La ecografía de las 20 semanas

Embarazo semana 20: Toca la ecografía morfológica

La ecografía de las 20 semanas

La semana 20 de embarazo es crucial para la madre y el bebé. Entramos en el ecuador de la gestación y nos toca la ecografía de la semana 20, llamada también ecografía morfológica. El especialista puede observar con detalle toda la anatomía del bebé para descartar posibles malformaciones fetales.

Molestias de la semana 20: mareos y anemia

  • Puedes encontrarte mareada, sobre todo al levantarte de la cama o ponerte de pie tras estar un rato sentada. Esto se debe a la hipotensión, o bajada de tensión arterial, propia del embarazo. Suele aparecer en el segundo trimestre, aunque algunas pacientes lo refieran desde el principio. Este cuadro hipotensivo (tensión baja) puede deberse a la compresión del útero sobre la arteria aorta y la vena cava. Se presenta cuando está tumbada boca arriba, a veces incluso cuando te están haciendo una ecografía. Se denomina hipotensión supina y para prevenirla debes tumbarte de lado, preferiblemente del izquierdo para no comprimir ningún vaso sanguíneo. Otro tipo de hipotensión es la llamada hipotensión postural y ocurre cuando te levantas rápidamente si está sentada o en cuclillas. Entonces la presión sanguínea baja, debido a que la sangre del cerebro también baja debido a la gravedad. Este problema se soluciona levantándote despacio.  
  • Otras causas de mareo durante el embarazo pueden deberse a la anemia (niveles bajos de hierro en sangre) o a niveles alterados de azúcar en sangre, tanto aumentados (hiperglucemia), como disminuidos (hipoglucemia). Una dieta rica en hierro –con carne y legumbres-, así como un aporte de hierro extra, pueden prevenir la anemia. Una dieta equilibrada y hacer pequeñas comidas al día, en lugar de tres comidas grandes diarias, pueden ayudar a prevenir desequilibrios en el balance de la glucosa. Aunque a veces se desarrolla una diabetes gestacional en embarazadas de riesgo. De todas formas, esto se confirmará en la semana 24 de embarazo mediante unos análisis de sangre.

La ecografía de la semana 20 de embarazo

La ecografía morfológica o ecografía de la semana 20 se realiza, como ya hemos explicado, entre las semanas 19 y 20, de embarazo.

Es una prueba rutinaria que deben realizarse todas las gestantes, independientemente de su edad o de posibles factores de riesgo. En muchos centros deberás firmar un consentimiento informado antes de realizarte esta ecografía.

Muchas veces,  para confirmar una sospecha ecográfica de una malformación fetal  debe realizarse una amniocentesis que determine la existencia de cromosomopatía.   

Si con el líquido amniótico extraído en la amniocetesis no se consigue confirmar el resultado genético (o no) es concluyente, se ofrecerá una funiculocentesis. Otras veces, se visualizan signos ecográficos sugerentes de un síndrome cromosómico, y es necesaria la realización de  técnicas invasivas (amniocentesis o funiculocentesis) para descartarlo.

Por tanto, esta ecografía es la más esperada por toda embarazada, ya que tranquiliza saber que no se ve ninguna malformación fetal, lo que disminuye la angustia de la madre, y diagnostica  al mismo tiempo el sexo del bebé.

  Gracias a la calidad y alta resolución de los ecógrafos actuales, esta prueba se realiza en cualquier centro público o privado; requiere una alta preparación por parte de los ecografistas.

Si en la ecografía se  diagnostican posibles anomalías, se  suele derivar a la gestante a un hospital de nivel III para la realización de una ecografía más minuciosa y exhaustiva.

Alteraciones cromosómicas  

El riesgo de alteración cromosómica del feto ( aneuploidía fetal) se reevalúa en la ecografía morfológica de la semana 20: 

  • El hallazgo de una malformación estructural en dicha ecografía fetal puede hacer recomendable la realización de una técnica invasiva para estudio del cariotipo fetal, independientemente de cuál haya sido el resultado del programa de cribado al que la gestante haya sido sometida previamente.
  • Qué pasa si hallamos marcadores ecográficos de cromosomopatía? Detallamos los más importantes:
    • Engrosamiento nucal ≥6 milímetros
    • Hiperrefringencia intestinal (refringencia igual o superior a la de la columna)
    • Fémur corto  (

    Источник: https://www.natalben.com/embarazo-semana-20

    La ecografía de las 20 semanas de embarazo: la morfológica

    La ecografía de las 20 semanas

    Si la primera ecografía del embarazo es importante, por ser la primera vez que vemos a nuestro bebé, y por la realización del triple screening, la ecografía morfológica que se realiza en la semana 20 de embarazo no lo es menos. En ella se realiza un estudio minucioso del feto y de su estado de salud, posibles malformaciones y complicaciones del embarazo.

    ¿En qué consiste la ecografía morfológica?

    La ecografía morfológica o de la semana 20 es una ecografía que se realiza entre la semana 18 y 20 de la gestación.

    Se hace de forma abdominal (a menos que se desee revisar con exactitud alguna zona en particular, para lo que se hará vía vaginal), así que no es una prueba invasiva.

    Esta evaluación es imprescindible y reviste una gran importancia, puesto que es en este momento en que el feto ya ha crecido lo suficiente como para poder hacer un diagnóstico o descarte de anomalías fetales.

    Asímismo, se evalúa el riesgo o aparición de ciertas complicaciones en el embarazo y además, es posible apreciar con claridad el desarrollo de ciertos órganos y sistemas en el feto. Con esta prueba se puede hacer un estudio de la anatomía fetal y hasta se puede conocer el sexo, si así lo desean los padres (y si el feto no se cruza de piernas, que a veces pasa).

    ¿Por qué se hace en la semana 20 de embarazo?

    La ecografía morfológica debe hacerse entre las semanas 18 y 20 porque es el momento ideal para hacer un estudio minucioso del feto, en la medida en que las condiciones físicas son perfectas para permitir un estudio a través de esta herramienta. En esta etapa, el feto mide entre 14 y 16 centímetros, y pesa más o menos 250 gramos. Es lo suficientemente grande para distinguir sus estructuras correctamente, pero es lo suficientemente pequeño para moverse libremente en el útero.

    Durante esta etapa del embarazo, la cantidad de líquido amniótico sigue siendo suficiente para permitir la visualización del feto por la ecografía, pues lo rodea por completo y le permite un buen rango de movilidad.

    Esto permite que se observen con claridad sus órganos y estructuras, que más adelante no podrán apreciarse igual de bien, porque al no tener apenas movilidad y debido a su posición dentro del útero, estarán detrás de órganos.

    ¿Qué información ofrece la ecografía morfológica?

    La eco morfológica busca detectar anomalías fetales, esto se consigue explorando detalladamente los órganos y aparatos del feto. También se tomarán las medidas fetales para compararlas con el tiempo de embarazo y descartar problemas de desarrollo y crecimiento.

    Además, se evaluarán los movimientos del feto, su patrón de respiración, tono fetal, flujo sanguíneo, entre otros.

    Al observarse los órganos que estarán más o menos desarrollados, también será posible ofrecer información sobre el sexo del feto, si es que se puede apreciar por la posición.

    ¿Me dirán si mi bebé es niño o niña?

    Si, por normal general, es en esta ecografía cuando se puede confirmar el sexo del bebé.

    ¿Cómo se realiza la exploración?

    A través de la ecografía morfológica, se valorará los siguientes aspectos en el feto y la madre:

    • Número y posición del feto (o los fetos)
    • Cantidad de líquido amniótico
    • Movilidad fetal y latidos cardíacos
    • Forma y tamaño de la cabeza, así como también las estructuras cerebrales, cerebelo y cisterna magna.
    • Se explora la cara del feto, para ver labios, mandíbula, nariz y posición de los ojos.
    • Se revisa forma y tamaño del tórax, así como también la forma y tamaño de pulmones.
    • Se determina al orientación, tamaño, estructura y vasos sanguíneos en el corazón.
    • La exploración del abdomen ofrece información sobre el estómago, hígado, intestinos, vejiga y la zona de inserción del cordón umbilical.
    • Si la posición del feto lo permite, se revisarán la forma de los genitales
    • Se medirán las extremidades, determinarán la alineación del pie con la pierna, además de la longitud del fémur, pues con esto se calcula exactamente el tiempo del embarazo.
    • Revisión de los ovarios, útero y placenta de la embarazada, para descartar quistes o cualquier otro problema.

    Si tienes curiosidad por saber cómo se ve esta eco, ¡dale al play!

    ¿Es efectiva para diagnosticar anomalías?

    En promedio, se detectan el 60% de anomalías fetales a través de este estudio. Por esta razón no se considera que una ecografía normal descarte completamente la presencia de alguna complicación o anomalía fetal, de hecho, hay anomalías que no son visibles por esta herramienta de diagnóstico.

    Sin embargo, tiene mucho éxito en detectar anomalías severas como anencefalia (falta de desarrollo craneal o cerebral), anomalías en las extremidades, espina bífida, síndrome de Down, paladar hendido, displasia ósea, anomalías renales, hidrocefalia, entre otras.

    No es muy efectiva en la detección de anomalías cardíacas.

    Es importante destacar que, lejos de lo que se pueda pensar, el hacer una ecografía en 3D o 4D no ofrece un mejor diagnóstico que una en 2D; los resultados son más o menos similares, aunque la calidad de imagen en las 3D y 4D sea superior y ofrezca una visión más completa del rostro del feto, lo que puede ser atractivo para los padres pero no tiene mayor importancia a nivel diagnóstico, así que el uso de estas tecnologías es completamente opcional.

    ¿Qué factores pueden dificultar este estudio?

    – Obesidad: la grasa dificulta la acción de la transmisión ultrasónica, así que en ocasiones puede difícil mostrar detalles en el feto si la madre tiene un exceso de grasa abdominal.

    – Posición del feto: si el feto está de espaldas, por ejemplo, hará difícil ver el corazón. Por esta razón se pide que esta ecografía se haga en la semana 20, para garantizar que el feto se moverá y hará posible una evaluación completa.

    – Líquido amniótico: hay mujeres que producen poco líquido amniótico lo que no permite evaluar con claridad el feto, pues se cuenta con el líquido para que conduzca el ultrasonido con facilidad y permita el estudio detallado del feto.

    – Gases intestinales: aunque pueda parecer broma, parece ser que el gas no conduce en los absoluto el ultrasonido, así que si la madre tiene demasiados gases, ser hará imposible el estudio. Por esta razón, se pide cuidar un poco la alimentación los días previos a la cita de la ecografía para evitar este inconveniente.

    En ambos casos, viví esta ecografía con ciertos nervios. Por una parte, por saber que todo estuviera bien, y por otra por conocer el sexo del bebé, aunque en ambos casos yo ya tenía mi intuición, y no me equivoqué.

    ¿Cómo viviste tú esta ecografía?

    aviso: esta entrada contiene alguno o varios de los siguientes tipos de publicidad: banners publicitarios, enlaces afiliados, contenido promocionado

    Источник: https://unamadrecomotu.com/ecografia-20-semanas-morfologica/

    Información sobre la ecografía de 20 semanas de embarazo

    La ecografía de las 20 semanas

    La ecografía morfológica se realiza, entre las 19 y 20 semanas, aunque tradicionalmente muchos la denominen también «la ecografía de las 20 semanas«. Es una prueba rutinaria que deben realizarse todas las embarazadas, independientemente de su edad o de posibles factores de riesgo.

    Es la ecografía más importante del seguimiento de embarazo que tela hacen en la sanidad pública o Osakidetza, por ello creemos que esta es la ecografía, se debe repetir para que otra ginecóloga te de una segunda opinión.

    Por tanto, esta ecografía es la más esperada por toda embarazada, ya que tranquiliza saber que no se ve ninguna malformación fetal (reduciendo así la angustia de la madre) y diagnostica al mismo tiempo el sexo del bebé.

    Gracias a la calidad y alta resolución de los ecógrafos actuales de Askabide, podemos diagnosticar muchas malformaciones que antes pasaban desapercibidas. Sin embargo, debes saber que algunas anomalías, como lesiones en la piel, no se pueden diagnosticar por ecografía.

    Lo habitual es que esta ecografía sea en 2D (dos dimensiones)

    Las malformaciones fetales más comunes

    La lista es muy larga. Describimos brevemente alguna de las más frecuentes que se pueden diagnosticar por ecografía.

    Cabeza

    • Acrania/anencefalia. Faltan los huesos del cráneo y la mayor parte de las estructuras cerebrales. Es una malformación letal con diagnóstico fácil en la semana 20.
    • Ventriculomegalia/hidrocefalia. Por los ventrículos cerebrales circula el líquido cefalorraquídeo. Cuando se produce un acúmulo excesivo de líquido los ventrículos, éstos se dilatan. La situación inicial se llama ventriculomegalia y si el problema empeora, hidrocefalia.
    • Agenesia de cuerpo calloso. El cuerpo calloso está formado por las fibras nerviosas que comunican los dos hemisferios cerebrales. Su falta puede ser asintomática porque esas vías nerviosas pueden circular por otros caminos, pero puede producir defectos neurológicos graves.

    Columna vertebral

    La anomalía más común que afecta a la columna vertebral es la espina bífida.

    Consiste en un defecto de cierre de las vértebras y la piel que las recubre, habitualmente de la zona lumbar o sacra, a través del cual se exterioriza tejido nervioso de la médula espinal.

    Dependiendo del nivel del defecto y de la cantidad de tejido nervioso expuesto, las lesiones pueden ser pequeñas o llegar a producir parálisis de los miembros inferiores y problemas con la emisión de orina y heces.

    Anomalías faciales

    La más común es el labio leporino, que ocurre en uno de cada 700 recién nacidos

    Anomalías torácicas

    • El derrame pleural o hidrotórax consiste en un acúmulo de líquido en la membrana que recubre los pulmones, es relativamente común y se debe a múltiples causas.
    • La hernia diafragmática congénita es una malformación torácica y abdominal en la que hay un defecto en el diafragma, por el que ascienden vísceras abdominales (estómago, intestino, hígado) al tórax.

    Corazón

    Son anomalías fetales muy frecuentes (afectan a 8 de cada mil recién nacidos) y las más difíciles de diagnosticar. Muchos de estos defectos constituyen una urgencia en el momento del nacimiento.

    • Canal atrioventricular. Hay una sola válvula compartida por los dos ventrículos que están comunicados entre sí, a la vez que también existe una comunicación entre las aurículas. Es una cardiopatía común en los niños con síndrome de Down.
    • Tetralogía de Fallot. Hay un reparto anómalo del embudo de salida del corazón, de tal manera que la arteria pulmonar se estrecha porque tiene menos espacio y la aorta se desplaza, cabalgando en el tabique entre los dos ventrículos. Tiene corrección quirúrgica, generalmente con buen pronóstico.
    • Transposición de grandes arterias. La aorta, en lugar de salir del ventrículo izquierdo lo hace del ventrículo derecho y la arteria pulmonar del izquierdo. Esto crea una circulación totalmente anómala, bien tolerada por el feto, pero muy mal por el recién nacido. El conocimiento de este problema es fundamental para tomar medidas urgentes cuando el niño acaba de nacer.

    Anomalías digestivas

    Doble burbuja. Se produce por una obstrucción en el duodeno. Es una lesión frecuente en niños con síndrome de Down.

    Obstrucción intestinal baja. Ocurre en tramos de intestino delgado más bajos que el duodeno. No suele asociar anomalías cromosómicas. Muchas veces la dilatación se manifiesta en el tercer trimestre.

    • Onfalocele/laparosquisis. Hay un defecto de cierre de la pared del abdomen en la zona de inserción del cordón umbilical, a través del que se exteriorizan vísceras abdominales. El onfalocele es frecuente en fetos con alteraciones cromosómicas.

    Aparato genitourinario

    Las dilataciones de las pelvis renales (pielectasia) o las dilataciones más severas (hidronefrosis) constituyen, en conjunto, las anomalías fetales más frecuentes. También son relativamente frecuentes la ausencia o posición anómala de un riñón y la mala configuración (displasia). Muchas veces dichas malformaciones se diagnostican después de la semana 20.

    Anomalías esqueléticas

    Difíciles de diagnosticar y muchas de ellas de manifestación tardía. Entre ellas están las desviaciones del pie sobre la pierna (talipes o pie zambo), ausencia de algún segmento de los miembros o acortamientos (como ocurre en los diferentes tipos de enanismos).

    Los defectos congénitos afectan a un 5% de recién nacidos, de ellos un 1,4% son enfermedades por alteraciones genéticas (enfermedades hereditarias). Un 0,6% son alteraciones cromosómicas (por ejemplo, síndrome de Down) y un 3%, cuadros en los que ecografía puede ser útil, son malformaciones (órganos anómalos).

    Si necesitas realizarte la ecografía de 20 semanas de embarazo, puedes ponerte en contacto con nosotros o acercarte a la Clínica Askabide, para pedir cita y ayudarte lo antes posible. Llevamos más de 30 años ayudando a nuestros pacientes.

    Источник: http://www.askabide.com/servicios-medicos/obstetricia-en-guipuzcoa/primeras-ecografias/ecografia-20-semanas-de-embarazo-mas-informacion.php

    Semana 20 de embarazo: ¡Toca la ecografía más importante!

    La ecografía de las 20 semanas

    ¡Toca la ecografía más importante!

    Te explicamos cómo evoluciona tu embarazo y cómo va creciendo tu bebé en la semana 20 de embarazo. Te ayudamos a despejar todas tus dudas.

    El tamaño de tu bebé esta semana

    En la semana 20 de embarazo, es probable que ya notes las patadas de tu bebé y que la ecografía descubra su sexo.

    Estás en el ecuador del embarazo, su columna ya está casi recta y la ecografía también revelará todas sus vértebras. A partir de ahora, el peso del bebé aumentará más de diez veces y llegará a medir el doble de lo que mide en estos momentos.

    En un embarazo de 20 semanas, el bebé mide unos 16,4 centímetros de la coronilla hasta las nalgas y pesa en torno a los 300 gramos. A pesar de que el líquido amniótico que lo rodea distorsiona un poco los sonidos, ya percibe tu voz y los latidos de tu corazón.

    Embarazada de 20 semanas

    También ve, experimenta emociones y comparte contigo tus cambios de humor y tus sensaciones. Percibe la luz, abre voluntariamente la boca y respira.

    Durante esta semana, los órganos abdominales del feto, que incluyen el estómago, los intestinos y el hígado, están contenidos totalmente en la cavidad abdominal.

    Los dedos de los pies y de las manos son muy flexibles, al igual que todo él. De hecho, el bebé se llevará muy a menudo los pies y las manos hacia la boquita.

    Los primordios o cimientos de los dientes del bebé – tanto los de leche como los permanentes que saldrán después – ya están en su sitio, bajo las encías. Su mandíbula seguirá creciendo progresivamente. 

    Edad del feto: 18 semanas.​

    El bebé en la ecografía: imágenes y vídeo, semana 20

    ¿Te apetece ver un vídeo de un feto de 20 semanas en movimiento? ¿Y su ecografía? ¡No te los puedes perder!

    Ecografía de 20 semanas

    Durante la semana 20 de embarazo, ya puede resultarte cansado estar de pie durante mucho tiempo, algo que se debe al peso in crescendo del bebé y del útero.

    Dado que el centro de gravedad se está desplazando, también es probable tener un equilibrio más limitado, algo que añade presión a los ligamentos, ya reblandecidos a causa de los cambios hormonales.

    Es importante hacer pausas cortas y frecuentes para descansar y no permanecer nunca más de tres horas seguidas de pie.

    Ese cansancio también podría ir acompañado de un exceso de sueño. Tu cuerpo está haciendo grandes esfuerzos, así que busca espacios para relajarte y descansar.

    Debes saber, asimismo, que durante este segundo trimestre puede aparecer la hipotensión, o bajada de tensión arterial, propia del embarazo, algo que puede deberse a la compresión del útero sobre la arteria aorta y la vena cava, que suele darse cuando una está tumbada boca arriba.

    Otro tipo de hipotensión que refieren las futuras mamás es la postural, que ocurre cuando están sentadas o en cuclillas y se levantan rápidamente, algo que puede evitarse levantándose despacio.

    A partir de las 20 semanas de embarazo, podrían presentarse ciertos trastornos. Si eres propensa a las varices, el embarazo favorece su aparición en las extremidades inferiores y alrededor de la vagina.

    Su presencia se debe a la acción relajante que las hormonas del embarazo ejercen sobre las paredes de las venas y a la congestión que el peso del útero ejerce sobre las mismas.

    Para evitar su aparición, te conviene dejar descansar las piernas a intervalos regulares, utilizar medias relajantes y calcetines premamá, que funcionan alimentando la circulación y devolviendo la sangre al corazón, así como no usar ropa demasiado apretada.

    ¿Ya has llevado a cabo la visita ginecológica de control? En la semana 20 de embarazo, aproximadamente, se realiza la ecografía más importante del embarazo, la ecografía morfológica.

    En esta ecografía, se analizan los parámetros más importantes que valoran la morfología del feto, su buen estado de salud y su desarrollo normal.

    Además, si se deja ver, ¡la ecografía morfológica te puede decir el sexo de tu futuro bebé! El escáner de anomalías o anatómico, que observa detalladamente cómo se han desarrollado los principales órganos y sistemas corporales del bebé –cerebro, columna, labio superior, corazón, estómago y diafragma; riñones y vejiga; pared abdominal; miembros del bebé y cordón umbilical-, además de analizar la placenta y el volumen del líquido amniótico.

    La placenta se examinará para asegurarse que es normal y que no bloquea la vía de salida del bebé, mientras que el líquido amniótico se analiza para comprobar que no haya mucho ni demasiado poco. 

    Los análisis del quinto mes de embarazo, además del correspondiente control ginecológico y la citada ecografía, prevén: análisis de sangre, búsqueda de anticuerpos anti-toxoplasmosis y fluximetría doppler, una ecografía de las arterias uterinas. ​

    En esta semana 20 de embarazo, tu tripita ya empieza a tener un tamaño visible y no debes olvidar abrocharte el cinturón de seguridad del coche correctamente durante tus desplazamientos, puesto que ya sabes que es obligatorio también durante el embarazo. 

    La DGT recomienda el uso de adaptadores adecuados para proteger al feto y evitar lesiones en caso de colisión. 

    ……….

    Y ahora, haz clic sobre la imagen y mira tu DIBU correspondiente a la semana 20 de embarazo. 
    ¡Te enganchará!

    ……….

    ¿Te has preguntado cuánto pesará al nacer?..

    Aunque, con motivo de la última ecografía, el ginecólogo te puede adelantar el peso aproximado que tendrá tu bebé al nacer, no está de más que tengas esta información de antemano.

    ¡Calcula cuánto pesará tu bebé al nacer!

    Por si tienes la tensión baja..

    ¿Te sentirías más tranquila si supieras qué hacer cuando tienes la tensión baja? ¿Te preocupa desmayarte? Tranquila, aquí tienes toda la información.

    ¡Descubre cómo actuar cuando estás embarazada y tienes la tensión baja! 

    Por si no sabes qué es una ecografía doppler

    Es una prueba que puede realizar en diferentes momentos del embarazo, en función de una serie de circunstancias, determinadas por el ginecólogo. ¿Qué revela?

    ¡Descubre qué es la ecografía doppler y para qué sirve!

    Cuidar tus emociones es importante

    No solo tu organismo físico necesita cuidados en la semana 20 de embarazo… ¡También tu vida emocional!

    ¡Descubre los cuidados que debes dedicar a tus emociones en el embarazo!

    Источник: https://mibebeyyo.elmundo.es/embarazo-semana-semana/semana-20-del-embarazo

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: