Estoy amamantando, ¿puedo tomar alcohol?

Estoy amamantando, ¿puedo tomar alcohol?

Estoy amamantando, ¿puedo tomar alcohol?

Una de las preocupaciones más frecuentes de las nuevas mamás que amamantan a sus hijos es la del consumo de alcohol durante la lactancia materna.

Hay ocasiones como fiestas o celebraciones en las que te gustaría tomar una copa de vino o una cerveza, pero nos asustan los efectos que pueda tener éste sobre el bebé.

Es importante que sepas que sí podrías perjudicar a tu bebé si no tomas ciertas precauciones.

Índice

Riesgos del alcohol en la lactancia

No se sabe a ciencia cierta la cantidad de alcohol que puede asimilar el organismo de cada mujer, por tanto, lo mejor es evitarlo completamente durante la lactancia.

El alcohol es una sustancia nociva que penetra en el torrente sanguíneo y pasa a la leche que toma el bebé, por eso es preferible evitarlo. Algunos expertos recomiendan que las madres eviten el alcohol hasta que el bebé cumpla 3 meses ya que las tomas en esta primera etapa son más frecuentes.

Existe la creencia de que tomar cerveza, o cualquier otra bebida alcohólica, aumenta tu suministro de leche, pero la realidad es otra pues el alcohol te deshidrata, haciendo que tu cuerpo pierda líquidos, lo cual podría afectar negativamente a la cantidad de leche que produces. Además, beber alcohol afecta a las hormonas que controlan la producción de leche, ya que causa la disminución de la oxitocina, la hormona responsable de ayudarte a producir leche materna.

La cantidad de alcohol que llega a tu torrente sanguíneo llega también a tu leche. Aunque la cantidad de alcohol que le transfieres a tu bebé es relativamente pequeña, tienes que considerar que el hígado de tu bebé es pequeño y todavía no ha madurado, por lo que no puede procesar el alcohol como una persona adulta lo haría.
 

Consejos para beber alcohol en la lactancia

Para que no haya problema con el alcohol y la lactancia programa tu consumo de alcohol de acuerdo a los horarios en los que alimentas a tu bebé, espera por lo menos dos horas después de terminar tu copa para volver a alimentarlo, por ejemplo, puedes tomarte una copa de alcohol justo después de alimentar a tu bebé de tal modo que el nivel de alcohol que tengas en la sangre disminuya o elimines el alcohol (aunque esto varía de persona a persona) antes de la siguiente toma de leche para tu bebé.

Otra opción es extraerte leche y almacenarla antes de tomarte una copa. Después puedes darle a tu bebé la leche extraída en un biberón. (Sacarte leche después de consumir alcohol no lo eliminará de tu sistema más rápido; de todos modos llevará por lo menos una hora). 

La que más recomiendan es la opción de alimentar a tu bebé con leche de fórmula en las próximas horas tras haber consumido alcohol, dando tiempo a la eliminación de este.

Comer antes y mientras se está bebiendo puede ayudarte a disminuir la cantidad de alcohol en tu sangre y en tu leche.

Recuerda que, mientras más tragos tomes, más tiempo tardará el alcohol en salir de tu cuerpo, por lo anterior no es recomendable que bebas más de una copa cuando se está lactando.

Se te recomienda que, si estás amamantando a tu bebé, limites tu consumo de alcohol a una copa de vez en cuando, y no más de una copa al día.

El consumo en exceso de alcohol puede afectar a tu salud y la salud de tu bebé durante esta etapa. Recuerda que, mientras más alcohol consumas, más tiempo le tomará a tu cuerpo desecharlo. Además, recuerda que, según UNICEF, no se debe practicar el colecho con el lactante si se ha bebido.

Ten en cuenta que algunos medicamentos también tienen concentraciones elevadas de alcohol como excipiente y deben evitarse durante la lactancia. Siempre que te tengas que tomar un medicamento pon en conocimiento de tu médico la situación en la que te encuentras.

Si tienes alguna duda sobre la cantidad de alcohol que puedes consumir durante este periodo de lactancia, consulta con tu profesional de la salud cuáles son las recomendaciones que tiene para ti y para tu bebé.

En cuanto al alcohol como desinfectante de aplicación tópica, según la web e-lactancia es compatible con la lactancia.

¿Qué consecuencias puede tener el consumo de alcohol durante la lactancia?

– Varios estudios han demostrado que, cuando hay alcohol presente en el cuerpo de la madre, la producción de leche materna se puede reducir hasta en un 23%.

Otras investigaciones han ratificado que el alcohol ha llegado a bloquear por completo la secreción de oxitocina en la pituitaria, por lo que impide el proceso de eyección de la leche y resulta más difícil extraerla del pecho tanto de forma natural, como por el propio bebé, como por un extractor artificial.

– El alcohol afecta a los bebés y a los niños lactantes de manera diferente según su edad. Por ejemplo:

Источник: https://www.todopapas.com/bebe/lactancia/estoy-amamantando-puedo-tomar-alcohol-9189

Blog sobre cerveza, cultura, cata, estilos, curiosidades, servicio…

Estoy amamantando, ¿puedo tomar alcohol?

Susana Giner 19 marzo, 2020

Importante:
Muchas madres nos preguntan si pueden seguir bebiendo cerveza mientras dan de amamantar a su bebé.
Nosotros no somos médicos, así pues, este post es un compendio de toda la información que hemos podido recopilar, que es abundante y a veces contradictoria, filtrada por el sentido común y estructurada.

Nunca se nos ocurriría incitar a alguien a consumir alcohol. Es más, la ética y la responsabilidad nos obligan de recordarte que la cerveza es una bebida alcohólica y el consumo de alcohol NUNCA ES RECOMENDABLE, se esté dando el pecho o no. Aunque esto tú ya lo sabes…

¿Se puede beber cerveza durante la lactancia?

Sí, se puede. Se puede beber cerveza durante la lactancia. Si te apetece, puedes tomarte una cerveza o dos, incluso inmediatamente antes de darle el pecho a tu bebé. No hay problema.

¿El alcohol pasa a la leche materna?

El alcohol es la sustancia que más rápidamente absorbe el organismo y, sí, el alcohol pasa a la leche materna también muy rápidamente y en la misma proporción que está en la sangre materna.

¿Beber alcohol durante la lactancia perjudica el bebé?

No. Es prácticamente imposible que consumir alcohol durante la lactancia perjudique la salud del bebé.

Algunas investigaciones parecían demostrar que el consumo de alcohol durante la lactancia podía provocar problemas en el desarrollo motor del bebé, posteriormente se comprobó que esos problemas los había ocasionado el consumo de alcohol durante el embarazo. Y durante el embarazo es muy perjudicial el consumo de alcohol.

Beber cerveza durante la lactancia

Un recién nacido, que pesa unos 3kg, puede llegar a mamar más de medio litro de leche al día; esto equivaldría a unos 12 litros de leche diarios en un adulto medio, de unos 65 kilos. Además, un neonato metaboliza muy lentamente el alcohol y tarda más que un adulto en eliminarlo.

Sin embargo, el consumo de alcohol por parte de la madre no perjudica la salud del bebé.

Para que la leche materna contenga un 0,5% de alcohol, la madre tendría que tener esa misma proporción de alcohol en la sangre, y con 0,5% de alcohol en la sangre, estaría más que visiblemente borracha, al borde del coma etílico, en el momento de dar el pecho al bebé.

Como te hemos dicho antes, el alcohol pasa a la leche materna en la misma proporción que se encuentra en la sangre de la madre. Y un 0,5% de alcohol en la leche materna es insignificante.
Además, la cantidad de leche de una toma es pequeña, con lo cual, la ingesta de alcohol del bebé no tendría ninguna importancia.

Solo el consumo muy abusivo y reiterado de alcohol por parte de la madre, puede llevar a causar irritabilidad, sedación o alteración en los patrones del sueño en el neonato.

Durante muchos siglos se ha creído que la cerveza ayudaba a la producción de la leche materna, que su consumo ayudaba a que esta fuera más abundante y más nutritiva.

Por eso, durante el siglo XIX, en Alemania, a las mujeres en periodo de lactancia se les recomendaba tomar más de 3 litros de cerveza al día. En Bélgica, las madres que daban de amamantar bebían cerveza negra por esta misma creencia.

Sin embargo, los estudios científicos actuales demuestran que la ingesta de alcohol reduce la producción de leche.

El consumo de alcohol inhibe la secreción de oxitocina de la madre.

La oxitocina es una hormona que segrega la mujer cuando amamanta y que es la que conduce la leche hacia los conductos que están detrás del pezón.

A este proceso se le llama ‘eyección de la leche‘ y popularmente ‘subida de la leche’. Al verse comprometida la producción de oxitocina, la producción de leche se ve reducida entre un 10 y un 25%.

Pese a que el consumo de alcohol durante la lactancia, incluso inmediatamente antes de la toma de leche, no es perjudicial para la salud del bebé, también se puede optar por dejar pasar un tiempo para eliminarlo del organismo antes de la toma.

¿Cuánto se tarda en eliminar el alcohol?

El tiempo de eliminación del alcohol de la sangre es diferente en cada persona y depende de varios factores. Cada organismo tiene una eficiencia distinta para la eliminación del alcohol, y también depende del peso corporal y, sobre todo, de la cantidad de alcohol ingerida.

Las bebidas alcohólicas se consumen en porciones de volumen proporcional a su graduación alcohólica, así que, cuanto más alcohólica es la bebida, menor es la porción.

Fíjate que la cerveza, que contiene normalmente entre un 4 y un 7,0% de alcohol se consume en tercios o medios litros (jarras y copas); el vino, que oscila entre los 12 y los 16º alcohólicos se bebe en copas mucho más pequeñas que las cervezas; y los destilados, que rondan los 40º alcohólicos, se beben en porciones de entre los 3 y los 5cl, solas o combinadas con refrescos y con hielo. De esta forma, cada ‘copa’ contiene aproximadamente la misma cantidad de alcohol.

Una cerveza de 33cl de unos 5,5%Alc/Vol (una Pale Ale, una pils, una weizen, una stout…) contiene unos 18g de alcohol. Una mujer de una constitución media (unos 60kg) eliminará de su sangre el alcohol de una cerveza en aproximadamente 3 horas.

Comprar cerveza sin alcohol o baja en alcohol

Y en el caso de que prefieras consumir cerveza sin alcohol o con poca graduación, estás de suerte. Hasta ahora, las cervezas sin alcohol era un bebendurrio horroroso, sin embargo, ahora en el mercado puedes encontrar una amplia variedad de cervezas con poco alcohol o sin él que que abarcan diferentes estilos y que están muy buenas.

Nosotros siempre recomendamos beber con responsabilidad. Bebe poco, bebe bien, y, sobre todo, disfruta. Nunca bebas como acto social o por no ‘quedarte fuera’

¿Te ha gustado? ¿Quieres más?

Источник: https://www.2d2dspuma.com/blog/cerveza-salud-propiedades/amamantar-con-alcohol/

Alcohol y lactancia materna

Estoy amamantando, ¿puedo tomar alcohol?

En estos días de fiestas navideñas estamos recibiendo —como cada año— multitud de consultas relacionadas con el consumo de alcohol y lactancia materna. No es un tema nada fácil de abordar y las madres que buscan información sobre ello encuentran mensajes contradictorios.

Vamos a intentar arrojar un poco de luz sobre el tema, aportando aquí las diferentes posturas oficiales y de profesionales reputados, para que cada madre tome sus decisiones con la información en mano.

El consumo de alcohol

Antes de exponer las diferentes posturas al respecto, queremos dejar claro que el alcohol es malo para la salud, siempre y para todo el mundo.

No es verdad lo de que una copa de vino al día sea saludable, la evidencia nos dice todo lo contrario. Y, evidentemente, es más peligroso cuando hablamos de mujeres embarazadas y en período de lactancia.

Recordar que durante el embarazo está absolutamente contraindicado el consumo de alcohol.

El consumo habitual de alcohol durante la lactancia perjudica el desarrollo psicomotor del bebé, provoca escaso aumento de peso y sedación. Además, cabe recordar que si hemos consumido alcohol, el colecho (dormir en la misma cama) está totalmente desaconsejado.

Asociación Española de Pediatría

Es muy importante no beber alcohol al menos durante los primeros 3 meses.

Después de los primeros meses cantidades pequeñas y esporádicas son tolerables (una caña de cerveza o un vasito de vino una o 2 veces a la semana) procurando alejarlas de las tomas.

No se deben tomar bebidas de alta graduación, como ginebra, licores o whisky. El mito popular de que un vaso de cerveza al día aumenta la producción de leche no tiene ninguna evidencia científica que lo apoye.

Más información

e-lactancia.org

Como sabéis, e-lactancia.org es una página web de referencia para conocer la compatibilidad entre medicamentos y otras sustancias y situaciones con la lactancia materna. En este caso, e-lactancia clasifica el alcohol como Riesgo alto y lo explica así:

El tiempo necesario a esperar a amamantar para que el alcohol ingerido de forma ocasional haya desaparecido de leche y sangre depende del peso de la madre (a menos peso, más tiempo) y de la cantidad de alcohol consumido (a más alcohol, más tiempo).

Más información

La Liga de la Leche

Lo que puedes hacer es beber con moderación (es un buen consejo aún fuera del período de lactancia), y hacerlo preferentemente lejos de las tomas del bebé . Cuando termina de tomar sería un buen momento, pues pasarán algunas horas hasta la próxima toma.

Más información

Julio Basulto, dietista-nutricionista
Fragmento de su libro “Mamá come sano”

“Aunque el alcohol, sea del tipo que sea, no es saludable, la leche materna con algo de alcohol es mejor para la salud infantil que la leche artificial.

No es el caso si se produce un consumo agudo de alcohol y justo después se da el pecho, ya que ello puede provocar coma y convulsiones en el lactante si mama.

Tras una ingesta aguda de alcohol se debe esperar a que la madre esté serena, sobre todo si el bebé tiene pocas semanas, antes de dar el pecho.”

Más información

Carlos González, pediatra

Finalmente, hemos tenido la oportunidad de preguntar al pediatra Carlos González sobre este tema que muy amablemente nos ha respondido esto:

A ver, creo que estamos totalmente de acuerdo en que el alcohol es malo, 
siempre, para todo el mundo, y en que nadie debería consumir jamás alcohol.

Ahora bien, una vez proclamado el anatema genérico contra las bebidas 
alcohólicas, cabe hacerse tres preguntas:

1.- ¿Hay algún motivo para hacer especial hincapié en la abstinencia para 
las embarazadas y madres lactantes? ¿Deberían las embarazadas y madres 
lactantes beber menos alcohol que otras mujeres, porque al daño a la madre 
se añade el daño al hijo?

En el caso de las embarazadas, la respuesta es un rotundo SI. El alcohol 
durante el embarazo es particularmente peligroso para el feto, no hay ningún 
nivel de ingesta que se considere seguro, y el consejo inequívocó siempre ha 
de ser que la embarazada no beba nada de alcohol.

En el caso de las madres lactantes, la respuesta es un “UN POCO”. Según 
algunos estudios, si la madre consume cada día más de dos unidades de 
alcohol (“dos copas”), puede haber efectos perjudiciales sobre el desarrollo 
del bebé. Otros estudios no encuentran ese efecto.

Dado lo bajos que son los 
niveles de alcohol en la leche, parece poco probable que los posibles 
efectos, caso de haberlos, se deban realmente al alcohol en la leche. Algún 
autor decía que podía tratarse de una asociación estadística debida 
al consumo de alcohol durante el embarazo.

Como el alcohol es muy peligroso 
en el embarazo, y se sabe desde hace tiempo, y a las embarazadas alguien se 
lo habrá dicho, es probable que, al preguntarles para hacer el estudio, 
nieguen haber tomado alcohol durante el embarazo.

Pero, ¿es creíble que una 
mujer que toma cada día más de dos copas, haya conseguido estar nueve meses 
sin probar ni gota? Puede que el niño ya nazca afectado por el alcohol, pero 
como la madre niega haber consumido durante el embarazo, el efecto se 
atribuya erróneamente a la lactancia.

En conclusión, creo que a las  madres lactantes hay que recomendarles, como 
a todo el mundo, que no beban; y hay que insistir, más que con otras 
personas, que en todo caso no pasen de dos copas al día.

2.- Si una madre bebe de forma habitual más de esas dos copas al día, 
¿habría que recomendarle que no dé pecho a su hijo? Creo que la respuesta es 
un casi rotundo NO. Los efectos perjudiciales del alcohol durante la lactancia 
son pequeños y no están inequivocamente demostrados. Los efectos de 
la lactancia artificial pueden ser graves y están bien demostrados.

Por 
mucho que la madre beba, el biberón es más peligroso. Bueno, tal vez haya 
algún caso concreto, no sé, madre todo el día borracha, bebé prematuro, en 
que se pudiera discutir si la leche materna sigue siendo mejor que la leche 
artificial. Por eso he dicho “casi”.

Pero incluso en esos casos, ¿puede una 
madre completamente alcoholizada cuidar eficazmente a su hijo, comprar 
suficiente leche artificial, preparar correctamente los biberones? Creo que 
el mayor peligro de una madre alcohólica no es el alcohol en la leche.

Por 
supuesto, ante una madre que consume dos o más copas al día, debemos 
insistir para que reduzca y debemos ofrecer ayuda profesional para lograrlo, 
pero no debemos, salvo tal vez excepciones muy excepcionales, decirle que no 
dé el pecho.

3.- ¿Deberían las madres esperar, después de la ingestión de alcohol, un 
cierto número de horas antes de dar el pecho, para eliminar completamente el 
alcohol de la leche? Otro rotundo NO. Conozco ese nomograma canadiense que 
tan de moda se ha puesto.

Pero lo que no demuestran sus autores, ni ningún 
otro, es que haya que esperar hasta que el nivel de alcohol en la sangre se 
haya reducido a cero.

Creo que es suficiente, incluso para la madre de un 
recién nacido que se pasa con el alcohol con cierta frecuencia, esperar 
simplemente hasta que la madre se sienta despejada y no esté visiblemente 
ebria (en ese momento, el nivel de alcohol en sangre sería inferior a 0,15 o 
0,10 g por dl, 0,01 g por litro).

Y en niños de varios meses de edad cuyas 
madres sólo se han pasado con el alcohol de forma muy esporádica, digamos en 
nochevieja, creo que ni siquiera habría que esperar tanto.

Es decir, no me 
asusta lo más mínimo que un bebé tome cada varios meses 50 o 100 ml de leche 
materna con una concentración de alcohol de 0,2 o 0,3 g por dl, lo que ya es 
estar (la madre) como una cuba pero para el niño es una cantidad ridícula.

 
Creo que en un caso así, el peligro de que a la madre se le caiga el niño de 
los brazos es mayor que el peligro del alcohol en su leche. Creo que ese 
consejo de esperar hasta que el nivel de alcohol ha bajado a cero no sólo es 
innecesario, sino muy peligroso. Porque a la que te has pasado un poco, 
parece que tienes que esperar seis, ocho, doce horas para dar el pecho. O 
más. Y, durante ese tiempo, ¿que se hace con el niño? ¿Está en ayunas? ¿Le 
dan un biberón de leche artificial? Ambas opciones me parecen más peligrosas 
que un poco de alcohol en la leche.

Insisto, a cualquier persona hay que recomendarle que no beba alcohol, y a 
una madre (y a un padre) hay que recordarle además que tiene que dar ejemplo 
a su hijo, y que podrían  suceder desafortunados accidentes si el alcohol 
disminuye su capacidad para cuidar al bebé, y que por todo ello, que por 
favor no se pasen. Pero, si se han pasado… pues a lo hecho, pecho. Y, como 
en otros muchos aspectos, sería muy desafortunado que nuestra insistencia en 
que no beba lleve a alguna madre a optar por destetar a su hijo, “y así 
puedo beber tranquila”. El pecho sigue siendo mejor, incluso con alcohol.

Feliz año

En resumen…

Queda claro que el alcohol durante el embarazo está totalmente desaconsejado. Durante la lactancia, el mejor aliado es la prudencia. A más pequeño sea tu bebé, más cuidado debes tener.

A medida que crecen —pese a que hay que continuar siendo precavidas— si quieres tomar alcohol de manera esporádica, el riesgo para tu bebé es mucho menor.

Porque además, no es lo mismo un bebé de dos meses que se alimenta exclusivamente de lactancia materna, que un bebé de dos años que ya toma otros alimentos, por lo que puedes espaciar más las tomas.

Más información sobre el Síndrome Alcohólico Fetal

Источник: https://blog.lactapp.es/alcohol-y-lactancia-materna/

Lactancia y alcohol: ¿es compatible?

Estoy amamantando, ¿puedo tomar alcohol?

Cada año, del 1 al 7 de agosto la OMS y UNICEF organizan una «Semana de la lactancia» cuyo objetivo es promover la lactancia materna. El tema central de este año es promover la normalización de la lactancia en lugares públicos y éste es uno de los pósters que se distribuyen para ello (podéis ver aquí todas las campañas anteriores).

Pues bien, aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid (y que estoy de guardia y tengo toda la noche por delante) creo que puede ser útil responder a la pregunta del millón: ¿Si estoy dando el pecho me puedo tomar una copa de vino?

Según mis estadísticas cutre-salchicheras en el mostrador de la farmacia, la mayoría de las lactantes (y no digamos de sus señoras madres, también conocidas con el peligroso nombre de «abuelas») piensan que no, que el alcohol es imcompatible con la lactancia ya que el niño se puede poner piripi (sic).

Lo cierto es que, sin ánimo alguno de instar a alzar sus copas a las lactantes (y ahora veremos el porqué), la lactancia puede ser compatible con una cerveza o una copa de vino siempre que se tomen las medidas adecuadas.

¿Por qué no es aconsejable tomar alcohol durante la lactancia?

Principalmente hay dos motivos por los que evitar el alcohol en la lactancia:

1. El que asusta: El alcohol es una sustancia tóxica que se excreta a la leche materna y por tanto puede acabar siendo ingerida por el niño. La concentración de alcohol en la leche es similar a la concentración en el plasma sanguíneo. Esto quiere decir que el niño va a tomar una graduación menor que la que bebe su madre, pero aun así es perjudicial para él.

2. El que debería asustar: El alcohol puede disminuir la producción de leche debido a que inhibe la oxitocina y la prolactina. Es decir, para una madre que está luchando por instaurar la lactancia materna, tomarse una copa puede suponer un paso atrás.

Este segundo punto, por menos conocido, es especialmente importante.

De hecho, existen numerosos mitos que no ayudan, por ejemplo, aquellos que confieren a bebidas alcohólicas como la cerveza la capacidad de aumentar la producción de leche materna cuando es justo al revés.

Al hilo de esto, no pierdo la ocasión de recordar que la única técnica cuya eficacia se ha demostrado para aumentar la producción de leche materna no pasa por tomar pociones mágicas ni píldoras de la China: la estimulación del pecho colocando al niño en el mismo es el camino. 

¿Qué cantidad de alcohol es seguro tomar en la lactancia?

En la revista Canadian Family Physician (2002) se publicó esta interesante tabla que relaciona el peso de la madre con el número de copas tomadas y la cantidad de tiempo que debe transcurrir desde la ingesta de alcohol a la toma.

En la tabla se considera «unidad de bebida» una cerveza (tercio) de graduación 5%, una copa vino de 140 g de 11% de alcohol   o una copa de licor de 42 g al 40%.

Para hacernos una idea la ginebra está entre 37º y 47º.

De cara a futuribles festejos, podéis consultar también esta infografía en la que se indican las diferencias entre sidra y cava (resumiendo, la sidra puntúa como cerveza y el cava como vino).

Por si a alguien le da vueltas la cabeza con tanto número, podríamos hacer un resumen diciendo que si nos tomamos una cervecita o una copa de vino, deberemos esperar 2,5 horas para volver a dar el pecho. Y que si nos vamos de farra y nos tomamos 3 copazos, habrá que esperar 7,5 horas para volver a dar el pecho. 

¿Cuál es el mayor inconveniente de tomar alcohol dando el pecho aunque «respetemos los tiempos»?

Aunque respetemos los tiempos y sea seguro para el niño, el gran inconveniente es que al tener que «esperar», la lactancia fisiológica materna no puede ser «a demanda».

¿Cuál es la solución? Como muchos estaréis pensando, efectivamente la madre puede extraerse previamente la leche para poder ofrecer tomas al niño durante este tiempo al igual que lo hace cuando tiene que ausentarse por otros motivos (como el trabajo).

Ahí ya entran muchas variables a valorar que deberá decidir individualmente cada madre.

¿El alcohol se acumula en la leche materna?

Ésta es la respuesta del millón y la respuesta es NO. Una vez transcurrido el tiempo de espera la madre puede poner al pecho a su hijo sin necesidad de extraserse leche y tirarla para «limpiar» el pecho, como mucha gente asume. Sería una pena desperdiciar esa leche materna.

El consejo de la Boticaria

Una vez aclarado que el consumo de alcohol debe evitarse por los motivos anteriormente expuestos, creo firmemente que si bien la campaña de la OMS lucha por normalizar la lactancia en los lugares públicos, también es importante normalizar la lactancia dentro de la propia vida cotidiana de la madre, sin que en ocasiones lo perciba como un estigma o como «una enfermedad» que no le permite «hacer vida normal». Ocurre lo mismo con los mitos sobre alimentos prohibidos en el embarazo, cuando muchos de ellos no lo son o pueden «gestionarse».

Si tenemos en cuenta que la OMS recomienda continuar con la lactancia materna durante dos años como mínimo, resulta difícil imaginar en una sociedad como la nuestra que durante dos años (y multiplicando según el número de hijos), la madre no se encuentre en una situación en la que no le apetezca tomarse una caña con unos amigos o una copita de vino en algún momento especial. No se trata de fomentar el consumo de alcohol en la lactancia sino de que, con la farmacocinética en la mano, alguien pueda permitirse esa pequeña ingesta sin sentirse culpable o sin que suponga uno de los puntos negativos para acabar dejando la lactancia.

Os dejo con una imagen de 1938 en la que ya se hacía promoción de la lactancia materna. Como veis, aunque con menos colorido que los carteles de la OMS, no estamos descubrimos la pólvora cuando casi 100 años después seguimos en la misma batalla.

Imagen 1: OMS. Semana de la lactancia materna:

http://www.who.int/mediacentre/events/2016/support-mums-breastfeed-poster-es.jpg?ua=1

Imagen 2: Can Fam Physician.

Moretti ME, Lee A, Ito S. Which drugs are contraindicated during breastfeeding? Practice guidelines. Can Fam Physician. 2000; 46: 1.753-1.757.

Imagen 3: By WPA Federal Arts Project – Work Projects Administration Poster Collection (Library of Congress). http://memory.loc.gov/service/pnp/cph/3f00000/3f05000/3f05300/3f05325r.jpg, Public Domain, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=10367370

Источник: https://boticariagarcia.com/lactancia-alcohol-compatible-972

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: