Estoy embarazada y rechazo a los niños

Estoy embarazada y rechazo a los niños

Estoy embarazada y rechazo a los niños

Si estás esperando un bebé y rechazas a otros niños que hay a tu alrededor, puede ser que esto ocurra por dos motivos: uno, que los niños nunca te han gustado; dos, que los cambios hormonales propios de la gestación hagan que te sientas irritable con todo el mundo, especialmente con niños que gritan y chillan a tu alrededor.

Índice

  • ¿Por qué rechazo a los niños?
  • Cambios hormonales en la gestación

¿Por qué rechazo a los niños?

El hecho de querer tener hijos y quedarse embarazada no implica que, de repente, ahora que tienes un bebé dentro, todos los niños te parezcan maravillosos y desees abrazarlos y besarlos a todos.

Si nunca te han gustado mucho los niños ni eres de las que babeaban al ver a un bebé pasar, esto no va a cambiar por mucho que estés gestando tu propio bebé. Pero eso tampoco significa que vayas a rechazar a tu pequeño cuando nazca.

Hay muchos padres que afirman que a ellos no les gustan los niños de los demás, solo los suyos, por lo que puede que tú también seas de este club.

Y es que los niños propios nos resultan maravillosos y todo en ellos nos gusta, pero las mismas acciones en otros niños que no conocemos pueden resultarnos pesadas y cargantes.

Los adultos nos volvemos impacientes y no sabemos comprender la naturaleza infantil, por lo que, generalmente, solo somos pacientes con nuestros hijos y sobrinos, pero no tenemos mucha paciencia con el resto de los niños.

Esto es algo que pasa a muchos padres, y aún así son padres maravillosos que adoran a sus hijos, así que no te preocupes si ahora que estás embarazada notas más ese rechazo hacia los demás niños, es tu forma de ser, pero no significa que vayas a rechazar a tu hijo. Seguro que en cuanto lo veas le adoras, aunque también habrá veces que te saque de quicio, los niños tienen ese gran poder. Y los adultos tenemos poca manga ancha, mala combinación.

 

Cambios hormonales en la gestación

Por otra parte, es posible que tú siempre hayas adorado a los bebés y los niños.

Te encantaba cogerlos, jugar con ellos, tirarte al suelo, hacer monerías… y ahora, cuando estás esperando a tu propio bebé, cada vez que ves un niño tienes ganas de darte la vuelta y salir corriendo.

Seguro que este cambio te asusta y te preocupa, pero no debes inquietarte ya que es probable que esté causado por los cambios hormonales de estos meses.

Durante la gestación, son muchas las hormonas que se incrementan para favorecer el crecimiento y desarrollo del feto, como la hormona gonadotropina coriónica, la progesterona, los estrógenos, la oxitocina, la prolactina… Todos estos cambios hormonales pueden afectar a tu estado emocional. Además, se sabe que existe una relación entre los niveles hormonales y los neurotransmisores cerebrales, como la serotonina, una sustancia relacionada con el estado de ánimo. Por eso es normal que las embarazadas estén más sensibles, se enfaden o lloren sin motivo, etc. Todo esto también puede hacer que cosas que antes te gustaban, como el llanto y la risa de los bebés y los niños, ahora te saquen de quicio. Eso puede hacer que sientas rechazo a los niños ya que te molestan y te irritan, algo que antes no te pasaba.

Tranquila, seguro que esta sensación desaparece cuando el bebé nazca y las hormonas poco a poco vuelvan a su estado anterior. Asimismo, el hecho de que rechaces ahora a los niños con los que te encuentras no significa que sientas esa misma sensación con tu bebé ni que lo vayas a rechazar al nacer.

Seguro que todos estos problemas desaparecen en cuanto tu bebé esté sano y salvo en tus brazos, así que deja de preocuparte y no le des más vueltas al tema.

Si en estos momentos no tienes ganas de estar con niños y eso te pone nerviosa, evítalos en la medida de lo posible y espera a que esta sensación se pase, que seguro que ocurre más pronto de lo que piensas.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/embarazo/psicologia-embarazo/estoy-embarazada-y-rechazo-a-los-ninos-9673

Embarazo en la adolescencia

Estoy embarazada y rechazo a los niños

La OMS (Organización Mundial de la Salud) define la adolescencia como la etapa de la vida humana comprendida entre los diez y los diecinueve años. Las estadísticas revelan que la edad más aconsejable ser madre es entre los 20 y los 35 años, ya que esta franja de edad conlleva menos riesgos para la salud de la madre y del hijo.

El embarazo en la adolescencia se asocia a mayor riesgo de abortos, partos pretérmino, niños nacidos con bajo peso para su edad gestacional, ingresos en unidades de neonatología y muertes.

Ni el cuerpo ni la mente de la adolescente están preparados para asumir debidamente el peso de la maternidad.

Otros problemas asociados son los matrimonios forzados por padres sin duda bienintencionados pero con ideas trasnochadas (a menudo porque piensan, equivocadamente, que de ese modo protegen mejor a la madre y el bebé) , niños dados en adopción, situaciones de desvalimiento económico y social de la madre?

Reacciones emocionales ante el embarazo en la adolescencia

Los estudios indican que la mayoría de las adolescentes que quedan embarazadas no desean tener el bebé y que la nueva situación se convierte en un trauma difícil de aceptar para ellas.

No es de extrañar, porque cualquier decisión que tomen acerca de su embarazo entraña problemas y produce sentimientos conflictivos. Se ha comprobado que en muchas adolescentes, el embarazo se acompaña de:

– Rechazo hacia el bebé.

Son conscientes de su edad y de sus incapacidades y no quieren tenerlo. Ese rechazo se acompaña de sentimientos de culpabilidad, pérdida de autoestima, tristeza y depresión.

– Conflictos e incomunicación con la familia. A menudo, sobre todo en el caso de niñas que desean salir del entorno familiar o que desean tener un hijo para tener a alguien a quien querer, el mayor problema que surge es el de comunicar el embarazo a los padres. Una vez comunicado, muchas adolescentes tienen que enfrentarse a menudo a las reacciones negativas y la falta de apoyo de los padres y a la incomprensión del entorno.
– Miedo e inseguridad ante la nueva situación. De pronto, la adolescente siente que se salta una etapa de la vida sin vivirla y que se adentra en el mundo de los adultos. Siente miedo e indefensión, y también frustración porque por un lado sabe que no hay vuelta atrás y por otra piensa que no va a ser capaz de cuidar del bebé.
– Miedo al rechazo social. La adolescente embarazada se siente juzgada y criticada, y a menudo desarrolla sentimientos de retraimiento y busca el aislamiento social.

Consecuencias físicas para la madre adolescente y el bebé

El embarazo y el parto en la adolescencia se consideran de alto riesgo. La probabilidad de complicaciones es mayor cuanto menor es la edad de la embarazada. También aumenta en casos de nutrición inadecuada, con déficits de vitaminas y minerales que pueden afectar tanto a la madre como al niño.

El riesgo de parto prematuro y de bebés nacidos con bajo peso es mayor en los embarazos de adolescentes, debido a la inmadurez hormonal a esas edades y a que el útero no ha completado aún su desarrollo. Todo ello aumenta la incidencia de complicaciones y traumas en el momento del parto, como desgarros y/o hemorragias.

A su vez, los bebés nacidos con peso bajo para su edad gestacional tienen mayor riesgo de problemas de salud durante los primeros meses de vida y son más proclives que los de peso normal a sufrir trastornos del desarrollo. Si la madre tiene menos de 15 años, el bebé tiene un 20 por ciento más de probabilidades de nacer con malformaciones que los bebés de madres de entre 20 y 35 años.

Consecuencias psicológicas del embarazo precoz

Muchos expertos consideran aún más preocupantes los factores psicológicos, sociales y educacionales asociados a la maternidad adolescente.

Según las estadísticas, muchos de los hijos de madres adolescentes acaban teniendo problemas de aprendizaje, comportamiento e inserción social; necesidad de ayudas especiales; mayores tasas de fracaso o retraso escolar; mayores probabilidades de acabar en la delincuencia.

Las causas no se han establecido plenamente, aunque muchos expertos achacan los problemas a la falta de interacción madre-hijo, la ausencia de la figura del padre o los problemas socioeconómicos asociados a muchas maternidades tempranas.

El padre adolescente

El varón está aún menos preparado para la paternidad que la adolescente para ser madre.

Eso es especialmente cierto en culturas de países y zonas deprimidas, en las que es frecuente la maternidad a edades tempranas y en las que, a la vez, el varón se desentiende de su responsabilidad como padre y el cuidado del bebé pasa a ser algo exclusivo de la madre.

Es cierto que algunos padres adolescentes intentan asumir su nuevo rol, buscando trabajo para mantener a su familia, abandonando sus estudios y retrasando sus proyectos a largo plazo.

Los problemas son fáciles de prever: baja o ninguna capacitación laboral a esa edad y escolaridad insuficiente para conseguir trabajos con la suficiente remuneración como para atender a las necesidades de la familia.

El frecuente final de la historia es que acaba siendo «adoptado» por la familia política o reubicado en su propia familia como un hijo-padre, con roles difíciles de conciliar. Esta confusa situación contamina muchas veces la relación de pareja y a menudo se hace necesario recabar la ayuda de profesionales con experiencia en conflictos de pareja y paternidad adolescente que les presten atención y ayuda.

Cómo prevenir el embarazo adolescente o precoz

La mejor forma de prevenir los embarazos adolescentes es a través de una buena educación sexual, algo que debe comenzar en la familia.

Ello incluye informar los adolescentes de los cambios fisiológicos y psicológicos que se producen en esa etapa de la vida, del despertar del deseo sexual , y explicarles que es un hecho natural pero que es necesario aprender a regular y controlar para que las consecuencias de un comportamiento irresponsable no acabe afectando a toda la vida presente y futura del joven. Sin duda, el papel de los padres es vital. La comunicación con los hijos debe ser abierta, con libertad de preguntas y con respuestas basadas en la sinceridad; con confianza, pero al mismo tiempo otorgando al tema la trascendencia y el rigor que requiere. Del modo en que los padres enfoquen y expliquen la sexualidad al hijo/a dependerá en gran parte la visión y las actitudes que el hijo tendrá sobre la misma.

Fuente consultada:

Sociedad Española de Medicina de la Adolescencia
www.adolescenciasema.org

Источник: https://www.conmishijos.com/embarazo/complicaciones/embarazo-en-la-adolescencia/

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: