La 8ª semana de embarazo

Embarazo semana 8: Vesícula y corazón, a la vista

La 8ª semana de embarazo

En la semana 8 de embarazo se produce un gran desarrollo del bebé y la embarazada suele confirmar su embarazo mediante ecografía, especialmente si el embrión tiene menor edad gestacional de la esperada.

El latido fetal y la vesícula gestacional se ven muy claramente mediante la imagen ecográfica. Y la madre nota de lleno muchos signos del primer trimestre de embarazo.

Algunos de ellos le acompañarán hasta el final de la gestación.

Cómo es un bebé con 8 semanas de gestación 

En la octava semana de gestación, la longitud del embrión oscila entre los 1,4 y 2 centímetros. En estas primeras semanas, se produce un crecimiento muy rápido del bebé.

De igual manera, son grandes los cambios morfológicos que se están produciendo en su pequeño cuerpo.  En la cara aparecen los párpados y comienza el desarrollo de la retina. Comienza a formarse la punta de la nariz y las orejas.

  En el corazón se diferencian las válvulas aórtica y pulmonar. El árbol bronquial se divide en múltiples bronquiolos, engrosándose el tronco principal.  En los miembros, aparecen los codos y crecen en longitud las piernas y los brazos.

Los brazos adoptan una forma curvada y se dibujan los surcos de los dedos de las cuatro extremidades.

 Semana 8: Cuida tu piel e higiene corporal

Presta atención a tu piel, en especial la piel del abdomen.

La aparición de estrías no solo responde a la deshidratación de la piel o al estiramiento de las fibras musculares, sino también a factores genéticos y al tipo de colágeno.

Para evitarlas te aconsejamos un jabón no agresivo y que utilices tras la ducha una crema antiestrías o aceite en la zona del abdomen, caderas, glúteos y mamas.

Realiza también ejercicio físico diariamente. Durante el embarazo tu higiene debe ser la misma que antes, aunque notarás un aumento de sudor y flujo vaginal. En todo caso, puedes evitar los baños de asiento en el bidé por el riesgo de infección que conllevan. Conforme avance la gestación es posible que te resulten más cómodas las duchas que los baños.

Usa jabones con pH neutro

En cualquier caso, te recomendamos jabones con pH neutro. Lo mejor es la ducha diaria, secar bien todas las zonas y los pliegues pues hacia el final de tu gestación si algunas zonas permanecen húmedas pueden provocarte rozaduras o lesiones (bajo del pecho, ingles, etc.).

Están desaconsejados los desodorantes vaginales y los que contienen alcohol. Si tienes flujo anómalo o excesivo que te produce picor o escozor vaginal, debes consultarlo con el tocólogo, ya que puede tratarse de una infección.

En este caso, además del tratamiento que te ponga, deberás usar un jabón con pH neutro.

Baños de asiento, alivio de las hemorroides

Los baños de asiento templados están recomendados para aliviar las molestias producidas por las hemorroides.

Son frecuentes en el embarazo debido a la presión del peso uterino, además de a las condiciones vasculares previas de cada mujer. El estreñimiento agrava el problema.

En caso de que necesites utilizar una faja, usa una específica para embarazadas, pero no antes de la semana 20 de embarazo.

Cuídate el cabello y el cuero cabelludo para que lleguen en buenas condiciones al posparto. Y ojo con la depilación con cera caliente, porque está contraindicada durante la gestación. En las piernas es perjudicial en mujeres con varices.

Semana 8 de embarazo: pruebas diagnósticas

La ecografía de la semana 8 ya puede realizarse por vía abdominal, aunque depende mucho del aparato del que se disponga. Siempre es importante llevar la vejiga llena de orina para facilitar la visión del útero con la vesícula gestacional en su interior en estas primeras semanas de embarazo. 

También debes saber que algunas pacientes transmiten mal los ultrasonidos o son obesas y eso dificulta la visualización a través de la pared abdominal.  En estos casos, se debe realizar una ecografía vaginal. En la ecografía, se visualizan pequeños movimientos verticales del embrión, así como el latido cardiaco.

Imágenes del latido cardiaco y vesícula del embrión

Muchos obstetras realizan la primera ecografía en la semana 8 para asegurar la visualización del embrión así como su viabilidad, confirmada por el movimiento embrionario y el latido cardiaco.

Si se hace una ecografía antes de la semana 8, muchas veces podemos no ver latido cardiaco, pero eso no significa que se haya interrumpido la gestación, sino que aún es muy incipiente y la gestante está de menos tiempo del calculado.

Esto ocurre en embarazadas con reglas irregulares cada más de 30 días.  A partir de este momento, se te explicará que las visitas al médico se realizarán cada cuatro a seis semanas siempre que no exista algún incidente que requiera adelantar la cita. Se realizará una citología cervical a la paciente si no contamos con una prueba citológica de los dos últimos años.   

Semana 8: Cribado serológico de Chagas y Zika

Existen infecciones emergentes en embarazadas procedentes de zonas endémicas como Latinoamérica y el sudeste asiático y con riesgo de afectación fetal.

 Por ello debemos valorar el estado de inmunidad en la primera analítica de embarazo a estos grupos de riesgo:

  • Mujeres de origen latinoamericano (excepto las islas del Caribe).
  • Embarazadas cuya madre sea de origen latinoamericano (excluyendo las islas del Caribe).
  • Mujeres que hayan vivido más de un mes en países latinoamericanos (salvo las islas del Caribe).

Virus Zika en la embarazada

La serología de zika permite diagnosticar una infección reciente por este virus. No existe tratamiento (sólo sintomático), pero en el caso de que una embarazada haya estado en contacto con el virus  unos meses antes o durante el embarazo, deberá hacerse controles del feto mediante neurosonografía y/RM para descartar daños fetales en el sistema nervioso central.

También se propondrá la realización de una amniocentesis si la PCR es positiva en sangre u orina de la madre. Hay que valorar el estado de inmunidad en la primera analítica de la gestación en los casos siguientes: 

  • Embarazadas que provienen de un área endémica activa de virus del Zika (durante el embarazo o dos meses previos).
  • Mujeres que han viajado a un área endémica activa de virus del Zika (durante el embarazo o dos meses previos).
  • Mujeres que hayan mantenido relaciones sexuales desprotegidas con una pareja procedente o que haya viajado a área endémica activa de Zika en los últimos seis meses.

Para conocer las áreas endémicas de Zika, puedes pinchar aquí.

Artículos Relacionados ¿Barriga evidente con 9 semanas de embarazo? En la semana 9 de embarazo empieza a notarse la tripa de la gestante, aunque el embrión apenas alcance los 3 centímetros de largo. En este periodo se concentran varias pruebas diagnósticas como análisis de sangre y orina, determinación de… Has llegado a la semana 17 de embarazo y tu bebé sigue su desarrollo: su cuerpo está recubierto de grasa, se mueve con fuerza dentro del útero. La embarazada puede notar dolor en el abdomen a medida que el útero crece. La dieta materna es muy importante para el correcto desarrollo fetal…. En la semana 16 en embarazo se producen muchos cambios en el bebé, que va adquiriendo un aspecto más humano: cejas, uñas, dedos de manos y pies, desarrollo de las extremidades… La embarazada de 16 semanas puede notar los primeros signos del bebé dentro del útero en forma de aleteo… La semana 15 de embarazo es un hito en el desarrollo del bebé: dobla su peso en una semana, empieza el proceso de osificación de los huesos, y lo más emocionante de todo, algunas mamás ya pueden sentir a su hijo dentro del útero materno. El pequeño se recubre un pelo muy fino denominado…

Источник: https://www.natalben.com/embarazo-semana-8

Semana 8 de embarazo

La 8ª semana de embarazo

Estás en… Primer trimestre
Te quedan: 32 semanas

En la octava semana de embarazo es muy probable que veas a tu bebé por primera vez. Y, aunque no te lo parezca, ¡esta cosita diminuta ya tiene todos sus órganos! Veamos qué os espera en estos siete días tanto a ti como al peque, ¿de acuerdo?

Esta semana tú…

A medida que la gestación avanza, tu cuerpo va cambiando y adaptándose.

Es probable que sientas algunos calambres abdominales, ¿verdad? Esto se debe a que el útero se va expandiendo: antes de quedarte embarazada tenía más o menos el tamaño de un puño y, ahora, mide aproximadamente lo mismo que un racimo de uvas.

Este crecimiento provoca tensión sobre los tendones y ligamentos que sujetan el útero y da lugar a contracciones musculares; esto, unido al nivel cada vez más alto de la hormona del embarazo, provoca los calambres.

Las hormonas del embarazo también pueden provocar dilatación y contracción de los vasos sanguíneos. La sensación es similar a una bajada de glucosa, y puedes sentirte mareada, tener frío, sudar, notar que la cabeza te da vueltas… Si sientes alguno de estos síntomas, túmbate o, si no es posible, siéntate apoyando la cabeza sobre las rodillas. 

A estas alturas, el saco gestacional, que ha seguido evolucionando, ya se ha convertido en placenta y tu bebé empieza a nutrirse a través de la misma. 

Esta semana tu bebé…

El embrión crece a un ritmo trepidante: de media, lo hará a razón de 1 milímetro diario; ahora mismo, su tamaño es de unos 20 mm.

Al final de esta octava semana de embarazo, todos los sistemas y órganos importantes estarán formados, aunque algunos estén en fases iniciales de desarrollo.

Mediante una ecografía podréis comprobar cómo su aspecto se asemeja cada vez más al de un bebé: el cuerpo deja de estar tan plegado sobre sí mismo y, aunque sigue desproporcionada todavía, en la cabeza ya se aprecian lo que será la nariz, las orejas y el labio inferior.

Las manitas y pies ya van tomando forma y los dedos empiezan a desarrollarse; las retinas se están creando y el pigmento empieza a hacer su trabajo, ¡aunque no sabrás el color definitivo de sus ojos hasta que tenga más o menos un año de edad! Pese a todo, todavía es pronto para que el médico pueda deciros si es un niño o una niña.

En la octava semana de embarazo, y aunque es menos visible para ti, se produce uno de los grandes hitos del desarrollo embrionario: las neuronas empiezan a migrar desde el tubo neural hasta el cerebro y empieza a formarse la comisura anterior, la primera conexión entre lo que serán los dos hemisferios del cerebro. Muy pronto, el embrión empezará a mostrar movimientos reflejos más centralizados, especialmente en brazos y piernas.

Ahora que sabes que estás embarazada, seguro que ya has empezado a cuidar tu dieta y has reducido o eliminado todos esos alimentos que están en la lista negra. Ya sabes: embutidos, pescado crudo, alcohol… Si las náuseas y el olfato sensible te están dando un poco de guerra y notas que no te apetece comer nada, ¿por qué no aprovechas para introducir nuevos alimentos en tu dieta?

Muchas mujeres embarazadas desarrollan cierta aversión al olor de alimentos que antes les encantaban, así que si te está pasando esto a ti también, puedes probar el tofu, la soja texturizada o el hummus como nuevos alimentos en tu dieta. ¡Quién sabe, igual descubres un nuevo plato preferido! Sea lo que sea, recuerda que lo importante es que comas con frecuencia y en pocas cantidades para mantener los vómitos y el ardor a raya.

Tu bienestar emocional es importante

El embarazo es algo que despierta muchísimas emociones y pensamientos. Algunos son positivos, como la ilusión por que llegue el momento de tener a tu peque en brazos, pero otros pueden ser un poco más difíciles de manejar. Muchas mujeres sienten cierta ansiedad al preguntarse si serán buenas madres o si sabrán cómo educar a un niño. 

También es habitual sentir miedo o angustia ante el cambio de vida que supone la decisión de tener un bebé y preguntarse si realmente ha sido una buena idea quedarse embarazada.

Y, por supuesto, a muchas mujeres les preocupa no recuperar su figura después del parto.

Si en algún momento tienes cualquiera de estos pensamientos, ¡no te sientas mal! Es perfectamente normal

  • Lee, ¡todo lo que puedas! Existen una infinidad de libros sobre maternidad, lactancia, modelos de crianza y muchísimos temas más. Cuanto más te documentes, más confianza tendrás en tus capacidades como madre.
  • Comparte tus pensamientos. Si te da cierto apuro compartir estos sentimientos con tu pareja o con tu familia, puedes empezar a seguir blogs o páginas web en las que compartirlos con otras madres o mujeres embarazadas. ¡Ya verás como es algo mucho más habitual de lo que piensas! Y, por supuesto, puedes buscar grupos de ayuda para embarazadas: es una forma de conocer gente nueva, resolver dudas sobre el embarazo y compartir emociones y sentimientos en un entorno más distendido.
  • Solicita ayuda profesional. Si realmente crees que alguno de estos temas te está empezando a agobiar más de la cuenta, habla con tu obstetra o incluso plantéate hablar con un psicólogo o psicóloga que te ayude a aprender a manejar todo este cúmulo de sentimientos

En la consulta

En la mayoría de casos, la octava semana de embarazo coincide con la primera visita prenatal al obstetra. En este momento el personal sanitario abrirá el historial de tu embarazo, que suele iniciarse con:

  • Los antecedentes médicos personales y familiares para detectar la posibilidad de enfermedades o defectos hereditarios.
  • La historia obstétrica previa: si has padecido algún aborto, un embarazo previo, si ya has dado a luz…
  • Alergias a medicamentos y hábitos tóxicos que puedas tener.

Además, también te solicitarán un análisis de sangre y otro de orina, y te harán un chequeo pélvico y de mamas. Por último, el especialista te tomará la tensión y te pesará; esto se repetirá en cada consulta para controlar el peso que estás ganando.

Lo que se considera apropiado es ganar entre 1 y 1’5 kg por mes de embarazo, aunque depende del índice de masa corporal (IMC) que tengas: entre 9 y 14 kg en todo el embarazo si tu IMC es normal, un máximo de 8 kg si tienes sobrepeso y un máximo de 6 kg si tienes obesidad.
 

Tu primera ecografía del embarazo

Bueno, quizá tu primera ecografía fue en la semana 6, ¡pero esta es la primera ecografía externa! A diferencia de la ecografía transvaginal, en esta ocasión el especialista huntará tu tripa con un gel frío y luego aplicará ondas de sonido mediante un transductor. De esta manera, el ecógrafo podrá convertir las ondas en imágenes. ¡Sonríe, es la primera vez que ves a tu bebé!

Antes de acudir a esta cita, consulta con tu médico si considera apropiado que vayas con la vejiga llena para obtener unos resultados más precisos. Si es el caso, procura beber bastante antes de ir a la cita, lo suficiente como para que sientas la necesidad de ir al baño al entrar en la consulta.

Tu próxima visita

Si los resultados de tus analíticas son correctos y no sucede nada fuera de lo esperado, es muy probable que no vuelvas a visitar al obstetra hasta la semana 12 de tu embarazo. En ese momento te harán varias pruebas, como por ejemplo un test prenatal para detectar anomalías genéticas como el síndrome de Down.

El embarazo avanza viento en popa y puede ser que la futura mamá esté un poco estresada ahora que la cosa empieza a ponerse más seria. Ver al bebé por primera vez y oír el latido de su corazón es un momento mágico, pero que puede causar un poco de vértigo.

Es normal que la madre se sienta un poco abrumada: en esta octava semana, ¡sacad punta a la empatía! Quizá esté un poco más irritable de lo normal, o tenga cambios de humor más pronunciados.

¡Ahora toca tener mucha paciencia y ser lo más comprensivos que podáis! Al fin y al cabo, no todos los días decide una traer un hijo al mundo, ¿verdad?

Puntos clave

  • El embrión ya mide unos 20 mm.
  • Empieza a cuidarte no solo física sino también emocionalmente.
  • En esta semana te harán tu primera ecografía. ¡Enhorabuena!

Источник: https://www.clubfamilias.com/es/semana-8-embarazo

Semana 8 de embarazo: ya puedes escuchar el latido de su corazón

La 8ª semana de embarazo

Seguimos nuestro recorrido por el Embarazo semana a semana, avanzando una semana más después de haber visto todo lo que sucede en la semana 7 de embarazo. Estamos inmersas en el segundo mes, y vamos a tratar las características de esta semana 8 de embarazo.

En general, las únicas personas que conocen el embarazo son la futura mamá, su pareja y el ginecólogo. Puede que la ropa empiece a apretarnos un poco en la cintura, y probablemente sigamos con los síntomas de embarazo que son reflejo de la adaptación de nuestro organismo a las exigencias del embarazo y a las necesidades del bebé en formación.

Si aún no has hecho la visita al ginecólogo, es probable que la hagas en esta semana para comprobar que el embarazo se está desarrollando con normalidad, obtener la primera ecografía y realizar los análisis pertinentes.

El médico puede proporcionarte los consejos referidos a nutrición y actividad física, y recomendará un suplemento alimenticio que aporte todos los nutrientes necesarios para el buen desarrollo del bebé, como ácido fólico, calcio, yodo, vitaminas…

Hemos de llevar una alimentación sana durante el embarazo, una dieta equilibrada, reducir el consumo de alimentos calóricos, mantener una buena hidratación y por supuesto eliminar el alcohol y el tabaco.

La actividad física también es importante para tener un embarazo sano, y existen muchos ejercicios adecuados durante esta etapa: caminar, hacer natación, yoga, andar en bicicleta…

Todo depende de nuestros hábitos y gustos, si no existe ninguna contraindicación podemos escoger el o los ejercicios que más nos gusten, siempre con las precauciones lógicas y consultando al médico. Es el momento de empezar a hacer ejercicio durante el embarazo si es que no lo hacías anteriormente.

El ejercicio puede ayudarnos a que nos encontremos mejor y a mantener el peso adecuado, alivia o previene el malestar y nos puede dar más energía y preparar el cuerpo para el trabajo de parto, aumentando nuestro grado de fortaleza muscular y de optimismo.

Una dieta sana y una actividad física continua ayudará a mantenernos en el peso adecuado, más sanas y felices, y a evitar riesgos durante el embarazo que pueden afectar también la salud del bebé. Este se sigue desarrollando en nuestro interior. Veamos cómo.

El embrión a las 8 semanas de embarazo

El embrión a las 8 semanas de embarazo tiene una edad de 6 semanas desde que se produjo la fecundación. La longitud desde la coronilla a las nalgas ronda los 15-20 milímetros, y el peso se sitúa alrededor de los tres gramos. Y aunque sea tan pequeño, ya es extremadamente complejo.

La apariencia externa del embrión se ha modificado por la formación del cerebro, hígado, somitas, miembros, oídos y ojos. En este momento podemos decir que tiene ya características que le dan un aspecto humano.

En esta semana los brazos y las piernas se han alargado y se pueden distinguir las áreas de los pies y de las manos. Estos ya tienen dedos, pero pueden aún estar adheridos por membranas. Los brazos en miniatura pueden estar flexionados ligeramente a la altura de los codos y las muñecas.

En la parte correspondiente al cuello se están formando las estructuras de las orejas. En la cara, los ojos están muy separados a los lados de la cabeza, y empiezan a desarrollarse los párpados. Comienzan a aparecer el labio superior y la punta de la nariz.

El cerebro, el corazón y los pulmones continúan formándose. En las ecografías se puede escuchar el corazón latiendo regular y con fuerza.

En esta semana o las siguientes se evidencia la hernia umbilical fisiológica, un fenómeno normal que se produce durante el desarrollo intrauterino por el rápido crecimiento de los intestinos: estos no tienen espacio (debido también al aumento del volumen del hígado) y en parte se proyectan hacia el cordón umbilical. Suele desaparecer hacia la décima semana del feto (semana 12 de embarazo).

Aunque es probable que externamente aún no haya diferencias, a las ocho semanas de embarazo el útero ha empezado a agrandarse y el endometrio (la mucosa que recubre el interior del útero) se ha engrosado considerablemente.

Seguimos en la etapa embrionaria, de formación de nuevos órganos y sistemas. Dentro de dos semanas (ocho semanas de gestación desde la fecundación, diez semanas de embarazo), el embrión pasará a denominarse «feto».

El desarrollo del embrión sigue imparable en el segundo mes de embarazo y los avances en el crecimiento del futuro bebé son espectaculares. En pocos días seguimos descubriéndolo todo sobre el Embarazo semana a semana.

Siguiente semana: semana 9 de embarazo

En Bebés y más | Embarazo semana a semana: de la concepción al nacimiento

Источник: https://www.bebesymas.com/embarazo/semana-8-de-embarazo

Cambios en tu bebé esta semana

Ya se reconoce bastante bien la forma de la cabeza con los ojos, donde comienzan a formarse los párpados, manos y pies.

Es capaz de doblar los brazos y las piernas y en las manos ya se distinguen sus deditos, unidos entre sí por una fina membrana.

Sus pulmones y su hígado ya se diferencian con facilidad.

Tus cambios físicos y emocionales

Cuando estás vestida no es evidente que estás embarazada, sin embargo, la cintura de los pantalones te comienza a incomodar. Puede incluso que sientas que te iría mejor una talla más de sujetador, el pecho comienza a prepararse para la lactancia materna desde muy pronto.

De hecho, las mujeres que sufren un aborto a estas alturas de la gestación descubren con sorpresa que ¡de sus pechos comienza a brotar leche pasados unos días tras la pérdida!. La buena noticia es que la tensión mamaria inicial comienza a dar tregua.

¡Tu vulva cambia de color! Puede no ser muy obvio el cambio, pero tu vulva y el interior de tu vagina se oscurecen, tornándose violáceas. Esto se conoce como signo de Chadwick.

Es posible que te molesten especialmente algunos olores y sabores. Parece ser que esto está relacionado con nuestro instinto más primario de evitar sustancias que pudieran dañar potencialmente a nuestro bebé.

También ocurre al contrario, de pronto te apetece comer algo que nunca te había llamado la atención o te da por comer mucho de un alimento concreto, ¿te suena? Exacto, los antojos han llegado para quedarse todo el embarazo.Síntomas frecuentes en la semana 8 de embarazo

  • Náuseas
  • Cansancio y somnolencia
  • Estreñimiento
  • Cambios en la coloración de tu vagina
  • Aumento del tamaño de los pechos
  • Empiezan los antojos
  • Pueden empezar a molestarte ciertos olores
  • Ganas de orinar constantes (polaquiuria)

Si el volumen de tu pecho ha aumentado, cómprate uno o dos sujetadores sin aros. Te van a resultar más cómodos, si además los compras ya de lactancia, los podrás utilizar en el postparto si das el pecho.

Ten en cuenta que al inicio de la lactancia tu pecho va a aumentar todavía más de tamaño (sí, aunque ahora te parezca algo imposible) y puede que creas que los sujetadores que compres en el embarazo no van a servirte… pero tranquila, en pocas semanas ese volumen se reduce.

Ten cuidado con los antojos, si te da por comer zanahorias o manzanas no hay problema, pero si te da por comer queso curado o bombones de chocolate, además de subirte el colesterol y el azúcar en sangre, cogerás más peso del debido.

En el embarazo nunca hay que comer por 2, sino que hay que comer de forma saludable. Un exceso de peso en la gestación se relaciona con un aumento de riesgos para la mamá y el bebé. Si partes de un peso saludable, lo ideal según los últimos datos publicados es que ganes a lo largo de los 9 meses entre 11 y 16 kilos.

A partir de ahora, en cada consulta el gine o la matrona escucharán y evaluarán el latido cardiaco de tu bebé para asegurar que todo sea correcto ¡y tú también podrás oírlo!

Si cumples alguna de las siguientes características, te realizarán un cribado precoz de diabetes gestacional, debido a que tu riesgo de padecerla es mayor y puede implicar más riesgo de complicaciones maternas y fetales:

  • Mujeres con IMC igual o mayor a 30 (se calcula dividiendo tu peso en kilos por tu altura en metros, al cuadrado: kg/m2)
  • Si tienes otros hijos que hayan pesado al nacer de 4,5 kg o más
  • Si has tenido diabetes gestacional en embarazos anteriores
  • Tu madre o padre tienen diabetes

La prueba se llama sobrecarga oral de glucosa (SOG) o “curva larga”, dura 3 horas durante las que deberás permanecer en reposo y sin fumar.

Al llegar, te cogerán en el brazo una vía y sacarán un tubo de sangre para determinar tu glucosa basal (en ayunas o no, pregunta por el protocolo de tu centro). Acto seguido, te darán una botellita con un líquido con glucosa que deberás tomar entera y volverán a sacarte un tubo de sangre a la hora, a las 2 horas y a las 3 horas.

De esta forma, el médico puede analizar cómo va metabolizando tu cuerpo ese exceso de glucosa que has bebido.

Si no tienes diabetes gestacional, tus valores de glucosa no serán elevados. Los valores máximos son:

  • Para la basal, 105mg/dl de glucosa
  • A la hora, 190mg/dl de glucosa
  • A las 2 horas 165md/dl de glucosa
  • A las 3 horas 145mg/dl de glucosa

Si 2 valores o más exceden estas cifras, se diagnostica diabetes gestacional. Si sólo se eleva uno, se repite la prueba en unas 3 semanas.

Ten en cuenta que, aunque el resultado sea normal, hay que repetir la prueba entre la semana 25 y 28.

Truco

A veces tomarse ese líquido empalagoso es desagradable, algunas mujeres lo vomitan y la prueba hay que repetirla. Un truco útil es llevarse de casa una rodaja de limón para chupar después de beberlo, se te hará más llevadero el dulzor excesivo y no influye en absoluto el resultado de la analítica.

Preguntas frecuentes

¿Es buena idea comprar un doppler fetal casero?

Desde hace unos años se venden sencillos dopplers para usar en casa sin conocimientos sanitarios.

Si tienes ganas de tener uno, que sea porque te apetezca escuchar el corazón de tu bebé o que lo oigan tus seres queridos. Pero si tienes ansiedad por saber si todo va bien, no es buena idea intentar paliarla con un doppler, pues en estos casos, las mujeres aseguran que, más que tranquilizarse con su uso, ven cómo crece su ansiedad y la constante necesidad de usarlo.

Ten en cuenta que hasta el mejor profesional en ocasiones tiene dificultades para escuchar el latido fetal, porque depende mucho de cómo esté colocado tu bebé, de lo pequeñito que sea y de la capa de grasa que tenga tu abdomen.

El cinturón del coche me molesta, ¿es legal no utilizarlo si estoy embarazada?

Puede que el cinturón de seguridad del coche comience a resultarte molesto por la presión que ejerce sobre tu abdomen. Recuerda que no solo es ilegal conducir sin cinturón, sino que en caso de accidente puede resultar mortal para ti, para tu hijo o para ambos.

Pese a que no existen adaptadores oficialmente homologados, la Dirección General de Tráfico recomienda su uso durante el embarazo para una mayor comodidad y una reducción del impacto en el abdomen en caso de accidente.

¿Quieres saber más?

Nota: este contenido ha sido redactado por Jade Magdaleno, matrona con años de experiencia asistecial y académica. Aún así, esta información nunca debe sustituir el seguimiento de tu embarazo por parte de tu médico.

¿Te ha resultado útil?

(Votos: 51 Promedio: 4.5)

·····

Actualizado en enero 2021

Sigue la evolución de tu embarazo semana a semana

Consulta aquí la información sobre protección de datos

Te informamos que los datos de carácter personal que proporciones en el presente formulario serán tratados por Clara Muñoz Almendros como responsable de esta web.

Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: gestionar el alta a la newsletter gratuita, remitir contenidos informativos y promociones.

Legitimación: el consentimiento del interesado al hacer uso del formulario.

Destinatarios: Active Campaign LLC, alojada en EEUU y suscrita al EU PrivacyShield.

Derechos: podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en contacto@blogdelbebe.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.

Información adicional: puedes encontrar información adicional y detallada sobre protección de datos en la web blogdelbebe.com, así como consultar la política de privacidad.

x

Источник: https://blogdelbebe.com/embarazo/semana-8/

Cómo es la semana 8 de embarazo: síntomas y consejos

La 8ª semana de embarazo

Ya dejamos atrás la semana siete de embarazo, ahora en la octava semana, el embrión mide 13 centímetros y ya se está formando. En su cabeza se perfilan orejas y ojos, y su cabecita es más grande que el resto del cuerpo, permaneciendo doblada hacia adelante, ya que su columna vertebral no se ha enderezado.

Qué pasa en la semana 8 de embarazo

En esta semana,  empiezan a formarse los ojos y las orejas del embrión, así como las manos y los pies, aunque aún estarán unidos al cuerpo.

En esta semana posiblemente debamos hacernos una de las primeras ecografías y ver si gestamos varios bebés, y en la que se confirmará cuál es la edad de gestación exacta del feto, y también se detectará el latido del corazón.

Ésta es una semana vital para el desarrollo del feto, ya que en esta fase su cerebro queda unido a la médula espinal y se empiezan a formar sus hemisferios, que todavía están muy blandos. A través del cordón umbilical, la placenta irá alimentando al feto, proporcionándole agua, nutrición y oxígeno.

Semana ocho de embarazo, qué mes es

La semana ocho de embarazo corresponde al segundo mes. En este mes ya se producen cambios físicos en la madre, con posibles molestias por las mañanas, causadas por la reacción de las hormonas que están produciendo cambios hormonales como el cansancio.

Las gestantes podrán notar, como aumenta el tamaño del pechoy como crece la cintura, porque el cordón umbilical ya está formado, y el feto va creciendo y alimentándose dentro de la bolsa de líquido amniótico que le protege.

 Este es el momento en el que se acudirá a consulta para análisis de sangre y orina, así como la ecografía inicial para saber la edad del feto. El corazón del bebé ya late, y para los padres es difícil apreciarlo en la ecografía.

Al mismo tiempo, sus piernas y brazos van creciendo.

Embarazo semana a semana: cómo cambia el cuerpo de la madre

Además del cansancio y los cambios hormonales iniciales, en la semana 8 de embarazo pueden aparecer ciertas molestias en la ciática, debido a la inflamación del nervio ciático por la presión que el útero en crecimiento está ejerciendo. No tiene la menor importancia, ni para la madre ni para el embrión, salvo las molestias, y la mejor opción en estos casos es permanecer tumbados sobre el lado opuesto para disminuir esta presión.

Qué comer en la semana ocho de embarazo

A las 8 semanas de embarazo, es necesario que la alimentación de la gestante sea rica enácido fólico, vitamina D, calcio, hierro y yodo, así como ácidos grasos omega 3.

 La alimentación deberá ser rica en alimentos como las legumbres (garbanzos), las frutas, las verduras, las carnes magras (pollo, pavo, ternera blanca), los huevos, los pescados azules, frutos secos, y lácteos.

Posiblemente, el ginecólogo nos recete ácido fólico, ya que previene algunos defectos graves que se puedan producir en el feto.

Es muy importante lo que la madre coma, pero también su preparación y conservación. Lavarse las manos regularmente, sobre todo antes de cocinar, mantener los alimentos en el frigorífico hasta su consumo, servir la comida caliente, y si quedan para otro día, calentar las sobras una sola vez.

 Comer cualquier tipo de carne cruda está absolutamente prohibido, por el riesgo de contraer toxoplasmosis y transmitírsela al feto.

Hay que evitar los embutidos, los pescados marinados como el salmón y los boquerones, y lavar con profusión las frutas y las verduras, antes de consumirlas.

Las verduras ricas en hierro como las de hoja verde, los cereales integrales o el zumo de naranja son esenciales para combatir una posible anemia, que puede detectarse cuando hay una pérdida grande de energía y un cansancio más severo y más continuado que el cansancio que provoca un embarazo en su periodo inicial.

Consejos para estar mejor durante la semana ocho de embarazo

Los mareos a las 8 semanas de embarazo pueden ser muy frecuentes, aunque no revisten la mayor importancia. Estos mareos se deben a que el corazón trabajará con más intensidad en los meses de gestación.

Así que si sentimos mareos, hay que intentar levantarse de la cama por fases, de acostada a sentada, y después de pie, y en lo posible no levantarse de golpe para evitar así los mareos. Estos pueden aparecer si hay un nivel bajo de azúcar en sangre o si hemos permanecido de pie durante mucho tiempo.

En este caso, conviene estar en movimiento y no paradas, y también consumir algo con azúcar. 

Respecto a nuestra seguridad, es importante utilizar el cinturón de seguridad en los desplazamientos.

Este es obligatorio para todo el mundo, pero si teníamos alguna duda al respecto, es obligatorio también durante el embarazo.

Hay dispositivos e indicaciones de la DGT (Dirección general de tráfico) a disposición de las madres gestantes, para saber cómo colocar el cinturón y no dañar al feto.

Por otra parte, y a partir de las 8 semanas de embarazo, nuestro ginecólogo nos irá planificando las citas médicas, salvo necesidades puntuales de revisión por algún cambio, cada cuatro semanas.

En estas citas, iremos explicándole a nuestro ginecólogo nuestro estado general de salud, y cómo nos encontramos en líneas generales, y nos hará unarevisión rutinaria, con toma de tensión, auscultación y palpación de la tripa, aunque aún sea demasiado pronto para notar cambios a nivel exterior.

Источник: https://www.elespanol.com/como/semana-embarazo-sintomas-consejos/433706935_0.html

Embarazo semana 8

La 8ª semana de embarazo

La semana pasada se comenzó a desarrollar el cerebro de tu bebé, formándose tres estructuras distintas. Esta semana empezarán a formarse otras partes de su cuerpo: las manos y los pies ya desarrollan diminutos dedos palmeados y el rabo, que todavía conservaba el feto, comienza a desaparecer.

Mientras empezabas a hacerte a la idea de estar embarazada, en tu útero estaban pasando muchísimas cosas. Una sencilla célula se convirtió en una bolita multicelular y después en una criatura de 1,30 cm parecida a un renacuajo.

El desarrollo de la mayoría de los órganos se inicia pronto y, ahora que ya estás de 9 semanas, este habitante de tu útero recibe un nuevo nombre: «»feto»» y mide ya más de dos centímetros de largo.

El sistema circulatorio

está en marcha, con sus células y vasos sanguíneos y un corazón que late. El sistema nervioso ha ido ¿ha ido? No se entiende.

desde una placa de tejido que corre por toda la espalda hasta una protuberancia de la parte superior que será el cerebro, con una médula espinal que se extiende a todo lo largo del cuerpo.

De unos pequeños nudos brotan ya brazos y piernas y los nervios y vértebras (o huesos de la espalda) comienzan a hacer su aparición. Los pulmones y los músculos son tan sólo pequeños brotes.

¡Ya empieza el movimiento! Alrededor de las 7 semanas, tu bebé empezó a retorcerse y a sobresaltarse con los ruidos fuertes o los movimientos repentinos. Tendrás que esperar hasta el cuarto mes más o menos para empezar a sentir sus cabriolas.

En este momento, comienzan a apreciarse movimientos de la cabeza, el tronco, los brazos y las piernas. También se observan hipos y algunos movimientos respiratorios. Entonces el feto responderá con movimientos cuando note el tacto de una mano sobre tu abdomen.

El tacto es uno de los primeros sentidos que aparecen y seguirá siendo intenso e importante.

Hay aspectos del crecimiento del feto que son universales. Pero cada feto se desarrolla de forma un tanto diferente y el comportamiento de tu pequeño no será igual al de ningún otro. A medida que vayan pasando las semanas, irás descubriendo más cosas acerca de las especiales cualidades y peculiaridades de tu bebé.

Por la Dra. Suzanne Dixon y el Dr. Jim Thornton

Embarazada de 8 semanas: tus síntomas

Tanto si estás intentándolo como si sospechas que puede haber sorpresas, es probable que estés deseosa de confirmar si estás embarazada. Una forma sencilla de averiguarlo es comprar una prueba de embarazo en la farmacia. Se trata de un simple test en orina que confirma o descarta el embarazo en pocos minutos. Es recomendable realizarlo a partir de la semana de retraso en el periodo.

Los siguientes síntomas también pueden ser buenas indicaciones:

  • Falta de un período menstrual (amenorrea).

  • Micción frecuente.

  • Pechos hinchados y sensibles.

  • Náuseas matutinas.

  • Cambios en el color de la piel: oscurecimiento de las aureolas alrededor de los pezones, intensificación del color de las venas en las mamas y aparición de una línea oscura entre el ombligo y el pubis.

  • Antojos. Si notas alguno de estos síntomas realiza una prueba de embarazo y, si es positiva, ponte en contacto con tu obstetra.

Por la Dra. Elaine Zwelling y el Dr. Jim Thornton

El control prenatal. Probablemente ya sabes que el control médico prenatal es vital para que tu embarazo se desarrolle sin problemas. Una buena asistencia prenatal ha contribuido en buena parte de la reducción de la mortalidad materna e infantil.

A fin de asegurar una gestación normal o de bajo riesgo, suelen programarse visitas de asistencia prenatal, normalmente mensuales hasta las 28 semanas, quincenales hasta la semana 36 y semanales hasta el momento del parto.

En cada cita te controlarán la presión sanguínea,el peso, y te harán un análisis de orina. Además, te preguntarán si has notado algún problema y comprobarán las dimensiones de tu útero y el ritmo cardiaco del bebé.

Un consejo : Antes de cada visita, anota todas las preguntas que tengas. Lleva estas notas contigo para no olvidar comentarlas con tu médico o matrona. Sobre todo: no dejes de ir a TODAS las visitas que tengas programadas, aunque te encuentres perfectamente.

Por la Dra. Margaret Comerford Freda y el Dr. Jim Thornton

Las náuseas matutinas. Las náuseas, acompañadas a veces de vómitos, son un síntoma habitual y normal del principio del embarazo. Se les llama matutinas porque es durante esas horas del día cuando son peores. No obstante, si estás embarazada puede ser normal que te sientas mareada y que vomites a cualquier hora del día.

Si sientes náuseas, prueba lo siguiente:

  • Relájate. Respira lentamente, inspirando por la nariz y espirando por la boca.

  • Evita mirar, oler y probar alimentos u otras sustancias, como el humo de tabaco, que te hagan sentirte mareada.

  • Toma a pequeños sorbos una bebida fría.

  • Aplícate una compresa de hielo o un paño frío en la garganta.

  • Haz presión con los pulgares sobre los huesos de la base del cráneo, en la parte posterior del cuello y justo detrás de las orejas, o aplícate hielo en esta zona.

  • Realiza entre 5 y 6 comidas al día.

Si aún así, las náuseas y vómitos persisten, consulta con tu ginecólogo para que pueda prescribirte alguna medicación.

Por la Dra. Elaine Zwelling y el Dr. Jim Thornton

Artículos relacionados:Náuseas matutinas en el embarazo.

Para los padres. Imaginamos cómo serán nuestros hijos meses antes de llegar al mundo. Revivimos nuestra propia niñez y nos comparamos con nuestros padres.

Puede ser una buena idea llevar un diario de tus pensamientos: nada formal, tan sólo lo fundamental de tus ideas sobre cómo crees que va a ser la maternidad / paternidad. Ya verás cómo te gustará revisarlo dentro de unos años.

Embarazada de 8 semanas: Tu lista de tareas

  • Encuentra un médico, enfermera especializada o matrona en quien confíes y con quien te sientas cómoda

  • Una vez hayas elegido un profesional de confianza, programa tus controles prenatales con una periodicidad mensual

  • Con la ayuda de tu pareja, planea cómo compartirás esta gran noticia con la familia y los amigos

  • Regístrate para obtener consejos para el embarazo

Источник: https://www.dodot.es/embarazo/calendario-del-embarazo/embarazada-de-8-semanas

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: