Imaginación y creatividad I

Imaginación y creatividad I

Imaginación y creatividad I

Indice

La pedagogía actual considera al niño como creador y no sólo como receptor como lo hacía la educación tradicional. Ahora se tiene en cuenta la importancia del mundo interno del niño, sus sentimientos, pensamientos y la forma de expresarlos. El contenido interno del individuo es muy rico, no sólo sabe cosas sino que las siente, lo que le hace capaz de expresar y, por tanto, de crear.

¿Qué rasgos debemos fomentar para potenciar la capacidad creadora en los niños? Pelancha Gómez-Olazábal, pedagoga y psicóloga con más de 27 años de experiencia en temas infantiles y directora del Centro de educación infantil Jauja, nos da las respuestas.

Tenacidad y fuerza de voluntad

Frente a la creencia generalizada de que la inspiración viene por “providencia divina” destaca el hecho de que todos los grandes creadores han sido trabajadores incansables que han dedicado su vida a su obra.

La primera fase para formar niños creativos e imaginativos consiste en facilitarles la acumulación de experiencias y conocimientos, archivándolos hasta que van madurando. Así se van configurando las ideas, los conceptos, hasta que irrumpen en el consciente. El psicólogo Egger decía “El que encuentra sin buscar es porque antes había buscado sin encontrar”.

Hay que fomentar en los niños la iniciativa de la búsqueda, la capacidad de tentarse al tanteo experimental, atributos indispensables para la creatividad. Es importante que el niño se equivoque para así poder aprender de los errores por su propia experiencia. Cuando un niño ha aprendido algo por él mismo es difícil que lo olvide.

Los padres deben tener una actitud positiva hacia los errores de los hijos, destacar los aspectos positivos de su intento, por encima de los negativos. Si se ha equivocado, hay que hacérselo ver, pero sin infravalorarle.

Es fundamental que tanto los padres como los educadores canalicen y  devuelvan las sugerencias en forma interrogativa para que sean los niños quienes lleguen a sus propias conclusiones.

Es igualmente necesario potenciar la perseverancia en la tarea, alentándoles a alcanzar los objetivos propuestos. Cada uno a su ritmo, pero sin abandonar ante las dificultades.

Sensibilidad hacia el mundo que les rodea

A través de la observación y los sentidos el niño conoce el mundo que le rodea. Las personas creativas son gente muy observadora con capacidad para captar los fenómenos de las cosas. La sensibilidad nos permite permanecer abiertos al mundo exterior e interior de las cosas.

El niño debe ser capaz de reconocer los objetos y sus cualidades, sus semejanzas y diferencias con otros objetos.

Así como las personas según sus características interiores y exteriores para poder ir más allá de lo que se percibe con los sentidos, para entender las relaciones intrínsecas que existen entre los fenómenos.

O dicho de otra manera “Lo esencial es invisible a los ojos” (Saint-Exupery, autor de “El Principito”).

Basándonos en lo concreto e inmediato, ayudamos al niño a desarrollar el pensamiento abstracto. Así adquiere conceptos mentales para relacionar, comparar y despertar su sensibilidad ante el mundo que le rodea.

Actitud flexible ante la vida

En un mundo en constante cambio a nivel social, informativo y tecnológico, es fundamental inculcar a los niños una flexibilidad que les permita adaptarse a las nuevas situaciones a las que se van a enfrentar a lo largo de su vida.

Se trata de ir ampliando sus conocimientos, enseñarle que las experiencias pueden tener distintas soluciones, diferentes puntos de vista.

Las personas no debemos conformarnos con la información ya adquirida, hay que potenciar un aprendizaje continuo de la vida y sus matices; formar a niños abiertos a este mundo en constante renovación, que sepa adaptarse a las situaciones nuevas con naturalidad.

La originalidad

En los antiguos modelos de educación, la originalidad de los niños no estaba bien vista; se tendía a la uniformidad absoluta.

Hoy, por el contrario, se hace hincapié en los beneficios de inculcar en el niño seguridad y confianza en sus posibilidades, en su autoestima y valoración propia para que defienda sus ideas e iniciativas aunque no coincidan con las opiniones de los demás.  Hay niños que por miedo a ser diferentes dejan de lado sus ideas, perdiendo su capacidad creativa y su originalidad.

Es importante respetar las características y peculiaridades de cada niño, enseñándole a respetar también las de los otros, para ir formando una personalidad definida y segura. Que la felicidad del niño no dependa de lo que los demás piensan de él.

Capacidad de síntesis y análisis

Estas operaciones mentales son los instrumentos básicos para el desarrollo de la imaginación. A través del análisis mental, el fenómeno se desintegra en diferentes partes, separando los atributos y cualidades que lo caracterizan.

Con la síntesis, se consigue el proceso invertido, unificar las diferentes partes que forman un todo.

  Llevando este proceso a la práctica, por ejemplo, un niño que no ha visto el mar, puede imaginarlo a través de todas las informaciones que le han llegado como imágenes visuales, información escrita, lo que le han contado… Todo esto él lo estructura en su mente, procesando una nueva imagen.

Esto es lo que se llama imaginación reproductora, de la que nace la creativa.  Aunque una obra sea creadora, siempre se basa en elementos de la imaginación reproductora. Por este motivo es fundamental acudir a la literatura, contarle cuentos e historias que vayan desarrollando su imaginación.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/ninos/desarrollo-infantil/imaginacion-y-creatividad-i-94

Imaginación, creatividad e innovación

Imaginación y creatividad I

Con frecuencia se nos dice en los medios de comunicación que la clave para que nuestro negocio sobreviva e incluso prospere está en la innovación. Innovar está de moda, no hay duda.

Lo escuchamos en todos los congresos, en los foros, en los artículos. Tanto es así que cualquier producto parece que debe llevar en su descripción este término para mostrar así su modernidad y fiabilidad.

Pero la innovación no es ni mucho menos lo que la mayoría nos imaginamos. ¿De verdad todo el mundo tiene clara la idea que esta palabra representa? Después de ver el uso que se le da al término en sí estoy convencido de que en estos últimos años se ha banalizado hasta tal punto que hoy en día sufrimos una gran confusión de terminología.

La innovación es algo mucho más serio y de más calado de lo que se nos intenta transmitir. Cada vez que escucho eso de “vamos a innovar un poco” no puedo dejar de sonreír. ¿Innovar? pero ¿acaso sabemos lo que es?

Para aclarar conceptos, mejor empezar por el principio.

Imaginación

Al igual que el ojo no entrenado no entiende una obra de arte hasta que esta está terminada, cuando hablamos de innovación no debemos olvidar de dónde parte todo el proceso. Si en la obra de arte los bocetos, el material y las primeras ideas son lo que imperan, en la innovación lo será la imaginación.

Esta y no otra será su auténtica materia prima. Y es que imaginar que algo puede ser de otra manera es el primer paso hacia la innovación. Imaginar se les da bien a los niños y menos a los adultos, más que nada por falta de práctica.

Imaginar es contemplar otros mundos, creer y, por tanto, ver otras posibilidades aunque de momento no existan. También es jugar, probar, arriesgar en ideas locas, sin sentido. Sin el juego esto no sería posible. Cuando imaginamos, sin quererlo, creamos ideas sin importarnos si son buenas o no.

Lo importante en esta fase es jugar, pasarlo bien y dejar volar la imaginación. ¿Cuánto tiempo hace que no la liberas?

Creatividad

Pasamos a otro nivel. La creatividad la han definido como la capacidad de generar ideas nuevas y valiosas. Para esa producción de ideas será necesario recurrir a la imaginación, ya que será ella la que nos proporcione todo lo referente a la variable “novedad”.

Pero la creatividad no se queda simplemente en lo nuevo, sino que va más allá. Para aportar valor necesitará tener un objetivo (una de las diferencias más importantes respecto a la imaginación) que cumplir, es decir, no valdrán todas las ideas, por imaginativas o rompedoras que sean.

Servirán aquellas que solucionen el problema o foco que hemos determinado. Para ello se usará, además del pensamiento divergente, su eterno compañero, el pensamiento convergente. Gracias a él podremos someter a nuestras ideas a un proceso de evaluación.

Al final del proceso creativo tendremos una idea apta para lograr nuestro objetivo.

Innovación

Y por fin la última capa de la cebolla. Estamos en la última parte de este todo y  también en la más compleja. Innovar no es ser original (lo hemos visto en “imaginación”), ni siquiera es tener ideas creativas (se ha visto en “creatividad”) sino que va más allá. De ahí lo dicho en la introducción. Innovar es todo eso llevado hasta la sociedad y aceptado por la misma. Me explico.

Detectar una nueva oportunidad y generar una idea creativa al respecto, desarrollarla y ponerla en el mercado, y además que esta sea aceptada por el público por su evidente valor añadido. Eso es innovar. Por tanto, si nuestra idea, por muy creativa que sea, no es aceptada por el cliente, me temo que no estamos innovando (aunque sí siendo muy creativos).

Hemos querido meter en la misma olla la imaginación, la creatividad y la innovación durante mucho tiempo. Es más, conceptos como talento, calidad o ingenio también son mezclados en esta receta. Por ello cuando comentas a alguien que en realidad no está innovando, se molesta.

Puede que estas definiciones convenzan más o menos. Para mí, lo más importante sería que en cada empresa se tenga un consenso de lo que se entiende por cada uno de los términos. Con ello evitaremos desviarnos de lo que realmente queremos y conseguir grandes cosas.

Foto © pierofix, distribuida con licencia Creative Commons BY-2.0

Источник: https://empresas.blogthinkbig.com/imaginacion-creatividad-e-innovacion/

Cómo despertar la imaginación, elemento clave de la creatividad

Imaginación y creatividad I

La mayoría de las veces que se habla de imaginación se piensa en niños. No cabe duda que la imaginación en la etapa infantil es fundamental, pero no es menos importante en la edad adulta. Como elemento clave de la creatividad, la imaginación se convierte en una capacidad fundamental para tener algo que todos necesitamos en algún momento: ideas. 

Las ideas están detrás de todo tipo de creaciones, proyectos, planes y soluciones. Son las buenas ideas las que nos permiten resolver los problemas que se plantean en estas situaciones, las que nos permiten salvar los obstáculos que surgen por el camino.

“Al mundo no lo mueve el dinero, lo mueven las ideas brillantes”

-Bernardo Stamateas-

Aprende a liberar tus ideas

Lo bueno de las ideas es que son como las plantas: de una pequeña semilla puede salir una flor, una planta o un árbol. Pero una semilla por sí misma no es nada si no la plantas.

Y si quieres que brote tienes que sembrarla en condiciones óptimas. Esas condiciones dependen de cada semilla. Unas son más delicadas y otras nacen incluso en condiciones extremas.

 En cualquier caso, todas las plantas tienen el mismo principio: la plantación de una semilla.

Pero no todas las semillas brotan. Y de las que brotan no todas se desarrollan con la misma fuerza y vigor ni dan frutos igual de sabrosos. Todo depende de las condiciones a las que estén sometidas y de los cuidados que reciban. Algunas incluso darán lugar a nuevas semillas, algunas de las cuales podrán dar lugar a nuevas plantas en el futuro.

Con las ideas pasa igual. Tienes que sembrar muchas ideas para que algunas prosperen, incluso para que alguna llegue a ser una gran idea. Esas ideas que germinen y crezcan tendrán que ser alimentadas y cuidadas, incluso protegidas cuando venga el mal tiempo.

Así, como para recoger hay que sembrar, la clave está precisamente en dejar fluir las ideas.

Pero, ¿cómo? Seguramente hayas experimentado que, cuanto más necesitas una idea y más te pones a ello más difícil es que surja algo interesante. Esto no es nada raro, sino que es lo normal.

Tienes a tu cerebro tan ocupado pensando en pensar que no le dejas libre para que fluyan las ideas. Las ideas necesitan tener la pista libre para salir.

Diversas investigaciones han demostrado que las mejores ideas surgen cuando se hacen tareas mecánicas, como cocinar o fregar, o cuando se sale a pasear.

Incluso una investigación más reciente asegura que las mejores ideas se tienen durante la ducha.

 John Kounios, coautor del libro The Eureka Factor,  explica que “el agua caliente de la ducha embota los sentidos externos y dirige la atención hacia pensamientos internos. Y este estado de conciencia promueve el pensamiento creativo”.

Estrategias para despertar la imaginación

La imaginación no es solo una cosa de niños. Sin embargo, ellos mejor que nadie saben sacarle partido. ¿Por qué? Principalmente porque no le ponen trabas a sus pensamientos, porque se dejan llevar por las ideas que surgen y se dejan inspirar por cosas sencillas. Un niño es capaz de crear un imperio con dos cajas y tres palos (incluso con menos).

Como adultos podemos recuperar la capacidad de imaginar y de generar y desarrollar ideas. Da igual que no todas lleguen a algún sitio.

Lo importante es el entrenamiento, porque eso es lo que te permitirá convertir una buena idea potencial en una gran idea.

Cuantas más ideas tengas más posibilidades hay de dar con una de estas y más preparado estarás para gestionarla. Vamos a ver algunas estrategias para conseguirlo:

  • Confía en tu capacidad creativa: todos tenemos la capacidad de generar ideas, es decir, todos somos creativos y contamos con un potencial enorme para generar grandes ideas. Creer que eres creativo no te va a convertir en una persona más creativa, simplemente te va a dar la confianza que necesitas para empezar a pensar y a dejar fluir tus ideas.
  • Practica la meditación: dejar la mente libre de pensamientos es la mejor forma de dar vía libre a las ideas para que empiecen a fluir. Despejar tu mente de todo pensamiento desatará tu subconsciente para que las ideas puedan brotar después sin presiones.
  • Pasea: la cuestión no es que el paseo te ayude a pensar, sino que, entre otras cosas, te permite liberar la mente, oxigenar tu cerebro y activar tu circulación. Caminar también puede dar rienda suelta a tu mente subconsciente y activar tu lado creativo. En un momento de “atasco mental” no hay mejor manera de soltar tensión que dejarlo todo e ir a dar un paseo.
  • Baila: bailar es una estrategia fantástica para liberar energía creativa. Además de ayudarte a oxigenar tu cerebro gracias al movimiento, también funciona como liberador a través de la expresión corporal. La propia música activa la parte creativa del cerebro por sí sola.
  • Escribe: un diario te puede ayudar a dejar fluir tus pensamientos y a ser más introspectivo, a liberar miedos y expresar todo aquello que se encuentre dentro de ti. Otra forma de hacerlo es a través de la escritura creativa, en forma de relatos, poesías o creaciones más extensas. Lo cierto es que no importa lo que escribas. El beneficio real está en la propia escritura.
  • Haz tonterías y locuras: las locuras traen emoción a nuestros corazones, liberan tensiones, desatan la risa, relajan el ambiente y disparan nuestra imaginación. Pero, sobre todo, las locuras nos hacen sentir libres y nos ayudan a reírnos de nosotros mismos. Al liberarnos de estrés y ataduras también estamos dejando vía libre a las ideas en nuestro cerebro.
  • Mira el mundo a través de los ojos de un niño: los niños tienen una capacidad asombrosa para estar abiertos a las posibilidades de casi cualquier cosa. Para conseguir ver las cosas desde su punto de vista pasa tiempo con niños, juega con ellos o, al menos, juega como si fueras un niño. Leer libros infantiles o ver programas para niños también te ayudará a enfocar las cosas de una forma más simple y abierta.
  • Lee: la lectura es una gran fuente de inspiración, especialmente la ficción. Leer te permite llevar tu mente a otra parte, despegarte de tus ataduras y soñar con cosas diferentes. Lo mismo puede conseguirse viendo una película o siguiendo una serie de televisión, aunque la lectura implica un trabajo mental mucho más elaborado.

“La imaginación es el principio de la creación. Imaginas lo que deseas, persigues lo que imaginas y finalmente, creas lo que persigues”

-George Bernard Shaw-

Meditación

En relación al punto anterior, se ha mencionado la meditación como una forma de liberar la creatividad. Este punto merece una atención especial. Desde el budismo se afirma que la creatividad no se practica ni se fomenta, sino que se libera. Es decir, la creatividad está dentro de todos nosotros, solo tenemos que dejarla salir. ¿Cómo? A través de la meditación.

Todos los condicionamientos que nos imponen desde pequeños van mermando nuestra imaginación y creatividad.

De este modo, al meditar, estamos dejando la mente libre de conceptos impuestos y estamos convirtiendo el agua llena de barro en agua transparente.

Si desde pequeños nos enfocan en una dirección concreta, será complicado que con los años veamos otros caminos. Sin embargo, a través de la meditación podremos ser capaces de ver todas aquellas sendas que pensábamos que no existían.

Así pues, gracias a esta técnica, seremos más libres y nuestra mente se convertirá en un manantial de creatividad y espontaneidad. Meditar veinte minutos al día será más que suficiente para comenzar a notar cambios a nivel mentar. Eso sí, deberemos tener paciencia y motivación y, sobre todo, estar relajados. ¡Dejemos que la creatividad fluya!

Источник: https://lamenteesmaravillosa.com/despertar-la-imaginacion-elemento-clave-la-creatividad/

Cómo cultivar el pensamiento creativo y la imaginación en los niños pequeños

Imaginación y creatividad I

Einstein dijo: «La imaginación es más importante que el conocimiento». La imaginación es una puerta a varias posibilidades. Es donde comienzan la creatividad, el ingenio y el pensamiento innovador en el desarrollo infantil. A través del juego imaginativo y creativo es como los niños aprenden sobre el mundo

Durante el juego imaginativo, los niños manipulan materiales, se expresan verbal y no verbalmente, planifican (intencionalmente o no), actúan, interactúan, reaccionan y prueban diferentes roles. 

Emplear pensamiento creativo al moldear plastilina, crear recetas mezclando tierra y agua, trabajar con materiales de arte o pretender volar puede fomentar el desarrollo infantil. La imaginación fomenta el desarrollo cognitivo y social. Todos quieren educar niños que alcancen su máximo potencial intelectual y social/emocional

Durante la primera infancia, las habilidades de pensamiento crítico y las habilidades creativas de resolución de problemas son objetivos en el desarrollo infantil. Imaginar, intentar nuevas formas de hacer las cosas y experimentar ayudan a los niños a desarrollar pensamiento crítico y resolución creativa de problemas. 

Además, la imaginación cimienta el desarrollo socioemocional al permitir que los niños contemplen distintas resoluciones, lo que aumenta su confianza y facilita las interacciones sociales. La imaginación y la creatividad también son habilidades que nuestros hijos ocuparán al unirse a la fuerza laboral del futuro.

Creatividad para niños: consejos para promover una mente creativa

A continuación se presentan tips y sugerencias para fomentar la imaginación y la creatividad de tu hijo:

  • Pasar tiempo al aire libre. Los beneficios de la naturaleza para el desarrollo infantil son infinitos. Debido a que la naturaleza está en constante cambio, ofrece innumerables oportunidades para el descubrimiento, la creatividad y la resolución de problemas. 

El mundo natural inspira a los niños a pensar, cuestionarse, hacer suposiciones y desarrollar mentes creativas. Los niños pueden dibujar en la arena, hacer diseños con ramitas, construir fuertes con ramas o simplemente tumbarse en el suelo y mirar al cielo. Sólo tomen debidas precauciones.

  • Inventar escenarios. Cuando tu hijo inventa un escenario, interpreta muchos roles diferentes y organiza sus pensamientos a la par que desarrolla habilidades sociales y verbales. 

Anima a tu hijo a jugar a la casa, al médico, al zoológico, a la granja, a la estación espacial, a la escuela o a la tienda. Únete al juego imaginativo asumiendo un papel tú mismo. Jueguen con muñecos de peluche o títeres (hagan títeres sencillos colocando su mano en un calcetín). 

Deja que tu hijo dirija su tiempo de juego juntos. Si a tu hijo le gustan los superhéroes, piensa en qué poder le gustaría a tu hijo tener como su propia facultad de superpotencia. ¡Considera que tu hijo cree un nuevo superhéroe!

  • Practicar actividades verbales. Desde rimas hasta acertijos, desde sonidos bobos hasta fonética, juegos como «Yo espío» o inventar líricos de canciones comunes, las actividades verbales interactivas pueden inspirar y nutrir a las mentes creativas. 

Simultáneamente, estas actividades expandirán el vocabulario de tu hijo y lo ayudarán a aprender fonética. Estos juegos también son una forma idónea y divertida de pasar el tiempo en viajes en automóvil.

Contenido relacionado: Cómo facilitarles el aprendizaje del lenguaje a niños pequeños

  • Fomentar actividades artísticas. El arte es una expresión creativa que nutre la imaginación, no es una lección de cómo seguir instrucciones. A través de la pintura, la escultura, el collage, la arcilla o el dibujo, los niños podrán trabajar con sus emociones, tomar decisiones y expresar ideas

Esto les proporcionará una sensación de libertad, pero también estimulará su atención y su concentración. Las actividades artísticas también mejoran las habilidades motoras finas y la coordinación mano-ojo. Asimismo generan confianza porque se adquiere un sentido de dominio sobre los materiales.

  • Compartir actividades de alfabetización. Haz que el tiempo de lectura sea memorable y discutan otros posibles escenarios o finales para la historia que tu hijo imagine. Inventa historias con tu hijo, a veces con él como personaje principal; otras veces propongan dilemas morales..
  • Formular preguntas abiertas y estimulantes. Hacerles preguntas a tu hijo que alimenten su pensamiento imaginativo y creativo será una manera efectiva de invitarlo a expresar sus ideas y compartir sus visiones, mientras recibe el mensaje de que sus ideas tienen importancia.

«¿Qué crees que pasaría si …?», «¿cuál es la diferencia entre un perro y un gato?», «¿cuáles son algunas otras formas de hacer esto?»: son ejemplos de buenas preguntas que puedes hacerle.

  • Limitar el tiempo de pantalla (televisión, películas, computadora, tableta, celular, dispositivos portátiles, videojuegos, etc.). Cultivar la imaginación de los hijos en la era digital puede ser difícil. Centrar la atención en una pantalla es una forma pasiva de aprendizaje para los niños. 

Una alternativa sería alentarlos a crear algo nuevo y diferente. Involucrar a los niños de manera kinestésica instándolos a usar sus cuerpos completos y sus cinco sentidos también abrirá sus mentes.

  • Dar lugar para tiempo de inactividad. El tiempo no estructurado y no programado les brinda a los niños oportunidades para imaginar y crear también.

La primera infancia es el momento cumbre para alimentar la imaginación de los niños. Entonces, cuando tu hijo llegue a casa y diga algo como: «… y luego tomamos leche morada que vino de una vaca morada», o algo similar, elogia su creatividad e imaginación.

Descubre todos los programas con que promovemos el pensamiento creativo en nuestros alumnos y que nos diferencian de otros kínders de altura, entre ellos se encuentran: Filosofía para niños, Iniciación musical, Creatividad, música y literatura, y más. Descarga aquí nuestro modelo educativo:

Modelo Educativo >

También podría interesarte:

Источник: https://blog.colegios-cedros-paseo.mx/kinder/como-cultivar-el-pensamiento-creativo-y-la-imaginacion-en-los-ninos-pequenos

Imaginar, crear e innovar

Imaginación y creatividad I

A nadie se le escapa que estamos yendo hacia un modelo de sociedad en el que el cliente o el usuario —según sea el caso—, tienen más importancia que nunca. Hoy en día la organización que no esté centrada en su cliente/usuario está tirando piedras sobre su propio tejado. La idea no es nueva:

Sólo hay un jefe. El cliente. Y él puede despedir a todo el mundo, desde el presidente hacia abajo, simplemente gastando su dinero en algún otro sitio. — Sam Walton

Esta cita ya tiene unos cuantos años, cuando el cliente no era, ni de lejos tan relevante como ahora. Y todavía hay gente que se comporta como si esto no fuera importante ¿tienen un problema?

El caso es que para que el cliente nos elija, necesitamos diferenciarnos —no copiar a otros—. Y si queremos no copiar, tenemos que crear. ¿Pero qué significa crear? ¿Es lo mismo que imaginar? ¿Hablamos de innovar?

Imaginar

Mi buen amigo Santiago Rodríguez tiene una frase que lo dice todo: “Creativo no es el que imagina, sino el que hace imaginar.

” No podemos crear si antes no imaginamos, y la prueba de que la idea creativa es buena, es porque hace imaginar a quien la conoce.

Libera la mente y encuentra conexiones que no existían. ¿Entonces, qué diferencia la imaginación de la creatividad?

Voy a pedirte algo, piensa en un deseo por unos segundos cualquier cosa que te haga feliz… ¿Lo tienes? Eso que acabas de hacer, es usar la mente para imaginarte cosas. Sólo has necesitado unos segundos, y podrías atravesar el mundo, incluso galaxias, en apenas un abrir y cerrar de ojos.

Si queremos usar —o aplicar— la imaginación para conseguir algo, entonces tenemos que poner foco y conducirla. Seguro que si te pregunto ¿cuál es el reto más importante que tienes en el trabajo? te imaginas cosas más concretas ¿verdad? Osea, la imaginación se puede enfocar pero sigue siendo invisible.

Como ves, la imaginación es un proceso psicológico, sucede en el interior de nuestra mente. Surge normalmente de un deseo —o necesidad— y no se materializa hasta que no creamos algo con ello.

Crear

Sigamos con el ejercicio, si te pregunto ¿cómo es la casa de tus sueños? y te pido que la dibujes en un papel o la describas en un texto, seguro que te sale algo completamente distinto a lo de cualquier otra persona en el mundo.

Ese es el fruto de tu creatividad; una plasmación visible de lo que ha salido del uso de tu imaginación, algo que empieza a tomar forma, que puede compartirse y que es la semilla de un posible proyecto que quizás algún día podría convertirse en realidad. O no. La creatividad sola no sirve.

Mientras que la imaginación es invisible, la creatividad debe ser tangible, es la semilla de algo que puede crecer —si lo cultivamos bien— y para ello necesitamos darle forma. La imaginación se ocupa del QUÉ. La creatividad se ocupa del CÓMO. La innovación del CUÁNTO.

Innovar

Si la imaginación es el deseo y la creatividad es la semilla, la innovación es la cosecha. ¿Cuánto valor tiene lo que hemos plantado? Ojo, no hablamos de inventar, sino de innovar.

Como bien dice Mathilde en uno de sus artículos, alrededor del 40% de las patentes presentadas en la Oficina Europea de Patentes no se explota y la experiencia de los directores de I+D ha demostrado que sólo una patente de cada 1.000 genera beneficios excepcionales.

El número de patentes permite medir la capacidad de invención, no de innovación.

Como digo, la innovación se ocupa fundamentalmente del CUÁNTO, mientras que la imaginación y la creatividad son ambiguas, la innovación es concreta. Puede ser interpretada de muchas formas —como todo— pero cuando hablamos de innovación, hablamos de valor, y eso tiene que ver con cantidad.

¡La cantidad se mide! Tendremos que ponernos de acuerdo con la métrica de la innovación, pero cuando la tengamos, habremos empezado a usar un lenguaje común.

Por tanto, si bien evaluar la buena imaginación y la buena creatividad es un trabajo difícil y muy discutible, la innovación, o se puede medir, o no es innovación.

Normalmente el valor lo medimos de forma cuantitativa y cualitativa. Con la primera es más fácil ponerse de acuerdo. Por eso se usa más en las organizaciones.

Con la segunda ya cuesta más, y donde haya una valoración positiva, siempre habrá una negativa. Ambas serán complementarias, pero hay una métrica que supera con creces a todo el resto: ¿qué dice tu cliente?

Imaginar, crear e innovar was last modified: agosto 9th, 2018 by Pere Rosales Archivado en Cultura innovadora y etiquetado creatividad, innovacion, innovación vital. Comparte este artículo:

Источник: https://inusual.com/es/blog/imaginar-crear-e-innovar

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: