Estoy embarazada y como poco

Los 10 alimentos prohibidos: embarazo primer trimestre

Estoy embarazada y como poco

Acabas de enterarte de la buena noticia, ¡estás embarazada! Por fin el sueño se hace realidad y a la alegría de los primeros momentos se suman muchas emociones. También, llegan las primeras dudas sobre cómo llevar de la mejor manera el embarazo, empezando por ¿qué puedo comer ahora?

Hay muchos mitos acerca de la cuestión y a veces es complicado orientarse entre la información online y los consejos de amigos y familiares. Lo ideal es confiar en tu ginecólogo o preguntar a expertos del sector. Síguenos en este post para aclarar las dudas sobre los alimentos prohibidos en el primer trimestre de embarazo.

10 alimentos prohibidos: embarazo primer trimestre

En las primeras semanas de embarazo experimentarás la mayoría de cambios a nivel hormonal y psicológico. Es un momento muy importante y la alimentación tiene que ser adecuada para evitar problemas y vivir la experiencia de la gestación de la mejor manera. Por eso, desde el principio tendrás que tener mucho cuidado con:

1. Pescado crudo o, mejor dicho, el sushi. Si eres una apasionada de este plato japonés, tendrás que tener paciencia y esperar hasta que tu bebé haya nacido para volver a darte este capricho.

El pescado crudo o marinado (boquerones, ceviche, etc.) puede contener anisakis, un parásito que no tiene consecuencias para el feto, pero puede dar problemas muy molestos a la madre.

Comer pescado contaminado puede dar lugar a gastroenteritis, úlcera, obstrucción intestinal y alergia.

2. Carne cruda o poco hecha. Aprende a pedirla bien hecha puesto que la carne cruda puede contener listeria, una bacteria muy peligrosa para las embarazadas. Puede causar infecciones alimentarias muy graves, abortos o anormalidades en el feto.

3. Alcohol. Las bebidas alcohólicas son muy peligrosas para el feto, alteran los mecanismos de absorción de los nutrientes y pueden causar tanto desequilibrios en el desarrollo fetal (síndrome de alcoholismo fetal), como problemas de salud al bebé.

4. Huevos crudos. Los huevos crudos no representan un riesgo para el feto, pero podrían contener la salmonela. Se trata de una bacteria que puede causar diarrea, vómitos, fiebre y ser muy molesta durante el embarazo.

5. Quesos no pasteurizados. En los quesos producidos con leche cruda (quesos tipo brie o artesanales) puede esconderse la listeria. Como hemos visto, una bacteria muy peligrosa para la salud de la madre e del feto.

6. Frutas y verduras crudas no desinfectadas.

A pesar de lo saludable que son las verduras crudas y las frutas, es recomendable consumirlas solo si estás segura de que han sido lavadas correctamente con el uso de desinfectantes para alimentos.

En las verduras y las frutas pueden esconderse varios tipos de bacterias y es mejor no arriesgarse. Si comes fuera de casa, pide verduras cocidas.

7. Patés. Además de ser un alimento poco recomendado por su alto contenido en grasas animales, se elabora con el hígado y si no está pasteurizado puede contener listeria. Si puedes, evita consumir patés de origen animal durante toda la gestación.

8.Alimentos ahumados. Los embutidos, los quesos y los pescados ahumados se preparan a temperaturas inferiores a los 100 grados y pueden contener bacterias peligrosas para el embarazo (como la listeria).

9. Pescados grandes. Aunque bien cocinados, los pescados como el atún, el pez espada, el tiburón, la caballa y otros depredadores almacenan importantes cantidades de mercurio. Su consumo habitual es desaconsejado, sobre todo en mujeres embarazadas, porque puede causar problemas renales y causar daños neuronales y fisiológicos al feto.

10. Jamón y embutidos. Los embutidos elaborados a partir de carne cruda pueden contener el parásito toxoplasma gondii. Tienen que evitarlos las mujeres que no hayan pasado la toxoplasmosis.

Más precauciones si comes fuera de casa

El embarazo no tiene que ser un periodo limitante en tu vida, sino un momento en el que vivir una experiencia única y, por eso, un motivo para cuidarse más. La alimentación sana, variada y equilibrada es la más recomendable y, a no ser que tengas alguna enfermedad, solo tendrás que tener cuidado con ciertos alimentos.

Aun así, cada vez que comes en restaurantes o en casa de amigos y familiares, no olvides preguntar ciertos detalles sobre la preparación de los platos.

No te avergüences por preguntar, estarás previniendo molestias y problemas más serios para tu salud y para el correcto desarrollo de tu hijo. De tener antojos por algún plato contraindicado, recuerda que después de dar a luz podrás volver a comer también esos alimentos prohibidos para el embarazo en el primer trimestre.

Si tienes cualquier pregunta acerca de tu alimentación durante la gestación no dudes en comentárselo a tu ginecólogo. Si no estás segura de la calidad y procedencia de ciertos ingredientes, simplemente evítalos.

Источник: https://www.institutocefer.com/blog/alimentos-prohibidos-embarazo-primer-trimestre/

Trastornos del sueño durante el embarazo

Estoy embarazada y como poco

Una de las consecuencias frecuentes que se producen con los cambios hormonales y fisiológicos propios del embarazo es que se produzcan trastornos del sueño, tales como una excesiva somnolencia durante el día e insomnio. De hecho, éste es un problema que llega a afectar hasta un 70% de las mujeres gestantes.

Cambios hormonales y fisiológicos

Con el inicio del embarazo se produce un notable incremento de la producción de progesterona, que es la hormona que se encarga de preparar e útero materno para alojar el embrión.

Y esta situación es la responsable de que durante el primer trimestre de embarazo la mujer sienta una sensación de somnolencia y cansancio durante el día.

Sin embargo, la progesterona no es la causante del insomnio, otro problema que se da con alguna frecuencia, pero que se debe fundamentalmente al estrés con el que algunas mujeres reaccionan ante el embarazo.

Poco a poco, la mujer gestante se adapta a los cambios hormonales, de modo que a partir del segundo trimestre de gestación se reduce significativamente la sensación de sueño y cansancio.

Sin embargo, en los últimos meses surgen otras circunstancias que afectan notoriamente a la calidad del suelo con continuos despertares durante la noche e incluso episodios de insomnio: el aumento del tamaño y peso del abdomen, los movimiento fetales, el incremento en el número de veces que se necesita orinar, trastornos habituales como la lumbalgia o las piernas cansadas, etc.

Recomendaciones

La somnolencia del primer trimestre de embarazo y la mala calidad del sueño en el último son problemas que no se pueden prevenir, pero si mitigar de algún modo, siguiendo una serie de consejos:
1) Para reducir el cansancio y la somnolencia del primer trimestre:
  

  • Alimentación ligera: no se trata de reducir la ingesta de calorías y nutrientes, sino de comer más veces al día repartiendo la cantidad de alimentos que se ingiere. De este modo se evitan las digestiones pesadas, que generan somnolencia.
  • Comida en casa: en la medida de lo posible, se aconseja comer en casa y aprovechar para una siesta ligera de unos 10-20 minutos. Será un sueño reparador que aliviara la sensación de cansancio y sueño.
  • Hidratación: el no beber la cantidad necesaria de líquidos a lo largo del día puede inducir un proceso de deshidratación que se manifiesta con una sensación de cansancio. Debe ingerirse unos 2-2,5 litros de agua al día.
  • Ejercicio físico moderado: un paseo diario, especialmente si se realiza después de comer, permite recuperar energía y eliminar la somnolencia.  

2) Para dormir de un tirón:
  

  • Cenar temprano: hay que evitar acostarse sin haber hecho la digestión, por lo que conviene cenar dos horas antes de hacerlo.
  • Poco líquido antes de acostarse: si no se bebe ningún líquido después de la cena, mejor. Bastará con orinar antes de acostarse y no se sentirá esta necesidad antes durante la noche.
  • Bebidas excitantes: no tomar bebidas excitantes (café, té, refrescos con cafeína, etc.) después de la comida del mediodía. Además de que pueden dificultar la conciliación del sueño, son bebidas muy diuréticas y provocarían la interrupción del sueño por la necesidad de orinar.
  • Baño relajante: un baño en agua caliente produce un efecto relajante y favorece la conciliación del sueño.
  • Posición cómoda: hay que buscar la posición más cómoda para dormir. Suele ser de lado y mejor si es sobre el costado izquierdo.  

3) En caso de insomnio:
  

  • Técnicas de relajación: en las clases de preparación al parto se enseñan algunos ejercicios de relajación. Es el momento de ponerlos en práctica.
  • Un vaso de leche con miel: es algo comprobado que un vaso de leche caliente con miel ayuda a conciliar el sueño.
  • Leer: pero no en el cama. Hay levantarse y sentarse en un sillón cómodo y leer con una luz tenue. Esto permite sortear las preocupaciones que se tengan y facilita la relajación y la recuperación del sueño. Dejar pasar unos 20 minutos antes de volver a acostarse.
  • Consultar con el ginecólogo: si el problema persiste, será necesario consultar con el ginecólogo.  

No hay que desesperar. Los trastornos del sueño que se producen durante el embarazo desaparecen después del parto.

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc… que se citarán únicamente con finalidad informativa.La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.

La información intercambiada en este servicio es confidencial, sin embargo su contenido podrá ser publicado omitiendo toda referencia a datos personales.

Источник: https://www.sanitas.es/sanitas/seguros/es/particulares/biblioteca-de-salud/embarazo-maternidad/mi-embarazo/trastornos-sueno-embarazo.html

¿Qué puedo hacer si el embarazo me ha quitado el apetito?

Estoy embarazada y como poco

“Antes lo único que pasaba por mi mente era comer, pero ahora no tengo hambre. Si no me ofrecen o me obligo a comer podría pasar el día entero sin comer nada”. ¿Por qué será que muchas madres experimentan la pérdida de apetito y se asustan al pensar si está todo bien en el embarazo? ¿Qué puedes hacer si el embarazo te ha quitado el apetito?

Todos los cambios asustan, sobre todo cuando tienes un ser a tu cuidado, pero a veces el mismo cuerpo experimenta ansiedad por comer o lo contrario. No hay por qué asustarse, esto es algo que ocurre muchas veces a medida que el bebé se acomoda de posición en algunas ocasiones esto puede causar la pérdida de apetito.

Causas de la pérdida de apetito

Sin duda, las causas más frecuentes que suelen provocar este síntoma en los gestantes son, por un lado, el aumento de la hormona propia del embarazo, la gonadotropina, así como la relajación de la musculatura del estómago, el estreñimiento, algunas infecciones, e incluso, cuestiones de carácter psicológico.

Durante el período de gestación, se producen en la mujer grandes cantidades de estas hormonas: gonadotropina coriónica humana, estrógeno, progesterona y somatotropina coriónica, ya que sus niveles son esenciales para la supervivencia del embarazo.

En los primeros meses con las naúseas y los vómitos por lo general se pierde el apetito, de acuerdo con un artículo publicado en la revista “Autonomic Neuroscience”.

Conforme el bebé va creciendo dentro del útero materno va relajándose a la vez la musculatura de la zona estomacal. Por ello, a pesar de que la mujer coma poco, se sentirá saciada e incluso pesada y no deseará comer nada más.

Sin duda, los grandes cambios que va experimentando su cuerpo pueden provocar algunas consecuencias como esta falta de apetito.

Sugerencias

Aunque la pérdida de apetito se debe a diferentes factores como ya se ha explicado nunca se debe dejar de comer ya que el bebé se está desarrollando y necesita nutrirse. ¿Qué puedo hacer si el embarazo me ha quitado el apetito?

  • La primera recomendación es informarle a tu doctor de estos cambios, él de seguro te recomendará algunos suplementos alimenticios y no dejar de comer.
  • También se debe tomar en cuenta que para el verano la famosa astenia primaveral causa más sed, por la calor uno toma más agua y esto a veces quita el hambre. En vez de solo tomar agua puedes comer frutas como sandía, melón o naranjas, y ensaladas. Lograrás refrescarte pero a la vez proporcionas nutrientes a tu cuerpo.
  • Una buena alimentación logrará un bebé sano y fuerte, por lo cual es importante que en vez de que comas a la casualidad debes programar qué vas a ingerir y que nutrientes aportará a tu bebé.
  • Puedes dividir las porciones en pequeñas cantidades para que comas más veces pero pocas cantidades.
  • Trata de variar el menú. Comer siempre lo mismo por lo general no hace que al cuerpo le apetezca comer, con solo variar las ensaladas o tal vez la presentación, causará un estímulo al cerebro y por ende tu cuerpo sentirá hambre.

Otras estrategias útiles

  • En cuanto a los alimentos, conviene evitar los huevos, alimentos grasos y picantes, dando prioridad a una dieta rica en vegetales de hojas verdes y alimentos ricos en fibra. Respecto a las bebidas, lo mejor es tomar agua, infusiones o zumos naturales, evitando las gaseosas o bebidas azucaradas que llenan demasiado el estómago sobre todo antes de las comidas.
  • No tienes que seguir un horario, come cada vez que tengas hambre en un ambiente relajado y con buena compañía.
  • Para evitar la inapetencia también es preferible beber los líquidos fuera de las comidas, ya que el espacio del estómago debe ser destinado a la comida.
  • Comer mucha fibra, frutas y vegetales. A veces los problemas de la pérdida de apetito tienen que ver con el estreñimiento y una buena dieta te ayudará a tener un intestino limpio, según un estudio publicado en la revista “Alimentary Pharmacology & Therapeutics”.

El apetito puede reducirse durante el embarazo

En las primera etapas del embarazo el apetito puede verse reducido. No obstante, es necesario llevar a cabo una serie de medidas para garantizar una ingesta mínima de nutrientes. De este modo se satisfarán las necesidades alimenticias de la madre y del bebé que se desarrolla en su interior.

Te podría interesar…

Источник: https://eresmama.com/puedo-embarazo-me-ha-quitado-apetito/

Estoy embarazada y como poco

Estoy embarazada y como poco

El primer embarazo supone todo un mundo de descubrimientos: síntomas que no sabías que existían, sensaciones que no esperabas, molestias que no pensabas que fueras a tener… Y es que estamos muy condicionadas por las películas y series que vemos en las que las embarazadas tienen náuseas y vomitan nada más quedarse embarazadas, comen mucho y tienen antojos raros a horas intempestivas o rompen aguas de manera escandalosa en medio de un restaurante. Pero la realidad no siempre es así.

Muchas mujeres no notan náuseas ni ningún síntoma, y tan solo el hecho de no tener la regla les indica que están esperando un bebé. Otras se pasan los primeros meses vomitando sin parar. Y otras tienen leves náuseas unas pocas semanas.

De igual modo, algunas mujeres sí tienen más hambre desde el primer momento del embarazo y tienen que aumentar su ingesta calórica, mientras que otras siguen comiendo la misma cantidad de alimento y solo hacia el tercer trimestre de embarazo notan más hambre, aunque enseguida se llenan por la presión del estómago sobre tu útero.

Por lo tanto, no esperes tener mucha hambre desde el primer momento del embarazo, puede que sí sientas más apetito, pero también es posible que no.

Y, aunque se recomienda aumentar la ingesta calórica en unas 300 calorías diarias, esto depende de tu peso antes del embarazo, tu altura, tu alimentación antes y durante la gestación, si esperas gemelos o no… En este último caso, por ejemplo, es normal que sientas más hambre y ganas de comer ya que tu organismo está creando dos vidas a la vez. Y si antes del embarazo comías poco, es normal que ahora seas más consciente de que debes alimentarte bien y de que no debes pasar hambre, por lo que comas en cuanto notes esta sensación para que no le falten nutrientes a tu bebé. Pero si comías de manera equilibrada y regular, no tienes por qué notar más hambre, así que no te preocupes.

Por eso, es posible que te parezca que estás comiendo poco ya que comes igual que antes del embarazo, pero realmente estás comiendo de manera perfecta ya que tu alimentación ya era saludable y equilibrada, por lo que no debes aumentar tu ingesta.
 

Causas de la falta de apetito en la gestación

También es posible que estés comiendo poco de verdad porque no paras de vomitar y tener náuseas. En este caso tampoco debes preocuparte, este malestar pasará en unas semanas y, mientras, lo importante es que estés bien hidratada y que comas aquello que te entre.

Prueba diversos alimentos como frutas, sopas, galletas saladas, pavo… lo importante es que ingieras algo, sea lo que sea, ya mejorarás tu alimentación cuando se pasen las náuseas.

Y si estas son muy graves y no te permiten retener nada, deberás acudir al médico para que te alimente por vía intravenosa.
 

Consejos para una dieta sana en el embarazo

Así que no te preocupes tanto de la cantidad que ingieres sino de la calidad.

Debes hacer comidas ligeras cada 3 horas para no pasar mucho tiempo en ayunas y seguir una dieta rica en nutrientes, potenciando los alimentos más sanos como las frutas, las verduras, las legumbres, los pescados, el huevo o las carnes blancas.

Evita las comidas procesadas, los fritos y las grasas y cocina al horno, hervido, al vapor… Tampoco debes consumir alimentos peligrosos como la carne cruda, los embutidos, los ahumados, el pescado crudo o los quesos sin pasteurizar.

Bebe también mucha agua y recuerda no beber nada de alcohol. Generalmente se recomienda también tomar suplementos vitamínicos para asegurar las cantidades necesarias de ácido fólico, yodo, hierro, ácidos grasos omega 3, etc.

Además, una buena forma de saber si comes lo suficiente o no es mediante tu incremento de peso y el del feto. Si engordas lo debido en cada trimestre según tu índice de masa corporal y el feto engorda de manera adecuada, no hay de qué preocuparse, estás comiendo lo necesario.

Si sigues estas pautas, tu alimentación será sana y garantizará el correcto desarrollo y crecimiento de tu bebé.

Una de las primeras preguntas que se hace la futura madre es «¿de cuánto estoy embarazada?». Es muy importante conocer este dato para poder realizar un seguimiento riguroso y preciso del desarrollo del embarazo, acudir a las citas con el obstetra, etc.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/embarazo/alimentacion-embarazo/estoy-embarazada-y-como-poco-9397

¿Comer dulce durante el embarazo? El porqué de los antojos

Estoy embarazada y como poco

Uno de los síntomas más habituales del embarazo es la sensación de antojos, especialmente aquellos relacionados con los sabores.

Así que si te preguntas por qué tienes tantos antojos durante el embarazo la respuesta es sencilla: es completamente normal, especialmente cuando hablamos de la comida.

El dulce durante el embarazo, por ejemplo, es una de las debilidades de nuestro cuerpo.

Ahora bien, ¿a qué se deben estos antojos? ¿Debemos hacerles caso? ¿Son buenos para el embarazo?  En este artículo te explicaremos todo lo que necesitas saber sobre los antojos durante el embarazo.

¿Por qué tengo antojos cuando estoy embarazada?

El porqué de los antojos durante el embarazo tiene dos posibles explicaciones según los expertos.

Algunos relacionan los antojos con los cambios hormonales que se producen durante el embarazo y que tienen un impacto muy grande sobre dos de los sentidos, el gusto y el olfato.

Otros especialistas, en cambio, piensan que los antojos durante el embarazo surgen para compensar una necesidad nutricional, es decir, que el cuerpo está pidiendo aquellos nutrientes que cree que le faltan.

Una deficiencia de vitamina B, por ejemplo, podría justificar el deseo de tomar chocolate a todas horas. La falta de betacaroteno señalaría el antojo por los melocotones (y no solo el dulzor de la fruta) y la necesidad de proteínas podría estar relacionada con el deseo de comer carne.

Claro está que no todos los especialistas piensan lo mismo. Otros consideran que el hecho de tener antojos durante el embarazo tiene su justificación en el plano psicológico.

Por un lado, defienden que los antojos podrían ser la expresión de algunos de los sentimientos que experimentan las mujeres durante la gestación, como el miedo o la incertidumbre.

Por otro, opinan que podrían estar relacionados con un tema más cultural, en el que de forma inconsciente las mujeres embarazadas sienten antojos porque es lo habitual en este periodo.

Es normal sentir antojos durante el embarazo

Aunque no todas las mujeres que se quedan embarazadas tienen antojos, podríamos decir que sí que es completamente normal sentir antojos durante el embarazo.

Eso sí, el hecho de tener antojos no significa que haya que satisfacerlos todos a todas horas.

Siempre hay que intentar controlarlos en la medida de lo posible y llevar a cabo una alimentación saludable y equilibrada, por lo que si te apetece un dulce, por ejemplo, puedes comerte uno pero no abusar de este tipo de alimentos.

Ten en cuenta que durante tu vida diaria y especialmente en el embarazo tienes que cuidar tu alimentación y ofrecerle a tu bebé los nutrientes que necesita para tener un correcto desarrollo. Asimismo, si los antojos pueden ser debidos a posibles deficiencias nutricionales, no dudes en visitar a tu médico.

¿Por qué me apetece tanto dulce en el embarazo?

Sentir debilidad por los alimentos más dulces en el periodo de gestación es bastante más habitual de lo que piensas, ya que se produce con mucha frecuencia.

Pero, ¿por qué ocurre? La respuesta es sencilla y es que durante el embarazo se suelen tener muchas bajadas de glucosa en sangre tras varias horas sin comer.

Es en esos momentos cuando el cuerpo pide algo dulce para elevar la glucosa en sangre

¿Debo comer dulce o chocolate durante el embarazo?

Comer dulces a todas horas no es lo recomendable al tener muchas calorías y pocos nutrientes. Comer muchos alimentos dulces puede suponer un incremento de peso innecesario y un efecto rebote, es decir, en vez de tener picos bajos de glucosa en sangre puedes tener picos alto que pueden traer complicaciones en el embarazo.

Si tienes muchos antojos dulces la fruta será tu mejor aliada, puesto que no solo te aportará ese índice glucémico que necesitas, sino también te proporcionará otros beneficios que los dulces, como el chocolate, no pueden ofrecerte.

Ten siempre presente que todo lo que comas tú lo tomará el bebé, por lo que lo recomendable es mantener una dieta saludable y equilibrada durante todo el embarazo.

¿Que un día se te apetece algo más dulce con chocolate? Puedes tomarlo, pero siempre con moderación y mejor si es negro, y con poca cantidad de grasa y azúcar.

¿Es verdad que saldrán manchas de los antojos del embarazo?

Seguro que en alguna ocasión has escuchado que si no tomas aquello que se te ha antojado en el embarazo el bebé nacerá con una mancha. Sin embargo, esto no es cierto. Los conocimos como ‘antojos’ estas manchas de nacimiento son, en realidad, angiomas.

Los angiomas son tumores no cancerosos que se forman debido a una acumulación anormal de vasos sanguíneos. A pesar de que no todos se forman antes del nacimiento, sí que es habitual que se desarrollen mientras se está en el vientre materno, de ahí la asociación con los ‘antojos’.

Cómo afecta mi alimentación al desarrollo del bebé

Durante el embarazo e, incluso, durante la lactancia es importante mantener una dieta muy equilibrada y saludable, ya que es fundamental paraasegurar el buen desarrollo del pequeño dentro de la barriga. Los antojos no deben comprometer una buena nutrición, y es que, como hemos comentado, no importa que un día tomes una onza de chocolate o un dulce, pero no debe de ser algo habitual. 

El “estoy embarazada y me apetece el dulce” no debe ser una excusa para descuidar la alimentación.

Preguntas frecuentes sobre los antojos en el embarazo

Los antojos forman parte del embarazo. Los médicos piensan que los antojos pueden ser el resultado de cambios hormonales que pueden intensificar el sentido del olfato y alterar la percepción del gusto.

¿A alguien se le antojan patatas fritas y chocolate?

¿Por qué no soporto ver mis alimentos favoritos ahora?

Los cambios hormonales también pueden cambiar tu percepción del olfato y el gusto, lo que puede provocar aversiones alimentarias. Si desarrollas una aversión a un alimento saludable, intenta sustituirlo por otro que tenga los mismos nutrientes.

¿Por qué de repente se me ha intensificado el sentido del olfato?

Las hormonas pueden causar que olores fuertes, como el café recién hecho o los perfumes, te molesten más ahora o incluso te provoque náuseas.

¿Hay algún modo de tratar los antojos?

Si los antojos provocan que tengas hambre constantemente, puedes empezar a comer menos cantidades con más frecuencia. Consume las cantidades adecuadas de agua y alimentos ricos en fibra, eso te ayudará a sentirte llena. Es extremadamente importante que no te saltes el desayuno, ya que puede provocarte antojos más intensos durante el día.

¿Te ha resultado útil este artículo? Descubre mucha más información y consejos sobre el embarazo, el parto y el crecimiento de tu bebé formando parte de nuestro Club Enfamamá. ¡Únete ahora y empieza a disfrutar de todos sus beneficios!

Advertencia importante: la lactancia materna proporciona la mejor nutrición a los bebés. El pediatra es el que mejor te puede asesorar sobe el cuidado y la alimentación de tu hijo, y sobre los alimentos que debes añadir a la dieta conforme va creciendo.

Bibliografía

  • Academia Española de Nutrición y Dietética.

Источник: https://www.enfamil.es/blogs/nutricion-durante-el-embarazo/comer-dulce-durante-el-embarazo-porque-antojos

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: