La crisis ¿influye en la fertilidad?

La crisis ¿influye en la fertilidad?

La crisis ¿influye en la fertilidad?

La precariedad laboral y la incertidumbre económica provocan que muchas parejas en edad reproductiva retrasen la decisión de tener un hijo pensando que aún tienen tiempo por delante para plantearse la maternidad.

De hecho, en los últimos años ha aumentado la edad media de los pacientes que acuden a las clínicas de reproducción asistida.

Según datos de la clínica Ginefiv, actualmente la edad media de las mujeres que visitan una clínica para pedir ayuda es de más de 37 años, cifra superior a la edad recomendada para planear un primer embarazo, que suele ser entre los 28 a los 32 años.

Índice

Aumento de la edad del primer embarazo

“En 2007, los pacientes mayores de 35 años sólo suponían el 48% de nuestra clínica, pero hoy representan más del 70%, por lo que ha aumentado más de 20 puntos, principalmente a consecuencia de los factores socio-económicos de estos últimos años”, señala la Dra.

Victoria Verdú, coordinadora de Ginecología de la clínica de reproducción asistida Ginefiv. “En contraposición, las pacientes más jóvenes y en mejor estado reproductivo, es decir, aquellas que oscilan entre los 30 a los 35 años, han descendido.

Mientras que en 2007 representaban el 36%, ahora sólo son el 25%”.

Según los expertos, a partir de los 37 años la mujer comienza a tener dificultades, ya que no solo disminuye claramente la reserva ovárica sino que los óvulos son de peor calidad.

“Es lógico que las parejas prioricen la estabilidad financiera, pero muchas de ellas no son conscientes de que, cuanto más tarde retrasen la hora de tener un hijo, mayores serán las dificultades de concebirlo y mayores los riesgos que pueden aparecer durante la gestación”, explica la doctora.

Las posibilidades de embarazo natural a partir de los 42 años son muy bajas, ya que los óvulos son escasos y suelen tener anomalías cromosómicas. “Es fundamental concienciar a la población de que el factor tiempo es clave en la reproducción, ya que limita el éxito de los resultados esperados. Por encima de los 43, las posibilidades de gestar un hijo con ovocitos propios es realmente difícil, por lo que deberemos recurrir a óvulos de donantes que luego puedan ser fecundados con esperma del marido o de un donante”, afirma la doctora. Por eso, a pesar de que es importante tener una cierta estabilidad económica a la hora de plantearse tener hijos, es fundamental no retrasar mucho la edad de la maternidad. 

Complicaciones en embarazos pasados los 40 años

– Riesgo de aborto: el riesgo de aborto espontáneo con la edad materna se sitúa en torno al 11,1 % entre 20-24 años, pero sube hasta el 93% a partir de los 45 años.

– Aumento del riesgo de anomalías cromosómicas: el trastorno cromosómico más común es el del síndrome de Down (trisomía 21). La incidencia de este síndrome aumenta con la edad materna; así, es inferior a 1 entre 1.000 en mujeres menores de 30 años, mientras que en mujeres entre 40-42 años el riesgo aumenta hasta el 1 entre 105.

– Hipertensión arterial: su incidencia aumenta con la edad materna y gestaciones múltiples. Cuando la hipertensión arterial va acompañada de edemas y proteinuria se denomina preeclampsia, una gestosis que puede llegar a ser muy grave.

Parto prematuro y bajo peso del niño al nacer, con los riesgos y complicaciones que un parto prematuro, sobre todo uno por debajo de las 28 semanas de gestación, conlleva.

Diabetes Gestacional: es la alteración metabólica que más frecuentemente se asocia al embarazo en edad avanzada afectando al pronóstico de la madre  (infecciones de orina, aumento excesivo de peso, parto prematuro…) y al del futuro hijo (macrosomía, hiperbilirrubinemia o distrés respiratorio) si no se controla adecuadamente.

Cesáreas o partos instrumentados: el riesgo de cesárea o parto instrumentado aumenta considerablemente en las mujeres de más de 40 años que dan a luz a su primer bebé, ya que existe una mayor probabilidad de prolongar la segunda etapa del parto aumentando así el sufrimiento fetal por lo que aumenta la probabilidad de tener un parto vaginal instrumentado (ventosa o fórceps) o una cesárea.

Agravamiento de patologías previas de la gestante durante el embarazo y el puerperio.

Técnicas de fecundación habituales pasados los 40 años

Pasados los 40 años, como decíamos, la reserva ovárica es muy baja y la calidad de los óvulos muy mala, por lo que es complicado conseguir un embarazo de manera natural, incluso mediante técnicas de fecundación habituales como la fecundación in vitro o la inseminación artificial. Por eso, es normal recurrir a otras técnicas como las siguientes:

Fecundación in vitro con óvulos de una donante. A no ser que la mujer tenga congelados sus propios óvulos (algo que se recomienda para mujeres que creen que van a ser madres después de los 35 años), hay que recurrir a los óvulos de una donante para fertilizarlos con el esperma, que puede ser también de un donante o de la pareja.

Fecundación un vitro con donación de embriones. Otra posibilidad es recurrir a embriones donados para asegurarnos la calidad de los mismos y que se implanten correctamente en el útero.

En cualquiera de los casos, la mujer deberá someterse a tratamientos hormonales antes y durante el embarazo y tener mucho cuidado, ya que el embarazo se considerará de riesgo debido a la edad, por lo que deberá hacerse controles extra.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/fertilidad/fertilidad-en-la-mujer/la-crisis-influye-en-la-fertilidad-5374

Hoy, 4 de junio, se celebra el Día Mundial de la Infertilidad, un problema que según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), afecta a un 10 por ciento de las parejas en todo el mundo, aunque en España la cifra se eleva al 17 por ciento.

La crisis del COVID-19 ha supuesto un problema añadido para las parejas que se encuentran actualmente en tratamientos de reproducción asistida, ya que estos se detuvieron cuando se declaró el estado de alarma y a día de hoy no todas las clínicas han recuperado su actividad.

De la mano de Meritxell Contero, psicóloga, sexóloga, terapeuta de parejas y autora del libro 'El nombre del arcoiris', nos hemos acercado un poco más a la realidad que están viviendo miles de parejas en nuestro país. Así está afectando el COVID a la fertilidad.

Ansiedad e incertidumbre, los sentimientos durante el confinamiento de pacientes en tratamiento de fertilidad

Cuando se declaró el estado de alarma, los tratamientos de reproducción y transferencia de embriones quedaron cancelados, al igual que las pruebas diagnósticas y consultas médicas relacionadas con la fertilidad.

Solo se podía acudir al médico o al hospital en caso de urgencia, y aunque para muchas parejas, el proceso en el que se encontraban o estaban a punto de comenzar era lo más prioritario de sus vidas, la situación era confusa y por encima de todo debía primar la salud y seguridad de trabajadores y pacientes.

«Suspender los tratamientos de reproducción asistida fue una medida de prudencia ante el desconocimiento.

No había mucha información sobre cómo el COVID-19 podía afectar a las gestaciones, no había casuística, y aunque la OMS nunca recomendó a las parejas que se abstuviesen de buscar un embarazo, o que se utilizaran métodos de anticoncepción, se decidió detener los ciclos» – ha manifestado el doctor Antonio Requena, director del IVI-Madrid

Desde la Asociación Red Nacional de Infértiles explican que los meses que ha durado el confinamiento han ido en detrimento de muchas mujeres, para quienes el tiempo de ser madres se agota.

«Durante el tiempo que ha durado el confinamiento, desde Red Infértiles hemos estado muy pendientes de las instrucciones del Gobierno y las recomendaciones de las sociedades científicas sobre la continuidad de los tratamientos, pues muchas de nuestras asociadas se encuentran en tiempo de descuento«.

«Esperar uno o dos meses, en el caso de mujeres con baja respuesta ovárica o una edad muy avanzada, puede suponer la pérdida de una guerra en la que llevan mucho tiempo batallando» – explica Helena Fernández, presidenta de la Asociación.

La experta, Meritxell Contero, trabaja acompañando psicológicamente a las parejas que están pasando por el arduo camino de la infertilidad. Durante el confinamiento también llevó a cabo sesiones online gratuitas, y en ellas pudo constatar que la ansiedad ha sido el denominador común para la mayoría de mujeres en tratamiento de fertilidad:

«Aunque he visto casos de mujeres que se han tomado el confinamiento como una pausa para descansar del torbellino de emociones que supone estar inmersa en un tratamiento de reproducción asistida, la mayoría ha experimentado una gran ansiedad».

«Y es que a la situación incontrolable y repentina que todos tuvimos que afrontar a causa del coronavirus, se sumó la vivencia personal de cada pareja, en lo que a reproducción asistida se refiere.

Así pues, hubo parejas que se quedaron sin poder comenzar sus tratamientos, a otras se les suspendió a la mitad, e incluso algunas mujeres se quedaron a escasos días de poder someterse a la transferencia de embriones«

Tal ha sido el caso de Mónica, una mujer que lleva años luchando contra la infertilidad y quien tenía todas las esperanzas puestas en este año 2020, especialmente en el mes de marzo, fecha en la que iba a comenzar un tratamiento diferente a los que se había sometido con anterioridad:

«Estábamos muy cerca cuando todo se paró. Faltaban días para hacerme la transferencia de embriones, pero al final no pudo ser. Nuestro sueño de ser padres se paró en seco aquel 14 de marzo» – confiesa con tristeza.

«Se da además la circunstancia de que durante el confinamiento celebré mi 42 cumpleaños y nuestro segundo año en el camino de la reproducción asistida. Ni qué decir tiene que ambas efemérides, vividas además en el marco de una pandemia, han sido un mazazo enorme, pues te das cuenta de que el tiempo pasa y sigues sin poder alcanzar tu sueño«

Precisamente la edad de la mujer es otra de las cuestiones a las que hacer referencia Meritxell en nuestra entrevista:

«La edad ha sido una de las causas principales de ansiedad durante el confinamiento.

Hay que tener en cuenta que a la hora de seguir un tratamiento por la Seguridad Social la edad es determinante.

También lo es el factor tiempo, especialmente en el caso de mujeres con una reserva ovárica muy pobre o con menopausia precoz. En estos casos, un parón de dos, tres o cuatro meses es algo serio»

Y es que la edad media en la que la mujer se plantea su primer embarazo es, según la Sociedad Española de Fertilidad, uno de los factores que más contribuye a aumentar las tasas de infertilidad, pues disminuye la calidad de los gametos y empeora la calidad de los embriones.

Casi la mitad de mujeres en tratamiento de fertilidad no lo ha reanudado todavía

Poco a poco, los distintos territorios de nuestro país van avanzando en la desescalada y con ello comienzan a reanudarse tímidamente los tratamientos de fertilidad.

Aún así, según una encuesta llevada a cabo por la Red Infértiles entre 243 pacientes, el 44% de las mujeres que se encontraba en tratamiento de fertilidad antes de la pandemia no lo ha reanudado todavía, y entre los motivos están:

En nuestra asociación estamos más preocupados que nunca por las pacientes que siguen su tratamiento en la sanidad pública.

Si las listas de espera ya eran un problema de acceso para las mujeres que se encuentran en el límite de la edad reproductiva, ahora se suma la demora de quienes ya estaban en ello, afectando directamente al éxito de los tratamientos» – indican desde la Asociación Red Nacional de Infértiles.

Meritxell también ha percibido una gran preocupación por el tema económico entre las mujeres a las que atiende:

«Muchas parejas se encuentran en situación de ERTE o son pequeños autónomos que han visto reducida a cero su facturación durante este tiempo. Esto hace prácticamente imposible el hecho de afrontar ahora mismo un tratamiento de reproducción asistida entre aquellos que iban a comenzar por primera vez»

Ante el miedo al contagio, «hay que transmitir a las mujeres un mensaje de tranquilidad y confianza»

Por otro lado, la psicóloga hace especial hincapié en el miedo al contagio por coronavirus que tienen muchas mujeres y que está influyendo a la hora de retomar los tratamientos de fertilidad:

«En general, estoy percibiendo mucho miedo al contagio y a la posibilidad de quedar embarazada durante esta pandemia y que la enfermedad pase al bebé.

En estos casos, creo que es muy importante estar correctamente informadas de los estudios científicos que se están publicando al respecto, y transmitir a las mujeres un mensaje de tranquilidad y confianza en sus médicos y clínicas u hospitales, pues ellos van a tomar todas las medidas pertinentes para llevar a cabo los tratamientos con la máxima seguridad»

Así lo indica también el doctor Luis Martínez Navarro, presidente de la Sociedad Española de Fertilidad (SEF):

«Quiero que las parejas entiendan que todo lo que hacemos es seguro y que no deben dejar para otro tiempo lo que puedan hacer ahora; nadie sabe si los tiempos que vienen será mejores o no, pero lo que sí es seguro es que para las mujeres el retraso va a ser peor, pues el aumento de edad va a afectar a su capacidad fértil»

Todos los centros han aplicado importantes medidas de seguridad para evitar contagios, como testar a los trabajadores para covid, lavado de manos al entrar, uso de mascarillas, dispersión de pacientes en sala de espera aumentado los horarios, desinfecciones constantes… Además, no se inicia un tratamiento si hay alguna sospecha de estar infectado.

«Nuestros laboratorios de reproducción asistida tienen un nivel de seguridad tipo 2, además se trata de un virus que se transmite a través de vías respiratorias, no como los virus de transmisión sexual, hepatitis o VIH, por lo que, en técnicas de reproducción asistida, no hay ningún problema» – asegura el doctor Requena, director del IVI-Madrid

Aunque todo parece indicar que esta pandemia no traerá consigo un baby boom, el doctor Requena quiere lanzar un mensaje tranquilizador a las parejas que estaban planteándose ser padres antes de la crisis del COVID:

«No hay nada que pueda alarmar a una paciente para replantearse tener un hijo. A día de hoy, una mujer embarazada puede estar tranquila, pues no va a tener más riesgo de contraer enfermedad, y si enferma no tendrá más complicaciones que una mujer no embarazada»

«Por lo tanto, nuestra recomendación es que guarde todas las precauciones posibles, pero que esté tranquila. Y aquella paciente o aquella pareja que tuviera planes hace cuatro o cinco meses de buscar un hijo, que se lo sigan planteando».

Foto | iStock

Vía | Red Infértiles, Ferring Pharmaceuticals

Agradecimientos | Meritxell Contero (puedes seguirla en Instagram)

En Bebés y Más | Un análisis de sangre permitirá predecir la calidad de óvulos de las mujeres antes de someterse a un tratamiento de fertilidad, Consejos para concebir: todo lo que debes saber si buscas quedar embarazada, Fecundación in Vitro: ¿qué molestias voy a sentir? Una experta explica cómo es el proceso en cinco pasos, Inseminación artificial: qué es y en qué consiste esta técnica de reproducción

Источник: https://www.bebesymas.com/fertilidad/nuestro-sueno-se-paro-seco-14-marzo-asi-esta-afectando-crisis-covid-a-parejas-tratamiento-fertilidad

La fertilidad también se resiente en los países pobres

La crisis ¿influye en la fertilidad?

La creencia generalizada es que las mujeres de los países ricos cada vez tienen menos hijos y las de los países pobres siguen teniendo numerosísima descendencia.

Sin embargo, los datos se encargan de desmontar este mito y subrayan que la fertilidad también está descendiendo en países pobres.

Esto ha llevado a los especialistas en demografía a especular sobre la causa de esta caída que, lógicamente, causa más estragos según donde se produzca (o donde esté el punto de partida).

Un estudio recién publicado en la revista 'Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS)' analiza qué factor es el más determinante en la caída de la fertilidad de Bangladesh, cuyas mujeres han pasado de tener 6,7 hijos de media en 1966 a 2,6 en 2010. Según los autores del trabajo, las razones económicas son las que más han pesado.

Sin embargo, que nadie se lleve a engaño, esto no quiere decir que la crisis económica o una mayor pobreza supongan un menor número de niños, como se podría deducir a primera vista. Por el contrario, es el cambio de modelo económico de tradicional a capitalista el que influye en que se tengan menos hijos.

Los autores del estudio distan mucho, no obstante, de dar una única explicación a este fenómeno.

«Aunque creemos que, en comparación, los modelos que enfatizan la economía y las variables de inversión son los mejores predictores de la fertilidad, nuestros resultados también corroboran investigaciones anteriores que afirman que se necesitan muchas causas para explicar el rápido y reciente descenso de la fertilidad tanto en el Bangladesh moderno como en gran parte de los países en vías de desarrollo», subrayan los investigadores -dirigidos por Nurul Alam, del Centro Internacional para la Investigación de la Enfermedad Diarreica en Daka, Bangladesh-.

En España

El consultor en demografía y autor del libro 'El suicidio demográfico', Alejandro Macarrón, explica por teléfono a ELMUNDO.es que la crisis económica que afecta en este momento a España no está detrás del descenso de la fertilidad que se vive desde hace décadas en el país. «En España ha habido años muy buenos económicamente en los que la fertilidad apenas ha cambiado».

Aunque este experto lo achaca más al cambio de valores morales y familiares, coincide con los autores del estudio en la influencia de otros factores.

«Uno de los cambios esenciales que llevan a una menor fecundidad es el factor económico, por el progreso a un cierto nivel de confort, alfabetización y urbanización (lo cual es más bien lo contrario de la tesis de que, a más pobreza/crisis, menos hijos)», apunta.

Para Macarrón, las causas principales son achacables a la «vida moderna», lo que también explicaría la relativamente poca influencia de políticas de fomento a la natalidad como las que se llevan a cabo en los países nórdicos, o incluso en Francia, para paliar la caída generalizada en el número de hijos.

Según explican los autores del estudio en 'PNAS', los modelos económicos examinan los costes y beneficios de la inversión en uno mismo y en los niños.

Así, el llamado 'modelo Caldwell' sugiere que en las sociedades agrícolas tradicionales los niños ofrecen bienestar a sus padres a través del trabajo, lo que favorece una fertilidad alta, mientras que en las economías modernas, los niños consumen dicho bienestar, lo que implica una menor fertilidad.

La 'teoría del capital humano' sugiere que la inversión en los niños ha aumentado en las sociedades modernas, por apostarse ahora más por la educación.

Otros modelos que utiliza la demografía para explicar las variaciones en fertilidad son los de transmisión cultural y los de mortalidad y riesgo, que afirman que, una vez los padres se dan cuenta de que la mayoría de los niños sobreviven a su infancia, dejan de tener tantos hijos como antes, cuando contaban con una elevada mortalidad infantil.

  1. Cerrar ventana Sin206.may.2013 | 10:41

    Dios mío !!!!, una media de casi 7 hijos por mujer !!!!, eso no hay economía familiar que lo tolere…. en Bangladesh ó en Matalascañas, da igual. Tal vez si empezáramos a aplicar – pero YA con seriedad – políticas de control de natalidad acabaríamos con la descomunal sobrepoblación, la elevada mortalidad infantil y el tremendo deterioro de muchas economías familiares.

    ResponderCitar mensaje

    Valorar

    PositivoNegativo

    Denunciar

  2. Cerrar ventana agomvin06.may.2013 | 11:25

    «… causa más estragos… » En mi humilde opinión, creo que el hecho de que se mantenga la población en vez de aumentar, tiene más beneficios que inconvenientes. Tenemos que poner freno al crecimiento desenfrenado de la población.

    El problema es que dentro de varias décadas habrá un porcentaje muy alto e ancianos, pero es algo por lo que debemos pasar. El «patadón para adelante» es aumentar la población para que haya siempre más trabajadores que jubilados, y no puede continuar por mucho tiempo. Ahora, siendo 7.

    000 millones, hay comida para todos, pero… ¿cuando seamos 70.000? ¿Y 700.000? En algún momento habrá que parar, ¿no?

    ResponderCitar mensaje

    Valorar

    PositivoNegativo

    Denunciar

  3. Cerrar ventana

    Enviar mensaje a avatares

    avatares06.may.2013 | 11:32

    #1Dios mío !!!!, una media de casi 7 hijos por mujer !!!!, eso no hay economía familiar que lo tolere…. en Bangladesh ó en Matalascañas, da igual.

    Tal vez si empezáramos a aplicar – pero YA con seriedad – políticas de control de natalidad acabaríamos con la descomunal sobrepoblación, la elevada mortalidad infantil y el tremendo deterioro de muchas economías familiares.

    El economista y catedrático Santiago Niño Becerra,se desgañita diciendo lo mismo que ud,y se pregunta por que la clase política,NO LO DICE DE UNA VEZ EN VOZ ALTA!.SOMOS DEMASIADOS!! NO HAY TRABAJO PARA TODOS NI QUERIENDO!

    ResponderCitar mensaje

    Valorar

    PositivoNegativo

    Denunciar

  4. Cerrar ventana

    Enviar mensaje a Unodelmonton

    Unodelmonton06.may.2013 | 11:54

    #1Dios mío !!!!, una media de casi 7 hijos por mujer !!!!, eso no hay economía familiar que lo tolere…. en Bangladesh ó en Matalascañas, da igual.

    Tal vez si empezáramos a aplicar – pero YA con seriedad – políticas de control de natalidad acabaríamos con la descomunal sobrepoblación, la elevada mortalidad infantil y el tremendo deterioro de muchas economías familiares.

    Totalmente de acuerdo con usted, la humanidad crece demasiado para un mundo limitado y con ella se pierden los espacios naturales y miles de especies a las cuales privamos de su hábitat. Un mundo sostenible pasa por un mundo sin exceso de población, cuantos menos seamos a mas tocaremos ya que los recursos son finitos y limitados.

    ResponderCitar mensaje

    Valorar

    PositivoNegativo

    Denunciar

  5. Cerrar ventana

    Enviar mensaje a Rober2D2

    Rober2D206.may.2013 | 12:41

    #1Dios mío !!!!, una media de casi 7 hijos por mujer !!!!, eso no hay economía familiar que lo tolere…. en Bangladesh ó en Matalascañas, da igual.

    Tal vez si empezáramos a aplicar – pero YA con seriedad – políticas de control de natalidad acabaríamos con la descomunal sobrepoblación, la elevada mortalidad infantil y el tremendo deterioro de muchas economías familiares.

    La cifra de 7 hijos es de 1966. La actual es de 2,6. De todas formas, es cierto que hay países africanos con 7 hijos por mujer. Ten en cuenta no obstante que la mortalidad infantil de esos países es muy elevada. Si tienes 7 y se mueren 4 ….

    ResponderCitar mensaje

    Valorar

    PositivoNegativo

    Denunciar

  6. Cerrar ventana

    Enviar mensaje a benvenuto

    Iñigo Mateache benvenuto06.may.2013 | 12:51

    La humanidad debe alcanzar el equilibrio. Una superpoblación, sería una catastrofe, pero un descenso de la población produciría también nefastas consecuencias. Lo que ocurría en Bangladesh de 7 niños por mujer era insostenible. 2,1 o 2,2 sería un buen estandar. Españacon su 1,37, por ejemplo requiere políticas expansivas.

    ResponderCitar mensaje

    Valorar

    PositivoNegativo

    Denunciar

  7. Cerrar ventana

    Enviar mensaje a AntiSaloio

    AntiSaloio06.may.2013 | 13:29

    ENTONCES. ERA UN MITO???? Este tipo sabe lo que es un mito? Entonces era un mito decir que los paises pobres tienen 4 veces más hijos de los que deberían tener? Si aun con 2.6, es más del doble de España o Italia…

    sabiendo que Bangladesh es poco mas grande que Cataluña y que tiene más de 110 millones de habitantes? Si la fertilidad baja, es que la naturaleza está poniendo las cosas en orden en un territorio ULTRAPOBLADO, paupérrimo y sujeto a todo tipo de catástrofes que van de los terremotos a las inundaciones monstruosas…

    Que los países pobres tiene más hijos, no era un mito. Simplemente que el sistema económico y el exceso de gente provoca una reacción natural de la colectividad, por supervivencia.

    ResponderCitar mensaje

    Valorar

    PositivoNegativo

    Denunciar

  8. Cerrar ventana ANNGRET06.may.2013 | 13:59

    En los países ricos el problema es que tienen + hijos las capas más pobres e incultas y que la gente tarda mucho en morirse. Sí, ya está bien de echar la culpa a las mujeres que no tienen hijos o que sí. El mundo rico lo superpobla la población dependiente, que requiere los excedentes del trabajo o del tiempo de otros para sobrevivir.

    Nose puede sobrevivir si todos vivimos hasta los 85. La muerte es tan necesaria como la renovación de la vida..

    Cuando se desequilibra la balanza población-recursos ocurre que: a) la población se extingue o b) se reequilibra, trágicamente por la mortandad mediante: a)otra especie la diezma (pandemia); b) se autodiezma (guerra) c)los débiles perecen desasistidos (ya no hay para pagar pensiones ni sanidad o s. sociales.

    ResponderCitar mensaje

    Valorar

    PositivoNegativo

    Denunciar

  9. Cerrar ventana

    Enviar mensaje a Legionensis

    Legionensis06.may.2013 | 15:25

    @ANNGRET #8En los países ricos el problema es que tienen + hijos las capas más pobres e incultas y que la gente tarda mucho en morirse. Sí, ya está bien de echar la culpa a las mujeres que no tienen hijos o que sí.

    El mundo rico lo superpobla la población dependiente, que requiere los excedentes del trabajo o del tiempo de otros para sobrevivir. Nose puede sobrevivir si todos vivimos hasta los 85. La muerte es tan necesaria como la renovación de la vida..

    Cuando se desequilibra la balanza población-recursos ocurre que: a) la población se extingue o b) se reequilibra, trágicamente por la mortandad mediante: a)otra especie la diezma (pandemia); b) se autodiezma (guerra) c)los débiles perecen desasistidos (ya no hay para pagar pensiones ni sanidad o s. sociales.

    Acabo de leer a Malthus, Gobbles y Lamarck todos juntos, con un poco de Darwin. Lo único que le ha faltado decir es que hay que controlar la población de las razas inferiores y poner un límite a la esperanza de vida, algo así cómo: a partir de los 75 no se curan enfermedades.

    Desde que el mundo es mundo, ha habido trasvases de población. América recibió los excedentes de Europa. Ahora es Europa la que va a necesitar rejuvenecerse, desde dentro o importando jóvenes.

    ResponderCitar mensaje

    Valorar

    PositivoNegativo

    Denunciar

  10. Cerrar ventana

    Enviar mensaje a Pindsvin1976

    Pindsvin197618.may.2013 | 10:09

    En demografía se suele hablar de las cuatro fases: 1)en sociedades agrarias primitivas alta natalidad y mortalidad, se tienen muchos hijos para conseguir que una proporción aceptable de ellos sobrevivan, como alguien ha dicho por ahí muy acertadamente.

    2) una vez que la sociedad y su economía se modernizan, en lo sanitario al menos, se produce una reducción drástica de la mortalidad y puesto que previamente ha habido una alta natalidad y esos niños dejan de morirse en masa, se crea una gran franja de gente fértil que tienen muchos hijos aún.

    3) posteriormente, conforme la mejora de vida se asienta, cambia la mentalidad y disminuye drásticamente la natalidad. 4) finalmente, los indices de natalidad y mortalidad se estabilizan a niveles bajos para ambos. Y hasta aquí hemos llegado por el momento.

    Hay factores que influyen drásticamente en esto, sobre todo la educación de la mujer y su acceso al mercado laboral.

    ResponderCitar mensaje

    Valorar

    PositivoNegativo

    Denunciar

Queremos saber tu opinión

Источник: https://www.elmundo.es/elmundosalud/2013/05/03/noticias/1367603701.html

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: