Estoy embarazada y mi jefe me quiere despedir

Contents
  1. ¿Me pueden despedir si estoy embarazada? (depende)
  2. Cuál es la regla general
  3. Pero…
  4. ¿Es necesario que la mujer comunique a la empresa su embarazo?
  5. No se la podrá despedir
  6. Consecuencias del despido
  7. ¿Cuál es la indemnización por despido estando embarazada?
  8. ¿Qué ocurre si la trabajadora encuentra otro trabajo mientras se resuelve su despido?
  9. ¿Y si la trabajadora empezó a cobrar el desempleo, tiene que devolverlo?
  10. ¿Y si la embarazada es despedida durante el periodo de prueba?
  11. ¿Cómo empiezo a reclamar?
  12. Estoy embarazada y mi jefe me quiere despedir
  13. Protección de la ley a las mujeres embarazadas
  14. Despidos nulos de mujeres embarazadas
  15. ¿Cuándo es legal despedir a una embarazada?
  16. Despido de empleada embarazada
  17. Presunción del despido por razón al embarazo
  18. El permiso para despedir a una empleada embarazada
  19. Indemnización por despedir a una empleada embarazada
  20. Despido justo de la empleada embarazada sin autorización del inspector de trabajo
  21. Despido injusto de la empleada embarazada sin autorización del inspector de trabajo
  22. Despido de la empleada si el empleador desconoce su embarazo
  23. Acción de tutela por despido de empleada embarazada
  24. Requisitos para que proceda la acción de tutela en favor de la empleada embarazada
  25. Maternidad y embarazo: conoce tus derechos
  26. ¿Me pueden despedir si estoy embarazada?
  27. ¿Tengo más protección legal por estar embarazada?
  28. ¿Debo informar a la empresa de mi embarazo?
  29. ¿Qué sucede en los embarazos de riesgo?
  30. ¿Qué pasa si durante el embarazo se acaba mi contrato temporal?
  31. ¿Qué supone un despido nulo?
  32. ¿Las autónomas tienen opción a baja?
  33. ¿Cuánto dura la baja por maternidad?
  34. La tributación de la baja por maternidad
  35. ¿Cuáles son las claves de la tributación de la baja por maternidad?

¿Me pueden despedir si estoy embarazada? (depende)

Estoy embarazada y mi jefe me quiere despedir

Mucha gente se pregunta si es válido el despido de la trabajadora embarazada, y la respuesta como casi todo en derecho es si y no, o mejor dicho “depende”.

y, ¿de qué depende?

En el artículo de hoy te voy a explicar cuándo se puede despedir a una trabajadora embarazada y cuándo no, los requisitos para una cosa u otra y las consecuencias que puede tener el despido. Y siempre teniendo claro que habrá que estar a las circunstancias del caso concreto.

Al final te explico lo que puede hacer la trabajadora si no está de acuerdo en ese despido y el plazo que tiene para impugnar esa decisión.

Cuál es la regla general

Como dice el propio Estatuto de los Trabajadores, será nulo de pleno derecho el despido de trabajadoras embarazadas desde la fecha del embarazo hasta el comienzo del período de suspensión del contrato por maternidad.

Pero…

Un poco más abajo el Estatuto de los Trabajadores nos aclara que esto será así, es decir, que el despido de mujeres embarazadas es nulo de pleno derecho, salvo que se declare la procedencia del despido por motivos no relacionados con el propio embarazo.

Aclarando: La regla general nos dice que el despido de una mujer embarazada es nulo de pleno derecho, con la excepción de que el despido no se fundamente en el propio embarazo, por ejemplo que se base en las causas del despido disciplinario.

¿Es necesario que la mujer comunique a la empresa su embarazo?

No, y en este caso si es un NO rotundo.

se la podrá despedir

Por ejemplo, y como he dicho antes por todas las causas de despido disciplinario como son:

a) Las faltas repetidas e injustificadas de asistencia o puntualidad al trabajo.

b) La indisciplina o desobediencia en el trabajo.

c) Las ofensas verbales o físicas al empresario o a las personas que trabajan en la empresa o a los familiares que convivan con ellos.

d) La transgresión de la buena fe contractual, así como el abuso de confianza en el desempeño del trabajo.

e) La disminución continuada y voluntaria en el rendimiento de trabajo normal o pactado.

f) La embriaguez habitual o toxicomanía si repercuten negativamente en el trabajo.

g) El acoso por razón de origen racial o étnico, religión o convicciones, discapacidad, edad u orientación sexual y el acoso sexual o por razón de sexo al empresario o a las personas que trabajan en la empresa.

Obviamente dejando a salvo el derecho que tiene la trabajadora de impugnar esa decisión, que yo recomiendo en un 99% hacer siempre.

Ej: ¿se puede despedir a una trabajadora embarazada por faltas injustificadas?, la respuesta es sí, pero si esas faltas son por acudir al médico que le hace el seguimiento del embarazo ya no estaríamos hablando de injustificadas sino de todo lo contrario y el despido sería nulo. Injustificada sería que deja de acudir al trabajo varios días sin dar ninguna explicación.

No se la podrá despedir

Si la empresa no puede acreditar ninguna de estas circunstancias. Hay que tener en cuenta que finalización de contrato estando embarazada no se considera despido, simplemente se extingue la relación laboral, y la trabajadora deberá cobrar su finiquito correspondiente, dejando a salvo la posible concatenación de contratos en fraude de ley, pero eso es otro tema.

Consecuencias del despido

Si la empresa no puede demostrar que el despido se debe a causas ajenas al embarazo, la consecuencia inmediata es la reincorporación de la trabajadora a su puesto de trabajo con el abono de los salarios dejados de percibir, además la empresa deberá cotizar a la Seguridad Social todos estos meses.

¿Cuál es la indemnización por despido estando embarazada?

No hay indemnización como tal, solo se perciben los salarios dejados de percibir entre la fecha del despido y la sentencia que lo reconoce, por tanto no hay indemnización por despido estando embarazada

¿Qué ocurre si la trabajadora encuentra otro trabajo mientras se resuelve su despido?

Pues que la empresa solo tendrá que abonar los salarios desde la fecha del despido hasta que la trabajadora encontró otro trabajo.

¿Y si la trabajadora empezó a cobrar el desempleo, tiene que devolverlo?

La empresa deberá descontar de los salarios de tramitación la cantidad correspondiente al desempleo, para que la trabajadora no cobre los dos conceptos, salarios y desempleo a la vez.

¿Y si la embarazada es despedida durante el periodo de prueba?

Bueno, en este caso, hay una sentencia del Tribunal Constitucional de 2013 que dice que no será nulo porque en este caso no hay despido sino desistimiento del empresario. Lo que no quita que si la trabajadora aporta indicios de discriminación pueda considerarse también como nulo. 

Lo que se quiere decir es que en este caso la trabajadora no estará tan protegida, por así decirlo, como cuando la trabajadora tiene un contrato indefinido.

¿Cómo empiezo a reclamar?

En el plazo de 20 días desde la comunicación del despido, la trabajadora debe presentar la correspondiente demanda ante el juzgado de lo social que corresponda.

Y nada más, si te ha gustado el artículo me gustaría que lo compartieras con tus amigos usando los botones sociales, igualmente puedes dejarme un comentario o escribirme un email con tus dudas.

Gracias

Источник: https://www.miasesorlaboral.es/el-despido-de-la-trabajadora-embarazada/

Estoy embarazada y mi jefe me quiere despedir

Estoy embarazada y mi jefe me quiere despedir

Si una mujer está temporalmente incapacitada para realizar su trabajo debido a una complicación médica relacionada con el embarazo o el parto, el empleador u otra entidad cubierta deberá tratarla de la misma manera que trata a cualquier otro trabajador temporalmente discapacitado. En estos casos puede ser que el empleador tenga que otorgar tareas pasivas, asignaciones alternativas, licencia por discapacidad o licencia sin goce de sueldo a las empleadas embarazadas si también dispone eso para otros empleados temporalmente discapacitados.
 

Protección de la ley a las mujeres embarazadas

Descontarle dinero a la mujer embarazada o colocarla en un puesto de trabajo inferior por el embarazo va en contra de la ley. También va en contra de la ley retener los beneficios por embarazo porque una mujer no está casada. Todas estas son formas de discriminación por embarazo y todas son ilegales.

Centro y Sudamérica ya prevén las mismas circunstancias. Las mujeres están protegidas por la Ley contra la discriminación por embarazo y esta dice que las empresas que tengan al menos 15 empleados deben tratar a las mujeres que están embarazadas de la misma manera que a otros solicitantes de empleo o empleados con habilidades o limitaciones similares.

 

Despidos nulos de mujeres embarazadas

El primer supuesto que vamos a analizar es la figura del despido desde el momento que la empresa tiene constancia de que una mujer está embarazada y hasta que agota su periodo de baja por maternidad y disfrute de horas de lactancia.

La legislación vigente declara nulo de pleno derecho cualquier despido en las circunstancias anteriores. Estos despidos se pueden llevar a cabo bien en contratos temporales antes de que llegue su finalización y bien en contratos indefinidos.

Las empresas pueden despedir libremente y, salvo que demuestren indudablemente que se produce un despido procedente, bien por la realización de faltas graves de la trabajadora, en el momento que solicitemos la readmisión al puesto de trabajo en los órganos de intermediación laboral, en el plazo máximo de 15 días, las autoridades laborales fallarán a nuestro favor obligando a la empresa a que lleve a cabo nuestra readmisión dentro de la plantilla.

Por último, las mujeres deben ser conscientes sobre la importancia que tiene el reclamar los derechos que tienen si estos no se cumplen.

Muchas de las empresas siguen manteniendo actitudes que no son comprensibles, pero se aprovechan de la precariedad laboral y de la falta de iniciativa para reclamar lo que realmente les corresponde a las mujeres, estén embarazadas o no, y conocer sus derechos laborales. 

 

Esta protección especial hacia las mujeres embarazadas no se aplica en aquellos supuestos en los que empresa tenga razones justificadas para proceder a su despido por alguna de las siguientes causas:

– si existe ineptitud y faltas continuadas de asistencia de la trabajadora

– en casos de despido objetivo individual o colectivo a través de un ERE por razones económicas, técnicas, organizativas o de producción, siempre que el despido no esté relacionado con el estado de la mujer y habrá que darle la indemnización correspondiente

– si se produce un incumplimiento contractual grave y culpable de la trabajadora (despido disciplinario)

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/embarazo/salud-embarazo/estoy-embarazada-y-mi-jefe-me-quiere-despedir-9546

Despido de empleada embarazada

Estoy embarazada y mi jefe me quiere despedir

La ley prohíbe el despido de un empleada o trabajadora en estado de embarazo a no ser que sea por justa causa, y adicionalmente se cuente con la autorización del inspector de trabajo.

El código laboral protege de forma especial a las trabajadoras que se encuentran embarazadas prohibiendo su despido en razón a su estado de embarazo, y exigiendo previamente la autorización del inspector de trabajo cuando exista una justa causa para despedirla.

El artículo 239 del código sustantivo del trabajo señala que una empleada no puede ser despedida en razón a su embarazo.

Dice textualmente el numeral 2 del referido artículo:

«Ninguna trabajadora podrá ser despedida por motivo de embarazo o lactancia sin la autorización previa del Ministerio de Trabajo que avale una justa causa.»

El despido es permitido sólo si media una autorización del ministerio de trabajo, y este sólo la extiende si existe una razón o causa válida como más adelante se señala.

Presunción del despido por razón al embarazo

El numeral 2 del artículo 239 del código sustantivo del trabajo crea una presunción legal en favor de la trabajadora que es despedida en estado de embarazado.

«Se presume el despido efectuado por motivo de embarazo o lactancia, cuando este haya tenido lugar dentro del período de embarazo y/o dentro de los tres meses posteriores al parto.»

Cualquier despido dentro de este término se presume que ha sido en razón al estado de embarazo de la empelada, por tanto le corresponde al empleador demostrar que no ha sido así, y que el despido obedeció a una justa causa legal.

El permiso para despedir a una empleada embarazada

El empleador sí puede despedir a una trabajadora en estado de embarazo, pero siguiendo el procedimiento contemplado en el artículo 240 del código sustantivo del trabajo.

Señala el numeral y del referido artículo:

«Para poder despedir a una trabajadora durante el período de embarazo o los tres meses posteriores al parto, el empleador necesita la autorización del Inspector del Trabajo, o del Alcalde Municipal en los lugares en donde no existiere aquel funcionario.»

Esa autorización sólo puede ser dada respecto a las causales justas que contemplan los artículos 62 y 63 del código sustantivo del trabajo.

El empleador debe presentar la solicitud al inspector de trabajo con la documentación comprobatoria de la justa causa, y antes de emitir cualquier decisión, el inspector tiene el deber de escuchar la versión de la trabajadora.

El numeral primero del artículo 241 del código sustantivo del trabajo señala que el empleador está obligado a conservar el puesto de trabajo de la empleada embarazada o en lactancia que se encuentre en licencia de maternidad o en incapacidad laboral en ocasión al embarazo.

Por su parte, el numeral 2 del mismo artículo señala que no tiene efecto alguno el despido que el empleador comunique a la trabajadora en tales periodos, «o en tal forma que, al hacer uso del preaviso, éste expire durante los descansos o licencias mencionados», lo que lleva a no se pueda terminar el contrato de trabajo a término fijo durante estos periodos.

En consecuencia, cualquier despido o terminación del vinculo laboral durante el embarazo es nulo.

Indemnización por despedir a una empleada embarazada

Cuando se despide a una mujer embarazada hay que indemnizarla si se despide sin la autorización del inspector de trabajo.

Si la empleada es despedida con la autorización del inspector de trabajo, significa que existió una justa causa, y al existir una justa causa no hay lugar al pago de ninguna indemnización.

Si la trabajadora es despedida sin la autorización del inspector de trabajo, dependiendo de si el despido fue injusto o no, se pagará una o dos indemnizaciones.

Despido justo de la empleada embarazada sin autorización del inspector de trabajo

Si la empleada embarazada fue despedida por una justa causa pero sin contar con la autorización del ministerio del trabajo por medio del inspector de trabajo, no se debe pagar indemnización por despido injusto, pues no existe despido injusto.

Pero por no contar la autorización para el despido, hay que pagar la sanción o indemnización a que hace referencia el numeral 3 del artículo 239 del código sustantivo del trabajo, que es de 60 días de salario.

Despido injusto de la empleada embarazada sin autorización del inspector de trabajo

Si el empleador comete los dos errores anteriores, debe pagar una doble indemnización:

  1. Indemnización por despido injusto.
  2. Indemnización por despedir ilegalmente a la empleada.

Al no tener autorización para despedir a la empleada embarazada, el despido se torna ilegal y da lugar al pago de la indemnización de los 60 días de salario.

Despido de la empleada si el empleador desconoce su embarazo

La prohibición para despedir a una empleada embarazada exige que el empleador conozca de su estado de embarazo, ya sea porque la empleada se lo ha notificado antes de la terminación del contrato, o porque su estado de embarazo es evidente que hace imposible que el empleador no pueda conocer de su estado.

Esta es la línea jurisprudencial que ha mantenido tanto la Corte constitucional como la Corte suprema de justicia, sentencias que puede consultar en el artículo que trata sobre el fuero de maternidad y la renovación del contrato de mujeres embarazadas disponibles unos párrafos atrás.

Lo anterior es así porque la ley prohíbe el despido de la mujer embarazada en razón a su estado de embarazo, y si el empleador no conocía el embarazo de la empleada, un hecho desconocido para el empleador no podría ser motivo para terminar un contrato.

Acción de tutela por despido de empleada embarazada

Una empleada embarazada que ha sido despedida tiene dos caminos para demanda al empleador, uno de ellos es una demanda laboral ordinaria y otra es la acción de tutela.

La acción de tutela es un mecanismo excepcional y sumario, por lo que ofrece resultados más rápidos, pero al ser excepcional no opera en todos los casos sino en situaciones muy particulares.

Requisitos para que proceda la acción de tutela en favor de la empleada embarazada

La corte constitucional ha fijado una serie de requisitos para la procedencia de la acción de tutela en favor la empleada embarazada ha sido despedida.

En la sentencia T-462 de 2016 encontramos los siguientes requisitos:

  1. Que la trabajadora sea despedida durante la época del embarazo o dentro de los tres meses siguientes al parto.
  2. Que a la desvinculación de la mujer gestante no la preceda la autorización del Inspector de Trabajo o del Alcalde Municipal.
  3. Que se establezca que el empleador conocía o debía conocer por cualquier circunstancia, el estado de embarazo de la empleada o trabajadora.
  4. Que la trabajadora invoque la protección a la maternidad, dentro del proceso de gestación o un año después del alumbramiento.

Si no se cumplen los anteriores requisitos la acción de tutela no prospera, y ello se debe a que la trabajadora cuenta con mecanismo para reclamar sus derechos, que es la demanda ante la justicia laboral ordinaria.

Guía Laboral 2021

Conozca sus derechos y obligaciones como trabajador o empleador. Ver más.

Источник: https://www.gerencie.com/despido-de-empleada-embarazada.html

Maternidad y embarazo: conoce tus derechos

Estoy embarazada y mi jefe me quiere despedir

En Easyoffer hemos querido profundizar en uno de los temas jurídicos que más preocupan a las mujeres cuando van a acceder a un empleo, cuando ya están en uno o cuando se plantean dejarlo.

El quedarse embarazada viene en demasiados casos aparejado al miedo a ser despedida. Pero las dudas no se quedan solo ahí. El temor a no ser contratada por planear en el futuro ser madre, o el cómo solicitar y tributar por la baja de maternidad, son preguntas frecuentes que aparecen en la cabeza de las afectadas. Si quieres resolver todas esas incertidumbres, continúa leyendo.

¿Me pueden despedir si estoy embarazada?

Este es el primer punto que vamos a aclarar. No existe una respuesta corta por lo que es necesario explicar bien cada supuesto y así encontrar la solución.

Sí, te pueden despedir. Estar embarazada no supone inmunidad, por lo que como trabajadora deberás cumplir tus objetivos y ajustarte a los códigos y las normas del trabajo. Si cometes alguna falta muy grave, o acumulas varias sanciones graves, el hecho de tener un hijo no será un escudo protector que te defienda ante un posible despido.

Ahora bien, lo que no está permitido bajo ninguna circunstancia es el despido de una persona por motivos discriminatorios, y eso se extiende a las embarazadas. Es decir, que por el mero hecho de estar embarazada una persona no podrá ser legalmente despedida.

Y, si gana el caso por la vía judicial, la empresa tendrá la obligación de readmitirla al tratarse de un despido nulo. Del mismo modo tampoco se podrá despedir (de forma legal, insistimos) a una madre durante la baja maternal o el periodo de lactancia.

Puede suceder que la empresa alegue causas objetivas para despedir a una mujer durante su embarazo o su baja por maternidad.

En estos casos pueden valerse de impuntualidades reiteradas, o de baja productividad, o de cualquier otra razón contemplada en el Estatuto de los Trabajadores.

Ahora bien, si la mujer lleva a juicio su caso, tendrá la empresa que demostrar ante los tribunales que esas causas existen, y el juez entender que son motivos de peso para despedir a una empleada.

El Estatuto de los Trabajadores, en sus Artículos 53 y 55 sobre despidos por causas objetivas y despidos disciplinarios sí contemplan situaciones de protección para las mujeres embarazadas, para las madres que disfrutan de un permiso (también para los padres), y para situaciones de embarazo con riesgo o enfermedad derivada de este.

Se indica que se declararán nulos los despidos a estas personas, y también los de aquellos trabajadores que, sin superar los nueves meses desde la fecha que motivó la baja, se incorporen a su puesto tras uno de los supuestos que contempla el Estatuto de los Trabajadores como causa de suspensión de contrato: nacimiento, adopción o acogimiento (aunque este supuesto dependerá de la edad del menor).

No obstante, como apuntábamos antes, la protección jurídica se refiere a los despidos en los que el embarazo o la baja sea el motivante principal. Si hay otras causas, habrá que demostrarlas en un juzgado.

¿Debo informar a la empresa de mi embarazo?

No, la mujer no tiene ninguna obligación de informar a la empresa (luego analizaremos los supuestos en los que el desempeño del trabajo ponga en riesgo al embarazo). Aquella que quiera podrá hacerlo, pero la Ley no se lo exige.

Sucede que en ocasiones, y esto es indeseable y va contra las leyes, al informar sobre un embarazo comienza un camino de espinas en el que la empresa buscará, mediante presión o malas artes, provocar que la trabajadora renuncie a su empleo o que cometa alguna falta que pueda ser usada en su contra. Para poner solución a esto se puede informar sobre ello a la representación sindical, o se puede poner en conocimiento de la Inspección de Trabajo.

Es normal que ante una situación así la trabajadora se sienta indefensa, por tener que hacer frente a una compañía, y más cuando estas son grandes. Pero debe saber que la Ley la ampara, y para hacerse valer puede contar con los servicios especializados de un abogado, como los que ofrece Easyoffer, para poder hacer valer sus derechos con garantías.

¿Qué sucede en los embarazos de riesgo?

Cuando el trabajo suponga poner en peligro la vida de la madre o del feto se contemplan excepciones a la norma.

Aquí si es recomendable avisar a la empresa porque esta tiene la obligación de intentar un cambio de puesto de trabajo.

Y si no fuese posible, además de que la baja por maternidad se puede solicitar meses antes que en un supuesto normal, la mujer recibirá de prestación el cien por cien de la base reguladora de su salario.

El contrato de trabajo quedará suspendido en el momento en el que un médico, ya sea de la Seguridad Social o de una mutua colaboradora, emita un informe asegurando que la mujer corre riesgo en su actual puesto.

Puede ocurrir también que el embarazo sea de riesgo en cualquier situación, y no solo en el puesto de trabajo. En esos casos hay que pedir una incapacidad temporal.

¿Qué pasa si durante el embarazo se acaba mi contrato temporal?

Esta es otra de las dudas frecuentes. En contratos temporales con una fecha de caducidad determinada no hay lugar a dudas. Finalizado el contrato la empresa puede libremente no seguir contando con esa trabajadora, aunque esté embarazada.

Pero, ¿qué sucede cuando se produce un despido durante el embarazo en un contrato de obra y servicio? Por definición, este tipo de contratos finaliza cuando la causa de la contratación se extinga, es decir, que la labor por la que esa persona haya sido contratada haya finalizado. Pero en la práctica esto no es siempre así, y muchas veces se firman estos contratos para flexibilizar el despido (lo que se denomina fraude de Ley).

Por lo tanto si tienes un contrato por obra y servicio y eres despedida, tienes la opción de llevarlo a la vía judicial para reclamar que el despido sea nulo.

Allí la empresa tendrá que demostrar que efectivamente la obra por la que fuiste contratada finalizó. Y si no puede hacerlo, tendrás que ser readmitida o indemnizada.

En este punto es indistinto que estés o no embarazada aunque la situación de gestación puede ayudar en la defensa.

En el caso de un periodo de prueba, al término del mismo la trabajadora podrá no ser contratada sin perjuicio para el empresario, independientemente de si está o no embarazada.

Contacta con abogados y asesores en tu zona. Dinos qué necesitas y recibe gratis 3 presupuestos hoy mismo. Recibe presupuestos gratis ¡Gratis y sin compromiso!

¿Qué supone un despido nulo?

En todos los supuestos anteriores hemos contemplado la opción de que se produzca un despido irregular, siempre que la empresa no pueda demostrar a causas que han motivado la expulsión de esa trabajadora. Son despidos que atentarían contra las normas básicas al considerarse discriminatorios.

Por lo tanto si en un juicio se demuestra que el despido no se ajusta a la Ley se decretará un despido nulo.

Esto supone, en resumidas cuentas, que la compañía tendrá la obligación de readmitir a la empleada y abonarla los salarios que haya dejado de percibir durante todo el proceso.

Y si la mujer no quiere volver a trabajar para esa empresa, se podrá intentar llegar a un acuerdo para en su lugar recibir una indemnización. Puedes saber más sobre despidos nulos aquí.

¿Las autónomas tienen opción a baja?

Sí, una trabajadora por cuenta propia que se queda embarazada podrá optar a la baja por maternidad.

En este caso necesitará al menos haber cotizado 180 días en los últimos 7 años, o 360 días a lo largo de toda su vida laboral (en el caso de mayores de 26 años).

Las menores de 21 no necesitarán haber cotizado nada, mientras que las mujeres entre los 21 y los 26 años deben haber cotizado al menos 90 días en los últimos 7 años.

En estos casos, al igual que en los anteriores, se contempla maternidad, adopción y acogimiento de menores.

¿Cuánto dura la baja por maternidad?

Según indican desde la Seguridad Social, con carácter general el tiempo de una baja por maternidad biológica, adopción o acogimiento es de 16 semanas ininterrumpidas que, en los casos de parto múltiple, se prolonga por dos semanas más por hijo.

Si quieres conocer las particularidades de un caso concreto puedes consultar las preguntas frecuentes que vienen recogidas en la página web del Ministerio de Empleo y Seguridad Social.

La tributación de la baja por maternidad

Una vez conseguida la baja laboral llega el momento de plantearse dudas trascendentales desde el punto de vista de la fiscalidad: ¿cómo incluyo esto en la declaración de la renta?  ¿Cómo tributa este ingreso?

Recientemente una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid ha obligado a la Administración pública a devolver el dinero cobrado en concepto de IRPF a una madre, trabajadora de la Seguridad Social, por su baja de maternidad. No obstante esta sentencia no sienta jurisprudencia y la Agencia Tributaria no tardó en salir al paso para aclarar, ante el aluvión de escritos que pedían una rectificación de sus declaraciones, cómo tributa este concepto.

A pesar de no sentar jurisprudencia sí abre la puerta a reclamaciones de este tipo, y que afectarían aquellas bajas cobradas desde 2012 por madres, y también por padres.

No obstante se trata de un tema que aún está en el aire y que enfrenta a los Inspectores de Hacienda, que dicen que todo se ha hecho de forma correcta y legal, con aquellos que quieran reclamar.

Por lo tanto antes de emprender un proceso que puede ser largo y costoso para el demandante es mejor consultar a un abogado especialista.

Según los expertos, quienes decidan reclamar primero deberán presentar una solicitud a la Agencia Tributaria, petición que con toda seguridad denegará Hacienda, y luego presentar alegaciones por la vía administrativa hasta agotar todas las opciones que ofrece este camino. Después de eso habría que iniciar los trámites judiciales ante el Tribunal Superior de Justicia correspondiente.

¿Cuáles son las claves de la tributación de la baja por maternidad?

Para Hacienda, las retribuciones derivadas de prestaciones por maternidad se califican como rendimientos del trabajo (el TSJ de Madrid no lo entiende así y de ahí su sentencia).

Tan solo se incluyen unos supuestos que hacen que estas rentas estén exentas de tributar, y que se detallan en el Artículo 7, apartado h, de la Ley 35/2006 sobre el IRPF.

Por destacar alguno de los supuestos, están exentas las prestaciones percibidas por las Comunidades Autónomas y entidades locales, y también las relacionadas con partos o adopciones múltiples.

Por lo tanto todos aquellos supuestos no incluidos en dicho artículo tendrán que ser declarados en la Renta, y pagar impuestos por ellos. Y tributará igual que lo haría tu salario aunque este no lo pague la empresa directamente sino que lo paga la Seguridad Social.

No obstante hay que tener en cuenta que la maternidad produce cambios sustanciales en la declaración del IRPF. Uno de ellos es que la persona beneficiaria incorpora un segundo pagador –el Estado- y esto produce variaciones muy importantes respecto a si solo se recibe dinero de un pagador.

Otro de los cambios es que un hijo conlleva deducciones y lleva aparejada una fiscalidad diferente a la de una familia sin descendencia. También dependerá de cuántos hijos se tenga. Por lo que antes de ajustar cuentas con Hacienda es recomendable consultar todos estos aspectos, especialmente si eres madre o padre primerizo.

En Easyoffer queremos ayudarte a resolver de la forma más cómoda y rápida tu situación.

Si vas a ser madre o padre, si acabas de dar a luz, si crees que Hacienda te ha cobrado más impuestos de lo debido, o sientes que tu situación laboral está en peligro, no lo dudes: contacta a través de nuestro formulario online con los mejores abogados. Es gratis, y recibirás hasta tres presupuestos sin compromiso para que puedas encontrar al especialista de tu confianza cerca de ti.

De igual forma, si lideras un negocio y quieres saber cómo gestionar una baja por maternidad de alguna de tus empleadas, e incluso saber si puedes beneficiarte fiscalmente de ello, en Easyoffer también ponemos a tu servicio asesorías de calidad que te ayudarán a resolver el trámite.

Contacta con abogados y asesores en tu zona. Dinos qué necesitas y recibe gratis 3 presupuestos hoy mismo. Recibe presupuestos gratis ¡Gratis y sin compromiso!

Источник: https://www.easyoffer.es/blog/maternidad-y-embarazo-conoce-tus-derechos/

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: