Estoy embarazada y quiero separarme

Estoy embarazada y quiero separarme

Estoy embarazada y quiero separarme

Si estás embarazada y estás pensando en separarte de tu pareja, debes tener claras tus ideas ya que la separación con un hijo de por medio siempre es más complicada.

Eso no significa que debes aguantar con alguien si ya no le quieras o si se porta mal contigo solo porque vais a tener un hijo, pero sí que debes pensarlo cuidadosamente y tenerlo muy claro antes de hablar con él.

Índice

  • ¿Por qué surge la separación justo ahora?
  • ¿Qué hacer si quieres separarte?

¿Por qué surge la separación justo ahora?

Muchas parejas en crisis deciden tener un hijo para ver si así salvan su relación, pero esto es un gran error ya que tener un hijo es algo maravilloso, pero afecta profundamente los cimientos de cualquier persona y de sus relaciones, por lo que puede ser mucho peor.

Los nervios, el estrés, las responsabilidades… pueden llegar a aplastarnos y provocar discusiones constantes en la pareja, lo cual puede empezar incluso en el embarazo.

Por eso, si tenías problemas graves con tu pareja antes de quedarte embarazada y estos continúan, es posible que te estés plantando separarte de él porque ya no puedes más.

También es posible que antes del embarazo todo fuera bien pero que tu pareja no quiera ser padre y eso ha provocado una serie de problemas entre vosotros de difícil solución ya que él no quiere a ese hijo que llevas dentro, y eso no se puede arreglar de ninguna manera.

Incluso puede que te hayas quedado embarazada sin buscarlo cuando ya estabas pensando en separarte de tu pareja y quieras tener el niño pero no seguir con él. Son muchas las posibilidades que te pueden haber hecho llegar a este punto en que estás, embarazada y queriendo separarte de tu pareja.

 

¿Qué hacer si quieres separarte?

Pero claro, las separaciones no son nada sencillas, especialmente si hay hijos de por medio.

Tanto si el padre quiere hacerse cargo como si no, es su responsabilidad y deberá hacer frente, al menos, a los costes económicos que supone criar y educar a un niño.

Y si los problemas solo se dan entre vosotros, pero sí quiere al niño, deberéis tener en cuenta el régimen de custodia.

Son muchos los temas que hay que pensar a la hora de separarse o divorciarse de una persona: la casa, el dinero, la familia… y los hijos si los hay o los va a haber pronto, por lo que es una decisión que no debe tomarse a la ligera.

Debes tener muy claro que quieres separarte antes de iniciar este camino. Para ello, primero piensa bien en tus sentimientos hacia tu pareja y en los motivos por los que quieres separarte.

En algunos casos no hay dudas (infidelidades que no se pueden perdonar, terceras personas, maltrato, fin del amor), pero en otros es posible que solo estéis pasando por una mala racha y todo pueda solucionarse.

Si crees que todavía quieres a tu pareja y que hay forma de arreglar lo vuestro, habla con él sinceramente, dile lo que te pasa y tratad de buscar una solución. La terapia de pareja suele ser muy útil.

Si no hay nada que hacer, ya no le quieres o te ha hecho algo tan horrible que vuestra relación ya no puede reconstruirse, lo mejor es que hables con él sinceramente y le digas que lo vuestro se ha acabado, explicándole claramente los motivos y por qué no hay vuelta atrás. En los casos en los que la relación sea buena hay que hacerlo con tacto y cariño, intentando no hacer daño al otro para que podáis seguir siendo amigos y cuidar juntos al bebé que viene en camino. En casos de maltrato o abuso debes hacerlo con ayuda, nunca le dejes tú sola ya que podía pegarte o hacerte daño, a ti y al bebé que llevas dentro. Acude con algún familiar y amigo o hazlo por móvil si hay peligro real. En estos casos, además, debes poner una denuncia para que un juez imponga medidas preventivas que puedan evitar palizas, insultos, vejaciones o algo peor.

Una vez que ya le has dicho a tu pareja que te separas, puedes optar por presentar la demanda de divorcio o esperar un tiempo si no lo tienes claro o no te sientes con fuerza para hacerlo en tu estado.

Lo mejor es presentar una demanda de divorcio de mutuo acuerdo, lo cual se inicia ante el Juzgado de Primera Instancia del lugar del último domicilio conyugal o el del domicilio de cualquiera de los cónyuges si estos ya vivieran separados. Esta demanda debe estar firmada por ambas partes.

Si no hay acuerdo, cada cónyuge presentará su propia demanda y habrá que ir a juicio para que el juez dicte sentencia y decida en temas como la casa, la custodia del niño, etc.

En los casos en los que hay hijos, tanto si la pareja se separa como si se divorcia, es importante dejar por escrito cómo va a ser la custodia, cuánto debe ser la pensión que el cónyuge que no vive con el niño aporte al otro, cómo serán las visitas, etc.

Lo mejor para el niño es la custodia compartida, aunque el caso de los bebés recién nacidos deben pasar los primeros 6 meses con la madre para facilitar la lactancia materna. Una vez el bebé crezca podrá llevarse a cabo la custodia compartida si hay acuerdo entre ambos.

Si no, el juez decidirá quién se queda a cargo del niño y cómo deben ser las visitas.

El bebé, al nacer en una familia ya separada, estará acostumbrado desde pequeño a no vivir con ambos progenitores a la vez, pero aún así hay que intentar que pase el mayor tiempo posible con cada uno de ellos, verlos cada día a los dos si es posible y pasar fechas importantes –como cumpleaños- juntos para que pueda establecer un vínculo fuerte con ambos y no sienta que le falta ni su madre ni su padre. El amor entre vosotros se ha acabado, pero debéis hacer todo lo posible para que ese bebé que crece dentro de ti sea feliz y pueda disfrutar de su papá y su mamá.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/embarazo/psicologia-embarazo/estoy-embarazada-y-quiero-separarme-9686

10 consejos para un buen proceso de separación de los padres

Estoy embarazada y quiero separarme

​Según datos recientes, en 2012, se produjeron en España 127.160 rupturas matrimoniales (un 2% más que en 2011), entre divorcios, separaciones y nulidades, de las cuales casi el 60% fueron consensuadas.

No obstante, estas cifras no incluyen las rupturas de parejas no casadas, de las que no existen cifras oficiales, pero que según algunos estudios se incrementan más que las parejas casadas.

Un dato a destacar es que, durante el verano, las parejas pasan más tiempo de convivencia y esto crea un incremento en las intenciones de ruptura, por lo que en el cuarto trimestre del año se producen más que en los demás cuatrimestres (en 2012 un 29% del total).

En este sentido, desde Aba Abogadas, la abogada y especialista en Derecho Familiar y Laboral, Rosa López, nos ofrece algunos aspectos importantes a tener en cuenta por las parejas con hijos, ante esta situación, para conseguir un buen divorcio o, en el caso de las parejas con hijos no casadas, el procedimiento de medidas paternofiliales.

1. Igualdad de derechos de los menores: todos los menores tienen los mismos derechos, con independencia de que sus padres hayan contraído o no matrimonio.

Por lo que el procedimiento a seguir para regular las medidas que les amparen es el mismo.

Si bien en el caso de las parejas casadas en la resolución que se dicte, además de las medidas relativas a los menores, se incluiría el pronunciamiento de divorcio que se otorga de forma automática a petición de uno de los cónyuges.

2. Cuándo acudir a un especialista: una vez que una persona es consciente de que existe la posibilidad de que se produzca la ruptura, es fundamental acudir a un buen especialista para que le asesore antes de tomar una decisión.

3. No culpabilizar: por difícil que sea asumirlo, en un proceso de divorcio no hay culpables.

Cualquier Juez, Ministerio Fiscal o abogado, sólo velará por el interés del menor, que se traduce en garantizar que mantenga el contacto con ambos progenitores y que sus necesidades sean cubiertas a través de la pensión de alimentos.

En consecuencia, no hay que partir de la base de que el miembro de la pareja que ha provocado el divorcio debe o a va a ser castigado. 

4. La guarda y custodia: es un error asumir que la guarda y custodia de los menores se otorga siempre a la madre por el mero hecho de serlo. La guarda y custodia se concede al que sea el cuidador principal en el momento del divorcio.

Cuestión distinta es, que históricamente la cuidadora principal ha sido la madre, razón por la cual habitualmente se le otorga la custodia.

Situación ésta que ha comenzado a cambiar en la sociedad, lo que se va reflejando en las resoluciones judiciales, en las que cada vez se otorgan más custodias a los padres, así como en los cambios legislativos, tendentes hacia que se normalice el ejercicio de la guarda y custodia compartida por ambos progenitores.

5.  Relación con el progenitor no custodio: el interés del menor implica que éste se relacione con el progenitor no custodio de la forma más amplia y flexible posible.

Por ello, cada vez son más los juzgados que, para garantizar ese derecho y siempre que sea posible, establecen regímenes de visitas con pernoctas durante la semana, además de los fines de semana alternos.  

6. La pensión de alimentos: se fija en función de los gastos del menor, debiendo asumir ambos progenitores los mismos en proporción a sus ingresos y no necesariamente por mitad. Por ello, no podemos tomar como referencia la pensión de alimentos que percibe o paga otra persona.

Ni asumir que el ejercicio de una guarda y custodia compartida, implica automáticamente la inexistencia de pensión de alimentos. En atención a la situación concreta de cada familia se fijara una pensión de alimentos.

Para calcular la pensión de alimentos deben tenerse en cuenta todos los gastos del menor, tales como educación, ropa, comida, seguro médico, así como la parte proporcional de gastos de la vivienda en la que resida. 

7. La pensión compensatoria: corresponde al miembro de la pareja que en el momento del divorcio carezca de recursos económicos como consecuencia del mismo.

De este modo, esta pensión no es un mecanismo para equilibrar las economías de ambos cónyuges, sino una ayuda al miembro de la pareja al que el divorcio deja en situación de desamparo.

Por lo que habitualmente se establece de forma temporal. 

8. La hipoteca: con independencia de los ingresos de cada cónyuge, incluso si carecen de ellos, la hipoteca del domicilio familiar se abonará en función de la cuota de propiedad de cada uno. De tal forma que, si el mismo se adquirió en régimen de gananciales y en consecuencia pertenece a ambas partes al cincuenta por ciento, deberán asumir la cuota por mitad.

9. ¿Sentencia o convenio regulador?: frente a una sentencia, un convenio regulador permite una mayor flexibilidad para regular con detalle las medidas inherentes al divorcio o la separación de una pareja no casada.

Sin embargo, no debe olvidarse que lo recogido en ese texto será lo que prevalezca en caso de desacuerdo entre los progenitores.

Por ello, es muy importante que el mismo esté redactado por un especialista que se anticipe a los eventuales problemas que surjan durante la vigencia del mismo.

10. Liquidación de gananciales. Cuando el divorcio es de mutuo acuerdo, es posible incluir en el convenio regulador la liquidación de gananciales. No así si es contencioso, de forma que habrá que esperar para realizar este trámite en un ulterior procedimiento.  

Atendiendo a las anteriores consideraciones, es más fácil afrontar un procedimiento de divorcio o medidas paternofiliales.

En efecto, alrededor de estos procesos hay una serie de creencias generalizadas que generan falsas expectativas respecto de lo que se puede obtener por sentencia.

Muchas veces, estas ideas preconcebidas impulsan a las partes a iniciar un procedimiento contencioso que a la postre no sólo perjudica a los menores, sino que la resolución judicial que se dicta nunca cubre la expectativas creadas.  

En lo relacionado con el sexo siempre se busca la excelencia y el objetivo, tanto de hombres como de mujeres, suele ser el mismo: lograr que la relación sexual sea el máximo de placentera posible.

Aunque hombres y mujeres tengan formas distintas de disfrutar del sexo, es importante que, si se busca incrementar el placer, ambos miembros de la pareja vayan de la mano.

Es decir, la comunicación resulta básica para lograr este objetivo común. 

Muchas veces se piensa que el sexo se basa en la penetración y el orgasmo, algo totalmente erróneo. El sexo es mucho más que esto y, de hecho, el principal objetivo debería ser encontrar el máximo placer junto a la pareja, tanto si para ello se llega a la penetración como si no. 

A la mayoría de personas les encantaría aumentar el placer durante el sexo.

Y es que son muchas las parejas que con el paso del tiempo pueden sentirse cansadas de hacer siempre lo mismo, lo que implica una pérdida de pasión y, por consiguiente, una disminución del placer sexual logrado. ¿Cómo lograr pues que las relaciones sexuales sean más intensas y placenteras? ¡Te damos 10 tips!

1. Dedicar más tiempo a los preliminares

Para lograr una relación sexual placentera es básico dedicar tiempo a los juegos preliminares, sin centrarse únicamente en la penetración. Besos, caricias, explorar el cuerpo de la otra persona…

Todo ello es necesario para que incremente el deseo sexual de ambos miembros de la pareja. Besarse es esencial para incrementar la libido y tocarse, por ejemplo con un masaje, también resulta muy estimulante.

 

2. Explorar el universo de los juguetes sexuales

¿Has pensado en ir con tu pareja a un sex shop o indagar y elegir juntos juguetes sexuales por Internet? Existen muchísimas opciones para que ambos miembros de la pareja disfruten más del sexo: el famoso 'Satisfyer' o succionador de clítoris, anillos vibratorios, cadenas para atarse, etc. 

3. Experimentar con nuevas posiciones sexuales

La posición sexual más usada por la mayoría de parejas es la del misionero.

Aunque sea cómoda y placentera para ambos, ¿por qué no experimentáis con otras posturas? Para decidir cuáles probar, deberás hablar con tu pareja y tener claro qué estáis dispuestos a hacer, o qué es lo que os gustaría probar. Podéis probar la posición del perrito o haceros con un manual del Kamasutra y elegir las que más os gusten.

4. Prestar atención a qué decir y cómo hacerlo

Escuchar frases o decir guarradas mientras se practica sexo es algo que suele gustar, y mucho, tanto a hombres como mujeres. Algunas personas prefieren la sensualidad y utilizar frases bonitas como 'Qué sexi eres' o 'Me encantas', mientras que otras prefieren frases más subiditas de tono. Es algo que deberéis hablar como pareja. 

5. Dejarse llevar por las fantasías sexuales

Las fantasías sexuales pueden ayudar a echar un poco de picante a una relación. Es una estupenda forma de crear situaciones excitantes. Es importante hablar entre la pareja y descubrir los morbos que tiene cada uno. No hay que tener prejuicios ni tapujos, la imaginación puede crear situaciones muy placenteras.

6. Probar de practicar sexo en sitios diferentes

Aunque la cama es un sitio muy cómodo para practicar sexo, hay muchos otros lugares donde poder hacerlo.

¿Por qué no cambiar de sitio con cierta frecuencia? En el suelo, en la ducha, en el sofá… Una casa brinda muchas opciones para practicar sexo en la intimidad y cambiando de ambientes.

Para los más atrevidos, además, existe la opción de mantener relaciones en sitios públicos o en plena naturaleza. 

7. El sexo oral, una opción que puede hacerse de muchas maneras

El sexo oral, tanto para ella como para él, es algo que puede llegar a resultar muy placentero. Sin embargo, no gusta a todo el mundo. Es importante, de nuevo, hablarlo entre la pareja.

Puede ocurrir que a uno de los dos le encante el sexo oral y que, en cambio, el otro no quiera hacerlo.

Si, en cambio, gusta a ambos, es importante disfrutar de esta práctica sin tapujos, pues algunas personas disfrutan más con el sexo oral que con la penetración

8. Estar atentos a la duración perfecta, ni menos ni más

La duración del acto sexual es muy importante para dejar una sensación de más o menos placer en una persona. Algunas personas duran muy poco, lo que puede generar desconcierto, pero también es un problema durar demasiado, pues puede cansar. Lo ideal es encontrar un equilibrio y seguir un ritmo de intensidad sexual ni muy alto ni muy bajo. 

9. El coito es una opción, no una meta

Debes saber que todo tu cuerpo es un  órgano sexual, no solamente los genitales. Así que, toma nota de algo muy importante: sexo no es igual a coito.

El coito es una opción, pero no tiene por qué ser la única para disfrutar de la relación sexual.

De hecho, el coito, cuando se considera el elemento imprescindible para que haya sexo, da muchos problemas, como la ansiedad. Hay que aprender a jugar a otras cosas.

10. Evitar quedaros dormidos tras el sexo

Es muy frecuente que después de mantener relaciones sexuales ambos miembros de la pareja se queden dormidos, especialmente los hombres. Error. Es recomendable procurar no dormirse tan rápido, ya que esto puede dar a entender a la pareja que no se desea pasar tiempo con ella. Es recomendable quedarse un rato tranquilos pero despiertos, besándose y acariciándose.

(Te interesa: ¿Qué es el sexo kink? ¡Dale un toque atrevido a tus relaciones!)

Источник: https://mibebeyyo.elmundo.es/mujer-actual/relaciones-pareja/consejos-separacion-pareja

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: