Estoy amamantando, ¿puedo pintarme las uñas?

Estoy amamantando, ¿puedo pintarme las uñas?

Estoy amamantando, ¿puedo pintarme las uñas?

Muchas mujeres lactantes se preguntan si pueden pintarse las uñas mientras están dando el pecho porque piensan que el olor o las sustancias químicas de las pinturas pueden llegar al bebé a través de la leche y causarle algún daño. Pero no hay de qué preocuparse.

Índice

¿Puedo pintarme las uñas?

Si bien es cierto que la leche materna se fabrica a partir de las sustancias que se encuentran en la sangre materna, también es cierto que sustancias perjudiciales que pueden encontrarse en la misma pasan en cantidades muy pequeñas a la leche, por eso se puede tomar casi cualquier medicamento durante la lactancia con riesgo muy bajo.

Sin embargo, es normal que muchas mujeres se preocupen en estos meses por si las cosas que ingieren o hacen pueden afectar de alguna manera a la leche materna, perjudicando su calidad o cantidad.

En general, no debes preocuparte, pocas son las sustancias o circunstancias que debes evitar.

Puedes comer de todo, aunque se recomienda no beber alcohol, especialmente en los primeros meses de lactancia, y tomar muchos medicamentos, aunque siempre debes consultar antes si es compatible con la lactancia o no.

En cuanto a algunas técnicas de belleza, como teñirse el pelo, por ejemplo, puedes hacerlo sin problemas, aunque se recomienda elegir productos libres de químicos por tu salud y la del bebé.

Si hablamos de pintarse las uñas, los productos que se usan actualmente no contienen productos dañinos para el bebé como el tolueno, el formaldehido o el ftalato de dibutilo, pero no está de más que te asegures de que el pintauñas elegido carece de estas u otras sustancias perjudiciales. Elige aquellos que sean más naturales. Aun así, si ya te has pintado las uñas y tu laca contenía alguna sustancia nociva, no debes preocuparte ya que la cantidad que se usa es insignificante y no afecta a nuestro organismo, por lo que menos aún a tu leche.

En cuanto a la acetona que se usa en los quitaesmaltes, es un producto químico que no debes usar cerca del bebé. Cuando te limpies las uñas, hazlo en otra habitación, ventílala bien al acabar y luego lávate bien las manos con un desinfectante. También puedes buscar quitaesmaltes que no contengan acetona.

Además, a partir de los 2 meses es normal que los bebés se lleven todo a la boca, así que debes tener cuidado de llevar tus manos siempre limpias cuando cojas al bebé o este juegue con tus manos y evitar que el esmalte esté cuarteado o estropeado para que el pequeño no chupe y trague algún trozo del mismo. 

Si apenas tienes tiempo para pintarte las uñas, puedes comprar productos que sequen rápido y duren mucho, pero asegúrate de que están fabricados con sustancias que no son perjudiciales. 

 

¿Cómo puedo reducir el nivel de contaminantes químicos en mi cuerpo si estoy amamantando?

– Reduce el consumo de grasas animales: existen multitud de sustancias químicas tóxicas que se encuentran en concentraciones elevadas en la grasa de los animales. En lugar de esto, come una gran variedad de alimentos que no sean de origen animal (fruta, verdura, legumbres, granos, etc.).

Además, cuando comas carne, recuerda quitarle la piel y el exceso de grasa a las aves de corral y procura elegir las variedades sin grasa o bajas en grasa en alimentos procedentes de animales (como leche, pollo, la carne y los pescados magros).

Sobre todo, procura evitar las comidas procesadas a base de carne picada y sobrantes, como salchichas, mortadela y preparados de comida enlatada (estos tienen un alto contenido en grasas animales).

– Antes de comer frutas y hortalizas. lávalas para eliminar residuos y plaguicidas. Si es posible, opta por consumir alimentos cultivados sin fertilizantes y pesticidas.

Reduce el consumo de peces de agua dulce, por el riesgo de que provengan de aguas contaminadas. También evita el consumo de peces marinos que sean grandes depredadores, como el pez espada y el tiburón, estos pueden contener mayores niveles de mercurio y otros contaminantes químicos. En su lugar es mejor optar por consumir pescados más pequeños, como la sardina.

– Evita la exposición al humo del tabaco y el alcohol. Está comprobado que los niveles de contaminantes son mayores en las personas expuestas al tabaco y en las que toman con frecuencia bebidas alcohólicas.

Limita tu exposición a los productos ahumados y a los productos cultivados cerca de incineradores, algunos procesos industriales (especialmente el quemado y la incineración) producen dioxinas.

Limita la exposición a pesticidas, pinturas a base de plomo y otros productos químicos comunes que pueden tener compuestos tóxicos. En estos se incluyen: algunos disolventes de pinturas, colas a base de agua, productos para la limpieza de muebles, esmalte de uñas, vapores de gasolina y los plaguicidas que se emplean (tanto en casa como en jardines).

– Evita la pérdida de peso exagerada durante la lactancia. Perder demasiado peso durante la lactancia puede hacer que se movilicen más rápidamente los compuestos tóxicos acumulados en el tejido adiposo hacia la leche materna.

Evita la limpieza en seco de las prendas de vestir. En el caso de que sea necesario hacerlo, retira la cubierta de plástico de la ropa que acaba de venir de la tintorería lo antes posible y procura ponerla al aire libre. Si no es posible ponerlas al aire libre, pon esas prendas de vestir en una habitación con las ventanas abiertas durante 12-24 horas.

– Evita la exposición laboral a contaminantes químicos. Trata de conseguir que tu lugar de trabajo siga las normas de seguridad química para todos los empleados, especialmente mujeres embarazadas y mujeres lactantes.

– Sustituye los envases de plástico por envases de vidrio o cerámica para evitar la exposición a los ftalatos y al bisfenol.

Además, no introduzcas los envases de plástico en microondas ni lavavajillas, no envuelvas alimentos en rollos de plástico y evita los alimentos enlatados (especialmente los que se presentan en latas de conserva con recubrimiento interior de plástico).

La leche materna es el alimento más sano y menos contaminado del planeta en términos de seguridad alimentaria para la infancia. Los beneficios que supone esta superan claramente los riesgos para la salud asociados con los contaminantes químicos presentes en la leche materna.

Acetona

Definición:

Las células del cuerpo se nutren principalmente de glucosa. Cuando no pueden hacerlo, recurren a otras fuentes de energía, como son las grasas. A causa de este uso, se producen cuerpos cetónicos que se eliminan por la orina y la respiración.

Pueden ser distintas las situaciones que hacen aparecer el acetona: vómitos prolongados, anomalías metabólicas, enfermedades infecciosas, quemaduras u otros trastornos que exigen condiciones nutricionales especiales como el ayuno, anorexia o dietas altas en proteínas y bajas en carbohidratos, etc.

Síntomas:

El acetona tiene un olor fuerte y característico que puede apreciarse en el aliento del niño afectado y en su orina. Cansancio y aumento de fiebre y vómitos. A más vómitos más acetona, a más acentona más fiebre y a más fiebre más vómitos.

Tratamiento:

El acetona, más que una enfermedad, es un síntoma de que existe alguna anomalía en el organismo. En la mayoría de los casos se puede controlar en casa haciendo que el niño tome bebidas azucaradas, a pequeños sorbos y con una frecuencia aproximada de 5 o 10 minutos haciendo así que las tolere mejor y no vomite.

Cuando las naúseas y los vómitos hayan cesado el niño deberá a empezar a comer yogures azucarados, galletas o cucharadas de almíbar. Para evitar que esto vuelva a suceder, conviene vigilar la dieta del pequeño, eliminando de ella las grasas y aumentando los hidratos de carbono.

Si la acetosis no cesa, se deberá acudir rapidamente al pediatra.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/bebe/lactancia/estoy-amamantando-puedo-pintarme-las-unas-9423

Cuidados de las uñas en posparto

Estoy amamantando, ¿puedo pintarme las uñas?

Las manos y las uñas son las grandes olvidadas del embarazo y el posparto. Pero también hay que cuidarlas porque, al estar siempre al aire, están sometidas a continuas agresiones físicas y medioambientales. Con unos pequeños cuidados también es posible presumir de uñas en el posparto.

Se dice que las manos hablan del estado de salud porque delatan el paso del tiempo. Los cuidados que han recibido (que por lo general son pocos  porque, la verdad, no les dedicamos mucho tiempo)  incluso aportan otros datos, como el hecho de haber tomado el sol en exceso

Si tienes tiempo, hazte una buena manicura…

Una buena manicura no se limita a limar para dar forma y aplicar el color de moda de la temporada. En los centros de belleza dura casi una hora y es por algo.

Hay que retirar el esmalte previo con suavidad, ablandar las uñas en agua con e limón blanqueante, quitar las cutículas y nutrirlas con aceite, cortar los “pellejitos”, cortar, limar, pulir… Después, se aplica una base y se echa el esmalte de color. y al final, una hidrartación con masaje.

En un centro profesional

Si decides ir a a un salón de belleza o no confías en tu pulso, asegúrate de acudir a un sitio profesional. Desconfía de las manicuras demasiado baratas.

Un precio demasiado bajo puede deberse a que utilizan productos de baja calidad e incluso corres el riesgo de que no desinfecten bien el material.  No te la juegues.

Madre reciente: uñas cortas y en tonos claros

Es probable que lo que menos te preocupe ahora sean tus uñas. ¿Cómo vas a hacerte la manicura si apenas tienes tiempo para lavarte la cara?

Salvo que te hayas hecho una manicura profesional de larga duración antes del parto, lo mejor es que durante unos meses mantengas las uñas cortas (para no arañar al bebé), bien limadas. Si  las pintas, usa  colores claros, en los que los desconchones se notan menos.

Usa esmaltes de secado exprés (si te has pintado y vas a necesitar las manos antes de que se sequen porque tienes que atender al bebé, mete las uñas corriendo bajo el chorro de agua fría).

¿Qué forma dar a la uña?

  • Dedos delgados: lo más indicado son unas uñas cuadradas en forma recta.
  • Dedos gruesos o gorditos: lo mejor son las uñas ovaladas
  • Manos pequeñas y finas: las más favorecedoras son las formas redondas u ovaladas.
  • Manos grandes s: la forma más favorecedora es la semicuadrada.

Las uñas delatan problemas de salud

Las uñas también pueden alertar de algunos problemas. Si sueles pintártelas, quítate el esmalte unos días y obsérvalas y si detectas alguno de los siguientes síntomas, coméntalos con tu médico:

  • Las uñas excesivamente frágiles delatan una mala alimentación y falta de hierro.
  • Si están demasiado gruesas pueden ser señal de un problema de psoriasis o tiroides.
  • Las estrías se asocian a un problema de deshidratación.
  • El tono amarillento, si no fumas, puede deberse a una infección por hongos.
  • Las manchas blancas –llamadas popularmente “mentiras”- responden en realidad a pequeños traumatismos. No es cierto que indiquen un déficit de calcio.

Manicura en casa

Hacerse la manicura en casa es menos difícil de lo que parece:

  1. Limpia las uñas con un quitaesmalte sin acetona (no es necesaria y seca las uñas)
  2. Lima las uñas de forma uniforme, sin dejar picos y arista,esde la esquina de los laterales hacia el medio dándoles una forma semicuadrada u ovalada que siga el contorno de la punta del dedo..
  3. Para que la manicura dure más, ablanda las cutículas con agua tibia y empujarlas con un palito de naranjo. No las cortes.
  4. Suaviza los laterales con una lima suave. Suele haber durezas.
  5. Antes de echar el esmalte, aplica antes una base adecuada, que fortalece y protege la uña.
  6. Usa esmaltes de calidad, libres de parabenos, formaldehídos, níquel y tolueno.
  7. Deja secar por completo, no utilices las manos en unos minutos.

Información básica sobre Protección de Datos para los comentarios:

  • Responsable: Marta Rubio del Castillo. Más infoCorreo electrónico: info@mujerymadrehoy.com
  • Finalidad: Moderación de comentarios para evitar el spam y gestión de suscripciones al blog. No usaré el mail para ningún tipo de fines comerciales ni publicitarios.
  • Legitimación: Consentimiento del interesado.
  • Derechos: A acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos detallados en la información adicional.
  • Información adicional: Disponible la información adicional y detallada sobre la Protección de Datos Personales de mi web en política de privacidad

Источник: https://www.mujerymadrehoy.com/mama-tu-tambien-puedes-lucir-unas-unas-bonitas/

¿Puedo teñirme el cabello si estoy dando el pecho?

Estoy amamantando, ¿puedo pintarme las uñas?

Los mitos con respecto a la lactancia materna son miles y, si te dejas llevar por el pánico, seguramente llegues a creer que prácticamente cualquier cosa puede hacer daño a vuestro bebé. No obstante, muchos de estos mitos son falsos, y no responden más que al temor natural que una madre tiene cuando ve por primera vez a su bebé, al instinto de protección que suele nacer en ella.

Y es que todo cambia cuando se tiene un hijo; las preocupaciones aumentan, el miedo crece, y el mundo parece, incluso, diferente. Todo puede suponer un peligro real o, al menos, parecerlo.

Es esta preocupación la que lleva a muchas madres a creer que cualquier cosa que ellas hagan puede acabar causándole daño a su hijo, cuando esto no suele ser así. En muchos casos, se tiende a sobreproteger a los bebés y, en cierto modo, tiene sentido: son pequeños e indefensos, con lo cual nos necesitan para que les protejamos.

Pero no hay que llevar esto al extremo, puesto que puede que el miedo no nos permita disfrutar de la maternidad en general, y de la lactancia en particular.

Hay una gran cantidad de mitos falsos circulando por internet sobre la lactancia materna, y cómo esta debe ser llevada. Por ejemplo, hay quien dice que cuando una mujer queda embarazada, ya no puede seguir amamantando a su bebé si es que estaba haciéndolo, y esto es completamente falso.

Tampoco es cierto que las mujeres con implantes no pueden dar el pecho: pueden hacerlo, exactamente igual que lo harían si no tuvieran implantes.

Y, por último, y del que vamos a hablar con más profundidad: una madre que está en pleno proceso de lactancia no debe teñir su cabello, porque el tinte podría ser perjudicial para el bebé.

TINTE DANDO EL PECHO, SÍ O NO

Si buscas por internet, lo primero que encontraras es un supuesto estudio que dice que si te tiñes mientras estás dando el pecho, el tinte podría aumentar las probabilidades de que el bebé padezca leucemia. No obstante, si tratas de investigar un poco más y ver qué hay de cierto en este estudio, no encontraras nada decisivo, porque no lo hay.

El que te decidas a teñir tu pelo no tiene por qué interferir en ningún momento con la lactancia; el bebé no va a verse afectado por el tinte, ni mucho menos.

Las probabilidades de que al decidir cambiar el color de tu cabello tú bebé vaya a padecer algún tipo de enfermedad son inexistentes, así que no merece la pena prácticamente preocuparse, sobre todo cuando los productos que estas usando sean naturales.

En este sentido sí hay que remarcar que hay productos para teñir el cabello que son mucho más tóxicos que otros (como los que llevan amoniaco, por ejemplo), y es mejor optar por productos más naturales, pero ya por vuestra propia salud más que por la del bebé.

Sí puede que hayas leído sobre los peligros que conlleva teñirse durante las primeras doce semanas de embarazo, más o menos.

No es por el proceso de teñir el cabello en sí, sino por los vapores tóxicos que productos como el amoniaco pueden desprender, y que sí pueden llega a causar problemas de desarrollo en fetos de menos de cuatro meses. Pero esto no tiene nada que ver con el posterior proceso de lactancia.

Los productos tóxicos que llevan algunos tintes, al ser inhalados, pueden hacer daño tanto a una mujer embarazada como a una mujer que no lo esté. El vapor del amoniaco, en grandes cantidades, puede llegar a resultar tóxico para cualquier persona.

Pero esto no implica que estos productos químicos vayan a penetrar en nuestro torrente sanguíneo o algo así; es decir, si nos teñimos mientras estamos dando el pecho, ese tinte no va a llegar a nuestro bebé de ninguna de las maneras.

Puede que, al teñir nuestro cabello, una parte del tinte y de los productos tóxicos que este lleva penetre en nuestro cuero cabelludo, pero no hará que nuestro bebé lo trague a través de la leche.

Es decir, que el riesgo al que estaremos expuestas tanto nosotras como nuestro bebé si decidimos que nos queremos teñir mientras estas dando el pecho va a ser ninguno. Puedes decorar tu cabello tal y como quieras.

Eso sí: hay mujeres que, durante la lactancia, ven cómo su cabello se vuelve mucho más débil y sensible.

Si ese es tú caso, sí es cierto que debes optar por no teñirlo, pero no por el bebé, sino por la salud de tu cabello.

QUÉ PRECAUCIONES DEBEN TOMARSE

Como ya hemos señalado, teñir el cabello no va a implicar que el bebé pueda llegar a enfermar. No obstante, sí que hay algunos pasos que deben tratar de seguirse para que el tinte no entre en contacto con la boca del bebé, sobre todo si estamos dando el pecho.

Lo primero que tienes que tener en cuenta es que tú pecho debe estar completamente limpio, libre de cualquier posible resto de tinte, para que el bebé pueda amamantar sin problema.

Es decir, que si te lo acabas de teñir, lo mejor que puedes hacer es darte una ducha o limpiar bien el pecho para evitar que queden restos del tinte.

Al ser una sustancia tóxica, esta sí que podría hacer daño al bebé.

Por otro lado, también es importante que te asegures de que tu cuero cabelludo está sano. De no ser así, sí que el tinte podría acabar penetrando en el torrente sanguíneo. Esto no suele pasar, no tiene por qué pasar, y no es algo que deba preocuparos en exceso. Lo mencionamos simplemente para que tengas cuidado.

También tienes que tener en cuenta que al bebé puede resultarle molesto el olor del tinte y, en ese caso, podría no querer alimentarse.

La solución a esto es mantener el cabello alejado de él, quizás recogerlo en una coleta para que no roce su cara; de esta forma, también evitamos que inhale cualquier posible toxicidad.

Si se trata de un tinte de cabello natural, sin olores fuertes, puede que el bebé ni siquiera lo note.

Por último: recuerda que, durante la lactancia, el cabello puede cambiar mucho debido a los cambios hormonales. Si lo ves más débil, o encrespado, trata de no teñirlo, simplemente por la salud de tú cabello. Pero ya sabes que puedes teñirlo aunque estes dando el pecho sin que esto suponga ningún tipo de problema.

Источник: https://www.facemama.com/lactancia/puedo-tenirme-el-pelo-si-estoy-dando-el-pecho.html

¿Se puede teñir el pelo durante la lactancia?

Estoy amamantando, ¿puedo pintarme las uñas?

Con el embarazo es posible que hayas perdido algo de tiempo para cuidar tu físico. Si deseas mejorar tu aspecto y has pensado en teñir el pelo durante la lactancia, debes saber que esto podría ser perjudicial para tu salud y para el bebé.

Ya sea que estés embarazada o amamantando, es importante que prestes atención a la calidad de los productos aplicados en tu piel y en tu cuero cabelludo.

Por ello, queremos explicarte las precauciones que debes tener en cuenta; además develaremos algunas alternativas para teñir el pelo durante la lactancia sin que afecten al pequeño.

¿Es seguro teñir el pelo durante la lactancia?

Es obvio que los tintes para el cabello contienen productos químicos tóxicos para la salud. La mayoría se basa en el amoníaco, que es un químico peligroso. La inhalación o el contacto directo con estas toxinas puede causar serios problemas de salud.

Por ese motivo, muchas mujeres suponen que los productos químicos que circulan en la sangre causan problemas tanto para la madre como para el bebé. Esta es la razón por la cual algunas se abstienen de teñir el pelo durante la lactancia.

No obstante, se debe tener en cuenta que la cantidad de las sustancias químicas que ingresan en el torrente sanguíneo de la madre a través del cuero cabelludo no es lo suficientemente grande como para representar una amenaza para el bebé; no hay posibilidad de que tu bebé pueda adquirir estos químicos a través de la leche materna.

Precauciones para teñir el cabello durante la lactancia

Aunque es posible teñir el pelo durante la lactancia, tomar ciertas precauciones puede garantizar la máxima seguridad para ti y tu bebé.

Tal como hemos mencionado anteriormente, los productos químicos que llegan al torrente sanguíneo a través del cuero cabelludo no son suficientes para causar daño a ti o a tu pequeño. Sin embargo, los arañazos o las llagas en el cuero aumentan las posibilidades de obtener más sustancias químicas en la sangre.

Por lo tanto, es importante que te asegures que tu cuero cabelludo esté sano antes de teñirte el pelo.

El mayor problema de teñir el pelo durante la lactancia es que el bebé se verá afectado por el olor de los productos químicos en el pelo. Si intentas colorear el pelo en casa, asegúrate de que la habitación sea amplia y bien ventilada; así, los gases no se quedarán en el interior y no serán inhalados por el bebé.

¿Cuáles son las alternativas?

Una de las soluciones que debes considerar si evalúas teñirte el pelo durante la lactancia es hacer un barrido suave o simplemente mechas del mismo color de tu pelo para ocultar las canas sin llegar a realizar una coloración completa.

Si todavía te preocupa que el tinte para el cabello pueda dañar al bebé, existen otras alternativas. Ten en cuenta que algunos de los colorantes conocidos como ‘naturales’ actúan como los vegetales pero están formulados con productos sintéticos nocivos.

Estos permanecen ocultos detrás de ingredientes más saludables, como aceites, frutas o hierbas; no obstante, los elementos tóxicos siguen presentes.

“La cantidad de las sustancias químicas que ingresan en el torrente sanguíneo de la madre a través del cuero cabelludo no es lo suficientemente grande como para representar una amenaza para el bebé”

Entonces, debes tener cuidado con la composición de los colores; valora solamente aquellos colores naturales que sean 100% vegetales. Te presentamos algunas alternativas:

1. Café para un marrón o castaño

El café funciona bien para obtener tonos como el marrón o castaño claro. Este producto también protege la queratina del pelo, que promueve el crecimiento y minimiza la caída.

2. Cubre el pelo con canas

La salvia es un remedio perfecto para cubrir las canasporque tiene muchas propiedades astringentes y revitalizantes. También contribuye a que el flujo de melanina se reactive y hace que el cabello vuelva a su tono natural.

3. Cacao para reflejos de chocolate natural

El cacao también puede ayudarte a cubrir las canas. Sin embargo, los efectos solo se verán a largo plazo; la receta debe consistir en polvo de cacao y miel, que se debe aplicar al pelo seco.

4. Té negro para un tono oscuro

Es la planta que, por excelencia, permite obtener un tono de cabello más oscuro. Prepara un té en forma de infusión y déjalo unas 24 horas. Esta solución se puede aplicar después de lavar tu cabello con champú.

5. Manzanilla para los reflejos dorados

El polvo obtenido de las flores secas permite dar reflejos dorados y rubios a tu pelo. No obstante, se debe tener en cuenta que es un método más aconsejable para las melenas claras y no tanto para las más oscuras.

Si es posible, te recomendamos que esperes hasta que el bebé sea nutricionalmente independiente para aplicar productos químicos a tu cabello.

De todas maneras, si crees que un nuevo tono de pelo puede mejorar tu apariencia, puedes hacerlo. ¡Después de todo, tienes el derecho de ser feliz después de hacer el trabajo más grande del mundo: ser madre!

Te podría interesar…

Источник: https://eresmama.com/se-puede-tenir-el-pelo-durante-la-lactancia/

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: