La historia de papá noel

La Verdadera Historia de Santa Claus y la Navidad

La historia de papá noel

La Verdadera Historia de Santa Claus y la Navidad  nos trae a la memoria personajes como Santa Claus, Papa Noel, San Nicolás o Viejito Pacuero. Son algunos de los nombres que recibe el personaje encargado de condimentar la Navidad.

San Nicolás

San Nicolás, también conocido como San Nicolás de Mira (en Oriente, por su lugar de fallecimiento) o San Nicolás de Bari (en Occidente, por el lugar donde fueron trasladados sus restos). Fue un obispo católico que vivió en el siglo IV. Nació un 6 de diciembre. De hecho más de dos mil templos están dedicados a él en todo el mundo.

Actualmente sus reliquias se conservan en Bari, Italia. La razón es porque cuando los musulmanes conquistaron territorio turco, un grupo de católicos romanos sacó de allí en secreto las reliquias del santo. Después, se las llevó a la ciudad italiana.

Su juventud

Nicolás era hijo de una familia acomodada, pero él destacó por su sencillez y servicio hacia los demás. Su padre deseaba que siguiera sus pasos comerciales en el Mar Adriático. En cambio, su madre quería que fuera sacerdote como su tío, el obispo de Mira. Siendo todavía muy joven, el muchacho perdió a sus padres, presas de una epidemia de peste.

Así se convirtió en el heredero de una gran fortuna. A sus 19 años, Nicolás decidió dar toda su riqueza a los más necesitados. Y se marchó a Mira con su tío para dedicarse al sacerdocio.

En torno a su figura destacan historias de milagros y sus bondades para con la gente pobre. Tal fue la admiración que sintieron por él que se convirtió en santo patrón de Grecia, Turquía, Rusia y la Lorena (Francia).

SU FAMA COMO REPARTIDOR DE REGALOS

La historia cuenta que Nicolás regaló en secreto una bolsa llena de monedas de oro a tres mujeres. Su padre no tenía los recursos cuando cumplieron la edad de casarse. Se cuenta que el sacerdote entraba por una ventana y ponía la bolsa de oro dentro de los calcetines de las niñas, que colgaban sobre la chimenea para secarlos.

EL CAMBIO A SANTA CLAUS Y PAPÁ NOEL

Los registros indican que la transformación ocurrió en el año 1624.  Fue en el siglo XVII cuando la imagen de Santa Claus llegó a Estados Unidos procedente de Holanda. En este país veneran a Sinterklaas o San Nicolás, un personaje que trae regalos a los niños el 5 de diciembre.

Washington Irving y Clement Clarke Moore

Sin embargo, en 1809 el escritor Washington Irving deformó el nombre del santo holandés Sinterklaas en la vulgar pronunciación Santa Claus. Podríamos considerar estro como el nacimiento del nombre.

Luego el poeta Clement Clarke Moore hizo su aporte en un poema donde habla de Santa Claus como enano y delgado. Pero es un Santa Claus que regala juguetes en vísperas navideñas a los niños.

También viaja en un trineo tirado por nueve renos incluyendo al líder, Rodolfo.

El nuevo Santa Claus

En 1863 Santa Claus adopta su nueva fisionomía gracias a Thomas Nast, un dibujante que diseñó al personaje para sus tiras navideñas en Harpers Weekly. Sus vestimentas nuevas tendrían influencia de los obispos de antaño y sin relación con San Nicolás de Bari.

Lomen Company

Santa Claus ha sido utilizado ampliamente como herramienta comercial. A fines del siglo XIX se incorporó la tradición de que Papá Noel procedería del Polo Norte.Esto surgió a partir de un anuncio estadounidense de la Lomen Company, empresa estadounidense del sector frigorífico. A la vez se popularizarían completamente los renos navideños como medio de transporte de Santa Claus.

Coca Cola

Pero no fue hasta el año 1930 que se creó el Papá Noel que conocemos hoy en día. Todo ello gracias a Coca Cola que adquirió los derechos de este personaje. Comenzó a utilizarlo en sus anuncios publicitarios.

Para ello, se asignó el típico traje con el que conocemos actualmente a Santa Claus. Apartaron así el color verde que venía siendo habitual en sus ropajes. Los tonos rojos y blancos y el mítico gorro con el pompón gustaron mucho a la sociedad.

De esta manera, convirtieron a este personaje en todo un clásico de la Navidad.

Significado de la Navidad

Para conocer la verdadera historia de Santa Claus y la Navidad no olvidemos que  Navidad es una palabra derivada del latín nativitas o nacimiento.

Es una de las principales fiestas cristianas que marca el nacimiento de Jesús de Nazaret, hijo de Dios.

Podemos ver la frase “ hic verbum caro  factum est” (“aquí el verbo se hizo carne”)  en la gruta de la iglesia de la Encarnación en Belén donde se celebró la Navidad por primera vez.

Es importante conocer la verdadera historia de los santos como San Patricio, el patrón de Irlanda, o el origen de Santa Claus. ¡Aquí está  la verdadera historia de Santa Claus y la Navidad!

                                                                            Merry Christmas!!!!

Источник: https://www.dublinenglish.net/la-verdadera-historia-de-santa-claus-y-la-navidad/

De San Nicolás a Santa Claus: la sorprendente historia de Papá Noel

La historia de papá noel

«La otra historia no es tan conocida, pero era enormemente popular en la Edad Media», explicó Bowler.

Nicolás entró en una posada cuyo dueño acababa de asesinar a tres niños y conservaba sus cuerpos desmembrados en barriles en el sótano.

El obispo no solo descubrió el crimen, sino que también resucitó a las víctimas. «Fue una de las cosas que le convirtieron en el santo patrón de los niños».

A lo largo de cientos de años, ca. 1.200 al 1.500, San Nicolás fue el portador indiscutible de regalos y la estrella de las celebraciones que se producían en su día, el 6 de diciembre.

El estricto santo adquirió algunos rasgos de deidades europeas anteriores, como el dios romano Saturno o el noruego Odín, con una barba blanca y poderes mágicos, como la capacidad de volar.

También se aseguró de que los niños cumplieran las normas, rezaran y se comportasen bien.

Pero tras la reforma protestante, los santos como Nicolás cayeron en desgracia en gran parte de Europa septentrional. «Aquello fue problemático», afirma Bowler. «Quieres a tus hijos, pero ¿quién va a traerles regalos ahora?».

Te puede interesar: La región griega de Meteora

Bowler dijo que en muchos casos la tarea recayó sobre el Niño Jesús y que la fecha se cambió del 6 al 25 de diciembre.

«Pero la capacidad del niño para llevar regalos es muy limitada, y tampoco da mucho miedo», explicó Bowler.

«Así que el Niño Jesús solía ir acompañado de un ayudante terrorífico que cargase con los regalos y que amenazase a los niños, algo que no parecía apropiado para el Niño Jesús».

Algunas de estas espeluznantes figuras germánicas estaban basadas en Nicolás, que ya no era un santo sino un compinche amenazador como Ru-klaus, Aschenklas y Pelznickel.

Estas figuras esperaban un buen comportamiento por parte de los niños, o de lo contrario estos sufrirían consecuencias como azotes o secuestros.

Aunque parecen muy diferentes al alegre hombre vestido de rojo, estos coloridos personajes posteriormente desempeñarían un papel a la hora de crear al mismísimo Santa Claus.

San Nicolás en América

En los Países Bajos, los niños y las familias simplemente se negaron a renunciar a San Nicolás como portador de regalos. Adoptaron a Sinterklaas y llevaron consigo ese nombre a las colonias del Nuevo Mundo, donde también perduraron leyendas de los peludos y aterradores portadores de regalos germánicos.

Sin embargo, las primeras Navidades en Estados Unidos no se parecían a las fiestas de hoy en día.

Esta festividad se rechazó en Nueva Inglaterra y en otos lugares se había convertido en algo parecido a la Saturnalia pagana que en su día ocupó su lugar en el calendario.

«Se celebró como una especie de fiesta comunitaria llena de alcohol y alboroto», afirmó Bowler. «En eso se había convertido en Inglaterra. Y no había ningún portador de regalos mágicos especial».

Más adelante, en las primeras décadas del siglo XIX, todo cambió gracias a una serie de poetas y escritores que se esforzaron por convertir la Navidad en una celebración familiar reviviendo y reformando a San Nicolás.

El libro de Washington Irving de 1809 Knickerbocker's History of New York retrató por primera vez a un Nicolás que fumaba en pipa mientras sobrevolaba los tejados de las casas en un vagón volador, repartiendo regalos entre niños y niñas buenos.

En 1821, un poema anónimo ilustrado titulado The Children's Friend fue mucho más allá a la hora de dar forma al Santa Claus moderno, asociándolo con la Navidad.

«Aquí finalmente tenemos la aparición de Santa Claus», dijo Bowler.

«Han cogido el reparto mágico de regalos de San Nicolás, le han quitado cualquier tinte religioso y han vestido a Santa Claus con las pieels de aquellos peludos portadores de regalos germánicos».

Te puede gustar: Los mejores lugares donde ver luces de Navidad

Ese personaje traía regalos a las niñas y niños buenos, pero también traía una vara de abedul, según señala el poema, que «dirige la mano de los Padres cuando sus hijos rechazan el camino de la virtud». Del pequeño vagón de Santa Claus solo tiraba un reno, pero tanto el conductor como el equipo sufrieron un importante cambio de imagen el año siguiente.

En 1822, Clement Clarke Moore escribió A Visit From St.

Nicholas, también conocido como The Night Before Christmas, para sus seis hijos, sin intención de sumarse al incipiente fenómeno de Santa Claus.

Se publicó de forma anónima al año siguiente y, hasta el día de hoy, el Santa Claus regordete y alegre que se describe en él sigue montado en un trineo del que tiran ocho renos.

«Se convirtió en un fenómeno viral», dijo Bowler.

Pero, aunque este poema sea familiar para los estadounidenses, todavía deja mucho a la imaginación, y en el siglo XIX Santa Claus apareció en muchas vestimentas de diversos colores y tamaños, y llevando una serie de disfraces diferentes. «Tengo una fotografía maravillosa de él en la que aparece clavadito a George Washington, montado sobre un palo de escoba», afirma Bowler.

Añadió que no fue hasta el siglo XIX cuando se estandarizó la imagen de Santa Claus como un adulto de tamaño normal vestido de rojo con adornos de pelo blanco, que viajaba desde el Polo Norte en un trineo tirado por renos y que vigilaba a los niños.

El mayor responsable de la cara alegre, regordeta y de abuelo de este Santa Claus fue Thomas Nast, un gran caricaturista político. «Sin embargo, Nast lo dibujó con unos calzones bastante indecentes, en mi opinión», añadió Bowler.

Cuando se estableció del todo, el Santa Claus norteamericano experimentó una especie de migración a la inversa hacia Europa, remplazando a los terroríficos portadores de regalos y adoptando nombres locales como Père Noël en Francia, Father Christmas en Gran Bretaña o Papá Noel en España. «Lo que ha hecho es domar a estos personajes propios de cuentos de hadas de los hermanos Grimm de finales de la Edad Media», afirma Bowler.

Especial Navidad: fotografías de renos

No todo el mundo cree en Santa Claus

Aunque sin duda tiene buenas intenciones, Santa Claus ha generado y sigue generando controversia.

En Rusia, Santa Claus entró en conflicto con Josef Stalin.

Antes de la Revolución rusa, Ded Moroz («Abuelo Frío») se prefería como personaje navideño y tenía rasgos de los proto-Santas como el holandés Sinterklaas.

«Cuando se formó la Unión Soviética, los comunistas abolieron la celebración de la Navidad y los portadores de regalos», dijo Bowler.

«Entonces, en la década de 1930, cuando Stalin necesitaba recabar apoyos, permitió que resurgiera el Ded Moroz, no como portador de regalos navideños, sino como portador de regalos de Año Nuevo», relató Bowler. Los intentos de sustituir la Navidad en Rusia fueron infructuosos, al igual que los intentos soviéticos por extender una versión secular del  Ded Moroz, con ropa azul para evitar la confusión con Santa Claus en Europa.

«Dondequiera que fueran tras la Segunda Guerra Mundial, los soviéticos trataban de remplazar a los portadores de regalos nativos en lugares como Polonia o Bulgaria», explicó Bowler. «Pero los lugareños se mordieron la lengua hasta la caída de la Unión Soviética en 1989 y recuperaron sus propias tradiciones».

Santa Claus sigue siendo una figura politizada en todo el mundo.

Las tropas estadounidenses difundieron su versión de este hombretón alegre por el mundo en los años inmediatamente posteriores a la Segunda Guerra Mundial, y generalmente fue buen recibido como símbolo de la generosidad estadounidense a la hora de reconstruir las tierras asoladas por la guerra, según dice Bowler.

Sin embargo, en la actualidad la gente de muchos países tiene a Santa en su propia lista de niños malos, ya sea porque representa la comercialización de la Navidad a expensas de Jesucristo o simplemente porque no es una tradición local.

«En lugares como la República Checa, los Países Bajos, Austria y Latinoamérica existe un fuerte movimiento anti-Santa Claus porque intentan conservar sus propias costumbres y a sus propios portadores de regalos navideños, y protegerlos del Santa Claus norteamericano», dijo.

Parece improbable que estos esfuerzos detengan un interés cada vez mayor en Santa Claus, pero sus organizadores podrían ahorrarle unas cuantas paradas en su concurrido horario de Nochebuena.

Te puede interesar: Los mejores regalos para aventureros: equipamiento de invierno

Источник: https://www.nationalgeographic.es/historia/2017/11/de-san-nicolas-santa-claus-la-sorprendente-historia-de-papa-noel

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: