La importancia de las canciones y nanas para bebés

El poder de una canción de cuna

La importancia de las canciones y nanas para bebés

No recuerdo cómo fue el proceso de mi pérdida de audición, que empezó sin que nos diéramos cuenta, cuando tenía cuatro años.

Lo que sí recuerdo es que poco después, mi padre se dedicó cada noche a colocarme unos gigantescos auriculares de esos de los 90s para que escuchara música clásica hasta quedarme dormida.

No sé si lo hacía con la esperanza de que me ayudara a recuperar la audición, o estimulara mi cerebro y desarrollo neuronal. Probablemente ambas cosas.

Lo cierto es que la música es crucial para el desarrollo del cerebro de los niños y sus efectos beneficiosos perduran a lo largo de la vida en aspectos que van mucho más allá de los puramente musicales.

¿Por qué cantar nanas? 

A los tres meses de gestación el oído humano ya está formado. Por ello, los sonidos que escuchan los bebés en el vientre materno, desde la voz de los padres hasta los ruidos de fondo, se convierten en sus primeras interacciones con el mundo.

La música, especialmente, genera una sensación de estar acompañados, que puede ayudar a calmar a los bebés. Además, libera dopamina, la hormona que producimos cuando sentimos placer.

No sorprende, pues, que cuando un bebé está llorando, una técnica que emplean los cuidadores a menudo es cantarles, ya que la música reduce el estrés y mejora el ánimo.

Impacto sobre el desarrollo

El potencial de la música de convertirse en un estímulo de comunicación y de expresión—incluso antes de poder hablar—  podría ser explorado desde antes del nacimiento y durante la crianza. La música puede estimular e influenciar tres áreas del desarrollo del lenguaje:

  • El lenguaje infantil, al ayudar al diálogo cuando las destrezas lingüísticas aún no se han desarrollado por completo, y enriquecer y expandir el vocabulario.
  • El lenguaje corporal, al manifestarse en gestos espontáneos y auténticos de cada niño y favorecer el desarrollo de los músculos al incitarlos al movimiento corporal, a ganar ritmo y equilibrio y a explorar sus sentidos.
  • El lenguaje emocional. La música podría hacer más sociables a los niños pues tiene un efecto contagioso que podría influir sobre mejores y mayores interacciones entre ellos y con los adultos a su alrededor.

Por otra parte, la relación entre la música y el desarrollo de las destrezas neurocognitivas se ha presentado en numerosos estudios: incentiva la creatividad y la imaginación infantil y contribuye a la capacidad de escucha, memoria, atención y abstracción, además de ayudarles a resolver problemas matemáticos y de razonamiento complejos. De acuerdo a un conocido diario médico, los niños con acceso a una educación musical tienen mejor memoria a corto plazo, más habilidades de planificación e inteligencia verbal, y, a la larga, resultados académicos más destacados.

La música como inclusión

La musicoterapia, el uso de la música de manera controlada con propósitos clínicos, se utiliza cada vez más para tratar distintas condiciones médicas desde la infancia, especialmente en niños con discapacidad, dificultades motoras o de lenguaje y trastornos neurológicos o emocionales.

La Fundación El Triángulo, en Ecuador, lleva a cabo desde hace más de 25 años un proyecto que explota, a través de las artes escénicas, las habilidades de teatro, danza, música y arte en niños con discapacidad física e intelectual.

Esta iniciativa, que lucha por la igualdad de oportunidades y la inclusión social de las personas con discapacidad intelectual desde los primeros años, ha encontrado en la música una de sus herramientas más efectivas.

La música también podría repercutir positivamente sobre el desarrollo de los niños en condiciones de riesgo y vulnerabilidad. Un estudio del Banco Interamericano de Desarrollo evalúa el impacto de un programa musical sobre el desarrollo de los niños en un contexto de pobreza y alta exposición a la violencia en Venezuela.

Los resultados sugieren que al término de un año, los niños con oportunidades de acceder al programa musical tuvieron más autocontrol y menos problemas de conducta, efecto que se duplicó entre los del sexo masculino.

La principal conclusión tuvo que ver con el efecto de la música en edad temprana: mientras menores fueran los niños, mayor la posibilidad de que la música tuviera un impacto positivo.

Implicaciones prácticas

El potencial de las intervenciones musicales de calidad en la primera infancia, sobre todo en las zonas más pobres y vulnerables, no está suficientemente explorado ni monitoreado.

En muchos de estos lugares la música puede incluso no ser una opción, ya sea porque los padres no tienen acceso a instrumentos o dispositivos musicales o por carencia de tiempo o de conocimientos sobre sus posibilidades.

Un reto pendiente es cómo incorporar este elemento sin caer en el peligroso error de convertirlo en una actividad superficial para mantener entretenidos a los niños en el canto y el baile, sin proveer oportunidades reales de estimulación y aprendizaje ya sea a través de la misma música, o en otras áreas del desarrollo.

Entender que los beneficios de invertir en los primeros años de la infancia son mucho mayores que en cualquier otra época de la vida debería impulsarnos a pensar en iniciativas creativas, costo-efectivas y estratégicas para incluir la música en los programas de desarrollo infantil y de educación temprana. Y como la música es un lenguaje universal que no conoce de edades, su efecto podría hacerse sentir no solo en los niños de cualquier parte del mundo, sino también en sus cuidadores y, a la larga, en la sociedad en general.

¿Tú cómo usas la música en la vida de los niños? Cuéntanos en los comentarios o menciona a @BIDgente en .

Источник: https://blogs.iadb.org/desarrollo-infantil/es/musica-en-la-infancia/

La importancia de las canciones y nanas para bebés

La importancia de las canciones y nanas para bebés

Mientras el bebé crece en tu útero, está desarrollando sus sentidos, tanto los físicos como el sistema límbico (el que controla las emociones). Por eso, debes estimular a tu pequeño para conseguir que alcance su pleno potencial. De este modo también puedes fomentar su inteligencia y reducir su riesgo de padecer dislexia o desarrollar algún trastorno de déficit de atención (TDA).

Desde la semana 20 de embarazo el bebé escucha vuestras voces y por lo tanto puede oír música si se la acercas a la tripa. Diversas investigaciones demuestran que la música prenatal le supone una ventaja al feto.

Los bebés cuyas madres les ponen música tranquila durante 10 minutos, dos veces al día, parecen evolucionar más rápido y experimentan un mayor desarrollo intelectual.

Por motivos como estos, por tanto, resulta esencial hablar a vuestro bebé en cuanto podáis para que se familiarice con vuestras voces y así se sienta más seguro cuando nazca a este nuevo mundo tan extraño para él.

Asimismo, reconocerá las canciones y nanas que le hayáis puesto durante estos meses, lo que le ayudará a dormir y a tranquilizarse.

Para comprobarlo simplemente habrá que mirar si el recién nacido pone atención a una melodía escuchada repetidas veces antes del parto.

Si se mantiene quieto, abre sus ojos, voltea la cabeza hacia el sitio donde proviene, flexiona los dedos y se cobija en los brazos entonces es que sí.
 

¿Qué son las canciones de cuna o nanas?

La canción de cuna o nana es una actividad lúdica que contiene un valioso significado en la relación de la madre y el bebé. Esta se caracteriza por tener ritmos dulces y regulares, con melodías simples y repeticiones de sonidos y palabras.

Además, la canción de cuna ayuda a tener una buena relación del bebé con el entorno.

Es decir, permite que se construyan las relaciones emocionales y se presenta como un mensaje cuyo objetivo es la comunicación que se ofrece a través de distintos canales sensoriales.

Además, esta transmite mensajes tanto de amor y de miedo, ya que invoca a seres que provocan en bebés y niños temores, miedos, angustias o llantos, aunque también contiene a su vez un ritmo que transmite protección y refugio al bebé.
 

¿Por qué tienen este efecto en bebés y niños?

Las canciones de cuna son, por tanto, canciones con un ritmo tranquilo, suave y relajante, que se utilizan para arrullar a un bebé y para ayudarlo a dormir presentan.

Cabe destacar, además, que estas, según diversos estudios, poseen un ritmo monótono muy similar a los latidos del corazón y por eso relajan y calman el llanto del bebé recién nacido.

Se ha comprobado que la frecuencia cardiaca de los bebés disminuye mientras las están escuchando, igual que su ritmo respiratorio, y esto les ayuda a conciliar el sueño o a sentirse mucho mejor cuando están enfermos; por ejemplo, si tienen cólicos del lactante.

Además, reconocen en ellas el tono cariñoso de sus padres o familiares cercanos, lo que les hace sentirse queridos y cuidados, reforzando los vínculos afectivos que estáis creando.

Por eso, debéis cantarles, aunque sean bebés tranquilos que se duermen con facilidad. No esperéis a que se pongan a llorar. Recordad que esta es una forma de comunicación compartida desde que nacen.

Y, aunque el objetivo primigenio de las canciones de cuna era dormir a bebés y niños, también podéis cantar de día como forma de estimulación.

No olvidéis que la canción de cuna está compuesta para aquellos bebés y niños que no tienen sueño, que aún tienen ganas de jugar y aprender. Además, esta se puede utilizar para despertar su inteligencia. De esta manera perfeccionarán su sentido del oído y la coordinación de éste con los ojos y con el movimiento de las manos.

Consejos para cantar nanas

– No te preocupes por desafinar o cantar mal, al niño lo único que le importa es escuchar tu voz y notar tu amor.

– El ritmo melódico de la canción de cuna es mejor para el bebé si va acompañado del ritmo físico. Mientras le cantas, mécele entre tus brazos o en su moisés, con suavidad pero con un ritmo constante; será como estar de nuevo dentro de la barriga de su mamá.

– Si está despierto, cántale acercando tu cara y muy bajito. Así podrá observar tus expresiones de amor, alegría, etc.

– Para dar énfasis a la canción, gesticula y adapta tu entonación según la letra de la misma. Aún no entiende lo que dices, pero su memoria guarda algunas palabras y el tono en el que las pronuncias. Cuando aprenda a hablar, este entrenamiento le servirá de gran ayuda.

– Hasta los 6 meses debes cantarle muy bajito, casi en un susurro, ya que sus tímpanos todavía son muy sensibles y si cantas en voz alta, se asustará.

– Es conveniente que dejes de canturrear antes de que se quede dormido, porque si no, se acostumbrará y solo podrá dormirse si le cantas.
 

¿Cómo y cuándo cantárselas a tu bebé?

Después del parto, la mayoría de las madres eligen la noche para cantar sus canciones de cuna, probablemente debido a la mayor tranquilidad e intimidad que representan las horas nocturnas.

Cantar puede no ser fácil para todos, pero lo hacemos sin vergüenza si estamos solos con nuestro hijo.

Además, solo hace falta hacer un poco de memoria para acordarnos de alguna canción de cuna que nos cantaban de pequeños nuestros padres y nuestras madres (o incluso inventarnos algunas…), y eso sí, cantarlas con mucha dulzura.

La música y los niños

Todo lo que es música, para un niño, siempre es positivo. Pero debemos tener en cuenta que ésta debe ser siempre adaptada a sus oídos, a su capacidad de escucha; en definitiva, a su edad.

La música le puede ir muy bien para mejorar el aprendizaje, la coordinación, controlar la ansiedad y mejorar el estado de ánimo, entre otros. Pero, sobre todo para ayudarle a organizarse a nivel interno. La influencia de la música es mucho mayor de lo que creemos.

Cuanto antes se exponga la música al niño más beneficios le aportará, sea como terapia o sea como uso lúdico. De hecho, el uso de canciones para enseñar habilidades académicas, sociales y motoras a niños pequeños se ha convertido en una práctica común para algunos profesores y educadores de música y, por supuesto, para muchos musicoterapeutas de los Estados Unidos.

Hay muchos estudios que demuestran que la música y sus componentes producen patrones de actividad eléctrica cerebral. Esto lleva a una mayor eficacia en cuanto al funcionamiento del cerebro, no sólo como rector de los procesos cognitivos sino también como regulador de las funciones vegetativas del organismo.
 

Beneficios de la música y las canciones de cuna para bebés

Los beneficios de cantar nanas a los bebés son numerosos. Es una manera de brindarles amor y prepararlos para la vida.

Cuando las madres cantan, el vínculo afectivo entre ellas y sus hijos se refuerza, y a su vez los bebés perciben el cariño y la relación de dependencia emocional que tanto les ayudará durante sus primeras etapas de su vida.

Además, utilizar la voz, rítmica y melódica, en la relación con el niño durante los primeros años de vida, período de gran plasticidad cerebral, significa promover aspectos como:

– su competencia lingüística

– el comportamiento motor

– la atención

– la memorización

-y, por último, la regulación emocional

Asimismo, la música presenta otros muchos beneficios que debemos conocer. Esta:

– estimula la expresión de los problemas y las inquietudes

– favorece el desarrollo emocional y afectivo

– agudiza la percepción auditiva y táctil

– estimula la actividad y mejora la coordinación motriz

– fomenta la interrelación social

– ayuda en la formación, desarrollo personal y superación de dificultades de aprendizaje.

Y vosotros… ¿cantáis a vuestro bebé?

Dislexia

Definición:

Alteración en la capacidad de un niño de leer y escribir correctamente ciertas palabras, sin tener ningún problema de inteligencia, motroz o visual.

Síntomas:

-Dificultad para prestar atención. -Problemas para recordar lo que se acaba de decir. -Confunde la «b» con la «d», cambia el orden de ciertas letras o números, confunde los conceptos de tiempo.

Tratamiento:

Terapia académica, ocupacional o del habla y otras medidas para fortalecer la confianza, el habla y la lectura.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/bebe/estimulacion/la-importancia-de-las-canciones-y-nanas-para-bebes-3468

Con nanas y arrullos los bebés se acercan a la literatura

La importancia de las canciones y nanas para bebés

Por: Maritza Chavéz – Promotora de Lectura en Olingo Lee
Contacto: 300 300 09 31

Mientras amamantamos no solo estamos alimentando al bebé, también estamos creando una conexión con él. Es casi instintivo y natural mecer al niño, recitarle y cantarle mientras se alimenta pues desde tiempos inmemorables el momento de lactar ha sido un espacio para la entonación de nanas, cantos y arrullos.

De acuerdo con el psicoanálisis, de los 0 a los 2 años los niños necesitan estímulos lingüísticos relacionados con el sonido, el ritmo, la música, el canto, el juego y la expresión corporal.

El canto es también el primer paso para acercarse a la literatura.

Cantar es una función natural y no hay que ser un experto para hacerlo, solo basta el deseo de transmitirle mucho amor a nuestros hijos.

Las nanas, los cuentos, el susurro, son actos comunicativos innatos entre los padres y los niños en sus primeras etapas de vida y tienen una importante carga afectiva que ayuda a acercar a nuestros niños al mundo que los acoge y les da la bienvenida.

Cantos y rimas suelen transmitirse de generación en generación de forma intuitiva: son fruto de lo escuchado desde la cuna y la infancia.

En repetidas ocasiones de la vida regresan a nuestros oídos como un murmullo que llega con el viento; cuando vemos el mecer de un bebé en brazos de mamá que es arrullado en un continuo ir y venir, envuelto en la sonoridad del canto y el movimiento, y se convierte en una danza de coros y palabras que logran envolver al bebé en el sueño profundo.

Para los bebés que están en el vientre estos cantos son la iniciación al mundo del lenguaje, pues el oído es el primer sentido en desarrollarse y es el encargado de recoger las sonoridades de las palabras que los padres les damos.

Así, la palabra hablada, el canto y los arrullos como actos comunicativos vinculan la voz, la expresión gestual y corporal, el contacto físico, visual, táctil, y le regalan al niño un legado cultural que es aprehendido por medio de la riqueza sonora y rítmica de la voz.

Hablarle, cantarle, recitarle, susurrarle a tu hijo en edad temprana, además de transmitirle mucho afecto, va a permitir forjar vínculos entre ambos y lo va a conectar con su cultura, su esencia y su historia: en los cantos se divulga y multiplica la memoria colectiva, por lo tanto, son palabras que vinculan al bebé con su pasado, le dan una identidad, le hacen perteneciente a un lugar y le hablan del mundo que le rodea. En este sentido el canto y los arrullos invitan a celebrar la vida que llega, dan la bienvenida, acogen y reciben.

Dormite mi niño que estás en la cuna,
Que no hay mazamorra ni leche ninguna.
Dormite mi niño que estás en la hamaca,
Que no hay mazamorra ni leche de vaca.
Dormite mi niño que tengo que hacer,
Lavar los pañales, ponerme a coser.

Peralta Vasco (2007) en Sana que sana: Una canción para cada ocasión.
Bogotá: Alfaguara infantil

Las palabras habladas le regalan al niño un legado cultural que es aprehendido por medio de la riqueza sonora y rítmica de la voz.

El arrullo lleva implícita la cultura, un estilo de vida, una lectura del mundo. Mientras se canta, se invita al niño a acercarse al lugar al que pertenece. Hay un encuentro con el lenguaje en sus diversas formas acompañado de representaciones culturales.

Si bien la intención primaria de los cantos y los arrullos es la de lograr que el niño concilie el sueño, no es su única función, pues implícitamente llega el acercamiento a la palabra que inunda sus sentidos de sonoridad, rima y poesía, permitiéndole avecinarse a esa riqueza literaria contenida en las nanas, cantos y arrullos, y creando así un vínculo directo con la literatura. Las palabras adquieren significado al ser transmitidas:

Urrurru arra ya
que venga el coco,
que venga acá.
Este niño lindo
se quiere dormir
y el pícaro sueño
no quiere venir.
Canta la gallina,
responde el capón,
mal haya la casa
donde no hay varón.

Obtenido de colombiaaprende.edu.co

En el proceso de iniciación a la lectura desde el entorno familiar, el canto es un gran aliado pues con él se genera un intercambio emocional profundo y se fomenta el goce estético por la literatura transmitida a través de la sonoridad del canto.

Así mismo, las rimas, los cuentos y la poesía integran esa tradición oral que durante muchos años ha sido parte de la crianza de los niños y ha acompañado la entrada al sueño, la comida, el baño, como un cariñoso beso y abrazo afectivo, rítmico y poético.

A continuación, un ejemplo de cómo el canto implica sonoridad, ritmo, poesía e historias:

Del señor Martín, tin, tin El señor Martín, tin, tin,

Había un ratón, ton ton Que guardó el ratón, ton, ton,
Muy muy chiquitín, tin tin En un calcetín, tin, tin

Источник: https://maguared.gov.co/nanas-arrullos-bebes-acercan-literatura/

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: