La enuresis ¿Cómo abordarla?

El 16 por ciento de los niños de cinco años moja la cama: todo lo que debes saber sobre la enuresis nocturna

La enuresis ¿Cómo abordarla?

La enuresis nocturna es la eliminación nocturna, involuntaria y funcionalmente normal de orina que ocurre cuando el niño lleva ya tiempo controlando esfínteres durante el día, pero es incapaz de hacer lo propio por la noche, a pesar de que por edad (entre cuatro y seis años) ya debería haberlo logrado.

Este hecho suele generar muchas dudas y angustia, tanto en el niño como en los padres, que no saben cómo enfocar la situación.

Recientemente, tuvo lugar el Simposio «Novedades en enuresis nocturna», celebrado en el marco del Congreso Anual de la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria (SEPEAP).

Os contamos qué pautas ofrecieron los pediatras para el abordaje de este problema.

La enuresis nocturna es un trastorno que motiva numerosas consultas al pediatra porque es relativamente frecuente en la infancia. No en vano, afecta al 16% de los niños de cinco años, al 10% de los niños de seis años, y al 7,5% de los niños de diez años. A partir de los 15 años, el problema todavía persiste en un 1-3% de los adolescentes.

«La enuresis es un problema de causa multifactorial, cuya principal consecuencia es la vergüenza y baja autoestima que sufre el niño que la padece» – aseguraba durante el Simposio el doctor Víctor Manuel García Nieto, nefrólogo pediátrico del Hospital Nuestra Señora de la Candelaria.

Según los expertos, la enuresis es un trastorno, posiblemente infradiagnosticado e infratado, al que muchos padres no dan importancia porque ignoran que existen tratamientos médicos para solucionarlo.

De hecho, se estima que solo dos de cada cinco padres consideran la enuresis nocturna un problema, y restan importancia al hecho de que su hijo moje la cama pensando que «ya se le pasará solo».

Pero en estos casos, lo más recomendable es que el pediatra valore la situación, pues el diagnóstico precoz es muy importante para evitar que el problema se agrave o se alargue en el tiempo.

Enuresis nocturna e incontinencia urinaria

Hasta hace poco tiempo, el término «enuresis» se aplicaba cada vez que ocurría un escape de orina cuando el niño ya controlaba esfínteres, con independencia de si este tenía lugar durante el día o la noche.

Sin embargo, actualmente se prefiere utilizar este término solo para designar a los escapes nocturnos, reservándose el término de «incontinencia urinaria» para los escapes diurnos, o diurnos y nocturnos con implicaciones orgánicas y micciones anormales.

En cambio, en la enuresis nocturna la micción es completa y normal, aunque inconsciente.

¿Qué criterios deben darse para hablar de enuresis nocturna?

Según los expertos, para diagnosticar la enuresis nocturna deben darse los siguientes criterios:

  • Frecuencia de los escapes nocturnos: Los autores no logran ponerse de acuerdo en este dati, pero la mayoría hablan de episodios que tienen lugar al menos cuatro veces al mes. De todos modos, debe ser el pediatra quien lo valore, pues también se diagnostican casos de enuresis con una frecuencia menor de micción.
  • En cuanto a la edad en la que tienen lugar estos escapes, se habla del periodo comprendido entre los cuatro y los seis años; es decir, una etapa en la que el niño ya debería haber alcanzado el control vesical durante la noche.
  • Para hablar de enuresis nocturna, hay que descartar defectos congénitos o adquiridos del tracto urinario. También se desvincula la enuresis a otras enfermedades como la diabetes mellitus o enfermedades neurológicas.
  • Los episodios de escapes nocturnos han tenido que sucederse durante al menos tres o seis meses.
  • Igualmente, también es importante tener en cuenta los antecedentes familiares, pues se ha demostrado que el riesgo de padecer enuresis aumenta en 2,4 veces si algún hermano también lo ha padecido, en un 5,2 veces si la madre lo padeció en su infancia y en un 7,1 por ciento si fue el padre quien sufrió de enuresis nocturna.

En la mayoría de los casos, el diagnóstico se hace con la historia clínica detallada del paciente, una exploración física completa y un calendario o diario de los escapes que se han sucedido en las últimas semanas.

Pautas que debemos seguir si nuestro hijo moja la cama

Muchos expertos apuestan primero por seguir un tratamiento conductual antes de comenzar con el farmacológico, pues la enuresis se debe a un retraso madurativo que se acabará solucionando tarde o temprano.

Estas son algunas de las pautas conductuales que recomienda la SEPEAP:

  • Explicar al niño de manera sencilla cómo funcionan los riñones y la vejiga, para que entienda los mecanismos básicos por los que se produce la enuresis nocturna.
  • No culpar al niño de la situación ni avergonzarlo. Al contrario, es necesario reforzar la idea de que se trata de un retraso en la maduración de esa área, así como premiar los logros conseguidos.
  • No se recomienda despertar al niño por la noche para que orine, ni tampoco impedirle beber líquidos. Los expertos consideran más recomendable involucrar al niño en su curación, y a que él mismo tome la iniciativa poniéndose el despertador para levantarse por la noche, o enseñándole a que es mejor no ingerir excesivos líquidos después de las siete de la tarde.
  • Conviene establecer un período de observación de al menos dos semanas de autorregistros, es decir, escribir un diario o tabla de micciones e involucrar al niño a la hora de rellenarlo.

Según los especialistas, la mayoría de los casos de enuresis nocturna tienden a la resolución espontánea, pero aquellos casos moderados o graves (con escapes casi a diario) y los que persisten a los nueve años, difícilmente se resolverán sin tratamiento.

En cualquier caso, debe ser el especialista quien valore si seguir o no un tratamiento, así como cuándo comenzarlo, pues hay expertos que prefieren empezar en torno a los cinco años de edad, y otros que optan por esperar hasta los ocho o nueve años.

Por ello, nuestro consejo si tu peque aún moja la cama o tienes cualquier duda al respecto, es que consultes cuanto antes con el pediatra, pues en caso de existir un problema de enuresis es mejor solucionarlo cuanto antes. Él te dirá cómo debes proceder y el mejor tratamiento a seguir según vuestro caso concreto.

Fotos | iStock

Más información | Manejo y diagnóstico terapéutico de la enuresis infantil (SEPEAP), Diagnóstico y tratamiento de la enuresis nocturna (AEP)

Источник: https://www.bebesymas.com/salud-infantil/16-ciento-ninos-cinco-anos-moja-cama-todo-que-debes-saber-enuresis-nocturna

La enuresis ¿Cómo abordarla?

La enuresis ¿Cómo abordarla?

Mojar la cama puede crear un sentimiento de ansiedad, confusión y frustración. Puedes hacer muchas cosas para ayudar a tu hijo y conseguir que gane confianza. La autoestima es fundamental en la desaparición de los escapes.

Indice

¿Qué hacer cuando el niño tiene enuresis?

– Infórmate: Existe una gran cantidad de información útil que te ayudarán a entender lo que sucede, por lo tanto aprende todo lo que puedas.

Facilítale toda la información sobre lo que ocurre cuando moja la cama y explícale que se trata de una etapa frecuente que pasará con el tiempo. Resultará un gran alivio para ellos.

– Entiende cómo se siente tu hijo: Es muy habitual que los niños piensen que son los únicos que sufren este problema. Se sienten preocupados, frustrados y diferentes de los demás. Muestra comprensión para que se reduzcan sus sentimientos de culpabilidad y ansiedad. Y recuérdale que hay más niños de su edad que están pasando por lo mismo, ¡por eso existen los Drynites!

– Hablad sobre ello: Algunos niños que mojan la cama creen que están fallando a sus padres, de modo que será un gran alivio para tu hijo que le muestres tus sus sentimientos y que estáis dispuestos a hablar abiertamente sobre todas las cuestiones relacionadas con el hecho de mojar la cama.

– Dale ánimo: Saber que no es culpa suya y que tú estás ahí para ayudarle hasta que lo supere puede ser realmente importante. Dale ánimos para que evite los sentimientos negativos y refuerce su confianza. Mojar la cama es un problema habitual en la niñez y el apoyo de los padres es importante para que el niño pueda superarlo. 

– Habla con expertos: No dudes consultar con tu médico si realmente estás preocupado, si al niño le está influyendo en su autoestima o si no ves avances,

Consejos para ayudar al niño a superar la enuresis

1. Relajar los sentidos antes de irse a dormir

Los masajes, abrazos y ánimos pueden ayudar a que se sientan mejor.

2. Genera un ambiente acogedor reduciendo la intensidad de la luz y del ruido

Leer un cuento, cantar canciones o hablar son maneras excelentes de apartar la atención de su preocupación por mojar la cama. Haz que la habitación de tu hijo resulte acogedora mediante una iluminación tenue.

3. El último pipí antes de acostarse

Esto le transmitirá la tranquilidad de que ha adoptado una medida positiva para conseguir no mojar la cama por la noche.

4. Reduce bebidas antes de acostarse

Asegúrate que tu hijo ingiera líquidos suficientes durante el día, pero intenta reducirlos a última hora de la tarde y en la noche. En el caso de que haga calor o haya hecho ejercicio, tienes que darle líquido, ya que en caso contrario el niño se deshidrataría.

5. Pensamientos felices

No hables sobre el último incidente en el que mojó la cama, centraos en pasar tiempo juntos, reíros, charlar…

6. Buenas noches, que duermas bien

Ofrecer mucha seguridad a cualquier niño que exprese preocupación ante el hecho de que pueda mojar la cama, aumentará su nivel de confianza y le ayudará a ir a la cama contento y más seguro de sí mismo.

7. Niños mayores

Siguen agradeciendo que comentéis cómo ha ido el día o un rato de lectura tranquila juntos. Podéis poner que eviten ordenadores, consolas o teles a última hora si queréis.

8. En caso de accidente…

Debes estar preparado, tener un pijama y ropa de cama limpia a mano para solucionarlo de la forma más sencilla posible.

Es probable que tu hijo se sienta decepcionado por el accidente, por lo tanto una música relajante y que le tranquilices con palabras positivas puede ser útil para calmarle mientras le cambias.

Para que no deje de esforzarse día tras día. Hasta entonces, Dryniteste ayudará a superarlo.

Mojar la cama

Definición:

Incontinencia urinaria durante el sueño de los niños mayores de cinco años, normalmente.

Es más común en el género masculino que en el femenino y las causas que lo provocan son practicamente desconocidas.

Podría deberse a enfermedades subyacentes como la diabetes, problemas por la debilidad o tamaño pequeño de la vejiga, problemas de estrés e incluso por incurrir en un sueño demasiado profundo.

Síntomas:

Mojar la cama por la noche e incluso de día.

Tratamiento:

No existe medicación específica para erradicar este problema ya que suele desaparecer cuando el niño se hace mayor. Es importante restringir la ingesta de líquidos del pequeño al menos 3 o 4 horas antes de acostarle, hacer orinar al niño antes de acostarse o incluso despertarle cuando está dormido para hacerlo, evitar castigos hacia él y recompensarle cuando no miccione.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/ninos/desarrollo-infantil/la-enuresis-como-abordarla-5551

Abordaje terapéutico de la enuresis

La enuresis ¿Cómo abordarla?

En el post de hoy nos gustaría compartir con todos vosotros un enfoque más terapéutico sobre la Enuresis.

¿Qué es la Enuresis?

La Enuresis es un problema relativamente común entre los niños. Existen dos tipos de formas: Enuresis diurna que tiene lugar durante el día, y Enuresis nocturna que tiene lugar por la noche.

Este trastorno puede ser continuo (primaria) o discontinuo (secundaria).

El niño enurético secundario presenta al menos seis meses de continencia y durante ese tiempo ha sido capaz de controlar el funcionamiento de su esfínter (Ollendick y Hersen, 1988).

Evaluación y diagnóstico de la Enuresis

La importancia de la evaluación en este trastorno se hace cada vez más evidente.

Por tanto, dicha evaluación se basa en una entrevista clínica en la que se obtiene una historia y descripción del problema, antecedentes familiares y médicos, conocimiento sobre la existencia de problemas en la familia o en el niño, impresión sobre el ambiente en casa y la información sobre tratamientos recibidos previamente (Ollendick y Hersen, 1988). Así es como trabaja el psicólogo especializado con el Máster en Psicología Clínica Infantojuvenil.

La Enuresis diurna y la Enuresis nocturna

Por otro lado, también es muy útil examinar el patrón de conducta enurética del niño recogiendo datos relevantes sobre las pautas nocturnas y las pautas diurnas, los cuales se obtienen a través de la observación de los padres de forma continua durante el día y de forma intermitente durante la noche. Generalmente, basta con una exploración física general, un análisis de orina y un cultivo de orina para descartar patología e infección renales (Ollendick y Hersen, 1988).

Tratamiento psicológico de la Enuresis

Hace años, se empleaban varias técnicas de intervención en el tratamiento de la enuresis.

Una de ellas era la administración de antidepresivos tricíclicos con la finalidad de mejorar el humor, disminuir la profundidad del sueño, relajar el músculo detrusor y dilatar la capacidad vesical, y aumentar el control involuntario sobre el esfínter uretral.

Asimismo, se empleaba la expansión vesical, a partir de la cual, se intentaba conseguir que le niño contuviera las ganas de orinar durante periodos de tiempo progresivamente más largos y posteriormente, tras ingestas cada vez mayores de líquidos (Ollendick y Hersen, 1988).

Pipi-Stop Sistema de alarma en la Enuresis nocturna

Sin embargo, el procedimiento más investigado en el tratamiento de la Enuresis nocturna es el sistema de alarma (Pipi-Stop). Esta técnica emplea un dispositivo sensible a la orina que se coloca entre en la muñeca del niño o entre la sábana y el colchón.

Dicho dispositivo hará sonar la alarma cuando detecte cualquier cantidad de orina. La intensidad sonora de la alarma se ajustará al nivel de susceptibilidad a despertar del niño. Una vez que esté despierto, se aseará él mismo y volverá de nuevo a la cama.

En esta técnica, el condicionamiento teóricamente ocurre de la siguiente manera:

  • El niño consigue una respuesta inhibitoria del vaciado durante el sueño a lo largo de la noche o…
  • La distensión de la vejiga consigue unas propiedades discriminativas lo suficientemente fuertes como para despertar al niño de su sueño y evitar que se moje (Ollendick y Hersen, 1988).

Entrenamiento de la cama seca

Por su parte, el entrenamiento de la cama seca aplica contingencias sociales como alternativa al condicionamiento con alarma urinaria.

Este programa incorpora práctica positiva, reforzamiento positivo, técnicas de control de retención, el despertar al niño por la noche, técnicas de reforzamiento negativo y enseñanza de hábitos de aseo (Ollendick y Hersen, 1988).

Se basa despertares programados en los que se cuidará de no estimular en exceso al niño para que no pierda el sueño, pero se le indicará que vaya a orinar siempre a una hora predeterminada habiéndole hecho ingerir grandes cantidades de agua.

Al estar en el baño se le pregunta si cree que puede retener la orina una hora más, si es así se le refuerza positivamente y se le devuelve a la cama hasta el siguiente despertar programado.

En este tratamiento de Enuresis se aumenta la ingesta de líquidos para promover el aprendizaje. La primera noche de tratamiento es intensiva (se le despierta cada hora), luego al día siguiente solo se le despierta a las tres horas de haber iniciado el sueño, y esto se va adelantando cada día media.

Cuando solo queda media hora entre la hora de acostarse y levantarse, entonces se deja de levantar al niño. Si en alguna ocasión se orina, debemos seguir despertándole a la misma hora (sin adelantarla hasta que consiga no orinarse).

Asimismo, se le dice que debe limpiar él su cama cuando la moje y cambiarse el pijama (sobre corrección restitutiva).

Se recomienda hacer una práctica positiva, es decir, aprender a estar tumbado en la cama y levantarse e ir al baño e intentar orinar, pues esa es la respuesta que debe aprender a emitir cuando suene la alarma.

Pese a los diversos abordajes terapéuticos, lo que se ha consensuado en el tema de la Enuresis, es que el niño debe adquirir unos hábitos fundamentales, lo cuales son:

  • Tener un horario miccional: el niño debe orinar un promedio de seis veces al día, y se debe intentar que esas micciones sean en horarios similares.
  • El niño debe realizar una ingesta frecuente de líquidos y distribuirlos a lo largo de todo el día, bebiendo más por la mañana, menos por la tarde y poco en la noche antes de acostarse.
  • Rellenar un calendario miccional, donde el niño debe apuntar las noches secas y las noches húmedas, con la finalidad de observar sus progresos y estimularle a continuar el tratamiento.
  • Evitar las cenas muy abundantes, saladas y que impliquen beber mucho líquido. De hecho, el niño no debería beber más de 200 ml de líquido (sopas, yogurt, leche, zumo, agua) durante la cena.

El abordaje terapéutico de Enuresis más adecuado a cada niño será elegido por el psicoterapeuta, junto con los padres dado que su intervención es indispensable. Una adecuada formación en psicología clínica infantojuvenil es esencial para abordar con éxito este tipo de tratamientos.

Acerca del autor:

Maribí Pereira

Psicóloga General Sanitaria. Antigua alumna del Máster en Psicología Clínica y de la Salud de ISEP. Docente de los Masters en Psicología Clínica y de la salud, en Psicología Clínica Infantojuvenil y en Terapias de Tercera Generación de ISEP. Jefa de estudios de ISEP Barcelona y Directora de Investigación y Relaciones Institucionales de ISEP.

Ver todas las entradas por Maribí Pereira

Источник: https://www.isep.es/actualidad-psicologia-clinica/abordaje-terapeutico-enuresis/

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: