Gingivitis en el embarazo

Gingivitis y periodontitis durante el embarazo

Gingivitis en el embarazo

El embarazo es una etapa crucial en la vida de cualquier mujer y, por ese motivo, se tienden a extremar los cuidados y las precauciones durante los meses de gestación.

Durante estos nueve meses, la higiene bucal cobra un rol fundamental en la vida de la embarazada.

Y es que mantener una buena salud oral evitará posibles complicaciones que pueden derivar de la inflamación de las encías durante el embarazo.

Si hay sangrado de encías durante el embarazo, o aparecen otras complicaciones periodontales, estas pueden llegar a repercutir a la salud sistémica del bebé e incluso pueden provocar un parto prematuro.

En este contenido, vamos a hablar de la importancia de mantener unas buenas rutinas de higiene oral durante las semanas del embarazo para así evitar los posibles problemas a los que la futura madre se puede llegar a enfrentar.

En este momento de la vida, es habitual prestar mucha atención a aspectos como la alimentación, el ejercicio o los medicamentos que se pueden consumir.

Sin embargo, hay una cuestión que en demasiadas ocasiones pasamos por alto: la higiene de nuestra boca.

Y es que la falta de higiene oral -junto a otros factores de riesgo- provoca que aparezcan las denominadas enfermedades de las encías durante el embarazo: gingivitis y periodontitis o piorrea.

Qué es la gingivitis gestacional

En este punto, cabe recordar que la gingivitis es una enfermedad periodontal que está causada por la acumulación de placa bacteriana entre los dientes.

Sus consecuencias más inmediatas son la inflamación y el sangrado de encías. Sin embargo, con el paso del tiempo, la acumulación de placa se convierte en sarro solidificado.

Y cuanto más tiempo permanezca dicho sarro en nuestra boca, mayores serán las zonas colonizadas por las bacterias y, a su vez, peores serán los daños que causarán.

La gingivitis que no ha sido tratada se convertirá en una periodontitis, que consiste en una fase más grave de la enfermedad periodontal.

La piorrea llega a destruir los tejidos que sirven de soporte para los dientes (encías, ligamentos periodontales, hueso alveolar…).

Con la destrucción de dicho soporte, la consecuencia inevitable es la caída de la pieza dental.

Evolución de la periodontitis

¿Quién desarrolla esta periodontitis?

Dicho esto, la gingivitis gestacional es la enfermedad de las encías que se produce únicamente en el transcurso de un embarazo.

Pero, a diferencia de la creencia popular, no es el embarazo lo que provoca la gingivitis.

Lo que sucede es que debido a diversos factores relacionados con el embarazo -fundamentalmente hormonales-, la gingivitis que antes de esta etapa no estaba totalmente controlada, se agrava.

Entre el 60% y el 75% de las embarazadas tiene gingivitis, pero influencia de las hormonas a nivel bucal puede reducirse con una buena higiene oral

Tal y como explica la Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración (SEPA), la denominada gingivitis del embarazo tiene una prevalencia de entre el 36 y el 100% de las embarazadas que habían padecido esta enfermedad con anterioridad.

Sin embargo, la incidencia de esta patología es de tan sólo el 0,03% en aquellas mujeres libres de placa al inicio del embarazo y que mantienen buenos hábitos de higiene bucal durante el mismo.

Los expertos recomiendan una consulta odontológica pregestacional para tratar las patologías existentes e iniciar el embarazo con una buena salud periodontal.

Los periodoncistas apuntan que, para evitar que el estado de las encías empeore durante el periodo de gestación, los problemas de salud oral deben tratarse y solucionarse antes del embarazo.

Causas de la gingivitis en el embarazo

Aunque acabamos de adelantar que los cambios hormonales contribuyen a la aparición de la gingivitis gestacional, a continuación vamos a detallar tanto éste como el resto de factores que influyen en la enfermedad:

Aumento de niveles hormonales

Durante el embarazo se produce un incremento en la producción de hormonas -estrógeno y progesterona-, lo que supone, a su vez, mayor facilidad a la hora de desarrollar inflamación y sensibilidad en dientes y encías.

Además, se vuelven más vulnerables ante las bacterias.

Incremento del flujo sanguíneo

Durante el periodo de gestación del bebé el flujo sanguíneo aumenta entre un 30 y un 50% para asegurarse de que el feto recibe los nutrientes necesarios.

Este aumento del flujo sanguíneo no solo afecta al cuerpo, sino también a las encías, que son más propensas a inflamarse y provocar dolor e, incluso, sangrado.

Náuseas

Únicamente en algunos casos las tradicionales náuseas del embarazo pueden provocar una cierta aversión a la pasta dental, al enjuague bucal o, incluso, a la rutina de cepillado.

Sin embargo, la higiene dental escasa supone el caldo de cultivo para la aparición de la placa bacteriana y el consiguiente desarrollo de la gingivitis.

Vómitos

Los vómitos repetidos también son perjudiciales, ya que el ácido estomacal que se produce con daña tanto el tejido gingival (encías) como el esmalte de los dientes.

Una dieta incorrecta

La alimentación influye directamente al estado de nuestra salud oral.

Y, por ello, cuidar las encías durante el embarazo es más importante que en cualquier otro momento.

Para mantener una encías sanas y fuertes, se recomienda seguir una alimentación equilibrada rica en vitamina D, que facilite la absorción del calcio y el fósforo.

Alimentación sana

El consumo de alimentos con vitamina C –naranja, mandarina, pimiento rojo, brócoli, etc- favorece la producción de colágeno; principal componente para evitar las encías retraídas durante el embarazo.

También es importante la reducción al máximo del consumo de azúcar, para evitar la aparición de caries y el dolor de encías durante las semanas de gestación.

Al igual que el consumo de bebidas carbonatadas y los alimentos ricos en ácidos.

Síntomas de la gingivitis

La gingivitis -tanto en mujeres embarazadas como en personas que no lo están- suele manifestarse con los siguientes signos:

Si reconoces alguno de estos síntomas, te recomiendo que acudas cuanto antes a un odontólogo especializado en Periodoncia e informes sobre tus problemas de encías durante el embarazo.

Mientras que la gingivitis esmuy sencilla de tratar -con una limpieza dental profesional y mayor higiene en casa es suficiente- la periodontitis requiere un tratamiento más largo y costoso.

Las mujeres embarazadas que padecen una enfermedad periodontal tienen tres veces más riesgo de tener un parto prematuro

Posibles complicaciones

Tal y como ya hemos avanzado, si presentas dolores de encías durante el embarazo y no los solucionas a tiempo, aparecerán problemas mucho más graves y difíciles de tratar.

Dichas complicaciones son las siguientes:

Periodontitis

Es la más común de todas las consecuencias posibles. Mientras que la gingivitis solamente afecta a las encías, la periodontitis compromete a los huesos maxilares.

Al actuar el hueso como soporte del diente, su deterioro a causa de las bacterias incontroladas provoca la pérdida de piezas dentales.

Formación de ampollas o bultos

Son conocidos como “tumores del embarazo” y son fácilmente extirpables sin efectos secundarios.

Parto prematuro

Las mujeres embarazadas tienen tres veces más riesgo de dar a luz de forma prematura en comparación con las gentantes que tienen una salud oral óptima. 

Así lo muestra un estudio realizado por científicos de la University of Alabama School of Dentistry (EEUU), en el que se reclutaron datos de más de 2.000 mujeres embarazadas.

Las bacterias que permanecen en nuestra boca durante mucho tiempo en forma de sarro, provocan que nuestro sistema inmunitario segregue unas sustancias denominadas interluquinas y prostaglandinas (PG2).

Estas, al atravesar la barrera hematoplacentaria, pueden provocar el parto antes de las 37 semanas.

Salud sistémica del bebé

También se ha demostrado que el sangrado y el enrojecimiento de las encías durante el embarazo, puede afectar a la salud sistémica del bebé.

La afección a la salud del feto se debe a las bacterias y toxinas de la periodontitis.

Dichos agentes patógenos entran en el torrente circulatorio y acaban alterando su evolución adecuada.

Tratamiento: higiene dental profesional

Tal y como hemos adelantado previamente, el tratamiento para combatir la gingivitis en cualquier momento –con embarazo o sin embarazo- consiste en:

  • Limpieza bucodentalprofesional realizada en la clínica por un dentista o higienista.
  • Rutina de higiene exhaustiva en casa por parte del paciente.

El tratamiento realizado en la clínica dental sirve para eliminar todo el sarro acumulado en los dientes.

Además, tiene como objetivo dejar la boca sana y limpia para que el paciente pueda llevar a cabo su rutina de higiene de manera habitual.

Y, con estos buenos hábitos, eliminar por completo la gingivitis.

Tratamiento de la gingivitis

¿Existen remedios caseros para combatir la gingivitis?

Dejando a un lado la limpieza dental, se puede considerar «casero» el procedimiento que debe llevar a cabo el paciente por sí mismo.

Esto incluye cepillarse los dientes después de cada comida y acompañar dicho cepillado con el uso del hilo dental, del raspador lingual y del enjuague bucal.

Pero, lo que no te aconsejamos es utilizar todos esos remedios caseros que circulan a través de Internet, tales como el limón, el bicarbonato o el agua oxigenada.

Mientras algunos como el bicarbonato no tienen ningún efecto en los dientes, el limón -por su componente ácido- daña el esmalte y el agua oxigenada es muy abrasiva para las encías.

Tras el tratamiento: prevención

Una vez conocemos el tratamiento adecuado para curar la gingivitis, vamos a explicar cómo se puede prevenir su aparición durante el periodo de embarazo.

Para ello, es importante seguir los siguientes consejos:

  • Realiza una limpieza bucal como la que te hemos indicado después de cada comida (cepillado, seda dental, raspador lingual y enjuague bucal).
  • Reduce la ingesta de alimentos que contengan azúcar.
  • En los periodos en los que se presenten vómitos, usa enjuagues bucales después de haber vomitado. Así frenarás los efectos de los ácidos estomacales.
  • Toma vitamina C para fortalecer tus encías y reducir el sangrado.
  • Visita a tu dentista desde el primer trimestre de embarazo para que te realice una revisión general y valore cada cuánto debes acudir a la clínica para que te hagan una higiene profesional.

Visita a un higienista dental

Y es que, por muy común que sea la gingivitis durante el embarazo, una adecuada prevención evita futuras complicaciones.

Si has detectado alguno de los síntomas mencionados durante tu embarazo, no lo dejes pasar y acude a tu dentista cuanto antes para poner solución a la inflamación y el sangrado de tus encías.

Una buena prevención oral durante el desarrollo del feto humano es la clave para mantener tus encías alejadas de ese dolor que tanto te preocupa.

Descubre nuestra Guía de Encías

En esta sección encontrarás contenidos relacionados con la salud de tus encías y las dos principales enfermedades que les afectan:…

Te interesará »  Gingivitis no bacteriana

¿Qué podemos hacer por ti? 1ª visita gratuita y presupuesto sin compromiso Estamos en Madrid

En Ferrus&Bratos cumplimos con el RGPD de la UE por lo que tus datos están seguros. Además, debes aceptar nuestra política de privacidad al enviar un formulario:

  • Responsable: Ferrus Bratos Clínica Dental S.L.
  • Finalidad: poder gestionar tu petición.
  • Legitimación: tu consentimiento expreso.
  • Destinatario: tus datos se guardarán en Raiola Networks, – nuestro proveedor de hosting -, que también cumple con el RGPD.
  • Derechos: podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión de datos en datos@clinicaferrusbratos.com

(12 votos, promedio: 4,75 de 5)
Loading…

Источник: https://www.clinicaferrusbratos.com/gingivitis/gingivitis-periodontitis-embarazo/

Estoy embarazada, ¿qué tratamientos dentales me puedo hacer?

Gingivitis en el embarazo

Durante la gestación se producen una serie de cambios en la mujer que pueden favorecer la aparición de problemas bucodentales.

Conocer cuáles son es fundamental para detectarlas a tiempo y tomar las medidas o aplicar los tratamientos más adecuados con el fin de evitar su aparición ya que, en ocasiones, estos problemas no sólo afectan a las madres sino también a la salud del feto

Según diversas investigaciones «algunas patologías, como la periodontitis, en poblaciones de riesgo, pueden afectar el desarrollo del embarazo, favoreciendo los nacimientos prematuros o de niños de bajo peso, diabetes gestacional y situaciones graves como la preclampsia», advierte Isabel Santacruz, miembro de la Sociedad Española de Periodoncia (SEPA) y coordinadora del Diploma Avanzado de Periodoncia de la SEPA y de la Universidad Complutense de Madrid. 

Más en detalle, «las hormonas femeninas (estrógenos y progesterona), que aumentan durante el embarazo, producen cambios en la encía que favorecen el desarrollo de patologías como la gingivitis o el agravamiento de otras como la periodontitis». A esta afectación, «las náuseas y los vómitos así como el cambio en los hábitos alimentarios también pueden favorecer la aparición de caries».

De todas estas afecciones la más común durante el embarazo es, sin duda, la gingivitis. «Entre el 36 y el 100 por cien de las embarazadas tienen este problema«, afirma Santacruz. Aunque también es habitual ver pacientes con caries e, incluso, xerostomía fisiológica.

Cuáles son las señalas de alarma:

  • Detectar los problemas en las encías es relativamente sencillo ya que los principales signos de alarma son «la inflamación y el sangrado gingival». 
     
  • La movilidad
     
  • Las molestias al masticar
     
  • El mal aliento 
     
  • La recesión de encías 
     
  • La sensibilidad
     
  • Por otro lado, «el malestar al tomar alimentos fríos, calientes o dulces puede ser una señal de caries dental», apunta la experta.

Tratamientos, radiografías e intervenciones quirúrgicas

Tras la detección de algún tipo de problema en la boca, el segundo paso será aplicar un tratamiento. Sin embargo, muchas embarazadas no saben cuáles pueden y cuáles no pueden realizarse durante la gestación.  

Según Santacruz, las urgencias odontológicas «se deberán tratar en cualquier momento del periodo gestacional», eso sí, «tomando las oportunas precauciones». 

Y es que, tal y como indica, «la inmunidad materna está disminuida a favor de la inmunidad fetal, por lo que las infecciones dentales pueden desarrollarse con rapidez, de ahí que el tratamiento definitivo tenga que ser inmediato, en lugar de prolongar la enfermedad mediante tratamientos paliativos a base de antiinflamatorios, analgésicos o antibióticos».

Por otro lado, en cuanto a los tratamientos periodontales básicos no quirúrgicos, conocidos como raspados, realizados durante el embarazo «serán seguros tanto para la madre como para el feto», señala.

La experta recomienda realizarlos «en el segundo trimestre del embarazo (entre la 14-20 semana de gestación), ya que ha finalizado la organogénesis y hay menos riesgo de aborto espontáneo». En este periodo es mejor ya que «la paciente presenta menos náuseas y la posición en el sillón dental es más cómoda».  

Asimismo, avisa, «también se pueden realizar los empastes que la paciente precise«.

En cuanto a las radiografías, a diferencia de lo que la gente pueda pensar, «sí se pueden realizar durante el embarazo siempre que sean necesarias para realizar un correcto diagnóstico«, señala la experta.

Y es que, «el examen radiográfico dental produce una exposición muy baja de radiación, por lo que el riesgo de efectos nocivos es extremadamente bajo».

Aun así, añade, «el profesional deberá proteger debidamente el abdomen y el cuello de la embarazada con delantal y collarín de plomo».

La limpieza bucal o profilaxis profesional, «se puede hacer con toda seguridad durante el embarazo y además es recomendable para prevenir la gingivitis en el embarazo».

Otra de las preguntas que se hacen las embarazadas antes de someterse a una intervención es qué fármacos pueden o no pueden administrarse.

Según Santacruz, «los anestésicos locales empleados en los tratamientos dentales son relativamente seguros si se utilizan de forma racional».

Así, recomienda la utilización de «lidocaína» y evitar, «en la medida de lo posible, los anestésicos con epinefrina«. 

Los tratamientos que puedan posponerse para después del parto, como los blanqueamientos, tratamientos estéticos, cirugía periodontal, cirugía de implantes etc., «es preferible realizarlos después del parto».

¿Qué debe hacer la paciente embarazada?

Sobre los cuidados que debería tener la mujer gestante, la experta recomienda seguir las medidas habituales de limpieza para cualquier persona: «Un cepillado de los dientes, al menos, dos veces al día, y las medidas de higiene interdental, bien con seda o hilo dental, bien con cepillos interproximales, son imprescindibles». 

Lo que sí es más importante son las revisiones al especialista. «Será imprescindible siempre una primera revisión al comienzo del embarazo, en el primer trimestre, para diagnosticar posibles patologías». 

En el caso de que se detecte algún problema, la paciente deberá volver a la consulta al mes de terminado el tratamiento «para comprobar que se ha conseguido la salud gingival», apunta.

Asimismo será necesaria una tercera visita en el tercer trimestre del embarazo «momento en el que se produce el pico de máxima intensidad y frecuencia de la gingivitis», destaca Santacruz.

 

Cepillos, pastas y enjuagues bucales

Sobre el cepillo de dientes más indicado para este periodo, de forma general, «se aconsejará un cepillo de cabeza pequeña, que evitará las náuseas y vómitos, y de dureza media».

También será recomendable el uso de un cepillo eléctrico «con control de presión y rotatorio-oscilante». A esto hay que sumar el uso de seda o cepillos interproximales. 

En cuanto al tipo de pasta de dientes y enjuagues bucales, la experta aconseja el uso de la que más se adapte a las necesidades de restablecimiento de salud oral del paciente.

Así, «en pacientes con caries y en presencia de náuseas y vómitos «se aconsejará una pasta fluorada, al menos dos veces al día. Esto es importante porque ante estas situaciones pueden aparecer erosiones dentales y mayor riesgo de caries». 

Ante el riesgo combinado de erosión, caries y gingivitis en estos pacientes, muchos expertos destacan los dentífricos con fluoruro de estaño estabilizado como eficaces para este problema.

Concretamente frente a la erosión, una reciente publicación de la Federación Europea de Odontología Conservadora (EFCD) concluye que «sólo el estaño ha demostrado actividad preventiva ante este problema» .

Ante la variedad de enjuagues bucodentales que hay en el mercado, Santacruz informa: «Se pueden utilizar los que tienen clorhexidina, cuando estén indicados por el profesional, y como coadyuvante a los tratamientos de gingivitis y periodontitis».

Además, existen otros que también han demostrado seguridad y eficacia. En todo caso se aconsejarán siempre los que no tienen «alcohol». 

Para profundizar en estos asuntos, recientemente la Federación Europea de Periodoncia ha publicado unas guías con información detallada y actualizada sobre el cuidado y prevención de la salud oral de la paciente embarazada. Estas guías están dirigidas tanto a profesionales como a público general y se pueden consultar y descargar en aquí

 “Y como preparación para el nuevo miembro de la familia que está por llegar, en este link encontrarás una información esencial para el cuidado de la boca de tu bebé publicada por el Colegio de Odontólogos de Madrid (COEM): 

  • Google +
  • E-mail
  • Imprimir

Источник: https://cuidateplus.marca.com/reproduccion/embarazo/2018/10/31/embarazada--tratamientos-dentales-167828.html

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: