Hematomas en el embarazo

Contents
  1. Hematomas intrauterinos en el embarazo: causas y tratamiento
  2. ¿Qué son los hematomas intrauterinos?
  3. Diagnóstico
  4. Tipos
  5. Causas
  6. Tratamiento y pronóstico
  7. ¿Cuáles son los hematomas intrauterinos de peor pronóstico?
  8. ¿Cuáles son los riesgos de un hematoma en un embarazo de mellizos?
  9. ¿Cuáles son los cuidados ante un hematoma en el embarazo?
  10. Lectura recomendada
  11. Источник: https://drfelixlugo.com/hematoma-riesgo-embarazo/ Hematomas en el embarazo Hematomas en el embarazo Hematomas en el embarazo Hematomas en el embarazo Los hematomas uterinos, que aparecen en el transcurso del embarazo, son coágulos de sangre acumulados entre la placenta o los tejidos propios de la gestación y el revestimiento del útero.  Indice Hematomas uterinos en el embarazo Hematomas intrauterinos en el embarazo: causas y tratamiento Un hematoma intrauterino es una acumulación de sangre dentro de la cavidad uterina en el transcurso de una gestación. Aparecen con mayor frecuencia en el primer trimestre de embarazo y pueden dar lugar a un sangrado vaginal o no. Los hematomas intrauterinos siempre son motivo de preocupación en las mujeres embarazadas. Además, el embarazo se considera de alto riesgo y, por tanto, será necesario que la mujer guarde reposo y lleve un control más exhaustivo de su estado. ¿Qué son los hematomas intrauterinos? Источник: https://drfelixlugo.com/hematoma-riesgo-embarazo/ Hematomas en el embarazo Los hematomas uterinos, que aparecen en el transcurso del embarazo, son coágulos de sangre acumulados entre la placenta o los tejidos propios de la gestación y el revestimiento del útero.  Indice Hematomas uterinos en el embarazo Hematomas en el embarazo Los hematomas uterinos, que aparecen en el transcurso del embarazo, son coágulos de sangre acumulados entre la placenta o los tejidos propios de la gestación y el revestimiento del útero.  Indice Hematomas uterinos en el embarazo La aparición de hematomas es potencialmente dañina para el feto, ya que puede significar que la placenta se ha despegado total o parcialmente y su función podría estar comprometida. No obstante, la mayoría de los casos evoluciona bien, los embarazos llegan a término sin más tratamiento que el reposo y la sangre coagulada del hematoma se reabsorbe por sí sola; especialmente cuando son pequeños y no van acompañados de síntomas. La valoración de la gravedad de la lesión dependerá de dos variables principalmente: el volumen y la localización del hematoma retroplacentario. Los hematomas intrauterinos tienen forma de cuña o de medialuna entre el tejido coriónico (de la placenta) y la pared uterina. El volumen del hematoma se mide en medicina usando la fórmula de largo (mm) x ancho (mm). Así se considera pequeño si su tamaño es menor del 20% respecto al del saco gestacional y grande si supera el 50%. Pero quizás, a la hora de hacer un pronóstico, resulta más relevante el lugar donde aparece que su dimensión. Los hematomas uterinos se clasifican según su ubicación entre las distintas capas de tejido en: – Retroplacentarios: son los hematomas que se forman entre la placenta y el endometrio. Están asociados al desprendimiento de placenta, que se revela, normalmente, con hemorragia vaginal. La abrupción o desprendimiento placentario suele ser la causa de sangrado más habitual a partir de la semana 28 (durante el tercer trimestre) y conlleva un riesgo de aborto espontáneo o de parto prematuro. – Subcoriónicos: la sangre se acumula en el interior de la cavidad endometrial, casi siempre durante las primeras etapas de embarazo. En general este hematoma evoluciona bien y no suele producir pérdida del embarazo, pero su presencia requiere vigilancia médica porque constituye una amenaza de aborto. – Supracervicales: por su ubicación, suelen tener mejor pronóstico. Además, se eliminan por la vagina en forma de hemorragia. ¿Por qué se producen? Hematomas intrauterinos en el embarazo: causas y tratamiento Un hematoma intrauterino es una acumulación de sangre dentro de la cavidad uterina en el transcurso de una gestación. Aparecen con mayor frecuencia en el primer trimestre de embarazo y pueden dar lugar a un sangrado vaginal o no. Los hematomas intrauterinos siempre son motivo de preocupación en las mujeres embarazadas. Además, el embarazo se considera de alto riesgo y, por tanto, será necesario que la mujer guarde reposo y lleve un control más exhaustivo de su estado. ¿Qué son los hematomas intrauterinos? Los hematomas intrauterinos, también llamados hematomas interdeciduotrofoblásticos, son coágulos de sangre acumulados entre la placenta o el tejido coriónico y el revestimiento interno del útero. La aparición de estos hematomas puede comprometer el desarrollo fetal y dar lugar a un aborto espontáneo en el peor de los casos. Sin embargo, la mayoría de veces, la sangre coagulada es reabsorbida y la gestación sigue su evolución normal. Diagnóstico Los hematomas intrauterinos no suelen tener síntomas asociados como el dolor, pero en ocasiones sí es posible que la mujer tenga pérdidas de sangre. Las hemorragias vaginales causadas por los hematomas intrauterinos pueden variar en color y cantidad. En cualquier caso, siempre que haya un sangrado en el embarazo, es recomendable acudir al médico cuanto antes. Los hematomas intrauterinos serán diagnosticados por ecografía, donde se les tomarán medidas para seguir su evolución. En caso de no haber pérdidas de sangre, los hematomas serán detectados durante alguna de las ecografías de control rutinarias. Tipos Los hematomas intrauterinos se clasifican en función de su localización entre las distintas capas de tejido. Los comentamos a continuación: Retroplacentariosse forman entre la placenta y el endometrio. Se asocian al desprendimiento de placenta, que suele ser la causa más habitual del sangrado a partir de la semana 28. Por tanto, pueden dar lugar a un aborto o parto prematuro.Subcoriónicosse forman en el interior de la cavidad endometrial en las primeras semanas de embarazo normalmente. Aunque también constituyen una amenaza de aborto, estos hematomas suelen tener una evolución favorable y no acaban en una pérdida gestacional.Supracervicalesson los que mejor pronóstico tienen debido a su ubicación. Se suelen eliminar por la vagina en forma de hemorragia. Además de la ubicación del hematoma, su gravedad también dependerá del tamaño que ocupe. En general, el volumen de los hematomas intrauterinos se mide usando la fórmula de largo por ancho en milímetros. Se considera que el hematoma es pequeño si su tamaño es menor del 20% con respecto al saco gestacional y grande si supera el 50%. Tipos de hematomas intrauterinos Causas Las causas de la formación de los hematomas intrauterinos son desconocidas. Sin embargo, su aparición se ha visto relacionada con los siguientes factores: Malos hábitos como el tabaco o el alcohol Lesiones abdominales previas Placenta previa Hipertensión o preclampsia Haber tenido varios embarazos Mujeres mayores de 38-40 años Lo más probable es que el origen de los hematomas intrauterinos se sitúe entorno a la implantación del embrión, debido a la lesión provocada en el endometrio que, finalmente, se transforma en sangre coagulada. Si estos coágulos de sangre no se deshacen o son reabsorbidos, los hematomas pueden seguir creciendo y ejercer presión sobre el embrión, lo cual podría provocar un aborto en el peor de los casos. Tratamiento y pronóstico En primer lugar, ante un hematoma intrauterino, es necesario seguir todas las recomendaciones del médico y acudir a la consulta las veces que éste indique para su control. Normalmente, una vez cada una o dos semanas hasta que pase el riesgo. El pronóstico de los hematomas intrauterinos se valora teniendo en cuenta dos elementos principales: su ubicación y tamaño. Los hematomas pequeños suelen tener una evolución favorable y se reabsorben espontáneamente. En función del tamaño y la localización, el tiempo que tardarán en eliminarse será mayor o menor. En caso de que estos hematomas crezcan y alcancen un gran tamaño, el embarazo será considerado de alto riesgo y habrá que tomar algunas medidas preventivas como las siguientes: Reposo absoluto No practicar relaciones sexuales Óvulos de progesterona en algunos casos Hospitalización de urgencia en los casos más graves Normalmente, a medida que avanza la gestación, la circulación de los hematomas se normaliza y la mayoría de ellos desaparecen gradualmente. Diagnóstico y evolución de un hematoma intrauterino Como hemos dicho, las hemorragias durante el embarazo son muy alarmantes para la mujer. Sobre todo en los casos de hematomas intrauterinos grandes, el sangrado será abundante y escandaloso. Sin embargo, este síntoma no indica un peor pronóstico, ya que significa que el hematoma se está eliminando y reduciendo su tamaño progresivamente. Preguntas de los usuarios ¿Cuáles son los hematomas intrauterinos de peor pronóstico? Por Zaira Salvador (embrióloga). Los hematomas grandes ubicados en mal sitio. Por ejemplo, los hematomas retroplacentarios centrales grandes, en los cuales se produce la separación entre el tejido coriónico y las deciduas basales (capas que envuelven a la placenta). Esto puede provocar un desprendimiento de placenta o rotura prematura de la bolsa, ocasionando un aborto o un parto prematuro si el embarazo ya se encuentra en una etapa avanzada. ¿Cuáles son los riesgos de un hematoma en un embarazo de mellizos? Por Zaira Salvador (embrióloga). Al igual que con un embarazo único, la gravedad del hematoma depende de su tamaño y localización en el útero. No obstante, al haber menos espacio intrauterino en un embarazo múltiple, la situación podría complicarse. En definitiva, los embarazos de gemelos y mellizos con hematomas intrauterinos necesitarán un mayor control y reposo absoluto por parte de la madre. En la consulta ginecológica, se controlará el crecimiento de ambos fetos y se programará una cesárea en caso de haber sufrimiento fetal. ¿Cuáles son los cuidados ante un hematoma en el embarazo? Por Zaira Salvador (embrióloga). En función del tamaño y la gravedad del hematoma, el médico puede indicar reposo parcial o absoluto. En general, no se recomienda practicar ningún tipo de ejercicio ni mantener relaciones sexuales. También es posible que el médico indique algún tipo de dieta especial y/o la administración de óvulos de progesterona. Lectura recomendada Las pérdidas de sangre durante el embarazo pueden tener una causa diferente a la comentada en este artículo. Puedes consultar otros motivos del sangrado vaginal en el siguiente enlace: ¿Es normal sangrar en el embarazo? Si quieres seguir leyendo sobre las causas y recomendaciones para un embarazo de riesgo, te recomendamos entrar en el siguiente post: Embarazo de alto riesgo. Источник: https://www.reproduccionasistida.org/hematomas-intrauterinos-en-el-embarazo/ Источник: https://drfelixlugo.com/hematoma-riesgo-embarazo/ Hematomas en el embarazo Hematomas en el embarazo Los hematomas uterinos, que aparecen en el transcurso del embarazo, son coágulos de sangre acumulados entre la placenta o los tejidos propios de la gestación y el revestimiento del útero.  Indice Hematomas uterinos en el embarazo Hematomas uterinos en el embarazo La aparición de hematomas es potencialmente dañina para el feto, ya que puede significar que la placenta se ha despegado total o parcialmente y su función podría estar comprometida. No obstante, la mayoría de los casos evoluciona bien, los embarazos llegan a término sin más tratamiento que el reposo y la sangre coagulada del hematoma se reabsorbe por sí sola; especialmente cuando son pequeños y no van acompañados de síntomas. La valoración de la gravedad de la lesión dependerá de dos variables principalmente: el volumen y la localización del hematoma retroplacentario. Los hematomas intrauterinos tienen forma de cuña o de medialuna entre el tejido coriónico (de la placenta) y la pared uterina. El volumen del hematoma se mide en medicina usando la fórmula de largo (mm) x ancho (mm). Así se considera pequeño si su tamaño es menor del 20% respecto al del saco gestacional y grande si supera el 50%. Pero quizás, a la hora de hacer un pronóstico, resulta más relevante el lugar donde aparece que su dimensión. Los hematomas uterinos se clasifican según su ubicación entre las distintas capas de tejido en: – Retroplacentarios: son los hematomas que se forman entre la placenta y el endometrio. Están asociados al desprendimiento de placenta, que se revela, normalmente, con hemorragia vaginal. La abrupción o desprendimiento placentario suele ser la causa de sangrado más habitual a partir de la semana 28 (durante el tercer trimestre) y conlleva un riesgo de aborto espontáneo o de parto prematuro. – Subcoriónicos: la sangre se acumula en el interior de la cavidad endometrial, casi siempre durante las primeras etapas de embarazo. En general este hematoma evoluciona bien y no suele producir pérdida del embarazo, pero su presencia requiere vigilancia médica porque constituye una amenaza de aborto. – Supracervicales: por su ubicación, suelen tener mejor pronóstico. Además, se eliminan por la vagina en forma de hemorragia. ¿Por qué se producen? ¿Por qué se producen? Se desconocen las causas que provocan el origen de estos hematomas, aunque parece existir una relación entre el desprendimiento de placenta y la hipertensión crónica o la toxemia gravídica, así como con la edad de la mujer. Además, se ha relacionado la aparición de hematomas uterinos con hábitos como el tabaco, el consumo de alcohol o drogas, con lesiones abdominales previas, con la placenta previa, la preclampsia (hipertensión inducida por el embarazo), el haber tenido varios hijos o con la edad de la gestante (ser mayor de 38 o 40 años), entre otros. Síntomas de los hematomas uterinos Síntomas de los hematomas uterinos Los síntomas pueden variar en intensidad según sea la gravedad o el tamaño del hematoma. Algunos casos pasan desapercibidos hasta su detección mediante ultrasonidos, precisamente por la ausencia de manifestaciones externas. Cuando los hematomas o el desgarro placentario son mayores, los síntomas suelen ser más evidentes y aparecer repentinamente. Entre ellos los más comunes son: – Calambres abdominales – Dolor abdominal – Hemorragia vaginal – Dolor de espalda – Contracciones Tratamiento de esta afección Tratamiento de esta afección El diagnóstico, generalmente, es rápido y se lleva a cabo por ecografía en la consulta de ginecología. El tratamiento depende de la gravedad de la situación, pero suele ser habitual el reposo absoluto como medida preventiva, evitar las relaciones sexuales y la hospitalización de urgencia en los casos más graves. Si bien, la mayor parte de los hematomas se reabsorben espontáneamente y desaparecen solos. El tiempo que tarda en eliminarse varía según el tamaño de este y dónde esté situado. Los más pequeños, sin síntomas, suelen desparecer solos en una o dos semanas sin necesidad de hacer nada más que reposo relativo. A veces se aconseja usar progesterona artificial.    Si la abrupción placentaria es pequeña y asintomática, el embarazo suele continuar su curso normalmente y llegar a término. Pero los hematomas grandes situados en sitios comprometidos pueden dar lugar a un desprendimiento de placenta o rotura prematura de la bolsa. Si el embarazo está avanzado es posible que se prescriba una cesárea, especialmente si hay riesgo de sufrimiento fetal.  Los hematomas con peor pronóstico son los retroplacentarios centrales grandes, en los cuales se produce la separación entre el tejido coriónico y las deciduas basales (capas que envuelven a la placenta).   ¿Cuándo debo acudir a Urgencias? Hematomas intrauterinos en el embarazo: causas y tratamiento Un hematoma intrauterino es una acumulación de sangre dentro de la cavidad uterina en el transcurso de una gestación. Aparecen con mayor frecuencia en el primer trimestre de embarazo y pueden dar lugar a un sangrado vaginal o no. Los hematomas intrauterinos siempre son motivo de preocupación en las mujeres embarazadas. Además, el embarazo se considera de alto riesgo y, por tanto, será necesario que la mujer guarde reposo y lleve un control más exhaustivo de su estado. ¿Qué son los hematomas intrauterinos? Los hematomas intrauterinos, también llamados hematomas interdeciduotrofoblásticos, son coágulos de sangre acumulados entre la placenta o el tejido coriónico y el revestimiento interno del útero. La aparición de estos hematomas puede comprometer el desarrollo fetal y dar lugar a un aborto espontáneo en el peor de los casos. Sin embargo, la mayoría de veces, la sangre coagulada es reabsorbida y la gestación sigue su evolución normal. Diagnóstico Los hematomas intrauterinos no suelen tener síntomas asociados como el dolor, pero en ocasiones sí es posible que la mujer tenga pérdidas de sangre. Las hemorragias vaginales causadas por los hematomas intrauterinos pueden variar en color y cantidad. En cualquier caso, siempre que haya un sangrado en el embarazo, es recomendable acudir al médico cuanto antes. Los hematomas intrauterinos serán diagnosticados por ecografía, donde se les tomarán medidas para seguir su evolución. En caso de no haber pérdidas de sangre, los hematomas serán detectados durante alguna de las ecografías de control rutinarias. Tipos Los hematomas intrauterinos se clasifican en función de su localización entre las distintas capas de tejido. Los comentamos a continuación: Retroplacentariosse forman entre la placenta y el endometrio. Se asocian al desprendimiento de placenta, que suele ser la causa más habitual del sangrado a partir de la semana 28. Por tanto, pueden dar lugar a un aborto o parto prematuro.Subcoriónicosse forman en el interior de la cavidad endometrial en las primeras semanas de embarazo normalmente. Aunque también constituyen una amenaza de aborto, estos hematomas suelen tener una evolución favorable y no acaban en una pérdida gestacional.Supracervicalesson los que mejor pronóstico tienen debido a su ubicación. Se suelen eliminar por la vagina en forma de hemorragia. Además de la ubicación del hematoma, su gravedad también dependerá del tamaño que ocupe. En general, el volumen de los hematomas intrauterinos se mide usando la fórmula de largo por ancho en milímetros. Se considera que el hematoma es pequeño si su tamaño es menor del 20% con respecto al saco gestacional y grande si supera el 50%. Tipos de hematomas intrauterinos Causas Las causas de la formación de los hematomas intrauterinos son desconocidas. Sin embargo, su aparición se ha visto relacionada con los siguientes factores: Malos hábitos como el tabaco o el alcohol Lesiones abdominales previas Placenta previa Hipertensión o preclampsia Haber tenido varios embarazos Mujeres mayores de 38-40 años Lo más probable es que el origen de los hematomas intrauterinos se sitúe entorno a la implantación del embrión, debido a la lesión provocada en el endometrio que, finalmente, se transforma en sangre coagulada. Si estos coágulos de sangre no se deshacen o son reabsorbidos, los hematomas pueden seguir creciendo y ejercer presión sobre el embrión, lo cual podría provocar un aborto en el peor de los casos. Tratamiento y pronóstico En primer lugar, ante un hematoma intrauterino, es necesario seguir todas las recomendaciones del médico y acudir a la consulta las veces que éste indique para su control. Normalmente, una vez cada una o dos semanas hasta que pase el riesgo. El pronóstico de los hematomas intrauterinos se valora teniendo en cuenta dos elementos principales: su ubicación y tamaño. Los hematomas pequeños suelen tener una evolución favorable y se reabsorben espontáneamente. En función del tamaño y la localización, el tiempo que tardarán en eliminarse será mayor o menor. En caso de que estos hematomas crezcan y alcancen un gran tamaño, el embarazo será considerado de alto riesgo y habrá que tomar algunas medidas preventivas como las siguientes: Reposo absoluto No practicar relaciones sexuales Óvulos de progesterona en algunos casos Hospitalización de urgencia en los casos más graves Normalmente, a medida que avanza la gestación, la circulación de los hematomas se normaliza y la mayoría de ellos desaparecen gradualmente. Diagnóstico y evolución de un hematoma intrauterino Como hemos dicho, las hemorragias durante el embarazo son muy alarmantes para la mujer. Sobre todo en los casos de hematomas intrauterinos grandes, el sangrado será abundante y escandaloso. Sin embargo, este síntoma no indica un peor pronóstico, ya que significa que el hematoma se está eliminando y reduciendo su tamaño progresivamente. Preguntas de los usuarios ¿Cuáles son los hematomas intrauterinos de peor pronóstico? Por Zaira Salvador (embrióloga). Los hematomas grandes ubicados en mal sitio. Por ejemplo, los hematomas retroplacentarios centrales grandes, en los cuales se produce la separación entre el tejido coriónico y las deciduas basales (capas que envuelven a la placenta). Esto puede provocar un desprendimiento de placenta o rotura prematura de la bolsa, ocasionando un aborto o un parto prematuro si el embarazo ya se encuentra en una etapa avanzada. ¿Cuáles son los riesgos de un hematoma en un embarazo de mellizos? Por Zaira Salvador (embrióloga). Al igual que con un embarazo único, la gravedad del hematoma depende de su tamaño y localización en el útero. No obstante, al haber menos espacio intrauterino en un embarazo múltiple, la situación podría complicarse. En definitiva, los embarazos de gemelos y mellizos con hematomas intrauterinos necesitarán un mayor control y reposo absoluto por parte de la madre. En la consulta ginecológica, se controlará el crecimiento de ambos fetos y se programará una cesárea en caso de haber sufrimiento fetal. ¿Cuáles son los cuidados ante un hematoma en el embarazo? Por Zaira Salvador (embrióloga). En función del tamaño y la gravedad del hematoma, el médico puede indicar reposo parcial o absoluto. En general, no se recomienda practicar ningún tipo de ejercicio ni mantener relaciones sexuales. También es posible que el médico indique algún tipo de dieta especial y/o la administración de óvulos de progesterona. Lectura recomendada Las pérdidas de sangre durante el embarazo pueden tener una causa diferente a la comentada en este artículo. Puedes consultar otros motivos del sangrado vaginal en el siguiente enlace: ¿Es normal sangrar en el embarazo? Si quieres seguir leyendo sobre las causas y recomendaciones para un embarazo de riesgo, te recomendamos entrar en el siguiente post: Embarazo de alto riesgo. Источник: https://www.reproduccionasistida.org/hematomas-intrauterinos-en-el-embarazo/ Источник: https://drfelixlugo.com/hematoma-riesgo-embarazo/ Hematomas en el embarazo Los hematomas uterinos, que aparecen en el transcurso del embarazo, son coágulos de sangre acumulados entre la placenta o los tejidos propios de la gestación y el revestimiento del útero.  Indice Hematomas uterinos en el embarazo La aparición de hematomas es potencialmente dañina para el feto, ya que puede significar que la placenta se ha despegado total o parcialmente y su función podría estar comprometida. No obstante, la mayoría de los casos evoluciona bien, los embarazos llegan a término sin más tratamiento que el reposo y la sangre coagulada del hematoma se reabsorbe por sí sola; especialmente cuando son pequeños y no van acompañados de síntomas. La valoración de la gravedad de la lesión dependerá de dos variables principalmente: el volumen y la localización del hematoma retroplacentario. Los hematomas intrauterinos tienen forma de cuña o de medialuna entre el tejido coriónico (de la placenta) y la pared uterina. El volumen del hematoma se mide en medicina usando la fórmula de largo (mm) x ancho (mm). Así se considera pequeño si su tamaño es menor del 20% respecto al del saco gestacional y grande si supera el 50%. Pero quizás, a la hora de hacer un pronóstico, resulta más relevante el lugar donde aparece que su dimensión. Los hematomas uterinos se clasifican según su ubicación entre las distintas capas de tejido en: – Retroplacentarios: son los hematomas que se forman entre la placenta y el endometrio. Están asociados al desprendimiento de placenta, que se revela, normalmente, con hemorragia vaginal. La abrupción o desprendimiento placentario suele ser la causa de sangrado más habitual a partir de la semana 28 (durante el tercer trimestre) y conlleva un riesgo de aborto espontáneo o de parto prematuro. – Subcoriónicos: la sangre se acumula en el interior de la cavidad endometrial, casi siempre durante las primeras etapas de embarazo. En general este hematoma evoluciona bien y no suele producir pérdida del embarazo, pero su presencia requiere vigilancia médica porque constituye una amenaza de aborto. – Supracervicales: por su ubicación, suelen tener mejor pronóstico. Además, se eliminan por la vagina en forma de hemorragia. ¿Por qué se producen? Se desconocen las causas que provocan el origen de estos hematomas, aunque parece existir una relación entre el desprendimiento de placenta y la hipertensión crónica o la toxemia gravídica, así como con la edad de la mujer. Además, se ha relacionado la aparición de hematomas uterinos con hábitos como el tabaco, el consumo de alcohol o drogas, con lesiones abdominales previas, con la placenta previa, la preclampsia (hipertensión inducida por el embarazo), el haber tenido varios hijos o con la edad de la gestante (ser mayor de 38 o 40 años), entre otros. Síntomas de los hematomas uterinos Los síntomas pueden variar en intensidad según sea la gravedad o el tamaño del hematoma. Algunos casos pasan desapercibidos hasta su detección mediante ultrasonidos, precisamente por la ausencia de manifestaciones externas. Cuando los hematomas o el desgarro placentario son mayores, los síntomas suelen ser más evidentes y aparecer repentinamente. Entre ellos los más comunes son: – Calambres abdominales – Dolor abdominal – Hemorragia vaginal – Dolor de espalda – Contracciones Tratamiento de esta afección El diagnóstico, generalmente, es rápido y se lleva a cabo por ecografía en la consulta de ginecología. El tratamiento depende de la gravedad de la situación, pero suele ser habitual el reposo absoluto como medida preventiva, evitar las relaciones sexuales y la hospitalización de urgencia en los casos más graves. Si bien, la mayor parte de los hematomas se reabsorben espontáneamente y desaparecen solos. El tiempo que tarda en eliminarse varía según el tamaño de este y dónde esté situado. Los más pequeños, sin síntomas, suelen desparecer solos en una o dos semanas sin necesidad de hacer nada más que reposo relativo. A veces se aconseja usar progesterona artificial.    Si la abrupción placentaria es pequeña y asintomática, el embarazo suele continuar su curso normalmente y llegar a término. Pero los hematomas grandes situados en sitios comprometidos pueden dar lugar a un desprendimiento de placenta o rotura prematura de la bolsa. Si el embarazo está avanzado es posible que se prescriba una cesárea, especialmente si hay riesgo de sufrimiento fetal.  Los hematomas con peor pronóstico son los retroplacentarios centrales grandes, en los cuales se produce la separación entre el tejido coriónico y las deciduas basales (capas que envuelven a la placenta).   Hematomas intrauterinos en el embarazo: causas y tratamiento Un hematoma intrauterino es una acumulación de sangre dentro de la cavidad uterina en el transcurso de una gestación. Aparecen con mayor frecuencia en el primer trimestre de embarazo y pueden dar lugar a un sangrado vaginal o no. Los hematomas intrauterinos siempre son motivo de preocupación en las mujeres embarazadas. Además, el embarazo se considera de alto riesgo y, por tanto, será necesario que la mujer guarde reposo y lleve un control más exhaustivo de su estado. ¿Qué son los hematomas intrauterinos? Los hematomas intrauterinos, también llamados hematomas interdeciduotrofoblásticos, son coágulos de sangre acumulados entre la placenta o el tejido coriónico y el revestimiento interno del útero. La aparición de estos hematomas puede comprometer el desarrollo fetal y dar lugar a un aborto espontáneo en el peor de los casos. Sin embargo, la mayoría de veces, la sangre coagulada es reabsorbida y la gestación sigue su evolución normal. Diagnóstico Los hematomas intrauterinos no suelen tener síntomas asociados como el dolor, pero en ocasiones sí es posible que la mujer tenga pérdidas de sangre. Las hemorragias vaginales causadas por los hematomas intrauterinos pueden variar en color y cantidad. En cualquier caso, siempre que haya un sangrado en el embarazo, es recomendable acudir al médico cuanto antes. Los hematomas intrauterinos serán diagnosticados por ecografía, donde se les tomarán medidas para seguir su evolución. En caso de no haber pérdidas de sangre, los hematomas serán detectados durante alguna de las ecografías de control rutinarias. Tipos Los hematomas intrauterinos se clasifican en función de su localización entre las distintas capas de tejido. Los comentamos a continuación: Retroplacentariosse forman entre la placenta y el endometrio. Se asocian al desprendimiento de placenta, que suele ser la causa más habitual del sangrado a partir de la semana 28. Por tanto, pueden dar lugar a un aborto o parto prematuro.Subcoriónicosse forman en el interior de la cavidad endometrial en las primeras semanas de embarazo normalmente. Aunque también constituyen una amenaza de aborto, estos hematomas suelen tener una evolución favorable y no acaban en una pérdida gestacional.Supracervicalesson los que mejor pronóstico tienen debido a su ubicación. Se suelen eliminar por la vagina en forma de hemorragia. Además de la ubicación del hematoma, su gravedad también dependerá del tamaño que ocupe. En general, el volumen de los hematomas intrauterinos se mide usando la fórmula de largo por ancho en milímetros. Se considera que el hematoma es pequeño si su tamaño es menor del 20% con respecto al saco gestacional y grande si supera el 50%. Tipos de hematomas intrauterinos Causas Las causas de la formación de los hematomas intrauterinos son desconocidas. Sin embargo, su aparición se ha visto relacionada con los siguientes factores: Malos hábitos como el tabaco o el alcohol Lesiones abdominales previas Placenta previa Hipertensión o preclampsia Haber tenido varios embarazos Mujeres mayores de 38-40 años Lo más probable es que el origen de los hematomas intrauterinos se sitúe entorno a la implantación del embrión, debido a la lesión provocada en el endometrio que, finalmente, se transforma en sangre coagulada. Si estos coágulos de sangre no se deshacen o son reabsorbidos, los hematomas pueden seguir creciendo y ejercer presión sobre el embrión, lo cual podría provocar un aborto en el peor de los casos. Tratamiento y pronóstico En primer lugar, ante un hematoma intrauterino, es necesario seguir todas las recomendaciones del médico y acudir a la consulta las veces que éste indique para su control. Normalmente, una vez cada una o dos semanas hasta que pase el riesgo. El pronóstico de los hematomas intrauterinos se valora teniendo en cuenta dos elementos principales: su ubicación y tamaño. Los hematomas pequeños suelen tener una evolución favorable y se reabsorben espontáneamente. En función del tamaño y la localización, el tiempo que tardarán en eliminarse será mayor o menor. En caso de que estos hematomas crezcan y alcancen un gran tamaño, el embarazo será considerado de alto riesgo y habrá que tomar algunas medidas preventivas como las siguientes: Reposo absoluto No practicar relaciones sexuales Óvulos de progesterona en algunos casos Hospitalización de urgencia en los casos más graves Normalmente, a medida que avanza la gestación, la circulación de los hematomas se normaliza y la mayoría de ellos desaparecen gradualmente. Diagnóstico y evolución de un hematoma intrauterino Como hemos dicho, las hemorragias durante el embarazo son muy alarmantes para la mujer. Sobre todo en los casos de hematomas intrauterinos grandes, el sangrado será abundante y escandaloso. Sin embargo, este síntoma no indica un peor pronóstico, ya que significa que el hematoma se está eliminando y reduciendo su tamaño progresivamente. Preguntas de los usuarios ¿Cuáles son los hematomas intrauterinos de peor pronóstico? Por Zaira Salvador (embrióloga). Los hematomas grandes ubicados en mal sitio. Por ejemplo, los hematomas retroplacentarios centrales grandes, en los cuales se produce la separación entre el tejido coriónico y las deciduas basales (capas que envuelven a la placenta). Esto puede provocar un desprendimiento de placenta o rotura prematura de la bolsa, ocasionando un aborto o un parto prematuro si el embarazo ya se encuentra en una etapa avanzada. ¿Cuáles son los riesgos de un hematoma en un embarazo de mellizos? Por Zaira Salvador (embrióloga). Al igual que con un embarazo único, la gravedad del hematoma depende de su tamaño y localización en el útero. No obstante, al haber menos espacio intrauterino en un embarazo múltiple, la situación podría complicarse. En definitiva, los embarazos de gemelos y mellizos con hematomas intrauterinos necesitarán un mayor control y reposo absoluto por parte de la madre. En la consulta ginecológica, se controlará el crecimiento de ambos fetos y se programará una cesárea en caso de haber sufrimiento fetal. ¿Cuáles son los cuidados ante un hematoma en el embarazo? Por Zaira Salvador (embrióloga). En función del tamaño y la gravedad del hematoma, el médico puede indicar reposo parcial o absoluto. En general, no se recomienda practicar ningún tipo de ejercicio ni mantener relaciones sexuales. También es posible que el médico indique algún tipo de dieta especial y/o la administración de óvulos de progesterona. Lectura recomendada Las pérdidas de sangre durante el embarazo pueden tener una causa diferente a la comentada en este artículo. Puedes consultar otros motivos del sangrado vaginal en el siguiente enlace: ¿Es normal sangrar en el embarazo? Si quieres seguir leyendo sobre las causas y recomendaciones para un embarazo de riesgo, te recomendamos entrar en el siguiente post: Embarazo de alto riesgo. Источник: https://www.reproduccionasistida.org/hematomas-intrauterinos-en-el-embarazo/ Источник: https://drfelixlugo.com/hematoma-riesgo-embarazo/ Hematomas en el embarazo Hematomas en el embarazo Los hematomas uterinos, que aparecen en el transcurso del embarazo, son coágulos de sangre acumulados entre la placenta o los tejidos propios de la gestación y el revestimiento del útero.  Indice Hematomas uterinos en el embarazo Hematomas uterinos en el embarazo La aparición de hematomas es potencialmente dañina para el feto, ya que puede significar que la placenta se ha despegado total o parcialmente y su función podría estar comprometida. No obstante, la mayoría de los casos evoluciona bien, los embarazos llegan a término sin más tratamiento que el reposo y la sangre coagulada del hematoma se reabsorbe por sí sola; especialmente cuando son pequeños y no van acompañados de síntomas. La valoración de la gravedad de la lesión dependerá de dos variables principalmente: el volumen y la localización del hematoma retroplacentario. Los hematomas intrauterinos tienen forma de cuña o de medialuna entre el tejido coriónico (de la placenta) y la pared uterina. El volumen del hematoma se mide en medicina usando la fórmula de largo (mm) x ancho (mm). Así se considera pequeño si su tamaño es menor del 20% respecto al del saco gestacional y grande si supera el 50%. Pero quizás, a la hora de hacer un pronóstico, resulta más relevante el lugar donde aparece que su dimensión. Los hematomas uterinos se clasifican según su ubicación entre las distintas capas de tejido en: – Retroplacentarios: son los hematomas que se forman entre la placenta y el endometrio. Están asociados al desprendimiento de placenta, que se revela, normalmente, con hemorragia vaginal. La abrupción o desprendimiento placentario suele ser la causa de sangrado más habitual a partir de la semana 28 (durante el tercer trimestre) y conlleva un riesgo de aborto espontáneo o de parto prematuro. – Subcoriónicos: la sangre se acumula en el interior de la cavidad endometrial, casi siempre durante las primeras etapas de embarazo. En general este hematoma evoluciona bien y no suele producir pérdida del embarazo, pero su presencia requiere vigilancia médica porque constituye una amenaza de aborto. – Supracervicales: por su ubicación, suelen tener mejor pronóstico. Además, se eliminan por la vagina en forma de hemorragia. ¿Por qué se producen? ¿Por qué se producen? Se desconocen las causas que provocan el origen de estos hematomas, aunque parece existir una relación entre el desprendimiento de placenta y la hipertensión crónica o la toxemia gravídica, así como con la edad de la mujer. Además, se ha relacionado la aparición de hematomas uterinos con hábitos como el tabaco, el consumo de alcohol o drogas, con lesiones abdominales previas, con la placenta previa, la preclampsia (hipertensión inducida por el embarazo), el haber tenido varios hijos o con la edad de la gestante (ser mayor de 38 o 40 años), entre otros. Síntomas de los hematomas uterinos Síntomas de los hematomas uterinos Los síntomas pueden variar en intensidad según sea la gravedad o el tamaño del hematoma. Algunos casos pasan desapercibidos hasta su detección mediante ultrasonidos, precisamente por la ausencia de manifestaciones externas. Cuando los hematomas o el desgarro placentario son mayores, los síntomas suelen ser más evidentes y aparecer repentinamente. Entre ellos los más comunes son: – Calambres abdominales – Dolor abdominal – Hemorragia vaginal – Dolor de espalda – Contracciones Tratamiento de esta afección Tratamiento de esta afección El diagnóstico, generalmente, es rápido y se lleva a cabo por ecografía en la consulta de ginecología. El tratamiento depende de la gravedad de la situación, pero suele ser habitual el reposo absoluto como medida preventiva, evitar las relaciones sexuales y la hospitalización de urgencia en los casos más graves. Si bien, la mayor parte de los hematomas se reabsorben espontáneamente y desaparecen solos. El tiempo que tarda en eliminarse varía según el tamaño de este y dónde esté situado. Los más pequeños, sin síntomas, suelen desparecer solos en una o dos semanas sin necesidad de hacer nada más que reposo relativo. A veces se aconseja usar progesterona artificial.    Si la abrupción placentaria es pequeña y asintomática, el embarazo suele continuar su curso normalmente y llegar a término. Pero los hematomas grandes situados en sitios comprometidos pueden dar lugar a un desprendimiento de placenta o rotura prematura de la bolsa. Si el embarazo está avanzado es posible que se prescriba una cesárea, especialmente si hay riesgo de sufrimiento fetal.  Los hematomas con peor pronóstico son los retroplacentarios centrales grandes, en los cuales se produce la separación entre el tejido coriónico y las deciduas basales (capas que envuelven a la placenta).   ¿Cuándo debo acudir a Urgencias? Hematomas intrauterinos en el embarazo: causas y tratamiento Un hematoma intrauterino es una acumulación de sangre dentro de la cavidad uterina en el transcurso de una gestación. Aparecen con mayor frecuencia en el primer trimestre de embarazo y pueden dar lugar a un sangrado vaginal o no. Los hematomas intrauterinos siempre son motivo de preocupación en las mujeres embarazadas. Además, el embarazo se considera de alto riesgo y, por tanto, será necesario que la mujer guarde reposo y lleve un control más exhaustivo de su estado. ¿Qué son los hematomas intrauterinos? Los hematomas intrauterinos, también llamados hematomas interdeciduotrofoblásticos, son coágulos de sangre acumulados entre la placenta o el tejido coriónico y el revestimiento interno del útero. La aparición de estos hematomas puede comprometer el desarrollo fetal y dar lugar a un aborto espontáneo en el peor de los casos. Sin embargo, la mayoría de veces, la sangre coagulada es reabsorbida y la gestación sigue su evolución normal. Diagnóstico Los hematomas intrauterinos no suelen tener síntomas asociados como el dolor, pero en ocasiones sí es posible que la mujer tenga pérdidas de sangre. Las hemorragias vaginales causadas por los hematomas intrauterinos pueden variar en color y cantidad. En cualquier caso, siempre que haya un sangrado en el embarazo, es recomendable acudir al médico cuanto antes. Los hematomas intrauterinos serán diagnosticados por ecografía, donde se les tomarán medidas para seguir su evolución. En caso de no haber pérdidas de sangre, los hematomas serán detectados durante alguna de las ecografías de control rutinarias. Tipos Los hematomas intrauterinos se clasifican en función de su localización entre las distintas capas de tejido. Los comentamos a continuación: Retroplacentariosse forman entre la placenta y el endometrio. Se asocian al desprendimiento de placenta, que suele ser la causa más habitual del sangrado a partir de la semana 28. Por tanto, pueden dar lugar a un aborto o parto prematuro.Subcoriónicosse forman en el interior de la cavidad endometrial en las primeras semanas de embarazo normalmente. Aunque también constituyen una amenaza de aborto, estos hematomas suelen tener una evolución favorable y no acaban en una pérdida gestacional.Supracervicalesson los que mejor pronóstico tienen debido a su ubicación. Se suelen eliminar por la vagina en forma de hemorragia. Además de la ubicación del hematoma, su gravedad también dependerá del tamaño que ocupe. En general, el volumen de los hematomas intrauterinos se mide usando la fórmula de largo por ancho en milímetros. Se considera que el hematoma es pequeño si su tamaño es menor del 20% con respecto al saco gestacional y grande si supera el 50%. Tipos de hematomas intrauterinos Causas Las causas de la formación de los hematomas intrauterinos son desconocidas. Sin embargo, su aparición se ha visto relacionada con los siguientes factores: Malos hábitos como el tabaco o el alcohol Lesiones abdominales previas Placenta previa Hipertensión o preclampsia Haber tenido varios embarazos Mujeres mayores de 38-40 años Lo más probable es que el origen de los hematomas intrauterinos se sitúe entorno a la implantación del embrión, debido a la lesión provocada en el endometrio que, finalmente, se transforma en sangre coagulada. Si estos coágulos de sangre no se deshacen o son reabsorbidos, los hematomas pueden seguir creciendo y ejercer presión sobre el embrión, lo cual podría provocar un aborto en el peor de los casos. Tratamiento y pronóstico En primer lugar, ante un hematoma intrauterino, es necesario seguir todas las recomendaciones del médico y acudir a la consulta las veces que éste indique para su control. Normalmente, una vez cada una o dos semanas hasta que pase el riesgo. El pronóstico de los hematomas intrauterinos se valora teniendo en cuenta dos elementos principales: su ubicación y tamaño. Los hematomas pequeños suelen tener una evolución favorable y se reabsorben espontáneamente. En función del tamaño y la localización, el tiempo que tardarán en eliminarse será mayor o menor. En caso de que estos hematomas crezcan y alcancen un gran tamaño, el embarazo será considerado de alto riesgo y habrá que tomar algunas medidas preventivas como las siguientes: Reposo absoluto No practicar relaciones sexuales Óvulos de progesterona en algunos casos Hospitalización de urgencia en los casos más graves Normalmente, a medida que avanza la gestación, la circulación de los hematomas se normaliza y la mayoría de ellos desaparecen gradualmente. Diagnóstico y evolución de un hematoma intrauterino Como hemos dicho, las hemorragias durante el embarazo son muy alarmantes para la mujer. Sobre todo en los casos de hematomas intrauterinos grandes, el sangrado será abundante y escandaloso. Sin embargo, este síntoma no indica un peor pronóstico, ya que significa que el hematoma se está eliminando y reduciendo su tamaño progresivamente. Preguntas de los usuarios ¿Cuáles son los hematomas intrauterinos de peor pronóstico? Por Zaira Salvador (embrióloga). Los hematomas grandes ubicados en mal sitio. Por ejemplo, los hematomas retroplacentarios centrales grandes, en los cuales se produce la separación entre el tejido coriónico y las deciduas basales (capas que envuelven a la placenta). Esto puede provocar un desprendimiento de placenta o rotura prematura de la bolsa, ocasionando un aborto o un parto prematuro si el embarazo ya se encuentra en una etapa avanzada. ¿Cuáles son los riesgos de un hematoma en un embarazo de mellizos? Por Zaira Salvador (embrióloga). Al igual que con un embarazo único, la gravedad del hematoma depende de su tamaño y localización en el útero. No obstante, al haber menos espacio intrauterino en un embarazo múltiple, la situación podría complicarse. En definitiva, los embarazos de gemelos y mellizos con hematomas intrauterinos necesitarán un mayor control y reposo absoluto por parte de la madre. En la consulta ginecológica, se controlará el crecimiento de ambos fetos y se programará una cesárea en caso de haber sufrimiento fetal. ¿Cuáles son los cuidados ante un hematoma en el embarazo? Por Zaira Salvador (embrióloga). En función del tamaño y la gravedad del hematoma, el médico puede indicar reposo parcial o absoluto. En general, no se recomienda practicar ningún tipo de ejercicio ni mantener relaciones sexuales. También es posible que el médico indique algún tipo de dieta especial y/o la administración de óvulos de progesterona. Lectura recomendada Las pérdidas de sangre durante el embarazo pueden tener una causa diferente a la comentada en este artículo. Puedes consultar otros motivos del sangrado vaginal en el siguiente enlace: ¿Es normal sangrar en el embarazo? Si quieres seguir leyendo sobre las causas y recomendaciones para un embarazo de riesgo, te recomendamos entrar en el siguiente post: Embarazo de alto riesgo. Источник: https://www.reproduccionasistida.org/hematomas-intrauterinos-en-el-embarazo/ Источник: https://drfelixlugo.com/hematoma-riesgo-embarazo/ Hematomas en el embarazo Los hematomas uterinos, que aparecen en el transcurso del embarazo, son coágulos de sangre acumulados entre la placenta o los tejidos propios de la gestación y el revestimiento del útero.  Indice Hematomas uterinos en el embarazo La aparición de hematomas es potencialmente dañina para el feto, ya que puede significar que la placenta se ha despegado total o parcialmente y su función podría estar comprometida. No obstante, la mayoría de los casos evoluciona bien, los embarazos llegan a término sin más tratamiento que el reposo y la sangre coagulada del hematoma se reabsorbe por sí sola; especialmente cuando son pequeños y no van acompañados de síntomas. La valoración de la gravedad de la lesión dependerá de dos variables principalmente: el volumen y la localización del hematoma retroplacentario. Los hematomas intrauterinos tienen forma de cuña o de medialuna entre el tejido coriónico (de la placenta) y la pared uterina. El volumen del hematoma se mide en medicina usando la fórmula de largo (mm) x ancho (mm). Así se considera pequeño si su tamaño es menor del 20% respecto al del saco gestacional y grande si supera el 50%. Pero quizás, a la hora de hacer un pronóstico, resulta más relevante el lugar donde aparece que su dimensión. Los hematomas uterinos se clasifican según su ubicación entre las distintas capas de tejido en: – Retroplacentarios: son los hematomas que se forman entre la placenta y el endometrio. Están asociados al desprendimiento de placenta, que se revela, normalmente, con hemorragia vaginal. La abrupción o desprendimiento placentario suele ser la causa de sangrado más habitual a partir de la semana 28 (durante el tercer trimestre) y conlleva un riesgo de aborto espontáneo o de parto prematuro. – Subcoriónicos: la sangre se acumula en el interior de la cavidad endometrial, casi siempre durante las primeras etapas de embarazo. En general este hematoma evoluciona bien y no suele producir pérdida del embarazo, pero su presencia requiere vigilancia médica porque constituye una amenaza de aborto. – Supracervicales: por su ubicación, suelen tener mejor pronóstico. Además, se eliminan por la vagina en forma de hemorragia. ¿Por qué se producen? Se desconocen las causas que provocan el origen de estos hematomas, aunque parece existir una relación entre el desprendimiento de placenta y la hipertensión crónica o la toxemia gravídica, así como con la edad de la mujer. Además, se ha relacionado la aparición de hematomas uterinos con hábitos como el tabaco, el consumo de alcohol o drogas, con lesiones abdominales previas, con la placenta previa, la preclampsia (hipertensión inducida por el embarazo), el haber tenido varios hijos o con la edad de la gestante (ser mayor de 38 o 40 años), entre otros. Síntomas de los hematomas uterinos Los síntomas pueden variar en intensidad según sea la gravedad o el tamaño del hematoma. Algunos casos pasan desapercibidos hasta su detección mediante ultrasonidos, precisamente por la ausencia de manifestaciones externas. Cuando los hematomas o el desgarro placentario son mayores, los síntomas suelen ser más evidentes y aparecer repentinamente. Entre ellos los más comunes son: – Calambres abdominales – Dolor abdominal – Hemorragia vaginal – Dolor de espalda – Contracciones Tratamiento de esta afección El diagnóstico, generalmente, es rápido y se lleva a cabo por ecografía en la consulta de ginecología. El tratamiento depende de la gravedad de la situación, pero suele ser habitual el reposo absoluto como medida preventiva, evitar las relaciones sexuales y la hospitalización de urgencia en los casos más graves. Si bien, la mayor parte de los hematomas se reabsorben espontáneamente y desaparecen solos. El tiempo que tarda en eliminarse varía según el tamaño de este y dónde esté situado. Los más pequeños, sin síntomas, suelen desparecer solos en una o dos semanas sin necesidad de hacer nada más que reposo relativo. A veces se aconseja usar progesterona artificial.    Si la abrupción placentaria es pequeña y asintomática, el embarazo suele continuar su curso normalmente y llegar a término. Pero los hematomas grandes situados en sitios comprometidos pueden dar lugar a un desprendimiento de placenta o rotura prematura de la bolsa. Si el embarazo está avanzado es posible que se prescriba una cesárea, especialmente si hay riesgo de sufrimiento fetal.  Los hematomas con peor pronóstico son los retroplacentarios centrales grandes, en los cuales se produce la separación entre el tejido coriónico y las deciduas basales (capas que envuelven a la placenta).   ¿Cuándo debo acudir a Urgencias? Si te han detectado un hematoma al hacerte una ecografía, pero no tienes síntomas y tu ginecólogo te ha dicho que no te preocupes, puedes seguir con tu vida normal, aunque teniendo cuidado de no hacer esfuerzos, coger pesos o incluso no mantener relaciones sexuales hasta que te confirmen que el hematoma se ha absorbido, lo que, normalmente, pasará en una par de semanas. Pero si notas un sangrado intenso y un dolor abdominal muy fuerte, acude al médico por si acaso. Abrupción placentaria Definición: También llamado desprendimiento prematuro de la placenta, consiste en la separación de la placenta del sitio de implantación uterina antes de dar a luz. Síntomas: •Sangrado vaginal •Dolor abdominal •Dolor de espalda Tratamiento: El tratamiento incluye transfusión de sangre y reemplazo de líquidos por vía intravenosa. Si el feto es inmaduro y sólo hay una pequeña separación, la madre debe ser hospitalizada para una vigilancia estricta y puede que se le dé de alta al poco tiempo. Si el feto es maduro, se puede optar por un parto vaginal o una cesárea (según el sufrimiento fetal y el de la madre). Hematoma Definición: Acumulación de sangre bajo la piel debido a la rotura de pequeños vasos sanguíneos. Tratamiento: Aplicar hielo (nunca directamente sobre la piel) o gasas frías en la zona. Administrar un analgésico si duele mucho. También se puede colocar un apósito que comprima la zona para evitar que el hematoma se expanda. TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole. TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole. Источник: https://www.todopapas.com/embarazo/salud-embarazo/hematomas-en-el-embarazo-6102
  12. Hematomas en el embarazo
  13. Hematomas en el embarazo
  14. Hematomas en el embarazo
  15. Hematomas en el embarazo
  16. Hematomas uterinos en el embarazo
  17. Hematomas intrauterinos en el embarazo: causas y tratamiento
  18. ¿Qué son los hematomas intrauterinos?
  19. Источник: https://drfelixlugo.com/hematoma-riesgo-embarazo/ Hematomas en el embarazo Los hematomas uterinos, que aparecen en el transcurso del embarazo, son coágulos de sangre acumulados entre la placenta o los tejidos propios de la gestación y el revestimiento del útero.  Indice Hematomas uterinos en el embarazo Hematomas en el embarazo Los hematomas uterinos, que aparecen en el transcurso del embarazo, son coágulos de sangre acumulados entre la placenta o los tejidos propios de la gestación y el revestimiento del útero.  Indice Hematomas uterinos en el embarazo La aparición de hematomas es potencialmente dañina para el feto, ya que puede significar que la placenta se ha despegado total o parcialmente y su función podría estar comprometida. No obstante, la mayoría de los casos evoluciona bien, los embarazos llegan a término sin más tratamiento que el reposo y la sangre coagulada del hematoma se reabsorbe por sí sola; especialmente cuando son pequeños y no van acompañados de síntomas. La valoración de la gravedad de la lesión dependerá de dos variables principalmente: el volumen y la localización del hematoma retroplacentario. Los hematomas intrauterinos tienen forma de cuña o de medialuna entre el tejido coriónico (de la placenta) y la pared uterina. El volumen del hematoma se mide en medicina usando la fórmula de largo (mm) x ancho (mm). Así se considera pequeño si su tamaño es menor del 20% respecto al del saco gestacional y grande si supera el 50%. Pero quizás, a la hora de hacer un pronóstico, resulta más relevante el lugar donde aparece que su dimensión. Los hematomas uterinos se clasifican según su ubicación entre las distintas capas de tejido en: – Retroplacentarios: son los hematomas que se forman entre la placenta y el endometrio. Están asociados al desprendimiento de placenta, que se revela, normalmente, con hemorragia vaginal. La abrupción o desprendimiento placentario suele ser la causa de sangrado más habitual a partir de la semana 28 (durante el tercer trimestre) y conlleva un riesgo de aborto espontáneo o de parto prematuro. – Subcoriónicos: la sangre se acumula en el interior de la cavidad endometrial, casi siempre durante las primeras etapas de embarazo. En general este hematoma evoluciona bien y no suele producir pérdida del embarazo, pero su presencia requiere vigilancia médica porque constituye una amenaza de aborto. – Supracervicales: por su ubicación, suelen tener mejor pronóstico. Además, se eliminan por la vagina en forma de hemorragia. ¿Por qué se producen? Hematomas intrauterinos en el embarazo: causas y tratamiento Un hematoma intrauterino es una acumulación de sangre dentro de la cavidad uterina en el transcurso de una gestación. Aparecen con mayor frecuencia en el primer trimestre de embarazo y pueden dar lugar a un sangrado vaginal o no. Los hematomas intrauterinos siempre son motivo de preocupación en las mujeres embarazadas. Además, el embarazo se considera de alto riesgo y, por tanto, será necesario que la mujer guarde reposo y lleve un control más exhaustivo de su estado. ¿Qué son los hematomas intrauterinos? Los hematomas intrauterinos, también llamados hematomas interdeciduotrofoblásticos, son coágulos de sangre acumulados entre la placenta o el tejido coriónico y el revestimiento interno del útero. La aparición de estos hematomas puede comprometer el desarrollo fetal y dar lugar a un aborto espontáneo en el peor de los casos. Sin embargo, la mayoría de veces, la sangre coagulada es reabsorbida y la gestación sigue su evolución normal. Diagnóstico Los hematomas intrauterinos no suelen tener síntomas asociados como el dolor, pero en ocasiones sí es posible que la mujer tenga pérdidas de sangre. Las hemorragias vaginales causadas por los hematomas intrauterinos pueden variar en color y cantidad. En cualquier caso, siempre que haya un sangrado en el embarazo, es recomendable acudir al médico cuanto antes. Los hematomas intrauterinos serán diagnosticados por ecografía, donde se les tomarán medidas para seguir su evolución. En caso de no haber pérdidas de sangre, los hematomas serán detectados durante alguna de las ecografías de control rutinarias. Tipos Los hematomas intrauterinos se clasifican en función de su localización entre las distintas capas de tejido. Los comentamos a continuación: Retroplacentariosse forman entre la placenta y el endometrio. Se asocian al desprendimiento de placenta, que suele ser la causa más habitual del sangrado a partir de la semana 28. Por tanto, pueden dar lugar a un aborto o parto prematuro.Subcoriónicosse forman en el interior de la cavidad endometrial en las primeras semanas de embarazo normalmente. Aunque también constituyen una amenaza de aborto, estos hematomas suelen tener una evolución favorable y no acaban en una pérdida gestacional.Supracervicalesson los que mejor pronóstico tienen debido a su ubicación. Se suelen eliminar por la vagina en forma de hemorragia. Además de la ubicación del hematoma, su gravedad también dependerá del tamaño que ocupe. En general, el volumen de los hematomas intrauterinos se mide usando la fórmula de largo por ancho en milímetros. Se considera que el hematoma es pequeño si su tamaño es menor del 20% con respecto al saco gestacional y grande si supera el 50%. Tipos de hematomas intrauterinos Causas Las causas de la formación de los hematomas intrauterinos son desconocidas. Sin embargo, su aparición se ha visto relacionada con los siguientes factores: Malos hábitos como el tabaco o el alcohol Lesiones abdominales previas Placenta previa Hipertensión o preclampsia Haber tenido varios embarazos Mujeres mayores de 38-40 años Lo más probable es que el origen de los hematomas intrauterinos se sitúe entorno a la implantación del embrión, debido a la lesión provocada en el endometrio que, finalmente, se transforma en sangre coagulada. Si estos coágulos de sangre no se deshacen o son reabsorbidos, los hematomas pueden seguir creciendo y ejercer presión sobre el embrión, lo cual podría provocar un aborto en el peor de los casos. Tratamiento y pronóstico En primer lugar, ante un hematoma intrauterino, es necesario seguir todas las recomendaciones del médico y acudir a la consulta las veces que éste indique para su control. Normalmente, una vez cada una o dos semanas hasta que pase el riesgo. El pronóstico de los hematomas intrauterinos se valora teniendo en cuenta dos elementos principales: su ubicación y tamaño. Los hematomas pequeños suelen tener una evolución favorable y se reabsorben espontáneamente. En función del tamaño y la localización, el tiempo que tardarán en eliminarse será mayor o menor. En caso de que estos hematomas crezcan y alcancen un gran tamaño, el embarazo será considerado de alto riesgo y habrá que tomar algunas medidas preventivas como las siguientes: Reposo absoluto No practicar relaciones sexuales Óvulos de progesterona en algunos casos Hospitalización de urgencia en los casos más graves Normalmente, a medida que avanza la gestación, la circulación de los hematomas se normaliza y la mayoría de ellos desaparecen gradualmente. Diagnóstico y evolución de un hematoma intrauterino Como hemos dicho, las hemorragias durante el embarazo son muy alarmantes para la mujer. Sobre todo en los casos de hematomas intrauterinos grandes, el sangrado será abundante y escandaloso. Sin embargo, este síntoma no indica un peor pronóstico, ya que significa que el hematoma se está eliminando y reduciendo su tamaño progresivamente. Preguntas de los usuarios ¿Cuáles son los hematomas intrauterinos de peor pronóstico? Por Zaira Salvador (embrióloga). Los hematomas grandes ubicados en mal sitio. Por ejemplo, los hematomas retroplacentarios centrales grandes, en los cuales se produce la separación entre el tejido coriónico y las deciduas basales (capas que envuelven a la placenta). Esto puede provocar un desprendimiento de placenta o rotura prematura de la bolsa, ocasionando un aborto o un parto prematuro si el embarazo ya se encuentra en una etapa avanzada. ¿Cuáles son los riesgos de un hematoma en un embarazo de mellizos? Por Zaira Salvador (embrióloga). Al igual que con un embarazo único, la gravedad del hematoma depende de su tamaño y localización en el útero. No obstante, al haber menos espacio intrauterino en un embarazo múltiple, la situación podría complicarse. En definitiva, los embarazos de gemelos y mellizos con hematomas intrauterinos necesitarán un mayor control y reposo absoluto por parte de la madre. En la consulta ginecológica, se controlará el crecimiento de ambos fetos y se programará una cesárea en caso de haber sufrimiento fetal. ¿Cuáles son los cuidados ante un hematoma en el embarazo? Por Zaira Salvador (embrióloga). En función del tamaño y la gravedad del hematoma, el médico puede indicar reposo parcial o absoluto. En general, no se recomienda practicar ningún tipo de ejercicio ni mantener relaciones sexuales. También es posible que el médico indique algún tipo de dieta especial y/o la administración de óvulos de progesterona. Lectura recomendada Las pérdidas de sangre durante el embarazo pueden tener una causa diferente a la comentada en este artículo. Puedes consultar otros motivos del sangrado vaginal en el siguiente enlace: ¿Es normal sangrar en el embarazo? Si quieres seguir leyendo sobre las causas y recomendaciones para un embarazo de riesgo, te recomendamos entrar en el siguiente post: Embarazo de alto riesgo. Источник: https://www.reproduccionasistida.org/hematomas-intrauterinos-en-el-embarazo/ Источник: https://drfelixlugo.com/hematoma-riesgo-embarazo/ Hematomas en el embarazo Hematomas en el embarazo Los hematomas uterinos, que aparecen en el transcurso del embarazo, son coágulos de sangre acumulados entre la placenta o los tejidos propios de la gestación y el revestimiento del útero.  Indice Hematomas uterinos en el embarazo Hematomas uterinos en el embarazo La aparición de hematomas es potencialmente dañina para el feto, ya que puede significar que la placenta se ha despegado total o parcialmente y su función podría estar comprometida. No obstante, la mayoría de los casos evoluciona bien, los embarazos llegan a término sin más tratamiento que el reposo y la sangre coagulada del hematoma se reabsorbe por sí sola; especialmente cuando son pequeños y no van acompañados de síntomas. La valoración de la gravedad de la lesión dependerá de dos variables principalmente: el volumen y la localización del hematoma retroplacentario. Los hematomas intrauterinos tienen forma de cuña o de medialuna entre el tejido coriónico (de la placenta) y la pared uterina. El volumen del hematoma se mide en medicina usando la fórmula de largo (mm) x ancho (mm). Así se considera pequeño si su tamaño es menor del 20% respecto al del saco gestacional y grande si supera el 50%. Pero quizás, a la hora de hacer un pronóstico, resulta más relevante el lugar donde aparece que su dimensión. Los hematomas uterinos se clasifican según su ubicación entre las distintas capas de tejido en: – Retroplacentarios: son los hematomas que se forman entre la placenta y el endometrio. Están asociados al desprendimiento de placenta, que se revela, normalmente, con hemorragia vaginal. La abrupción o desprendimiento placentario suele ser la causa de sangrado más habitual a partir de la semana 28 (durante el tercer trimestre) y conlleva un riesgo de aborto espontáneo o de parto prematuro. – Subcoriónicos: la sangre se acumula en el interior de la cavidad endometrial, casi siempre durante las primeras etapas de embarazo. En general este hematoma evoluciona bien y no suele producir pérdida del embarazo, pero su presencia requiere vigilancia médica porque constituye una amenaza de aborto. – Supracervicales: por su ubicación, suelen tener mejor pronóstico. Además, se eliminan por la vagina en forma de hemorragia. ¿Por qué se producen? ¿Por qué se producen? Se desconocen las causas que provocan el origen de estos hematomas, aunque parece existir una relación entre el desprendimiento de placenta y la hipertensión crónica o la toxemia gravídica, así como con la edad de la mujer. Además, se ha relacionado la aparición de hematomas uterinos con hábitos como el tabaco, el consumo de alcohol o drogas, con lesiones abdominales previas, con la placenta previa, la preclampsia (hipertensión inducida por el embarazo), el haber tenido varios hijos o con la edad de la gestante (ser mayor de 38 o 40 años), entre otros. Síntomas de los hematomas uterinos Síntomas de los hematomas uterinos Los síntomas pueden variar en intensidad según sea la gravedad o el tamaño del hematoma. Algunos casos pasan desapercibidos hasta su detección mediante ultrasonidos, precisamente por la ausencia de manifestaciones externas. Cuando los hematomas o el desgarro placentario son mayores, los síntomas suelen ser más evidentes y aparecer repentinamente. Entre ellos los más comunes son: – Calambres abdominales – Dolor abdominal – Hemorragia vaginal – Dolor de espalda – Contracciones Tratamiento de esta afección Tratamiento de esta afección El diagnóstico, generalmente, es rápido y se lleva a cabo por ecografía en la consulta de ginecología. El tratamiento depende de la gravedad de la situación, pero suele ser habitual el reposo absoluto como medida preventiva, evitar las relaciones sexuales y la hospitalización de urgencia en los casos más graves. Si bien, la mayor parte de los hematomas se reabsorben espontáneamente y desaparecen solos. El tiempo que tarda en eliminarse varía según el tamaño de este y dónde esté situado. Los más pequeños, sin síntomas, suelen desparecer solos en una o dos semanas sin necesidad de hacer nada más que reposo relativo. A veces se aconseja usar progesterona artificial.    Si la abrupción placentaria es pequeña y asintomática, el embarazo suele continuar su curso normalmente y llegar a término. Pero los hematomas grandes situados en sitios comprometidos pueden dar lugar a un desprendimiento de placenta o rotura prematura de la bolsa. Si el embarazo está avanzado es posible que se prescriba una cesárea, especialmente si hay riesgo de sufrimiento fetal.  Los hematomas con peor pronóstico son los retroplacentarios centrales grandes, en los cuales se produce la separación entre el tejido coriónico y las deciduas basales (capas que envuelven a la placenta).   ¿Cuándo debo acudir a Urgencias? Hematomas intrauterinos en el embarazo: causas y tratamiento Un hematoma intrauterino es una acumulación de sangre dentro de la cavidad uterina en el transcurso de una gestación. Aparecen con mayor frecuencia en el primer trimestre de embarazo y pueden dar lugar a un sangrado vaginal o no. Los hematomas intrauterinos siempre son motivo de preocupación en las mujeres embarazadas. Además, el embarazo se considera de alto riesgo y, por tanto, será necesario que la mujer guarde reposo y lleve un control más exhaustivo de su estado. ¿Qué son los hematomas intrauterinos? Los hematomas intrauterinos, también llamados hematomas interdeciduotrofoblásticos, son coágulos de sangre acumulados entre la placenta o el tejido coriónico y el revestimiento interno del útero. La aparición de estos hematomas puede comprometer el desarrollo fetal y dar lugar a un aborto espontáneo en el peor de los casos. Sin embargo, la mayoría de veces, la sangre coagulada es reabsorbida y la gestación sigue su evolución normal. Diagnóstico Los hematomas intrauterinos no suelen tener síntomas asociados como el dolor, pero en ocasiones sí es posible que la mujer tenga pérdidas de sangre. Las hemorragias vaginales causadas por los hematomas intrauterinos pueden variar en color y cantidad. En cualquier caso, siempre que haya un sangrado en el embarazo, es recomendable acudir al médico cuanto antes. Los hematomas intrauterinos serán diagnosticados por ecografía, donde se les tomarán medidas para seguir su evolución. En caso de no haber pérdidas de sangre, los hematomas serán detectados durante alguna de las ecografías de control rutinarias. Tipos Los hematomas intrauterinos se clasifican en función de su localización entre las distintas capas de tejido. Los comentamos a continuación: Retroplacentariosse forman entre la placenta y el endometrio. Se asocian al desprendimiento de placenta, que suele ser la causa más habitual del sangrado a partir de la semana 28. Por tanto, pueden dar lugar a un aborto o parto prematuro.Subcoriónicosse forman en el interior de la cavidad endometrial en las primeras semanas de embarazo normalmente. Aunque también constituyen una amenaza de aborto, estos hematomas suelen tener una evolución favorable y no acaban en una pérdida gestacional.Supracervicalesson los que mejor pronóstico tienen debido a su ubicación. Se suelen eliminar por la vagina en forma de hemorragia. Además de la ubicación del hematoma, su gravedad también dependerá del tamaño que ocupe. En general, el volumen de los hematomas intrauterinos se mide usando la fórmula de largo por ancho en milímetros. Se considera que el hematoma es pequeño si su tamaño es menor del 20% con respecto al saco gestacional y grande si supera el 50%. Tipos de hematomas intrauterinos Causas Las causas de la formación de los hematomas intrauterinos son desconocidas. Sin embargo, su aparición se ha visto relacionada con los siguientes factores: Malos hábitos como el tabaco o el alcohol Lesiones abdominales previas Placenta previa Hipertensión o preclampsia Haber tenido varios embarazos Mujeres mayores de 38-40 años Lo más probable es que el origen de los hematomas intrauterinos se sitúe entorno a la implantación del embrión, debido a la lesión provocada en el endometrio que, finalmente, se transforma en sangre coagulada. Si estos coágulos de sangre no se deshacen o son reabsorbidos, los hematomas pueden seguir creciendo y ejercer presión sobre el embrión, lo cual podría provocar un aborto en el peor de los casos. Tratamiento y pronóstico En primer lugar, ante un hematoma intrauterino, es necesario seguir todas las recomendaciones del médico y acudir a la consulta las veces que éste indique para su control. Normalmente, una vez cada una o dos semanas hasta que pase el riesgo. El pronóstico de los hematomas intrauterinos se valora teniendo en cuenta dos elementos principales: su ubicación y tamaño. Los hematomas pequeños suelen tener una evolución favorable y se reabsorben espontáneamente. En función del tamaño y la localización, el tiempo que tardarán en eliminarse será mayor o menor. En caso de que estos hematomas crezcan y alcancen un gran tamaño, el embarazo será considerado de alto riesgo y habrá que tomar algunas medidas preventivas como las siguientes: Reposo absoluto No practicar relaciones sexuales Óvulos de progesterona en algunos casos Hospitalización de urgencia en los casos más graves Normalmente, a medida que avanza la gestación, la circulación de los hematomas se normaliza y la mayoría de ellos desaparecen gradualmente. Diagnóstico y evolución de un hematoma intrauterino Como hemos dicho, las hemorragias durante el embarazo son muy alarmantes para la mujer. Sobre todo en los casos de hematomas intrauterinos grandes, el sangrado será abundante y escandaloso. Sin embargo, este síntoma no indica un peor pronóstico, ya que significa que el hematoma se está eliminando y reduciendo su tamaño progresivamente. Preguntas de los usuarios ¿Cuáles son los hematomas intrauterinos de peor pronóstico? Por Zaira Salvador (embrióloga). Los hematomas grandes ubicados en mal sitio. Por ejemplo, los hematomas retroplacentarios centrales grandes, en los cuales se produce la separación entre el tejido coriónico y las deciduas basales (capas que envuelven a la placenta). Esto puede provocar un desprendimiento de placenta o rotura prematura de la bolsa, ocasionando un aborto o un parto prematuro si el embarazo ya se encuentra en una etapa avanzada. ¿Cuáles son los riesgos de un hematoma en un embarazo de mellizos? Por Zaira Salvador (embrióloga). Al igual que con un embarazo único, la gravedad del hematoma depende de su tamaño y localización en el útero. No obstante, al haber menos espacio intrauterino en un embarazo múltiple, la situación podría complicarse. En definitiva, los embarazos de gemelos y mellizos con hematomas intrauterinos necesitarán un mayor control y reposo absoluto por parte de la madre. En la consulta ginecológica, se controlará el crecimiento de ambos fetos y se programará una cesárea en caso de haber sufrimiento fetal. ¿Cuáles son los cuidados ante un hematoma en el embarazo? Por Zaira Salvador (embrióloga). En función del tamaño y la gravedad del hematoma, el médico puede indicar reposo parcial o absoluto. En general, no se recomienda practicar ningún tipo de ejercicio ni mantener relaciones sexuales. También es posible que el médico indique algún tipo de dieta especial y/o la administración de óvulos de progesterona. Lectura recomendada Las pérdidas de sangre durante el embarazo pueden tener una causa diferente a la comentada en este artículo. Puedes consultar otros motivos del sangrado vaginal en el siguiente enlace: ¿Es normal sangrar en el embarazo? Si quieres seguir leyendo sobre las causas y recomendaciones para un embarazo de riesgo, te recomendamos entrar en el siguiente post: Embarazo de alto riesgo. Источник: https://www.reproduccionasistida.org/hematomas-intrauterinos-en-el-embarazo/ Источник: https://drfelixlugo.com/hematoma-riesgo-embarazo/ Hematomas en el embarazo Los hematomas uterinos, que aparecen en el transcurso del embarazo, son coágulos de sangre acumulados entre la placenta o los tejidos propios de la gestación y el revestimiento del útero.  Indice Hematomas uterinos en el embarazo La aparición de hematomas es potencialmente dañina para el feto, ya que puede significar que la placenta se ha despegado total o parcialmente y su función podría estar comprometida. No obstante, la mayoría de los casos evoluciona bien, los embarazos llegan a término sin más tratamiento que el reposo y la sangre coagulada del hematoma se reabsorbe por sí sola; especialmente cuando son pequeños y no van acompañados de síntomas. La valoración de la gravedad de la lesión dependerá de dos variables principalmente: el volumen y la localización del hematoma retroplacentario. Los hematomas intrauterinos tienen forma de cuña o de medialuna entre el tejido coriónico (de la placenta) y la pared uterina. El volumen del hematoma se mide en medicina usando la fórmula de largo (mm) x ancho (mm). Así se considera pequeño si su tamaño es menor del 20% respecto al del saco gestacional y grande si supera el 50%. Pero quizás, a la hora de hacer un pronóstico, resulta más relevante el lugar donde aparece que su dimensión. Los hematomas uterinos se clasifican según su ubicación entre las distintas capas de tejido en: – Retroplacentarios: son los hematomas que se forman entre la placenta y el endometrio. Están asociados al desprendimiento de placenta, que se revela, normalmente, con hemorragia vaginal. La abrupción o desprendimiento placentario suele ser la causa de sangrado más habitual a partir de la semana 28 (durante el tercer trimestre) y conlleva un riesgo de aborto espontáneo o de parto prematuro. – Subcoriónicos: la sangre se acumula en el interior de la cavidad endometrial, casi siempre durante las primeras etapas de embarazo. En general este hematoma evoluciona bien y no suele producir pérdida del embarazo, pero su presencia requiere vigilancia médica porque constituye una amenaza de aborto. – Supracervicales: por su ubicación, suelen tener mejor pronóstico. Además, se eliminan por la vagina en forma de hemorragia. ¿Por qué se producen? Se desconocen las causas que provocan el origen de estos hematomas, aunque parece existir una relación entre el desprendimiento de placenta y la hipertensión crónica o la toxemia gravídica, así como con la edad de la mujer. Además, se ha relacionado la aparición de hematomas uterinos con hábitos como el tabaco, el consumo de alcohol o drogas, con lesiones abdominales previas, con la placenta previa, la preclampsia (hipertensión inducida por el embarazo), el haber tenido varios hijos o con la edad de la gestante (ser mayor de 38 o 40 años), entre otros. Síntomas de los hematomas uterinos Los síntomas pueden variar en intensidad según sea la gravedad o el tamaño del hematoma. Algunos casos pasan desapercibidos hasta su detección mediante ultrasonidos, precisamente por la ausencia de manifestaciones externas. Cuando los hematomas o el desgarro placentario son mayores, los síntomas suelen ser más evidentes y aparecer repentinamente. Entre ellos los más comunes son: – Calambres abdominales – Dolor abdominal – Hemorragia vaginal – Dolor de espalda – Contracciones Tratamiento de esta afección El diagnóstico, generalmente, es rápido y se lleva a cabo por ecografía en la consulta de ginecología. El tratamiento depende de la gravedad de la situación, pero suele ser habitual el reposo absoluto como medida preventiva, evitar las relaciones sexuales y la hospitalización de urgencia en los casos más graves. Si bien, la mayor parte de los hematomas se reabsorben espontáneamente y desaparecen solos. El tiempo que tarda en eliminarse varía según el tamaño de este y dónde esté situado. Los más pequeños, sin síntomas, suelen desparecer solos en una o dos semanas sin necesidad de hacer nada más que reposo relativo. A veces se aconseja usar progesterona artificial.    Si la abrupción placentaria es pequeña y asintomática, el embarazo suele continuar su curso normalmente y llegar a término. Pero los hematomas grandes situados en sitios comprometidos pueden dar lugar a un desprendimiento de placenta o rotura prematura de la bolsa. Si el embarazo está avanzado es posible que se prescriba una cesárea, especialmente si hay riesgo de sufrimiento fetal.  Los hematomas con peor pronóstico son los retroplacentarios centrales grandes, en los cuales se produce la separación entre el tejido coriónico y las deciduas basales (capas que envuelven a la placenta).   Hematomas intrauterinos en el embarazo: causas y tratamiento Un hematoma intrauterino es una acumulación de sangre dentro de la cavidad uterina en el transcurso de una gestación. Aparecen con mayor frecuencia en el primer trimestre de embarazo y pueden dar lugar a un sangrado vaginal o no. Los hematomas intrauterinos siempre son motivo de preocupación en las mujeres embarazadas. Además, el embarazo se considera de alto riesgo y, por tanto, será necesario que la mujer guarde reposo y lleve un control más exhaustivo de su estado. ¿Qué son los hematomas intrauterinos? Los hematomas intrauterinos, también llamados hematomas interdeciduotrofoblásticos, son coágulos de sangre acumulados entre la placenta o el tejido coriónico y el revestimiento interno del útero. La aparición de estos hematomas puede comprometer el desarrollo fetal y dar lugar a un aborto espontáneo en el peor de los casos. Sin embargo, la mayoría de veces, la sangre coagulada es reabsorbida y la gestación sigue su evolución normal. Diagnóstico Los hematomas intrauterinos no suelen tener síntomas asociados como el dolor, pero en ocasiones sí es posible que la mujer tenga pérdidas de sangre. Las hemorragias vaginales causadas por los hematomas intrauterinos pueden variar en color y cantidad. En cualquier caso, siempre que haya un sangrado en el embarazo, es recomendable acudir al médico cuanto antes. Los hematomas intrauterinos serán diagnosticados por ecografía, donde se les tomarán medidas para seguir su evolución. En caso de no haber pérdidas de sangre, los hematomas serán detectados durante alguna de las ecografías de control rutinarias. Tipos Los hematomas intrauterinos se clasifican en función de su localización entre las distintas capas de tejido. Los comentamos a continuación: Retroplacentariosse forman entre la placenta y el endometrio. Se asocian al desprendimiento de placenta, que suele ser la causa más habitual del sangrado a partir de la semana 28. Por tanto, pueden dar lugar a un aborto o parto prematuro.Subcoriónicosse forman en el interior de la cavidad endometrial en las primeras semanas de embarazo normalmente. Aunque también constituyen una amenaza de aborto, estos hematomas suelen tener una evolución favorable y no acaban en una pérdida gestacional.Supracervicalesson los que mejor pronóstico tienen debido a su ubicación. Se suelen eliminar por la vagina en forma de hemorragia. Además de la ubicación del hematoma, su gravedad también dependerá del tamaño que ocupe. En general, el volumen de los hematomas intrauterinos se mide usando la fórmula de largo por ancho en milímetros. Se considera que el hematoma es pequeño si su tamaño es menor del 20% con respecto al saco gestacional y grande si supera el 50%. Tipos de hematomas intrauterinos Causas Las causas de la formación de los hematomas intrauterinos son desconocidas. Sin embargo, su aparición se ha visto relacionada con los siguientes factores: Malos hábitos como el tabaco o el alcohol Lesiones abdominales previas Placenta previa Hipertensión o preclampsia Haber tenido varios embarazos Mujeres mayores de 38-40 años Lo más probable es que el origen de los hematomas intrauterinos se sitúe entorno a la implantación del embrión, debido a la lesión provocada en el endometrio que, finalmente, se transforma en sangre coagulada. Si estos coágulos de sangre no se deshacen o son reabsorbidos, los hematomas pueden seguir creciendo y ejercer presión sobre el embrión, lo cual podría provocar un aborto en el peor de los casos. Tratamiento y pronóstico En primer lugar, ante un hematoma intrauterino, es necesario seguir todas las recomendaciones del médico y acudir a la consulta las veces que éste indique para su control. Normalmente, una vez cada una o dos semanas hasta que pase el riesgo. El pronóstico de los hematomas intrauterinos se valora teniendo en cuenta dos elementos principales: su ubicación y tamaño. Los hematomas pequeños suelen tener una evolución favorable y se reabsorben espontáneamente. En función del tamaño y la localización, el tiempo que tardarán en eliminarse será mayor o menor. En caso de que estos hematomas crezcan y alcancen un gran tamaño, el embarazo será considerado de alto riesgo y habrá que tomar algunas medidas preventivas como las siguientes: Reposo absoluto No practicar relaciones sexuales Óvulos de progesterona en algunos casos Hospitalización de urgencia en los casos más graves Normalmente, a medida que avanza la gestación, la circulación de los hematomas se normaliza y la mayoría de ellos desaparecen gradualmente. Diagnóstico y evolución de un hematoma intrauterino Como hemos dicho, las hemorragias durante el embarazo son muy alarmantes para la mujer. Sobre todo en los casos de hematomas intrauterinos grandes, el sangrado será abundante y escandaloso. Sin embargo, este síntoma no indica un peor pronóstico, ya que significa que el hematoma se está eliminando y reduciendo su tamaño progresivamente. Preguntas de los usuarios ¿Cuáles son los hematomas intrauterinos de peor pronóstico? Por Zaira Salvador (embrióloga). Los hematomas grandes ubicados en mal sitio. Por ejemplo, los hematomas retroplacentarios centrales grandes, en los cuales se produce la separación entre el tejido coriónico y las deciduas basales (capas que envuelven a la placenta). Esto puede provocar un desprendimiento de placenta o rotura prematura de la bolsa, ocasionando un aborto o un parto prematuro si el embarazo ya se encuentra en una etapa avanzada. ¿Cuáles son los riesgos de un hematoma en un embarazo de mellizos? Por Zaira Salvador (embrióloga). Al igual que con un embarazo único, la gravedad del hematoma depende de su tamaño y localización en el útero. No obstante, al haber menos espacio intrauterino en un embarazo múltiple, la situación podría complicarse. En definitiva, los embarazos de gemelos y mellizos con hematomas intrauterinos necesitarán un mayor control y reposo absoluto por parte de la madre. En la consulta ginecológica, se controlará el crecimiento de ambos fetos y se programará una cesárea en caso de haber sufrimiento fetal. ¿Cuáles son los cuidados ante un hematoma en el embarazo? Por Zaira Salvador (embrióloga). En función del tamaño y la gravedad del hematoma, el médico puede indicar reposo parcial o absoluto. En general, no se recomienda practicar ningún tipo de ejercicio ni mantener relaciones sexuales. También es posible que el médico indique algún tipo de dieta especial y/o la administración de óvulos de progesterona. Lectura recomendada Las pérdidas de sangre durante el embarazo pueden tener una causa diferente a la comentada en este artículo. Puedes consultar otros motivos del sangrado vaginal en el siguiente enlace: ¿Es normal sangrar en el embarazo? Si quieres seguir leyendo sobre las causas y recomendaciones para un embarazo de riesgo, te recomendamos entrar en el siguiente post: Embarazo de alto riesgo. Источник: https://www.reproduccionasistida.org/hematomas-intrauterinos-en-el-embarazo/ Источник: https://drfelixlugo.com/hematoma-riesgo-embarazo/ Hematomas en el embarazo Hematomas en el embarazo Los hematomas uterinos, que aparecen en el transcurso del embarazo, son coágulos de sangre acumulados entre la placenta o los tejidos propios de la gestación y el revestimiento del útero.  Indice Hematomas uterinos en el embarazo Hematomas uterinos en el embarazo La aparición de hematomas es potencialmente dañina para el feto, ya que puede significar que la placenta se ha despegado total o parcialmente y su función podría estar comprometida. No obstante, la mayoría de los casos evoluciona bien, los embarazos llegan a término sin más tratamiento que el reposo y la sangre coagulada del hematoma se reabsorbe por sí sola; especialmente cuando son pequeños y no van acompañados de síntomas. La valoración de la gravedad de la lesión dependerá de dos variables principalmente: el volumen y la localización del hematoma retroplacentario. Los hematomas intrauterinos tienen forma de cuña o de medialuna entre el tejido coriónico (de la placenta) y la pared uterina. El volumen del hematoma se mide en medicina usando la fórmula de largo (mm) x ancho (mm). Así se considera pequeño si su tamaño es menor del 20% respecto al del saco gestacional y grande si supera el 50%. Pero quizás, a la hora de hacer un pronóstico, resulta más relevante el lugar donde aparece que su dimensión. Los hematomas uterinos se clasifican según su ubicación entre las distintas capas de tejido en: – Retroplacentarios: son los hematomas que se forman entre la placenta y el endometrio. Están asociados al desprendimiento de placenta, que se revela, normalmente, con hemorragia vaginal. La abrupción o desprendimiento placentario suele ser la causa de sangrado más habitual a partir de la semana 28 (durante el tercer trimestre) y conlleva un riesgo de aborto espontáneo o de parto prematuro. – Subcoriónicos: la sangre se acumula en el interior de la cavidad endometrial, casi siempre durante las primeras etapas de embarazo. En general este hematoma evoluciona bien y no suele producir pérdida del embarazo, pero su presencia requiere vigilancia médica porque constituye una amenaza de aborto. – Supracervicales: por su ubicación, suelen tener mejor pronóstico. Además, se eliminan por la vagina en forma de hemorragia. ¿Por qué se producen? ¿Por qué se producen? Se desconocen las causas que provocan el origen de estos hematomas, aunque parece existir una relación entre el desprendimiento de placenta y la hipertensión crónica o la toxemia gravídica, así como con la edad de la mujer. Además, se ha relacionado la aparición de hematomas uterinos con hábitos como el tabaco, el consumo de alcohol o drogas, con lesiones abdominales previas, con la placenta previa, la preclampsia (hipertensión inducida por el embarazo), el haber tenido varios hijos o con la edad de la gestante (ser mayor de 38 o 40 años), entre otros. Síntomas de los hematomas uterinos Síntomas de los hematomas uterinos Los síntomas pueden variar en intensidad según sea la gravedad o el tamaño del hematoma. Algunos casos pasan desapercibidos hasta su detección mediante ultrasonidos, precisamente por la ausencia de manifestaciones externas. Cuando los hematomas o el desgarro placentario son mayores, los síntomas suelen ser más evidentes y aparecer repentinamente. Entre ellos los más comunes son: – Calambres abdominales – Dolor abdominal – Hemorragia vaginal – Dolor de espalda – Contracciones Tratamiento de esta afección Tratamiento de esta afección El diagnóstico, generalmente, es rápido y se lleva a cabo por ecografía en la consulta de ginecología. El tratamiento depende de la gravedad de la situación, pero suele ser habitual el reposo absoluto como medida preventiva, evitar las relaciones sexuales y la hospitalización de urgencia en los casos más graves. Si bien, la mayor parte de los hematomas se reabsorben espontáneamente y desaparecen solos. El tiempo que tarda en eliminarse varía según el tamaño de este y dónde esté situado. Los más pequeños, sin síntomas, suelen desparecer solos en una o dos semanas sin necesidad de hacer nada más que reposo relativo. A veces se aconseja usar progesterona artificial.    Si la abrupción placentaria es pequeña y asintomática, el embarazo suele continuar su curso normalmente y llegar a término. Pero los hematomas grandes situados en sitios comprometidos pueden dar lugar a un desprendimiento de placenta o rotura prematura de la bolsa. Si el embarazo está avanzado es posible que se prescriba una cesárea, especialmente si hay riesgo de sufrimiento fetal.  Los hematomas con peor pronóstico son los retroplacentarios centrales grandes, en los cuales se produce la separación entre el tejido coriónico y las deciduas basales (capas que envuelven a la placenta).   ¿Cuándo debo acudir a Urgencias? Hematomas intrauterinos en el embarazo: causas y tratamiento Un hematoma intrauterino es una acumulación de sangre dentro de la cavidad uterina en el transcurso de una gestación. Aparecen con mayor frecuencia en el primer trimestre de embarazo y pueden dar lugar a un sangrado vaginal o no. Los hematomas intrauterinos siempre son motivo de preocupación en las mujeres embarazadas. Además, el embarazo se considera de alto riesgo y, por tanto, será necesario que la mujer guarde reposo y lleve un control más exhaustivo de su estado. ¿Qué son los hematomas intrauterinos? Los hematomas intrauterinos, también llamados hematomas interdeciduotrofoblásticos, son coágulos de sangre acumulados entre la placenta o el tejido coriónico y el revestimiento interno del útero. La aparición de estos hematomas puede comprometer el desarrollo fetal y dar lugar a un aborto espontáneo en el peor de los casos. Sin embargo, la mayoría de veces, la sangre coagulada es reabsorbida y la gestación sigue su evolución normal. Diagnóstico Los hematomas intrauterinos no suelen tener síntomas asociados como el dolor, pero en ocasiones sí es posible que la mujer tenga pérdidas de sangre. Las hemorragias vaginales causadas por los hematomas intrauterinos pueden variar en color y cantidad. En cualquier caso, siempre que haya un sangrado en el embarazo, es recomendable acudir al médico cuanto antes. Los hematomas intrauterinos serán diagnosticados por ecografía, donde se les tomarán medidas para seguir su evolución. En caso de no haber pérdidas de sangre, los hematomas serán detectados durante alguna de las ecografías de control rutinarias. Tipos Los hematomas intrauterinos se clasifican en función de su localización entre las distintas capas de tejido. Los comentamos a continuación: Retroplacentariosse forman entre la placenta y el endometrio. Se asocian al desprendimiento de placenta, que suele ser la causa más habitual del sangrado a partir de la semana 28. Por tanto, pueden dar lugar a un aborto o parto prematuro.Subcoriónicosse forman en el interior de la cavidad endometrial en las primeras semanas de embarazo normalmente. Aunque también constituyen una amenaza de aborto, estos hematomas suelen tener una evolución favorable y no acaban en una pérdida gestacional.Supracervicalesson los que mejor pronóstico tienen debido a su ubicación. Se suelen eliminar por la vagina en forma de hemorragia. Además de la ubicación del hematoma, su gravedad también dependerá del tamaño que ocupe. En general, el volumen de los hematomas intrauterinos se mide usando la fórmula de largo por ancho en milímetros. Se considera que el hematoma es pequeño si su tamaño es menor del 20% con respecto al saco gestacional y grande si supera el 50%. Tipos de hematomas intrauterinos Causas Las causas de la formación de los hematomas intrauterinos son desconocidas. Sin embargo, su aparición se ha visto relacionada con los siguientes factores: Malos hábitos como el tabaco o el alcohol Lesiones abdominales previas Placenta previa Hipertensión o preclampsia Haber tenido varios embarazos Mujeres mayores de 38-40 años Lo más probable es que el origen de los hematomas intrauterinos se sitúe entorno a la implantación del embrión, debido a la lesión provocada en el endometrio que, finalmente, se transforma en sangre coagulada. Si estos coágulos de sangre no se deshacen o son reabsorbidos, los hematomas pueden seguir creciendo y ejercer presión sobre el embrión, lo cual podría provocar un aborto en el peor de los casos. Tratamiento y pronóstico En primer lugar, ante un hematoma intrauterino, es necesario seguir todas las recomendaciones del médico y acudir a la consulta las veces que éste indique para su control. Normalmente, una vez cada una o dos semanas hasta que pase el riesgo. El pronóstico de los hematomas intrauterinos se valora teniendo en cuenta dos elementos principales: su ubicación y tamaño. Los hematomas pequeños suelen tener una evolución favorable y se reabsorben espontáneamente. En función del tamaño y la localización, el tiempo que tardarán en eliminarse será mayor o menor. En caso de que estos hematomas crezcan y alcancen un gran tamaño, el embarazo será considerado de alto riesgo y habrá que tomar algunas medidas preventivas como las siguientes: Reposo absoluto No practicar relaciones sexuales Óvulos de progesterona en algunos casos Hospitalización de urgencia en los casos más graves Normalmente, a medida que avanza la gestación, la circulación de los hematomas se normaliza y la mayoría de ellos desaparecen gradualmente. Diagnóstico y evolución de un hematoma intrauterino Como hemos dicho, las hemorragias durante el embarazo son muy alarmantes para la mujer. Sobre todo en los casos de hematomas intrauterinos grandes, el sangrado será abundante y escandaloso. Sin embargo, este síntoma no indica un peor pronóstico, ya que significa que el hematoma se está eliminando y reduciendo su tamaño progresivamente. Preguntas de los usuarios ¿Cuáles son los hematomas intrauterinos de peor pronóstico? Por Zaira Salvador (embrióloga). Los hematomas grandes ubicados en mal sitio. Por ejemplo, los hematomas retroplacentarios centrales grandes, en los cuales se produce la separación entre el tejido coriónico y las deciduas basales (capas que envuelven a la placenta). Esto puede provocar un desprendimiento de placenta o rotura prematura de la bolsa, ocasionando un aborto o un parto prematuro si el embarazo ya se encuentra en una etapa avanzada. ¿Cuáles son los riesgos de un hematoma en un embarazo de mellizos? Por Zaira Salvador (embrióloga). Al igual que con un embarazo único, la gravedad del hematoma depende de su tamaño y localización en el útero. No obstante, al haber menos espacio intrauterino en un embarazo múltiple, la situación podría complicarse. En definitiva, los embarazos de gemelos y mellizos con hematomas intrauterinos necesitarán un mayor control y reposo absoluto por parte de la madre. En la consulta ginecológica, se controlará el crecimiento de ambos fetos y se programará una cesárea en caso de haber sufrimiento fetal. ¿Cuáles son los cuidados ante un hematoma en el embarazo? Por Zaira Salvador (embrióloga). En función del tamaño y la gravedad del hematoma, el médico puede indicar reposo parcial o absoluto. En general, no se recomienda practicar ningún tipo de ejercicio ni mantener relaciones sexuales. También es posible que el médico indique algún tipo de dieta especial y/o la administración de óvulos de progesterona. Lectura recomendada Las pérdidas de sangre durante el embarazo pueden tener una causa diferente a la comentada en este artículo. Puedes consultar otros motivos del sangrado vaginal en el siguiente enlace: ¿Es normal sangrar en el embarazo? Si quieres seguir leyendo sobre las causas y recomendaciones para un embarazo de riesgo, te recomendamos entrar en el siguiente post: Embarazo de alto riesgo. Источник: https://www.reproduccionasistida.org/hematomas-intrauterinos-en-el-embarazo/ Источник: https://drfelixlugo.com/hematoma-riesgo-embarazo/ Hematomas en el embarazo Los hematomas uterinos, que aparecen en el transcurso del embarazo, son coágulos de sangre acumulados entre la placenta o los tejidos propios de la gestación y el revestimiento del útero.  Indice Hematomas uterinos en el embarazo La aparición de hematomas es potencialmente dañina para el feto, ya que puede significar que la placenta se ha despegado total o parcialmente y su función podría estar comprometida. No obstante, la mayoría de los casos evoluciona bien, los embarazos llegan a término sin más tratamiento que el reposo y la sangre coagulada del hematoma se reabsorbe por sí sola; especialmente cuando son pequeños y no van acompañados de síntomas. La valoración de la gravedad de la lesión dependerá de dos variables principalmente: el volumen y la localización del hematoma retroplacentario. Los hematomas intrauterinos tienen forma de cuña o de medialuna entre el tejido coriónico (de la placenta) y la pared uterina. El volumen del hematoma se mide en medicina usando la fórmula de largo (mm) x ancho (mm). Así se considera pequeño si su tamaño es menor del 20% respecto al del saco gestacional y grande si supera el 50%. Pero quizás, a la hora de hacer un pronóstico, resulta más relevante el lugar donde aparece que su dimensión. Los hematomas uterinos se clasifican según su ubicación entre las distintas capas de tejido en: – Retroplacentarios: son los hematomas que se forman entre la placenta y el endometrio. Están asociados al desprendimiento de placenta, que se revela, normalmente, con hemorragia vaginal. La abrupción o desprendimiento placentario suele ser la causa de sangrado más habitual a partir de la semana 28 (durante el tercer trimestre) y conlleva un riesgo de aborto espontáneo o de parto prematuro. – Subcoriónicos: la sangre se acumula en el interior de la cavidad endometrial, casi siempre durante las primeras etapas de embarazo. En general este hematoma evoluciona bien y no suele producir pérdida del embarazo, pero su presencia requiere vigilancia médica porque constituye una amenaza de aborto. – Supracervicales: por su ubicación, suelen tener mejor pronóstico. Además, se eliminan por la vagina en forma de hemorragia. ¿Por qué se producen? Se desconocen las causas que provocan el origen de estos hematomas, aunque parece existir una relación entre el desprendimiento de placenta y la hipertensión crónica o la toxemia gravídica, así como con la edad de la mujer. Además, se ha relacionado la aparición de hematomas uterinos con hábitos como el tabaco, el consumo de alcohol o drogas, con lesiones abdominales previas, con la placenta previa, la preclampsia (hipertensión inducida por el embarazo), el haber tenido varios hijos o con la edad de la gestante (ser mayor de 38 o 40 años), entre otros. Síntomas de los hematomas uterinos Los síntomas pueden variar en intensidad según sea la gravedad o el tamaño del hematoma. Algunos casos pasan desapercibidos hasta su detección mediante ultrasonidos, precisamente por la ausencia de manifestaciones externas. Cuando los hematomas o el desgarro placentario son mayores, los síntomas suelen ser más evidentes y aparecer repentinamente. Entre ellos los más comunes son: – Calambres abdominales – Dolor abdominal – Hemorragia vaginal – Dolor de espalda – Contracciones Tratamiento de esta afección El diagnóstico, generalmente, es rápido y se lleva a cabo por ecografía en la consulta de ginecología. El tratamiento depende de la gravedad de la situación, pero suele ser habitual el reposo absoluto como medida preventiva, evitar las relaciones sexuales y la hospitalización de urgencia en los casos más graves. Si bien, la mayor parte de los hematomas se reabsorben espontáneamente y desaparecen solos. El tiempo que tarda en eliminarse varía según el tamaño de este y dónde esté situado. Los más pequeños, sin síntomas, suelen desparecer solos en una o dos semanas sin necesidad de hacer nada más que reposo relativo. A veces se aconseja usar progesterona artificial.    Si la abrupción placentaria es pequeña y asintomática, el embarazo suele continuar su curso normalmente y llegar a término. Pero los hematomas grandes situados en sitios comprometidos pueden dar lugar a un desprendimiento de placenta o rotura prematura de la bolsa. Si el embarazo está avanzado es posible que se prescriba una cesárea, especialmente si hay riesgo de sufrimiento fetal.  Los hematomas con peor pronóstico son los retroplacentarios centrales grandes, en los cuales se produce la separación entre el tejido coriónico y las deciduas basales (capas que envuelven a la placenta).   ¿Cuándo debo acudir a Urgencias? Si te han detectado un hematoma al hacerte una ecografía, pero no tienes síntomas y tu ginecólogo te ha dicho que no te preocupes, puedes seguir con tu vida normal, aunque teniendo cuidado de no hacer esfuerzos, coger pesos o incluso no mantener relaciones sexuales hasta que te confirmen que el hematoma se ha absorbido, lo que, normalmente, pasará en una par de semanas. Pero si notas un sangrado intenso y un dolor abdominal muy fuerte, acude al médico por si acaso. Abrupción placentaria Definición: También llamado desprendimiento prematuro de la placenta, consiste en la separación de la placenta del sitio de implantación uterina antes de dar a luz. Síntomas: •Sangrado vaginal •Dolor abdominal •Dolor de espalda Tratamiento: El tratamiento incluye transfusión de sangre y reemplazo de líquidos por vía intravenosa. Si el feto es inmaduro y sólo hay una pequeña separación, la madre debe ser hospitalizada para una vigilancia estricta y puede que se le dé de alta al poco tiempo. Si el feto es maduro, se puede optar por un parto vaginal o una cesárea (según el sufrimiento fetal y el de la madre). Hematoma Definición: Acumulación de sangre bajo la piel debido a la rotura de pequeños vasos sanguíneos. Tratamiento: Aplicar hielo (nunca directamente sobre la piel) o gasas frías en la zona. Administrar un analgésico si duele mucho. También se puede colocar un apósito que comprima la zona para evitar que el hematoma se expanda. TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole. TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole. Источник: https://www.todopapas.com/embarazo/salud-embarazo/hematomas-en-el-embarazo-6102
  20. Hematomas en el embarazo
  21. Hematomas uterinos en el embarazo
  22. Hematomas en el embarazo
  23. Hematomas uterinos en el embarazo
  24. ¿Por qué se producen?
  25. Hematomas intrauterinos en el embarazo: causas y tratamiento
  26. ¿Qué son los hematomas intrauterinos?
  27. Diagnóstico
  28. Tipos
  29. Causas
  30. Tratamiento y pronóstico
  31. Preguntas de los usuarios
  32. ¿Cuáles son los hematomas intrauterinos de peor pronóstico?
  33. ¿Cuáles son los riesgos de un hematoma en un embarazo de mellizos?
  34. ¿Cuáles son los cuidados ante un hematoma en el embarazo?
  35. Lectura recomendada
  36. Источник: https://drfelixlugo.com/hematoma-riesgo-embarazo/ Hematomas en el embarazo Hematomas en el embarazo Los hematomas uterinos, que aparecen en el transcurso del embarazo, son coágulos de sangre acumulados entre la placenta o los tejidos propios de la gestación y el revestimiento del útero.  Indice Hematomas uterinos en el embarazo Hematomas uterinos en el embarazo La aparición de hematomas es potencialmente dañina para el feto, ya que puede significar que la placenta se ha despegado total o parcialmente y su función podría estar comprometida. No obstante, la mayoría de los casos evoluciona bien, los embarazos llegan a término sin más tratamiento que el reposo y la sangre coagulada del hematoma se reabsorbe por sí sola; especialmente cuando son pequeños y no van acompañados de síntomas. La valoración de la gravedad de la lesión dependerá de dos variables principalmente: el volumen y la localización del hematoma retroplacentario. Los hematomas intrauterinos tienen forma de cuña o de medialuna entre el tejido coriónico (de la placenta) y la pared uterina. El volumen del hematoma se mide en medicina usando la fórmula de largo (mm) x ancho (mm). Así se considera pequeño si su tamaño es menor del 20% respecto al del saco gestacional y grande si supera el 50%. Pero quizás, a la hora de hacer un pronóstico, resulta más relevante el lugar donde aparece que su dimensión. Los hematomas uterinos se clasifican según su ubicación entre las distintas capas de tejido en: – Retroplacentarios: son los hematomas que se forman entre la placenta y el endometrio. Están asociados al desprendimiento de placenta, que se revela, normalmente, con hemorragia vaginal. La abrupción o desprendimiento placentario suele ser la causa de sangrado más habitual a partir de la semana 28 (durante el tercer trimestre) y conlleva un riesgo de aborto espontáneo o de parto prematuro. – Subcoriónicos: la sangre se acumula en el interior de la cavidad endometrial, casi siempre durante las primeras etapas de embarazo. En general este hematoma evoluciona bien y no suele producir pérdida del embarazo, pero su presencia requiere vigilancia médica porque constituye una amenaza de aborto. – Supracervicales: por su ubicación, suelen tener mejor pronóstico. Además, se eliminan por la vagina en forma de hemorragia. ¿Por qué se producen? ¿Por qué se producen? Se desconocen las causas que provocan el origen de estos hematomas, aunque parece existir una relación entre el desprendimiento de placenta y la hipertensión crónica o la toxemia gravídica, así como con la edad de la mujer. Además, se ha relacionado la aparición de hematomas uterinos con hábitos como el tabaco, el consumo de alcohol o drogas, con lesiones abdominales previas, con la placenta previa, la preclampsia (hipertensión inducida por el embarazo), el haber tenido varios hijos o con la edad de la gestante (ser mayor de 38 o 40 años), entre otros. Síntomas de los hematomas uterinos Síntomas de los hematomas uterinos Los síntomas pueden variar en intensidad según sea la gravedad o el tamaño del hematoma. Algunos casos pasan desapercibidos hasta su detección mediante ultrasonidos, precisamente por la ausencia de manifestaciones externas. Cuando los hematomas o el desgarro placentario son mayores, los síntomas suelen ser más evidentes y aparecer repentinamente. Entre ellos los más comunes son: – Calambres abdominales – Dolor abdominal – Hemorragia vaginal – Dolor de espalda – Contracciones Tratamiento de esta afección Tratamiento de esta afección El diagnóstico, generalmente, es rápido y se lleva a cabo por ecografía en la consulta de ginecología. El tratamiento depende de la gravedad de la situación, pero suele ser habitual el reposo absoluto como medida preventiva, evitar las relaciones sexuales y la hospitalización de urgencia en los casos más graves. Si bien, la mayor parte de los hematomas se reabsorben espontáneamente y desaparecen solos. El tiempo que tarda en eliminarse varía según el tamaño de este y dónde esté situado. Los más pequeños, sin síntomas, suelen desparecer solos en una o dos semanas sin necesidad de hacer nada más que reposo relativo. A veces se aconseja usar progesterona artificial.    Si la abrupción placentaria es pequeña y asintomática, el embarazo suele continuar su curso normalmente y llegar a término. Pero los hematomas grandes situados en sitios comprometidos pueden dar lugar a un desprendimiento de placenta o rotura prematura de la bolsa. Si el embarazo está avanzado es posible que se prescriba una cesárea, especialmente si hay riesgo de sufrimiento fetal.  Los hematomas con peor pronóstico son los retroplacentarios centrales grandes, en los cuales se produce la separación entre el tejido coriónico y las deciduas basales (capas que envuelven a la placenta).   ¿Cuándo debo acudir a Urgencias? Hematomas intrauterinos en el embarazo: causas y tratamiento Un hematoma intrauterino es una acumulación de sangre dentro de la cavidad uterina en el transcurso de una gestación. Aparecen con mayor frecuencia en el primer trimestre de embarazo y pueden dar lugar a un sangrado vaginal o no. Los hematomas intrauterinos siempre son motivo de preocupación en las mujeres embarazadas. Además, el embarazo se considera de alto riesgo y, por tanto, será necesario que la mujer guarde reposo y lleve un control más exhaustivo de su estado. ¿Qué son los hematomas intrauterinos? Los hematomas intrauterinos, también llamados hematomas interdeciduotrofoblásticos, son coágulos de sangre acumulados entre la placenta o el tejido coriónico y el revestimiento interno del útero. La aparición de estos hematomas puede comprometer el desarrollo fetal y dar lugar a un aborto espontáneo en el peor de los casos. Sin embargo, la mayoría de veces, la sangre coagulada es reabsorbida y la gestación sigue su evolución normal. Diagnóstico Los hematomas intrauterinos no suelen tener síntomas asociados como el dolor, pero en ocasiones sí es posible que la mujer tenga pérdidas de sangre. Las hemorragias vaginales causadas por los hematomas intrauterinos pueden variar en color y cantidad. En cualquier caso, siempre que haya un sangrado en el embarazo, es recomendable acudir al médico cuanto antes. Los hematomas intrauterinos serán diagnosticados por ecografía, donde se les tomarán medidas para seguir su evolución. En caso de no haber pérdidas de sangre, los hematomas serán detectados durante alguna de las ecografías de control rutinarias. Tipos Los hematomas intrauterinos se clasifican en función de su localización entre las distintas capas de tejido. Los comentamos a continuación: Retroplacentariosse forman entre la placenta y el endometrio. Se asocian al desprendimiento de placenta, que suele ser la causa más habitual del sangrado a partir de la semana 28. Por tanto, pueden dar lugar a un aborto o parto prematuro.Subcoriónicosse forman en el interior de la cavidad endometrial en las primeras semanas de embarazo normalmente. Aunque también constituyen una amenaza de aborto, estos hematomas suelen tener una evolución favorable y no acaban en una pérdida gestacional.Supracervicalesson los que mejor pronóstico tienen debido a su ubicación. Se suelen eliminar por la vagina en forma de hemorragia. Además de la ubicación del hematoma, su gravedad también dependerá del tamaño que ocupe. En general, el volumen de los hematomas intrauterinos se mide usando la fórmula de largo por ancho en milímetros. Se considera que el hematoma es pequeño si su tamaño es menor del 20% con respecto al saco gestacional y grande si supera el 50%. Tipos de hematomas intrauterinos Causas Las causas de la formación de los hematomas intrauterinos son desconocidas. Sin embargo, su aparición se ha visto relacionada con los siguientes factores: Malos hábitos como el tabaco o el alcohol Lesiones abdominales previas Placenta previa Hipertensión o preclampsia Haber tenido varios embarazos Mujeres mayores de 38-40 años Lo más probable es que el origen de los hematomas intrauterinos se sitúe entorno a la implantación del embrión, debido a la lesión provocada en el endometrio que, finalmente, se transforma en sangre coagulada. Si estos coágulos de sangre no se deshacen o son reabsorbidos, los hematomas pueden seguir creciendo y ejercer presión sobre el embrión, lo cual podría provocar un aborto en el peor de los casos. Tratamiento y pronóstico En primer lugar, ante un hematoma intrauterino, es necesario seguir todas las recomendaciones del médico y acudir a la consulta las veces que éste indique para su control. Normalmente, una vez cada una o dos semanas hasta que pase el riesgo. El pronóstico de los hematomas intrauterinos se valora teniendo en cuenta dos elementos principales: su ubicación y tamaño. Los hematomas pequeños suelen tener una evolución favorable y se reabsorben espontáneamente. En función del tamaño y la localización, el tiempo que tardarán en eliminarse será mayor o menor. En caso de que estos hematomas crezcan y alcancen un gran tamaño, el embarazo será considerado de alto riesgo y habrá que tomar algunas medidas preventivas como las siguientes: Reposo absoluto No practicar relaciones sexuales Óvulos de progesterona en algunos casos Hospitalización de urgencia en los casos más graves Normalmente, a medida que avanza la gestación, la circulación de los hematomas se normaliza y la mayoría de ellos desaparecen gradualmente. Diagnóstico y evolución de un hematoma intrauterino Como hemos dicho, las hemorragias durante el embarazo son muy alarmantes para la mujer. Sobre todo en los casos de hematomas intrauterinos grandes, el sangrado será abundante y escandaloso. Sin embargo, este síntoma no indica un peor pronóstico, ya que significa que el hematoma se está eliminando y reduciendo su tamaño progresivamente. Preguntas de los usuarios ¿Cuáles son los hematomas intrauterinos de peor pronóstico? Por Zaira Salvador (embrióloga). Los hematomas grandes ubicados en mal sitio. Por ejemplo, los hematomas retroplacentarios centrales grandes, en los cuales se produce la separación entre el tejido coriónico y las deciduas basales (capas que envuelven a la placenta). Esto puede provocar un desprendimiento de placenta o rotura prematura de la bolsa, ocasionando un aborto o un parto prematuro si el embarazo ya se encuentra en una etapa avanzada. ¿Cuáles son los riesgos de un hematoma en un embarazo de mellizos? Por Zaira Salvador (embrióloga). Al igual que con un embarazo único, la gravedad del hematoma depende de su tamaño y localización en el útero. No obstante, al haber menos espacio intrauterino en un embarazo múltiple, la situación podría complicarse. En definitiva, los embarazos de gemelos y mellizos con hematomas intrauterinos necesitarán un mayor control y reposo absoluto por parte de la madre. En la consulta ginecológica, se controlará el crecimiento de ambos fetos y se programará una cesárea en caso de haber sufrimiento fetal. ¿Cuáles son los cuidados ante un hematoma en el embarazo? Por Zaira Salvador (embrióloga). En función del tamaño y la gravedad del hematoma, el médico puede indicar reposo parcial o absoluto. En general, no se recomienda practicar ningún tipo de ejercicio ni mantener relaciones sexuales. También es posible que el médico indique algún tipo de dieta especial y/o la administración de óvulos de progesterona. Lectura recomendada Las pérdidas de sangre durante el embarazo pueden tener una causa diferente a la comentada en este artículo. Puedes consultar otros motivos del sangrado vaginal en el siguiente enlace: ¿Es normal sangrar en el embarazo? Si quieres seguir leyendo sobre las causas y recomendaciones para un embarazo de riesgo, te recomendamos entrar en el siguiente post: Embarazo de alto riesgo. Источник: https://www.reproduccionasistida.org/hematomas-intrauterinos-en-el-embarazo/ Источник: https://drfelixlugo.com/hematoma-riesgo-embarazo/ Hematomas en el embarazo Los hematomas uterinos, que aparecen en el transcurso del embarazo, son coágulos de sangre acumulados entre la placenta o los tejidos propios de la gestación y el revestimiento del útero.  Indice Hematomas uterinos en el embarazo La aparición de hematomas es potencialmente dañina para el feto, ya que puede significar que la placenta se ha despegado total o parcialmente y su función podría estar comprometida. No obstante, la mayoría de los casos evoluciona bien, los embarazos llegan a término sin más tratamiento que el reposo y la sangre coagulada del hematoma se reabsorbe por sí sola; especialmente cuando son pequeños y no van acompañados de síntomas. La valoración de la gravedad de la lesión dependerá de dos variables principalmente: el volumen y la localización del hematoma retroplacentario. Los hematomas intrauterinos tienen forma de cuña o de medialuna entre el tejido coriónico (de la placenta) y la pared uterina. El volumen del hematoma se mide en medicina usando la fórmula de largo (mm) x ancho (mm). Así se considera pequeño si su tamaño es menor del 20% respecto al del saco gestacional y grande si supera el 50%. Pero quizás, a la hora de hacer un pronóstico, resulta más relevante el lugar donde aparece que su dimensión. Los hematomas uterinos se clasifican según su ubicación entre las distintas capas de tejido en: – Retroplacentarios: son los hematomas que se forman entre la placenta y el endometrio. Están asociados al desprendimiento de placenta, que se revela, normalmente, con hemorragia vaginal. La abrupción o desprendimiento placentario suele ser la causa de sangrado más habitual a partir de la semana 28 (durante el tercer trimestre) y conlleva un riesgo de aborto espontáneo o de parto prematuro. – Subcoriónicos: la sangre se acumula en el interior de la cavidad endometrial, casi siempre durante las primeras etapas de embarazo. En general este hematoma evoluciona bien y no suele producir pérdida del embarazo, pero su presencia requiere vigilancia médica porque constituye una amenaza de aborto. – Supracervicales: por su ubicación, suelen tener mejor pronóstico. Además, se eliminan por la vagina en forma de hemorragia. ¿Por qué se producen? Se desconocen las causas que provocan el origen de estos hematomas, aunque parece existir una relación entre el desprendimiento de placenta y la hipertensión crónica o la toxemia gravídica, así como con la edad de la mujer. Además, se ha relacionado la aparición de hematomas uterinos con hábitos como el tabaco, el consumo de alcohol o drogas, con lesiones abdominales previas, con la placenta previa, la preclampsia (hipertensión inducida por el embarazo), el haber tenido varios hijos o con la edad de la gestante (ser mayor de 38 o 40 años), entre otros. Síntomas de los hematomas uterinos Los síntomas pueden variar en intensidad según sea la gravedad o el tamaño del hematoma. Algunos casos pasan desapercibidos hasta su detección mediante ultrasonidos, precisamente por la ausencia de manifestaciones externas. Cuando los hematomas o el desgarro placentario son mayores, los síntomas suelen ser más evidentes y aparecer repentinamente. Entre ellos los más comunes son: – Calambres abdominales – Dolor abdominal – Hemorragia vaginal – Dolor de espalda – Contracciones Tratamiento de esta afección El diagnóstico, generalmente, es rápido y se lleva a cabo por ecografía en la consulta de ginecología. El tratamiento depende de la gravedad de la situación, pero suele ser habitual el reposo absoluto como medida preventiva, evitar las relaciones sexuales y la hospitalización de urgencia en los casos más graves. Si bien, la mayor parte de los hematomas se reabsorben espontáneamente y desaparecen solos. El tiempo que tarda en eliminarse varía según el tamaño de este y dónde esté situado. Los más pequeños, sin síntomas, suelen desparecer solos en una o dos semanas sin necesidad de hacer nada más que reposo relativo. A veces se aconseja usar progesterona artificial.    Si la abrupción placentaria es pequeña y asintomática, el embarazo suele continuar su curso normalmente y llegar a término. Pero los hematomas grandes situados en sitios comprometidos pueden dar lugar a un desprendimiento de placenta o rotura prematura de la bolsa. Si el embarazo está avanzado es posible que se prescriba una cesárea, especialmente si hay riesgo de sufrimiento fetal.  Los hematomas con peor pronóstico son los retroplacentarios centrales grandes, en los cuales se produce la separación entre el tejido coriónico y las deciduas basales (capas que envuelven a la placenta).   Hematomas intrauterinos en el embarazo: causas y tratamiento Un hematoma intrauterino es una acumulación de sangre dentro de la cavidad uterina en el transcurso de una gestación. Aparecen con mayor frecuencia en el primer trimestre de embarazo y pueden dar lugar a un sangrado vaginal o no. Los hematomas intrauterinos siempre son motivo de preocupación en las mujeres embarazadas. Además, el embarazo se considera de alto riesgo y, por tanto, será necesario que la mujer guarde reposo y lleve un control más exhaustivo de su estado. ¿Qué son los hematomas intrauterinos? Los hematomas intrauterinos, también llamados hematomas interdeciduotrofoblásticos, son coágulos de sangre acumulados entre la placenta o el tejido coriónico y el revestimiento interno del útero. La aparición de estos hematomas puede comprometer el desarrollo fetal y dar lugar a un aborto espontáneo en el peor de los casos. Sin embargo, la mayoría de veces, la sangre coagulada es reabsorbida y la gestación sigue su evolución normal. Diagnóstico Los hematomas intrauterinos no suelen tener síntomas asociados como el dolor, pero en ocasiones sí es posible que la mujer tenga pérdidas de sangre. Las hemorragias vaginales causadas por los hematomas intrauterinos pueden variar en color y cantidad. En cualquier caso, siempre que haya un sangrado en el embarazo, es recomendable acudir al médico cuanto antes. Los hematomas intrauterinos serán diagnosticados por ecografía, donde se les tomarán medidas para seguir su evolución. En caso de no haber pérdidas de sangre, los hematomas serán detectados durante alguna de las ecografías de control rutinarias. Tipos Los hematomas intrauterinos se clasifican en función de su localización entre las distintas capas de tejido. Los comentamos a continuación: Retroplacentariosse forman entre la placenta y el endometrio. Se asocian al desprendimiento de placenta, que suele ser la causa más habitual del sangrado a partir de la semana 28. Por tanto, pueden dar lugar a un aborto o parto prematuro.Subcoriónicosse forman en el interior de la cavidad endometrial en las primeras semanas de embarazo normalmente. Aunque también constituyen una amenaza de aborto, estos hematomas suelen tener una evolución favorable y no acaban en una pérdida gestacional.Supracervicalesson los que mejor pronóstico tienen debido a su ubicación. Se suelen eliminar por la vagina en forma de hemorragia. Además de la ubicación del hematoma, su gravedad también dependerá del tamaño que ocupe. En general, el volumen de los hematomas intrauterinos se mide usando la fórmula de largo por ancho en milímetros. Se considera que el hematoma es pequeño si su tamaño es menor del 20% con respecto al saco gestacional y grande si supera el 50%. Tipos de hematomas intrauterinos Causas Las causas de la formación de los hematomas intrauterinos son desconocidas. Sin embargo, su aparición se ha visto relacionada con los siguientes factores: Malos hábitos como el tabaco o el alcohol Lesiones abdominales previas Placenta previa Hipertensión o preclampsia Haber tenido varios embarazos Mujeres mayores de 38-40 años Lo más probable es que el origen de los hematomas intrauterinos se sitúe entorno a la implantación del embrión, debido a la lesión provocada en el endometrio que, finalmente, se transforma en sangre coagulada. Si estos coágulos de sangre no se deshacen o son reabsorbidos, los hematomas pueden seguir creciendo y ejercer presión sobre el embrión, lo cual podría provocar un aborto en el peor de los casos. Tratamiento y pronóstico En primer lugar, ante un hematoma intrauterino, es necesario seguir todas las recomendaciones del médico y acudir a la consulta las veces que éste indique para su control. Normalmente, una vez cada una o dos semanas hasta que pase el riesgo. El pronóstico de los hematomas intrauterinos se valora teniendo en cuenta dos elementos principales: su ubicación y tamaño. Los hematomas pequeños suelen tener una evolución favorable y se reabsorben espontáneamente. En función del tamaño y la localización, el tiempo que tardarán en eliminarse será mayor o menor. En caso de que estos hematomas crezcan y alcancen un gran tamaño, el embarazo será considerado de alto riesgo y habrá que tomar algunas medidas preventivas como las siguientes: Reposo absoluto No practicar relaciones sexuales Óvulos de progesterona en algunos casos Hospitalización de urgencia en los casos más graves Normalmente, a medida que avanza la gestación, la circulación de los hematomas se normaliza y la mayoría de ellos desaparecen gradualmente. Diagnóstico y evolución de un hematoma intrauterino Como hemos dicho, las hemorragias durante el embarazo son muy alarmantes para la mujer. Sobre todo en los casos de hematomas intrauterinos grandes, el sangrado será abundante y escandaloso. Sin embargo, este síntoma no indica un peor pronóstico, ya que significa que el hematoma se está eliminando y reduciendo su tamaño progresivamente. Preguntas de los usuarios ¿Cuáles son los hematomas intrauterinos de peor pronóstico? Por Zaira Salvador (embrióloga). Los hematomas grandes ubicados en mal sitio. Por ejemplo, los hematomas retroplacentarios centrales grandes, en los cuales se produce la separación entre el tejido coriónico y las deciduas basales (capas que envuelven a la placenta). Esto puede provocar un desprendimiento de placenta o rotura prematura de la bolsa, ocasionando un aborto o un parto prematuro si el embarazo ya se encuentra en una etapa avanzada. ¿Cuáles son los riesgos de un hematoma en un embarazo de mellizos? Por Zaira Salvador (embrióloga). Al igual que con un embarazo único, la gravedad del hematoma depende de su tamaño y localización en el útero. No obstante, al haber menos espacio intrauterino en un embarazo múltiple, la situación podría complicarse. En definitiva, los embarazos de gemelos y mellizos con hematomas intrauterinos necesitarán un mayor control y reposo absoluto por parte de la madre. En la consulta ginecológica, se controlará el crecimiento de ambos fetos y se programará una cesárea en caso de haber sufrimiento fetal. ¿Cuáles son los cuidados ante un hematoma en el embarazo? Por Zaira Salvador (embrióloga). En función del tamaño y la gravedad del hematoma, el médico puede indicar reposo parcial o absoluto. En general, no se recomienda practicar ningún tipo de ejercicio ni mantener relaciones sexuales. También es posible que el médico indique algún tipo de dieta especial y/o la administración de óvulos de progesterona. Lectura recomendada Las pérdidas de sangre durante el embarazo pueden tener una causa diferente a la comentada en este artículo. Puedes consultar otros motivos del sangrado vaginal en el siguiente enlace: ¿Es normal sangrar en el embarazo? Si quieres seguir leyendo sobre las causas y recomendaciones para un embarazo de riesgo, te recomendamos entrar en el siguiente post: Embarazo de alto riesgo. Источник: https://www.reproduccionasistida.org/hematomas-intrauterinos-en-el-embarazo/ Источник: https://drfelixlugo.com/hematoma-riesgo-embarazo/ Hematomas en el embarazo Hematomas en el embarazo Los hematomas uterinos, que aparecen en el transcurso del embarazo, son coágulos de sangre acumulados entre la placenta o los tejidos propios de la gestación y el revestimiento del útero.  Indice Hematomas uterinos en el embarazo Hematomas uterinos en el embarazo La aparición de hematomas es potencialmente dañina para el feto, ya que puede significar que la placenta se ha despegado total o parcialmente y su función podría estar comprometida. No obstante, la mayoría de los casos evoluciona bien, los embarazos llegan a término sin más tratamiento que el reposo y la sangre coagulada del hematoma se reabsorbe por sí sola; especialmente cuando son pequeños y no van acompañados de síntomas. La valoración de la gravedad de la lesión dependerá de dos variables principalmente: el volumen y la localización del hematoma retroplacentario. Los hematomas intrauterinos tienen forma de cuña o de medialuna entre el tejido coriónico (de la placenta) y la pared uterina. El volumen del hematoma se mide en medicina usando la fórmula de largo (mm) x ancho (mm). Así se considera pequeño si su tamaño es menor del 20% respecto al del saco gestacional y grande si supera el 50%. Pero quizás, a la hora de hacer un pronóstico, resulta más relevante el lugar donde aparece que su dimensión. Los hematomas uterinos se clasifican según su ubicación entre las distintas capas de tejido en: – Retroplacentarios: son los hematomas que se forman entre la placenta y el endometrio. Están asociados al desprendimiento de placenta, que se revela, normalmente, con hemorragia vaginal. La abrupción o desprendimiento placentario suele ser la causa de sangrado más habitual a partir de la semana 28 (durante el tercer trimestre) y conlleva un riesgo de aborto espontáneo o de parto prematuro. – Subcoriónicos: la sangre se acumula en el interior de la cavidad endometrial, casi siempre durante las primeras etapas de embarazo. En general este hematoma evoluciona bien y no suele producir pérdida del embarazo, pero su presencia requiere vigilancia médica porque constituye una amenaza de aborto. – Supracervicales: por su ubicación, suelen tener mejor pronóstico. Además, se eliminan por la vagina en forma de hemorragia. ¿Por qué se producen? ¿Por qué se producen? Se desconocen las causas que provocan el origen de estos hematomas, aunque parece existir una relación entre el desprendimiento de placenta y la hipertensión crónica o la toxemia gravídica, así como con la edad de la mujer. Además, se ha relacionado la aparición de hematomas uterinos con hábitos como el tabaco, el consumo de alcohol o drogas, con lesiones abdominales previas, con la placenta previa, la preclampsia (hipertensión inducida por el embarazo), el haber tenido varios hijos o con la edad de la gestante (ser mayor de 38 o 40 años), entre otros. Síntomas de los hematomas uterinos Síntomas de los hematomas uterinos Los síntomas pueden variar en intensidad según sea la gravedad o el tamaño del hematoma. Algunos casos pasan desapercibidos hasta su detección mediante ultrasonidos, precisamente por la ausencia de manifestaciones externas. Cuando los hematomas o el desgarro placentario son mayores, los síntomas suelen ser más evidentes y aparecer repentinamente. Entre ellos los más comunes son: – Calambres abdominales – Dolor abdominal – Hemorragia vaginal – Dolor de espalda – Contracciones Tratamiento de esta afección Tratamiento de esta afección El diagnóstico, generalmente, es rápido y se lleva a cabo por ecografía en la consulta de ginecología. El tratamiento depende de la gravedad de la situación, pero suele ser habitual el reposo absoluto como medida preventiva, evitar las relaciones sexuales y la hospitalización de urgencia en los casos más graves. Si bien, la mayor parte de los hematomas se reabsorben espontáneamente y desaparecen solos. El tiempo que tarda en eliminarse varía según el tamaño de este y dónde esté situado. Los más pequeños, sin síntomas, suelen desparecer solos en una o dos semanas sin necesidad de hacer nada más que reposo relativo. A veces se aconseja usar progesterona artificial.    Si la abrupción placentaria es pequeña y asintomática, el embarazo suele continuar su curso normalmente y llegar a término. Pero los hematomas grandes situados en sitios comprometidos pueden dar lugar a un desprendimiento de placenta o rotura prematura de la bolsa. Si el embarazo está avanzado es posible que se prescriba una cesárea, especialmente si hay riesgo de sufrimiento fetal.  Los hematomas con peor pronóstico son los retroplacentarios centrales grandes, en los cuales se produce la separación entre el tejido coriónico y las deciduas basales (capas que envuelven a la placenta).   ¿Cuándo debo acudir a Urgencias? Hematomas intrauterinos en el embarazo: causas y tratamiento Un hematoma intrauterino es una acumulación de sangre dentro de la cavidad uterina en el transcurso de una gestación. Aparecen con mayor frecuencia en el primer trimestre de embarazo y pueden dar lugar a un sangrado vaginal o no. Los hematomas intrauterinos siempre son motivo de preocupación en las mujeres embarazadas. Además, el embarazo se considera de alto riesgo y, por tanto, será necesario que la mujer guarde reposo y lleve un control más exhaustivo de su estado. ¿Qué son los hematomas intrauterinos? Los hematomas intrauterinos, también llamados hematomas interdeciduotrofoblásticos, son coágulos de sangre acumulados entre la placenta o el tejido coriónico y el revestimiento interno del útero. La aparición de estos hematomas puede comprometer el desarrollo fetal y dar lugar a un aborto espontáneo en el peor de los casos. Sin embargo, la mayoría de veces, la sangre coagulada es reabsorbida y la gestación sigue su evolución normal. Diagnóstico Los hematomas intrauterinos no suelen tener síntomas asociados como el dolor, pero en ocasiones sí es posible que la mujer tenga pérdidas de sangre. Las hemorragias vaginales causadas por los hematomas intrauterinos pueden variar en color y cantidad. En cualquier caso, siempre que haya un sangrado en el embarazo, es recomendable acudir al médico cuanto antes. Los hematomas intrauterinos serán diagnosticados por ecografía, donde se les tomarán medidas para seguir su evolución. En caso de no haber pérdidas de sangre, los hematomas serán detectados durante alguna de las ecografías de control rutinarias. Tipos Los hematomas intrauterinos se clasifican en función de su localización entre las distintas capas de tejido. Los comentamos a continuación: Retroplacentariosse forman entre la placenta y el endometrio. Se asocian al desprendimiento de placenta, que suele ser la causa más habitual del sangrado a partir de la semana 28. Por tanto, pueden dar lugar a un aborto o parto prematuro.Subcoriónicosse forman en el interior de la cavidad endometrial en las primeras semanas de embarazo normalmente. Aunque también constituyen una amenaza de aborto, estos hematomas suelen tener una evolución favorable y no acaban en una pérdida gestacional.Supracervicalesson los que mejor pronóstico tienen debido a su ubicación. Se suelen eliminar por la vagina en forma de hemorragia. Además de la ubicación del hematoma, su gravedad también dependerá del tamaño que ocupe. En general, el volumen de los hematomas intrauterinos se mide usando la fórmula de largo por ancho en milímetros. Se considera que el hematoma es pequeño si su tamaño es menor del 20% con respecto al saco gestacional y grande si supera el 50%. Tipos de hematomas intrauterinos Causas Las causas de la formación de los hematomas intrauterinos son desconocidas. Sin embargo, su aparición se ha visto relacionada con los siguientes factores: Malos hábitos como el tabaco o el alcohol Lesiones abdominales previas Placenta previa Hipertensión o preclampsia Haber tenido varios embarazos Mujeres mayores de 38-40 años Lo más probable es que el origen de los hematomas intrauterinos se sitúe entorno a la implantación del embrión, debido a la lesión provocada en el endometrio que, finalmente, se transforma en sangre coagulada. Si estos coágulos de sangre no se deshacen o son reabsorbidos, los hematomas pueden seguir creciendo y ejercer presión sobre el embrión, lo cual podría provocar un aborto en el peor de los casos. Tratamiento y pronóstico En primer lugar, ante un hematoma intrauterino, es necesario seguir todas las recomendaciones del médico y acudir a la consulta las veces que éste indique para su control. Normalmente, una vez cada una o dos semanas hasta que pase el riesgo. El pronóstico de los hematomas intrauterinos se valora teniendo en cuenta dos elementos principales: su ubicación y tamaño. Los hematomas pequeños suelen tener una evolución favorable y se reabsorben espontáneamente. En función del tamaño y la localización, el tiempo que tardarán en eliminarse será mayor o menor. En caso de que estos hematomas crezcan y alcancen un gran tamaño, el embarazo será considerado de alto riesgo y habrá que tomar algunas medidas preventivas como las siguientes: Reposo absoluto No practicar relaciones sexuales Óvulos de progesterona en algunos casos Hospitalización de urgencia en los casos más graves Normalmente, a medida que avanza la gestación, la circulación de los hematomas se normaliza y la mayoría de ellos desaparecen gradualmente. Diagnóstico y evolución de un hematoma intrauterino Como hemos dicho, las hemorragias durante el embarazo son muy alarmantes para la mujer. Sobre todo en los casos de hematomas intrauterinos grandes, el sangrado será abundante y escandaloso. Sin embargo, este síntoma no indica un peor pronóstico, ya que significa que el hematoma se está eliminando y reduciendo su tamaño progresivamente. Preguntas de los usuarios ¿Cuáles son los hematomas intrauterinos de peor pronóstico? Por Zaira Salvador (embrióloga). Los hematomas grandes ubicados en mal sitio. Por ejemplo, los hematomas retroplacentarios centrales grandes, en los cuales se produce la separación entre el tejido coriónico y las deciduas basales (capas que envuelven a la placenta). Esto puede provocar un desprendimiento de placenta o rotura prematura de la bolsa, ocasionando un aborto o un parto prematuro si el embarazo ya se encuentra en una etapa avanzada. ¿Cuáles son los riesgos de un hematoma en un embarazo de mellizos? Por Zaira Salvador (embrióloga). Al igual que con un embarazo único, la gravedad del hematoma depende de su tamaño y localización en el útero. No obstante, al haber menos espacio intrauterino en un embarazo múltiple, la situación podría complicarse. En definitiva, los embarazos de gemelos y mellizos con hematomas intrauterinos necesitarán un mayor control y reposo absoluto por parte de la madre. En la consulta ginecológica, se controlará el crecimiento de ambos fetos y se programará una cesárea en caso de haber sufrimiento fetal. ¿Cuáles son los cuidados ante un hematoma en el embarazo? Por Zaira Salvador (embrióloga). En función del tamaño y la gravedad del hematoma, el médico puede indicar reposo parcial o absoluto. En general, no se recomienda practicar ningún tipo de ejercicio ni mantener relaciones sexuales. También es posible que el médico indique algún tipo de dieta especial y/o la administración de óvulos de progesterona. Lectura recomendada Las pérdidas de sangre durante el embarazo pueden tener una causa diferente a la comentada en este artículo. Puedes consultar otros motivos del sangrado vaginal en el siguiente enlace: ¿Es normal sangrar en el embarazo? Si quieres seguir leyendo sobre las causas y recomendaciones para un embarazo de riesgo, te recomendamos entrar en el siguiente post: Embarazo de alto riesgo. Источник: https://www.reproduccionasistida.org/hematomas-intrauterinos-en-el-embarazo/ Источник: https://drfelixlugo.com/hematoma-riesgo-embarazo/ Hematomas en el embarazo Los hematomas uterinos, que aparecen en el transcurso del embarazo, son coágulos de sangre acumulados entre la placenta o los tejidos propios de la gestación y el revestimiento del útero.  Indice Hematomas uterinos en el embarazo La aparición de hematomas es potencialmente dañina para el feto, ya que puede significar que la placenta se ha despegado total o parcialmente y su función podría estar comprometida. No obstante, la mayoría de los casos evoluciona bien, los embarazos llegan a término sin más tratamiento que el reposo y la sangre coagulada del hematoma se reabsorbe por sí sola; especialmente cuando son pequeños y no van acompañados de síntomas. La valoración de la gravedad de la lesión dependerá de dos variables principalmente: el volumen y la localización del hematoma retroplacentario. Los hematomas intrauterinos tienen forma de cuña o de medialuna entre el tejido coriónico (de la placenta) y la pared uterina. El volumen del hematoma se mide en medicina usando la fórmula de largo (mm) x ancho (mm). Así se considera pequeño si su tamaño es menor del 20% respecto al del saco gestacional y grande si supera el 50%. Pero quizás, a la hora de hacer un pronóstico, resulta más relevante el lugar donde aparece que su dimensión. Los hematomas uterinos se clasifican según su ubicación entre las distintas capas de tejido en: – Retroplacentarios: son los hematomas que se forman entre la placenta y el endometrio. Están asociados al desprendimiento de placenta, que se revela, normalmente, con hemorragia vaginal. La abrupción o desprendimiento placentario suele ser la causa de sangrado más habitual a partir de la semana 28 (durante el tercer trimestre) y conlleva un riesgo de aborto espontáneo o de parto prematuro. – Subcoriónicos: la sangre se acumula en el interior de la cavidad endometrial, casi siempre durante las primeras etapas de embarazo. En general este hematoma evoluciona bien y no suele producir pérdida del embarazo, pero su presencia requiere vigilancia médica porque constituye una amenaza de aborto. – Supracervicales: por su ubicación, suelen tener mejor pronóstico. Además, se eliminan por la vagina en forma de hemorragia. ¿Por qué se producen? Se desconocen las causas que provocan el origen de estos hematomas, aunque parece existir una relación entre el desprendimiento de placenta y la hipertensión crónica o la toxemia gravídica, así como con la edad de la mujer. Además, se ha relacionado la aparición de hematomas uterinos con hábitos como el tabaco, el consumo de alcohol o drogas, con lesiones abdominales previas, con la placenta previa, la preclampsia (hipertensión inducida por el embarazo), el haber tenido varios hijos o con la edad de la gestante (ser mayor de 38 o 40 años), entre otros. Síntomas de los hematomas uterinos Los síntomas pueden variar en intensidad según sea la gravedad o el tamaño del hematoma. Algunos casos pasan desapercibidos hasta su detección mediante ultrasonidos, precisamente por la ausencia de manifestaciones externas. Cuando los hematomas o el desgarro placentario son mayores, los síntomas suelen ser más evidentes y aparecer repentinamente. Entre ellos los más comunes son: – Calambres abdominales – Dolor abdominal – Hemorragia vaginal – Dolor de espalda – Contracciones Tratamiento de esta afección El diagnóstico, generalmente, es rápido y se lleva a cabo por ecografía en la consulta de ginecología. El tratamiento depende de la gravedad de la situación, pero suele ser habitual el reposo absoluto como medida preventiva, evitar las relaciones sexuales y la hospitalización de urgencia en los casos más graves. Si bien, la mayor parte de los hematomas se reabsorben espontáneamente y desaparecen solos. El tiempo que tarda en eliminarse varía según el tamaño de este y dónde esté situado. Los más pequeños, sin síntomas, suelen desparecer solos en una o dos semanas sin necesidad de hacer nada más que reposo relativo. A veces se aconseja usar progesterona artificial.    Si la abrupción placentaria es pequeña y asintomática, el embarazo suele continuar su curso normalmente y llegar a término. Pero los hematomas grandes situados en sitios comprometidos pueden dar lugar a un desprendimiento de placenta o rotura prematura de la bolsa. Si el embarazo está avanzado es posible que se prescriba una cesárea, especialmente si hay riesgo de sufrimiento fetal.  Los hematomas con peor pronóstico son los retroplacentarios centrales grandes, en los cuales se produce la separación entre el tejido coriónico y las deciduas basales (capas que envuelven a la placenta).   ¿Cuándo debo acudir a Urgencias? Si te han detectado un hematoma al hacerte una ecografía, pero no tienes síntomas y tu ginecólogo te ha dicho que no te preocupes, puedes seguir con tu vida normal, aunque teniendo cuidado de no hacer esfuerzos, coger pesos o incluso no mantener relaciones sexuales hasta que te confirmen que el hematoma se ha absorbido, lo que, normalmente, pasará en una par de semanas. Pero si notas un sangrado intenso y un dolor abdominal muy fuerte, acude al médico por si acaso. Abrupción placentaria Definición: También llamado desprendimiento prematuro de la placenta, consiste en la separación de la placenta del sitio de implantación uterina antes de dar a luz. Síntomas: •Sangrado vaginal •Dolor abdominal •Dolor de espalda Tratamiento: El tratamiento incluye transfusión de sangre y reemplazo de líquidos por vía intravenosa. Si el feto es inmaduro y sólo hay una pequeña separación, la madre debe ser hospitalizada para una vigilancia estricta y puede que se le dé de alta al poco tiempo. Si el feto es maduro, se puede optar por un parto vaginal o una cesárea (según el sufrimiento fetal y el de la madre). Hematoma Definición: Acumulación de sangre bajo la piel debido a la rotura de pequeños vasos sanguíneos. Tratamiento: Aplicar hielo (nunca directamente sobre la piel) o gasas frías en la zona. Administrar un analgésico si duele mucho. También se puede colocar un apósito que comprima la zona para evitar que el hematoma se expanda. TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole. TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole. Источник: https://www.todopapas.com/embarazo/salud-embarazo/hematomas-en-el-embarazo-6102
  37. Hematomas en el embarazo
  38. Hematomas en el embarazo
  39. Hematomas uterinos en el embarazo
  40. Hematomas uterinos en el embarazo
  41. ¿Por qué se producen?
  42. ¿Por qué se producen?
  43. Síntomas de los hematomas uterinos
  44. Síntomas de los hematomas uterinos
  45. Tratamiento de esta afección
  46. Tratamiento de esta afección
  47. ¿Cuándo debo acudir a Urgencias?
  48. Hematomas intrauterinos en el embarazo: causas y tratamiento
  49. ¿Qué son los hematomas intrauterinos?
  50. Diagnóstico
  51. Tipos
  52. Causas
  53. Tratamiento y pronóstico
  54. Preguntas de los usuarios
  55. ¿Cuáles son los hematomas intrauterinos de peor pronóstico?
  56. ¿Cuáles son los riesgos de un hematoma en un embarazo de mellizos?
  57. ¿Cuáles son los cuidados ante un hematoma en el embarazo?
  58. Lectura recomendada
  59. Источник: https://drfelixlugo.com/hematoma-riesgo-embarazo/ Hematomas en el embarazo Los hematomas uterinos, que aparecen en el transcurso del embarazo, son coágulos de sangre acumulados entre la placenta o los tejidos propios de la gestación y el revestimiento del útero.  Indice Hematomas uterinos en el embarazo La aparición de hematomas es potencialmente dañina para el feto, ya que puede significar que la placenta se ha despegado total o parcialmente y su función podría estar comprometida. No obstante, la mayoría de los casos evoluciona bien, los embarazos llegan a término sin más tratamiento que el reposo y la sangre coagulada del hematoma se reabsorbe por sí sola; especialmente cuando son pequeños y no van acompañados de síntomas. La valoración de la gravedad de la lesión dependerá de dos variables principalmente: el volumen y la localización del hematoma retroplacentario. Los hematomas intrauterinos tienen forma de cuña o de medialuna entre el tejido coriónico (de la placenta) y la pared uterina. El volumen del hematoma se mide en medicina usando la fórmula de largo (mm) x ancho (mm). Así se considera pequeño si su tamaño es menor del 20% respecto al del saco gestacional y grande si supera el 50%. Pero quizás, a la hora de hacer un pronóstico, resulta más relevante el lugar donde aparece que su dimensión. Los hematomas uterinos se clasifican según su ubicación entre las distintas capas de tejido en: – Retroplacentarios: son los hematomas que se forman entre la placenta y el endometrio. Están asociados al desprendimiento de placenta, que se revela, normalmente, con hemorragia vaginal. La abrupción o desprendimiento placentario suele ser la causa de sangrado más habitual a partir de la semana 28 (durante el tercer trimestre) y conlleva un riesgo de aborto espontáneo o de parto prematuro. – Subcoriónicos: la sangre se acumula en el interior de la cavidad endometrial, casi siempre durante las primeras etapas de embarazo. En general este hematoma evoluciona bien y no suele producir pérdida del embarazo, pero su presencia requiere vigilancia médica porque constituye una amenaza de aborto. – Supracervicales: por su ubicación, suelen tener mejor pronóstico. Además, se eliminan por la vagina en forma de hemorragia. ¿Por qué se producen? Se desconocen las causas que provocan el origen de estos hematomas, aunque parece existir una relación entre el desprendimiento de placenta y la hipertensión crónica o la toxemia gravídica, así como con la edad de la mujer. Además, se ha relacionado la aparición de hematomas uterinos con hábitos como el tabaco, el consumo de alcohol o drogas, con lesiones abdominales previas, con la placenta previa, la preclampsia (hipertensión inducida por el embarazo), el haber tenido varios hijos o con la edad de la gestante (ser mayor de 38 o 40 años), entre otros. Síntomas de los hematomas uterinos Los síntomas pueden variar en intensidad según sea la gravedad o el tamaño del hematoma. Algunos casos pasan desapercibidos hasta su detección mediante ultrasonidos, precisamente por la ausencia de manifestaciones externas. Cuando los hematomas o el desgarro placentario son mayores, los síntomas suelen ser más evidentes y aparecer repentinamente. Entre ellos los más comunes son: – Calambres abdominales – Dolor abdominal – Hemorragia vaginal – Dolor de espalda – Contracciones Tratamiento de esta afección El diagnóstico, generalmente, es rápido y se lleva a cabo por ecografía en la consulta de ginecología. El tratamiento depende de la gravedad de la situación, pero suele ser habitual el reposo absoluto como medida preventiva, evitar las relaciones sexuales y la hospitalización de urgencia en los casos más graves. Si bien, la mayor parte de los hematomas se reabsorben espontáneamente y desaparecen solos. El tiempo que tarda en eliminarse varía según el tamaño de este y dónde esté situado. Los más pequeños, sin síntomas, suelen desparecer solos en una o dos semanas sin necesidad de hacer nada más que reposo relativo. A veces se aconseja usar progesterona artificial.    Si la abrupción placentaria es pequeña y asintomática, el embarazo suele continuar su curso normalmente y llegar a término. Pero los hematomas grandes situados en sitios comprometidos pueden dar lugar a un desprendimiento de placenta o rotura prematura de la bolsa. Si el embarazo está avanzado es posible que se prescriba una cesárea, especialmente si hay riesgo de sufrimiento fetal.  Los hematomas con peor pronóstico son los retroplacentarios centrales grandes, en los cuales se produce la separación entre el tejido coriónico y las deciduas basales (capas que envuelven a la placenta).   Hematomas intrauterinos en el embarazo: causas y tratamiento Un hematoma intrauterino es una acumulación de sangre dentro de la cavidad uterina en el transcurso de una gestación. Aparecen con mayor frecuencia en el primer trimestre de embarazo y pueden dar lugar a un sangrado vaginal o no. Los hematomas intrauterinos siempre son motivo de preocupación en las mujeres embarazadas. Además, el embarazo se considera de alto riesgo y, por tanto, será necesario que la mujer guarde reposo y lleve un control más exhaustivo de su estado. ¿Qué son los hematomas intrauterinos? Los hematomas intrauterinos, también llamados hematomas interdeciduotrofoblásticos, son coágulos de sangre acumulados entre la placenta o el tejido coriónico y el revestimiento interno del útero. La aparición de estos hematomas puede comprometer el desarrollo fetal y dar lugar a un aborto espontáneo en el peor de los casos. Sin embargo, la mayoría de veces, la sangre coagulada es reabsorbida y la gestación sigue su evolución normal. Diagnóstico Los hematomas intrauterinos no suelen tener síntomas asociados como el dolor, pero en ocasiones sí es posible que la mujer tenga pérdidas de sangre. Las hemorragias vaginales causadas por los hematomas intrauterinos pueden variar en color y cantidad. En cualquier caso, siempre que haya un sangrado en el embarazo, es recomendable acudir al médico cuanto antes. Los hematomas intrauterinos serán diagnosticados por ecografía, donde se les tomarán medidas para seguir su evolución. En caso de no haber pérdidas de sangre, los hematomas serán detectados durante alguna de las ecografías de control rutinarias. Tipos Los hematomas intrauterinos se clasifican en función de su localización entre las distintas capas de tejido. Los comentamos a continuación: Retroplacentariosse forman entre la placenta y el endometrio. Se asocian al desprendimiento de placenta, que suele ser la causa más habitual del sangrado a partir de la semana 28. Por tanto, pueden dar lugar a un aborto o parto prematuro.Subcoriónicosse forman en el interior de la cavidad endometrial en las primeras semanas de embarazo normalmente. Aunque también constituyen una amenaza de aborto, estos hematomas suelen tener una evolución favorable y no acaban en una pérdida gestacional.Supracervicalesson los que mejor pronóstico tienen debido a su ubicación. Se suelen eliminar por la vagina en forma de hemorragia. Además de la ubicación del hematoma, su gravedad también dependerá del tamaño que ocupe. En general, el volumen de los hematomas intrauterinos se mide usando la fórmula de largo por ancho en milímetros. Se considera que el hematoma es pequeño si su tamaño es menor del 20% con respecto al saco gestacional y grande si supera el 50%. Tipos de hematomas intrauterinos Causas Las causas de la formación de los hematomas intrauterinos son desconocidas. Sin embargo, su aparición se ha visto relacionada con los siguientes factores: Malos hábitos como el tabaco o el alcohol Lesiones abdominales previas Placenta previa Hipertensión o preclampsia Haber tenido varios embarazos Mujeres mayores de 38-40 años Lo más probable es que el origen de los hematomas intrauterinos se sitúe entorno a la implantación del embrión, debido a la lesión provocada en el endometrio que, finalmente, se transforma en sangre coagulada. Si estos coágulos de sangre no se deshacen o son reabsorbidos, los hematomas pueden seguir creciendo y ejercer presión sobre el embrión, lo cual podría provocar un aborto en el peor de los casos. Tratamiento y pronóstico En primer lugar, ante un hematoma intrauterino, es necesario seguir todas las recomendaciones del médico y acudir a la consulta las veces que éste indique para su control. Normalmente, una vez cada una o dos semanas hasta que pase el riesgo. El pronóstico de los hematomas intrauterinos se valora teniendo en cuenta dos elementos principales: su ubicación y tamaño. Los hematomas pequeños suelen tener una evolución favorable y se reabsorben espontáneamente. En función del tamaño y la localización, el tiempo que tardarán en eliminarse será mayor o menor. En caso de que estos hematomas crezcan y alcancen un gran tamaño, el embarazo será considerado de alto riesgo y habrá que tomar algunas medidas preventivas como las siguientes: Reposo absoluto No practicar relaciones sexuales Óvulos de progesterona en algunos casos Hospitalización de urgencia en los casos más graves Normalmente, a medida que avanza la gestación, la circulación de los hematomas se normaliza y la mayoría de ellos desaparecen gradualmente. Diagnóstico y evolución de un hematoma intrauterino Como hemos dicho, las hemorragias durante el embarazo son muy alarmantes para la mujer. Sobre todo en los casos de hematomas intrauterinos grandes, el sangrado será abundante y escandaloso. Sin embargo, este síntoma no indica un peor pronóstico, ya que significa que el hematoma se está eliminando y reduciendo su tamaño progresivamente. Preguntas de los usuarios ¿Cuáles son los hematomas intrauterinos de peor pronóstico? Por Zaira Salvador (embrióloga). Los hematomas grandes ubicados en mal sitio. Por ejemplo, los hematomas retroplacentarios centrales grandes, en los cuales se produce la separación entre el tejido coriónico y las deciduas basales (capas que envuelven a la placenta). Esto puede provocar un desprendimiento de placenta o rotura prematura de la bolsa, ocasionando un aborto o un parto prematuro si el embarazo ya se encuentra en una etapa avanzada. ¿Cuáles son los riesgos de un hematoma en un embarazo de mellizos? Por Zaira Salvador (embrióloga). Al igual que con un embarazo único, la gravedad del hematoma depende de su tamaño y localización en el útero. No obstante, al haber menos espacio intrauterino en un embarazo múltiple, la situación podría complicarse. En definitiva, los embarazos de gemelos y mellizos con hematomas intrauterinos necesitarán un mayor control y reposo absoluto por parte de la madre. En la consulta ginecológica, se controlará el crecimiento de ambos fetos y se programará una cesárea en caso de haber sufrimiento fetal. ¿Cuáles son los cuidados ante un hematoma en el embarazo? Por Zaira Salvador (embrióloga). En función del tamaño y la gravedad del hematoma, el médico puede indicar reposo parcial o absoluto. En general, no se recomienda practicar ningún tipo de ejercicio ni mantener relaciones sexuales. También es posible que el médico indique algún tipo de dieta especial y/o la administración de óvulos de progesterona. Lectura recomendada Las pérdidas de sangre durante el embarazo pueden tener una causa diferente a la comentada en este artículo. Puedes consultar otros motivos del sangrado vaginal en el siguiente enlace: ¿Es normal sangrar en el embarazo? Si quieres seguir leyendo sobre las causas y recomendaciones para un embarazo de riesgo, te recomendamos entrar en el siguiente post: Embarazo de alto riesgo. Источник: https://www.reproduccionasistida.org/hematomas-intrauterinos-en-el-embarazo/ Источник: https://drfelixlugo.com/hematoma-riesgo-embarazo/ Hematomas en el embarazo Hematomas en el embarazo Los hematomas uterinos, que aparecen en el transcurso del embarazo, son coágulos de sangre acumulados entre la placenta o los tejidos propios de la gestación y el revestimiento del útero.  Indice Hematomas uterinos en el embarazo Hematomas uterinos en el embarazo La aparición de hematomas es potencialmente dañina para el feto, ya que puede significar que la placenta se ha despegado total o parcialmente y su función podría estar comprometida. No obstante, la mayoría de los casos evoluciona bien, los embarazos llegan a término sin más tratamiento que el reposo y la sangre coagulada del hematoma se reabsorbe por sí sola; especialmente cuando son pequeños y no van acompañados de síntomas. La valoración de la gravedad de la lesión dependerá de dos variables principalmente: el volumen y la localización del hematoma retroplacentario. Los hematomas intrauterinos tienen forma de cuña o de medialuna entre el tejido coriónico (de la placenta) y la pared uterina. El volumen del hematoma se mide en medicina usando la fórmula de largo (mm) x ancho (mm). Así se considera pequeño si su tamaño es menor del 20% respecto al del saco gestacional y grande si supera el 50%. Pero quizás, a la hora de hacer un pronóstico, resulta más relevante el lugar donde aparece que su dimensión. Los hematomas uterinos se clasifican según su ubicación entre las distintas capas de tejido en: – Retroplacentarios: son los hematomas que se forman entre la placenta y el endometrio. Están asociados al desprendimiento de placenta, que se revela, normalmente, con hemorragia vaginal. La abrupción o desprendimiento placentario suele ser la causa de sangrado más habitual a partir de la semana 28 (durante el tercer trimestre) y conlleva un riesgo de aborto espontáneo o de parto prematuro. – Subcoriónicos: la sangre se acumula en el interior de la cavidad endometrial, casi siempre durante las primeras etapas de embarazo. En general este hematoma evoluciona bien y no suele producir pérdida del embarazo, pero su presencia requiere vigilancia médica porque constituye una amenaza de aborto. – Supracervicales: por su ubicación, suelen tener mejor pronóstico. Además, se eliminan por la vagina en forma de hemorragia. ¿Por qué se producen? ¿Por qué se producen? Se desconocen las causas que provocan el origen de estos hematomas, aunque parece existir una relación entre el desprendimiento de placenta y la hipertensión crónica o la toxemia gravídica, así como con la edad de la mujer. Además, se ha relacionado la aparición de hematomas uterinos con hábitos como el tabaco, el consumo de alcohol o drogas, con lesiones abdominales previas, con la placenta previa, la preclampsia (hipertensión inducida por el embarazo), el haber tenido varios hijos o con la edad de la gestante (ser mayor de 38 o 40 años), entre otros. Síntomas de los hematomas uterinos Síntomas de los hematomas uterinos Los síntomas pueden variar en intensidad según sea la gravedad o el tamaño del hematoma. Algunos casos pasan desapercibidos hasta su detección mediante ultrasonidos, precisamente por la ausencia de manifestaciones externas. Cuando los hematomas o el desgarro placentario son mayores, los síntomas suelen ser más evidentes y aparecer repentinamente. Entre ellos los más comunes son: – Calambres abdominales – Dolor abdominal – Hemorragia vaginal – Dolor de espalda – Contracciones Tratamiento de esta afección Tratamiento de esta afección El diagnóstico, generalmente, es rápido y se lleva a cabo por ecografía en la consulta de ginecología. El tratamiento depende de la gravedad de la situación, pero suele ser habitual el reposo absoluto como medida preventiva, evitar las relaciones sexuales y la hospitalización de urgencia en los casos más graves. Si bien, la mayor parte de los hematomas se reabsorben espontáneamente y desaparecen solos. El tiempo que tarda en eliminarse varía según el tamaño de este y dónde esté situado. Los más pequeños, sin síntomas, suelen desparecer solos en una o dos semanas sin necesidad de hacer nada más que reposo relativo. A veces se aconseja usar progesterona artificial.    Si la abrupción placentaria es pequeña y asintomática, el embarazo suele continuar su curso normalmente y llegar a término. Pero los hematomas grandes situados en sitios comprometidos pueden dar lugar a un desprendimiento de placenta o rotura prematura de la bolsa. Si el embarazo está avanzado es posible que se prescriba una cesárea, especialmente si hay riesgo de sufrimiento fetal.  Los hematomas con peor pronóstico son los retroplacentarios centrales grandes, en los cuales se produce la separación entre el tejido coriónico y las deciduas basales (capas que envuelven a la placenta).   ¿Cuándo debo acudir a Urgencias? Hematomas intrauterinos en el embarazo: causas y tratamiento Un hematoma intrauterino es una acumulación de sangre dentro de la cavidad uterina en el transcurso de una gestación. Aparecen con mayor frecuencia en el primer trimestre de embarazo y pueden dar lugar a un sangrado vaginal o no. Los hematomas intrauterinos siempre son motivo de preocupación en las mujeres embarazadas. Además, el embarazo se considera de alto riesgo y, por tanto, será necesario que la mujer guarde reposo y lleve un control más exhaustivo de su estado. ¿Qué son los hematomas intrauterinos? Los hematomas intrauterinos, también llamados hematomas interdeciduotrofoblásticos, son coágulos de sangre acumulados entre la placenta o el tejido coriónico y el revestimiento interno del útero. La aparición de estos hematomas puede comprometer el desarrollo fetal y dar lugar a un aborto espontáneo en el peor de los casos. Sin embargo, la mayoría de veces, la sangre coagulada es reabsorbida y la gestación sigue su evolución normal. Diagnóstico Los hematomas intrauterinos no suelen tener síntomas asociados como el dolor, pero en ocasiones sí es posible que la mujer tenga pérdidas de sangre. Las hemorragias vaginales causadas por los hematomas intrauterinos pueden variar en color y cantidad. En cualquier caso, siempre que haya un sangrado en el embarazo, es recomendable acudir al médico cuanto antes. Los hematomas intrauterinos serán diagnosticados por ecografía, donde se les tomarán medidas para seguir su evolución. En caso de no haber pérdidas de sangre, los hematomas serán detectados durante alguna de las ecografías de control rutinarias. Tipos Los hematomas intrauterinos se clasifican en función de su localización entre las distintas capas de tejido. Los comentamos a continuación: Retroplacentariosse forman entre la placenta y el endometrio. Se asocian al desprendimiento de placenta, que suele ser la causa más habitual del sangrado a partir de la semana 28. Por tanto, pueden dar lugar a un aborto o parto prematuro.Subcoriónicosse forman en el interior de la cavidad endometrial en las primeras semanas de embarazo normalmente. Aunque también constituyen una amenaza de aborto, estos hematomas suelen tener una evolución favorable y no acaban en una pérdida gestacional.Supracervicalesson los que mejor pronóstico tienen debido a su ubicación. Se suelen eliminar por la vagina en forma de hemorragia. Además de la ubicación del hematoma, su gravedad también dependerá del tamaño que ocupe. En general, el volumen de los hematomas intrauterinos se mide usando la fórmula de largo por ancho en milímetros. Se considera que el hematoma es pequeño si su tamaño es menor del 20% con respecto al saco gestacional y grande si supera el 50%. Tipos de hematomas intrauterinos Causas Las causas de la formación de los hematomas intrauterinos son desconocidas. Sin embargo, su aparición se ha visto relacionada con los siguientes factores: Malos hábitos como el tabaco o el alcohol Lesiones abdominales previas Placenta previa Hipertensión o preclampsia Haber tenido varios embarazos Mujeres mayores de 38-40 años Lo más probable es que el origen de los hematomas intrauterinos se sitúe entorno a la implantación del embrión, debido a la lesión provocada en el endometrio que, finalmente, se transforma en sangre coagulada. Si estos coágulos de sangre no se deshacen o son reabsorbidos, los hematomas pueden seguir creciendo y ejercer presión sobre el embrión, lo cual podría provocar un aborto en el peor de los casos. Tratamiento y pronóstico En primer lugar, ante un hematoma intrauterino, es necesario seguir todas las recomendaciones del médico y acudir a la consulta las veces que éste indique para su control. Normalmente, una vez cada una o dos semanas hasta que pase el riesgo. El pronóstico de los hematomas intrauterinos se valora teniendo en cuenta dos elementos principales: su ubicación y tamaño. Los hematomas pequeños suelen tener una evolución favorable y se reabsorben espontáneamente. En función del tamaño y la localización, el tiempo que tardarán en eliminarse será mayor o menor. En caso de que estos hematomas crezcan y alcancen un gran tamaño, el embarazo será considerado de alto riesgo y habrá que tomar algunas medidas preventivas como las siguientes: Reposo absoluto No practicar relaciones sexuales Óvulos de progesterona en algunos casos Hospitalización de urgencia en los casos más graves Normalmente, a medida que avanza la gestación, la circulación de los hematomas se normaliza y la mayoría de ellos desaparecen gradualmente. Diagnóstico y evolución de un hematoma intrauterino Como hemos dicho, las hemorragias durante el embarazo son muy alarmantes para la mujer. Sobre todo en los casos de hematomas intrauterinos grandes, el sangrado será abundante y escandaloso. Sin embargo, este síntoma no indica un peor pronóstico, ya que significa que el hematoma se está eliminando y reduciendo su tamaño progresivamente. Preguntas de los usuarios ¿Cuáles son los hematomas intrauterinos de peor pronóstico? Por Zaira Salvador (embrióloga). Los hematomas grandes ubicados en mal sitio. Por ejemplo, los hematomas retroplacentarios centrales grandes, en los cuales se produce la separación entre el tejido coriónico y las deciduas basales (capas que envuelven a la placenta). Esto puede provocar un desprendimiento de placenta o rotura prematura de la bolsa, ocasionando un aborto o un parto prematuro si el embarazo ya se encuentra en una etapa avanzada. ¿Cuáles son los riesgos de un hematoma en un embarazo de mellizos? Por Zaira Salvador (embrióloga). Al igual que con un embarazo único, la gravedad del hematoma depende de su tamaño y localización en el útero. No obstante, al haber menos espacio intrauterino en un embarazo múltiple, la situación podría complicarse. En definitiva, los embarazos de gemelos y mellizos con hematomas intrauterinos necesitarán un mayor control y reposo absoluto por parte de la madre. En la consulta ginecológica, se controlará el crecimiento de ambos fetos y se programará una cesárea en caso de haber sufrimiento fetal. ¿Cuáles son los cuidados ante un hematoma en el embarazo? Por Zaira Salvador (embrióloga). En función del tamaño y la gravedad del hematoma, el médico puede indicar reposo parcial o absoluto. En general, no se recomienda practicar ningún tipo de ejercicio ni mantener relaciones sexuales. También es posible que el médico indique algún tipo de dieta especial y/o la administración de óvulos de progesterona. Lectura recomendada Las pérdidas de sangre durante el embarazo pueden tener una causa diferente a la comentada en este artículo. Puedes consultar otros motivos del sangrado vaginal en el siguiente enlace: ¿Es normal sangrar en el embarazo? Si quieres seguir leyendo sobre las causas y recomendaciones para un embarazo de riesgo, te recomendamos entrar en el siguiente post: Embarazo de alto riesgo. Источник: https://www.reproduccionasistida.org/hematomas-intrauterinos-en-el-embarazo/ Источник: https://drfelixlugo.com/hematoma-riesgo-embarazo/ Hematomas en el embarazo Los hematomas uterinos, que aparecen en el transcurso del embarazo, son coágulos de sangre acumulados entre la placenta o los tejidos propios de la gestación y el revestimiento del útero.  Indice Hematomas uterinos en el embarazo La aparición de hematomas es potencialmente dañina para el feto, ya que puede significar que la placenta se ha despegado total o parcialmente y su función podría estar comprometida. No obstante, la mayoría de los casos evoluciona bien, los embarazos llegan a término sin más tratamiento que el reposo y la sangre coagulada del hematoma se reabsorbe por sí sola; especialmente cuando son pequeños y no van acompañados de síntomas. La valoración de la gravedad de la lesión dependerá de dos variables principalmente: el volumen y la localización del hematoma retroplacentario. Los hematomas intrauterinos tienen forma de cuña o de medialuna entre el tejido coriónico (de la placenta) y la pared uterina. El volumen del hematoma se mide en medicina usando la fórmula de largo (mm) x ancho (mm). Así se considera pequeño si su tamaño es menor del 20% respecto al del saco gestacional y grande si supera el 50%. Pero quizás, a la hora de hacer un pronóstico, resulta más relevante el lugar donde aparece que su dimensión. Los hematomas uterinos se clasifican según su ubicación entre las distintas capas de tejido en: – Retroplacentarios: son los hematomas que se forman entre la placenta y el endometrio. Están asociados al desprendimiento de placenta, que se revela, normalmente, con hemorragia vaginal. La abrupción o desprendimiento placentario suele ser la causa de sangrado más habitual a partir de la semana 28 (durante el tercer trimestre) y conlleva un riesgo de aborto espontáneo o de parto prematuro. – Subcoriónicos: la sangre se acumula en el interior de la cavidad endometrial, casi siempre durante las primeras etapas de embarazo. En general este hematoma evoluciona bien y no suele producir pérdida del embarazo, pero su presencia requiere vigilancia médica porque constituye una amenaza de aborto. – Supracervicales: por su ubicación, suelen tener mejor pronóstico. Además, se eliminan por la vagina en forma de hemorragia. ¿Por qué se producen? Se desconocen las causas que provocan el origen de estos hematomas, aunque parece existir una relación entre el desprendimiento de placenta y la hipertensión crónica o la toxemia gravídica, así como con la edad de la mujer. Además, se ha relacionado la aparición de hematomas uterinos con hábitos como el tabaco, el consumo de alcohol o drogas, con lesiones abdominales previas, con la placenta previa, la preclampsia (hipertensión inducida por el embarazo), el haber tenido varios hijos o con la edad de la gestante (ser mayor de 38 o 40 años), entre otros. Síntomas de los hematomas uterinos Los síntomas pueden variar en intensidad según sea la gravedad o el tamaño del hematoma. Algunos casos pasan desapercibidos hasta su detección mediante ultrasonidos, precisamente por la ausencia de manifestaciones externas. Cuando los hematomas o el desgarro placentario son mayores, los síntomas suelen ser más evidentes y aparecer repentinamente. Entre ellos los más comunes son: – Calambres abdominales – Dolor abdominal – Hemorragia vaginal – Dolor de espalda – Contracciones Tratamiento de esta afección El diagnóstico, generalmente, es rápido y se lleva a cabo por ecografía en la consulta de ginecología. El tratamiento depende de la gravedad de la situación, pero suele ser habitual el reposo absoluto como medida preventiva, evitar las relaciones sexuales y la hospitalización de urgencia en los casos más graves. Si bien, la mayor parte de los hematomas se reabsorben espontáneamente y desaparecen solos. El tiempo que tarda en eliminarse varía según el tamaño de este y dónde esté situado. Los más pequeños, sin síntomas, suelen desparecer solos en una o dos semanas sin necesidad de hacer nada más que reposo relativo. A veces se aconseja usar progesterona artificial.    Si la abrupción placentaria es pequeña y asintomática, el embarazo suele continuar su curso normalmente y llegar a término. Pero los hematomas grandes situados en sitios comprometidos pueden dar lugar a un desprendimiento de placenta o rotura prematura de la bolsa. Si el embarazo está avanzado es posible que se prescriba una cesárea, especialmente si hay riesgo de sufrimiento fetal.  Los hematomas con peor pronóstico son los retroplacentarios centrales grandes, en los cuales se produce la separación entre el tejido coriónico y las deciduas basales (capas que envuelven a la placenta).   ¿Cuándo debo acudir a Urgencias? Si te han detectado un hematoma al hacerte una ecografía, pero no tienes síntomas y tu ginecólogo te ha dicho que no te preocupes, puedes seguir con tu vida normal, aunque teniendo cuidado de no hacer esfuerzos, coger pesos o incluso no mantener relaciones sexuales hasta que te confirmen que el hematoma se ha absorbido, lo que, normalmente, pasará en una par de semanas. Pero si notas un sangrado intenso y un dolor abdominal muy fuerte, acude al médico por si acaso. Abrupción placentaria Definición: También llamado desprendimiento prematuro de la placenta, consiste en la separación de la placenta del sitio de implantación uterina antes de dar a luz. Síntomas: •Sangrado vaginal •Dolor abdominal •Dolor de espalda Tratamiento: El tratamiento incluye transfusión de sangre y reemplazo de líquidos por vía intravenosa. Si el feto es inmaduro y sólo hay una pequeña separación, la madre debe ser hospitalizada para una vigilancia estricta y puede que se le dé de alta al poco tiempo. Si el feto es maduro, se puede optar por un parto vaginal o una cesárea (según el sufrimiento fetal y el de la madre). Hematoma Definición: Acumulación de sangre bajo la piel debido a la rotura de pequeños vasos sanguíneos. Tratamiento: Aplicar hielo (nunca directamente sobre la piel) o gasas frías en la zona. Administrar un analgésico si duele mucho. También se puede colocar un apósito que comprima la zona para evitar que el hematoma se expanda. TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole. TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole. Источник: https://www.todopapas.com/embarazo/salud-embarazo/hematomas-en-el-embarazo-6102
  60. Hematomas en el embarazo
  61. Hematomas uterinos en el embarazo
  62. ¿Por qué se producen?
  63. Síntomas de los hematomas uterinos
  64. Tratamiento de esta afección
  65. Hematomas intrauterinos en el embarazo: causas y tratamiento
  66. ¿Qué son los hematomas intrauterinos?
  67. Diagnóstico
  68. Tipos
  69. Causas
  70. Tratamiento y pronóstico
  71. Preguntas de los usuarios
  72. ¿Cuáles son los hematomas intrauterinos de peor pronóstico?
  73. ¿Cuáles son los riesgos de un hematoma en un embarazo de mellizos?
  74. ¿Cuáles son los cuidados ante un hematoma en el embarazo?
  75. Lectura recomendada
  76. Источник: https://drfelixlugo.com/hematoma-riesgo-embarazo/ Hematomas en el embarazo Hematomas en el embarazo Los hematomas uterinos, que aparecen en el transcurso del embarazo, son coágulos de sangre acumulados entre la placenta o los tejidos propios de la gestación y el revestimiento del útero.  Indice Hematomas uterinos en el embarazo Hematomas uterinos en el embarazo La aparición de hematomas es potencialmente dañina para el feto, ya que puede significar que la placenta se ha despegado total o parcialmente y su función podría estar comprometida. No obstante, la mayoría de los casos evoluciona bien, los embarazos llegan a término sin más tratamiento que el reposo y la sangre coagulada del hematoma se reabsorbe por sí sola; especialmente cuando son pequeños y no van acompañados de síntomas. La valoración de la gravedad de la lesión dependerá de dos variables principalmente: el volumen y la localización del hematoma retroplacentario. Los hematomas intrauterinos tienen forma de cuña o de medialuna entre el tejido coriónico (de la placenta) y la pared uterina. El volumen del hematoma se mide en medicina usando la fórmula de largo (mm) x ancho (mm). Así se considera pequeño si su tamaño es menor del 20% respecto al del saco gestacional y grande si supera el 50%. Pero quizás, a la hora de hacer un pronóstico, resulta más relevante el lugar donde aparece que su dimensión. Los hematomas uterinos se clasifican según su ubicación entre las distintas capas de tejido en: – Retroplacentarios: son los hematomas que se forman entre la placenta y el endometrio. Están asociados al desprendimiento de placenta, que se revela, normalmente, con hemorragia vaginal. La abrupción o desprendimiento placentario suele ser la causa de sangrado más habitual a partir de la semana 28 (durante el tercer trimestre) y conlleva un riesgo de aborto espontáneo o de parto prematuro. – Subcoriónicos: la sangre se acumula en el interior de la cavidad endometrial, casi siempre durante las primeras etapas de embarazo. En general este hematoma evoluciona bien y no suele producir pérdida del embarazo, pero su presencia requiere vigilancia médica porque constituye una amenaza de aborto. – Supracervicales: por su ubicación, suelen tener mejor pronóstico. Además, se eliminan por la vagina en forma de hemorragia. ¿Por qué se producen? ¿Por qué se producen? Se desconocen las causas que provocan el origen de estos hematomas, aunque parece existir una relación entre el desprendimiento de placenta y la hipertensión crónica o la toxemia gravídica, así como con la edad de la mujer. Además, se ha relacionado la aparición de hematomas uterinos con hábitos como el tabaco, el consumo de alcohol o drogas, con lesiones abdominales previas, con la placenta previa, la preclampsia (hipertensión inducida por el embarazo), el haber tenido varios hijos o con la edad de la gestante (ser mayor de 38 o 40 años), entre otros. Síntomas de los hematomas uterinos Síntomas de los hematomas uterinos Los síntomas pueden variar en intensidad según sea la gravedad o el tamaño del hematoma. Algunos casos pasan desapercibidos hasta su detección mediante ultrasonidos, precisamente por la ausencia de manifestaciones externas. Cuando los hematomas o el desgarro placentario son mayores, los síntomas suelen ser más evidentes y aparecer repentinamente. Entre ellos los más comunes son: – Calambres abdominales – Dolor abdominal – Hemorragia vaginal – Dolor de espalda – Contracciones Tratamiento de esta afección Tratamiento de esta afección El diagnóstico, generalmente, es rápido y se lleva a cabo por ecografía en la consulta de ginecología. El tratamiento depende de la gravedad de la situación, pero suele ser habitual el reposo absoluto como medida preventiva, evitar las relaciones sexuales y la hospitalización de urgencia en los casos más graves. Si bien, la mayor parte de los hematomas se reabsorben espontáneamente y desaparecen solos. El tiempo que tarda en eliminarse varía según el tamaño de este y dónde esté situado. Los más pequeños, sin síntomas, suelen desparecer solos en una o dos semanas sin necesidad de hacer nada más que reposo relativo. A veces se aconseja usar progesterona artificial.    Si la abrupción placentaria es pequeña y asintomática, el embarazo suele continuar su curso normalmente y llegar a término. Pero los hematomas grandes situados en sitios comprometidos pueden dar lugar a un desprendimiento de placenta o rotura prematura de la bolsa. Si el embarazo está avanzado es posible que se prescriba una cesárea, especialmente si hay riesgo de sufrimiento fetal.  Los hematomas con peor pronóstico son los retroplacentarios centrales grandes, en los cuales se produce la separación entre el tejido coriónico y las deciduas basales (capas que envuelven a la placenta).   ¿Cuándo debo acudir a Urgencias? Hematomas intrauterinos en el embarazo: causas y tratamiento Un hematoma intrauterino es una acumulación de sangre dentro de la cavidad uterina en el transcurso de una gestación. Aparecen con mayor frecuencia en el primer trimestre de embarazo y pueden dar lugar a un sangrado vaginal o no. Los hematomas intrauterinos siempre son motivo de preocupación en las mujeres embarazadas. Además, el embarazo se considera de alto riesgo y, por tanto, será necesario que la mujer guarde reposo y lleve un control más exhaustivo de su estado. ¿Qué son los hematomas intrauterinos? Los hematomas intrauterinos, también llamados hematomas interdeciduotrofoblásticos, son coágulos de sangre acumulados entre la placenta o el tejido coriónico y el revestimiento interno del útero. La aparición de estos hematomas puede comprometer el desarrollo fetal y dar lugar a un aborto espontáneo en el peor de los casos. Sin embargo, la mayoría de veces, la sangre coagulada es reabsorbida y la gestación sigue su evolución normal. Diagnóstico Los hematomas intrauterinos no suelen tener síntomas asociados como el dolor, pero en ocasiones sí es posible que la mujer tenga pérdidas de sangre. Las hemorragias vaginales causadas por los hematomas intrauterinos pueden variar en color y cantidad. En cualquier caso, siempre que haya un sangrado en el embarazo, es recomendable acudir al médico cuanto antes. Los hematomas intrauterinos serán diagnosticados por ecografía, donde se les tomarán medidas para seguir su evolución. En caso de no haber pérdidas de sangre, los hematomas serán detectados durante alguna de las ecografías de control rutinarias. Tipos Los hematomas intrauterinos se clasifican en función de su localización entre las distintas capas de tejido. Los comentamos a continuación: Retroplacentariosse forman entre la placenta y el endometrio. Se asocian al desprendimiento de placenta, que suele ser la causa más habitual del sangrado a partir de la semana 28. Por tanto, pueden dar lugar a un aborto o parto prematuro.Subcoriónicosse forman en el interior de la cavidad endometrial en las primeras semanas de embarazo normalmente. Aunque también constituyen una amenaza de aborto, estos hematomas suelen tener una evolución favorable y no acaban en una pérdida gestacional.Supracervicalesson los que mejor pronóstico tienen debido a su ubicación. Se suelen eliminar por la vagina en forma de hemorragia. Además de la ubicación del hematoma, su gravedad también dependerá del tamaño que ocupe. En general, el volumen de los hematomas intrauterinos se mide usando la fórmula de largo por ancho en milímetros. Se considera que el hematoma es pequeño si su tamaño es menor del 20% con respecto al saco gestacional y grande si supera el 50%. Tipos de hematomas intrauterinos Causas Las causas de la formación de los hematomas intrauterinos son desconocidas. Sin embargo, su aparición se ha visto relacionada con los siguientes factores: Malos hábitos como el tabaco o el alcohol Lesiones abdominales previas Placenta previa Hipertensión o preclampsia Haber tenido varios embarazos Mujeres mayores de 38-40 años Lo más probable es que el origen de los hematomas intrauterinos se sitúe entorno a la implantación del embrión, debido a la lesión provocada en el endometrio que, finalmente, se transforma en sangre coagulada. Si estos coágulos de sangre no se deshacen o son reabsorbidos, los hematomas pueden seguir creciendo y ejercer presión sobre el embrión, lo cual podría provocar un aborto en el peor de los casos. Tratamiento y pronóstico En primer lugar, ante un hematoma intrauterino, es necesario seguir todas las recomendaciones del médico y acudir a la consulta las veces que éste indique para su control. Normalmente, una vez cada una o dos semanas hasta que pase el riesgo. El pronóstico de los hematomas intrauterinos se valora teniendo en cuenta dos elementos principales: su ubicación y tamaño. Los hematomas pequeños suelen tener una evolución favorable y se reabsorben espontáneamente. En función del tamaño y la localización, el tiempo que tardarán en eliminarse será mayor o menor. En caso de que estos hematomas crezcan y alcancen un gran tamaño, el embarazo será considerado de alto riesgo y habrá que tomar algunas medidas preventivas como las siguientes: Reposo absoluto No practicar relaciones sexuales Óvulos de progesterona en algunos casos Hospitalización de urgencia en los casos más graves Normalmente, a medida que avanza la gestación, la circulación de los hematomas se normaliza y la mayoría de ellos desaparecen gradualmente. Diagnóstico y evolución de un hematoma intrauterino Como hemos dicho, las hemorragias durante el embarazo son muy alarmantes para la mujer. Sobre todo en los casos de hematomas intrauterinos grandes, el sangrado será abundante y escandaloso. Sin embargo, este síntoma no indica un peor pronóstico, ya que significa que el hematoma se está eliminando y reduciendo su tamaño progresivamente. Preguntas de los usuarios ¿Cuáles son los hematomas intrauterinos de peor pronóstico? Por Zaira Salvador (embrióloga). Los hematomas grandes ubicados en mal sitio. Por ejemplo, los hematomas retroplacentarios centrales grandes, en los cuales se produce la separación entre el tejido coriónico y las deciduas basales (capas que envuelven a la placenta). Esto puede provocar un desprendimiento de placenta o rotura prematura de la bolsa, ocasionando un aborto o un parto prematuro si el embarazo ya se encuentra en una etapa avanzada. ¿Cuáles son los riesgos de un hematoma en un embarazo de mellizos? Por Zaira Salvador (embrióloga). Al igual que con un embarazo único, la gravedad del hematoma depende de su tamaño y localización en el útero. No obstante, al haber menos espacio intrauterino en un embarazo múltiple, la situación podría complicarse. En definitiva, los embarazos de gemelos y mellizos con hematomas intrauterinos necesitarán un mayor control y reposo absoluto por parte de la madre. En la consulta ginecológica, se controlará el crecimiento de ambos fetos y se programará una cesárea en caso de haber sufrimiento fetal. ¿Cuáles son los cuidados ante un hematoma en el embarazo? Por Zaira Salvador (embrióloga). En función del tamaño y la gravedad del hematoma, el médico puede indicar reposo parcial o absoluto. En general, no se recomienda practicar ningún tipo de ejercicio ni mantener relaciones sexuales. También es posible que el médico indique algún tipo de dieta especial y/o la administración de óvulos de progesterona. Lectura recomendada Las pérdidas de sangre durante el embarazo pueden tener una causa diferente a la comentada en este artículo. Puedes consultar otros motivos del sangrado vaginal en el siguiente enlace: ¿Es normal sangrar en el embarazo? Si quieres seguir leyendo sobre las causas y recomendaciones para un embarazo de riesgo, te recomendamos entrar en el siguiente post: Embarazo de alto riesgo. Источник: https://www.reproduccionasistida.org/hematomas-intrauterinos-en-el-embarazo/ Источник: https://drfelixlugo.com/hematoma-riesgo-embarazo/ Hematomas en el embarazo Los hematomas uterinos, que aparecen en el transcurso del embarazo, son coágulos de sangre acumulados entre la placenta o los tejidos propios de la gestación y el revestimiento del útero.  Indice Hematomas uterinos en el embarazo La aparición de hematomas es potencialmente dañina para el feto, ya que puede significar que la placenta se ha despegado total o parcialmente y su función podría estar comprometida. No obstante, la mayoría de los casos evoluciona bien, los embarazos llegan a término sin más tratamiento que el reposo y la sangre coagulada del hematoma se reabsorbe por sí sola; especialmente cuando son pequeños y no van acompañados de síntomas. La valoración de la gravedad de la lesión dependerá de dos variables principalmente: el volumen y la localización del hematoma retroplacentario. Los hematomas intrauterinos tienen forma de cuña o de medialuna entre el tejido coriónico (de la placenta) y la pared uterina. El volumen del hematoma se mide en medicina usando la fórmula de largo (mm) x ancho (mm). Así se considera pequeño si su tamaño es menor del 20% respecto al del saco gestacional y grande si supera el 50%. Pero quizás, a la hora de hacer un pronóstico, resulta más relevante el lugar donde aparece que su dimensión. Los hematomas uterinos se clasifican según su ubicación entre las distintas capas de tejido en: – Retroplacentarios: son los hematomas que se forman entre la placenta y el endometrio. Están asociados al desprendimiento de placenta, que se revela, normalmente, con hemorragia vaginal. La abrupción o desprendimiento placentario suele ser la causa de sangrado más habitual a partir de la semana 28 (durante el tercer trimestre) y conlleva un riesgo de aborto espontáneo o de parto prematuro. – Subcoriónicos: la sangre se acumula en el interior de la cavidad endometrial, casi siempre durante las primeras etapas de embarazo. En general este hematoma evoluciona bien y no suele producir pérdida del embarazo, pero su presencia requiere vigilancia médica porque constituye una amenaza de aborto. – Supracervicales: por su ubicación, suelen tener mejor pronóstico. Además, se eliminan por la vagina en forma de hemorragia. ¿Por qué se producen? Se desconocen las causas que provocan el origen de estos hematomas, aunque parece existir una relación entre el desprendimiento de placenta y la hipertensión crónica o la toxemia gravídica, así como con la edad de la mujer. Además, se ha relacionado la aparición de hematomas uterinos con hábitos como el tabaco, el consumo de alcohol o drogas, con lesiones abdominales previas, con la placenta previa, la preclampsia (hipertensión inducida por el embarazo), el haber tenido varios hijos o con la edad de la gestante (ser mayor de 38 o 40 años), entre otros. Síntomas de los hematomas uterinos Los síntomas pueden variar en intensidad según sea la gravedad o el tamaño del hematoma. Algunos casos pasan desapercibidos hasta su detección mediante ultrasonidos, precisamente por la ausencia de manifestaciones externas. Cuando los hematomas o el desgarro placentario son mayores, los síntomas suelen ser más evidentes y aparecer repentinamente. Entre ellos los más comunes son: – Calambres abdominales – Dolor abdominal – Hemorragia vaginal – Dolor de espalda – Contracciones Tratamiento de esta afección El diagnóstico, generalmente, es rápido y se lleva a cabo por ecografía en la consulta de ginecología. El tratamiento depende de la gravedad de la situación, pero suele ser habitual el reposo absoluto como medida preventiva, evitar las relaciones sexuales y la hospitalización de urgencia en los casos más graves. Si bien, la mayor parte de los hematomas se reabsorben espontáneamente y desaparecen solos. El tiempo que tarda en eliminarse varía según el tamaño de este y dónde esté situado. Los más pequeños, sin síntomas, suelen desparecer solos en una o dos semanas sin necesidad de hacer nada más que reposo relativo. A veces se aconseja usar progesterona artificial.    Si la abrupción placentaria es pequeña y asintomática, el embarazo suele continuar su curso normalmente y llegar a término. Pero los hematomas grandes situados en sitios comprometidos pueden dar lugar a un desprendimiento de placenta o rotura prematura de la bolsa. Si el embarazo está avanzado es posible que se prescriba una cesárea, especialmente si hay riesgo de sufrimiento fetal.  Los hematomas con peor pronóstico son los retroplacentarios centrales grandes, en los cuales se produce la separación entre el tejido coriónico y las deciduas basales (capas que envuelven a la placenta).   ¿Cuándo debo acudir a Urgencias? Si te han detectado un hematoma al hacerte una ecografía, pero no tienes síntomas y tu ginecólogo te ha dicho que no te preocupes, puedes seguir con tu vida normal, aunque teniendo cuidado de no hacer esfuerzos, coger pesos o incluso no mantener relaciones sexuales hasta que te confirmen que el hematoma se ha absorbido, lo que, normalmente, pasará en una par de semanas. Pero si notas un sangrado intenso y un dolor abdominal muy fuerte, acude al médico por si acaso. Abrupción placentaria Definición: También llamado desprendimiento prematuro de la placenta, consiste en la separación de la placenta del sitio de implantación uterina antes de dar a luz. Síntomas: •Sangrado vaginal •Dolor abdominal •Dolor de espalda Tratamiento: El tratamiento incluye transfusión de sangre y reemplazo de líquidos por vía intravenosa. Si el feto es inmaduro y sólo hay una pequeña separación, la madre debe ser hospitalizada para una vigilancia estricta y puede que se le dé de alta al poco tiempo. Si el feto es maduro, se puede optar por un parto vaginal o una cesárea (según el sufrimiento fetal y el de la madre). Hematoma Definición: Acumulación de sangre bajo la piel debido a la rotura de pequeños vasos sanguíneos. Tratamiento: Aplicar hielo (nunca directamente sobre la piel) o gasas frías en la zona. Administrar un analgésico si duele mucho. También se puede colocar un apósito que comprima la zona para evitar que el hematoma se expanda. TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole. TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole. Источник: https://www.todopapas.com/embarazo/salud-embarazo/hematomas-en-el-embarazo-6102
  77. Hematomas en el embarazo
  78. Hematomas en el embarazo
  79. Hematomas uterinos en el embarazo
  80. Hematomas uterinos en el embarazo
  81. ¿Por qué se producen?
  82. ¿Por qué se producen?
  83. Síntomas de los hematomas uterinos
  84. Síntomas de los hematomas uterinos
  85. Tratamiento de esta afección
  86. Tratamiento de esta afección
  87. ¿Cuándo debo acudir a Urgencias?
  88. Hematomas intrauterinos en el embarazo: causas y tratamiento
  89. ¿Qué son los hematomas intrauterinos?
  90. Diagnóstico
  91. Tipos
  92. Causas
  93. Tratamiento y pronóstico
  94. Preguntas de los usuarios
  95. ¿Cuáles son los hematomas intrauterinos de peor pronóstico?
  96. ¿Cuáles son los riesgos de un hematoma en un embarazo de mellizos?
  97. ¿Cuáles son los cuidados ante un hematoma en el embarazo?
  98. Lectura recomendada
  99. Источник: https://drfelixlugo.com/hematoma-riesgo-embarazo/ Hematomas en el embarazo Los hematomas uterinos, que aparecen en el transcurso del embarazo, son coágulos de sangre acumulados entre la placenta o los tejidos propios de la gestación y el revestimiento del útero.  Indice Hematomas uterinos en el embarazo La aparición de hematomas es potencialmente dañina para el feto, ya que puede significar que la placenta se ha despegado total o parcialmente y su función podría estar comprometida. No obstante, la mayoría de los casos evoluciona bien, los embarazos llegan a término sin más tratamiento que el reposo y la sangre coagulada del hematoma se reabsorbe por sí sola; especialmente cuando son pequeños y no van acompañados de síntomas. La valoración de la gravedad de la lesión dependerá de dos variables principalmente: el volumen y la localización del hematoma retroplacentario. Los hematomas intrauterinos tienen forma de cuña o de medialuna entre el tejido coriónico (de la placenta) y la pared uterina. El volumen del hematoma se mide en medicina usando la fórmula de largo (mm) x ancho (mm). Así se considera pequeño si su tamaño es menor del 20% respecto al del saco gestacional y grande si supera el 50%. Pero quizás, a la hora de hacer un pronóstico, resulta más relevante el lugar donde aparece que su dimensión. Los hematomas uterinos se clasifican según su ubicación entre las distintas capas de tejido en: – Retroplacentarios: son los hematomas que se forman entre la placenta y el endometrio. Están asociados al desprendimiento de placenta, que se revela, normalmente, con hemorragia vaginal. La abrupción o desprendimiento placentario suele ser la causa de sangrado más habitual a partir de la semana 28 (durante el tercer trimestre) y conlleva un riesgo de aborto espontáneo o de parto prematuro. – Subcoriónicos: la sangre se acumula en el interior de la cavidad endometrial, casi siempre durante las primeras etapas de embarazo. En general este hematoma evoluciona bien y no suele producir pérdida del embarazo, pero su presencia requiere vigilancia médica porque constituye una amenaza de aborto. – Supracervicales: por su ubicación, suelen tener mejor pronóstico. Además, se eliminan por la vagina en forma de hemorragia. ¿Por qué se producen? Se desconocen las causas que provocan el origen de estos hematomas, aunque parece existir una relación entre el desprendimiento de placenta y la hipertensión crónica o la toxemia gravídica, así como con la edad de la mujer. Además, se ha relacionado la aparición de hematomas uterinos con hábitos como el tabaco, el consumo de alcohol o drogas, con lesiones abdominales previas, con la placenta previa, la preclampsia (hipertensión inducida por el embarazo), el haber tenido varios hijos o con la edad de la gestante (ser mayor de 38 o 40 años), entre otros. Síntomas de los hematomas uterinos Los síntomas pueden variar en intensidad según sea la gravedad o el tamaño del hematoma. Algunos casos pasan desapercibidos hasta su detección mediante ultrasonidos, precisamente por la ausencia de manifestaciones externas. Cuando los hematomas o el desgarro placentario son mayores, los síntomas suelen ser más evidentes y aparecer repentinamente. Entre ellos los más comunes son: – Calambres abdominales – Dolor abdominal – Hemorragia vaginal – Dolor de espalda – Contracciones Tratamiento de esta afección El diagnóstico, generalmente, es rápido y se lleva a cabo por ecografía en la consulta de ginecología. El tratamiento depende de la gravedad de la situación, pero suele ser habitual el reposo absoluto como medida preventiva, evitar las relaciones sexuales y la hospitalización de urgencia en los casos más graves. Si bien, la mayor parte de los hematomas se reabsorben espontáneamente y desaparecen solos. El tiempo que tarda en eliminarse varía según el tamaño de este y dónde esté situado. Los más pequeños, sin síntomas, suelen desparecer solos en una o dos semanas sin necesidad de hacer nada más que reposo relativo. A veces se aconseja usar progesterona artificial.    Si la abrupción placentaria es pequeña y asintomática, el embarazo suele continuar su curso normalmente y llegar a término. Pero los hematomas grandes situados en sitios comprometidos pueden dar lugar a un desprendimiento de placenta o rotura prematura de la bolsa. Si el embarazo está avanzado es posible que se prescriba una cesárea, especialmente si hay riesgo de sufrimiento fetal.  Los hematomas con peor pronóstico son los retroplacentarios centrales grandes, en los cuales se produce la separación entre el tejido coriónico y las deciduas basales (capas que envuelven a la placenta).   ¿Cuándo debo acudir a Urgencias? Si te han detectado un hematoma al hacerte una ecografía, pero no tienes síntomas y tu ginecólogo te ha dicho que no te preocupes, puedes seguir con tu vida normal, aunque teniendo cuidado de no hacer esfuerzos, coger pesos o incluso no mantener relaciones sexuales hasta que te confirmen que el hematoma se ha absorbido, lo que, normalmente, pasará en una par de semanas. Pero si notas un sangrado intenso y un dolor abdominal muy fuerte, acude al médico por si acaso. Abrupción placentaria Definición: También llamado desprendimiento prematuro de la placenta, consiste en la separación de la placenta del sitio de implantación uterina antes de dar a luz. Síntomas: •Sangrado vaginal •Dolor abdominal •Dolor de espalda Tratamiento: El tratamiento incluye transfusión de sangre y reemplazo de líquidos por vía intravenosa. Si el feto es inmaduro y sólo hay una pequeña separación, la madre debe ser hospitalizada para una vigilancia estricta y puede que se le dé de alta al poco tiempo. Si el feto es maduro, se puede optar por un parto vaginal o una cesárea (según el sufrimiento fetal y el de la madre). Hematoma Definición: Acumulación de sangre bajo la piel debido a la rotura de pequeños vasos sanguíneos. Tratamiento: Aplicar hielo (nunca directamente sobre la piel) o gasas frías en la zona. Administrar un analgésico si duele mucho. También se puede colocar un apósito que comprima la zona para evitar que el hematoma se expanda. TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole. TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole. Источник: https://www.todopapas.com/embarazo/salud-embarazo/hematomas-en-el-embarazo-6102
  100. Hematomas en el embarazo
  101. Hematomas uterinos en el embarazo
  102. ¿Por qué se producen?
  103. Síntomas de los hematomas uterinos
  104. Tratamiento de esta afección
  105. ¿Cuándo debo acudir a Urgencias?

Hematomas intrauterinos en el embarazo: causas y tratamiento

Hematomas en el embarazo
Hematomas en el embarazo

Un hematoma intrauterino es una acumulación de sangre dentro de la cavidad uterina en el transcurso de una gestación.

Aparecen con mayor frecuencia en el primer trimestre de embarazo y pueden dar lugar a un sangrado vaginal o no.

Los hematomas intrauterinos siempre son motivo de preocupación en las mujeres embarazadas. Además, el embarazo se considera de alto riesgo y, por tanto, será necesario que la mujer guarde reposo y lleve un control más exhaustivo de su estado.

¿Qué son los hematomas intrauterinos?

Los hematomas intrauterinos, también llamados hematomas interdeciduotrofoblásticos, son coágulos de sangre acumulados entre la placenta o el tejido coriónico y el revestimiento interno del útero.

La aparición de estos hematomas puede comprometer el desarrollo fetal y dar lugar a un aborto espontáneo en el peor de los casos.

Sin embargo, la mayoría de veces, la sangre coagulada es reabsorbida y la gestación sigue su evolución normal.

Diagnóstico

Los hematomas intrauterinos no suelen tener síntomas asociados como el dolor, pero en ocasiones sí es posible que la mujer tenga pérdidas de sangre.

Las hemorragias vaginales causadas por los hematomas intrauterinos pueden variar en color y cantidad. En cualquier caso, siempre que haya un sangrado en el embarazo, es recomendable acudir al médico cuanto antes.

Los hematomas intrauterinos serán diagnosticados por ecografía, donde se les tomarán medidas para seguir su evolución.

En caso de no haber pérdidas de sangre, los hematomas serán detectados durante alguna de las ecografías de control rutinarias.

Tipos

Los hematomas intrauterinos se clasifican en función de su localización entre las distintas capas de tejido. Los comentamos a continuación:

Retroplacentariosse forman entre la placenta y el endometrio. Se asocian al desprendimiento de placenta, que suele ser la causa más habitual del sangrado a partir de la semana 28. Por tanto, pueden dar lugar a un aborto o parto prematuro.Subcoriónicosse forman en el interior de la cavidad endometrial en las primeras semanas de embarazo normalmente. Aunque también constituyen una amenaza de aborto, estos hematomas suelen tener una evolución favorable y no acaban en una pérdida gestacional.Supracervicalesson los que mejor pronóstico tienen debido a su ubicación. Se suelen eliminar por la vagina en forma de hemorragia.

Además de la ubicación del hematoma, su gravedad también dependerá del tamaño que ocupe. En general, el volumen de los hematomas intrauterinos se mide usando la fórmula de largo por ancho en milímetros.

Se considera que el hematoma es pequeño si su tamaño es menor del 20% con respecto al saco gestacional y grande si supera el 50%.

Tipos de hematomas intrauterinos

Causas

Las causas de la formación de los hematomas intrauterinos son desconocidas. Sin embargo, su aparición se ha visto relacionada con los siguientes factores:

  • Malos hábitos como el tabaco o el alcohol
  • Lesiones abdominales previas
  • Placenta previa
  • Hipertensión o preclampsia
  • Haber tenido varios embarazos
  • Mujeres mayores de 38-40 años

Lo más probable es que el origen de los hematomas intrauterinos se sitúe entorno a la implantación del embrión, debido a la lesión provocada en el endometrio que, finalmente, se transforma en sangre coagulada.

Si estos coágulos de sangre no se deshacen o son reabsorbidos, los hematomas pueden seguir creciendo y ejercer presión sobre el embrión, lo cual podría provocar un aborto en el peor de los casos.

Tratamiento y pronóstico

En primer lugar, ante un hematoma intrauterino, es necesario seguir todas las recomendaciones del médico y acudir a la consulta las veces que éste indique para su control. Normalmente, una vez cada una o dos semanas hasta que pase el riesgo.

El pronóstico de los hematomas intrauterinos se valora teniendo en cuenta dos elementos principales: su ubicación y tamaño.

Los hematomas pequeños suelen tener una evolución favorable y se reabsorben espontáneamente. En función del tamaño y la localización, el tiempo que tardarán en eliminarse será mayor o menor.

En caso de que estos hematomas crezcan y alcancen un gran tamaño, el embarazo será considerado de alto riesgo y habrá que tomar algunas medidas preventivas como las siguientes:

  • Reposo absoluto
  • No practicar relaciones sexuales
  • Óvulos de progesterona en algunos casos
  • Hospitalización de urgencia en los casos más graves

Normalmente, a medida que avanza la gestación, la circulación de los hematomas se normaliza y la mayoría de ellos desaparecen gradualmente.

Diagnóstico y evolución de un hematoma intrauterino

Como hemos dicho, las hemorragias durante el embarazo son muy alarmantes para la mujer. Sobre todo en los casos de hematomas intrauterinos grandes, el sangrado será abundante y escandaloso.

Sin embargo, este síntoma no indica un peor pronóstico, ya que significa que el hematoma se está eliminando y reduciendo su tamaño progresivamente.

¿Cuáles son los hematomas intrauterinos de peor pronóstico?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

Los hematomas grandes ubicados en mal sitio.

Por ejemplo, los hematomas retroplacentarios centrales grandes, en los cuales se produce la separación entre el tejido coriónico y las deciduas basales (capas que envuelven a la placenta).

Esto puede provocar un desprendimiento de placenta o rotura prematura de la bolsa, ocasionando un aborto o un parto prematuro si el embarazo ya se encuentra en una etapa avanzada.

¿Cuáles son los riesgos de un hematoma en un embarazo de mellizos?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

Al igual que con un embarazo único, la gravedad del hematoma depende de su tamaño y localización en el útero.

No obstante, al haber menos espacio intrauterino en un embarazo múltiple, la situación podría complicarse.

En definitiva, los embarazos de gemelos y mellizos con hematomas intrauterinos necesitarán un mayor control y reposo absoluto por parte de la madre.

En la consulta ginecológica, se controlará el crecimiento de ambos fetos y se programará una cesárea en caso de haber sufrimiento fetal.

¿Cuáles son los cuidados ante un hematoma en el embarazo?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

En función del tamaño y la gravedad del hematoma, el médico puede indicar reposo parcial o absoluto. En general, no se recomienda practicar ningún tipo de ejercicio ni mantener relaciones sexuales.

También es posible que el médico indique algún tipo de dieta especial y/o la administración de óvulos de progesterona.

Lectura recomendada

Las pérdidas de sangre durante el embarazo pueden tener una causa diferente a la comentada en este artículo. Puedes consultar otros motivos del sangrado vaginal en el siguiente enlace: ¿Es normal sangrar en el embarazo?

Si quieres seguir leyendo sobre las causas y recomendaciones para un embarazo de riesgo, te recomendamos entrar en el siguiente post: Embarazo de alto riesgo.

Источник: https://www.reproduccionasistida.org/hematomas-intrauterinos-en-el-embarazo/

Источник: https://drfelixlugo.com/hematoma-riesgo-embarazo/

Hematomas en el embarazo

Hematomas en el embarazo
Hematomas en el embarazo

Hematomas en el embarazo

Hematomas en el embarazo

Hematomas en el embarazo

Hematomas en el embarazo

Hematomas en el embarazo

Hematomas en el embarazo

Los hematomas uterinos, que aparecen en el transcurso del embarazo, son coágulos de sangre acumulados entre la placenta o los tejidos propios de la gestación y el revestimiento del útero. 

Indice

Hematomas uterinos en el embarazo

Hematomas intrauterinos en el embarazo: causas y tratamiento

Hematomas en el embarazo
Hematomas en el embarazo

Un hematoma intrauterino es una acumulación de sangre dentro de la cavidad uterina en el transcurso de una gestación.

Aparecen con mayor frecuencia en el primer trimestre de embarazo y pueden dar lugar a un sangrado vaginal o no.

Los hematomas intrauterinos siempre son motivo de preocupación en las mujeres embarazadas. Además, el embarazo se considera de alto riesgo y, por tanto, será necesario que la mujer guarde reposo y lleve un control más exhaustivo de su estado.

¿Qué son los hematomas intrauterinos?

Источник: https://drfelixlugo.com/hematoma-riesgo-embarazo/

Hematomas en el embarazo

Hematomas en el embarazo
Hematomas en el embarazo

Los hematomas uterinos, que aparecen en el transcurso del embarazo, son coágulos de sangre acumulados entre la placenta o los tejidos propios de la gestación y el revestimiento del útero. 

Indice

Hematomas uterinos en el embarazo

Hematomas en el embarazo

Hematomas en el embarazo

Los hematomas uterinos, que aparecen en el transcurso del embarazo, son coágulos de sangre acumulados entre la placenta o los tejidos propios de la gestación y el revestimiento del útero. 

Indice

Hematomas uterinos en el embarazo

La aparición de hematomas es potencialmente dañina para el feto, ya que puede significar que la placenta se ha despegado total o parcialmente y su función podría estar comprometida.

No obstante, la mayoría de los casos evoluciona bien, los embarazos llegan a término sin más tratamiento que el reposo y la sangre coagulada del hematoma se reabsorbe por sí sola; especialmente cuando son pequeños y no van acompañados de síntomas.

La valoración de la gravedad de la lesión dependerá de dos variables principalmente: el volumen y la localización del hematoma retroplacentario. Los hematomas intrauterinos tienen forma de cuña o de medialuna entre el tejido coriónico (de la placenta) y la pared uterina.

El volumen del hematoma se mide en medicina usando la fórmula de largo (mm) x ancho (mm). Así se considera pequeño si su tamaño es menor del 20% respecto al del saco gestacional y grande si supera el 50%.

Pero quizás, a la hora de hacer un pronóstico, resulta más relevante el lugar donde aparece que su dimensión.

Los hematomas uterinos se clasifican según su ubicación entre las distintas capas de tejido en:

– Retroplacentarios: son los hematomas que se forman entre la placenta y el endometrio. Están asociados al desprendimiento de placenta, que se revela, normalmente, con hemorragia vaginal.

La abrupción o desprendimiento placentario suele ser la causa de sangrado más habitual a partir de la semana 28 (durante el tercer trimestre) y conlleva un riesgo de aborto espontáneo o de parto prematuro.

– Subcoriónicos: la sangre se acumula en el interior de la cavidad endometrial, casi siempre durante las primeras etapas de embarazo. En general este hematoma evoluciona bien y no suele producir pérdida del embarazo, pero su presencia requiere vigilancia médica porque constituye una amenaza de aborto.

 Supracervicales: por su ubicación, suelen tener mejor pronóstico. Además, se eliminan por la vagina en forma de hemorragia.

¿Por qué se producen?

Hematomas intrauterinos en el embarazo: causas y tratamiento

Hematomas en el embarazo
Hematomas en el embarazo

Un hematoma intrauterino es una acumulación de sangre dentro de la cavidad uterina en el transcurso de una gestación.

Aparecen con mayor frecuencia en el primer trimestre de embarazo y pueden dar lugar a un sangrado vaginal o no.

Los hematomas intrauterinos siempre son motivo de preocupación en las mujeres embarazadas. Además, el embarazo se considera de alto riesgo y, por tanto, será necesario que la mujer guarde reposo y lleve un control más exhaustivo de su estado.

¿Qué son los hematomas intrauterinos?

Los hematomas intrauterinos, también llamados hematomas interdeciduotrofoblásticos, son coágulos de sangre acumulados entre la placenta o el tejido coriónico y el revestimiento interno del útero.

La aparición de estos hematomas puede comprometer el desarrollo fetal y dar lugar a un aborto espontáneo en el peor de los casos.

Sin embargo, la mayoría de veces, la sangre coagulada es reabsorbida y la gestación sigue su evolución normal.

Diagnóstico

Los hematomas intrauterinos no suelen tener síntomas asociados como el dolor, pero en ocasiones sí es posible que la mujer tenga pérdidas de sangre.

Las hemorragias vaginales causadas por los hematomas intrauterinos pueden variar en color y cantidad. En cualquier caso, siempre que haya un sangrado en el embarazo, es recomendable acudir al médico cuanto antes.

Los hematomas intrauterinos serán diagnosticados por ecografía, donde se les tomarán medidas para seguir su evolución.

En caso de no haber pérdidas de sangre, los hematomas serán detectados durante alguna de las ecografías de control rutinarias.

Tipos

Los hematomas intrauterinos se clasifican en función de su localización entre las distintas capas de tejido. Los comentamos a continuación:

Retroplacentariosse forman entre la placenta y el endometrio. Se asocian al desprendimiento de placenta, que suele ser la causa más habitual del sangrado a partir de la semana 28. Por tanto, pueden dar lugar a un aborto o parto prematuro.Subcoriónicosse forman en el interior de la cavidad endometrial en las primeras semanas de embarazo normalmente. Aunque también constituyen una amenaza de aborto, estos hematomas suelen tener una evolución favorable y no acaban en una pérdida gestacional.Supracervicalesson los que mejor pronóstico tienen debido a su ubicación. Se suelen eliminar por la vagina en forma de hemorragia.

Además de la ubicación del hematoma, su gravedad también dependerá del tamaño que ocupe. En general, el volumen de los hematomas intrauterinos se mide usando la fórmula de largo por ancho en milímetros.

Se considera que el hematoma es pequeño si su tamaño es menor del 20% con respecto al saco gestacional y grande si supera el 50%.

Tipos de hematomas intrauterinos

Causas

Las causas de la formación de los hematomas intrauterinos son desconocidas. Sin embargo, su aparición se ha visto relacionada con los siguientes factores:

  • Malos hábitos como el tabaco o el alcohol
  • Lesiones abdominales previas
  • Placenta previa
  • Hipertensión o preclampsia
  • Haber tenido varios embarazos
  • Mujeres mayores de 38-40 años

Lo más probable es que el origen de los hematomas intrauterinos se sitúe entorno a la implantación del embrión, debido a la lesión provocada en el endometrio que, finalmente, se transforma en sangre coagulada.

Si estos coágulos de sangre no se deshacen o son reabsorbidos, los hematomas pueden seguir creciendo y ejercer presión sobre el embrión, lo cual podría provocar un aborto en el peor de los casos.

Tratamiento y pronóstico

En primer lugar, ante un hematoma intrauterino, es necesario seguir todas las recomendaciones del médico y acudir a la consulta las veces que éste indique para su control. Normalmente, una vez cada una o dos semanas hasta que pase el riesgo.

El pronóstico de los hematomas intrauterinos se valora teniendo en cuenta dos elementos principales: su ubicación y tamaño.

Los hematomas pequeños suelen tener una evolución favorable y se reabsorben espontáneamente. En función del tamaño y la localización, el tiempo que tardarán en eliminarse será mayor o menor.

En caso de que estos hematomas crezcan y alcancen un gran tamaño, el embarazo será considerado de alto riesgo y habrá que tomar algunas medidas preventivas como las siguientes:

  • Reposo absoluto
  • No practicar relaciones sexuales
  • Óvulos de progesterona en algunos casos
  • Hospitalización de urgencia en los casos más graves

Normalmente, a medida que avanza la gestación, la circulación de los hematomas se normaliza y la mayoría de ellos desaparecen gradualmente.

Diagnóstico y evolución de un hematoma intrauterino

Como hemos dicho, las hemorragias durante el embarazo son muy alarmantes para la mujer. Sobre todo en los casos de hematomas intrauterinos grandes, el sangrado será abundante y escandaloso.

Sin embargo, este síntoma no indica un peor pronóstico, ya que significa que el hematoma se está eliminando y reduciendo su tamaño progresivamente.

Preguntas de los usuarios

¿Cuáles son los hematomas intrauterinos de peor pronóstico?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

Los hematomas grandes ubicados en mal sitio.

Por ejemplo, los hematomas retroplacentarios centrales grandes, en los cuales se produce la separación entre el tejido coriónico y las deciduas basales (capas que envuelven a la placenta).

Esto puede provocar un desprendimiento de placenta o rotura prematura de la bolsa, ocasionando un aborto o un parto prematuro si el embarazo ya se encuentra en una etapa avanzada.

¿Cuáles son los riesgos de un hematoma en un embarazo de mellizos?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

Al igual que con un embarazo único, la gravedad del hematoma depende de su tamaño y localización en el útero.

No obstante, al haber menos espacio intrauterino en un embarazo múltiple, la situación podría complicarse.

En definitiva, los embarazos de gemelos y mellizos con hematomas intrauterinos necesitarán un mayor control y reposo absoluto por parte de la madre.

En la consulta ginecológica, se controlará el crecimiento de ambos fetos y se programará una cesárea en caso de haber sufrimiento fetal.

¿Cuáles son los cuidados ante un hematoma en el embarazo?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

En función del tamaño y la gravedad del hematoma, el médico puede indicar reposo parcial o absoluto. En general, no se recomienda practicar ningún tipo de ejercicio ni mantener relaciones sexuales.

También es posible que el médico indique algún tipo de dieta especial y/o la administración de óvulos de progesterona.

Lectura recomendada

Las pérdidas de sangre durante el embarazo pueden tener una causa diferente a la comentada en este artículo. Puedes consultar otros motivos del sangrado vaginal en el siguiente enlace: ¿Es normal sangrar en el embarazo?

Si quieres seguir leyendo sobre las causas y recomendaciones para un embarazo de riesgo, te recomendamos entrar en el siguiente post: Embarazo de alto riesgo.

Источник: https://www.reproduccionasistida.org/hematomas-intrauterinos-en-el-embarazo/

Источник: https://drfelixlugo.com/hematoma-riesgo-embarazo/

Hematomas en el embarazo

Hematomas en el embarazo
Hematomas en el embarazo

Hematomas en el embarazo

Hematomas en el embarazo

Los hematomas uterinos, que aparecen en el transcurso del embarazo, son coágulos de sangre acumulados entre la placenta o los tejidos propios de la gestación y el revestimiento del útero. 

Indice

Hematomas uterinos en el embarazo

Hematomas uterinos en el embarazo

La aparición de hematomas es potencialmente dañina para el feto, ya que puede significar que la placenta se ha despegado total o parcialmente y su función podría estar comprometida.

No obstante, la mayoría de los casos evoluciona bien, los embarazos llegan a término sin más tratamiento que el reposo y la sangre coagulada del hematoma se reabsorbe por sí sola; especialmente cuando son pequeños y no van acompañados de síntomas.

La valoración de la gravedad de la lesión dependerá de dos variables principalmente: el volumen y la localización del hematoma retroplacentario. Los hematomas intrauterinos tienen forma de cuña o de medialuna entre el tejido coriónico (de la placenta) y la pared uterina.

El volumen del hematoma se mide en medicina usando la fórmula de largo (mm) x ancho (mm). Así se considera pequeño si su tamaño es menor del 20% respecto al del saco gestacional y grande si supera el 50%.

Pero quizás, a la hora de hacer un pronóstico, resulta más relevante el lugar donde aparece que su dimensión.

Los hematomas uterinos se clasifican según su ubicación entre las distintas capas de tejido en:

– Retroplacentarios: son los hematomas que se forman entre la placenta y el endometrio. Están asociados al desprendimiento de placenta, que se revela, normalmente, con hemorragia vaginal.

La abrupción o desprendimiento placentario suele ser la causa de sangrado más habitual a partir de la semana 28 (durante el tercer trimestre) y conlleva un riesgo de aborto espontáneo o de parto prematuro.

– Subcoriónicos: la sangre se acumula en el interior de la cavidad endometrial, casi siempre durante las primeras etapas de embarazo. En general este hematoma evoluciona bien y no suele producir pérdida del embarazo, pero su presencia requiere vigilancia médica porque constituye una amenaza de aborto.

 Supracervicales: por su ubicación, suelen tener mejor pronóstico. Además, se eliminan por la vagina en forma de hemorragia.

¿Por qué se producen?

¿Por qué se producen?

Se desconocen las causas que provocan el origen de estos hematomas, aunque parece existir una relación entre el desprendimiento de placenta y la hipertensión crónica o la toxemia gravídica, así como con la edad de la mujer.

Además, se ha relacionado la aparición de hematomas uterinos con hábitos como el tabaco, el consumo de alcohol o drogas, con lesiones abdominales previas, con la placenta previa, la preclampsia (hipertensión inducida por el embarazo), el haber tenido varios hijos o con la edad de la gestante (ser mayor de 38 o 40 años), entre otros.

Síntomas de los hematomas uterinos

Síntomas de los hematomas uterinos

Los síntomas pueden variar en intensidad según sea la gravedad o el tamaño del hematoma. Algunos casos pasan desapercibidos hasta su detección mediante ultrasonidos, precisamente por la ausencia de manifestaciones externas. Cuando los hematomas o el desgarro placentario son mayores, los síntomas suelen ser más evidentes y aparecer repentinamente. Entre ellos los más comunes son:

– Calambres abdominales

– Dolor abdominal

– Hemorragia vaginal

– Dolor de espalda

– Contracciones

Tratamiento de esta afección

Tratamiento de esta afección

El diagnóstico, generalmente, es rápido y se lleva a cabo por ecografía en la consulta de ginecología.

El tratamiento depende de la gravedad de la situación, pero suele ser habitual el reposo absoluto como medida preventiva, evitar las relaciones sexuales y la hospitalización de urgencia en los casos más graves. Si bien, la mayor parte de los hematomas se reabsorben espontáneamente y desaparecen solos.

El tiempo que tarda en eliminarse varía según el tamaño de este y dónde esté situado. Los más pequeños, sin síntomas, suelen desparecer solos en una o dos semanas sin necesidad de hacer nada más que reposo relativo. A veces se aconseja usar progesterona artificial.

   Si la abrupción placentaria es pequeña y asintomática, el embarazo suele continuar su curso normalmente y llegar a término.

Pero los hematomas grandes situados en sitios comprometidos pueden dar lugar a un desprendimiento de placenta o rotura prematura de la bolsa. Si el embarazo está avanzado es posible que se prescriba una cesárea, especialmente si hay riesgo de sufrimiento fetal. 

Los hematomas con peor pronóstico son los retroplacentarios centrales grandes, en los cuales se produce la separación entre el tejido coriónico y las deciduas basales (capas que envuelven a la placenta).
 

¿Cuándo debo acudir a Urgencias?

Hematomas intrauterinos en el embarazo: causas y tratamiento

Hematomas en el embarazo
Hematomas en el embarazo

Un hematoma intrauterino es una acumulación de sangre dentro de la cavidad uterina en el transcurso de una gestación.

Aparecen con mayor frecuencia en el primer trimestre de embarazo y pueden dar lugar a un sangrado vaginal o no.

Los hematomas intrauterinos siempre son motivo de preocupación en las mujeres embarazadas. Además, el embarazo se considera de alto riesgo y, por tanto, será necesario que la mujer guarde reposo y lleve un control más exhaustivo de su estado.

¿Qué son los hematomas intrauterinos?

Los hematomas intrauterinos, también llamados hematomas interdeciduotrofoblásticos, son coágulos de sangre acumulados entre la placenta o el tejido coriónico y el revestimiento interno del útero.

La aparición de estos hematomas puede comprometer el desarrollo fetal y dar lugar a un aborto espontáneo en el peor de los casos.

Sin embargo, la mayoría de veces, la sangre coagulada es reabsorbida y la gestación sigue su evolución normal.

Diagnóstico

Los hematomas intrauterinos no suelen tener síntomas asociados como el dolor, pero en ocasiones sí es posible que la mujer tenga pérdidas de sangre.

Las hemorragias vaginales causadas por los hematomas intrauterinos pueden variar en color y cantidad. En cualquier caso, siempre que haya un sangrado en el embarazo, es recomendable acudir al médico cuanto antes.

Los hematomas intrauterinos serán diagnosticados por ecografía, donde se les tomarán medidas para seguir su evolución.

En caso de no haber pérdidas de sangre, los hematomas serán detectados durante alguna de las ecografías de control rutinarias.

Tipos

Los hematomas intrauterinos se clasifican en función de su localización entre las distintas capas de tejido. Los comentamos a continuación:

Retroplacentariosse forman entre la placenta y el endometrio. Se asocian al desprendimiento de placenta, que suele ser la causa más habitual del sangrado a partir de la semana 28. Por tanto, pueden dar lugar a un aborto o parto prematuro.Subcoriónicosse forman en el interior de la cavidad endometrial en las primeras semanas de embarazo normalmente. Aunque también constituyen una amenaza de aborto, estos hematomas suelen tener una evolución favorable y no acaban en una pérdida gestacional.Supracervicalesson los que mejor pronóstico tienen debido a su ubicación. Se suelen eliminar por la vagina en forma de hemorragia.

Además de la ubicación del hematoma, su gravedad también dependerá del tamaño que ocupe. En general, el volumen de los hematomas intrauterinos se mide usando la fórmula de largo por ancho en milímetros.

Se considera que el hematoma es pequeño si su tamaño es menor del 20% con respecto al saco gestacional y grande si supera el 50%.

Tipos de hematomas intrauterinos

Causas

Las causas de la formación de los hematomas intrauterinos son desconocidas. Sin embargo, su aparición se ha visto relacionada con los siguientes factores:

  • Malos hábitos como el tabaco o el alcohol
  • Lesiones abdominales previas
  • Placenta previa
  • Hipertensión o preclampsia
  • Haber tenido varios embarazos
  • Mujeres mayores de 38-40 años

Lo más probable es que el origen de los hematomas intrauterinos se sitúe entorno a la implantación del embrión, debido a la lesión provocada en el endometrio que, finalmente, se transforma en sangre coagulada.

Si estos coágulos de sangre no se deshacen o son reabsorbidos, los hematomas pueden seguir creciendo y ejercer presión sobre el embrión, lo cual podría provocar un aborto en el peor de los casos.

Tratamiento y pronóstico

En primer lugar, ante un hematoma intrauterino, es necesario seguir todas las recomendaciones del médico y acudir a la consulta las veces que éste indique para su control. Normalmente, una vez cada una o dos semanas hasta que pase el riesgo.

El pronóstico de los hematomas intrauterinos se valora teniendo en cuenta dos elementos principales: su ubicación y tamaño.

Los hematomas pequeños suelen tener una evolución favorable y se reabsorben espontáneamente. En función del tamaño y la localización, el tiempo que tardarán en eliminarse será mayor o menor.

En caso de que estos hematomas crezcan y alcancen un gran tamaño, el embarazo será considerado de alto riesgo y habrá que tomar algunas medidas preventivas como las siguientes:

  • Reposo absoluto
  • No practicar relaciones sexuales
  • Óvulos de progesterona en algunos casos
  • Hospitalización de urgencia en los casos más graves

Normalmente, a medida que avanza la gestación, la circulación de los hematomas se normaliza y la mayoría de ellos desaparecen gradualmente.

Diagnóstico y evolución de un hematoma intrauterino

Como hemos dicho, las hemorragias durante el embarazo son muy alarmantes para la mujer. Sobre todo en los casos de hematomas intrauterinos grandes, el sangrado será abundante y escandaloso.

Sin embargo, este síntoma no indica un peor pronóstico, ya que significa que el hematoma se está eliminando y reduciendo su tamaño progresivamente.

Preguntas de los usuarios

¿Cuáles son los hematomas intrauterinos de peor pronóstico?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

Los hematomas grandes ubicados en mal sitio.

Por ejemplo, los hematomas retroplacentarios centrales grandes, en los cuales se produce la separación entre el tejido coriónico y las deciduas basales (capas que envuelven a la placenta).

Esto puede provocar un desprendimiento de placenta o rotura prematura de la bolsa, ocasionando un aborto o un parto prematuro si el embarazo ya se encuentra en una etapa avanzada.

¿Cuáles son los riesgos de un hematoma en un embarazo de mellizos?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

Al igual que con un embarazo único, la gravedad del hematoma depende de su tamaño y localización en el útero.

No obstante, al haber menos espacio intrauterino en un embarazo múltiple, la situación podría complicarse.

En definitiva, los embarazos de gemelos y mellizos con hematomas intrauterinos necesitarán un mayor control y reposo absoluto por parte de la madre.

En la consulta ginecológica, se controlará el crecimiento de ambos fetos y se programará una cesárea en caso de haber sufrimiento fetal.

¿Cuáles son los cuidados ante un hematoma en el embarazo?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

En función del tamaño y la gravedad del hematoma, el médico puede indicar reposo parcial o absoluto. En general, no se recomienda practicar ningún tipo de ejercicio ni mantener relaciones sexuales.

También es posible que el médico indique algún tipo de dieta especial y/o la administración de óvulos de progesterona.

Lectura recomendada

Las pérdidas de sangre durante el embarazo pueden tener una causa diferente a la comentada en este artículo. Puedes consultar otros motivos del sangrado vaginal en el siguiente enlace: ¿Es normal sangrar en el embarazo?

Si quieres seguir leyendo sobre las causas y recomendaciones para un embarazo de riesgo, te recomendamos entrar en el siguiente post: Embarazo de alto riesgo.

Источник: https://www.reproduccionasistida.org/hematomas-intrauterinos-en-el-embarazo/

Источник: https://drfelixlugo.com/hematoma-riesgo-embarazo/

Hematomas en el embarazo

Hematomas en el embarazo
Hematomas en el embarazo

Los hematomas uterinos, que aparecen en el transcurso del embarazo, son coágulos de sangre acumulados entre la placenta o los tejidos propios de la gestación y el revestimiento del útero. 

Indice

Hematomas uterinos en el embarazo

La aparición de hematomas es potencialmente dañina para el feto, ya que puede significar que la placenta se ha despegado total o parcialmente y su función podría estar comprometida.

No obstante, la mayoría de los casos evoluciona bien, los embarazos llegan a término sin más tratamiento que el reposo y la sangre coagulada del hematoma se reabsorbe por sí sola; especialmente cuando son pequeños y no van acompañados de síntomas.

La valoración de la gravedad de la lesión dependerá de dos variables principalmente: el volumen y la localización del hematoma retroplacentario. Los hematomas intrauterinos tienen forma de cuña o de medialuna entre el tejido coriónico (de la placenta) y la pared uterina.

El volumen del hematoma se mide en medicina usando la fórmula de largo (mm) x ancho (mm). Así se considera pequeño si su tamaño es menor del 20% respecto al del saco gestacional y grande si supera el 50%.

Pero quizás, a la hora de hacer un pronóstico, resulta más relevante el lugar donde aparece que su dimensión.

Los hematomas uterinos se clasifican según su ubicación entre las distintas capas de tejido en:

– Retroplacentarios: son los hematomas que se forman entre la placenta y el endometrio. Están asociados al desprendimiento de placenta, que se revela, normalmente, con hemorragia vaginal.

La abrupción o desprendimiento placentario suele ser la causa de sangrado más habitual a partir de la semana 28 (durante el tercer trimestre) y conlleva un riesgo de aborto espontáneo o de parto prematuro.

– Subcoriónicos: la sangre se acumula en el interior de la cavidad endometrial, casi siempre durante las primeras etapas de embarazo. En general este hematoma evoluciona bien y no suele producir pérdida del embarazo, pero su presencia requiere vigilancia médica porque constituye una amenaza de aborto.

 Supracervicales: por su ubicación, suelen tener mejor pronóstico. Además, se eliminan por la vagina en forma de hemorragia.

¿Por qué se producen?

Se desconocen las causas que provocan el origen de estos hematomas, aunque parece existir una relación entre el desprendimiento de placenta y la hipertensión crónica o la toxemia gravídica, así como con la edad de la mujer.

Además, se ha relacionado la aparición de hematomas uterinos con hábitos como el tabaco, el consumo de alcohol o drogas, con lesiones abdominales previas, con la placenta previa, la preclampsia (hipertensión inducida por el embarazo), el haber tenido varios hijos o con la edad de la gestante (ser mayor de 38 o 40 años), entre otros.

Síntomas de los hematomas uterinos

Los síntomas pueden variar en intensidad según sea la gravedad o el tamaño del hematoma. Algunos casos pasan desapercibidos hasta su detección mediante ultrasonidos, precisamente por la ausencia de manifestaciones externas. Cuando los hematomas o el desgarro placentario son mayores, los síntomas suelen ser más evidentes y aparecer repentinamente. Entre ellos los más comunes son:

– Calambres abdominales

– Dolor abdominal

– Hemorragia vaginal

– Dolor de espalda

– Contracciones

Tratamiento de esta afección

El diagnóstico, generalmente, es rápido y se lleva a cabo por ecografía en la consulta de ginecología.

El tratamiento depende de la gravedad de la situación, pero suele ser habitual el reposo absoluto como medida preventiva, evitar las relaciones sexuales y la hospitalización de urgencia en los casos más graves. Si bien, la mayor parte de los hematomas se reabsorben espontáneamente y desaparecen solos.

El tiempo que tarda en eliminarse varía según el tamaño de este y dónde esté situado. Los más pequeños, sin síntomas, suelen desparecer solos en una o dos semanas sin necesidad de hacer nada más que reposo relativo. A veces se aconseja usar progesterona artificial.

   Si la abrupción placentaria es pequeña y asintomática, el embarazo suele continuar su curso normalmente y llegar a término.

Pero los hematomas grandes situados en sitios comprometidos pueden dar lugar a un desprendimiento de placenta o rotura prematura de la bolsa. Si el embarazo está avanzado es posible que se prescriba una cesárea, especialmente si hay riesgo de sufrimiento fetal. 

Los hematomas con peor pronóstico son los retroplacentarios centrales grandes, en los cuales se produce la separación entre el tejido coriónico y las deciduas basales (capas que envuelven a la placenta).
 

Hematomas intrauterinos en el embarazo: causas y tratamiento

Hematomas en el embarazo
Hematomas en el embarazo

Un hematoma intrauterino es una acumulación de sangre dentro de la cavidad uterina en el transcurso de una gestación.

Aparecen con mayor frecuencia en el primer trimestre de embarazo y pueden dar lugar a un sangrado vaginal o no.

Los hematomas intrauterinos siempre son motivo de preocupación en las mujeres embarazadas. Además, el embarazo se considera de alto riesgo y, por tanto, será necesario que la mujer guarde reposo y lleve un control más exhaustivo de su estado.

¿Qué son los hematomas intrauterinos?

Los hematomas intrauterinos, también llamados hematomas interdeciduotrofoblásticos, son coágulos de sangre acumulados entre la placenta o el tejido coriónico y el revestimiento interno del útero.

La aparición de estos hematomas puede comprometer el desarrollo fetal y dar lugar a un aborto espontáneo en el peor de los casos.

Sin embargo, la mayoría de veces, la sangre coagulada es reabsorbida y la gestación sigue su evolución normal.

Diagnóstico

Los hematomas intrauterinos no suelen tener síntomas asociados como el dolor, pero en ocasiones sí es posible que la mujer tenga pérdidas de sangre.

Las hemorragias vaginales causadas por los hematomas intrauterinos pueden variar en color y cantidad. En cualquier caso, siempre que haya un sangrado en el embarazo, es recomendable acudir al médico cuanto antes.

Los hematomas intrauterinos serán diagnosticados por ecografía, donde se les tomarán medidas para seguir su evolución.

En caso de no haber pérdidas de sangre, los hematomas serán detectados durante alguna de las ecografías de control rutinarias.

Tipos

Los hematomas intrauterinos se clasifican en función de su localización entre las distintas capas de tejido. Los comentamos a continuación:

Retroplacentariosse forman entre la placenta y el endometrio. Se asocian al desprendimiento de placenta, que suele ser la causa más habitual del sangrado a partir de la semana 28. Por tanto, pueden dar lugar a un aborto o parto prematuro.Subcoriónicosse forman en el interior de la cavidad endometrial en las primeras semanas de embarazo normalmente. Aunque también constituyen una amenaza de aborto, estos hematomas suelen tener una evolución favorable y no acaban en una pérdida gestacional.Supracervicalesson los que mejor pronóstico tienen debido a su ubicación. Se suelen eliminar por la vagina en forma de hemorragia.

Además de la ubicación del hematoma, su gravedad también dependerá del tamaño que ocupe. En general, el volumen de los hematomas intrauterinos se mide usando la fórmula de largo por ancho en milímetros.

Se considera que el hematoma es pequeño si su tamaño es menor del 20% con respecto al saco gestacional y grande si supera el 50%.

Tipos de hematomas intrauterinos

Causas

Las causas de la formación de los hematomas intrauterinos son desconocidas. Sin embargo, su aparición se ha visto relacionada con los siguientes factores:

  • Malos hábitos como el tabaco o el alcohol
  • Lesiones abdominales previas
  • Placenta previa
  • Hipertensión o preclampsia
  • Haber tenido varios embarazos
  • Mujeres mayores de 38-40 años

Lo más probable es que el origen de los hematomas intrauterinos se sitúe entorno a la implantación del embrión, debido a la lesión provocada en el endometrio que, finalmente, se transforma en sangre coagulada.

Si estos coágulos de sangre no se deshacen o son reabsorbidos, los hematomas pueden seguir creciendo y ejercer presión sobre el embrión, lo cual podría provocar un aborto en el peor de los casos.

Tratamiento y pronóstico

En primer lugar, ante un hematoma intrauterino, es necesario seguir todas las recomendaciones del médico y acudir a la consulta las veces que éste indique para su control. Normalmente, una vez cada una o dos semanas hasta que pase el riesgo.

El pronóstico de los hematomas intrauterinos se valora teniendo en cuenta dos elementos principales: su ubicación y tamaño.

Los hematomas pequeños suelen tener una evolución favorable y se reabsorben espontáneamente. En función del tamaño y la localización, el tiempo que tardarán en eliminarse será mayor o menor.

En caso de que estos hematomas crezcan y alcancen un gran tamaño, el embarazo será considerado de alto riesgo y habrá que tomar algunas medidas preventivas como las siguientes:

  • Reposo absoluto
  • No practicar relaciones sexuales
  • Óvulos de progesterona en algunos casos
  • Hospitalización de urgencia en los casos más graves

Normalmente, a medida que avanza la gestación, la circulación de los hematomas se normaliza y la mayoría de ellos desaparecen gradualmente.

Diagnóstico y evolución de un hematoma intrauterino

Como hemos dicho, las hemorragias durante el embarazo son muy alarmantes para la mujer. Sobre todo en los casos de hematomas intrauterinos grandes, el sangrado será abundante y escandaloso.

Sin embargo, este síntoma no indica un peor pronóstico, ya que significa que el hematoma se está eliminando y reduciendo su tamaño progresivamente.

Preguntas de los usuarios

¿Cuáles son los hematomas intrauterinos de peor pronóstico?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

Los hematomas grandes ubicados en mal sitio.

Por ejemplo, los hematomas retroplacentarios centrales grandes, en los cuales se produce la separación entre el tejido coriónico y las deciduas basales (capas que envuelven a la placenta).

Esto puede provocar un desprendimiento de placenta o rotura prematura de la bolsa, ocasionando un aborto o un parto prematuro si el embarazo ya se encuentra en una etapa avanzada.

¿Cuáles son los riesgos de un hematoma en un embarazo de mellizos?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

Al igual que con un embarazo único, la gravedad del hematoma depende de su tamaño y localización en el útero.

No obstante, al haber menos espacio intrauterino en un embarazo múltiple, la situación podría complicarse.

En definitiva, los embarazos de gemelos y mellizos con hematomas intrauterinos necesitarán un mayor control y reposo absoluto por parte de la madre.

En la consulta ginecológica, se controlará el crecimiento de ambos fetos y se programará una cesárea en caso de haber sufrimiento fetal.

¿Cuáles son los cuidados ante un hematoma en el embarazo?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

En función del tamaño y la gravedad del hematoma, el médico puede indicar reposo parcial o absoluto. En general, no se recomienda practicar ningún tipo de ejercicio ni mantener relaciones sexuales.

También es posible que el médico indique algún tipo de dieta especial y/o la administración de óvulos de progesterona.

Lectura recomendada

Las pérdidas de sangre durante el embarazo pueden tener una causa diferente a la comentada en este artículo. Puedes consultar otros motivos del sangrado vaginal en el siguiente enlace: ¿Es normal sangrar en el embarazo?

Si quieres seguir leyendo sobre las causas y recomendaciones para un embarazo de riesgo, te recomendamos entrar en el siguiente post: Embarazo de alto riesgo.

Источник: https://www.reproduccionasistida.org/hematomas-intrauterinos-en-el-embarazo/

Источник: https://drfelixlugo.com/hematoma-riesgo-embarazo/

Hematomas en el embarazo

Hematomas en el embarazo
Hematomas en el embarazo

Hematomas en el embarazo

Hematomas en el embarazo

Los hematomas uterinos, que aparecen en el transcurso del embarazo, son coágulos de sangre acumulados entre la placenta o los tejidos propios de la gestación y el revestimiento del útero. 

Indice

Hematomas uterinos en el embarazo

Hematomas uterinos en el embarazo

La aparición de hematomas es potencialmente dañina para el feto, ya que puede significar que la placenta se ha despegado total o parcialmente y su función podría estar comprometida.

No obstante, la mayoría de los casos evoluciona bien, los embarazos llegan a término sin más tratamiento que el reposo y la sangre coagulada del hematoma se reabsorbe por sí sola; especialmente cuando son pequeños y no van acompañados de síntomas.

La valoración de la gravedad de la lesión dependerá de dos variables principalmente: el volumen y la localización del hematoma retroplacentario. Los hematomas intrauterinos tienen forma de cuña o de medialuna entre el tejido coriónico (de la placenta) y la pared uterina.

El volumen del hematoma se mide en medicina usando la fórmula de largo (mm) x ancho (mm). Así se considera pequeño si su tamaño es menor del 20% respecto al del saco gestacional y grande si supera el 50%.

Pero quizás, a la hora de hacer un pronóstico, resulta más relevante el lugar donde aparece que su dimensión.

Los hematomas uterinos se clasifican según su ubicación entre las distintas capas de tejido en:

– Retroplacentarios: son los hematomas que se forman entre la placenta y el endometrio. Están asociados al desprendimiento de placenta, que se revela, normalmente, con hemorragia vaginal.

La abrupción o desprendimiento placentario suele ser la causa de sangrado más habitual a partir de la semana 28 (durante el tercer trimestre) y conlleva un riesgo de aborto espontáneo o de parto prematuro.

– Subcoriónicos: la sangre se acumula en el interior de la cavidad endometrial, casi siempre durante las primeras etapas de embarazo. En general este hematoma evoluciona bien y no suele producir pérdida del embarazo, pero su presencia requiere vigilancia médica porque constituye una amenaza de aborto.

 Supracervicales: por su ubicación, suelen tener mejor pronóstico. Además, se eliminan por la vagina en forma de hemorragia.

¿Por qué se producen?

¿Por qué se producen?

Se desconocen las causas que provocan el origen de estos hematomas, aunque parece existir una relación entre el desprendimiento de placenta y la hipertensión crónica o la toxemia gravídica, así como con la edad de la mujer.

Además, se ha relacionado la aparición de hematomas uterinos con hábitos como el tabaco, el consumo de alcohol o drogas, con lesiones abdominales previas, con la placenta previa, la preclampsia (hipertensión inducida por el embarazo), el haber tenido varios hijos o con la edad de la gestante (ser mayor de 38 o 40 años), entre otros.

Síntomas de los hematomas uterinos

Síntomas de los hematomas uterinos

Los síntomas pueden variar en intensidad según sea la gravedad o el tamaño del hematoma. Algunos casos pasan desapercibidos hasta su detección mediante ultrasonidos, precisamente por la ausencia de manifestaciones externas. Cuando los hematomas o el desgarro placentario son mayores, los síntomas suelen ser más evidentes y aparecer repentinamente. Entre ellos los más comunes son:

– Calambres abdominales

– Dolor abdominal

– Hemorragia vaginal

– Dolor de espalda

– Contracciones

Tratamiento de esta afección

Tratamiento de esta afección

El diagnóstico, generalmente, es rápido y se lleva a cabo por ecografía en la consulta de ginecología.

El tratamiento depende de la gravedad de la situación, pero suele ser habitual el reposo absoluto como medida preventiva, evitar las relaciones sexuales y la hospitalización de urgencia en los casos más graves. Si bien, la mayor parte de los hematomas se reabsorben espontáneamente y desaparecen solos.

El tiempo que tarda en eliminarse varía según el tamaño de este y dónde esté situado. Los más pequeños, sin síntomas, suelen desparecer solos en una o dos semanas sin necesidad de hacer nada más que reposo relativo. A veces se aconseja usar progesterona artificial.

   Si la abrupción placentaria es pequeña y asintomática, el embarazo suele continuar su curso normalmente y llegar a término.

Pero los hematomas grandes situados en sitios comprometidos pueden dar lugar a un desprendimiento de placenta o rotura prematura de la bolsa. Si el embarazo está avanzado es posible que se prescriba una cesárea, especialmente si hay riesgo de sufrimiento fetal. 

Los hematomas con peor pronóstico son los retroplacentarios centrales grandes, en los cuales se produce la separación entre el tejido coriónico y las deciduas basales (capas que envuelven a la placenta).
 

¿Cuándo debo acudir a Urgencias?

Hematomas intrauterinos en el embarazo: causas y tratamiento

Hematomas en el embarazo
Hematomas en el embarazo

Un hematoma intrauterino es una acumulación de sangre dentro de la cavidad uterina en el transcurso de una gestación.

Aparecen con mayor frecuencia en el primer trimestre de embarazo y pueden dar lugar a un sangrado vaginal o no.

Los hematomas intrauterinos siempre son motivo de preocupación en las mujeres embarazadas. Además, el embarazo se considera de alto riesgo y, por tanto, será necesario que la mujer guarde reposo y lleve un control más exhaustivo de su estado.

¿Qué son los hematomas intrauterinos?

Los hematomas intrauterinos, también llamados hematomas interdeciduotrofoblásticos, son coágulos de sangre acumulados entre la placenta o el tejido coriónico y el revestimiento interno del útero.

La aparición de estos hematomas puede comprometer el desarrollo fetal y dar lugar a un aborto espontáneo en el peor de los casos.

Sin embargo, la mayoría de veces, la sangre coagulada es reabsorbida y la gestación sigue su evolución normal.

Diagnóstico

Los hematomas intrauterinos no suelen tener síntomas asociados como el dolor, pero en ocasiones sí es posible que la mujer tenga pérdidas de sangre.

Las hemorragias vaginales causadas por los hematomas intrauterinos pueden variar en color y cantidad. En cualquier caso, siempre que haya un sangrado en el embarazo, es recomendable acudir al médico cuanto antes.

Los hematomas intrauterinos serán diagnosticados por ecografía, donde se les tomarán medidas para seguir su evolución.

En caso de no haber pérdidas de sangre, los hematomas serán detectados durante alguna de las ecografías de control rutinarias.

Tipos

Los hematomas intrauterinos se clasifican en función de su localización entre las distintas capas de tejido. Los comentamos a continuación:

Retroplacentariosse forman entre la placenta y el endometrio. Se asocian al desprendimiento de placenta, que suele ser la causa más habitual del sangrado a partir de la semana 28. Por tanto, pueden dar lugar a un aborto o parto prematuro.Subcoriónicosse forman en el interior de la cavidad endometrial en las primeras semanas de embarazo normalmente. Aunque también constituyen una amenaza de aborto, estos hematomas suelen tener una evolución favorable y no acaban en una pérdida gestacional.Supracervicalesson los que mejor pronóstico tienen debido a su ubicación. Se suelen eliminar por la vagina en forma de hemorragia.

Además de la ubicación del hematoma, su gravedad también dependerá del tamaño que ocupe. En general, el volumen de los hematomas intrauterinos se mide usando la fórmula de largo por ancho en milímetros.

Se considera que el hematoma es pequeño si su tamaño es menor del 20% con respecto al saco gestacional y grande si supera el 50%.

Tipos de hematomas intrauterinos

Causas

Las causas de la formación de los hematomas intrauterinos son desconocidas. Sin embargo, su aparición se ha visto relacionada con los siguientes factores:

  • Malos hábitos como el tabaco o el alcohol
  • Lesiones abdominales previas
  • Placenta previa
  • Hipertensión o preclampsia
  • Haber tenido varios embarazos
  • Mujeres mayores de 38-40 años

Lo más probable es que el origen de los hematomas intrauterinos se sitúe entorno a la implantación del embrión, debido a la lesión provocada en el endometrio que, finalmente, se transforma en sangre coagulada.

Si estos coágulos de sangre no se deshacen o son reabsorbidos, los hematomas pueden seguir creciendo y ejercer presión sobre el embrión, lo cual podría provocar un aborto en el peor de los casos.

Tratamiento y pronóstico

En primer lugar, ante un hematoma intrauterino, es necesario seguir todas las recomendaciones del médico y acudir a la consulta las veces que éste indique para su control. Normalmente, una vez cada una o dos semanas hasta que pase el riesgo.

El pronóstico de los hematomas intrauterinos se valora teniendo en cuenta dos elementos principales: su ubicación y tamaño.

Los hematomas pequeños suelen tener una evolución favorable y se reabsorben espontáneamente. En función del tamaño y la localización, el tiempo que tardarán en eliminarse será mayor o menor.

En caso de que estos hematomas crezcan y alcancen un gran tamaño, el embarazo será considerado de alto riesgo y habrá que tomar algunas medidas preventivas como las siguientes:

  • Reposo absoluto
  • No practicar relaciones sexuales
  • Óvulos de progesterona en algunos casos
  • Hospitalización de urgencia en los casos más graves

Normalmente, a medida que avanza la gestación, la circulación de los hematomas se normaliza y la mayoría de ellos desaparecen gradualmente.

Diagnóstico y evolución de un hematoma intrauterino

Como hemos dicho, las hemorragias durante el embarazo son muy alarmantes para la mujer. Sobre todo en los casos de hematomas intrauterinos grandes, el sangrado será abundante y escandaloso.

Sin embargo, este síntoma no indica un peor pronóstico, ya que significa que el hematoma se está eliminando y reduciendo su tamaño progresivamente.

Preguntas de los usuarios

¿Cuáles son los hematomas intrauterinos de peor pronóstico?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

Los hematomas grandes ubicados en mal sitio.

Por ejemplo, los hematomas retroplacentarios centrales grandes, en los cuales se produce la separación entre el tejido coriónico y las deciduas basales (capas que envuelven a la placenta).

Esto puede provocar un desprendimiento de placenta o rotura prematura de la bolsa, ocasionando un aborto o un parto prematuro si el embarazo ya se encuentra en una etapa avanzada.

¿Cuáles son los riesgos de un hematoma en un embarazo de mellizos?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

Al igual que con un embarazo único, la gravedad del hematoma depende de su tamaño y localización en el útero.

No obstante, al haber menos espacio intrauterino en un embarazo múltiple, la situación podría complicarse.

En definitiva, los embarazos de gemelos y mellizos con hematomas intrauterinos necesitarán un mayor control y reposo absoluto por parte de la madre.

En la consulta ginecológica, se controlará el crecimiento de ambos fetos y se programará una cesárea en caso de haber sufrimiento fetal.

¿Cuáles son los cuidados ante un hematoma en el embarazo?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

En función del tamaño y la gravedad del hematoma, el médico puede indicar reposo parcial o absoluto. En general, no se recomienda practicar ningún tipo de ejercicio ni mantener relaciones sexuales.

También es posible que el médico indique algún tipo de dieta especial y/o la administración de óvulos de progesterona.

Lectura recomendada

Las pérdidas de sangre durante el embarazo pueden tener una causa diferente a la comentada en este artículo. Puedes consultar otros motivos del sangrado vaginal en el siguiente enlace: ¿Es normal sangrar en el embarazo?

Si quieres seguir leyendo sobre las causas y recomendaciones para un embarazo de riesgo, te recomendamos entrar en el siguiente post: Embarazo de alto riesgo.

Источник: https://www.reproduccionasistida.org/hematomas-intrauterinos-en-el-embarazo/

Источник: https://drfelixlugo.com/hematoma-riesgo-embarazo/

Hematomas en el embarazo

Hematomas en el embarazo
Hematomas en el embarazo

Los hematomas uterinos, que aparecen en el transcurso del embarazo, son coágulos de sangre acumulados entre la placenta o los tejidos propios de la gestación y el revestimiento del útero. 

Indice

Hematomas uterinos en el embarazo

La aparición de hematomas es potencialmente dañina para el feto, ya que puede significar que la placenta se ha despegado total o parcialmente y su función podría estar comprometida.

No obstante, la mayoría de los casos evoluciona bien, los embarazos llegan a término sin más tratamiento que el reposo y la sangre coagulada del hematoma se reabsorbe por sí sola; especialmente cuando son pequeños y no van acompañados de síntomas.

La valoración de la gravedad de la lesión dependerá de dos variables principalmente: el volumen y la localización del hematoma retroplacentario. Los hematomas intrauterinos tienen forma de cuña o de medialuna entre el tejido coriónico (de la placenta) y la pared uterina.

El volumen del hematoma se mide en medicina usando la fórmula de largo (mm) x ancho (mm). Así se considera pequeño si su tamaño es menor del 20% respecto al del saco gestacional y grande si supera el 50%.

Pero quizás, a la hora de hacer un pronóstico, resulta más relevante el lugar donde aparece que su dimensión.

Los hematomas uterinos se clasifican según su ubicación entre las distintas capas de tejido en:

– Retroplacentarios: son los hematomas que se forman entre la placenta y el endometrio. Están asociados al desprendimiento de placenta, que se revela, normalmente, con hemorragia vaginal.

La abrupción o desprendimiento placentario suele ser la causa de sangrado más habitual a partir de la semana 28 (durante el tercer trimestre) y conlleva un riesgo de aborto espontáneo o de parto prematuro.

– Subcoriónicos: la sangre se acumula en el interior de la cavidad endometrial, casi siempre durante las primeras etapas de embarazo. En general este hematoma evoluciona bien y no suele producir pérdida del embarazo, pero su presencia requiere vigilancia médica porque constituye una amenaza de aborto.

 Supracervicales: por su ubicación, suelen tener mejor pronóstico. Además, se eliminan por la vagina en forma de hemorragia.

¿Por qué se producen?

Se desconocen las causas que provocan el origen de estos hematomas, aunque parece existir una relación entre el desprendimiento de placenta y la hipertensión crónica o la toxemia gravídica, así como con la edad de la mujer.

Además, se ha relacionado la aparición de hematomas uterinos con hábitos como el tabaco, el consumo de alcohol o drogas, con lesiones abdominales previas, con la placenta previa, la preclampsia (hipertensión inducida por el embarazo), el haber tenido varios hijos o con la edad de la gestante (ser mayor de 38 o 40 años), entre otros.

Síntomas de los hematomas uterinos

Los síntomas pueden variar en intensidad según sea la gravedad o el tamaño del hematoma. Algunos casos pasan desapercibidos hasta su detección mediante ultrasonidos, precisamente por la ausencia de manifestaciones externas. Cuando los hematomas o el desgarro placentario son mayores, los síntomas suelen ser más evidentes y aparecer repentinamente. Entre ellos los más comunes son:

– Calambres abdominales

– Dolor abdominal

– Hemorragia vaginal

– Dolor de espalda

– Contracciones

Tratamiento de esta afección

El diagnóstico, generalmente, es rápido y se lleva a cabo por ecografía en la consulta de ginecología.

El tratamiento depende de la gravedad de la situación, pero suele ser habitual el reposo absoluto como medida preventiva, evitar las relaciones sexuales y la hospitalización de urgencia en los casos más graves. Si bien, la mayor parte de los hematomas se reabsorben espontáneamente y desaparecen solos.

El tiempo que tarda en eliminarse varía según el tamaño de este y dónde esté situado. Los más pequeños, sin síntomas, suelen desparecer solos en una o dos semanas sin necesidad de hacer nada más que reposo relativo. A veces se aconseja usar progesterona artificial.

   Si la abrupción placentaria es pequeña y asintomática, el embarazo suele continuar su curso normalmente y llegar a término.

Pero los hematomas grandes situados en sitios comprometidos pueden dar lugar a un desprendimiento de placenta o rotura prematura de la bolsa. Si el embarazo está avanzado es posible que se prescriba una cesárea, especialmente si hay riesgo de sufrimiento fetal. 

Los hematomas con peor pronóstico son los retroplacentarios centrales grandes, en los cuales se produce la separación entre el tejido coriónico y las deciduas basales (capas que envuelven a la placenta).
 

¿Cuándo debo acudir a Urgencias?

Si te han detectado un hematoma al hacerte una ecografía, pero no tienes síntomas y tu ginecólogo te ha dicho que no te preocupes, puedes seguir con tu vida normal, aunque teniendo cuidado de no hacer esfuerzos, coger pesos o incluso no mantener relaciones sexuales hasta que te confirmen que el hematoma se ha absorbido, lo que, normalmente, pasará en una par de semanas.

Pero si notas un sangrado intenso y un dolor abdominal muy fuerte, acude al médico por si acaso.

Abrupción placentaria

Definición:

También llamado desprendimiento prematuro de la placenta, consiste en la separación de la placenta del sitio de implantación uterina antes de dar a luz.

Síntomas:

•Sangrado vaginal •Dolor abdominal •Dolor de espalda

Tratamiento:

El tratamiento incluye transfusión de sangre y reemplazo de líquidos por vía intravenosa. Si el feto es inmaduro y sólo hay una pequeña separación, la madre debe ser hospitalizada para una vigilancia estricta y puede que se le dé de alta al poco tiempo. Si el feto es maduro, se puede optar por un parto vaginal o una cesárea (según el sufrimiento fetal y el de la madre).

Hematoma

Definición:

Acumulación de sangre bajo la piel debido a la rotura de pequeños vasos sanguíneos.

Tratamiento:

Aplicar hielo (nunca directamente sobre la piel) o gasas frías en la zona. Administrar un analgésico si duele mucho. También se puede colocar un apósito que comprima la zona para evitar que el hematoma se expanda.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/embarazo/salud-embarazo/hematomas-en-el-embarazo-6102

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: