Hablar: Las primeras palabras de tu bebé

Hablar: Las primeras palabras de tu bebé

Hablar: Las primeras palabras de tu bebé

Aunque hasta los 6 meses los bebés no empiezan a balbucear sus primeros sonidos, lo cierto es que desde que nacen se están comunicando contigo con la sonrisa, los gestos, el llanto… Gradualmente, irá desarrollando esa capacidad y al final de su primer año de vida, estará listo para empezar a hablar. ¿Cuáles son sus primeras palabras? ¿Sabes cómo estimularle?

Indice

Los bebés aprenden a hablar a ritmos tan diferentes que su lenguaje receptivo –lo que entienden de lo que se les dice- indica mucho mejor sus progresos. Este cambio lo irás notando de diferentes maneras. Primero notarás que se vuelve hacia ti cuando dices su nombre.

A los 9 meses empezará a reconocer palabras que designan objetos y personas familiares como “vaso” o  “agua”.

Se reirá en el momento oportuno cuando le cantes canciones, buscará con la mirada su biberón cuando le preguntes por él y seguirá instrucciones sencillas como “Dale un beso a mamá”.

Algunos bebés dicen sus primeras palabras antes de cumplir el año (palabras que por lo general sólo reconoce su familia), pero son muchos los que no pronuncian nada comprensible antes de los 13 meses. Siempre y cuando tu bebé parezca entender lo que le dices, lo más probable es que su lenguaje oral se desarrolle normalmente.
 

Desarrollo del habla en el bebé

Etapa prelingüística: De recién nacido al año y medio. En esta etapa la comunicación se da a través de señas, gestos y ruidos. También se establece la intencionalidad -el deseo de comunicarse- y la referencia -los objetos o personas de quienes hablamos.

Durante esta etapa los bebés muestran interés por los objetos, logran realizar diversas cosas con los mismos y actúan de manera espontánea. En cuanto a la comprensión, logran entender lo que se les dice a través de palabras clave con ayuda del contexto.

Hacia el segundo mes, empieza a percibir algún que otro ruido y a emitir sonidos como “eh”, “uh” para contestarte. En el tercer mes empieza a pronunciar sonidos simples de vocales, como “oh”, “ah” y “uh”. En el cuarto mes su lenguaje es muy variado: intenta “hablar” con soplidos, grititos, risas y repite “ka” en un intento de emularte.

El balbuceo es una de las etapas más importantes y, por regla general, comienza hacia los 5-6  meses, época en que los bebés empiezan a dominar la lengua, los labios y el paladar. Tu bebé descubre primero las consonantes y comienza a pronunciar sus primeras sílabas como “ba” o “pa”.

También surge un sonido nuevo: “ejj”. Una vez que alcanza un control suficiente de los sonidos, se divertirá repitiéndolos una y otra vez, por ejemplo, “ba-ba-ba” o “pa-pa-pa”.

Hacia los 8 meses estará pronunciando dobles sílabas que suenan como palabras verdaderas, tales como “ba-ba” o “pa-pa” (¡para alegría de su padre!).

Entre los 10 y los 12 meses encadenará los sonidos que conoce y usará la entonación de tal modo que parezca un discurso verdadero. Es capaz de seguir una conversación y hará ruidos durante las pausas. Puede que ya diga alguna palabra con sentido.

Al final, los experimentos con los sonidos le llevarán a pronunciar sus primeras palabras, por lo general cuando cumple un año de vida. Pero no te sorprendas si sólo tú y otros miembros de la familia le comprendéis. No siempre se trata de palabras verdaderas, pero si reconoces lo que quiere decir y le repites la expresión correcta, acabará por decirlo bien.

Etapa de 1 palabra: De 1 a 2 años. Emplean una sola palabra para expresiones más largas o para referirse a objetos diferentes. Por ejemplo “coche” puede significar “Ahí está el coche”, “Vamos en el coche” o “Quiero subirme al coche”.

A los 16 meses utilizan nuevas palabras y son capaces de imitar lo que dices. A los 18 meses pronuncian sus primeras frases u oraciones en lenguaje telegráfico (en su estructura van a utilizar sólo lo necesario).

A los 20 meses ya utilizan verbos, hacen menos gestos y nombran más cosas. Aumenta su nivel de comprensión y aprenden nuevas palabras casi a diario. Al final de este segundo año.

La mayoría utilizará ya unas 100 palabras.

Etapa de lenguaje telegráfico: De los 18 a los 30 meses. Ya empieza a decir más de dos palabras, pero aún no crea oraciones, y sigue siendo incomprensible a veces. Se empiezan a realizar combinaciones de palabras con significado, por ejemplo: “mamá leche”, omitiendo las preposiciones y los artículos. Empiezan a tener concordancia en género y número.

Frases y oraciones simples: De los 24 meses a los 3 años y medio. Aunque sean breves, ya crea frases, pues cuentan con estructura de sujeto y predicado.

Hay una relación estrecha entre los objetos y los eventos, muestra interés por conocer el nombre de lo que le rodea y al expresarse logra emplear términos de una manera específica. La articulación del lenguaje (pronunciación de los fonemas), está casi completa a esta edad, con excepción de /r/ y /rr/.

Son capaces de iniciar, seguir o cambiar un tema en una conversación y comprender la toma de turnos. Hacia los 36 meses dicen más de 1.000 palabras y su dominio de la gramática es casi parecido al de un adulto.

Oraciones complejas. De 3 años en adelante. Su comunicación verbal es más fluida, sus frases son más largas y libres de contexto. Sus oraciones complejas se forman de la unión de varias oraciones simples, los avances posteriores son poco perceptibles.

A esta edad se empiezan a comprender las metáforas y los chistes. La pronunciación se logra de manera completa. El lenguaje puede ser motivo de juego con las rimas y canciones.

Se logra tener más en cuenta la perspectiva del oyente y logran realizar relatos coherentes de acciones y eventos.
 

La importancia del oído

La capacidad de oír bien es vital para el desarrollo del lenguaje ya que incentiva la imitación y ésta, a su vez, estimula las aptitudes del lenguaje. Podrás comprobar si el oído de tu bebé está bien si:

– A los seis o siete meses balbucea, intenta imitar sonidos y se vuelve hacia ti cuando escucha tu voz.

– A los nueve meses escucha con atención los sonidos familiares cotidianos, como un perro que ladra o el timbre de la puerta.

– Hacia el año te responde cuando le dices “no” o “adiós”.

Pérdidas parciales del oído –causadas, por ejemplo, por repetidas otitis- pueden interferir con el desarrollo del lenguaje. Si tienes alguna preocupación respecto al oído de tu bebé, consulta al pediatra.

 

Consejos para ayudar al bebé a hablar

– Pasa mucho tiempo comunicándote con él, incluso de recién nacido.

– Habla sin parar con él para que se acostumbre a tu voz y a los diferentes sonidos. Cuanto más le hables y le animes a que te responda, antes aprenderá a hablar y mejor lo hará.

Sé teatral en tus conversaciones y hazle continuamente preguntas. Si parece que te entiende, pregúntale si es así, repite lo que has dicho y elógiale.

Explícale, desde recién nacido, todo lo que vas haciendo, incorporando su nombre a las explicaciones “Ahora Mamá y Juan se van a ir de paseo”.

– Imita cualquier sonido que haga, pero cambiando el tono y el volumen. Si te escucha, estimúlale con nuevos sonidos y nómbralos. Cuando empiece a pronunciar sílabas, repítele todo el rato mamá y papá para que él quiera imitarte.

– Léele. Comienza a hacerlo lo más pronto posible, aunque sepas que aún no te entiende. No es necesario que termines todo el libro, busca cuentos con ilustraciones, adecuados para la edad del niño, y que inviten a tu hijo a mirar mientras le explicas los dibujos.

Intenta comenzar con libros en los que el niño pueda imitar movimientos, sonidos o que presenten texturas que tu hijo pueda tocar. Cuando sea mayor, permítale señalar las imágenes que reconozca e intentar nombrarlas. También puedes leerle poemas infantiles, que tienen el atractivo de la rima.

Continúa con libros que permitan al niño predecir lo que ocurrirá. Es probable que tu hijo comience a memorizar sus historias favoritas.

– Todos los niños comienzan pronunciando mal muchas palabras, y así la familia al completo aprende también un nuevo vocabulario, y hablan del “tete”, del “guau guau” o cuando se van a la cama dicen: “¡a momí!”.

No tiene ninguna importancia adaptarnos a las expresiones del niño, pero no debemos olvidar que uno de nuestros objetivos es que aprenda la expresión y pronunciación correcta de las palabras.

Por lo que no siempre celebraremos sus deslices, por mucha gracia que nos haga, sino que le mostraremos cómo se pronuncia bien.

– Las canciones y los juegos son uno de los mejores instrumentos para estimular el aprendizaje de la lengua. Y tampoco hace falta conocer un amplio repertorio de canciones infantiles, sino que basándonos en la repetición de sonidos, en la rima y el ritmo, podemos acompañar cualquier actividad con canciones.

En este video puedes ver cómo se produce el desarrollo del lenguaje en los bebés.

A la pregunta de «¿cuánto biberón toma un bebé de 1 mes?» no puede haber una respuesta precisa ya que no se debe obligar al bebé a tomar una u otra cantidad sino más bien alimentarle a demanda, lo que significa que sea el propio bebé el que determine la cantidad según sus necesidades.

Otitis

Definición:

Es una inflamación de la mucosa que recubre el oído medio, por lo que se produce una exudación que queda atrapada por el cierre de la trompa de Eustaquio y por ello se produce un dolor intenso y constante.

Síntomas:

-Dolor que aumenta al traccionar el pabellón o masticar. -Sensación de picor y humedad en el conducto auditivo. -Secreción a través del conducto: otorrea.

Tratamiento:

Normalmente el médico recetará unas gotas que calmarán el dolor y disminuirán la irritación. También es bueno aplicar paños calientes en la zona para mejorar la zona.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/bebe/meses-del-bebe/hablar-las-primeras-palabras-de-tu-bebe-552

Las primeras palabras: ¿Cómo y cuándo empiezan a hablar?

Hablar: Las primeras palabras de tu bebé

A medida que un niño crece va aprendiéndolo todo del mundo que le rodea. Algunas cosas las aprende porque se las enseñamos y otras, como el caminar, las aprende por instinto o intuición.

A hablar aprenden sin que les enseñemos, por imitación, por ser capaces de asociar las palabras con personas u objetos y repetirlas para hacer aquello que los seres humanos más necesitamos: comunicarnos.

Las primeras palabras suelen ser mamá y papá y después de estas dos vienen todas las demás. ¿Cuándo? Depende. No todos los niños empiezan a caminar a la misma edad y no todos los niños empiezan a hablar en el mismo momento, así que en principio no debemos obsesionarnos con el momento en que nuestro bebé empiece a hablar.

Sin embargo, esto no quiere decir que no haya un límite a partir del cual pueda haber algún problema y por eso, cuando no se tiene referencia de otros niños o cuando no se sabe cuál es ese límite, podemos estar dejando pasar una oportunidad muy valiosa de empezar a ayudarle antes. Por eso, para que tengáis esa referencia y podáis ver si vuestro hijo está teniendo un desarrollo del habla correcto hoy vamos a tratar de dar respuesta a esto: ¿Cómo y cuándo empiezan a hablar?

Para saberlo, y aunque esto de poner fechas, como digo, es muy relativo y hay que tener siempre en cuenta que el ritmo de los niños es variable, haremos uso de la conocida Tabla de desarrollo Haizea-Llevant. Se trata de una tabla basada en una población de 1.702 niños de diferentes edades que fueron estudiados para saber cuándo empiezan los niños a hacer diferentes cosas.

En dicha tabla se especifica un acto, una palabra, o algo que hace cada niño y se dan tres edades. La primera edad nos dice cuándo lo hace el 50% de los niños, la segunda edad nos dice cuándo lo hace el 75% de los niños y la tercera edad nos dice cuándo lo hace el 95%.

Esa cifra, la última, es el límite.

No quiere decir que si un niño hace algo después tiene un problema, pues queda un 5% de niños que lo harán después y que, probablemente, estén perfectamente sanos, pero ese es el momento en que se dice «ojo, vamos a mirar a este niño con cariño y tiempo».

Porque si solo va lento en una cosa, puede ser normal, pero si son varios los ítems en los que pasa de la edad y aún no lo hace, lo recomendable sería buscar ayuda en un centro de estimulación temprana para valorar al niño y ver si todo es normal o si hay alguna causa de que vaya más despacio que la media de los niños de su edad.

Lo primero que dicen: papá y mamá

Como ya hemos comentado, y como todos sabemos, lo primero que dicen los niños suele ser papá y mamá, y normalmente, como pasan más tiempo con la madre, lo primero que dicen es papá.

No es que quieran más al padre que a la madre (ingratos, que pasan más tiempo con la madre y así se lo agradecen), es que mamá le habla de papá, que vendrá del trabajo, que le hará cosquillas, etc.

y papá, pues también le habla de papá, ¿no?

El caso es que (fuera bromas) lo primero que suelen hacer es como pedorretas, como una «P» que no llega a serlo y, pasadas las semanas, te sueltan el primer «Pa-Pa», o quizás un «Pa-Pa-Pa-Pa-Pa». A veces no, a veces dicen primero «Ma-Ma», pues también vale.

El 50% de los niños lo dice ya a los 7,6 meses de edad. El 75% lo dice a los 8,8 meses y el 95% a los 9,6 meses. Es un «Pa-Pa» o «Ma-Ma» que puede ser inespecífico.

O sea, que lo dice porque sí, porque sabe, sin tener muy claro el significado de lo que dice.

Más adelante, lo dicen asociándolo a la persona. O sea, dicen «Papá» y «Mamá», sabiendo que se refieren a ellos. El 50% de los niños lo asocia con 11,5 meses, el 75% a los 13 meses y el 95% a los 16 meses.

Con esto ya sabemos que si un niño no dice «Pa-Pa» o «Ma-Ma» a los 9 meses y medio podríamos preguntarnos si hay otras áreas o ítems de la tabla que le cuesta, o que si a los 16 meses no llama a su madre o a su padre, podría necesitar derivación a un especialista.

Se hace entender

Entre estas primeras palabras y todas las que llegarán después, tenemos que ver que el niño se hace entender.

Hacia los 12 meses tenemos que ver que empiezan a entender palabras y que empiezan a pedir cosas, quizás con el índice, quizás con gestos, quizás de un modo que utilizan siempre y que mamá y papá ya entienden. El caso es que esa intención debe estar ahí, pues ya es comunicación.

Cuándo viene el «No»

Una de las palabras que más nos oyen decir es «No», por eso a los 17 meses el 50% de los niños ya lo dice. El 75% de los niños lo dice a los 20 meses y el 95% a los 24.

Es muy posible que ya a los 18 meses digan «agua» y otras palabras comunes en casa, pero como el «No» es frecuente en todas las familias, la valoración se hace con esta palabra. Si a partir de los 2 años el niño aún no dice «No» hay que ver si es porque apenas habla o si, en cambio, sí dice muchas otras cosas.

Otras palabras

Un poquito después, para que no se quede todo en saber si dice papá, mamá y no, se les pregunta por otras palabras habituales, como coche, casa, gato, perro, tren, etc. Para ello se les enseña una lámina con varios dibujos y se le pide al niño que diga qué es cada cosa. Con que diga una es suficiente (y obviamente, no hace falta que lo diga bien).

A los 19 meses, el 50% de los niños es capaz de nombrar uno de los dibujos que se le enseña. A los 22 meses lo es el 75% y el 95% lo hace a los 25 meses.

¿Cuándo empiezan a juntar palabras?

Después de las palabras sueltas, para poder comunicarnos, hace falta juntar palabras. Los niños empiezan a unirlas para decir cosas como «nene guapo», «quiero agua», «mamá teta», haciéndolo el 50% a los 21 meses, el 75% a los 23 y el 95% a los 25. En esta época, la de los dos años, se dice que conoce ya entre 150 y 300 palabras.

Los pronombres «yo, tú, mío, para mí»

Interesa también saber cuándo empiezan a hacer uso de pronombres como yo, tú, él, (es) mío o si dice que algo es para él, o sea, «para mí». En este sentido hay bastante margen, porque los padres tendemos a decir el nombre en tercera persona, en vez del «tú» o «ti».

De igual modo que de bebés le decimos «¿Qué dice el nene?», de mayores les decimos también, «¿Qué dice Guim?» en vez de «qué dices». O decimos «¿Quién ha sido? ¿Ha sido Guim? ¿Has sido tú?».

Por eso lo hace el 50% a los 22 meses, el 75% a los 23 meses y el 95% a los 36 meses.

¿Y más adelante?

Hay más cosas que pueden valorarse más adelante, pero como la idea de la entrada era ver si en las primeras palabras, si en las primeros intentos comunicativos, los niños van cumpliendo lo esperado, me quedo en lo que acontece hasta los 2-3 años, pues será suficiente para comprobar que todo va bien. Más adelante, los niños ya interaccionan con otros niños, hablan con ellos, van al colegio y los padres tienen más referencias para ver hasta qué punto va todo bien o si ven que el desarrollo es un poco lento y podría valorarse por un especialista.

Fotos | Jeremy Salmon, Theodore Scott en Flickr
En Bebés y más | Los padres hablan tres veces menos que las madres con sus bebés: por qué habría que cambiar esta tendencia, Mi bebé todavía no habla, ¿debo preocuparme?, Un padre graba 90.000 horas de vídeo de su hijo para saber cómo aprende a hablar

Источник: https://www.bebesymas.com/desarrollo/las-primeras-palabras-como-y-cuando-empiezan-a-hablar

Cómo enseñar a hablar pronto a tu bebé

Hablar: Las primeras palabras de tu bebé

Los bebés empiezan a decir sus primeras palabras entre los 11 y los 14 meses, aunque no es algo que sea así siempre ya que cada uno tiene su propio ritmo de aprendizaje y pueden comenzar a hablar antes o después y que todo esté bien en su desarrollo. Como padre o madre es normal que tengas ganas de escucharle sus primeras palabras. Para ello, queremos explicarte qué debes hacer para ayudar a que tu hijo hable pronto.

Cómo aprenderá tu bebé a hablar

Para aprender a hablar, el cerebro del bebé debe relacionar los objetos con sus nombres. La lengua y los labios del pequeño deben tener la destreza para formar las palabras produciendo ciertos sonidos.

Algunos bebés comienzan a hablar antes de su primer cumpleaños, pero a otros les cuesta más tener el control del lenguaje y del movimiento de labios, lengua y mandíbula, aunque pueden entender perfectamente lo que se les dice.

El bebé comenzará a experimentar con ruidos a los pocos meses de edad, con sonidos simples como “oooh” y “aaah” que se repiten.

Cuando tenga unos tres meses de vida, comenzará a balbucear una mezcla de sonidos repetidos, por ejemplo, ‘caca’ o ‘gaga’.

Incluso puede murmurar ‘ma ma’ o ‘pa pa’, aunque todavía no se referirá a ‘mamá’ o ‘papá’, solo está experimentando con sonidos.

Alrededor de los nueve meses, comenzará a emitir balbuceos más complejos. Aunque probablemente todavía no usará ninguna palabra, habrá dominado el ritmo y el tono del habla real.

Una vez que diga su primera palabra, es posible que su vocabulario se acelere con bastante rapidez.

Para cuando tenga alrededor de 18 a 24 meses, incluso levantará la voz al final de las palabras para indicar una pregunta.

Enseñar a hablar pronto al bebé

Cuando le hablaste por primera vez a tu bebé, ya le estabas enseñando a hablar. Pero si quieres ayudarle a que hable un poco antes, entonces, puedes seguir los siguientes consejos:

Comunícate pronto

Antes de que tu bebé comience a hablar, empezará a comunicarse contigo.

Puede que levante los brazos para que le sostengas, que mueva la cabeza para decir que no, o que señale algo que quiera que le acerques.

Reconoce y responde a esta comunicación pronto para motivar a tu hijo e incentivar sus habilidades comunicativas. Que le entiendan será su principal motivación para aprender nuevas formas de comunicarse.

Habla mucho

Los bebés aprenden escuchando, así que habla con tu bebé siempre y así sus habilidades lingüísticas mejorarán. Cuéntale a tu bebé todo lo que haces diariamente.

 Cuantas más palabras escuche, más palabras entenderá. Señala las cosas de interés mientras dais un paseo, por ejemplo. Cuanto más le hables a tu bebé, a más palabras estará expuesto.

Habla directamente con tu bebé, aunque no responda, hazlo.

¡Léele!

La lectura es la manera perfecta de ayudar a tu hijo a aprender habilidades lingüísticas y desarrollar su vocabulario.

 Leerle a tu bebé desde que nace es una excelente manera de adquirir este hábito. Tu recién nacido no entenderá lo que estás diciendo, pero se sentirá reconfortado por tu voz.

 A medida que crezca, comenzará a comprender las historias y aumentará su vocabulario escuchándote leer.

Cántale

Cantar canciones infantiles con rima y canciones de cuna a tu bebé es beneficioso para el desarrollo del lenguaje. Le encantará el sonido de tu voz (¡no importa lo mal que puedas cantar!). Y disfrutará repitiendo cualquier acción que acompañe la canción. Tu bebé puede imitar tus gestos e incluso intentar hacer sonidos que se parezcan a la canción.

Balbucea con tu pequeño

Cuando tu bebé esté balbuceando, ¡balbucea con él! Repite los sonidos y el ritmo de sus ruidos y participa en un juego de imitación. A tu bebé le encantará tener toda tu atención, jugar e imitarte. Introduce nuevos sonidos para que tu hijo también los imite, como soplar o tararear.

Escúchale siempre

Cuando tu bebé intente comunicarse contigo, préstale toda tu atención y que se note que le estás escuchando. Esto no solo le ayudará a desarrollar la confianza para aprender a hablar, sino que también le enseñará a ser un buen oyente.

Turnos de palabra

La conversación se trata de turnarse, así que involucra a tu hijo en juegos por turnos como el escondite desde una edad temprana. De esta manera empezará a entender que una buena comunicación es bidireccional.

Cosas a evitar

Hay algunas cosas que es mejor evitar cuando se motiva a los bebés a hablar:

  • Ruido de fondo: los bebés se distraen fácilmente. Apaga la televisión y la radio y deja que tu bebé se concentre en lo que estás diciendo.
  • Limita el tiempo de pantalla: los expertos argumentan que los niños menores de dos años no deberían ver televisión. Las investigaciones han descubierto que mirar televisión puede tener un efecto perjudicial en el desarrollo del lenguaje.
  • Corregirle demasiado: a medida que tu bebé aprende nuevas palabras, es probable que cometa algunos errores. Con el tiempo, al escucharte a ti y a otras personas hablar, aprenderá a diferenciar las palabras y sus formas. Por ahora, no le corrijas con demasiada frecuencia, ya que puede ser desmotivador.

Источник: https://www.etapainfantil.com/ensenar-hablar-bebe

¿Cuando empiezan a hablar los bebés?

Hablar: Las primeras palabras de tu bebé

Los pequeños necesitan tres años para pasar de los adorables balbuceos «gu-gu» o de las «palabras comodín» como «galletacolate» a frases con sujeto, verbo y complemento.

Durante este período os pasará como a todos los padres del mundo: primero se os caerá la baba con los primeros «ga-ga», después os convertiréis en profesionales expertos en el lenguaje codificado del hombrecito o la mujercita y, por último, quedaréis maravillados por el progreso oratorio de vuestra joyita.

Veamos cuándo empiezan a hablar los bebés y cuáles son las principales fases de la adquisición del lenguaje.

Primera fase: cuando el bebé nace

Gu gu, ga ga, ma, da, ma… ¡mamá!

Nada más salir del vientre de mamá, el bebé ya tiene voz de tenor, como lo atestiguan sus llantos de recién nacido, fácilmente reconocibles. Las primeras vocalizaciones son universales para todos los bebés: sólo vocales. No obstante, empieza a memorizar su lengua materna, por lo que es importante hablarle con claridad desde que nace.

Segunda fase: Cómo habla el bebé a los 3 meses.

Con 3 meses, el bebé descubre el placer del sonido y los balbuceos. Es lo normal porque su cerebro empieza a utilizar las áreas correspondientes a la comprensión verbal y al lenguaje.

Acompaña, pues, el sonido con las primeras muecas y con un lenguaje corporal que aporte significado.

Un grito de alegría mientras sonríe, el principio de un «buah» con el rostro compungido, un «aya» de saciedad después de un buen biberón y gestos en todos los sentidos.

No debes preocuparte, aprenderás progresivamente a descodificar su lenguaje corporal, sus balbuceos y sus llantos.

Tercera fase: Los avances de un bebé entre los 6 y 8 meses.

Entre los 6 y los 8 meses, el bebé comprende algo que cambiará su vida: cuando habla, sus padres le responden.

Bueno, de momento, no tiene muy claro el significado, pero se ha convertido en un profesional del balbuceo. Lo importante es que ha comprendido el principio de interacción.

La asociación entre significado y palabra se va produciendo poco a poco en su cerebro.

Entre los 8 y lo s 12 meses:»galleta». Ya está: el bebé puede expresar una intención. A partir de entonces, ya ha tomado la senda de la comunicación. Es la edad de las primeras palabras del bebé, de los primeros «papá» y «mamá». ¿A quién nombrará primero?

Debes tener en cuenta que para estimular al bebé es importante hablarle detallándole las situaciones y los objetos desde el principio. Lo graba todo.

Cuarta fase: pronto tu bebé empezara a decir 100 palabras

De un año a aproximadamente 20 meses, la palabra toma el vuelo con unos cuantos vocablos muy simples y eficaces («ya ta», «no», «más»…) que designan cambios de situaciones. El bebé va a repetir sus onomatopeyas favoritas (brum-brum, miau, etc.). Aparecen las palabras comodín, como «pupa» que designan un estado y su solución.

De momento, el pequeño comprende más de lo que habla. Puedes estimular sus progresos mirando con él imágenes o cantándole canciones infantiles, por ejemplo. Y, ante todo, sigue hablándole con normalidad. Es la mejor manera de enriquecer su vocabulario y estimular su curiosidad. Pronto, ¡las primeras palabras del bebé se convertirán en muchas más!

Quinta fase: El bebé comienza a decir frases.

Con 2 años el lenguaje se dispara. Se trata, sin embargo, de una generalización porque algunos bebés necesitan más tiempo. Con esta edad, el bebé aprende una palabra nueva cada día, y se traba cuando habla. Nombra las cosas por lo que son y se interesa por lo que piensan los demás y no sólo por él.

Su diccionario personal se enriquece. En resumen, el bebé empieza a hablar para comunicarse. Aprovecha para leerle cuentos y hablarle del entorno que le rodea, ya que está ansioso por descubrir cosas.

Sexta fase: El bebé comienza a hablar poco a poco.

Entre 2 y 3 años, las palabras se pueden asociar: un auténtico descubrimiento para el pequeñín. Utiliza a menudo el verbo al principio de la frase antes de los pronombres y los artículos. Ahora dice «yo», aunque ya era consciente de su individualidad desde hace tiempo.

Carolina, mamá de Adrián (5 años) y de Luís(2 años)

«Mi hijo mayor tiene 5 años y es el intérprete oficial de mi niño pequeño que acaba de cumplir 2 años. Es increíble porque hay un entendimiento total entre ambos: uno «chapurrea» y el otro traduce. Luís: «queo ua»; Adrián: «quiere agua». ¿Qué otra cosa podía ser? ¡Es muy gracioso! «

Источник: https://www.nestlebebe.es/padres-de-hoy/cuando-empiezan-hablar-bebes

La comunicación y su hijo de 1 a 2 años

Hablar: Las primeras palabras de tu bebé

  • Tamaño de texto más grande

El desarrollo del lenguaje despega realmente durante esta etapa, sobre todo, cuando su pequeño se acerque a su segundo cumpleaños.

Los niños de esta edad son más capaces de entender lo que les dicen y de expresar lo que quieren a través de palabras y gestos. Disfrutan de su capacidad de entender órdenes, y no dudarán en darlas por sí mismos.

Cómo se comunican los niños de esta edad

La mayoría de los niños dicen sus primeras palabras alrededor de su primer cumpleaños. Un niño que está muy ocupado en aprender a andar es posible que relegue el habla al último puesto; no se trata de algo infrecuente y no debe ser motivo de alarma para sus padres.

Los niños de esta edad pueden haber aprendido fragmentos de decenas de palabras que pueden ser difíciles de reconocer cuando las dicen.

Pueden repetir lo que oyen o mezclar unas pocas palabras en una jerga extraña (balbuceando con entonaciones similares a las de una frase).

De todos modos, cuando se lanzan a hablar, lo más probable es que avancen deprisa y que, en breve, sean capaces de señalar cosas familiares y de decir sus nombres, así como de reconocer los nombres de objetos y personas familiares y de partes del cuerpo.

Cuando tienen alrededor de 2 años, la mayoría de los niños dicen 50 palabras o más, utilizan frases, y son capaces de construir oraciones de dos o tres palabras.

Independientemente del momento en que su hijo diga sus primeras palabras, puede tener la seguridad de que su hijo ya entiende gran parte de lo que le dicen desde antes de ese momento. Su hijo debería ser capaz de responder a instrucciones sencillas («Pasa la pelota a mamá») y debería conocer los nombres de objetos conocidos y de los miembros de su familia.

Cómo favorecer el desarrollo del lenguaje

Su pequeño escucha todo lo que le dicen y lo almacena con una velocidad increíble. En vez de utilizar las palabras típicas de los bebés (habla infantil), utilice los nombres correctos de personas, lugares y cosas. Hable despacio y con claridad, y dígalo todo usando un lenguaje sencillo.

Su hijo de 1 año puede seguir comunicándose con gestos, como señalar imágenes o algo que quiera tener. Los gestos se volverán más elaborados a lo largo de este año a medida que su hijo los vaya utilizando para imitar acciones, expresarse y jugar.

Los gestos también son una parte importante del desarrollo del lenguaje.

Establezca una conexión entre gestos y lenguaje verbal utilizando comentarios como: «¿Quieres beber?» (cuando su hijo señale hacia la nevera), y espere su respuesta.

Luego dígale: «¿Qué quieres? ¿Leche? Perfecto, aquí tienes tu leche». Este tipo de comportamiento anima a los niños a responder y a participar en conversaciones.

Lo más probable es que a su hijo le encanten los juegos de gestos, como «los cinco lobitos» y los juegos de identificar cosas, como partes del cuerpo, dibujos y gente conocida: «¿Dónde tienes la nariz?», «Enséñame la pelota» y «¿Dónde está mamá?»

El vocabulario de su hijo crecerá deprisa, pero su pronunciación no seguirá el mismo ritmo. En torno a los 2 años de edad, solo se puede entender la mitad de lo que dice la mayoría de los niños. Pero enfatice la pronunciación correcta cuando usted le conteste.

¿Me debería preocupar?

La mayoría de los niños alcanzan los siguientes hitos evolutivos relacionados con el lenguaje durante esta etapa:

  • decir varias palabras cuando tienen alrededor de 15-18 meses de edad
  • señalar a gente y objetos familiares y algunas partes del cuerpo con 18 meses de edad
  • saber decir 50 palabras o más cuando tienen alrededor de 2 años
  • unir dos palabras para formar una frase cuando tienen alrededor de 2 años
  • saber seguir instrucciones de 2 pasos cuando tienen alrededor de 2 años

No dude en informar al médico de su hijo sobre cualquier cosa que le preocupe, sobre todo, si cree que su hijo no habla o le preocupa que no oiga bien.

A algunos padres les puede preocupar que un hijo suyo de 1 a 3 años que no hable pueda tener autismo.

Los niños con autismo y afecciones relacionadas pueden tener un retraso en el lenguaje u otros problemas en la comunicación, pero un escaso nivel de interacción social junto con unos intereses restringidos o unos patrones de conducta limitados también son rasgos distintivos de este trastorno.

Si tiene dudas sobre el desarrollo de su hijo o hay algo que le preocupa, hable con su médico.

Revisado por: Mary L. Gavin, MD

Fecha de revisión: junio de 2019

Источник: https://kidshealth.org/es/parents/c12yr-esp.html

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: