Febre em bebés, como tratá-la?

¿Cómo tratar la fiebre en los niños? No siempre es una urgencia

Febre em bebés, como tratá-la?

La fiebre no es una enfermedad, sino un síntoma que se presenta más habitualmente durante los tres primeros años de vida.

Constituye, de hecho, el motivo más frecuente de consulta en urgencias pediátricas, según la Asociación Española de Pediatría (AEPed). Y es que, cuando un niño pequeño tiene fiebre, parece que saltan las alarmas para los padres.

Por eso, conviene aclarar ciertos aspectos y pautas para saber qué hacer y qué no y a dónde acudir ante este fenómeno tan habitual en la infancia.

No es una enfermedad, es un mecanismo de defensa

En la mayoría de las ocasiones, se trata de un mecanismo de defensa con el que nuestro organismo reacciona y se defiende ante el ataque de los gérmenes: dado que los virus y bacterias proliferan a temperaturas que oscilan en torno a los 37º C, nuestro “termostato” incrementa la temperatura corporal para intentar destruirlos, algo que vuelve nuestro sistema inmune más eficaz. La prioridad, por tanto, si un niño tiene fiebre es buscar y tratar el problema que la origina, que, habitualmente, suele ser una infección, ya sea vírica o bacteriana.

En el caso de sospechar que nuestro hijo tiene fiebre, nunca debemos medirla con nuestra propia mano o al tacto. La manera correcta de hacerlo es con un termómetro que, preferentemente, debemos colocar bajo la axila.

En niños menores de dos o tres años, algunas fuentes recomiendan medir la temperatura rectal.

El dispositivo puede marcar distintos valores, cuyo significado es importante conocer, aunque siempre debemos tomarlos como unas cifras orientativas, puesto que, como veremos más adelante, hay que valorar también otros aspectos que son igual de importantes en caso de que un niño tenga fiebre:

Clasificación de la fiebre (medida en la axila):

  • Entre 36,0ºC y 37,0ºC: temperatura humana normal.
  • Entre 37,1ºC y 37,5ºC: febrícula.
  • Entre 37,5ºC y 38,5ºC: fiebre de leve a moderada.
  • Entre 38,6ºC y 39,9ºC: fiebre alta.
  • Más de 40,0ºC: fiebre muy alta.

Es básico transmitir a los padres y adultos en general la idea de que estos valores no deben obsesionarles, ni tienen que ser vistos como una norma rígida y aplicable a todos los niños por igual.

De hecho, puede ocurrir que un niño presente 38,5ºC y se encuentre bien y otro no tenga apenas energía ni vitalidad con apenas 37,7ºC. Por eso, conviene valorar cada caso en particular, según varios aspectos.

La edad y el Triángulo de evaluación pediátrica

Debemos partir de la base de que no siempre hemos de correr al hospital si nuestro hijo tiene fiebre. De hecho, es muy importante saber que la duración o la cantidad de la fiebre no es el único dato que nos puede indicar la gravedad de la dolencia. Es más, en muchas ocasiones, la cantidad de la fiebre no se relaciona con la gravedad del proceso.

En concreto, uno de los factores fundamentales que se deben tener en cuenta es la edad del niño: si este es menor de tres meses y tiene fiebre, siempre debemos llevarlo al hospital, al igual que si tiene entre tres y seis meses y la fiebre es mayor de los 39º C.

En los demás casos, antes de acudir a Urgencias, la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap) recomienda prestar atención a tres factores que conforman los tres vértices del conocido como “Triángulo de evaluación pediátrica” ante la fiebre en los niños. Son los que orientarán a los padres o adultos sobre qué hacer o sobre la mayor o menor gravedad de la situación:

  • La respiración. Hay que detectar si el niño tiene más problemas de lo normal para respirar. Puede servirnos de señal que lo haga más rápido de lo habitual, que las aletas de la nariz se le abran más o que se le metan hacia adentro los espacios entre las costillas. En los bebés y niños más pequeños se refleja en que les puede costar más tomar el pecho o el biberón.
  • La circulación cutánea. En este caso, constituyen señales de alarma una mayor palidez de la piel, que esta haya adquirido un aspecto azulado o la aparición de manchas similares a vetas de mármol o de manchitas rojas.
  • El estado general. Debemos fijarnos en el aspecto del niño y en su comportamiento: si está irritable, si llora más, si su interés por lo que le rodea es menor, si sigue comiendo con normalidad o ha perdido el apetito…

¿Hay que usar medicación contra la fiebre?

Otro de los puntos clave que más dudas genera a los padres es si dar medicación o no a su hijo con fiebre. En primer lugar, lo primordial no es tratar la fiebre o intentar bajarla a toda costa, sino que, en general, hay que tratar al niño e intentar aliviarle o favorecer su bienestar.

Para ello, lo primero de todo será poner en práctica algunas medidas, como desabrigarle e hidratarle regularmente.

Y es que la toma inmediata de fármacos antipiréticos en cuanto la fiebre se manifiesta no es una medida correcta, porque lo que hacemos es anular ese mecanismo de defensa que ha puesto en marcha el propio organismo, que, como hemos dicho, consiste en subir la temperatura.

Así, no siempre que se produzca fiebre hay que dar medicación al niño, sino que depende de cómo se encuentre.

Si vemos que tiene más de 38ºC y presenta malestar o dolor, entonces sí podemos administrarle paracetamol (preferentemente) o ibuprofeno como alternativa (si el niño ya es mayor de seis meses).

Esta medicación, además de aliviarle, contribuirá a que disminuya la fiebre, ya que son fármacos analgésicos (contra el dolor) y antipiréticos (contra la fiebre).

En cambio, si el pequeño tiene 38ºC, está tranquilo y contento, basta con desabrigarle un poco y controlar su evolución; pero, de entrada y si tiene más de dos años, no haría falta medicarle.

No olvides leer atentamente el prospecto del medicamento para saber bien la dosis adecuada, que depende de su peso en kilogramos, no de su edad.

También es importante saber la concentración del preparado, en el caso del ibuprofeno, ya que en función de ella, las dosis también variarán.

En cualquier caso, y más si te surgen dudas, sigue siempre las dosis recomendadas por el médico. Y recuerda que el medicamento antipirético empieza a hacer efecto a los 30-60 minutos desde su toma y no debe esperarse una reducción de la temperatura superior a 1ºC-1,5ºC.

Si a pesar del medicamento, no baja la fiebre, o si pasan más de 24-48 horas y el niño continúa con fiebre o decaído, con llanto intenso o rechaza la alimentación, la pauta general será acudir al Centro de Salud para que el pediatra valore el caso, realice las pruebas pertinentes o lo derive al hospital.

¿Cuándo acudir a Urgencias?

  • Si la fiebre se da en bebés menores de tres meses.
  • Si tiene entre tres y seis meses y la fiebre es mayor de los 39º C.
  • Si la temperatura corporal supera los 40ºC, de forma sostenida, sea cual sea la edad del niño.
  • Si el niño o niña presenta rigidez de cuello y nuca.
  • Si sufre convulsiones o pierde el conocimiento.
  • Si padece dificultad para respirar.
  • Si no orina o la orina es escasa.
  • Si presenta vómitos y diarrea muy abundantes que puedan causarle deshidratación (los ojos hundidos o la falta de saliva son algunos de los signos).
  • Si surgen manchitas rojas que no desaparecen al estirar la piel de alrededor, la piel está muy pálida o azulada, o simula vetas de mármol.Si la fiebre se prolonga durante cinco o más días.

Источник: https://cinfasalud.cinfa.com/p/fiebre-en-ninos/

Cómo bajar la fiebre en niños y bebés – Bupa

Febre em bebés, como tratá-la?

P or lo general, la temperatura corporal de un niño se encuentra entre 36.5°C y 37.5°C. La fiebre en niños es una temperatura corporal por encima de este rango.

  1. La fiebre es una temperatura corporal elevada, sin embargo, no una enfermedad en sí misma, si no un síntoma; por lo general, es provocada por una infección bacteriana o viral.

    Se considera parte de la respuesta natural del cuerpo ante una agresión, generalmente de tipo infeccioso, sin embargo, otros procesos inflamatorios o del sistema hematológico también podrían originarla.

    Las fiebres son comunes en niños pequeños. Tanto si se presenta fiebre en niños como fiebre en bebés, por lo general son provocadas por infecciones virales y desaparecen sin tratamiento. Sin embargo, en ocasiones, la fiebre en niños puede ser señal de una infección más grave, producida por bacterias que requieren un tratamiento específico e intensivo. 

  2. Es importante entender a partir de cuánto es fiebre en niños. Si tu hijo tiene fiebre, su temperatura corporal será superior a 38°C. Se considera fiebre a una temperatura rectal de 38°C o más, o superior a 37.5°C en la axila. Igualmente se considera fiebre en un bebé cuando se eleva la temperatura por encima de esos mismos parámetros.

    Otros signos para saber si un niño tiene fiebre sin termómetro es que se sienten calientes al tacto y pueden tener las mejillas más rosadas. Para confirmarlo, utiliza siempre un termómetro y mide su temperatura corporal teniendo en cuenta qué se considera fiebre.

    Otros síntomas de la fiebre en niños

    Además de tener temperatura alta, también es posible que tu hijo:

    • se sienta cansado
    • luzca pálido
    • tenga poco apetito
    • se muestre irritable
    • tenga dolor de cabeza u otros dolores y molestias
    • no se sienta bien, en general  

    Convulsiones febriles

    En algunas ocasiones la fiebre en niños puede suponer un aumento repentino de la temperatura corporal provocando ataques espasmódicos que se denominan convulsiones febriles. Durante una convulsión febril, el cuerpo de tu hijo (parcial o totalmente) podría agitarse o contraerse, y los ojos pudieran ponérsele en blanco.

    Aunque las convulsiones febriles pueden ser atemorizantes, no suelen durar más de seis minutos. Inmediatamente después de la convulsión, tu hijo pudiera parecer desorientado, pero podrá recuperarse por completo.

    ¿Cuándo llamar al médico por fiebre en niños?

    En ocasiones, la fiebre en niños puede ser señal de una infección grave. Comunícate con tu médico de cabecera de inmediato, o dirígete al hospital si tu hijo:

    • tiene una somnolencia rara o te resulta difícil despertarlo
    • tiene la piel azulosa o moteada
    • tiene las manos y los pies fríos
    • tiene un llanto agudo más débil que lo normal, o no deja de llorar
    • tiene dificultad para respirar o lo hace muy rápidamente
    • tiene el cuello rígido
    • está vomitando
    • desarrolla una erupción cutánea que no desaparece cuando se presiona
    • tiene un ataque espasmódico

    También debes comunicarte con el médico de cabecera si tu hijo tiene una fiebre que dura más de cinco días.

    Procura siempre asesoramiento médico si tu hijo desarrolla una fiebre inmediatamente después de una operación, o poco después de haber viajado al exterior.

  3. La mayoría de las fiebres son provocadas por infecciones virales comunes que desaparecen solas, tales como el resfriado común. A veces, las causas de la fiebre en niños puede ser algo más grave, por ejemplo, una infección del oído, la vejiga o los riñones. En raras ocasiones, la fiebre pudiera ser señal de una enfermedad grave, tal como meningitis o septicemia.

    En ocasiones, se puede presentar fiebre en niños o fiebre en bebés de 1 año como síntoma de una afección específica, y no como resultado de una infección. Por ejemplo, es posible que ciertos trastornos sanguíneos y autoinmunes ocasionen fiebre. En tales casos, la fiebre en el niño dura más que aquella asociada con una infección.

    Cuánto tiempo puede durar la fiebre en un niño dependerá de qué causa la fiebre, si se trata de una infección vírica o bacteriana, por lo que no hay un tiempo estimado. Por un virus puede la fiebre puede durar entre 2 o 3 días, pero puede variar dependiendo del virus y se puede alargar más incluso.

    Con frecuencia, la fiebre en niños puede ser también un efecto secundario de algunas vacunas infantiles.

  4. Puedes tomarle la temperatura a tu hijo en la boca o en la axila con un termómetro digital, de vidrio o de oído. Los termómetros de mercurio ya no se recomiendan. Esto se debe a que el termómetro podría romperse, y el mercurio, que es una sustancia tóxica, penetrar en el cuerpo de tu hijo.

    Tal vez te resulte más fácil tomar la temperatura en la axila, ya que a tu hijo pudiera serle difícil mantener el termómetro en la boca.

    Sin embargo, ten en cuenta que estas mediciones son menos precisas, debido a que la axila está ligeramente más fría.

    Para tomarle la temperatura a tu hijo de esta manera, colócale el termómetro debajo de la axila, directamente contra la piel, y sostén su brazo con delicadeza contra el pecho.  

    Para tomarle la temperatura en la boca, colócale el termómetro debajo de la lengua por dos o tres minutos.

    Si tu hijo tiene una temperatura que supera los 38°C, el niño tiene fiebre. Si te preocupa, comunícate con el médico de cabecera. Este te preguntará cuáles son los síntomas de tu hijo, y pudiera decirte si el niño necesita ser examinado.

    De ser así, el médico de cabecera le tomará la temperatura a tu hijo, además de medirle el ritmo cardíaco y la respiración. También pudiera hacerte preguntas sobre la historia clínica de tu hijo.

    Podría resultarte útil llevar un registro de la temperatura y otros síntomas de tu hijo, para que puedas brindar le información clara al médico de cabecera.

    En muchas ocasiones la causa de la fiebre en niños puede ser evidente, por lo que quizás no sea necesario realizarle otras pruebas.

    Sin embargo, si la fiebre en el niño persiste más de unos días y la causa no está clara, el médico de cabecera podría también tomarle una muestra de sangre y/o de orina.

    Si al médico de cabecera le preocupan los síntomas de tu hijo, podría remitir al niño a un pediatra (especialista en salud infantil) y, en muy raros casos, solicitar asistencia médica de emergencia.

  5. En la mayoría de los casos, la fiebre de tu hijo se deberá a una infección viral y mejorará por sí sola, pero es recomendable saber cómo bajar la fiebre en casa si no presenta otros síntomas de gravedad. Toma la temperatura a tu hijo con frecuencia. 

    ¿Qué hacer y cómo bajar la fiebre en niños?

    Muchos padres y personas que cuidan niños pasan mucho tiempo tratando de quitar la fiebre al niño o buscan cómo bajar la fiebre en el niño rápidamente.

    Sin embargo, la fiebre en niños es parte de la respuesta natural del cuerpo a la infección, y a menudo puede dejarse que siga su curso, siempre y cuando su hijo beba suficiente agua y se encuentre bien, en general. Si tu hijo tiene dificultades para beber, tratar de reducirle la temperatura pudiera ser de ayuda.

    Esto es importante para evitar que tu hijo se deshidrate, lo que pudiera provocarle problemas más graves. A modo de guía, la orina de tu hijo debe tener un color amarillo pálido; si es más oscura, deberá beber más líquidos.

    La fiebre en niños es parte de la respuesta natural del cuerpo a la infección, y a menudo puede dejarse que siga su curso, siempre y cuando tu hijo beba suficiente agua y se encuentre bien, en general

    No lleves a tu hijo a la escuela o a la guardería mientras este tenga fiebre.

    Medicamentos para bajar la fiebre en niños

    Puedes probar con medicamentos antitérmicos para reducir la temperatura de tu hijo, si este se siente muy mal. Los dos medicamentos más utilizados son el paracetamol o el ibuprofeno. No hay uno mejor que otro para bajar la fiebre, ambos medicamentos pueden ser igualmente buenos para bajar la fiebre en niños.

    No le des estos medicamentos para reducir la temperatura si se siente bien en general, ni para prevenir una convulsión febril.

    Es importante que consultes con un médico para asesorarte sobre cómo puedes quitar la fiebre antes de administrar un medicamento para la fiebre en niños y bebés menores de 1 año.

     No le des a tu hijo paracetamol e ibuprofeno juntos. No obstante, si el primer medicamento no ayuda, puedes probar con el otro más tarde.

    Existen numerosos medicamentos que son adecuados para la fiebre en niños, y que pueden comprarse sin receta en la farmacia. Lee siempre el prospecto de información al paciente que viene con el medicamento de tu hijo, y si tienes preguntas, consulta al farmacéutico.

    Si lo que causa el fiebre de tu hijo es una infección bacteriana, el médico de cabecera puede recetarle antibióticos. Evita la aspirina para tratar la fiebre en niños.

  6. ¿Cómo puedo saber si mi hijo está deshidratado?

    Si tu hijo está deshidratado, pudiera tener la boca seca, la piel pálida y moteada, los ojos hundidos y no tener lágrimas cuando llora. También notarás una disminución de la cantidad y frecuencia de la micción y oscurecimiento de la orina.

    Explicación

    La persona se deshidrata cuando no tiene suficiente agua en el cuerpo. Esto puede suceder si tu hijo tiene fiebre; por eso es importante que verifiques que no muestre señales de deshidratación.

    Las señales de deshidratación son: boca seca, piel pálida y moteada, ojos hundidos, ausencia de lágrimas, manos y pies fríos, así como patrones irregulares de respiración.

    Es posible que adviertas que tu hijo produce menos orina que la habitual (moja menos pañales).

    Un bebé podría, además, tener la fontanela hundida (la zona blanda en la parte superior de la cabeza; puedes palparla suavemente con la punta de los dedos).

    Si tu hijo tiene fiebre, anímalo a beber líquidos regularmente. Si estás amamantando, está bien ofrecerle leche materna.

    Comunícate con el médico de cabecera si piensas que tu hijo muestra signos de deshidratación.

    ¿Es verdad que los niños pueden tener fiebre y convulsiones después de vacunarse?

    Sí, a veces, las vacunas pueden ocasionar fiebre en niños y ataques espasmódicos asociados (convulsiones febriles), pero las probabilidades de que esto suceda son muy pocas.

    ¿Qué es lo que debes saber sobre la fiebre en bebés o niños?

    Febre em bebés, como tratá-la?

    ¿Por qué nos asusta tanto la fiebre? ¿Qué hay de verdad en todo lo que se dice y se escucha acerca de la fiebre?La fiebre es, sin ninguna duda, el motivo de consulta más frecuente de la consulta de un pediatra.

    El niño tiene fiebre y parece que se paraliza el mundo.

    Si nos llaman al trabajo, ya no damos pie con bola; si nos damos cuenta por la noche, empezaremos a darle vueltas (qué mala es la noche) y ya no pegamos ojo; si es la abuela quien se da cuenta, ya habrán saltado todas las alarmas disponibles.

    Pero… ¿de verdad tenemos que tenerle tanto miedo a la fiebre?

    ¿Qué es la fiebre?

    Es una elevación de la temperatura corporal por encima de los límites establecidos como normales que son 38º o más rectal, o 37.5ºC axilar.

    La causa más frecuente son las infecciones. La fiebre no es una enfermedad, es un síntoma, al igual que los vómitos, la diarrea, la mucosidad nasal o la tos. No debemos darle más o menos importancia que la que tiene.

    Los pediatras valoramos todos los síntomas del niño en su conjunto para emitir un diagnóstico. De entrada, le quitaré protagonismo ya que, la mayoría de las veces, la fiebre, no es el dato clave que nos de el diagnóstico de la enfermedad.

    ¿Cuál es la mejor forma de tomarle la temperatura a un bebé?

    En los lactantes pequeños lo más rápido y fiable es la temperatura rectal con un termómetro digital el cual sólo hay que introducir medio centímetro y comprobaréis como a los pocos segundos pita. A esa temperatura debemos restarle medio grado por lo tanto una temperatura de 38ºC rectal, equivaldrá a 37.5ºC axilar.

    En los niños más mayores recurriremos al termómetro digital axilar o a termómetros infrarrojos sin contacto aunque aquí os digo que la variabilidad en función de la calidad del dispositivo. puede ser importante.

    ¿Y por qué sube la temperatura?

    Para defendernos y no es que seamos masoquistas, no. La fiebre no es el enemigo, todo lo contrario, es nuestra primera barrera defensiva para luchar contra las infecciones.

    La fiebre activa nuestro sistema inmunitario para fabricar glóbulos blancos y anticuerpos que lucharán contra la infección.

    Los virus y las bacterias crecen a temperaturas más bien bajas, en torno a 37ºC. Cuando nuestro organismo detecta un agente extraño, lo primero que hace, es elevar la temperatura para eliminar al gérmen. Yo suelo decirles a los niños de la consulta: “Tu cuerpo sube la temperatura para achicharrar a los virus”.

    Si nosotros insistentemente descendemos la temperatura con ibuprofeno, con paracetamol, con baños y con todo lo que está a nuestro alcance, lo que conseguimos es favorecer la multiplicación de los gérmenes porque les damos la temperatura perfecta para ello.

    ¿Debemos tratar la fiebre de un bebé o de un niño?

    No tratamos la fiebre, tratamos el malestar. Es decir, si nuestro hijo tiene 38ºC y está bien, tranquilo y sin malestar, déjale. No le des medicinas, aunque tu madre insista y no pare de dar vueltas por el salón con los ojos como platos reprochándote: ”Estas cosas nuevas que hacéis ahora… no las entiendo

    Desabrígale y vigílale. En ese momento su cuerpo se está defendiendo, ya está haciendo su labor.

    Si por el contrario tiene 38ºC y además tiene dolor, está muy irritable o la fiebre le da nauseas y vomita; entonces sí es el momento de tratar. Le damos paracetamol porque no se encuentra bien, independientemente de su temperatura.

    Cómo bajar la fiebre en un bebé o en un niño

    Tenemos las medidas físicas y los antitérmicos.

    -Las medidas físicas consisten en desabrigar al niño. Y si digo desabrigar quiero decir justamente eso: quitar ropa. La antigua costumbre de cubrir a los niños con 3 mantas para que “sude la fiebre” es mal remedio. Si les abrigamos, aumentará más la temperatura y se encontrarán peor. Quítale la ropa, déjale fresquito.

    -Ofrécele agua con frecuencia; la fiebre tiende a deshidratar a nuestros hijos, por lo que ten a mano siempre la botella de agua.

    -Intenta mantener una temperatura ambiente neutra (22-24ºC). Me hace gracia cuando me dicen los padres “No hemos puesto el aire acondicionado por si se resfría”.

    Primero: el niño está con fiebre, ya está malito. Lo que haya cogido, ya lo tiene. Segundo: Si estamos en pleno mes de agosto a 35 grados de temperatura, hasta a mí me sube la fiebre.

    Sí; puedes poner el aire acondicionado, refresca la casa, refresca al niño.

    -Si quieres darle un baño que sea de agua tibia. Nunca fría. Si metéis a vuestro hijo en una bañera con agua fría aumentará aún más su malestar, puede tener temblores y podría subir aún más su temperatura. Recordad que hagamos lo que hagamos se trata de aliviar al niño.

    -Si la temperatura es alta (39º o más) o el niño está muy molesto, recurriremos a los antitérmicos: Paracetamol (a partir de cualquier edad) e Ibuprofeno (en mayores de 6 meses).

    -Es conveniente empezar siempre por paracetamol, tiene menos efectos secundarios. Lo podemos dar cada 4-6 horas a las dosis recomendadas por tu pediatra según los kilos de peso (no se calculan por edad, si no por Kg de peso).

    Pregunta estrella: ¿Es conveniente alternar paracetamol e ibuprofeno? La respuesta es NO. Reconozco que es una práctica muy extendida. Pues bien, esta recomendación no está justificada y tiene más riesgos que utilizar un solo antitérmico a las dosis correctas. En casos puntuales tu pediatra podría recomendártelo.

    El bebé ha vomitado el antitérmico, ¿Qué hago?

    Si han pasado menos de 15 minutos puedes volver a dárselo, si ha pasado más tiempo no es necesario.

    No esperes que le baje la temperatura inmediatamente. “Es que le he dado el paracetamol hace media hora y sigue con fiebre”. No pasa nada, el antitérmico hará su función, pero no es inmediato.

    Además, recordad que el organismo seguirá luchando por mantener una temperatura alta para combatir la infección. No os asustéis si sólo baja medio grado; si con ese medio grado el niño ya se encuentra mejor, es suficiente. Recordad: tratamos el malestar.

    No os obsesionéis ni viváis con el termómetro pegado a la mano.

    ¿Fiebre alta es igual a enfermedad grave? ¿Fiebre baja equivale a enfermedad leve?

    No siempre. No es así de fácil. Hay enfermedades graves que cursan con fiebres bajas (leucemias, linfomas) y enfermedades leves que cursan con fiebres altas (exantema súbito)

    ¿Qué son las convulsiones febriles?

    Las convulsiones febriles es uno de los cuadros que más asustan a las familias y el principal motivo del temor a la fiebre.

    “Vamos a bajarle rápido la fiebre no vaya a convulsionar”– os suena ¿verdad? Sé que asustan muchísimo. Lo sé. Pero ni debemos tener tanto miedo a las convulsiones febriles, ya que es una afección benigna, ni por bajarle la fiebre antes, evitaremos que convulsione.

    Lo que debemos tener claro es qué es una convulsión febril, qué debemos hacer y cuál es su pronóstico.

    Aquí os recuerdo el post que escribí sobre este tema para que sepáis paso a paso qué debéis hacer ante una convulsión febril. 

    ¿Es bueno darle al niño algún medicamento antes de ir a la consulta?

    Esta pregunta me gusta. Sí, si el niño tiene fiebre alta, superior a 39ºC o presenta malestar. Tengo por costumbre creer todo lo que me cuentan los padres, no hace falta que lo traigáis en plena tiritona con 39.5ºC

    “No quise darle nada para que lo vieras”- me suelen decir.

    Os creo. Si me decís que ha tenido 40º os voy a creer siempre. Igual que si me decís que ha vomitado, no hace falta ver el vómito. O si me decís que ha tenido diarrea.

    “Te he traído las cacas en el pañal para que las veas”- esto también es frecuente. Aunque desde que tenemos móviles con cámara, las fotos son las protagonistas.

    He de reconocer que en alguna ocasión, esas imágenes, me han aportado mucha información.

    Complicaciones de la fiebre en bebés y niños

    Las complicaciones, cuando se presentan no son debidas a la fiebre, son debidas a la enfermedad que origina la fiebre. Lo único que puede provocar la fiebre prolongada, sobre todo en lactantes, es la deshidratación: ofrécele agua con frecuencia. La fiebre por sí sola no produce daño neurológico ni de ningún otro tipo.

    ¿Produce la fiebre convulsiones en un bebé o en un niño?

    La fiebre en sí NO produce convulsiones. Las convulsiones febriles se presentan en un pequeño número de niños que tiene predisposición a padecerlas, sobre todo el primer día de fiebre y cuando esta sube con rapidez. En este caso debéis acudir al centro médico más cercano.

    Hay padres que vienen a la consulta en la primera hora de fiebre cuando en la mayoría de los casos aún la enfermedad no ha dado la cara y otros, sin embargo, pecan de prudentes y esperan en sus casas más tiempo del recomendable.

    Cuándo acudir al pediatra con un niño con fiebre

    • En lactantes menores de 3-6 meses.
    • Si tiene fiebre más de 24-48 horas en niños menores de 2 años.
    • Si tiene fiebre más de 3 días en niños mayores de 2 años.
    • Si está decaído a pesar de bajar la fiebre, o tiene un llanto muy intenso, irritable.
    • Si rechaza la alimentación o los líquidos.
    • Si aparecen manchas en la piel. Ojo con las manchas rojo vino que al estirar la piel con los dedos no desaparecen. Se llaman petequias y es motivo de acudir a Urgencias.
    • Si observáis alguna circunstancia que vosotros mismos consideréis inusual y os preocupe. No tengáis miedo de preguntar, para eso estamos.

    Cuándo acudir a urgencias con un bebe o con un niño con fiebre

    • Temperatura superior a 40º mantenida.
    • Fiebre alta y alguna enfermedad crónica grave (cardiopatías, inmunodeficiencias…)
    • Dificultad para respirar o para mantenerse despierto.
    • Rigidez de nuca o dificultad/dolor para flexionar el cuello (Pedidle a vuestro hijo que se mire el ombligo. Cuando tiene fiebre a veces tiene una falsa rigidez de nuca, pero si ha bajado la fiebre y el niño es incapaz de mirarse el ombligo, ojo, a urgencias.

      Os recuerdo el post de las meningitis, no tenéis más que pinchar AQUI)

    • Manchas en piel de color rojo vino o moradas que no desaparecen al estirar la piel.

    Soy consciente que tomar la decisión de acudir o no a Urgencias os preocupa. Os comprendo.

    Os entiendo porque yo también he tenido que llevar a mis hijos en alguna ocasión a Urgencias. El ser pediatra no te exime de enfermedades, ni de sustos, ni de grandes y pequeñas preocupaciones, creedme.

    NOTA: Este post forma parte de “El gran libro de Lucía mi pediatra”, la guía más actualizada sobre la salud de tu hijo desde el nacimiento hasta la adolescencia incluida con más de 700 páginas.

    Dra. Lucía Galán Bertrand.  Pediatra y escritora.

    Los Cuentos de Lucía mi Pediatra.

    (4ª edición)  ¿Quieres explicarle a tu hijo la importancia de educar en la diversidad, en el respeto y la empatía? ¿Te gustaría saber explicarle por qué son importantes las vacunas, por qué tenemos fiebre, para qué sirven los mocos, cómo deben comer de una forma saludable o cómo cuidar su sueño y dormir mejor? Pues este es tu libro, con valiosos aprendizajes para papás, mamás y niños de 3 a 10 años. Puedes pedirlo AQUÍ. 

    Foto de Sergio Gallegos

    www.luciamipediatra.com

    ¡No te pierdas mis cursos en este enlace!

    Dra. Lucía Galán Bertrand. Pediatra y escritora. Autora de:

    Источник: https://www.luciamipediatra.com/verdades-y-mentiras-de-la-fiebre/

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: