¿La leche de fórmula causa reflujo?

El reflujo no siempre es reflujo

¿La leche de fórmula causa reflujo?

¿No sabes si tu bebé es alérgico a la proteína de la leche de vaca o sólo es reflujo?

Si tu bebé regresa la leche, llora constantemente, duerme poco y no sube de peso, es posible que le hayan diagnosticado reflujo gastroesofágico. Cuando esta enfermedad no disminuye con tratamiento, los médicos podrían sugerir una cirugía. Pero… ¿qué tal si tu bebé no sufre de reflujo y tiene alergia a la leche?

[relacionado id=3734]

El reflujo es un problema frecuente en la consulta pediátrica, incluso para algunos especialistas es la única causa de todos los males del bebé.

Sin embargo, puede confundirse o ser causado por la alergia a las proteínas de la leche de vaca (APLV), padecimiento que cuenta con muchos síntomas en común con el reflujo.

 Aproximadamente un 42% de los bebés con reflujo sufren también de APLV y mejoran con un tratamiento adecuado.

La mayoría de los pediatras, incluso gastroenterólogos y alergólogos pediatras, desconocen aún el problema por lo que el tratamiento contra el reflujo es poco exitoso. Antes de someter a tu bebé a una cirugía o tratamiento por reflujo, conoce qué es la alergia a la leche de vaca y por qué se confunde con reflujo.

¿Alergia a la leche de vaca?

La caseína y otras proteínas de la leche, como la alfa y beta lactoalbúmina, son las principales causantes de la alergia, pues el organismo no las reconoce como propias y genera ciertas reacciones de rechazo. Las fórmulas infantiles contienen cantidades considerables de estas proteínas, por lo que los bebés alimentados con ellas pueden presentar manifestaciones de alergia a las proteínas de la leche de vaca.

Para no confundir

La APLV tiene muchas similitudes con el reflujo pero también con la intolerancia a la lactosa.

Para que no te confundas, definimos a continuación cada una:

  • APLV: es una reacción del organismo ante las proteínas de la leche y puede llegar a afectar el sistema inmunológico
  • Reflujo: conocido también por reflujo gastroesofágico (ERGE), ocurre porque los músculos del esófago del bebé aún están madurando y no tienen la capacidad para retener los alimentos en el estomago, así que los regurgitan
  • Intolerancia a la lactosa: es una alteración de la mucosa intestinal del niño, en la que se carece de lactasa, enzima que permite la asimilación de la lactosa (azúcar de la leche). Generalmente se presenta después de los 5 años de edad

Observa los síntomas

El reflujo y la APLV comparten varios síntomas, sólo unos cuantos hacen la diferencia en el diagnóstico.

Vómito (regurgitaciones frecuentes)
Retraso en el crecimiento
Respiración con silbidos, que se suele confundir con crisis asmáticas.
(dificultad para dormir o sueño intranquilo)
Dermatitis atópica (erupciones en la piel)
Sangre en las evacuaciones

Entre los síntomas más característicos de la alergia a las proteínas de la leche se encuentran los problemas respiratorios, como la rinitis.

Antes de la cirugía

La mayoría de los casos de reflujo son causados por APLV, pero es raro que se diagnostiquen adecuadamente.

Es importante que los bebés con reflujo severo y mala respuesta al tratamiento, sean nuevamente revisados por el médico para descartar APLV, sobre todo en aquellos casos donde se piensa que lo mejor sería una cirugía.

El tratamiento

Para tratar la APLV se sugiere eliminar por completo las proteínas de la leche de la dieta del bebé: darle fórmulas hidrolizadas o de aminoácidos.

En la enfermedad por reflujogastroesofágico se recomiendan las fórmulas antirreflujo, un medicamento procinético (que mejora el vaciamiento gástrico, evitando el reflujo) y un antiácido.

Sólo en casos graves de ERG se recurre a la cirugía. Sin embargo, como ya se mencionó, es importante que se descarte APLV antes de realizarla.

¿Un bebé amamantado podría tener reflujo?

Sí. Se ha observado que los bebés alimentados exclusivamente con leche materna pueden presentar reflujo y cólicos con frecuencia si sus mamás consumen alimentos ricos en proteínas de la leche.

Para disminuir el problema, se aconseja a la mamá llevar una dieta especial proporcionada por su médico o nutriólogo.

Источник: https://www.bbmundo.com/bebes/el-reflujo-no-siempre-es-reflujo/

Mi bebé vomita fórmula infantil a menudo ¿qué hacer?

¿La leche de fórmula causa reflujo?

La regurgitación o los vómitos de la leche en fórmula es más habitual de los que pueda parecer en un principio. Es por eso por lo que, si en algún momento te preguntas por qué mi bebé la vomita, en este artículo te ayudamos a aclararlo explicándote las causas más habituales por las que se produce la regurgitación de leche en fórmula y cuándo acudir al pediatra.

¿Por qué mi bebé vomita la leche en fórmula?

La regurgitación en los bebés puede parecer alarmante, pero ciertamente es algo muy normal en bebés menores de 12 meses. La regurgitación sucede porque el músculo que normalmente retiene el contenido del estómago es aún inmaduro.

Al no estar suficientemente desarrollado, aún no es capaz de retener lo que el pequeño ingiere, como por ejemplo la leche en fórmula.

Estos vómitos que parecen tan alarmantes, se dan cuando el bebé ingiere algo y luego se mueve demasiado, o bien cuando ha comido hasta llenarse mucho.

Así que si tu bebé regurgita sin llorar y de forma tranquila, no deberás preocuparte porque es algo normal en menores de un año. Es a partir del año cuando el músculo empieza a madurar y a retener el contenido estomacal, por lo que los vómitos se irán haciendo menos frecuentes.

Si este es el caso, no debes estar preocupada por posibles intolerancias, reflujo gastroesofágico o problemas estomacales. No obstante, si prefieres descartar estas condiciones, puedes consultarlo con el pediatra para que le haga un examen a tu hijo y comprobar que todo está bien.

Para evitar que tu bebé vomite la leche en fórmula, es importante que lo mantengas erguido durante las tomas o inmediatamente después de las mismas.

También es recomendable que le ayudes a expulsar los gases tras las tomas para evitar que se acumule aire en su estómago, esto ayudará a disminuir el número de vómitos.

Si quieres algunas recomendaciones respecto a este proceso, en nuestro artículo Consejos para ayudar al bebé a expulsar gases te las damos.

Diferencias entre vómitos y regurgitación en bebés

A pesar de que muchas personas piensan que es lo mismo, no lo es. Los vómitos y la regurgitación tienen sus diferencias. ¿Cuáles son? Vamos a verlas.

Regurgitación

Por norma general, los bebés recién nacidos pueden regurgitar parte de la leche. Esto suelen hacerlo tanto durante la comida como después de haber comido.

En la regurgitación, la leche sube de forma espontánea hacia fuera de la boca del bebé, a veces en forma de eructo. Es precisamente por eso por lo que la regurgitación también es conocida como reflujo gastroesofágico.

¿Por qué se produce? Porque el anillo muscular que se sitúa justo al principio del estómago no se cierra por completo. La comida baja y sube sin nada que la frene.

Suele disminuir a medida que los bebés van creciendo y su sistema digestivo va siendo más maduro. En general, desaparece antes de que el bebé llegue al año de vida. En caso de dudas, te recomendamos que lo consultes con el pediatra.

Vómitos

Mientras que el reflujo gastroesofágico no es nada violento, los vómitos sí que pueden serlo.

Ocurren cuando los músculos abdominales y el diafragma se contraen de forma fuerte mientras el estómago se relaja.

Esto provoca que la expulsión de leche vaya acompañada de contenido estomacal y que sea una expulsión más violenta y desagradable. Es recomendable visitar al pediatra.

Cuándo ir al pediatra por las regurgitaciones del bebé

Es normal que, aun sabiendo que son comunes, te preguntes cuándo es el momento de ir al pediatra por las regurgitaciones del bebé. Si tu bebé muestra las siguientes señales aparte de la regurgitación, y sobre todo si esta aumenta, te recomendamos ir al pediatra.

  • Llanto fuerte y/o prolongado durante o tras las tomas.
  • Gestos de dolor.
  • Irritabilidad. 
  • Pérdida de peso.
  • Estancamiento del peso.
  • Ruidos fuertes en la tripa.
  • Estreñimiento.
  • Diarrea. 
  • Arcadas y vómitos.

Si tu bebé muestra algunas de estas señales, podría indicar que las regurgitaciones son producto de alguna condición digestiva, por lo que se recomienda acudir al pediatra con tu hijo para que haga un diagnóstico y te dé el mejor tratamiento.

Si el pediatra recomienda cambiar la leche de fórmula 

Es importante consultar previamente al pediatra ante cualquier modificación que deseemos hacer en la dieta del pequeño.

Si deseamos hacer el cambio porque pensamos que la leche de fórmula actual no sienta bien al bebé, debemos conversarlo con el especialista, indicando las señales que hemos observado.

Recuerda que cualquier cambio de fórmula debería ser supervisado antes por el pediatra.

Si el médico ha recomendado finalmente cambiar la marca de leche del bebé, entonces puedes seguir algunos consejos para hacer esta modificación de manera correcta. Su sistema digestivo no está del todo desarrollado, por eso su alimentación ha de ser supervisada. De ese modo, el proceso que ha de llevarse a cabo debe ser observado para detectar cualquier tipo de alteración.

Lo primero que debes hacer es informarte sobre los tipos y marcas de leche artificial. Es muy importante descartar opciones y decantarte por la que va a satisfacer adecuadamente las necesidades nutricionales de tu pequeño en función de su edad.

Enfamil Premium COMPLETE 2 es una leche de continuación capaz de cubrir las necesidades nutricionales del bebé a partir de los 6 meses de edad, formando parte de una dieta diversificada y equilibrada. Sus propiedades son múltiples:

  • Ayuda al desarrollo visual: Enfamil Premium COMPLETE 2 contiene el nivel recomendado por numerosos expertos de DHA, un tipo concreto de Omega 3 que contribuye al desarrollo visual normal en niños hasta los 12 meses de edad, con una ingesta diaria de 100 mg de DHA.
  • Ayuda al desarrollo cognitivo: el hierro que forma parte de su composición ayudará a su sistema inmune y a su normal desarrollo cognitivo.
  • Ayuda al crecimiento del niño: el zinc que contiene es esencial para su crecimiento y el calcio para los dientes y huesos.

Fortalece los huesos: también contiene vitamina C para fortalecer el sistema inmune y la vitamina D para que los huesos crezcan fuertes.

Comprar ahora

¿Te ha gustado este artículo? Entonces te invitamos a registrarte en el Club Enfamamá para acceder a información de calidad para que puedas acompañar a tu bebé en cada etapa. ¡Apúntate!

Источник: https://www.enfamil.es/blogs/problemas-de-alimentacion/mi-bebe-vomita-formula-infantil-a-menudo-que-hacer

El reflujo gastroesofágico en el bebé

¿La leche de fórmula causa reflujo?

Durante los primeros meses, el proceso digestivo del niño presenta algunas peculiaridades. Éstas están relacionadas tanto con las características de su aparato digestivo como con su alimentación, constituida principalmente por leche. Y es que la función digestiva del lactante está incompleta, ya que su organismo aún está desarrollándose.

Qué es el reflujo gastroesofágico

El reflujo es un fenómeno causado por el mal funcionamiento del cardias. Se trata de una válvula encargada de impedir que el contenido del estómago vuelva a subir al esófago.

– El reflujo se produce cuando la leche, agriada por los jugos gástricos del estómago, pasa del esófago a la boca en cantidad mucho mayor de lo que sería normal en un recién nacido.

Síntomas en el bebé

– El lactante que tiene este problema suele regurgitar a menudo entre tetada y tetada. En muchos casos, esto sucede cuatro o cinco horas después de la última comida, en el momento en que parece tener nuevamente apetito.

El reflujo se confunde con los cólicos, porque también provoca agitación y llantos. Sin embargo, las crisis dolorosas de la regurgitación se presentan a cualquier hora del día y continúan después del tercer mes.

El reflujo gastroesofágico no depende del tipo de leche utilizado en la alimentación, sino del hecho de que el cardias sea casi totalmente incapaz de retener la leche (y cualquier otro líquido) en el estómago.

– Por ello, el estómago del lactante se comporta como una botella sin tapón. Cada vez que se produce algún movimiento, o bien presión en el vientre, cierta cantidad de leche agria se desplaza hacia arriba, hasta llegar a la boca, de la cual es expulsada en forma de regurgitación.

Complicaciones posibles

El lactante que sufre el reflujo gastroesofágico no suele correr ningún riesgo y crece de manera normal. Y es que en los bebés que sufren este trastorno la digestión y la absorción se realizan perfectamente. Sin embargo, este trastorno sí que puede causar determinadas complicaciones respiratorias y dificultades en el bebé para dormir.

Esofagitis y falta de sueño por reflujo

El esófago se irrita fácilmente si entra en contacto con los juegos gástricos. Se trata de la esofagitis. Si este contacto se produce con mucha frecuencia, como en el caso del reflujo gastroesofágico, el esófago se inflama y produce al niño una sensación de ardor muy fastidiosa.

Por ello, el niño llora con frecuencia y expresa disgusto. Si esto sucede por la noche, tendrá, además, muchas dificultades para conciliar el sueño y dormir.

En los casos más graves, la inflamación profundiza en la pared del esófago y, cuando se cura, su cicatriz puede provocar un estrechamiento de dicho órgano.

Complicaciones respiratorias

Los lactantes afectados por el reflujo gastroesofágico sufren frecuentes regurgitaciones. La leche agria, al subir hacia la boca, puede ir a parar con cierta facilidad a la laringe (que está en la entrada de la tráquea), a la propia tráquea e incluso a los bronquios.

En general, la regurgitación solo llega a la laringe. Esto provoca una tosecita rebelde que puede persistir mucho tiempo en los niños que sufren reflujo. Pero, con cierta frecuencia, las sustancias extrañas que han penetrado en los bronquios causan bronquitis en el niño y, a veces, incluso pulmonías, que se manifiestan con fiebre y dificultades respiratorias.

Actualmente, también se considera que el contacto directo de la leche con la mucosa de las vías respiratorias (tráquea y bronquios) produce sensibilización y es causa de una alergia que, en un segundo momento, pueda manifestarse con ataques de asma en el niño.

El peligro más grave para un niño que sufre reflujo gastroesofágico es la posibilidad de asfixia. Esto ocurre algunas veces debido a un reflejo que puede desencadenarse en el lactante cuando penetra en su tráquea un cuerpo extraño, aunque sea muy pequeño.

Cómo prevenirlo

Evitando que el estómago se llene de aire, se disminuye la probabilidad de que regurgite.

  • Durante la comida, el niño debe estar sentado o en posición erguida y, tras la comida, se le debe dejar que haya el eructo. De este modo, eliminará el aire ingerido. Después de la comida, no se le debe zarandear, sino que debe estar semitumbado y no hay que ponerle inmediatamente en la cuna. Cumplidos los seis meses, se le puede dejar semitumbado en la hamaca o bien en la sillita de paseo.
  • Durante el sueño, se aconseja que descanse boca arribacon la cabeza más elevada que los pies. Hay que procurar que el pañal no le apriete.
  • Durante y después de la comida, es bueno procurar que el niño haga el eructo. Para ello interrumpiremos de vez en cuando la toma, le pondremos en posición erguida y le daremos unos golpecitos en la espalda.

Otros remedios

  • Si el niño toma abundantes comidas, es más fácil que regurgite. No forzándole a terminarse la comida, se disminuye la probabilidad de que regurgite.
  • Si toma el pecho, se le puede separar después de 20 minutos y darle un solo pecho, vaciando el otro. Si, por el contrario, toma el biberón, se puede disminuir la cantidad de leche en 30 ml. Tambie hay que evitar forzarle para que se acabe el biberón.
  • Es importante esperar al menos dos horas y media enre una comida y la siguiente. De este modo, tendrá tiempo para que el estómago se vacíe antes de la siguiente comida.
  • Se debe disminuir el tiempo durante el cual el niño succiona el chupete. Así se evita que se acumule aire en el estómago.

( Te interesa: Reflujo gastroesfógico: cuándo acudir al pediatra)

(Te interesa: Enfermedades en bebés)

Источник: https://mibebeyyo.elmundo.es/enfermedades/enfermedades-bebes/reflujo-gastroesofagico-305

Reflujo gastroesofágico en bebés

¿La leche de fórmula causa reflujo?
Usted esta aquí: https://medlineplus.gov/spanish/refluxininfants.html

El esófago es un tubo que lleva el alimento de su boca al estómago. Si su hijo tiene reflujo, el alimento en su estómago vuelve al esófago.

Por otra parte, la enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE) es un tipo de reflujo más grave y duradero. Si su bebé no puede alimentarse o el reflujo dura más de 12 a 14 meses, puede ser que tenga ERGE.

¿Qué causa el reflujo y la ERGE en los bebés?

Existe un músculo (el esfínter esofágico inferior) que actúa como una válvula entre el esófago y el estómago. Cuando su bebé traga, este músculo se relaja para permitir que los alimentos pasen del esófago al estómago. Por lo general, este músculo permanece cerrado y el contenido del estómago no regresa al esófago.

En los bebés que tienen reflujo, el músculo del esfínter esofágico inferior no está totalmente desarrollado y por ello el contenido del estómago regresa al esófago. Esto hace que su bebé regurgite o «devuelva» la leche. Una vez que su esfínter se desarrolla por completo, su bebé ya no debería regurgitar.

En los bebés que tienen ERGE, el músculo del esfínter se debilita o se relaja cuando no debe.

¿Qué tan común es el reflujo y la ERGE en los bebés?

El reflujo es muy común en los bebés. Cerca de la mitad de los bebés regurgitan varias veces al día durante los primeros tres meses de vida. Por lo general, dejan de regurgitar entre los 12 y 14 meses.

La ERGE también es común en bebés. Muchos bebés de cuatro meses la padecen. Pero para su primer cumpleaños, sólo el 10 por ciento de los bebés aún tienen ERGE.

¿Cuáles son los síntomas del reflujo y la ERGE en los bebés?

En los bebés, el principal síntoma de reflujo y ERGE es regurgitar (devolver la leche). La ERGE también puede causar síntomas como:

  • Arqueo de la espalda: Su bebé tira la cabeza hacia atrás, durante o justo después de comer
  • Cólico: Llanto que dura más de tres horas al día sin causa médica
  • Tos
  • Arcadas o problemas para tragar
  • Irritabilidad, especialmente después de comer
  • Comer poco o negarse a comer
  • Poco aumento de peso o pérdida de peso
  • Sibilancias o problemas para respirar
  • Vómitos fuertes o frecuentes

¿Cómo diagnostican los médicos el reflujo y la ERGE en los bebés?

En la mayoría de los casos, un médico diagnostica el reflujo revisando los síntomas y la historia clínica de su bebé. Si los síntomas no mejoran con cambios en la alimentación y medicamentos para el reflujo, es posible que su hijo necesite hacerse pruebas.

Varias pruebas pueden ayudar al médico a diagnosticar la ERGE. A veces, los médicos piden más de una prueba para obtener un diagnóstico. Pruebas comunes incluyen:

  • Serie gastrointestinal superior: Examina la forma del tracto gastrointestinal superior de su bebé. Su bebé tomará un líquido de contraste llamado bario. El bario se mezcla en un biberón con otro alimento. El profesional de la salud tomará varias radiografías de su hijo para rastrear el bario por el esófago y el estómago
  • Monitorización de pH esofágico: Mide la cantidad de ácido o líquido en el esófago de su bebé. Un médico o enfermera coloca un tubo delgado flexible en el estómago a través de la nariz de su bebé. El extremo del tubo en el esófago mide cuándo y cuánto ácido entra al esófago. El otro extremo del tubo se conecta a un monitor que registra estas mediciones. Su bebé usará el tubo durante 24 horas, probablemente en el hospital
  • Endoscopia gastrointestinal superior y biopsia: Utiliza un endoscopio, un tubo largo y flexible con una cámara. El médico recorre el esófago, el estómago y la primera parte del intestino delgado con el endoscopio. Mientras observa las imágenes del endoscopio, el médico también puede tomar muestras de tejido (biopsia)

¿Qué cambios en la alimentación pueden ayudar a tratar el reflujo o la ERGE del bebé?

Los cambios en la alimentación pueden ayudar al reflujo y la ERGE de su bebé:

  • Agregue cereal de arroz al biberón de leche materna o fórmula. Consulte con el médico cuánto añadir. Si la mezcla es muy espesa, puede cambiar la tetina por una más grande o cortar la abertura con forma de «X» para agrandarla
  • Haga eructar a su bebé cada una a dos onzas de fórmula. Si amamanta, hágalo después de darle cada pecho
  • No lo alimente demasiado: Dele a su bebé la cantidad de fórmula o leche materna recomendada
  • Mantenga a su bebé en posición vertical durante 30 minutos después de las comidas
  • Si usa fórmula y su médico piensa que su bebé puede ser sensible a las proteínas de la leche, su médico puede sugerir cambiar la fórmula. No cambie fórmulas sin hablar con el médico

¿Qué tratamientos para la ERGE del bebé podría recomendar el médico?

Si los cambios en la alimentación no ayudan, el médico puede recomendar medicamentos. Los medicamentos funcionan reduciendo la cantidad de ácido en el estómago de su bebé. El médico sólo sugerirá medicamentos si su bebé aún tiene síntomas de ERGE cuando:

  • Ya ha probado algunos cambios en la alimentación
  • Su bebé tiene problemas para dormir o alimentarse
  • Su bebé no crece en forma adecuada

A menudo, el médico recetará un medicamento como prueba y explicará las posibles complicaciones. No debe administrarle a su bebé medicamentos a menos que el médico se lo indique.

Los medicamentos para la ERGE en los bebés incluyen:

  • Bloqueadores H2, que disminuyen la producción de ácido
  • Inhibidores de la bomba de protones, que reducen la cantidad de ácido que produce el estómago

Si estos no ayudan y su bebé todavía tiene síntomas severos, entonces la cirugía podría ser una opción. Los gastroenterólogos pediátricos sólo realizan esta operación en bebés en casos raros. Pueden sugerir cirugía cuando los bebés tienen problemas respiratorios graves o tienen un problema físico que causa los síntomas de ERGE.

NIH: Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales

Источник: https://medlineplus.gov/spanish/refluxininfants.html

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: