La dieta posparto

Dieta posparto: la alimentación después de un embarazo

La dieta posparto

Después de un embarazo, no solo queremos volver a estar sanas y en forma, sino que además, y sobre todo si decides darle el pecho a tu bebé, deberás llevar una alimentación saludable y equilibrada para aportarle todos los nutrientes que necesita a través de la lecha. A continuación, te explicamos todo lo que debes tener en cuenta en tu dieta posparto.

Muchas madres se preguntan si es posible seguir una dieta posparto inmediatamente después del nacimiento del bebé para recuperar la forma, pero hay una pregunta que surge casi de forma espontánea: ¿es posible llevar una dieta posparto durante la lactancia? ¿Qué alimentos debemos comer y qué alimentos debemos evitar? En este artículo trataremos de resolver cualquier duda que tengas al respecto y ayudarte volver a estar en forma después de un embarazo.

El combo perfecto: dieta sana y un poco de ejercicio

Si después de la gestación quieres deshacerte del peso que cogiste y los líquidos retenidos y quieres volver a fortalecer los músculos (por todos esos meses en los que quizás no pudiste hacer tanto ejercicio como el que te hubiera gustado), lo que necesitas es combinar una dieta sana y equilibrada con ejercicio físico. Eso sí, deberás volver al deporte de forma gradual, empezando con actividades de intensidad baja que podrás ir aumentando según vayas recuperando la forma física.

Puedes empezar, por ejemplo, caminando o montando en bici. Son dos actividades de bajo impacto en las que puedes ir aumentando poco a poco la intensidad, siempre escuchando a tu cuerpo y sin forzarlo. Te aconsejamos, además, que pases tiempo al aire libre. Tu cuerpo te lo agradecerá.

No es necesaria una dieta posparto estricta, ni siquiera si decides amamantar a tu bebé.

En caso de que sea así, lo único que debes tener en cuenta es que debes incluir en tu alimentación todos los nutrientes que necesita tu bebé y, por suepuesto, evitar aliementos que puedan perjudicarle y puedan causarle, por ejemplo, cólicos.

Es el caso del brócolo, los espárragos, las alcachofas, el chocolate, el ajo y la cebolla crudos, las especias de sabores fuertes (cúrcuma, chile…), los mariscos o las verduras amargas.

Esto no quiere decir que debas eliminarlos por completo de tu dieta, pero sí es recomendable que restrinjas el consumo para evitar riesgos. Huelga decir que durante la lactancias deberás evitar consumir tabaco y alcohol.

Tampoco debes seguir ninguna 'dieta mlagrosa' que te prometa perder peso en pocos meses. ¡No hagas locuras! Este tipo de dietas no solo no te aportarán toda la energía que necesitas sino que, además, lo único que conseguirás con ellas será afectar negativamente tu metabolismo, y lo más probable es que tengan efecto rebote: los kilos que hayas perdido en ese corto tiempo, volverán.

Una dieta a largo plazo es siempre la mejor solución en estos casos: combinada con actividad física, recuperarás la forma antes de darte cuenta.

Por otro lado, si estas amamantando debes saber que será suficiente con llevar una dieta completa y equilibrada, ya que la cantidad de leche que produces depende de las hormonas y no de tu alimentación.

En cualquier caso, es necesario seguir una dieta rica y variada, y la dieta mediterránea es, sin duda, la más adecuada.

Dieta posparto: ¿qué comer después del parto?

La dieta mediterránea como dieta posparto es la mejor opción para recuperar la forma, el tono muscular y el de la piel sin perder energía.

¡Estarás en plena forma para cuidar de tu bebé! Los alimentos que no pueden faltar en tu dieta posparto son: legumbres y cereales de grano entero, muchas frutas y verduras, pescado y grasas saludables, como el aceite de oliva virgen extra, el aguacate o los frutos secos.

Adem´s, deberásbeber mucha agua, por lo menos dos litros al día, ya que después del parto tendrás que drenar el exceso de líquidos y reducir la hinchazón (especialmente en las piernas y los pies).

Descubre: EL ABC del embarazo: 100 palabras que debes conocer © iStock

Alimentos que debes evitar

Es recomendable que evites algunos alimentos durante la dieta posparto para reducir el riesgo de sufrir algunos desequilibrios que podrían deshidratarte y así comprometer la calidad de la leche materna.

Además de evitar el alcohol y el tabaco, deberás reducir el consumo de cafeína, sal (que, además, promueve la retención de líquidos),carne roja y alimentos demasiado grasos, como los quesos añejos, los fiambres y las carnes fritas.

Te recordamos que, como hemos dicho, deberás evitar, al menos durante los peimeros meses, consumir mariscos y crustáceos crudos que, además de causar cólicos, pueden desencadenar alergias en tu pequeño.

A continuación, te sugerimos un ejemplo de dieta que puede servirte para coger ideas a la hora de planificar tu dieta posparto. Además de seguir las pautas que hemos mencionado, deberás hacer cinco comidas al día, tres de ellas completas (desayuno, almuerzo, cena) y dos tentempiés (una a media mañana y otro a media tarde).

Desayuno

Yogur natural sin azúcar con frutas y cereales o tostadas de pan integral con aceite de oliva virgen extra y tomate exprimido.

Aperitivo

Una fruta, un yogur o unas cuantas barritas de cereales con humus (preferiblemente hecho en casa)

Comida

Algunas ideas: pasta integral con verduras, carne blanca con verduras crudas o al vapor, arroz integral con guisantes, ensalada de garbanzos o lentejas.

Merienda

Una taza de té y un puñadito de frutos secos sin sal.

Cena

Pescado a la parrilla o al horno con guarnición de verduras frescas crudas o hervidas, o bien carne blanca con menestra de verduras.

Te recomendamos que utilices siempre aceite de oliva virgen extra para cocinar. Además, puedes acompañar estos platos con una rebanada de pan, preferiblemente de grano entero o integral.

Para no cansarte de seguir una dieta posparto, debes escuchar a tu cuerpo y consentirte de vez en cuando. Si algún día se te antoja comer algo que se sale de tu dieta, como pizza, un postre elaborado o algo de marisco, date el gusto y tómalo.

Recuerda que siempre puedes recurrir a un sacaleches y reservar unos cuandos biberones hasta que tu cuerpo elimine las sustancias que puedan perjudicar al bebé a través de la leche.

Aun así, te recordamos que deberás abstenerte de beber alcohol y tabaco, al menos de forma continua, ya que el cuerpo tarda un tiempo considerable en eliminar las toxinas.

Por último, trata de dormir todas las horas que puedas.

Sabemos que con un bebé recién nacido es complicado, pero trata de aprovechar sus siestas para recuperar un ratito de sueño. Dormir bien reduce el estrés, nos permite estar en forma durante el día y ayuda a que nuestras células se regenerque.

Tu navegador no puede mostrar este vídeo

Video por Patricia Álvarez

Источник: https://www.enfemenino.com/embarazo/dieta-posparto-alimentacion-despues-del-embarazo-s4005449.html

Dieta para el postparto y la lactancia

La dieta posparto

Tras dar a luz, uno de los primeros objetivos de muchas mujeres es recuperar la figura que tenían antes de los nueve meses de embarazo.

Pero, es fundamental esperar hasta haber finalizado el periodo de lactancia para iniciar un régimen ya que, mientras estás amamantado, tu cuerpo necesita más energía, unas 500 kilocalorías extra, para fabricar leche en la forma adecuada.

Indice

Normalmente, para recuperar el peso habitual que se tenía antes del embarazo, se necesitan unos 6 meses siguiendo un régimen suave.

Aunque intervienen diferentes factores que, según las características de cada mujer, pueden alargar o acortar el periodo de dieta.

Por ejemplo, las mamás más jóvenes recuperan su peso con más facilidad así como las que han cogido menos kilos durante el embarazo.

Consejos para recuperar tu peso

• Limita la mayoría de los alimentos ricos en grasa, sobre todo los de grasas saturadas, como los derivados del cerdo (carnes rojas y embutidos en general) y las grasas que añadimos a los alimentos (frituras, aceites, salsas, mantequillas…).

• Evita también los alimentos azucarados y los azúcares simples: caramelos, azúcar blanco de mesa, golosinas, chocolate, tartas y bollería industrial…

• No te decantes por los alimentos pre-cocinados o por la comida rápida como los purés y las sopas de sobre.

• Evita o modera las bebidas alcohólicas y las carbonatadas, los frutos secos y la sal en exceso.

• No te saltes ninguna comida y bebe a diario unos 2 litros de agua, entre horas y con las comidas.

• Haz ejercicio físico para fortalecer los músculos y evitar la flacidez; siempre tras consultarlo con tu médico.

• Utilizar cremas reafirmantes a diario, para ayudar a tu piel a recuperarse.

Dieta tipo para el postparto

Para los desayunos…
 

– Un zumo de fruta natural (naranja o pomelo, preferentemente) o una pieza de fruta.

– Un vaso de leche desnatada solo o con café o yogurt desnatado (opcional poner sacarina).

– Una tostada integral con un poco de aceite o un puñado de cereales integrales no azucarados.
 

A media mañana…
 

– Un vaso de leche desnatada, una infusión o un yogurt desnatado.

– Una pieza de fruta o una rebanada de pan integral.

Para el almuerzo…
 

En todas las comidas se puede tomar una rebanada de pan integral y para el postre se puede optar entre una infusión digestiva o un café solo.

De los platos que presentamos a continuación se puede elegir un primero y un segundo, excepto los días que prefieras plato único.

Primeros:

– Ensalada de verdes aliñada con una cucharada sopera de aceite de oliva y un poco de vinagre.

– Alcachofas hervidas.

– Verduras variadas a la plancha.

– Champiñones al ajillo, cocinados con el mínimo aceite.

– Caldo casero de verduras desengrasado.

Segundos:

– Merluza al horno.

– Filete de ternera a la plancha.

– Patatas al horno con pimiento y cebolla.

– Medio pollo asado sin piel.

– Salmón a la plancha.

Platos Únicos:

Se puede poner como guarnición un plato de ensalada.

– Lentejas con zanahorias, cebolla, repollo o ajo, cocinadas con el mínimo de grasa.

– Paella, preferentemente con arroz integral.

– Pasta, mejor si es integral y la acompañas con salsa de tomate natural.

La merienda…
 

Puedes elegir una de las siguientes opciones:

– Una rebanada de pan integral con queso light o una loncha de pavo.

– Una o dos piezas de fruta.

– Un zumo de tomate.

– Un yogurt con cereales integrales.

De cena…
 

Al igual que para los almuerzos, de cena puedes escoger un primero y un segundo y además, tomar de acompañamiento una rebanada de pan integral.

Primeros:

– Judías verdes.

– Gazpacho.

– Sopa o caldo casero desengrasado.

– Verduras hervidas.

– Ensalada de tomate.

Segundos:

– Sepia o calamares a la plancha.

– Filete de pechuga de pollo a la plancha.

– Hamburguesa casera de ave.

– Pescado blanco a la plancha.

– Lacon al horno.

– Queso descremado.
 

Hacer ejercicio es vital para recuperar la forma después del embarazo

Aunque al principio es importante que la madre se centre en crear vínculos con el bebé, volver al trabajo y a la vida normal. La madre no debe olvidarse de hacer ejercicio si desea volver a su estado anterior al embarazo.

Se estima que, lo mejor para recuperar la forma después del embarazo es empezar con ejercicios de adaptación, pensados especialmente para ti y tus necesidades y entre las 4 y las 8 semanas después de haber dado a luz.

Esto es variable ya que hay mujeres que han tenido dificultades y tardarán más y otras que se sentirán preparadas antes.

Para empezar a realizar ejercicio se debe consultar antes con un fisioterapeuta obstétrico, él te hará los ejercicios adaptados a tí y a tu tono muscular. Un ejemplo de estos ejercicios de adaptación son los ejercicios de Kegel, que se centrán en que las vísceras se eleven y se fortalezcan el suelo pélvico.

Más tarde cuando tu fisioterapeuta obstétrico lo considere podrás empezar con los ejercicios hipopresivos, no se debe hacer antes de los tres meses del parto ya que hasta esemomento el útero está volviendo a su tamaño anterior.

Estos ejercicios se deben realizar desde los músculos interiores a los exteriores. Los ejercicios hipopresivos darán sus resultados previsiblemente antes de los 6 meses.

No se debe forzar nunca el cuerpo, esto puede causar lesiones graves. Si notas que al realizar ejercicio fśico algo no va bien deberás consultar con un especialista.

Hacer ejercicio además de recuperar tu forma hace que te sientas mejor anímicamente y a conciliar el sueño.

La barriguita no se me va ni con la dieta ni con el ejercicio

Alrededor de un 66% de las mujeres embarazadas tiene diástasis en el tercer trimestre del embarazo y que, 2 de cada 3 mujeres que han tenido dos o más hijos continúan con ella tras el parto.

La diástasis de rectos es la separación de los músculos rectos del abdomen y esto causa un daño en el tejido conectivo, la linea alba (que mantiene unidos los músculos entre sí). Cualquier persona es susceptible a sufrir esto, no solo lás embarazadas.

Para prevenir que esto ocurra lo mejor es tener un buen tono en el músculo transvero del abdomen, que es el más profundo. Ejercitar este músculo hace que se prevengan los prolapsos y los problemas de pérdidas de orina.

Hay diferentes forma de tratamiento después de que esto pase. Lo mejor es hablar con un especialista para que te recomiende la mejor opción para ti. Hay desde opciones quirúrjicas hasta la realización de ejercicios físicos con plan de dieta. Las clínicas de ejercicio en España dedicadas a esto no son muy comunes pero sí son muy efectivas.  

Acidez

Definición:

La acidez es una sensación dolorosa que se presenta en el esófago. El dolor suele originarse en el pecho y puede irradiarse hacia el cuello o la garganta.

Síntomas:

Dolor y molestia en todo el aparato digestivo.

Tratamiento:

Las hormonas y la presión del feto son los responsables de que sufras acidez de estómago. Intenta aliviarla ingiriendo pocas cantidades de comidas varias veces al día y abstente de comidas grasas, picantes y ácidas.

No te tumbes después de comer, pues puede estimular el reflujo de los ácidos. Por el contrario caminar te ayudará a mejorar la digestión.

Cuando tengas acidez de estómago, siéntate recta y mastica una galleta salada para neutralizar el ácido.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/embarazo/alimentacion-embarazo/dieta-para-el-postparto-y-la-lactancia-231

¿Cómo debe ser una dieta postparto? Descubre cómo debes hacerla

La dieta posparto

Cuando das a luz, te gustaría tener la misma figura que tenías antes del embarazo. Sin embargo, sabes que esto no es posible, por lo que piensas rápidamente en una dieta postparto. Te contamos todo lo que debes saber sobre ella.

En primer lugar, vale la pena aclarar lo que es una muy buena noticia. Luego del parto, ya habrás perdido de 6 a 7 kilos.

Podrías preguntarte “¿Cómo he adelgazado esa cantidad de kilos?”; pues bien, 3 o 4 kilos son por el bebé, un kilo corresponde a la placenta, un kilo y medio al útero y, finalmente, se expulsan otros 2 litros aproximados de líquido amniótico.

Alimentos permitidos en la dieta postparto

Los alimentos que debes consumir en esta fase de tu vida son los que aportan múltiples vitaminas y minerales. Entre estos, se encuentran:

Ricos en Magnesio

Cuando se tiene déficit de magnesio, es posible presentar debilidad y cansancio, tal y como afirma un artículo publicado en el año 2020. Por ello, los alimentos ricos en magnesio que puedes consumir son: espárragos, semillas de auyama o girasol, espinacas y frutos secos.

Ácido Fólico

Con el propósito de mantener en óptimo estado tus reservas, debes incluir en la dieta postparto alimentos con alto contenido de ácido fólico. Entre ellos, se encuentran los frijoles, las habichuelas, el brócoli, la lechuga, las nueces o almendras, el plátano, la naranja, la lechosa y las uvas y fresas.

Alimentos con hierro

¿Recuerdas que durante el embarazo consumías muchos suplementos de hierro? Seguramente lo hacías con el propósito de evitar la anemia.

En efecto, después de dar a luz se requiere que refuerces ese mineral. Por lo tanto, debes introducir alimentos con suficiente hierro. Entre estos, encontramos: las carnes rojas, los berros, las acelgas, los guisantes, la avena, el arroz, el pan, los garbanzos y las lentejas.

Calcio

A fin de que evites la desmineralización y produzcas suficiente leche, según afirma un artículo publicado en la revista “Nutrients”, debes tomar suficientes productos lácteos. Ejemplos de ellos son la leche, los quesos poco maduros, el yogurt descremado y los purés y las cremas elaborados con leche y bechamel.

Para que se te haga más fácil cumplir con esta alimentación, a continuación se muestran dos menús como ejemplos:

Primer menú

  • Desayuno: dos rebanadas de pan con mermelada, un vaso de leche o una porción de cereales con yogur.
  • Merienda: una ración de frutas y dos lonjas de jamón de pavo.
  • Almuerzo: un consomé desgrasado y una porción de puré de auyama o papa. También puedes comer una ración de carne magra o pescado y una porción de frutas.
  • Merienda: una taza de ensalada de frutas.
  • Cena: una fruta y una porción de pollo con una papa al horno o un plato de sopa de verduras.

Segundo menú

  • Desayuno: un vaso de leche, una ración de cereales, un jugo de naranjas.
  • Merienda: dos rebanadas de pan integral con mermelada y un yogurt descremado.
  • Almuerzo: una ración de carne magra o pescado con una porción de arroz o pasta integral. Otra opción sería una ensalada de vegetales variados o verduras salteadas con un poquito de aceite de oliva. Como postre, un yogurt descremado o una porción de frutas.
  • Merienda: galletas integrales y una fruta.
  • Cena: una crema de verduras, o bien puede ser una tortilla de verduras con fiambre de pollo o atún natural.  Como postre, puede ser una fruta o un yogurt descremado.
  • Antes de acostarse: Una ración de cereales y un vaso de leche descremada.

“Debes incluir en tu dieta postparto alimentos con alto contenido de ácido fólico. Entre ellos, se encuentran los frijoles, las habichuelas, el brócoli y la lechuga”

Consejos al seguir una dieta postparto

Para garantizar la eficacia de la dieta postparto —la cual debes solicitar a tu nutricionista de confianza—, debes tomar en cuenta los siguientes consejos:

  • Tienes que incluir en la dieta cinco porciones de frutas y verduras al día. Todas estas le van a aportar a tu organismo vitaminas, minerales y antioxidantes.
  • Repartir las comidas en cinco cada jornada: desayuno, merienda, almuerzo, merienda y cena.
  • Ingiere suficiente agua; aproximadamente 2 litros.
  • Reduce los productos azucarados, como el chocolate, los dulces, las tortas y las bollerías.
  • Evita los refrescos azucarados.
  • Consumir las carnes blancas sin la piel.
  • Incorporar diariamente a tu dieta pescado, ya que tiene abundantes proteínas.
  • Practica ejercicio todos los días; lo más práctico es caminar. Esto te ayudará a perder peso y, además, a tener más energía para cuidar a tu bebé.
  • Limita aquellos alimentos que son ricos en grasa, sobre todo los que tienen grasas trans como los productos procesados y fritos.
  • Consume los lácteos siempre descremados para disminuir la ingesta de grasas.
  • Reduce el consumo de sodio, como la sal o las comidas en latas o bolsas.
  • Evita la cafeína, las bebidas alcohólicas y las carbonatadas.
  • Puedes tomar un suplemento de vitaminas y minerales.

Optimiza tu dieta para perder kilos tras el parto

En conclusión, la dieta postparto te garantiza una buena alimentación sana y muy equilibrada. Por todo lo que comentamos antes, al hacerla, estarás cuidando de ti misma y de tu bebé. Además conseguirás reducir todos esos kilos ganados durante el embarazo.

Te podría interesar…

Источник: https://eresmama.com/como-debe-ser-una-dieta-postparto/

El puerperio o post-parto. Embarazo y parto. Institut Marquès

La dieta posparto

Los músculos de la pelvis y el abdomen volverán poco a poco a su tono normal, a veces dificultado por la sobredistensión y los desgarros musculares que se pueden producir durante el embarazo y parto.

Por ello debe realizar ejercicios de rehabilitación abdominales y pélvicos para prevenir prolapsos y hernias; pero no es adecuado iniciarlos demasiado pronto y siempre es mejor si tiene una cierta orientación,  que le pueden proporcionar en centros especializados.

También puede presentar en las primeras horas dificultad para la micción espontánea, debido a la disminución del tono de la vejiga en partos muy prolongados o instrumentados y a la anestesia peridural.

Es importante en las primeras horas obligarse a una micción frecuente pues un vaciamiento correcto de la vejiga permite una mejor involución uterina.

Más adelante puede presentar cierta incontinencia de orina, debe procurar realizar ejercicios de rehabilitación miccional (Ejercicios de Kegel) para prevenir las incontinencias prolongadas y que se pueden agravar con el tiempo.

Es habitual un cierto estreñimiento tras el parto, debido a los enemas, a la falta de ingesta, a la disminución de la actividad física, a la presencia de hemorroides…

Aproximadamente en dos semanas se normalizarán el tono y la motilidad de sus intestinos, intente seguir una dieta rica en frutas y fibra o incluso se puede ayudar de laxantes suaves que no se absorban a nivel intestinal. Para las hemorroides existen diferentes cremas que le mejorarán las molestias. Solicítelas a su médico.

La lactancia

La mejor opción para la lactancia de su bebé es la que usted decida. La lactancia artificial no es mala. La lactancia materna es un buena opción si usted está convencida, le ilusiona y va a poder dedicarle el tiempo necesario.

Si ha optado por la lactancia artificial o por cualquier motivo en su caso no está indicada la lactancia materna, se lo debe comunicar a su ginecólogo para que le recete la medicación adecuada para suprimir la “subida de la leche”.

Si quiere intentar una lactancia materna es bueno que se ponga al recién nacido  al pecho cuanto antes, la succión es un estímulo para la subida de la leche. Normalmente sucede entre el tercer y cuarto día postparto. ¡No desespere!. Se acompaña de un aumento del volumen de las mamas, de una cierta retención de líquidos y de un aumento normal de la temperatura, que no dura más de 24 horas.

La primera secreción del pecho es el calostro (los cinco primeros días posparto) con un alto contenido en inmunoglobulinas (“defensas”) que protegerán al recién nacido de las infecciones.

Debe seguir evitando fumar, las bebidas alcohólicas y cualquier medicamento que no le haya sido indicado por su médico; casi todos pasan a través de la leche materna.

En alguna ocasión durante la lactancia materna puede presentar:

  • Grietas en el pezón: Es aconsejable valorar la correcta posición del bebé cuando mama, porque si no poco le van a ayudar la cremas preventivas.
  • Ingurgitación (congestión) mamaria: Se produce cuando el pecho no se vacía por completo. Puede aliviarse aplicando calor local, analgésicos y con un sujetador ajustado.
  • Mastitis: Se trata de una inflamación de la mama, que se presenta enrojecida, caliente y dolorosa, en este caso avise a su ginecólogo, sin interrumpir la lactancia.

¿Si doy el pecho puedo quedarme de nuevo embarazada?

Durante la lactancia disminuye la fertilidad debido a la falta de la ovulación y muchas mujeres se encuentran amenorreicas (sin regla) pero no siempre está fuera de riesgo de volver a quedar embarazada, por tanto debe tomar  medidas y consultar con su ginecólogo respecto a cuál es el método más adecuado en su caso.

¿Cuándo hay que llamar al médico durante el posparto?

Situaciones en que es aconsejable ponerse en contacto con su médico durante el puerperio.

  • Fiebre de más de 38ºC.
  • Hemorragia importante.
  • Loquios malolientes.
  • Enrojecimiento, dolor exagerado en mamas o episiotomía.
  • Dolor o inflamación de una de las piernas.
  • Problemas para respirar.
  • Molestias urinarias.

Depresión posparto

Entre un  30-80% de puérperas pueden presentar depresión posparto. No suele ser grave.

Los signos y síntomas más frecuentes son: sentimiento de tristeza, llanto, cambios de humor, irritabilidad, confusión y olvidos, cefalea, indiferencia hacia el  niño, trastornos del sueño, fatiga y ansiedad.

Es una reacción general a una situación de estrés, relacionada también con la caída brusca de los niveles hormonales tras el parto que suele mejorar en pocos días. Es aconsejable que la mujer tenga el apoyo de la pareja, familiar y ayuda doméstica, que cuide su aspecto e intente salir de casa.

Es conveniente conocer este trastorno antes del parto y comentarlo con la pareja, para obtener la máxima ayuda en estos días tan importantes de su vida.

Institut Marquès colabora con un equipo de psicólogos especializados en la Atención al Posparto, que le orientará y aconsejará durante esta etapa.

Para informarte contacta con nosotros.

Источник: https://institutomarques.com/obstetricia/embarazo-y-parto/posparto/

El puerperio: 40 días de cambios

La dieta posparto

'Guardar cama una semana', este era en su origen el significado de la palabra alemana wochenbet, cuyo equivalente castellano es puerperio, es decir, el tiempo que la mujer debía permanecer en reposo tras el parto. En la actualidad, este término alude a las seis semanas primeras de posparto, en las que el organismo vuelve a la normalidad. La recuperación se acompaña de pequeñas molestias.

En los primeros días de posparto la mujer expulsa los restos de sangre y tejidos que quedan dentro del útero, a veces en forma de coágulos. Al principio son rojizos y conforme pasan los días van siendo más claros, de color rosado, hasta volverse amarillentos.

Suelen durar cuatro o cinco semanas. Tienen un olor característico, que no llega a resultar desagradable; si lo fuera, podría indicar un proceso infeccioso-inflamatorio en el canal del parto y habría que consultar al ginecólogo.

Cómo aliviarlos

Es importante cuidar la higiene íntima y lavar con agua y un jabón antiséptico los puntos, si los hubiera. Conviene utilizar compresas de algodón (los tampones pueden favorecer la aparición de infecciones) y cambiarlas a menudo.

Las hemorroides son pequeñas dilataciones de las venas que hay alrededor del ano.

Muchas mujeres ya las sufren en la gestación (a causa de la presión que ejerce el feto sobre la zona) y empeoran con el parto por los esfuerzos realizados durante el expulsivo.

En el puerperio se pueden agravar por otro problema de esta etapa, el estreñimiento, ya que el intestino tarda un tiempo en retomar su ritmo habitual.

Cómo aliviarlo

Hay que dormir siempre en la cama (aunque sea una cabezadita), descansar cuando lo haga el bebé y evitar el consumo de cafeína para despejarse.

Durante el embarazo el aumento de estrógenos estimula el crecimiento del pelo. En el posparto el ciclo capilar se normaliza y se pierde todo el pelo que no se había caído durante la gestación, dando una sensación de poco volumen y pobreza capilar.

Cómo aliviarla

El cabello se fortalece con una dieta rica en minerales y vitaminas. Si la cantidad de pelo perdido es alarmante, se puede usar un producto anticaída.

La llegada del bebé trastoca la rutina del hogar y multiplica el trabajo por dos. A ello se suma el cansancio físico del parto, los cambios hormonales y la posible presencia de una anemia (que hace que la madre esté más débil).

Cómo aliviarlas

Es esencial vaciar por completo el pecho. Si el niño no lo hace, se puede usar un sacaleches. La ingurgitación remite con calor húmedo (paños calientes sobre el pecho) y masajes. Es importante usar un sostén bien ajustado (de los de antes del embarazo).

La mastitis se trata con antibióticos (los prescribe el ginecólogo tras explorar a la mujer).

Es normal sentir tristeza, inseguridad e incertidumbre ante los cambios que se avecinan. Este bajón de ánimo es pasajero, tal como aparece, se va. Se habla de depresión posparto cuando este estado se mantiene durante mucho tiempo o se agrava con sentimientos de culpa, fobias…

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: