Se pueden administrar de muchas formas.

Si se administran de forma intravenosa (mediante una vía IV que se coloca en la vena) o mediante una inyección en un músculo, los medicamentos pueden afectar todo el cuerpo.

Estos medicamentos pueden ocasionar efectos secundarios en la madre, incluidas somnolencia y náuseas. También pueden tener efectos sobre el bebé.

Anestesia regional. Esto es en lo que la mayoría de las mujeres piensan cuando consideran los medicamentos para el dolor durante el trabajo de parto. Mediante el bloqueo de la sensación de regiones específicas del cuerpo, estos métodos se pueden utilizar para aliviar el dolor en los partos tanto vaginales como por cesárea.

Las epidurales, una forma de anestesia local, alivian la mayor parte del dolor en todo el cuerpo por debajo del ombligo, incluidas las paredes vaginales, durante el trabajo de parto y el parto.

Una epidural involucra un medicamento que es administrado por un anestesiólogo mediante un catéter delgado, parecido a un tubo, que se inserta en la parte baja de la espalda de la mujer. La cantidad de medicamento se puede aumentar o disminuir, dependiendo de las necesidades de la mujer.

Muy poco medicamento llega al bebé, por lo que generalmente no hay ningún efecto en el bebé con este método de alivio del dolor.

Las epidurales tienen algunas desventajas: pueden bajar la presión arterial de la mujer y originar dificultades para orinar. También pueden ocasionar picazón, náusea y dolores de cabeza a la madre. Los riesgos para el bebé son mínimos, pero incluyen problemas ocasionados por la presión arterial baja en la madre.

Tranquilizantes. Estos fármacos no alivian el dolor, pero pueden ayudar a calmar y a relajar a las mujeres que sienten mucha ansiedad. Algunas veces se utilizan junto con los analgésicos.

Estos fármacos pueden tener efectos tanto en la madre como en el bebé y no se utilizan con frecuencia. También pueden hacer que sea difícil para la madre recordar los detalles del parto.

Hable primero con su médico sobre los riesgos de tomar tranquilizantes.

Parto natural

Algunas mujeres eligen dar a luz sin usar ningún medicamento en absoluto, confiando en cambio en técnicas como la relajación y la respiración controlada para controlar el dolor. Si desea tener un parto sin medicamentos para el dolor, hable con su proveedor de atención médica al respecto.

Cosas que se deben considerar

A continuación se enumeran algunas cosas en las que se debe pensar al considerar el control del dolor durante el trabajo de parto:

  • Los medicamentos pueden aliviar mucho el dolor, pero probablemente no lo eliminen completamente.
  • El trabajo de parto puede ser más doloroso de lo que se imaginó. Algunas mujeres que expresaron de antemano que no deseaban ningún tipo de analgésico cambian de opinión al comenzar el trabajo de parto.
  • Algunos medicamentos pueden afectar a su bebé, provocándole soñolencia o cambios en el ritmo cardíaco.

Cómo hablar con su proveedor de atención médica

Es recomendable que revise sus opciones para controlar el dolor con la persona que atenderá el parto. Averigüe qué hay disponible, si son eficaces y cuándo es mejor no utilizar algunos medicamentos.

Si desea utilizar métodos para controlar el dolor que no sean medicamentos, asegúrese de que su proveedor de atención médica y el personal del hospital lo sepan. También es recomendable que escriba un plan para el parto en el que queden claras sus preferencias.

Recuerde que muchas mujeres toman decisiones acerca del alivio del dolor que luego abandonan, a menudo por una muy buena razón, en el último minuto. Su capacidad para resistir el dolor del parto no tiene nada que ver con su valor como madre. Preparándose y educándose, puede estar lista para decidir qué tipo de control del dolor funciona mejor para usted.

Revisado por: Elana Pearl Ben-Joseph, MD

Fecha de revisión: junio de 2018

Источник: https://kidshealth.org/es/parents/childbirth-pain-esp.html

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: