Estoy embarazada y se me duermen las piernas

Síndrome de piernas inquietas: qué puedes hacer

Estoy embarazada y se me duermen las piernas

Mi bebé y yo a b c d e f g h i l m n o p q r s t u v

El síndrome de las piernas inquietas, también llamado SPI o RLS (por su nombre inglés “Restless Legs Syndrome”), es un trastorno del movimiento y del sueño de origen neurológico.

El síndrome de piernas inquietas tiene una incidencia bastante elevada, ya que afecta al 5% de la población, y prevalentemente a las mujeres (la proporción entre hombres y mujeres es de 1-2). Normalmente, aparece después de los 40 años, pero puede llegar a cualquier edad.

Síntomas del síndrome de piernas inquietas

  • La molestia afecta a las piernas, sobre todo a los tobillos y a las rodillas, y los pacientes lo definen como un “tormento”, “hormigueo” o “inquietud motora”.
  • El síndrome de piernas inquietas mpieza o se intensifica, sobre todo, cuando se está en reposo, cuando nos tumbamos o nos sentamos.
  • Se manifiesta, especialmente, por la tarde o por la noche, independientemente del reposo, y es un motivo de insomnio en el 80% de pacientes.
  • El síndrome de piernas inquietas se reduce o desaparece totalmente con el movimiento, que es la principal estrategia para combatirlo.

(Te interesa: Insomnio en el embarazo)

Causas del síndrome de piernas inquietas

  • Se pueden distinguir dos formas de SPI, o síndrome de piernas inquietas: una forma crónica, seguramente de origen genético. En este caso, se evidencia una tendencia hereditaria, por lo que, si uno de los padres tiene el síndrome, es posible que su hijo también lo tenga.
  • También hay una forma secundaria, donde la molestia se debe a otras condiciones, como una carencia de hierro.

Durante el embarazo, la molestia afecta hasta al 25-30% de mujeres, sobre todo en el tercer trimestre, y desaparece poco antes del parto.

¿Por qué esta “predilección” del síndrome de piernas inquietas por las mujeres embarazadas?

  • Hay muchas hipótesis, pero ninguna certeza. La primera y más acreditada hipótesis es que entren en juego las alteraciones hormonales del embarazo, sobre todo el aumento de los valores de estrógenos: estas hormonas pueden reducir la producción de dopamina, una sustancia cuya carencia se asocia a la aparición del síndrome de piernas inquietas.
  • La segunda hipótesis afirma que se debe a un déficit de hierro muy común durante los nueve meses. A este propósito, hay que subrayar que la principal pérdida de este mineral ocurre durante el parto, cuando además la mamá tarda un poco más en recuperarlo, mientras que el síndrome de las piernas inquietas suele desaparecer algunos días antes del parto.
  • Finalmente, existe la hipótesis del trastorno mecánico: con el crecimiento del feto, tendrían lugar cambios morfológicos de la pelvis que podrían comportar un estiramiento de las raíces lumbosacras y originar las molestias; esta hipótesis es la menos aceptada.

Tratamiento del síndrome de piernas inquietas

  • Como tiende a desaparecer de forma espontánea durante el parto, el síndrome de piernas inquietas durante el embarazo se considera un trastorno benigno, que no necesita tratamientos farmacológicos. El tratamiento principal es tranquilizar a la mujer, explicarle que este problema, aunque molesto, no interfiere en absoluto con el buen avance del embarazo.
  • Por otro lado, hay que averiguar enseguida una posible carencia de hierro, que puede compensarse adecuadamente con complementos, incluso durante el embarazo. Y cuando el síndrome de piernas inquietas aparece, es aconsejable tener paciencia y mover las piernas para que se pase.
  • Si la molestia es muy intensa e impide descansar, el especialista puede considerar oportuno prescribir algún medicamento, en las dosis mínimas, en una época lo más avanzada posible del embarazo y con los fármacos más inocuos. Durante la espera, el uso de medicamentos que actúan en la dopamina está desaconsejado, porque se trata de sustancias no testadas durante el embarazo y que podrían dañar al feto. Además, pueden inhibir la prolactina, la hormona que estimula la producción de leche materna. Será el especialista quien deberá decidir, según el caso, los medicamentos más adecuados para el síndrome de piernas inquietas.

(Te interesa: Pies y piernas hinchados)

Diagnóstico del síndrome de piernas inquietas

El síndrome de piernas inquietas no es fácil de diagnosticar porque, sobre todo durante el embarazo, se puede confundir con otros trastornos, como problemas de circulación, calambres, neuropatías periféricas (la típica ciática que puede aparecer en los últimos meses de embarazo), aunque, a diferencia que éstos, el síndrome de las piernas inquietas no comporta ni dolores ni hinchazón en las extremidades inferiores.

Para evitar preocuparse demasiado o pasar de un médico a otro sin obtener respuestas precisas, si sospechas tener el síndrome de piernas inquietas, lo ideal es que acudas a un Centro de medicina del sueño, donde te harán un control y, quizás, unos exámenes instrumentales para diagnosticar el síndrome con seguridad.

Puedes encontrar la lista de centros acreditados CEAMS (Comité Español de Acreditación Medicina del Sueño) en la web del la Sociedad Española del Sueño.

Para más información sobre el síndrome de piernas inquietas, consulta el sitio web de la AESPI (Asociación Española de Síndrome de Piernas Inquietas).

(Te interesa: Náuseas en el embarazo)

Источник: https://mibebeyyo.elmundo.es/enfermedades/enfermedades-en-el-embarazo/sindrome-piernas-inquietas

Estoy embarazada y se me duermen las piernas

Estoy embarazada y se me duermen las piernas

Durante el embarazo, y especialmente en los últimos meses, es frecuente sentir molestias en las piernas: hormigueo, hinchazón, tirones. La mayoría de estos trastornos se pueden prevenir.

Indice

¿Por qué se duermen las piernas en el embarazo?

Las piernas sufren mucho los cambios que se producen en el sistema circulatorio y más durante el embarazo ya que en la gestación el corazón bombea mucha más sangre para que también le llegue una cantidad suficiente al feto. Como resultado, el volumen de sangre que circula por las venas y arterias aumenta, y también lo hace la producción de líquido adicional en el cuerpo para permitir que los tejidos soporten el desarrollo del bebé.

Además, el útero, a medida que crece, va comprimiendo las venas de las piernas y de la pelvis. Un aumento de peso excesivo también les afecta negativamente.

Padecimientos más frecuentes

– Varices: Las sufren el 20% de las embarazadas, y estas son venas dilatadas que se ven como líneas azules transparentes a través de la piel. Algunas veces, cuando están muy hinchadas, producen dolor.

Generalmente son hereditarias, pero pueden aparecer por muchos factores como la presión de las venas de las piernas por el propio embarazo, permanecer muchas horas de pie, el calor, o por la acción de las hormonas femeninas.

Suelen desaparecer tras el parto.

– Hinchazón: La hinchazón leve de las manos, piernas y tobillos se llama edema y es normal en los últimos meses del embarazo.

La presión del útero hace que el líquido se acumule en zonas donde la circulación es más lenta, como los pies o los tobillos, que se inflaman.

Si es muy acusada o aparece de repente en manos, pies o cara y se acompaña de mareos o dolor de cabeza, hay que acudir a urgencias ya que puede deberse a una hipertensión o preeclampsia, una complicación grave en medicina.

– Pesadez: Es la molestia más común y esta se debe a la ganancia de peso y a la retención de líquidos, que dificulta la circulación de retorno al corazón.

– Calambres: Son espasmos musculares dolorosos, localizados generalmente en la pantorrilla.

Suelen producirse cuando las madres están acostadas (por la noche o por la mañana) y son más frecuentes en el segundo o tercer trimestre.

Pueden deberse a la sobrecarga de trabajo a la que están sometidos los músculos y huesos, pero en ocasiones también evidencian un déficit de potasio en la dieta.

¿Cómo aliviarlo o disminuir los síntomas?

– Caminar, hacer ejercicios de rotación de los pies y nadar.

– Acostarse con las piernas en alto varias veces al día.

– Utilizar medias elásticas de compresión, incluso en verano, ya que favorecen la circulación de retorno.

– Seguir una dieta rica en fibra para regular el tránsito intestinal. El estreñimiento aumenta el riesgo de varices.

Síndrome de las piernas inquietas en el embarazo

Este síndrome puede ocurrir tanto en niños, como en personas mayores y también en las mujeres embarazadas. Sus síntomas son difíciles de describir.

Quien lo padece dice sentir dolor, ardor y una sensación de un hormigueo muy acentuado en las piernas, principalmente al dormir.

Estos síntomas llevan al afectado a necesitar moverlas de forma incontrolable ya que al hacerlo tiene la impresión de alivio y de que los síntomas desaparecen. Por otro lado, al volver a estar parado, sentado o acostado, las molestias vuelven a aparecer.

Algunas investigaciones señalan que el embarazo puede agravar o empeorar el SPI. Los síntomas suelen ser más fuertes cuando la mujer se encuentra en el sexto, séptimo u octavo mes de gestación. Además, revelan que este síndrome incide más en las mujeres con más edad, con bajos niveles de hierro y que presentan problemas para conciliar el sueño.

Se acredita que la cuarta parte de las mujeres embarazadas puede sufrir de este síndrome, por lo menos, una vez a la semana.

¿Cómo aliviar el dolor?

Los expertos afirman que hay tratamiento y muchas formas para aliviar los síntomas; los cambios en el hábito de dormir, las técnicas de relajación como el yoga, masajes y el ejercicio moderado como es el pilates durante el día pueden ser muy útiles.

Siempre será una buena idea que hables con tu médico si te preocupa la sensación de hormigueo, calambres o adormecimiento en las extremidades, en especial si también tienes otros síntomas.

Se le deberá hacer saber si el adormecimiento es permanente o es acompañado de cambios en la vista, debilidad, torpeza en los movimientos, dificultad para caminar, dolor agudo o hinchazón excesiva, ya que estas pueden ser señales de complicaciones en el embarazo.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/embarazo/semanas-embarazo/estoy-embarazada-y-se-me-duermen-las-piernas-9690

Una Noche sin Paz: El Síndrome de las Piernas Inquietas y el Embarazo

Estoy embarazada y se me duermen las piernas

Por Patricia Markland Cole, MPH, MotherToBaby Massachusetts

Escuché a la madre embarazada en el teléfono decir, «Me sale este sentimiento miserable en la noche con mis piernas. Siento una necesidad constante de mover mis piernas y se siente como hormigas trepándome. Sólo ocurre en la noche y no puedo descansar como quiero. ¿Qué puedo hacer?»

Aunque no he recibido muchas llamadas como esta en mis años con MotherToBaby, de vez en cuando recibo una llamada de una mamá que describe esta condición con sus piernas y la miseria que le causa. Ella trata de conseguir una buena noche de sueño por el bien de su bebé, pero esta condición lo hace imposible. ¡Totalmente frustrante!

La condición que ella está describiendo se llama el Síndrome de las Piernas Inquietas (RLS, por sus siglas en inglés).

RLS, también conocido como enfermedad de Willis-Ekbom, es un trastorno del sueño común que afecta a 5-15% de la población de los Estados Unidos, con mujeres afectadas dos veces tan a menudo como los hombres. Aunque no es limitado al embarazo, RLS es comúnmente asociado con el embarazo, con aproximadamente el 10-34% de las mujeres embarazadas experimentando RLS.

RLS es asociado con una sensación desagradable en las piernas que tiende a empeorar en la noche (especialmente al acostarse) y produce un impulso irresistible de mover las piernas. El movimiento o masaje de las piernas alivia la sensación de mover.

Como se imagina, esto es muy perturbador cuando se está tratando de conseguir una buena noche de descanso, lo cual es tan importante durante el embarazo. Se considera que el embarazo se le pone en mayor riesgo para desarrollar RLS, y los síntomas parecen ser más intensos durante los últimos tres meses del embarazo.

Cuando RLS ocurre por primera vez durante el embarazo se considera RLS secundario, comparado con RLS idiopático (una condición con una causa desconocida). Afortunadamente para la mayoría de las mujeres que sufren de RLS durante el embarazo, los síntomas desaparecen pronto después del parto.

Sin embargo para algunas mujeres los síntomas pueden durar por semanas después del parto. Y dependiendo de cuando en el embarazo los síntomas empiezan, una mujer puede pasar muchas noches inquitas antes de conseguir algún alivio.

Me gustaría decir a cualquier mujer que ha experimentado esto durante el embarazo, me siento una gran compasión por ti porque esto suena muy desagradable

¿Entonces, qué puede hacer una mujer embarazada?
Lo primero que hacer es tener una conversación con su médico o enfermero. Estos son los cuatro criterios que deben cumplirse para un diagnóstico con RLS:

  1. Urgencia irresistible de mover las piernas, junto con incomodidad como dolor, inquietud, hormigueo, ardor, o una sensación de arrastramiento.
  2. El fuerte impulso de mover las piernas y las sensaciones desagradables en las piernas ocurren justo antes de estar listo para dormir o después de estar inactivo un rato. A veces entre más tiempo que la persona ha estado inactiva, peores son los síntomas.
  3. Mover o hacer masaje a las piernas alivia la incomodidad o la reduce en gran medida.
  4. Los síntomas muestran un patrón de empeorarse sólo en la tarde o por la noche.

RLS debe ser correctamente diagnosticada porque se deben descartar otras condiciones que pueden imitarlo.

Por ejemplo, los calambres nocturnos de pierna (es decir, que ocurren en la noche) son dolorosos pero a diferencia del RLS, el mover las piernas no alivia ni mejora los síntomas.

Del mismo modo, los tirones hípnicos son espasmos incontrolados que se producen cuando una persona está quedándose dormida, pero a diferencia del RLS, no están asociados con el deseo de mover las piernas y el movimiento no mejora los síntomas.

¿Cuál es la causa del RLS durante el embarazo?
La respuesta no está segura todavía. Muchas hipótesis se han generado y ni un agente parece ser solamente responsable por el RLS durante el embarazo.

Las causas sospechadas más comunes han sido asociadas con niveles de folato, hierro y ferritina. Hay datos que sugieren que las mujeres embarazadas que sufren de RLS tienen niveles más bajos de folato que las mujeres que no tienen RLS, pero los resultados no han sido consistentes.

Lo mismo es cierto con respecto a la deficiencia de hierro y bajos niveles de ferritina. Ha habido algunos resultados que demostraron la mejora con suplementos de hierro, pero también ha habido casos en que la ingesta de estos suplementos mejora poco.

Además, la mejoría de los síntomas después del parto no ha sido asociada con niveles de hierro o folato. (Nota: Glosario de palabras subrayadas está al final del blog.)

Otro sospechoso ha sido la vitamina D. Bajos niveles de vitamina D no son infrecuentes en el embarazo y esto puede afectar la actividad de la dopamina. La dopamina es un neurotransmisor (una sustancia química en el cerebro) que ayuda a regular el movimiento (entre otras cosas).

Ya que estamos tratando con el embarazo (un tiempo cuando una mujer experimenta cambios hormonales), las hormonas también han sido consideradas como una causa, especialmente porque los síntomas de RLS desaparecen para la mayoría de las mujeres después del parto cuando los niveles hormonales vuelven a la normalidad.

Otros factores que pueden aumentar la probabilidad de RLS son una historia familiar de este trastorno, tener RLS en un embarazo anterior, el fumar y la exposición a cafeína, y flujo de sangre inadecuado a través de las venas del cuerpo.

¿Qué se puede hacer para manejar los síntomas?
Es importante ayudar a las mujeres embarazadas a manejar sus síntomas porque la falta de sueño, fatiga y somnolencia durante el día puede afectar el estado de ánimo y la sensación general de bienestar. Además, hay preocupaciones que lidiar con RLS puede aumentar complicaciones del embarazo como parto prolongado, preeclamsia y un parto difícil. Los datos no están fuertes en estas áreas y se necesita investigación adicional.

Tratar RLS puede reducir el nivel de estrés para la mujer embarazada. Evitar los desencadenadores de RLS puede ayudar; estos incluyen el fumar (lo cual en general no es recomendable para un embarazo saludable), la cafeína y los medicamentos que reducen la acción de la dopamina en el cuerpo (como los antihistamínicos más viejos).

Los tratamientos conservadores incluyen el masaje y estirar las piernas, usar medias de compresión elásticas, bañarse en agua tibia y hacer ejercicio moderado regularmente. Si hay una deficiencia de hierro y folato, suplementos se pueden tomar para aumentar los niveles o en casos extremos la suplementación por IV para aumentar los niveles de hierro.

Si estas medidas conservadoras han fallado, entonces se puede considerar el tratamiento con medicamentos.

Hay varios medicamentos que considerar incluso ciertos antiepilépticos, benzodiazepinas, dopaminérgicos (ciertos medicamentos utilizados en el tratamiento de la enfermedad de Parkinson), opioides (para los casos más graves) y medicamentos para la presión arterial; cada uno tiene sus aspectos positivos y negativos. Parece que el clonazepam (una benzodiazepina) y la clonidina (una medicación de la presión arterial) son las más favorables pero ni uno es libre de riesgo. Si se necesitan medicamentos, el objetivo es utilizar la dosis más baja para la menor cantidad de tiempo posible. Hable con su proveedor de salud sobre las opciones de medicamento para el RLS y no dude en contactar a un especialista en MotherToBaby para un resumen de lo que se conoce acerca de estos medicamentos cuando se usan en el embarazo.

En general, no es infrecuente que las mujeres embarazadas experimentan trastornos del sueño durante el embarazo, y el RLS es uno de ellos. Esto puede ocurrir por primera vez durante el embarazo y los síntomas pueden aumentar con cada etapa del embarazo.

Las mujeres que han tenido una historia familiar, embarazos múltiples, un embarazo anterior con RLS o bajos niveles de algunas vitaminas y nutrientes claves tienen una probabilidad mayor de experimentar RLS durante el embarazo.

Para la mayoría de las mujeres, los síntomas desaparecen después del parto, pero dependiendo de la severidad de los síntomas y la etapa del embarazo, esperar el parto puede ser insoportable. Afortunadamente, hay algunas medidas conservadoras que han ayudado y, cuando todo lo demás ha fallado, hay medicamentos como opciones de tratamiento.

Es importante conseguir una buena noche de descanso, por lo que las mujeres embarazadas deben discutir el asunto con sus médicos para el diagnóstico correcto y tratamiento adecuado; y luego quien sabe, tal vez se puede simplemente dormir en paz.

Deseándole unas fiestas saludables y una “noche de paz.”

Patricia Markland Cole, MPH, es Coordinadora del Programa de MotherToBaby Massachusetts. Ella obtuvo su licenciatura en biología de Simmons College en Boston y su maestría en salud pública de Boston University School of Public Health.

Ha servido a las familias de la zona de New England como consejera de teratología desde el 2001 y provee supervisión sobre las actividades diarias y la promoción del programa. También ha proveído educación a los estudiantes de postgrado y otros profesionales.

Acerca de MotherToBaby

MotherToBaby es un servicio de la Organización de Especialistas en Información de Teratología (OTIS), un recurso sugerido por varias agencias incluyendo los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

Si usted tiene preguntas sobre las exposiciones durante el embarazo y la lactancia, llame gratuitamente a MotherToBaby al 866-626-6847 o comuníquese por texto a nuestro nuevo número de texto (855) 999-3525. Usted también puede visitar nuestra página web www.MotherToBaby.

org/es para ver una colección de hojas informativas relacionadas con docenas de virus, medicamentos, vacunas, alcohol, enfermedades, u otras exposiciones durante el embarazo y la lactancia materna.

Conéctese con todos nuestros recursos descargando la nueva app gratuita de MotherToBaby, disponible en las tiendas de Android e iOS.

Glosario:

Folato es soluble en agua (puede disolverse en agua) y debe tomarse cada día. Insuficiencia de folato puede causar anemia (una condición en la que el número de glóbulos rojos está por debajo de la normal), enfermedades del corazón y los vasos sanguíneos y defectos en el cerebro y la médula espinal en un feto.

Ferritina es una proteína en el cuerpo, encontrado especialmente en la médula ósea, el bazo, músculos esqueléticos y el hígado. Es responsable de almacenar el hierro en las células. Mediante la unión con el hierro, la ferritina disminuye la toxicidad del hierro y permite su transporte.

Dopamina es uno de los neurotransmisores del cerebro–una sustancia química que lleva la información entre las neuronas. La dopamina ayuda a regular el movimiento, la atención, aprendizaje y respuestas emocionales.

Referencias:

Garbazza C, et al. 2018. Management Strategies for Restless Legs Syndrome/Willis-Ekbom Disease During Pregnancy. Sleep Med Clinics. Sep; 13(3):335-348

Gupta R, et al. 2016. Restless legs syndrome and pregnancy; prevalence, possible pathophysiological mechanisms treatment. Acta Neurol Scand. May;133(5):320-9.

Grover A, et al. 2015. Restless leg syndrome in pregnancy. Obstet Med. Sep;8(3):121-5

Источник: https://mothertobaby.org/es/baby-blog/una-noche-sin-paz-el-sindrome-de-las-piernas-inquietas-y-el-embarazo/

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: