La alimentación en el embarazo: 10 claves para un buen desarrollo

Nutrición durante el embarazo

La alimentación en el embarazo: 10 claves para un buen desarrollo
Usted esta aquí: https://medlineplus.gov/spanish/pregnancyandnutrition.

html

Otros nombres: Alimentación durante el embarazo, Dieta durante el embarazo, Embarazo y nutrición

La nutrición consiste en consumir una dieta saludable y equilibrada para que su cuerpo obtenga los nutrientes que necesita.

Los nutrientes son sustancias en los alimentos que el cuerpo necesita para poder funcionar y crecer. Estos incluyen proteínas, carbohidratos, grasas, vitaminas, minerales y el agua.

Cuando está embarazada, la nutrición es más importante que nunca. Necesita una mayor cantidad de muchos nutrientes importantes que antes del embarazo. Preferir alimentos saludables a diario le ayudará a darle a su bebé lo que necesita para desarrollarse. También ayudará para que usted y su bebé ganen la cantidad adecuada de peso.

¿Tengo alguna necesidad especial de nutrición ahora que estoy embarazada?

Necesita más ácido fólico, hierro, calcio y vitamina D que lo que necesitaba antes del embarazo:

  • El ácido fólico es una vitamina B que puede ayudar a prevenir ciertos defectos congénitos. Antes del embarazo, necesita 400 microgramos por día. Durante el embarazo y la lactancia, necesita 600 microgramos por día proveniente de alimentos o vitaminas. Es difícil obtener esta cantidad solo de los alimentos, por lo que debe tomar un suplemento que contenga ácido fólico
  • El hierro es importante para el crecimiento y desarrollo cerebral de su bebé. Durante el embarazo, la cantidad de sangre en su cuerpo aumenta, por lo que necesita más hierro para usted y su bebé en crecimiento. Debe recibir 27 miligramos de hierro al día
  • El calcio durante el embarazo puede reducir su riesgo de preeclampsia, una condición médica grave que causa un aumento repentino de la presión arterial. El calcio también se acumula en los huesos y futuros dientes de su bebé.
    • Las embarazadas adultas deben recibir 1,000 miligramos de calcio al día
    • Las embarazadas adolescentes (entre 14 y 18 años) necesitan 1,300 miligramos de calcio al día
  • La vitamina D ayuda al calcio a formar los huesos y dientes del bebé. Todas las mujeres, embarazadas o no, deben recibir 600 unidades internacionales de vitamina D al día

Tenga en cuenta que tomar demasiado de un suplemento puede ser perjudicial. Por ejemplo, niveles muy altos de vitamina A pueden causar defectos congénitos. Solo tome vitaminas y suplementos minerales que su profesional de la salud le recomiende.

También necesita más proteínas cuando está embarazada. Las fuentes saludables de proteínas incluyen frijoles, guisantes, huevos, carnes magras, mariscos y nueces y semillas sin sal.

La hidratación es otra necesidad nutricional especial durante el embarazo. Cuando está embarazada, su cuerpo necesita más agua para mantenerse usted y su bebé hidratada. Por eso es importante tomar suficientes líquidos todos los días.

¿Cuánto peso debo subir durante el embarazo?

La cantidad de peso que debe subir depende de su salud y de cuánto pesaba antes de embarazarse:

  • Si tenía un peso normal antes del embarazo, debería aumentar entre 25 y 30 libras
  • Si tenía bajo peso antes del embarazo, debería ganar más
  • Si tenía sobrepeso u obesidad antes de quedar embarazada, debería aumentar menos de peso

Consulte con su profesional de la salud cuánto aumento de peso es saludable para usted. Debe aumentar de peso en forma gradual durante el embarazo, con la mayor parte del peso ganado en el último trimestre.

¿Necesito consumir más calorías al estar embarazada?

La cantidad de calorías que necesita depende de cuánto debe subir de peso. Su profesional de la salud puede decirle cuál debe ser su meta, en función de su peso antes del embarazo, su edad y la rapidez con la que aumenta de peso. Las recomendaciones generales son:

  • En el primer trimestre de embarazo, es probable que no necesite calorías adicionales
  • En el segundo trimestre, por lo general necesita cerca de 340 calorías extra
  • En el último trimestre, usted puede necesitar cerca de 450 calorías extra al día
  • Durante las últimas semanas de embarazo, es posible que no necesite calorías adicionales

Tenga en cuenta que no todas las calorías son iguales. Debe comer alimentos saludables que contengan nutrientes, no las llamadas «calorías vacías», como las que se encuentran en los refrescos, dulces y postres.

¿Qué alimentos debo evitar durante el embarazo?

Durante el embarazo, debe evitar:

  • Alcohol: No hay una cantidad conocida de alcohol que sea seguro para una mujer durante el embarazo
  • Pescado que puede tener altos niveles de mercurio: Limite el atún blanco (albacora) a 6 onzas por semana. No coma blanquillo (lofolátilo), tiburón, pez espada o macarela rey (caballa)
  • Productos que pueden tener gérmenes que causen enfermedades transmitidas por alimentos, incluyendo:
    • Productos del mar ahumados refrigerados como pescado blanco, salmón y caballa
    • Hot dogs o fiambres a menos que se sirvan calientes
    • Productos untables de carne refrigerada
    • Leche o zumos sin pasteurizar
    • Ensaladas preparadas en la tienda, como de pollo, huevo o de atún
    • Quesos blandos sin pasteurizar, como el queso feta sin pasteurizar, queso Brie, queso blanco, queso fresco y quesos azules
    • Brotes crudos de cualquier tipo (incluyendo alfalfa, trébol, rábano y frijol mungo)
  • Demasiada cafeína: Beber grandes cantidades de cafeína puede ser perjudicial para su bebé. Las cantidades pequeñas o moderadas de cafeína (menos de 200 miligramos por día) parecen ser seguras durante el embarazo. Esta es la cantidad en unas 12 onzas de café. Pero es necesario investigar el tema. Consulte con su profesional de la salud si está bien consumir una cantidad limitada de cafeína

Источник: https://medlineplus.gov/spanish/pregnancyandnutrition.html

Diez consejos para una alimentación sana en el embarazo

La alimentación en el embarazo: 10 claves para un buen desarrollo

La nutrición de la futura mamá es clave para tener un embarazo saludable. La gestación es una etapa con necesidades nutricionales especiales que la madre debe satisfacer a través de una dieta equilibrada. La mejor dieta en el embarazo es una dieta variada y completa, con alimentos que aporten nutrientes de calidad.

La cantidad de comida, la forma de prepararla, los alimentos más convenientes y los que hay que evitar son algunas de las recomendaciones que daremos a través de diez consejos para una alimentación sana en el embarazo.

Estar embarazada no significa que haya que comer por dos. No hay que comer mucho más, sino comer mejor.

La ingestión de calorías recomendada durante el embarazo se sitúa en torno a las 2.000 calorías diarias. El 70 por ciento de la dieta debe estar compuesta por cereales, pan y pasta, preferiblemente integrales. Al menos cinco raciones diarias de fruta y verdura. De dos a tres porciones diarias de proteínas y de dos a tres porciones de lácteos desnatados.

En el primer trimestre no hay necesidad de calorías extra. Es recién a partir del segundo trimestre cuento las necesidades de calorías aumentan, pero muy poco, alrededor de 300 calorías más por día. Por tanto, esto no justifica excederse con los dulces y alimentos poco saludables. Tampoco es momento de restringir calorías.

Con una dieta equilibrada el organismo recibirá la cantidad de energía que necesita para que el bebé se desarrolle adecuadamente.

Lo importante es tomar alimentos ricos en nutrientes y vitaminas como ácido fólico, hierro, calcio y yodo, pero no en grasas.

La dieta ha de ser variada a base de verduras, frutas, cereales, lácteos y legumbres, sin olvidar el aporte diario de proteínas de carne y pescado.

El aumento de peso ideal en el embarazo se sitúa entre los 9 y los 12 kilos, un aumento que garantiza el adecuado crecimiento del bebé así como la salud de la madre, ya que un exceso de peso de la futura mamá puede acarrear complicaciones en el embarazo y en el parto.

2) Consumir varias raciones al día

Es preferible consumir pequeñas raciones varias veces al día para favorecer la digestión y combatir la pesadez y la acidez de estómago típica del embarazo. En lugar de hacer ingestas copiosas, haz más comidas a lo largo del día y mastica bien los alimentos.

Elige tentempiés sanos como frutas o lácteos para comer a lo largo del día entre el desayuno y la comida o entre la merienda y la cena extendiendo así de cuatro a seis las comidas diarias.

3) Nutrientes esenciales

Es necesario que la embarazada ingiera algunos nutrientes imprescindibles para un correcto desarrollo del bebé. No puede faltar el calcio, para un adecuado desarrollo óseo, el hierro, para la formación de los glóbulos rojos, el ácido fólico para prevenir defectos congénitos, el yodo y el omega 3, para un mejor desarrollo cerebral y cognitivo.

Todos estos nutrientes pueden conseguirse a través de una adecuada alimentación, pero la realidad demuestra que muchas veces la ingesta de estos nutrientes no es la suficiente, por tanto se recomiendan suplementos nutricionales para cubrir posibles carencias.

4) Mantenerse hidratada

El consumo de agua es muy importante en el embarazo, así como de otros líquidos, para mantener la hidratación adecuada. Facilita la digestión, la eliminación de toxinas y ayuda a aliviar las principales molestias del embarazo como el dolor de cabeza, el estreñimiento y, al contrario de lo que puede pensarse, la retención de líquidos.

También puedes beber zumos de fruta naturales, aunque no siempre sea posible y haya que recurrir a veces a los zumos envasados.

Se recomienda aumentar entre 0,5 y un litro la ingesta de líquidos en el embarazo.

Está prohibido el consumo de alcohol en el embarazo, ni siquiera una gota, pues cada mujer es diferente y no se sabe la cantidad que puede llegar a afectar el desarrollo del bebé.

5) Alimentos seguros

  • Pescado: es una fuente importante de omega 3 y omega 6, nutrientes imprescindibles en el embarazo, pero el pescado grande lo es también en mercurio. Por tanto, se recomienda limitar la ingesta de ciertos pescados como el atún rojo y el emperador, pero hay pescados azules y blancos que se pueden consumir con total seguridad como el atún blanco, el salmón, la merluza y el lenguado. No se recomienda el consumo de pescado crudo como sushi o sashimi.
  • Jamón: ha estado siempre asociado al riesgo de toxoplasmosis pero investigaciones recientes descartan esta relación. Si el jamón está bien curado (más de 14 meses) y tratado parecen no existir riesgos. De todos modos, seguid las recomendaciones del médico.
  • Huevos: cocinar huevos con seguridad para minimizar al máximo el riesgo de intoxicaciones por contaminación alimentaria como la salmonella. Deben estar bien cocidos, no dejarlos sin cuajar.

6) Forma de cocinar los alimentos

Evita añadir demasiada sal a los alimentos a la hora de cocinarlos. Cocinar a la plancha es una de las formas más saludables de preparar los alimentos, especialmente para carnes y verduras pues conservan sus valores nutricionales sin necesidad de aceites añadidos. Igual que al vapor, ideal para pescados y verduras.

Si optas por hervir los alimentos, introdúcelos cuando el agua está muy caliente y en trozos grandes para disminuir la pérdida de vitaminas y nutrientes.

Cuando se cocine al horno hay que controlar la cantidad de aceite y grasas que se añadan al alimento. Las frituras conviene restringirlas a una vez por semana y siempre en aceite de oliva.

Al wok también es un interesante forma de cocinar los alimentos, especilamente verduras, hortalizas, carnes y pollo. Quedan crujientes y muy sabrosos.

7) Alimentos que no pueden faltar en la dieta de la embarazada

Hay que priorizar los alimentos de origen vegetal. Por eso no pueden faltar al menos cinco piezas de frutas y verduras.

Son esenciales por su aporte en vitaminas y minerales, sobre todo las verduras de hoja verde (lechuga, espinaca, acelga) y frutas como la naranja, que son algunos de los alimentos ricos en ácido fólico y otras ricas en vitamina C que contribuye a una mejor absorción del hierro.

La carne, el pescado, los lácteos, las legumbres y los frutos secos por ser alimentos ricos en hierro, y en calcio, además de los ácidos grasos esenciales del pescado, entre los alimentos más ricos en omega 3. Los mariscos como los berberechos y las almejas por su contenido en hierro y en yodo, mineral necesario en el embarazo.

No olvidar los cereales, las legumbres y los hidratos de carbono por su aporte de fibra y energía que deben formar parte de la dieta diaria.

8) Alimentos que hay que restringir en la dieta de la embarazada

El pescado es imprescindible en la dieta de la embarazada, pero se recomienda un consumo moderado, dos o tres veces por semana.

Evitar la carne de caza porque es muy difícil de digerir y produce muchos desechos metbólicos.

Reducir el consumo de dulces, refrescos, golosinas, bollería y grasas trans. Su consumo debe ser esporádico. También reducir el consumo de café e infusiones.

Como hemos dicho antes, eliminar el consumo de alcohol de la dieta de la embarazada.

9) Condimentos en la dieta de la embarazada

A la hora de condimentar los alimentos, el mejor condimento es sin duda el aceite de oliva. Contiene antioxidantes y ácido oléico que contribuye a mantener controlado el nivel de colesterol y para el crecimiento de los huesos. Además es rico en ácidos grasos esenciales, omega 3 y omega 6, con demostrados beneficios durante la gestación.

Utiliza el limón en lugar de vinagre para condimentar las ensaladas, la vitamina C ayuda a la absorción del hierro de los alimentos.

10) Cuidarse antes y después del embarazo

Por último, recordar que una alimentación sana debería ser una conducta de vida no sólo restringirla al período de gestación. Una dieta sana antes del embarazo es importante para evitar defectos congénitos en el bebé además de estar mejor preparado el cuerpo de la mujer para afrontar el adecuado desarrollo del bebé.

Por su parte, después del embarazo y durante el período de lactancia, las demandas fisiológicas de la mujer también aumentan, y por tanto una alimentación sana y equilibrada, rica en nutrientes, es necesaria para poder ofrecerle a su vez al bebé, a través de la leche materna, la mejor alimentación.

Fotos | © PhotoXpress.com, reproducidas con autorización.En Bebés y más | Diez consejos para un embarazo sano y feliz, Recomendaciones de nutrición durante el embarazo, «Durante embarazo y lactancia aumentan las demandas fisiológicas de muchos nutrientes». Entrevista a Marta Cuervo, doctora en Nutrición

Источник: https://www.bebesymas.com/nutricion-embarazo/diez-consejos-para-una-alimentacion-sana-en-el-embarazo

Alimentarte de forma correcta durante el embarazo evitará problemas con el bebé

La alimentación en el embarazo: 10 claves para un buen desarrollo

Una alimentación sana y equilibrada es vital, como la dieta mediterránea, no ya durante el embarazo (e incluso antes) sino durante toda la vida, pero especialmente clave en los meses de gestación ya que podemos evitar problemas en el bebé y que se geste de forma totalmente saludable.

Incluso antes de empezar la gestación es posible que el médico nos aconseje tomar alimentos ricos en ácido fólico (judías, espinacas, espárragos naturales o pipas de girasol) o un suplemento específico para evitar complicaciones en el embarazo por la ausencia de este elemento, como podría ser la espina bífida.

Según los expertos del Blog del Bebé, “es importante asegurarse un aporte adecuado de hierro y ácido fólico para evitar la anemia y la espina bífida respectivamente, dos de los mayores riesgos durante la gestación.”

Otra cosa que deberás tener en cuenta es que tienes que espaciar menos las comidas en el tiempo, no deberías estar más de tres horas sin comer algo, hay mujeres propensas a los mareos durante el embarazo, por lo que hacer 5-6 ingestas al día es lo aconsejable.

Dieta básica para embarazada

Cada caso es totalmente independiente y será un nutricionista o tu matrona o médico/a quien mejor te puede asesorar durante la alimentación en el embarazo, pero un buen ejemplo de dieta equilibrada es el siguiente que te dejo aquí abajo:

  • Desayuno: leche, fruta, queso, pavo, huevo y pan (la fruta mejor sin pelar, pero lavada)
  • A media mañana puedes comer algo de fruta o un yogur
  • Comida: puedes incluir algo de vegetales, pasta, arroz y legumbres
  • Merienda: una pieza de fruta puede ser ideal
  • Cena: puedes comer algo de pescado preparado a la plancha o al vapor, con una ensalada

Nutrientes esenciales

El comer variado y de forma saludable, verduras, frutas, pescado o legumbres nos garantiza que estamos aportando a nuestro cuerpo y el del bebé los nutrientes que necesitamos. Destacan entre todos los ellos los que tienen más peso en la completa formación, como son:

  • Proteínas – elemento esencial en la alimentación que podemos encontrar de forma natural en lácteos (leche), pescado (intenta excluir los grandes pescados como el atún), carne (que no sea carne roja).
  • Hidratos de carbonos completos – Los encontramos en la pasta, pan, legumbres.
  • Hierro – Presente en la carne roja (procura no comer en exceso), pescado y legumbres.
  • Yodo – En alimentos provenientes del mar como las algas o marisco.
  • Calcio – Indispensable en la formación de los huesos (leche o queso).
  • Vitaminas – Frutas y verduras.
  • Fibra (- 30 gr al día) – Frutas y verduras con piel, cereales integrales.

Consejos higiénicos para cocinar

Seguir una alimentación correcta desde el punto de vista nutricional no es suficiente para estar alejadas de cualquier contagio por productos en mal estado o crudos. Por eso es recomendable seguir una serie de pautas a la hora de preparar los productos como:

  • Lavarse bien las manos antes de preparar cualquier tipo de alimento en la cocina.
  • Limpiar adecuadamente todo el instrumento que hayamos usado como sartenes, ollas o utensilios.
  • Evitar el contacto directo de los alimentos crudos con los cocinados.
  • Cocinar a altas temperaturas (por encima de los 75 grados).

Si tienes animales domésticos en casa, también debes prestar atención a los consejos de higiene para evitar la toxoplasmosis en el embarazo.

Alimentos prohibidos 

Aún llevando una correcta alimentación, al estar más expuestas a enfermedades que podrían afectar de forma muy negativa al bebé, sobre todo el los primeros meses de formación, debemos evitar una serie de productos como son:

  • Pescados crudos
  • Leche cruda o no pasteurizada
  • Quesos blandos (sin pasteurizar)
  • Embutidos
  • Marisco crudo
  • El azúcar, hay que evitar tomar azúcar todo lo que podamos

Además de alimentos concretos, también hay formas de preparar los mismos que debemos evitar o no abusar en exceso de ellos como son los fritos, la plancha o los rebozados.

Ni que decir tiene que no debes tomar ni una gota de alcohol durante todo el embarazo ni la lactancia si decides dar el pecho al bebé.

Aumento y pérdida de peso

Durante el embarazo solemos aumentar entre 10-12 kg de peso, es algo completamente normal, nuestro cuerpo acumula nutrientes para la correcta alimentación del feto, aún comiendo de forma totalmente saludable como te recomendamos.

Ten en cuenta, además que debido a los cambios fisiológicos en el cuerpo de la gestante, las digestiones se hacen más lentas, por lo que la absorción de los nutrientes ingeridos es mayor.

Si comemos de forma poco saludable, podremos aumentar el peso en hasta 20 kg, por eso es tan importante comer alimentos sanos como los que te comentamos arriba.

Ponerte a dieta durante esta etapa supone el riesgo de privar al feto de nutrientes esenciales para su desarrollo, protege a los hijos del sobrepeso y diabetes durante el embarazo.

Ofrecido por Blog del bebé

ConsejosAlimentación en familiaEmbarazo – parto – postparto

Источник: https://saposyprincesas.elmundo.es/consejos/alimentacion-ninos/alimentacion-en-el-embarazo/

Dieta sana: así debe ser la alimentación de las embarazadas

La alimentación en el embarazo: 10 claves para un buen desarrollo

Una buena alimentación en el embarazo es decisiva tanto para la madre como para el bebé que está de camino. En ella porque puede ayudar a prevenir molestias propias de la gestación debidas a causas digestivas y en el niño porque se aportan los nutrientes necesarios para su correcto desarrollo.

La mayoría de las mujeres se preocupan por comer los mejores alimentos durante los nueve meses que dura normalmente este periodo, sobre todo, para asegurarse de que sus hijos se desarrollan sanos y para mantenerse en el peso ideal.

Por ello, no está de más recordar lo que es realmente importante en una dieta para las embarazadas y cómo cocinar algunos alimentos para que puedan comerlos sin ningún tipo de problema. Hay que estar alerta porque hay algunos que son vehículos de enfermedades que, aunque son poco habituales, pueden tener consecuencias graves para el bebé.

Además, el estudio CinfaSalud sobre percepción y hábitos en el embarazo reveló que solo 6 de cada 10 mujeres evitan estos alimentos de riesgo o los conocen. 

VER GALERÍA

Toxoplasmosis, listeriosis… cómo evitar enfermedades

Estreñimiento, náuseas, ardor de estómago, tensión arterial elevada… Muchos de los trastornos y molestias típicas del embarazo pueden prevenirse o reducirse con una alimentación adecuada.

«Hoy en día existen controles muy buenos para identificar posibles enfermedades, pero eso no exime a ninguna futura madre de poder sufrirlas. Pueden tener fuertes repercusiones en el caso de adquirirse. Hablamos de la toxoplasmosis, listeriosis, la salmonelosis o la infección por anisaquis.

Las pautas lógicas serían evitar las carnes crudas o poco cocinadas, hacerlas bien, no tomar pescado si no ha sido congelado unos días antes, evitar también los patés, los embutidos, los lácteos no pasteurizados, el marisco o ensaladas que contengan este tipo de productos.

También es aconsejable lavar las frutas y verduras«, asegura el doctor Julio Maset, médico de Cinfa. 

Lee también: La alimentación recomendada para embarazadas en las primeras semanas

Consejos imprescindibles 

  • Come con más frecuencia y de forma equilibrada. Come más veces al día y en raciones más pequeñas.

    Esto te permitirá evitar los periodos de ayuno y las bajadas de azúcar: tres comidas principales y dos o tres pequeñas tomas diarias facilitan el aprovechamiento óptimo de la glucosa y la protección de las reservas de energía y proteínas de la madre.

    Con el fin de que tu bebé y tú recibáis los nutrientes que necesitáis, haz una alimentación variada según la dieta mediterránea.

  • Incluye en tu dieta ácido fólico y hierro. El ácido fólico es fundamental en el desarrollo del sistema nervioso central del futuro niño o niña.

    Puedes hallarlo en verduras de hoja verde, cereales, huevos, naranjas, legumbres y nueces. Respecto al hierro, es necesario para evitar la anemia ferropénica -la deficiencia nutricional más común durante la gestación-, y se encuentra en las carnes rojas -que has de tomar completamente hechas por dentro-, los cereales, las legumbres y los frutos secos.

    Probablemente, tu matrona o ginecólogo te recomendarán suplementos de estos elementos.

  • Modera el consumo de sal y azúcar. Para evitar subidas de tensión, la sal que tomes debe ser yodada, salvo cuando exista una alteración de tiroides, en cuyo caso, tu matrona, ginecólogo o endocrino te aconsejarán.

    Con el azúcar, el objetivo es evitar la ganancia de peso por encima de lo debido al embarazo y prevenir la diabetes gestacional.

  • Las frutas, verduras y hortalizas, mejor frescas.

    A la hora de consumirlas, lo más importante es la preparación: corta primero las partes dañadas y, posteriormente, lávalas bien bajo el agua del grifo, incluso aunque se vayan a pelar.

    Si se van a tomar crudas (incluidas las plantas aromáticas frescas), es conveniente sumergirlas de cinco a diez minutos en un recipiente de agua potable que contenga unas gotas de productos aptos para la desinfección. Después deben enjuagarse con agua abundante.

  • Los lácteos, siempre pasteurizados y los huevos, bien hechos.

    Recuerda que ni la leche ni sus derivados deben ingerirse crudos, por el riesgo contagio por listeria. Opta, preferiblemente, por los fermentados como el yogur, porque, además, contribuyen a repoblar la microbiota intestinal.

    Respecto a los huevos, implican riesgo de salmonelosis, por lo que hay que evitar ingerirlos crudos o poco hechos, así que hay que huir de salsas y postres caseros que los puedan contener.

  • Evita las carnes poco hechas y los embutidos. Al cocinarlas, deben quedar completamente hechas por dentro (no rosadas).

    Evita los carpaccios, adobos, carnes precocinadas y ensaladas preparadas que lleven pollo, jamón… Si la madre no está inmunizada contra la toxoplasmosis, los embutidos deben evitarse, congelarse durante al menos 10 días a -22ºC o cocinarlos previamente. Comer pocas cantidades no reduce el riesgo.

  • Sé precavida con el pescado.

    Evítalos los mariscos crudos, los ahumados y los marinados (sushi, sashimi, ostras, almejas y vieiras crudas, ceviche, carpaccio de pescado, boquerones en vinagre, el salmón o la trucha ahumada), aunque sí los puedes ingerir si son enlatados, no perecederos o si se han cocinado adecuadamente.

    Tampoco está recomendado consumir especies grandes predadoras como el pez espada (emperador), el tiburón (cazón), la caballa, el atún rojo y el lucio, ya que pueden contener mercurio. El resto pueden consumirse tras cocinarse bien y, preferiblemente, tras haber sido congelados durante un mínimo de cuatro días, para evitar el riesgo de infecciones por anisakis.

  • Al cocinar, recuerda estos cinco pasos. Separa las carnes, huevos y pescados crudos del resto de alimentos para evitar contaminaciones cruzadas; enfría, tanto en la nevera como en el congelador; lávalos todos, también superficies, utensilios de cocina y tus manos con agua caliente y jabón tras cada preparación; cocina las comidas a alta temperatura; y descarta aquellos productos caducados o de los que no tengas garantías.
  • 9. Hidrátate bien. Bebe suficiente líquido, alrededor de dos litros diarios; preferiblemente agua, zumos naturales o caldos. En cambio, reduce el consumo de sustancias excitantes como té y café, así como el de bebidas energéticas y con gas, que pueden dificultar la digestión.
  • 10. No bebas alcohol ni fumes. Ambos son altamente perjudiciales para tu salud y la de tu bebé, pues elevan el riesgo de complicaciones como partos prematuros, malformaciones o retrasos emocionales y cognitivos. El alcohol pasa directamente a tu hijo por la placenta y ninguna cantidad de este o de tabaco es segura durante el embarazo, por baja que sea.

VER GALERÍA

Como aclara el experto, «alimentación y embarazo no equivalen a comer por dos, como se suele decir, y ni siquiera significa que la gestante deba ingerir cantidades mayores, sino que debe hacerlo en menor cantidad cada vez, pero con mayor frecuencia -seis veces al día- y procurando masticar despacio. Por lo demás, como cualquier otra persona que desee cuidarse, la futura madre ha de comer de forma variada y equilibrada, incluyendo todos los alimentos básicos para su salud y la de su hijo». Es decir, no existe una dieta específica para el embarazo: las mujeres en esta etapa pueden comer prácticamente de todo, aunque sí hay algunas excepciones motivadas por la seguridad para su bebé y que es necesario tener en cuenta. Por lo demás, se debe comer con moderación, y con la dieta mediterránea y la pirámide alimentaria como guías. 

Источник: https://www.hola.com/ninos/20200415162665/dieta-embarazo-alimentos-recomendados-gt/

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: