Fichas, ejercicios y trabajos de Física de Primaria para ayudar a los niños a estudiar y hacer los deberes

Deberes escolares ¿sí o no?

Fichas, ejercicios y trabajos de Física de Primaria para ayudar a los niños a estudiar y hacer los deberes

¿Hablando ahora de deberes escolares? Sí, cualquier momento del curso es bueno para hablar de deberes.

A lo mejor te parece que voy a destiempo, porque normalmente de este tema se habla cuando se acercan las vacaciones escolares. De hecho, es un debate cíclico en los medios de comunicación que  retoman una vez al año.

Sin embargo, en mi realidad diaria, con familias y maestros, este es un tema que preocupa todos los días del año. 

Sin ir más lejos ayer una participante en uno de mis cursos online nombraba los famosos deberes escolares que tanto sufrimiento están produciendo a muchos, diría demasiados, niños. Y desgraciadamente las matemáticas siempre son uno de los principales ingredientes en ese cóctel que entra por la puerta de casa cada tarde.

Sé que el asunto de las tareas escolares genera controversia y se pueden escuchar opiniones de todo tipo, es por ello que quiero animarte a qué dejes la tuya en los comentarios de este artículo ya que podemos entre todos enriquecer el debate.

Como el tema da mucho de sí, quiero centrarlo sólo en los deberes escolares para alumnos de primaria (¡o infantil!). Aun así dejaré muchos puntos sin profundizar ya que es difícil con unas cuantas líneas abarcar la magnitud del asunto.

Cuando pienso en qué opinión tengo acerca de este tema, lo primero que me viene a la cabeza es “¿para qué se mandan deberes a casa?”, “¿qué objetivos perseguimos?” y evidentemente también debemos analizar si se consiguen los objetivos y a qué precio.

Foto

En general, la práctica de enviar tareas en casa se sustenta en varios motivos:

– Generar una serie de hábitos y actitudes relacionados con la capacidad de trabajar autónomamente, de formar un sentido de responsabilidad por el aprendizaje, de manejo del tiempo, etc.

– Permitir un tiempo individual de estudio

– Mejorar el rendimiento académico del alumno

– Favorecer que las familias se involucren en el aprendizaje de sus hijos

Estos cuatro objetivos me parecen interesantes.  Pienso que nadie diría que no a estos dulces, como objetivos no son discutibles, pero ¿se consiguen?

Los deberes escolares: adquisición de un hábito

Como profesora de secundaria puedo decir que mis alumnos y alumnas no tenían ningún interés ni predisposición a realizar tareas en casa, es decir, no tenían el hábito adquirido. Eso a pesar de que durante años habían realizado deberes diariamente por tanto no pareciera que la práctica de los deberes hubiera consolidado una serie de deseables hábitos.

Aquí alguien puede pensar que si no hacen deberes escolares nunca entonces la predisposición aun sería peor.

Voy a hablar ahora de mi propia experiencia.

Como madre de un chico en el último año de secundaria que por distintos motivos nunca tuvo que hacer deberes y que actualmente las tareas en casa le ocupan entre 1 y 2 horas diarias, no sólo es totalmente autónomo para realizarlos sino que es de los pocos alumnos que todos los días lleva las tareas hechas (aclaro que los demás compañeros han realizado deberes escolares durante toda su escolarización). Y mi hijo no es el único caso, conozco muchos más.

En mi opinión, el objetivo de adquirir un hábito se alcanza con la madurez personal, con el interés por alcanzar una meta y no por  la repetición de dicho hábito.

Cada etapa de nuestra vida tiene sus características y sobre todo sus necesidades, si negamos dichas necesidades estaremos impidiendo el desarrollo integral de la persona, crecerá con carencias que luego pasarán factura.

Es preferible dedicar tiempo al juego no dirigido que es una de las principales necesidades en la infancia.

Permitir un tiempo individual de estudio

¿Individual? La mayoría de los niños hacen sus deberes acompañados por sus padres o por profesores particulares.

De esta manera, los deberes se convierten en un elemento discriminador: aquellas familias que disponen de tiempo y conocimientos o de recursos económicos para pagar a un profesor, ayudarán más y mejor a sus hijos que las que carezcan de ellos. Sin contar que la mayoría de padres y madres desconocen la metodología que se lleva a cabo en el aula, con lo cual se pueden producir conflictos cognitivos. El aula es un marco ideal para el trabajo individual, hay tiempo para todo.

Mejorar el rendimiento académico del alumno

Depende. Yo creo que genera más diferencias.

Es decir, el niño o la niña que ya van bien, irán mejor porque además posiblemente acaben rápido o la mitad de las tareas las hayan adelantado en clase.

Sin embargo al niño con más dificultades, debido a que en su mayoría las tareas para casa son una repetición de lo realizado en clase o de lo no acabado, le supondrá llevar a casa dichas dificultades.

Consecuentemente el clima familiar se volverá tenso y se generará un círculo vicioso: “va mal” en el colegio, no quiere hacer las tareas en casa, no entiende lo que le piden, tarda mucho en acabarlas, la mamá o el papá le ayudan lo cual no mejora sus capacidades,…

Por otro lado, cuando se habla de rendimiento académico ¿cómo evaluamos este rendimiento? Si las tareas son simulacros de evaluación o están encaminadas a la preparación de la evaluación (haz un resumen, contesta estas preguntas que son como las que saldrán en el examen,…) evidentemente la mecanización de respuestas gracias a un trabajo diario y repetitivo favorecerá unos mejores resultados. Pero ¿es este el objetivo de la educación?

Permitir que las familias se involucren en el aprendizaje de sus hijos

Aspecto interesante éste de involucrarse. La mayoría de las madres y los padres siempre estamos implicados en el aprendizaje de nuestros hijos.

¿No aprenden matemáticas cuando van con nosotros a la compra? y ¿cuando preparamos un bizcocho con ellos o cuando ponen la mesa? ¿Es mejor que en vez de realizar tareas cotidianas, se aíslen del mundo y se sienten a hacer deberes?

¿No aprenden lectoescritura cuando escuchan cuentos o nos hacen una carta o escriben un mensaje secreto a su hermano?

Si se respetan los ritmos y necesidades, los niños aprenden siempre. Lo hacen en todos los contextos porque así están diseñados, no sólo en las situaciones estrictamente escolares.

Por último quieres profundizar en este tema, te recomiendo un cuadro que aparece en el Informe sobre “las tareas escolares” aprobado por el pleno del Consejo Escolar de Navarra el 21 de junio de 2011 y del que destaco una reflexión:

¿Qué opinas tú de los deberes? ¿Tienes hijos o alumnos cargados de deberes? ¿Piensas que se aprende más haciendo deberes?
¡Te leo en los comentarios!

Источник: https://aprendiendomatematicas.com/deberes-escolares-si-o-no/

Ayude a su hijo a organizarse

Fichas, ejercicios y trabajos de Física de Primaria para ayudar a los niños a estudiar y hacer los deberes

  • Tamaño de texto más grande

(Help Your Child Get Organized)

La mayoría de los niños generan un poco de desorden y de desorganización en una casa.

Su hijo es posible que vaya de una cosa a otra: se olvida los libros en la escuela, deja la toalla tirada por el suelo y no acaba los trabajos escolares cuando le toca.

A usted le gustaría que su hijo se organizara mejor y que se concentrara más en las tareas, como cuando tiene que hacer los deberes. ¿Es posible?

Sí, lo es. Hay una cantidad reducida de niños que parecen organizarse bien de forma natural, pero en el resto la organización es una habilidad que se aprende con el paso del tiempo. Con ayuda y algo de práctica, los niños pueden desarrollar un enfoque eficaz para hacer bien sus tareas. Y usted es quien mejor se lo puede enseñar, ¡incluso aunque no se considere de lo más organizado!

Tan fácil como 1-2-3

Para un niño, todas las tareas se pueden descomponer en un proceso 1-2-3.

  1. Organizarse significa que el niño se dirija al lugar dónde necesite estar y reúna todo el material y accesorios que necesite para realizar la tarea.
  2. Mantener la concentración significa focalizarse en la tarea y aprender a decir «no» a posibles distracciones.
  3. Completar la tarea significa llegar hasta el final, repasar el trabajo y darle los últimos toques, recordando, por ejemplo, introducir los deberes en la carpeta adecuada y meter la carpeta en la mochila a fin de que esté preparada para el día siguiente.

Una vez un niño conoce estos pasos y sabe cómo aplicarlos, puede empezar a abordar las tareas con mayor independencia. Esto significa que hará los deberes, las labores domésticas y otras tareas con una consistencia y eficacia cada vez mayor. Por descontado, seguirá necesitando la ayuda y la guía de sus padres, pero lo más probable es que usted no necesite regañarlo tanto.

Enseñar estas habilidades a su hijo no sólo es algo práctico sino que el hecho de saber el modo de llevar a cabo las propias tareas le ayudará a sentirse más competente, eficaz y capaz.

Los niños sienten orgullo y seguridad en sí mismos cuando son capaces de llevar a cabo sus propias tareas y de asumir sus responsabilidades.

Y seguro que se sienten satisfechos cuando constatan que disponen de más tiempo libre para hacer lo que más les gusta.

De cepillarse los dientes a hacer un trabajo de redacción sobre un libro

Para empezar, preséntele el método 1-2-3 y ayude a su hijo a ponerlo en práctica en el día a día. Hasta algo tan sencillo como cepillarse los dientes es compatible con este enfoque, de modo que puede utilizar este ejemplo para presentarle el concepto:

  1. Organizarse: su hijo ha de ir al lavabo, coger el cepillo de dientes y la pasta de dientes y abrir el grifo.
  2. Mantener la concentración: los dentistas recomiendan cepillarse los dientes durante tres minutos seguidos, lo que significa que su hijo debe seguir cepillándose los dientes aunque pongan una magnífica canción por la radio o se acuerde de que le apetece llamar a un amigo. Deberá concentrarse en lo que dicen los dentistas sobre cepillarse a conciencia las encías.
  3. Completar la tarea: si se completan los dos primeros pasos, el tercer paso casi llega por sí mismo. ¡Hurra, ya han transcurrido los tres minutos y los dientes han quedado perfectamente limpios! Completar la tarea implica acabarla y darle los últimos toques. En este caso, consistirá en cerrar el grifo, dejar la pasta y el cepillo de dientes en su sitio y ¡asegurarse de que no le quedan restos de espuma en la cara!

En una tarea más complicada, como hacer un trabajo de redacción sobre un libro, los pasos serán más complejos, pero los elementos básicos seguirán siendo los mismos.

He aquí cómo podría guiar a su hijo a lo largo de los distintos pasos:

1. Organizarse

Explíquele que este paso consiste en prepararse. Trata sobre decidir qué es lo que se necesita hacer y reunir todos los elementos necesarios para llevarlo a cabo. Por ejemplo: «O sea que tienes que hacer un trabajo sobre un libro.

¿Qué necesitas hacer para empezar?» Ayude a su hijo a elaborar una lista de cosas como: elegir un libro, asegurarse de que el libro es adecuado para el profesor que le ha mandado el trabajo, anotar el título del libro y el nombre del autor, a sacar el libro de la biblioteca y marcar en el calendario la fecha de devolución.

Luego ayude a su hijo a pensar en el material y los accesorios que necesita: el libro, varias tarjetas para tomar notas, un bolígrafo para escribir, el listado de preguntas formuladas por el profesor sobre el libro, folios para redactar el trabajo y una tapa. Pídale a su hijo que lleve todos los accesorios al lugar donde llevará a cabo el trabajo.

A medida que su hijo vaya avanzando en el proyecto, enséñele a utilizar la lista para comprobar qué puntos ha cumplido ya y prepararse para los siguientes. Sírvale de modelo para indicarle cómo añadir nuevos puntos a la lista.

Indíquele que se plantee preguntas como: «Está bien, esto ya lo he hecho.

¿Qué me toca a continuación? Está claro, empezar a leer el libro» y que aprenda a añadir elementos a su lista, como, por ejemplo, acabar el libro, leer las preguntas del profesor y empezar a redactar el trabajo.

2. Mantener la concentración

Explíquele a su hijo que esta parte consiste en hacer el trabajo y perseverar en su consecución. Dígale que esto significa hacer lo que se supone que ha de hacer, seguir los puntos de la lista y ceñirse a la tarea.

También significa centrarse en la tarea a pesar de que haya algo más que su hijo preferiría hacer: ¡esta es la parte más dura de todas! Ayude a su hijo a sobrellevar y resistirse a esas inevitables tentaciones.

Mientras está haciendo un trabajo, le puede venir a la mente la idea de: «Me apetece muchísimo hacer unos cuantos tiros libres en la pista de baloncesto». Enséñele a su hijo a resistirse a este tipo de impulsos formulándose preguntas como: «¿Es eso lo que se supone que debería estar haciendo?».

Explíquele también que son adecuados los descansos breves para estirar un poco las piernas y después volver a la tarea que se tiene entre manos. Y, tras completar la tarea, su hijo tendrá la oportunidad de jugar al baloncesto cuanto quiera.

Hágale saber que mantener la concentración puede ser difícil algunas veces pero que se trata de una habilidad que mejora con la práctica.

3. Completar la tarea

Explíquele que esta parte consiste en concluir o finalizar la tarea. Háblele sobre aspectos como ser limpio en los trabajos escolares y pedir a uno de sus padres que se lo repase para ayudarle a detectar posibles errores o faltas.

Instruya a su hijo para que no se olvide de seguir estos importantes pasos: escribir su nombre en el trabajo, colocarle una tapa o cubierta, introducir el trabajo dentro de la carpeta correcta y meter la carpeta dentro de la mochila para podérselo entregar al profesor.

Cómo empezar

He aquí algunos consejos sobre cómo empezar a enseñarle a su hijo el proceso 1-2-3:

Preséntele la idea

Empiece la conversación utilizando los ejemplos anteriores y muéstrele a su hijo el artículo dirigido a los niños titulado: «Organizarse, mantener la concentración, completar la tarea». Léanlo los dos juntos y compruebe cómo reacciona. ¿Le resultará fácil o difícil? ¿Ya practica algunas de las pautas que se recomiendan? ¿Hay algo en lo que le gustaría mejorar?

Favorezca su aceptación

Lleven a cabo una lluvia de ideas sobre qué resultaría más fácil o mejor si su hijo fuera más organizado y se concentrara más en las tareas.

Tal vez haría más deprisa los deberes, dispondría de más tiempo para jugar y le regañarían menos por no cumplir con sus obligaciones.

Y luego estará la bonificación añadida de lo orgullosos que se sentirán, tanto su hijo como usted, por haber cumplido con sus objetivos.

Fíjele expectativas

Sea claro y trasmítale con amabilidad que usted espera de su hijo que trabaje este tipo de habilidades y que usted estará disponible para ayudarle en el proceso.

Tenga un plan

Decida en qué va a centrarse primero. Puede proponerle tres tareas a su hijo y darle a elegir entre ellas. O, si los deberes de determinada asignatura resultan especialmente problemáticos, ese sería el lugar por donde podría empezar.

Siéntase cómodo en su papel

Para obtener los mejores resultados, usted deberá convertirse en un entrenador de los que no aprietan mucho a sus jugadores. Usted puede formular preguntas que ayudarán a su hijo a encaminarse correctamente.

Pero deberá utilizar esas preguntas para favorecer en su hijo el proceso de pensamiento sobre qué necesita hacer. Elogie sus progresos, pero no se pase de la raya. Su propia satisfacción personal será un motivador mucho más potente.

Asimismo, asegúrese de pedirle a su hijo la opinión sobre cómo le están yendo las cosas hasta el momento.

Empiece a pensar formulándose preguntas

Aunque es posible que usted no se haya dado cuenta, cada vez que lleva a cabo una tarea, se formula preguntas, que luego responde con pensamientos y acciones. Si quiere sacar del coche los alimentos que acaba de comprar, usted se preguntará:

  • Pregunta: ¿He sacado todas las bolsas del maletero o baúl? Respuesta: No. Voy a sacar las que quedan.
  • Pregunta: ¿He cerrado el maletero? Respuesta: Sí.
  • Pregunta: ¿Dónde están la leche y los helados? Tengo que ponerlos en su lugar primero. Respuesta: Listo. Ahora, ¿qué es lo que toca?

Anime a su hijo a que conciba las tareas como una serie de preguntas y respuestas encadenadas. Sugiérale que se formule las preguntas en voz alta y después las conteste. Esas preguntas son las que a usted le gustaría que acabaran estando en la mente de su hijo. Y, con la práctica, su hijo aprenderá a formulárselas sin que nadie se lo indique.

Colaboren los dos para dilucidar las preguntas que se deben formular a fin de realizar y completar la tarea elegida. Hasta las pueden anotar en fichas o tarjetas. Empiece siendo usted quien formule las preguntas y pídale a su hijo que las conteste. Más adelante, transfiera la responsabilidad de formular las preguntas a su hijo.

Cosas a recordar

Que un niño sea capaz de dividir una tarea en sus múltiples pasos es algo que requiere tiempo. Y también requiere tiempo que un niño aprenda a aplicar estas habilidades a las tareas que necesita realizar.

A veces, a un padre puede parecerle más fácil llevar a cabo él mismo los trabajos escolares de su hijo. Y es evidente que eso le llevará menos tiempo.

Pero el problema radica en que los niños no aprenden a ser independientes ni a rendir por sí solos si sus padres se presentan ipso facto e intervienen en todas las situaciones difíciles o que les plantean retos.

He aquí el motivo de que el método que le proponemos compense con creces su tiempo y su esfuerzo:

  • Los niños aprenden las habilidades que necesitan: a servirse un tazón de leche con cereales, a atarse los cordones de los zapatos, a elegir piezas de ropa que pegan entre sí, a hacer y finalizar los deberes.
  • Estas habilidades les ayudan a desarrollar una sensación de independencia. Un niño que se viste solo con 4 años, se sentirá «mayor». Se trata de una sensación agradable que se afianzará con el paso del tiempo conforme aprenda a hacer cada vez más cosas sin ayuda. Es a partir de este tipo de experiencias que los niños se empiezan a formar una creencia sobre sí mismos. Es decir, la creencia de que «soy capaz», de que «lo puedo hacer».
  • Sus expectativas, dichas con firmeza pero también con amabilidad, de que su hijo debería empezar a realizar determinadas tareas por si solo le trasmiten un importante mensaje. Usted refuerza su independencia y le anima a aceptar cierto nivel de responsabilidad. Los niños aprenden que los demás les fijan expectativas y que ellos las pueden cumplir.
  • Este tipo de enseñanza puede constituir un inmenso gesto de amor. Usted está dedicando su tiempo a mostrarle a su hijo cómo hacer cosas por sí mismo, con interés, paciencia, amor, amabilidad y empeño. Esto hará que su hijo se sienta querido y cuidado. Piense en ello como si estuviera llenando la caja de herramientas de su hijo con unos utensilios decisivos y fundamentales para la vida.

Revisado por: Expertos en medicina de KidsHealth

Источник: https://kidshealth.org/es/parents/child-organized-esp.html

Deberes para hacer en casa durante la cuarentena – 3º de Primaria

Fichas, ejercicios y trabajos de Física de Primaria para ayudar a los niños a estudiar y hacer los deberes

Deberes para hacer en casa durante la cuarentena – 3º de Primaria. Parece que poco a poco vamos venciendo al Covid-19, sin embargo no hay que bajar la guardia.

El estado de alarma se ha ampliado un par de semanas más, posiblemente ya hayamos terminado todos los deberes escolares. Por este motivo, os proponemos más fichas para hacer en casa durante la cuarentena.

Deberes que afianzarán más los conocimientos adquiridos y servirá de autoevaulación a nivel particular.

Porque nuestros niños necesitan seguir aprendiendo y reforzando lo aprendido, hemos creado distintas entradas con Deberes para hacer en casa durante la cuarentena, como Deberes para hacer en casa durante la cuarentena – 1º de Primaria o Deberes para hacer en casa durante la cuarentena – 2º de Primaria. Ahora hemos preparado unos cuadernillos de deberes para hacer en casa durante la cuarentena para 3º de primaria.

Aunque sabemos que desde el cole, los profesores les han puesto deberes para hacer, nosotros queremos que afiancen más sus conocimientos. Al final de cada asignatura os hemos puesto una batería de ejercicios imprimibles que seguro, les ayudarán en su estudio.

Todos los cursos pertenecientes a la educación primaria están divididos en una serie de asignaturas troncales, asignaturas específicas y asignaturas de libre designación.

Las asignaturas troncales son las siguientes:

  • Lengua Castellana y Literatura
  • Matemáticas
  • Ciencias de la Naturaleza
  • Ciencias Sociales
  • Primera Lengua Extranjera

Lengua Castellana y Literatura

El objetivo de la lengua castellana de 3º de primaria es que el niño aprendan tanto a entender como a escribir correctamente, textos más complejos.

Los papás podrán ayudar en este sentido proponiendo juegos que les puede servir como distracción en estos momentos de confinamiento como por ejemplo jugar a las adivinanzas o enseñarles trabalenguas y canciones populares.

El alumno de tercero tiene que saber expresarse de forma ordenada y clara, sería interesante aprovechar estos días en los que estamos en casa para hablar con ellos y pedirles que nos expliquen cómo se sienten o que les gustaría hacer en vacaciones.

Otra actividad muy interesante sería elegir una noticia de internet y que el pequeño la lea. Después podréis entablar una conversación sobre el artículo de forma que el niño exponga su punto de vista. Existen diferentes formas de introducir la materia de Lengua en el juego, como por ejemplo jugar a sinónimos y antónimos.

La Lengua y Literatura Castellana es una asignatura contínua, el niño deberá practicar lo aprendido en cursos anteriores. Juegos como «las palabras encadenadas» en el que una la sílaba final de una palabra es el origen de otra nueva, son formas también de practicar conceptos ya aprendidos.

A continuación os dejamos más deberes para reforzar la asignatura de Lengua Castellana y Literatura de 3º de Primaria. 

Matemáticas

Las matemáticas de 3º de primaria son algo más complejas que las estudiadas en 1º y/o 2º de primaria.

En tercero los niños comienzan a realizar operaciones matemáticas como las sumas y restas con números de hasta 4 cifras. Resolver problemas matemáticos sencillos.

La descomposición de los números en centenas, decenas y unidades.

Aprenderán las tablas de multiplicar y conceptos como triple o el doble de una cantidad. Comienzan a trabajar con series de números y se refuerza el cálculo mental en sumas, restas y multiplicaciones. Aprenden a manejar el dinero y el valor que cada moneda representa introduciendo decimales o la diferencia entre pesos y medidas.

Conceptos en los que podemos implicarnos, pidiéndoles a los niños que os ayuden a calcular el importe de una pequeña compra. Dejarles euros y céntimos de euro y que nos preparen el dinero para cuando salgamos, pagar nuestra compra, etc.

A continuación os dejamos más deberes para reforzar la asignatura de Matemáticas de 3º de Primaria.

Ciencias de la Naturaleza

En la asignatura de Ciencias de la Naturaleza, seguiremos aprendiendo sobre el hombre y la salud. Las partes del organismo implicada en cada una de las funciones.

Aprenderemos cuáles son los órganos de los sentidos, el sistema nervioso o el aparato locomotor. La nutrición y su importancia para prevenir enfermedades.

Conocer los órganos que intervienen en la nutrición como son el aparato digestivo, circulatorio, respiratorio o excretor.

Otros conceptos que se estudian en 3º de primaria es la clasificación de los seres vertebrados e invertebrados, conocer sus características.

Dentro del reino vegetal, conocer la estructura y fisiología de las plantas. Es importante conocer los riesgos que algunas plantas pueden tener para nuestra salud.

Implícate y realiza junto con los niños un interesante cuaderno de campo.

En tercero también se ahonda sobre conceptos como la materia y la energía, saber diferenciar los estados de la materia. En este sentido podemos realizar con los niños experimentos,  por ejemplo un cubito de agua se convierte en vapor cuando le aplicamos calor.

A continuación os dejamos más deberes para reforzar la asignatura de Ciencias de la Naturaleza de 3º de Primaria.

  • Deberes de Ciencias Naturales para 3º de Primaria

Ciencias Sociales

En lo que respecta a la asignatura de Ciencias Sociales de 3º de Primaria, ésta se divide en dos grupos: Geografía e Historia.

En Geografía los niños de tercero deberán saber interpretar los signos convencionales que aparecen en los mapas, saber utilizarlos e indentificar las escalas a las que éstos pueden aparecer. En este sentido, podemos abrir con ellos un mapa de carreteras y que ellos mismos nos señalen los distintos signos que en ellos aparecen.

Saber localizar en un mapa político de Europa tanto los países como saber cuáles son sus capitales. También es en 3º de Primaria donde los niños aprenderán a manejar los mapas físicos, saber localizar los ríos, mares o cordilleras importantes.

En cuanto a la historia, los niños de tercero se introducen en el tiempo histórico, qué es un siglo, cuántos años tienen y cómo se representan en números romanos. Conocer el significado de a.C y d.C, como forma de datación. Saber diferenciar las distintas etapas o períodos de la historia como la Prehistoria, la Edad Antigua, Media, etc.

A continuación os dejamos más deberes para reforzar la asignatura de Ciencias Sociales de 3º de Primaria.

  • Deberes de Ciencias Sociales de 3º de Primaria

Inglés

En la asignatura de Inglés se presetará especial atención tanto a la comprensión oral como a la expresión oral. El niño debe saber entender y expresar mensajes breves y sencillos. En 3º de primaria también se incrementará el vocabulario siendo fundamenal saber leer y comprender las palabras más utilizadas o de uso frecuente.

Saber manejar el diccionario y como encontrar la información en otros medios de consulta. El uso de And, Or y But, como forma de enlace entre oraciones. Saber diferenciar las frases afirmativas, negativas, interrogativas o exclamativas.  En cuanto a las formas verbales debe conocer las formas del presente, tanto el presente simple como el presente contínuo.

El uso de expresiones de:

  • Cantidad: all, many, some, a lot, more, a piece, a bottle, half.
  • Capacidad: (can)
  • Obligación: (have [got] to)
  • Permiso: (can)
  • Adverbios de modo: (lowly, well, quickly, carefully)
  • Gustos y preferencias: (I /I don’t )

A continuación os dejamos más deberes para reforzar la asignatura de Inglés de 3º de Primaria.

  • Deberes de Inglés de 3º de Primaria

También te puede interesar:

Источник: https://espaciociencia.com/deberes-para-hacer-en-casa-tercero-de-primaria/

Tareas escolares para niños de 3 años (fichas de matemáticas, lectoescritura, cuerpo humano…)

Fichas, ejercicios y trabajos de Física de Primaria para ayudar a los niños a estudiar y hacer los deberes

Todas las actividades escolares para que tus hijos puedan hacer ejercicios del colegio desde casa. Aquí encontrarás un montón de ejercicios extraescolares preparados especialmente por profesores de infantil y primaria.

Se trata de actividades de iniciación a las matemáticas, lectura, escritura, el entorno, el cuerpo humano para niños de 3 años. Se trata de actividades infantiles que los niños realizan en clase y que ahora pueden reforzar en casa gracias a estas fichas escolares.

Ejercicios de matemáticas para niños de 3 años

Los números: Te presentamos una serie de ejercicios de matemáticas destinados a que los niños de 3 años reconozcan e identifiquen los números. Estas actividades para niños de infantil les ayudarán a realizar la grafía de los números.

Cuantificadores: Aquí encontrarás actividades escolares para niños de 3 años hechas por profesores de infantil y primaria. Son ejercicios en torno a la inciciación del niño a las matemáticas, concretamente en el área de los cuantificadores: muchos, pocos, algunos, menos, bastante, todos y ninguno.

Tamaños: Aquí encontrarás ejercicios de matemáticas para niños de 3 años orientado a que los niños identifique y diferencien los tamaños: grande, mediano y pequeño; grueso y fino y a realizar comparaciones relacionadas con los tamaños.

Conceptos espaciales: Te presentamos ejercicios sobre los conceptos espaciales que ayudarán a los niños a identificar la diferencia entre arriba y abajo, encima y debajo, abierto y cerrado, cerca y lejos. 

Formas y líneas: Os presentamos una serie de fichas para aprender y diferenciar las diferentes formas y líneas. Son ejercicios niños de primero de educación infanitl con los que podrán reconocer el círculo, cuadrado y triángulo.

Colores: Con esta ficha para niños de 3 años, podrán reconocer y utilizar los colores amarillo, verde, azul y rojo.

Ejercicios del cuerpo humano para niños de 3 años

El cuerpo humano: Actividades escolares para niños de educación infantil en torno al cuerpo humano. Ejercicios del colegio para que los niños conozcan el cuerpo humano, perciban los cambios físicos propios y de su relación con el paso del tiempo.

Salud: Estas fichas están dirigidas a niños de 3 años y se enseña a los más pequeños el gusto por un aspecto personal cuidado, a colaborar en manterner ambientes limpios y ordenados y a aceptar las normas de comportamiento establecidas.

Sentimientos: Con estas actividades para niños de 3 años en torno a los sentimientos y las emociones, los más pequeños identificarán vivencias, preferencias, intereses… Asimismo, identificarán las expresiones de alegría, tristeza, enfado, etc y los sentimientos y emociones en otros.

Los sentidos: Ejercicios para niños sobre los sentidos: el oído, la vista, el olfato, el tacto y el gusto. Estas actividades para niños de 3 años pretenden ayudarles a reconocer los sentidos y a saber qué sensaciones se perciben a través de cada uno de ellos.

Ejercicios de conocimiento del medio para niños de 3 años

El medio físico: El medio físico presenta ejercicios para niños de 3, 4 y 5 años relacionados con el entorno del niño como la casa, el parque o la clase. Estas fichas escolares están realizadas por profesores de primaria e infantil.

Las plantas: Con estas fichas aprenderán a conocer e identificar las distintas partes de las flores, a respetar y cuidar las plantas, a reconocer las diferentes clases de flores y a conocer los distintos tipos de árboles y sus frutos.

Animales: Estas actividades escolares para niños de 3, 4 y 5 años tienen como objetivo que los más pequeños conozcan los diferentes tipos de animales y sus crías.

Grupos sociales: Estos ejercicios sobre la famila están hechos por profesores de infantil y primaria y ayudrán a los niños a identificar a los diferentes miembros, reconocer los distintos tipos de familia, valorar las diferentes tareas del hogar y participar en ellas.

Medios de transporte: Con estas actividades los niños podrán mejorar sus conocimientos sobre los distintos tipos de medios de transporte y comunicación y poder diferenciar unos de otros.

Ejercicios de lectoescritura para niños de 3 años

Lectoescritura: Con estos ejercicios podrán reconocer las letras del alfabeto. Son unas fichas muy útiles para que los niños aprendan reconocer las vocales y consonantes.

Grafomotricidad: En conmishijos te proponemos realizar en casa con tus hijos estos ejercicios de grafomotricidad para niños. Se trata de actividades de grafomotricidad para que los niños se inicien en la escritura.

Lengua: Te presentamos una serie de ejercicios de lenguaje para que los niños aprendan poesías, adivinanzas y trabalenguas. Se trata de fichas de lenguaje, comunicación y representación para niños de 4 años.

Fichas de estimulación de la inteligencia para niños de 3 años

Estimulación de la inteligencia: Te ofrecemos una serie de fichas para potenciar la concentración visual y la atención en los niños de 3 años. Se trata de actividades de estimulación de la inteligencia para niños que conseguirán aumentar su capacidad de observación.

Источник: https://www.conmishijos.com/ocio-en-casa/actividades-escolares/actividades-edades/actividades-3-anos.html

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: