¡Feliz Día del Libro! Consejos para que tu hijo sea un gran lector

Estímulos a la lectura Infantil

¡Feliz Día del Libro! Consejos para que tu hijo sea un gran lector

Todos sabemos que el hábito de la lectura es un gran estímulo a la creatividad, imaginación, inteligencia y a la capacidad verbal y de concentración de los niños. Asimismo, también somos conscientes de que los libros, cuentos, fábulas o poemas deberían estar presentes en el día a día de los niños, del mismo modo que sus juguetes.

Cómo podemos despertar el interés de un bebé por los libros. La lectura a partir del primer año de vida de los niños.

El libro ofrece innumerables beneficios para los niños.

Los libros son importantes, pero el acto de leer, si es posible todos los días, es lo que llevará a su hijo a este rincón tan exquisito que es la aventura del saber, del conocer y descubrir.

Además, si los padres y las madres comparten el momento de lectura de un libro con los hijos estarán estableciendo un lazo especial entre ambas partes.

El interés por la lectura se debe inculcar a un bebé desde la cuna y tratar, con persistencia y dedicación, que se convierta en un hábito. Es fundamental para los niños que aprendan a buscar conocimientos mediante la lectura desde la más temprana edad.

 Los niños deben oír historias lo antes posible. Se recomienda además que lo hagan con disciplina, es decir, teniendo fijada una hora al día para hacerlo, que se convierta en costumbre. Podría ser a la hora de dormir, o después de la comida.

No es necesario esperar a que un niño lea para que él pueda tener contactos con los libros.

Hay libros para todas las edades. Libros sólo con imágenes, para que los padres vayan indicando el nombre de cada imagen y haciendo con que el bebé lo repita, hay libros con vocabularios, es decir que además de la imagen lleva también el nombre debajo de la misma, para que el bebé vaya visualizando las letras y las palabras.

Y los libros con texto e ilustraciones para los niños que ya saben leer. Los padres deben valorar el momento de lectura de los hijos. Valorar y diversificar los temas hablando de ellos con los niños, favoreciendo todo tipo de libro, sea del material que sea (tela, cartón, plástico, etc.

), y valorar el tiempo que los niños se dedican a la lectura.

Los beneficios del libro para los niños son incalculables y para toda la vida. Lleva al niño a querer leer, a buscar saber, a adentrarse en el mundo del arte, del dibujo y de la imagen a través de las ilustraciones.

 Aumenta su habilidad de escuchar, desarrolla su sentido crítico, aumenta la variedad de experiencias, y crea alternativas de diversión y placer para él.

De paso, el niño aprende a convertir fácilmente las palabras en ideas, imagina lo que no ha visto y hace con que consiga bucear en la situación emocional del personaje, probando sensaciones como el peligro, el misterio…

El niño se divierte o llora a través de los libros. Aparte de esto, el niño aprende valores comunes. El niño desarrolla conciencias conociendo a sí mismo, formando criterios, sin contar que le ayuda a escribir y a relacionarse mejor socialmente.

Trucos para que los niños aprendan a leer más rápido

David González Montero (Logopeda)

Leemos para comprender y de nada nos sirve leer muy rápido si no entendemos lo que estamos leyendo. También es cierto que leer con excesiva lentitud puede llegar a ser pesado y a dificultar la compresión. Por eso decimos que un lector eficaz es el que lee con una fluidez adecuada al texto que tiene delante, pero comprendiendo lo que lee.

Si quieres incentivar a tu hijo para que aprenda a leer de forma fluida, más rápido y entendiendo lo que lee, aquí tienes algunos consejos:

Existen diferentes factores que van a determinar la fluidez y el nivel de comprensión lectora de cada niño. Guiainfantil.com ha elaborado 6 estrategias para que los niños aprendan a leer más rápido y entendiendo lo que leen, según sus habilidades y el ambiente de aprendizaje:

1. Las características propias de cada niño: edad, personalidad, intereses:
Debemos potenciar, estimular y aprovechar al máximo las capacidades de nuestros hijos, sus puntos fuertes y al mismo tiempo ofrecerles lecturas adecuadas y motivadoras para ellos. Intenta que lean todos los días un rato, de esta manera irán creando un hábito lector.

2. El método de enseñanza:
Es fundamental que el método de enseñanza de la lectura que se esté utilizando en cada momento sea grato, estimulante, motivador para el niño y para quienes le enseñan. 

3. El ambiente familiar y escolar:
Generalmente los niños a los que se les leen cuentos desde pequeños, que pertenecen a familias lectoras en las que observan cómo sus padres y hermanos leen con frecuencia, suelen convertirse en mejores lectores. Es bueno que vean cómo sus padres y hermanos se entretienen y divierten leyendo y además comentan lo que han leído.

El uso abusivo de la televisión o de los videojuegos puede influir negativamente el la lectura, ya que deja poco tiempo para leer y porque recibir pasivamente la información que sale de una pantalla es al final más cómodo que leer.

4. La presentación y el contenido de las lecturas:
El argumento, las ilustraciones, el tipo de letra y longitud de enunciados deben ser acordes con la etapa lectora de cada niño.

Hoy en día disponemos de muchos libros en diferentes formatos entre los que podemos elegir los más adecuados para cada persona.

El querer leer y el hacerlo habitualmente, depende de las capacidades y gustos del lector, pero también de un modo notable de la lectura o libro que se le ofrece o elige.

Lo ideal es ofrecer una lectura en la que tanto la presentación como el contenido sean lo más atractivos, interesantes y adecuados a la capacidad, interés y necesidades de cada niño. Por eso es muy importante que tengamos en cuenta sus intereses y preferencias.

5. Lleva a los niños a la biblioteca pública:
Es interesante tener buenos libros en casa, pero también la biblioteca pública es un sitio ideal que nos ofrece la oportunidad de buscar y ensayar con libros de todo tipo.

A medida que vayan desarrollando sus intereses y preferencias, pondrán más interés en escoger sus propios libros. No olvidemos que podemos crear nuestros propios cuentos ayudándonos de las nuevas tecnologías.

Existen numerosas aplicaciones informáticas creadas para este fin.

6. Potenciar la capacidad de comprensión lectora:
Cuando leamos un libro o un cuento, podemos hacer una lectura conjunta del mismo.

Primero leeremos nosotros un párrafo y contamos con nuestras palabras lo que hemos leído y luego, en el siguiente párrafo nuestro hijo hará lo mismo.

Será mucho más interesante y divertido si lo hacemos con dramatismo, haciendo énfasis en las voces de los personajes, en el ritmo y la melodía.

La importancia de leer al bebé durante el embarazo

Cada vez más mujeres son conscientes de la intensa conexión que sienten con su bebé durante el embarazo. Porque sabes que tu bebé ya es tu bebé mucho antes del parto, antes de tenerle entre tus brazos puedes sentirte unida a él por un vínculo muy especial. El bebé puede notar cualquier alteración del ánimo de su mamá, si está feliz, si tiene miedo, si vive tranquila o angustiada. 

Y es que el bebé es capaz de sentir tantas cosas antes de nacer que por eso los especialistas recomiendan hablar al bebé durante el embarazo, tocarse la tripa a modo de abrazos o caricias, ponerle música relajante o incluso leerle cuentos cuando aún está en el vientre. Descubre la importancia de leer al bebé durante el embarazo.

Tu bebé necesita tus atenciones mucho antes de nacer. Durante el embarazo puede estimular su desarrollo tocándote el vientre, hablándole con suavidad, llamándole por su nombre, poniéndole música tranquila y leyéndole historias para desarrollar sus sentidos y fomentar la conexión entre los dos. Y por supuesto, en esta tarea también puede participar el papá.

La lectura durante el embarazo es la técnica menos conocida de todas cuantas puedes practicar para cuidar de tu bebé mientras aún está en tu vientre. Y sin embargo, las ventajas de leer a tu bebé son muchas. Aumentar su vocabulario, facilitar su aprendizaje en el futuro y un desarrollo intelectual más temprano son solo algunas de los beneficios de la lectura en el embarazo.

Pero hay más. El bebé podrá reconocer más fácilmente las voces del padre y de la madre y se sentirá más seguro y protegido en su desarrollo. Con la lectura, el bebé aprenderá a distinguir las distintas modulaciones de la voz según la situación, lo que te será muy útil en sus primeros meses de vida tanto para tranquilizarle como para estimularle.

Cómo leer al bebé en el embarazo

La futura mamá a veces se pregunta qué lectura es la ideal durante el embarazo. Lo cierto es que tanto los cuentos infantiles como la lecturas preferidas del adulto aportan todos los beneficios. Lo importante es que la madre transmita durante su lectura una sensación de bienestar, protección y cariño al bebé. El bebé sabrá reconocerlo.

Lo más apropiado es practicar esta técnica de la lectura de forma rutinaria durante todo el embarazo. Con media hora al día será suficiente para que el bebé reconozca tu voz y si lo haces siempre a la misma hora, la conexión entre los dos será inmediata. En tu interior, tu bebé sabrá que se acerca ese momento especial e íntimo solo para vosotros dos.

No puedes olvidar que además de todos los beneficios de leer a tu bebé durante el embarazo, hay muchas posibilidades de que en el futuro tengas a un gran lector. En cualquier caso, imagina la emoción de transmitirle a tu bebé desde este preciso momento y sin esperar a que nazca historias de amor, amistad y solidaridad.

Laura Vélez. Colaboradora de Guiainfantil.com

Источник: http://www.edu.xunta.gal/centros/ceipmanuelrespino/node/567

Leerles a los bebés

¡Feliz Día del Libro! Consejos para que tu hijo sea un gran lector

  • Tamaño de texto más grande

Es posible que se pregunte cuáles son los beneficios de leerle a un bebé. El bebé no entenderá todo lo que usted hace, ni tampoco por qué lo hace. 

Pero leer en voz alta a su hijo es una actividad compartida maravillosa que puede continuar durante años, y es un estímulo importante.

Leer en voz alta:

  • le enseña al bebé a comunicarse
  • introduce conceptos como los números, las letras, los colores y las formas de una manera divertida
  • desarrolla aptitudes de audición, memoria y vocabulario
  • les da a los bebés información sobre el mundo que los rodea

Aunque parezca mentira, para cuando los bebés cumplen el primer año de vida ya han aprendido todos los sonidos necesarios para hablar su idioma nativo. Cuantas más historias le lea al bebé, más expuesto estará a más palabras y mayor facilidad tendrá para hablar.

Escuchar palabras ayuda a formar una gran red de palabras en el cerebro del bebé. Al llegar a los dos años, los niños cuyos padres les hablan o leen con frecuencia saben más palabras que los niños a los cuales no se les ha leído. Los niños a los cuales se les lee durante los primeros años de vida tienen más posibilidades de aprender a leer en el momento adecuado.

Cuando lee, su hijo escucha cómo usted utiliza diferentes emociones y sonidos para expresarse, lo cual fomenta el desarrollo emocional y social del niño.

La lectura también invita a su hijo a mirar, señalar, tocar y responder preguntas; lo cual promueve el desarrollo social y las aptitudes de razonamiento.

Y su bebé mejora las aptitudes del idioma imitando sonidos, reconociendo dibujos y aprendiendo palabas.

Pero la razón más importante para leerle en voz alta a su hijo es establecer una conexión entre las cosas que su bebé más quiere: su voz (y estar cerca suyo) y los libros.

Pasar tiempo leyéndole a su bebé demuestra que la lectura es una aptitud que vale la pena aprender.

Y si a los bebés y los niños se les lee con alegría, entusiasmo y creando un vínculo especial, comienzan a asociar los libros con la felicidad y se comienza a crear un amor por la lectura.

Diferentes edades, diferentes etapas

Es posible que los bebés más pequeños no entiendan el significado de los dibujos de un libro, pero se pueden concentrar en ellos, especialmente en las caras, los colores brillantes y los esquemas contrastantes. Es posible entretener o calmar a un bebé cantando canciones de cuna.

Entre los 4 y los 6 meses, es posible que su bebé muestre más interés en los libros. El bebé tratará de agarrar el libro con sus manos pero también lo querrá morder, chupar y tirar. Elija libros de plástico o de tela que tengan colores vivos y texto repetido o que rime.

Entre los 6 y los 12 meses, su niño comienza a entender que los dibujos representan objetos reales, y es muy probable que demuestre preferencias por ciertos dibujos, páginas o hasta historias.

El bebé reaccionará mientras usted lee, tratando de agarrar el libro y emitiendo sonidos; y al cumplir los 12 meses será capaz de voltear las hojas (con su ayuda), señalar objetos en la página y repetir sus sonidos.

Cuándo y cómo leer

Lo bueno de leer en voz alta es que no se necesita una aptitud especial o un dispositivo especial; simplemente usted y unos libros. Lea unos pocos minutos por vez pero lea con frecuencia. No se preocupe de leer libros enteros; concéntrese en las páginas que tanto usted como su bebé disfrutan.

Trate de reservar un momento del día para leer; quizás antes de la siesta o la hora de dormir. Esto no sólo le permitirá mimar a su hijo antes de la hora de dormir sino que también hará más fácil su vida estableciendo una rutina. Esto ayudará a calmar a su bebé y a establecer expectativas cuando llegue la hora de ir a dormir.

También es bueno leer en otros momentos del día. Elija momentos cuando el bebé está seco, alimentado y atento. Los libros también son una buena opción cuando está en algún lugar esperando. Por lo tanto, es una buena idea llevar unos libros en la bolsa de los pañales, que podrá usar cuando tenga que esperar en el consultorio del médico o en la cola del supermercado.

A continuación encontrará otros consejos de lectura:

  • Mimar a su hijo mientras lee, ayuda a que el bebé se sienta seguro, abrigado y conectado con usted.
  • Lea de una manera expresiva variando el tono de su voz según sea adecuado o utilizando diferentes voces con cada personaje de la historia.
  • No se preocupe si no sigue el texto de la historia al pie de la letra. Deténgase de vez en cuando, haga preguntas o comentarios sobre el texto o los dibujos. («¿Dónde está el gatito? ¡Ahí está! ¡Qué lindo gatito negro!») Es posible que su hijo todavía no sea capaz de responder, pero esto establece las bases para que más tarde lo pueda hacer.
  • Cante canciones de cuna, emita sonidos graciosos de animales o haga rebotar a su hijo en su falda; cualquier cosa que muestre que la lectura es algo divertido.
  • A los bebés les encanta (y aprenden de esto) la repetición. Por lo tanto, no se preocupe si lee el mismo libro una y otra vez. Cuando lo haga, ponga el mismo énfasis cada vez, de la misma manera que lo haría con una canción conocida.
  • A medida que su bebé crece, aliente a su hijo a tocar el libro o a agarrar los libros que sean de plástico, tela o cartón. No aliente a su hijo a ponerse el libro en la boca para morderlo, pero al hacer esto su hijo está aprendiendo algo sobre ellos: qué gusto tienen y cómo se sienten al tacto y ¡descubrir que no son comestibles!

Lo que debe leer

Los libros para los bebés deben ser simples, repetitivos y tener dibujos que sean claros.

Durante los primeros meses de vida, a su hijo sólo le gusta escuchar su voz; por lo tanto, usted puede leer prácticamente cualquier cosa, especialmente libros que hagan cantar al niño o con texto que rime.

A medida que su bebé se muestre más interesado en mirar las cosas que lo rodean, elija libros que tengan dibujos simples con fondos sólidos.

Una vez que el bebé comienza a agarrar objetos, le puede leer libros de plástico o de tela que contengan caras, colores brillantes y formas. Cuando su bebé comience a responder al contenido de los libros, agregue libros con hojas de cartón grueso con dibujos de bebés o con objetos conocidos, como juguetes.

Cuando su bebé comience a hacer cosas como sentarse solo en la bañera o comer ciertos alimentos con las manos, busque historias simples acerca de la rutina diaria, como la hora de bañarse o la hora de ir a dormir.

Cuando su hijo comience a hablar, elija libros que inviten a los bebés a repetir palabras o frases simples.

Los libros con espejos y diferentes texturas (material arrugado, suave, rasposo) son opciones excelentes para esta edad. También lo son los libros que se pueden mantener abiertos solos o los libros con partes que se despliegan.

Los libros con hojas de cartón hacen que voltear las páginas sea fácil y los libros de plástico o tela pueden llevarse a todos lados incluso a la bañera. A todos los bebés, cualquiera sea su edad, les encantan los álbumes de fotos con fotos de gente que conocen o aman.

¡Y todos los bebés deben tener una colección de canciones de cuna!

Una de las mejores maneras de asegurarse de que su pequeño se convertirá en un amante de la lectura es tener libros por toda la casa. Cuando su bebé sea capaz de gatear hacia una canasta con juguetes para tomar uno, asegúrese de agregar unos libros junto a los juguetes.

Además de los libros que ya tiene, aproveche los que puede sacar de la biblioteca. Muchas bibliotecas también tienen un programa de cuentos infantiles para bebés. Y no se olvide de sacar un libro para usted mientras está allí. Leer por placer es otra manera de ser un modelo de lectura para su bebé.

Revisado por: Elana Pearl Ben-Joseph, MD

Fecha de revisión: junio de 2018

Источник: https://kidshealth.org/es/parents/reading-babies-esp.html

21 consejos para leer cuentos a los niños pequeños y despertar en ellos el amor por la lectura

¡Feliz Día del Libro! Consejos para que tu hijo sea un gran lector

Por muy pequeño que sea tu hijo, disfrutará de la lectura, de los cuentos, de los poemas y nanas que tanto llaman su atención.

La voz de papá o mamá le abraza y le abre un mundo nuevo de sonidos, de estímulos.

La lectura contribuye al desarrollo global de las personas y tiene una influencia importante en el desarrollo cognitivo, afectivo, social, emocional y lingüístico de los niños.

Gracias a las palabras de sus primeros libros se estimula la inteligencia, la creatividad, la imaginación, la capacidad verbal, la concentración, el juego y la diversión. Pero, ¿vale cualquier libro? ¿Cómo leer a los niños más pequeños para captar su atención? Os damos algunos consejos que nos ayudarán a entender la importancia y los beneficios de la lectura.

Los bebés y niños pequeños no pueden mantener la atención durante un tiempo prolongado, por lo que es importante optar por libros adecuados a su edad, con historias cortas y visuales que atrapen su interés.

2) Deja que elija el cuento

Dentro de la variedad de cuentos infantiles que tengáis en casa, deja que sea él mismo quien elija la historia que desea escuchar. Y es que del mismo modo que a nosotros hay días que nos apetece un determinado género en la lectura o el cine, ellos tendrán sus preferencias.

3) Ten paciencia si elige el mismo cuento una y otra vez

Y al hilo del punto anterior, es más que probable que si tu hijo tiene un cuento favorito te pida que se lo leas una y otra vez. Conocer la historia les da seguridad, les permite hacer sugerencias o imaginar distintos desarrollos. Además, acelera la adquisición de nuevo vocabulario.

Así que, aunque ya conozcas el cuento de memoria e incluso llegue a aburrirte contarlo una y otra vez, aprovecha las ventajas que esto le aporta.

4) Crea un rincón de lectura accesible al niño

Los libros siempre deben estar al alcance de los niños para que puedan cogerlos cuando deseen, abrirlos, ver sus ilustraciones, manipularlos…Una buena idea es adecuar un pequeño rincón de lectura en vuestra casa, con un silloncito o colchoneta en la que el niño pueda sentarse a leer, y una biblioteca con todos sus cuentos al alcance.

5) No fuerces al niño a leer

Si bien podemos motivarle para que lea, jamás debemos forzarle a ello. El escritor Daniel Pennac en su ensayo «Como una novela», aborda la problemática de la falta de lectura en los adolescentes y dice una frase que resume a la perfección uno de los grandes errores en los que a veces caemos los adultos: «el verbo leer no admite el imperativo»

6) Elegid un momento que os apetezca a ambos

El momento perfecto para leer debéis elegir los dos, tanto tú como tu hijo. Habrá días en los que tu peque no esté para lecturas, y otros en los que seas tú quien no tenga ánimo para narrar. En este sentido, es bueno que papá y mamá se impliquen en esta actividad, porque así podrán leer uno cada vez .

La lectura debe hacerse de forma relajada, sin prisas y disfrutando del momento. Si nos lo tomamos como una obligación o tenemos en mente otras preocupaciones, no lograremos conectar con la historia ni con nuestro hijo.

7) Juega con tu voz

Para captar la atención de tu hijo no debes limitarte a leer la historia, sin más. Es fundamental que juegues con tu voz, imites las voces y sonidos de los personajes, hagas distintos registros (voz grave, aguda, musical…) y ajustes el volumen y la cadencia según la historia (susurros, gritos, pausas…)

8) Conviértete en actor

Este consejo está muy relacionado con el punto anterior.

Cuando leas has de utilizar todo el cuerpo y no solo la voz: las manos, los pies, la mirada, tu cara haciendo gestos o muecas…

También puedes levantarte, imitar, movimientos, recrear sonidos ambientales… En definitiva, para leer en voz alta a los niños hay que ponerle entusiasmo y meterse de pleno en la historia.

9) Acepta sus interrupciones

Tu hijo te va a interrumpir y esto hay que aceptarlo como parte de la historia. Querrá saber más, hacer sus aportaciones, preguntar…En definitiva, es más que probable que un niño pequeño no esté callado ni quieto durante un cuento. ¡Aprovecha esto en beneficio de la historia y de su aprendizaje!

19) Haz un hueco a la improvisación

Si tu hijo ya no es tan pequeño y conoce bien el cuento que vas a leerle, haz pequeñas 'trampas', como cambios de palabras, nuevas frases, incorporar nuevos adjetivos, cambiar los nombres de los personajes… en definitiva, juega con el factor sorpresa. ¡Le encantará y conseguirás mantener su atención plena!

20) Regala libros

Los libros son el regalo perfecto para los niños. Es algo que nunca falla, y teniendo claros cuáles son sus gustos literarios, regalar un libro será acierto seguro. Aprovecha cumpleaños, festividades o días especiales para comprar libros. También puedes intercambiarlos con amigos y familiares, y así renovar la biblioteca de vez en cuando.

21) Visitad la biblioteca

Pasar un rato en la biblioteca de vuestro municipio es una actividad muy divertida que podéis hacer con frecuencia. Allí encontraréis un montón de libros y nuevos títulos que podréis leer en la sala de lectura, o bien llevaros a casa.

21) Ver las adaptaciones cinematográficas

Muchos cuentos clásicos tienen su versión en dibujos animados y a los niños les encanta comparar la historia del libro con la que ven en la pantalla.

También podéis hacerlo al revés, si ya ha visto, por ejemplo, *»Los tres cerditos»* de Disney, le encantará leer la versión escrita o ver las ilustraciones del libro (y pongo este ejemplo porque muchos niños quedan fascinados con este corto de Disney y el cuento se acaba convirtiendo después en uno de sus favoritos).

En definitiva, al leerles en voz alta creamos momentos compartidos con nuestros hijos de gran valor emocional y logramos que empiecen a amar los libros y a interesarse por ellos, lo que probablemente les convierta en el futuro en buenos lectores.

No prives a tu niño de estos momentos: leer es un hábito saludable a nivel personal y familiar y esperamos que con estos consejos para leer a niños pequeños, muchos más se embarquen en esta aventura. ¡Feliz lectura!

Fotos | iStock

En Bebés y Más | Los niños disfrutan de que sus padres les lean antes de ir a dormir (o hubieran querido disfrutarlo), Nueve cuentos cortos con mensaje para leer a los niños a la hora de dormir, ¿Lees cuentos a tus hijos por la noche? Sólo el 13% de los padres lo hace

Источник: https://www.bebesymas.com/consejos/21-consejos-para-leer-cuentos-a-ninos-pequenos-despertar-ellos-amor-lectura

10 tips para fomentar el hábito de la lectura en los niños

¡Feliz Día del Libro! Consejos para que tu hijo sea un gran lector

La lectura es un elemento crucial para el desarrollo de los niños. La lectura estimula el cerebro y la imaginación.

A veces encontrar la manera para fomentar este hábito no es nada fácil.

Por este motivo, en Super Prota, nos hemos puesto a trabajar para poder reunir 10 tips que te ayudarán a fomentar este valioso hábito como es el de la lectura.

1. Conocer cuáles son los libros más adecuados

Es importante conocer las capacidades y habilidades lectoras correspondientes en cada edad y particularmente en cada niño y niña. Los padres son el primer profesor de un niño así que deberías conocer qué libros son los más adecuados para él. Es importante pedir consejo a bibliotecas, librerías o educadores cualificados.

2. Intentar leer un poco todos los días

Desde el primer día en que el bebé ya está en casa, puedes comenzar a fomentar el hábito de la lectura. Busca el mejor momento del día para leerle un cuento y hazlo cada día.

Los recién nacidos responden a una voz suave leyendo en voz alta y de esta forma es probable que le inculques esta rutina.

Además los niños son una esponja que retienen y copian todo lo que ven a su alrededor, si ve que dedicas cada día unos minutos a la lectura, terminará cogiendo ese hábito.

3. Crear un espacio ideal para leer

El espacio para leer no tiene que ser grande, ni tampoco tiene que estar lleno de estanterías con libros.

Puede ser un pequeño corner que tenga una buena iluminación con un sillón o una silla que propicien las ganas de leer.

Si creas un espacio cómodo y acogedor, posiblemente el niño relacionará la comodidad con la lectura.

Tips para crear un espacio de lectura

4. Dejar escoger

Como hemos dicho antes, es importante pedir consejo a librerías y bibliotecas para escoger los libros. Pero sin lugar a dudas, es importante escuchar al niño o niña para conocer sus preferencias. Si el niño tiene en sus manos un libro o cuento que ha escogido él, tendrá más ganas de leerlo.

5. Leer con el niño

Es importante leer junto al niño o niña. Los niños repiten frases, gestos e incluso las conductas de sus padres, son como una esponja y absorben todo lo que oyen y ven.

Así que, es importante que el niño te vea leer y leer junto a él. Además una vez terminado el cuento podréis debatir que parte le ha gustado más y cual menos.

De modo que, el niño o niña hará un esfuerzo para encontrar argumentos y recordar el libro. Cosa que mejorará su aprendizaje y su capacidad para razonar.

6. No solo leer libros

Muchos niños y niñas aborrecen leer o les cuesta leer más de 5 minutos seguidos.

Pero antes de no leer nada es mejor leer cualquier cosa, es decir, anima a tu hijo o hija a leer los envases de la casa, la caja de cereales por la mañana, folletos, los carteles de las tiendas e incluso revistas y cómics. De este modo también descubrirás sus intereses y practicará una lectura distinta.

7. Leer no son deberes

Asegúrate de que tu hijo no se toma la lectura como parte de sus deberes. La lectura no es una «tarea» o un trabajo del cole.

Preocúpate por enseñarles que leer es algo divertido que pueden hacer durante su tiempo libre. Para conseguirlo, tendrás que conseguir hacer de vuestro momento lectura algo especial y divertido.

Ayuda mucho que relaciones los libros con algo misterioso que hay que descubrir.

8. Leer les hace libres

Aunque suene a tópico, leer es una ventana (por no decir ventanal) de conocimiento. Presenta la lectura con un claro propósito de aprendizaje.

 Tu hijo debe saber que si lee aprenderá sobre un tema y que, por tanto, sabrá muchísimo. Por eso, antes de abrir el libro, es bueno que le expliques qué cosas descubriréis con ese libro.

Anímale a que pregunte y muestre interés por las cosas. Y, si hay algo que no sabes responder… ¡Alégrate! ¡Podéis descubrirlo juntos!

9. Leer a los hermanos pequeños

Plantéaselo como un recado especial de hermano mayor. Seguro que  se lo toma con mucho entusiasmo si le encargas que, cada noche, le lea a sus hermanos pequeños un poquito.

Es un ejercicio muy productivo porque el resto de tus hijos verán la lectura como un privilegio sólo apto para niños mayores.

Con el tiempo, los hermanos más pequeños cogerán un libro «sin tu permiso», aunque solo sea por rebeldía o disconformidad.

10. Utilizar los libros como un tema recurrente

Igual que le preguntas por su día en el colegio o por la película que visteis anoche, utiliza la lectura como un tema recurrente. Comentad juntos la trama del libro y créale suspense con suposiciones ficticias. Es un buen ejercicio para que, además del gusto por la lectura, tu hijo desarrolle la imaginación y empiece a crear sus primeros discursos argumentativos.

Danos tu opinión:

Источник: https://www.superprota.com/blog/10-tips-para-para-fomentar-el-habito-de-la-lectura-en-los-ninos/

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: