La crisis de lactancia de los 4 meses y el sueño

¿Tu bebé ha cambiado su comportamento? Crisis de crecimiento / crisis de lactancia

La crisis de lactancia de los 4 meses y el sueño

De repente tu bebé ha pasado de dormir Xh a muchas menos. Protesta cuando le das de comer y parece que siempre está intranquilo.

¿Qué ha pasado? «Ahora llora cuando va a comer, intento  ofrecer la teta y más protesta. Por las noches se despierta más a menudo de lo que ya lo hacía…

¿Que estoy haciendo mal?¡NADA! Lo que ocurre es que estás en pleno BROTE DE CRECIMIENTO.

Todos los bebés crecen demasiado rápido (date cuenta que en un año TRIPLICAN su peso del nacimiento!) y eso en la teta, se tiene que notar. O, ¿acaso crees que eso de «la composición de la leche cambia en función de las necesidades del bebé» va a ser en vano?

Las crisis o baches de lactancia no dejan de ser crisis para la dueña de la teta y/o su alrededor. Los bebés no tienen crisis, solo tiene baches donde aumentan la demanda porque necesitan un extra de nutrientes para pegar un pequeño estirón…

¿Cuáles son?

  • La primera, a las 24-48h de nacer. Si, justo ahí, donde te pueden ofrecer un biberón «porque la criatura pasa hambre». Llora, se desespera, parece que le duele la barriga porque encoje y estira la piernas, se pone rojo… «O son cólicos o tendrá hambre» te dirán (enséñales este vídeo sobre qué son los cólicos). Pero realmente, estás ante la primera crisis de lactancia o de «vacas locas». Vaya nombre, ¿verdad?. ¿Tiene solución? ¡Claro!. Mucha teta.
  • 15-18 días de vida. Hasta ahora igual tenías un bebé que comía a demanda y entre toma y toma te permitías el lujo de estar 2-3h sin bebé a la teta. De repente, vas a ser una teta pegada a un bebé porque no te suelta ni para ir a darte una ducha. Si le despegas de la teta, llora, incluso si le tienes a la teta, llora…¿pero que le pasa a este niño? Nada, realmente es su manera de decir a tu cerebro «mamá hay que fabricar más leche que tengo que crecer» y su mejor manera de pedir más leche es, mamando más.
  • 6-7 semanas. Vale… y ahora ¿por qué vuelve a estar inquieto?. Pues porque la leche parece que cambia su sabor y la composición hace que sea un poco más salada, cosa que no le gusta y nos lo hace ver con su comportamiento a la teta.
  • 3 meses.Esta es la más larga y donde hay más abandono de la lactancia materna. Vas a llegar a aquí siendo toda una experta. Sabes calibrar manualmente qué teta le vas a ofrecer en la siguiente toma. Cuando notas ese calambre eléctrico al subirte la leche, sabes que tu bebé despertará pidiendo teta enseguida… Pero… de repente, el pecho está «flácido», no notas la subida como antes, además el bebé pide teta más que nunca, día y noche. Se despierta enfadado, y al ofrecerle teta más se enfada. «Oh … me estoy quedando sin leche!» y si, cómo dejes crecer esa sombra de la desconfianza, probablemente te acabes creyendo que ya no hay leche. ¡Nada más lejos de la realidad! Lo que pasa es que en esta época el cuerpo ya sabe cuánto come el bebé, y por lo tanto, no produce leche «de más» como estaba haciendo hasta ahora. ¿Por qué crees que el pecho se llenaba de leche antes de que el bebé lo pidiera? Porque tu cuerpo no iba a dejar que tu cachorro se quedara con hambre. Ahora, ya conoce el patrón del bebé y por lo tanto, fabricará la leche CUANDO EL BEBÉ se ponga al pecho, por lo tanto, él, tendrá que esperar a que empiece a salir y no le rebosará como antes. Por eso se enfada, porque ahora tiene que esperar, y no es que tengan mucha paciencia precisamente… «Vale, entendido… Pero es que ahora en 5 minutos no quiere saber nada de la teta» Si, normal. Está descubriendo mundo, por todo se distrae y puede ser que las tomas que antes duraban 1:30h, ahora duren 5-15 minutos y son totalmente normales.
  • 4 meses. Esto no se trata de un bache de lactancia. Es una crisis madurativa. Si tenías la suerte de que tu bebé era de esos que dormía 5h del tirón por la noche, igual ahora se despierta cada 1-2h. Forma parte de su desarollo cerebral y sus fases del sueño están cambiando. Cuando un bebé nace tiene dos fases de sueño, y necesita adquirir las 5 que tenemos de adultos. Esta es la primera etapa ensayo-error hasta llegar a esas fases. Y no. Dar cereales en biberón por la noche no va a hacer que duerma más. Con ésto solo potenciarás el riesgo de caries y otras enfermedades metabólicas por las dosis de azúcar que contienen esos cereales. Puedes ver un vídeo sobre el tema de los cereales y cómo dormir a un bebé, aquí.
  • 8 meses. Esta tampoco corresponde a una crisis de crecimiento. Se trata de la angustia por separación y tu hijo sufrirá un brote de mamitis aguda que no permitirá ni que te alejes de él a medio metro. Las malas lenguas te dirán que lo tienes muy consentido y que es tu culpa (como siempre). Pero…sabes que eso no es cierto, ¿verdad?. Lo que estás haciendo es criar a un bebé con un apego SEGURO. Sigué así mamá, lo estás haciendo bien.
  • 1 año. A partir de aquí el crecimiento se ralentiza, no van a querer comer otra cosa que no sea la teta y entre eso y la personalidad en desarrollo, puede formarse un cóctel molotov curioso, pero… si has llegado hasta aquí, ¡enhorabuena! Seguro que no ha sido un camino fácil. Quizá sigáis sin dormir de noche y tu bebé siga pidiendo teta («pero no es mayor ya?»). Tranquila. Todo está dentro de lo normal. Recuerda enseñar a las malas lenguas este vídeo para recordarles qué ocurre con el sueño infantil.
  • 2 años. Bienvenidos a la aDOSlescencia. Las rabietas, el «no» y la impaciencia del «todo YA aquí y ahora» ha llegado a casa. Es un buen momento para enseñar las formas en las que hay que pedir las cosas, intentar tener la mayor paciencia posible con ellos y enseñales que no todo puede ser inmediatamente cuando ellos digan. Quizá también notes que vuelves a tener un recién nacido porque la demanda de la teta es altísima. Tranquila. Está en una fase de desarrollo muy determinante, y aunque pueda parecer un niño «muy independiente» todavía necesita la teta de mamá para acomodarse a ella y sentirse «a salvo» de todo lo que está aprendiendo.

¿Los niños que se alimentan con leche de fórmula también tienen crisis?

Si. Las de demanda de más leche harán que tengas que aumentar la cantidad de leche que darás en el bibe, y, las madurativas corresponden al desarrollo cerebral del bebé.

Recuerda: las fechas son aproximadas, puede ser que aparezcan antes, después o nunca. Ya sabes, esto de los bebés es un mundo y cada uno es de una determinada manera.

¡Mucho ánimo y… PACIENCIA! Lo bueno que tienen las crisis, es que, ¡SE TERMINAN!

Carla García. Enfermera y Matrona

Источник: https://www.mimamiesmatrona.com/post/brotes-crecimiento

Lactancia, porteo y colecho

La crisis de lactancia de los 4 meses y el sueño

Es cierto que el término que usamos para describir las cosas es importante, pero si lo pensamos bien, el desconocimiento de las situaciones habituales en la lactancia produce que cuando una mamá está viviendo una de estas situaciones especiales la lactancia esté en riesgo, y con ello esté en crisis.

Estas situaciones de desajustes diversos, que iremos viendo a continuación, rompen la normalidad y preocupan e inquietan a las madres que en muchos casos tienen escasa o nula información concreta sobre la lactancia. Si no se sabe qué pasa, si se desconoce qué está ocurriendo, se tiende a pensar en el gran mito de la lactancia: «no tengo leche».

Hoy para las lectoras de Espacio Lactancia he preparado una revisión de las crisis que se producen en la lactancia, pero ante todo hay que dejar claro que las edades sólo son orientativas y cada bebé es un mundo. Además hay que puntualizar que los bebés prematuros viven las crisis en su edad corregida. 

Crisis de los 15-17 días, la primera sorpresa llega pronto, los bebés aumentan su demanda de manera exponencial y sorprendente:

  • Quieren mamar sin interrupción todo el día
  • No se sueltan del pecho y si lo hacen vuelven a pedirlo en pocos minutos
  • No descansan ni permiten que la madre descanse
  • La madre siente los pechos blandos y cree que no tiene leche

¿Qué pasa?

El bebé debe aumentar la producción de leche de su madre y la única manera de conseguirlo es mamar de manera ininterrumpida varios días. De esta manera la producción de leche de la madre aumenta y él puede recibir toda la leche que necesita.

El bebé a veces toma tanta leche que tiende a regurgitar pero aún así sigue pidiendo leche. No pasa nada por seguir su ritmo, incluso con las regurgitaciones. No es adecuado introducir un chupete o darle suplemento ya que las dos cosas interfieren en la normalización de la producción de leche.

En dos o tres días el aumento de demanda termina y se normaliza. 

Crisis de las 6-7 semanas, al fin la lactancia funciona perfectamente y entonces los bebés empiezan a mamar diferente y a protestar mientras maman:

  • Maman de manera inquieta, lloriqueando
  • Tironean del pezón
  • Se arquean y tensan espalda y piernas

La crisis de los 3 meses, quizá es la más compleja de las crisis, ya que afecta a madre y a bebé

Durante esta crisis se producen muchos abandonos prematuros de la lactancia, al no poder comprender qué pasa y debido a las malas indicaciones que suelen recibir las madres:

  • Llora y protesta durante unos minutos al inicio de la toma
  • El bebé ha aprendido a mamar muy rápido y termina la toma en dos o tres minutos
  • La madre ofrece más el pecho o incluso el pecho contrario pero el bebé rechaza mamar
  • El bebé se distrae con nada y prefiere ver el mundo a mamar: se suelta del pecho para ver quién entra por la puerta, para mirar el cuadro que hay detrás de la madre,…
  • Cuando está tranquilo mama y sonríe a su madre
  • La madre siente el pecho blando y cree que no tiene leche
  • El bebé sólo mama con tranquilidad durante las siestas o durante la noche donde hace tomas largas y plácidas

Crisis de los 4 meses, esta crisis no es por culpa del pecho, no se trata de ningún aumento de la producción, ni ninguna modificación del sabor de la la leche… Se produce por otras causas y amamantar al bebé ayuda a superar este periodo:

  • Los bebés aumentan los despertares nocturnos
  • En las tomas nocturnas se muestran demandantes y nerviosos
  • Las madres creen que el bebé se queda con hambre o que no tiene leche suficiente
  • Se les aconseja empezar con leche artificial o con cereales para dejarlos llenos

Crisis de los 8-9 meses, de nuevo se trata de una crisis de la que la lactancia no es culpable:

  • Los bebés reclaman la atención constante de su madre todo el día
  • De día maman con cierta normalidad
  • De noche aumentan la demanda
  • Despiertan angustiados llorando y quieren mamar
  • Las tomas nocturnas se vuelven eternas, no quieren soltar el pecho.

Crisis del año ¡Quién diría que llegados al año aún tuviéramos crisis!

  • Los niños empiezan a dejar de comer (si es que comían sólidos)
  • Pasan el día picando comida pero siguen mamando mucho
  • Piden teta a su manera, que no siempre es la más discreta y amigable
  • El entorno empieza a opinar y a presionar a las madres para que deje de amamantar
  • Se culpa al pecho de dejar sin hambre al bebé y ser la causa de que el bebé coma tan poco

Crisis de los dos años, cuando llegas a los dos años de lactancia y cumples el mínimo recomendado por las autoridades sanitarias nadie te avisa de que vayas a vivir una situación compleja:

  • El bebé no pide teta, EXIGE teta
  • Maman con mucha frecuencia y mucho rato, parecen un recién nacido
  • De nuevo el entorno opina y presiona para terminar de una vez “con el vicio”
  • La madre se siente sobrepasada por ese comportamiento exigente y demandante

¿Cuándo dormirá mi bebé de un tirón? El sueño en bebés menores de 12 meses. Colecho

La crisis de lactancia de los 4 meses y el sueño

La mayoría de los niños desarrollan un patrón de sueño normal sin ninguna clase de ayuda, al igual que la gran mayoría aprende a caminar o a controlar esfínteres sin entrenamiento de ningún tipo.

El sueño se puede dividir en dos grandes fases: sueño no REM (Rapid Eyes Movements) y sueño REM. Las fases del sueño van cambiando y madurando con la edad. Como en otros aspectos del desarrollo infantil, hay muchas variaciones de un bebé a otro.

Patrón de sueño de los bebés

Durante los primeros 6 meses de vida los bebés se despiertan a menudo. Lo más probable es que sea para asegurar que se les alimente con frecuencia puesto que su crecimiento es muy rápido. Esto también favorece el apego, pues el contacto piel con piel y la liberación de oxitocina en la madre durante el amamantamiento contribuyen a este vínculo.

En general, los bebés que toman el pecho tardan más tiempo en establecer un patrón de sueño prolongado durante la noche, pero las tomas nocturnas son muy útiles para favorecer la prolongación de la lactancia materna. Hay que recordar que la lactancia materna tiene interesantes ventajas para la salud de los bebés y sus madres.

Si el bebé toma fórmula artificial, posiblemente haga pausas nocturnas más largas.

De todos modos, si se despierta, se le puede ofrecer una toma si parece que tiene hambre, pero a partir de los 8 meses se puede probar primero a consolarle con caricias y arrullos o bien ofrecerle agua.

Es preferible no encender la luz, ni jugar con el bebé y si es posible, no sacarlo de la cuna.Algunas personas se preguntan si puede ser perjudicial para el bebé dormir con interrupciones, pero este es el modelo natural de desarrollo del ser humano.

Hay etapas en que los bebés hacen pausas más largas de noche y luego vuelven a pedir el pecho más veces, por ejemplo, es probable que entre los 7 y los 9 meses el bebé haga más tomas nocturnas. Esto es normal.

Es importante que también la madre pueda descansar. Lo mejor es adaptarse al ritmo del pequeño, por supuesto.

¿Y si se despierta?

Si llora es preferible calmarlo primero en brazos, antes de devolverlo a la cuna, con gestos tranquilos. Siempre se debe atender al llanto del bebé. No hacerlo puede tener efecto perjudicial para el desarrollo del apego entre el bebé y sus progenitores.

Recuerde que:

  • Es normal que los bebés se despierten a menudo por la noche durante el primer y segundo año de vida.
  • Los bebés que toman el pecho tardan más tiempo en dormir de un tirón, pero eso no les perjudica.
  • Los padres deciden donde dormirá el bebé. Es recomendable estar informado sobre las pautas para prevenir la muerte súbita del bebé.
  • Unas rutinas agradables pueden facilitar la transición al sueño, pero no se debe aplicar por norma ningún entrenamiento de tipo “conductual”.
  • Si el bebé comparte la cama con la madre (colecho) deberá ser acostado boca arriba y sin cubrir su cabeza ¡Y eviten fumar dentro de casa!
  • Es preferible atender al llanto del bebé tanto de día como de noche. 

Sueño y colecho

No se conoce ningún efecto perjudicial de acostar al bebé en la cama familiar. Es algo normal en muchas culturas que no tiene repercusiones negativas para la salud física ni mental del bebé ni de los progenitores.

Si la madre ha optado por acostar al bebé en su propia cama para facilitar las tomas del pecho, conviene que sepa las recomendaciones para disminuir el riesgo de síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL).

Es importante que los padres estén informados sobre ciertas circunstancias que pueden acarrear mayor riesgo para los niños si se practica el colecho, principalmente entre los menores de 6 meses de edad.

El Grupo de Trabajo para el Estudio de la Muerte Súbita Infantil y el Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría han elaborado consejos relacionados con la prevención del SMSL y el colecho:.

La forma más segura de dormir para los lactantes menores de seis meses es en su cuna, boca arriba, cerca de la cama de sus padres. Existe evidencia científica de que esta práctica disminuye el riesgo del SMSL en más del 50 %.

La lactancia materna tiene un efecto protector frente al SMSL y, por otro lado, el colecho es una práctica beneficiosa para el mantenimiento de la lactancia materna, pero también se considera un factor que aumenta el riesgo de SMSL por lo que no debe ser recomendado en:

  • Lactantes menores de tres meses de edad.
  • Prematuridad y bajo peso al nacimiento.
  • Padres que consuman tabaco, alcohol, drogas o fármacos sedantes.
  • Situaciones de cansancio, especialmente de cansancio extremo, como el postparto inmediato.
  • Colecho sobre superficies blandas, colchones de agua, sofá o sillones.
  • Compartir la cama con otros familiares, con otros niños o con múltiples personas. 

Источник: https://enfamilia.aeped.es/vida-sana/cuando-dormira-mi-bebe-un-tiron-sueno-en-bebes-menores-12-meses

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: