La leche materna protege frente al cáncer en el bebé y la mamá

Oncología. Lactancia Materna y Cáncer de #Mama

La leche materna protege frente al cáncer en el bebé y la mamá

El cáncer de mama representa la primera causa de muerte por cáncer entre las mujeres en nuestro entorno y desgraciadamente, su incidencia va lentamente en aumento. Sin lugar a dudas el diagnóstico precoz es una de las mejores armas para combatir esta grave enfermedad, pero su prevención también es primordial.

Aunque existen factores de riesgo de cáncer de mama que no podemos controlar (como la edad o el que existan antecedentes de este tipo de cáncer en la familia), hay otros que sí y que por tanto deben ser tenidos en cuenta.

Se ha demostrado científicamente que cada mujer podría reducir su riesgo de forma individual realizando pequeños cambios en su estilo de vida como por ejemplo, controlando su peso (para evitar la obesidad), llevando a cabo una dieta adecuada o practicando ejercicio de forma regular.

En este sentido queremos recalcar la importancia de algunos factores que han demostrado reducir el riesgo de que se produzca este tipo de cáncer como, por ejemplo, el dar el pecho a tus hijos.

La lactancia puede disminuir el riesgo de cáncer de mama

La lactancia materna reduce el riesgo de sufrir cáncer de mama, según el Código Europeo Contra el Cáncer. Esta reducción es de un 4% por cada 12 meses acumulativos, es decir, la suma de periodos en que una mujer ha amamantado a un bebé, una práctica que la UE recomienda hacer hasta los seis meses de edad y, partir de entonces, combinarla con alimentos apropiados para el pequeño.

Existen varias razones por las cuales la lactancia protege la salud de las mamas:

Producir leche constantemente limita la capacidad de las células mamarias de actuar de manera anormal.

La mayoría de las mujeres tienen menos ciclos menstruales cuando amamantan (sumados a los 9 meses sin menstruación durante el embarazo), lo cual se traduce en niveles más bajos de estrógeno.

La mayoría de las mujeres tienden a ingerir alimentos más nutritivos y a adoptar un estilo de vida más saludable (por ejemplo, limitar el consumo de alcohol y tabaco) mientras amamantan.

Además, más allá de proteger la salud de las mamas, la lactancia brinda beneficios importantes al bebé y ayuda al proceso de vinculación afectiva.

La decisión de amamantar es muy personal

Si la lactancia es una opción para ti, es aconsejable que la consideres.

Además de que posiblemente disminuya tu riesgo de padecer cáncer de mama, la lactancia le proporciona anticuerpos a tu bebé a través la leche materna, los cuales pueden protegerlo de infecciones virales y bacterianas.

Aun así, estas son decisiones muy personales en las que influyen muchos factores además del riesgo de padecer cáncer de mama y de si puedes amamantar.

Después del diagnóstico de cáncer, la lactancia puede ser un desafío

Después de una doble mastectomía, lamentablemente es imposible amamantar.

Después de una tumorectomía o cuadrantectomía (cirugía de “conservación de mama”) y de la radiación, la mama tratada suele producir poca cantidad o nada de leche, pero, por lo general, la otra mama puede producirla normalmente.

La leche de una mama puede ser suficiente o puedes tener que complementarla con leche maternizada. Algunas mujeres pueden elegir utilizar una donante de leche materna. Un especialista con experiencia puede ayudarte a determinar la mejor solución posible para tu caso particular.

Independientemente de si amamantas, hay elecciones en cuanto al estilo de vida que puedes adoptar para reducir al mínimo el riesgo de padecer cáncer de mama:

mantener un peso saludable.
hacer ejercicios con regularidad.
limitar el consumo de alcohol.
realizar una dieta saludable con alto contenidos de fruta y verduras.
no fumar nunca (o dejar de fumar en caso de que fumes).

Consúltanos tu caso o el de la persona de tu entorno afectada. Nuestros oncólogos consultores especializados en HC Marbella son líderes en España y reconocidos en toda Europa. Ellos trabajan juntos en grupos de comité multidisciplinarios, para ofrecerte un equipo coordinado, todos ellos dedicados a obtener los mejores resultados.

octubre 4, 2018

Leer otras noticias

Home » Noticias HC » Oncología. Lactancia Materna y Cáncer de #Mama

Источник: https://www.hcmarbella.com/es/oncologia-lactancia-materna-y-cancer-de-mama/

La lactancia materna protege de enfermedades respiratorias, infecciosas o crónicas

La leche materna protege frente al cáncer en el bebé y la mamá

Una de las cosas más bonitas que se puede hacer en la vida es amamantar a tu bebé. Después de meses preparándote para ver la carita de tu hijo, por fin lo tienes delante y lo primero que van a hacer es ponértelo en el pecho. Es uno de los momentos más especiales.

Pero para que todo se desarrolle bien, la lactancia no se convierta en una pesadilla y se cambie el pezón por la tetina del biberón hay que saber cómo afrontar los problemas que puedan surgir.

Para ello, nos ha acompañado en Plaza Radio la Doctora Práxedes Solano, del equipo de pediatría de IMED Valencia y consultora internacional de lactancia materna.

Hay gente que aún piensa que la lactancia materna es una cuestión de modas, igual que antes se llevaba el biberón, ahora se lleva dar el pecho. La doctora nos ha remarcado los beneficios de la leche materna: “el ser humano es el único mamífero que duda de su capacidad de amamantar.

Es, sin duda, el mejor alimento que se puede dar a un bebé”. La Organización Mundial de la Salud recomienda la lactancia exclusiva durante los primeros seis meses de vida.

A partir de entonces, se debe empezar a dar alimentos complementarios, pero sin abandonar la lactancia materna hasta los dos años o más. “Los animales amamantan a sus crías mucho más tiempo que las personas. Equivaldría a dar el pecho durante seis o siete años”, señala la doctora Práxedes Solano.

La composición de la leche materna es inimitable y se trata de un alimento específicamente indicado para el recién nacido.

Además de nutrientes contiene inmunoglobulinas, que son necesarias para proporcionar defensas a su todavía inmaduro sistema inmune, fomenta el desarrollo sensorial y cognitivo y protege de enfermedades infecciosas, respiratorias o crónicas. También reduce la mortalidad por enfermedades frecuentes del lactante.

La doctora Práxedes, quien forma parte del equipo de la UCI pediátrica de IMED Valencia, reconoce que aún se fomenta más la lactancia materna en los bebés ingresados en esta unidad.

Un recién nacido que está en la incubadora se tranquiliza cuando su madre lo coge en brazos y se lo pone en el pecho. Aunque al principio quizá no consiga mamar, solo este gesto le tranquiliza.

La pediatra, especialista también en neumología y alergología, avisa que uno de los primeros problemas que pueden surgir a un bebé si se le da leche artificial es la intolerancia digestiva.

Los beneficios no son solo para el bebé, también los son para la madre ya que ayuda a la involución uterina, a la contracción del útero, previene de hemorragias postparto y ayuda a la recuperación materna. Por otra parte, disminuye la incidencia de cáncer de mama y cáncer de ovario y protege frente a la diabetes. Y algo también importante: ayuda a recuperar antes la figura.

Casi todas las mujeres pueden dar el pecho a sus hijos. Solo hay unas excepciones y suelen ser por patologías muy concretas. Incluso quienes se han operado el pecho por cuestiones estéticas generalmente podrán dar de mamar a sus bebés, pero dependerá del tipo de cirugía.

Si la mujer se ha sometido a un aumento de pecho seguramente no habrá problema, pero en el caso de una reducción mamaria si se ha cortado completamente el pezón y después se ha colocado en un lugar diferente para que quede más estético, será prácticamente imposible que esa madre amamante, ya que se habrán cortado los conductos que unen la mama con el pezón.

La decisión

De todas formas, es fundamental respetar la voluntad de la madre y ayudarla en la decisión que tome ya que durante la lactancia pueden surgir dudas y problemas que sin ayuda no son fáciles de superar.

Muchas dificultades comienzan los primeros días y es que, durante los nueve meses de embarazo, solo informan de lo maravillosa que es la lactancia y se omite comentar que pueden surgir problemas que provoquen que se tire la toalla y se abandone la lactancia. Con ayuda y buena orientación se puede conseguir una lactancia perfecta.

Los problemas que aparecen con mayor frecuencia son los pezones doloridos, las grietas y la ingurgitación mamaria. En la gran parte de las ocasiones se podrán solucionar en muy poco tiempo.

Los primeros días después del parto es normal que duelan los pezones, sobre todo al inicio de la toma. Pero si el dolor no se limita al inicio o persiste después de unos días, es probable que exista que esto se produzca porque el bebé esté mal colocado y no enfrentado al pecho.

Por otra parte, el dolor que provoca una grieta es muy intenso, suele ser máximo al inicio del agarre y aunque disminuye tras los primeros segundos, continúa el dolor. Al igual que en el caso anterior, la principal causa es la mala posición.

El pezón no se coloca bien dentro de la boca del bebé y es traumatizado por sus encías o el paladar duro.

También se puede producir por anomalías anatómicas como frenillo lingual, labial o mandíbulas más pequeñas o en posición diferente de lo habitual.

Dificultades

Tras el calostro se inicia la producción de leche de transición. Nuestro cuerpo crea más cantidad de leche para que no le falte a nuestro bebé. El problema es que además de ello se activa el pecho aumentando también la circulación y observándose en ocasiones gran ingurgitación en el pecho, lo que incrementa su tamaño y provoca dolor.

Además, dificulta que el niño pueda agarrarse e interferir en su alimentación y el vaciado del pecho. Para solucionar la ingurgitación hay que intentar que el niño vacíe los pechos, realizar un masaje previo a la toma, extraer algo de leche para facilitar el agarre, aliviar el dolor con compresas de agua fría y tomar analgesia si es necesario.

Todos estos inconvenientes, si no se resuelven dificultan la lactancia, conllevan una alta tasa de abandono y, además, pueden terminar en problemas como la mastitis.

Pero como bien señala la pediatra de IMED Valencia, lo bueno de conocer una dificultad es poder solucionarla.

Se puede conseguir tener una lactancia placentera y ofrecer la mejor nutrición para tu bebé si se busca apoyo en los profesionales expertos en lactancia materna como asesoras, consultoras certificadas en lactancia materna y grupos de apoyo.

Mitos

Hay muchos mitos sobre la lactancia. Uno de ellos es que hay que dejar el pecho ante un nuevo embarazo. Esta forma de dar el pecho se denomina lactancia en tándem y muchas mujeres la practican.

El desconocimiento por parte de los profesionales hace que muchos lo desaconsejen, pero numerosos estudios demuestran que durante el embarazo se puede lactar sin perjudicar la salud del feto o la de la madre.

La doctora Solano afirma que solo hay que abandonarla en caso riesgo de aborto.

Por otra parte, la lactancia materna debe ser a demanda cuando ya está establecida y el bebé está ganando peso. Hasta que llegue ese momento, aunque el niño no pida mamar hay que ofrecerle el pecho con frecuencia, mínimo cada tres horas. Cuando esté establecida la lactancia, siempre será a demanda y durante el tiempo que quiera.

Источник: https://www.lasprovincias.es/sociedad/salud/lactancia-materna-protege-20200305164554-nt.html

Lactancia Materna protege contra Cancer de Mama

La leche materna protege frente al cáncer en el bebé y la mamá

Numerosos estudios y, en especial, una investigación que analizó 47 estudios ejecutados en 30 países, han encontrado que entre más largo es el tiempo en el que una mujer amamanta, menor es el riesgo de desarrollar cancer de mama.

El cáncer de mama es el tumor maligno más frecuente en la población femenina e inclusive, es la primera causa de muerte por cáncer en mujeres a nivel mundial.

Específicamente en América Latina y el Caribe, el cáncer de mama es responsable de un 5% a un 9% del total de muertes de mujeres que tienen entre 20 y 59 años de edad.

El cáncer se origina por la generación de células anormales por el organismo, que no tienen la habilidad de balancear su división y muerte, por lo que su crecimiento y propagación son descontrolados.

Por medio del sistema linfático o sanguíneo, tienen la capacidad de invadir otros órganos de diferentes partes del cuerpo, como sería el caso del tejido mamario.

La causa de los diferentes tipos de cáncer está relacionada a daños o anormalidades en el material genético de las células, lo cual se asocia con una serie de factores llamados carcinógenos, como lo serían los productos químicos (agroquímicos, tabaco), la radiación, algunos virus, entre otros. 

Por otro lado, también se ha demostrado que existen aspectos protectores, que en caso del cáncer de mama, la lactancia materna es uno de estos.  

Numerosos estudios, y en especial una investigación que analizó 47 estudios ejecutados en 30 países, han encontrado que entre más largo es el tiempo en el que una mujer amamanta, menor es el riesgo de desarrollar éste cáncer.

Es muy importante recalcar que el efecto protector se da, si el periodo de lactancia es de por lo menos 12 meses, encontrándose inclusive que se debe tener un acumulado en toda la vida de la mujer de 20 a 24 meses.

Curiosamente, se han vistos casos de mujeres que amamantan de un solo pecho, dándose el cáncer en el que quedó en reposo. 

Existen varias explicaciones sobre esta asociación preventiva, aunque aún se necesitan más investigaciones

Algunas son:

  • Generalmente, las mujeres son jóvenes cuando amamantan a su primer hijo (21 años en promedio), por lo que se puede dar un efecto protector durante la maduración de las células mamarias debido a la producción de leche [4].
  • La lactancia puede reducir el riesgo de cáncer de seno por una menor exposición a las hormonas, que se da por la interrupción de la ovulación [6,7].
  • Durante el amamantamiento un factor de crecimiento en el cuerpo se modifica, por lo que se previene el crecimiento de las células cancerígenas del pecho [4].
  • Estudios realizados en ratas han visto que durante la lactancia, se da una menor síntesis de ADN, el cual contiene el material genético, y por tanto, se reduce la probabilidad de desarrollar mutaciones o alteraciones genéticas que puedan  desarrollar cáncer [7].

El efecto protector contra el cáncer de mama en las mujeres con una historia de lactancia, se mantiene hasta que se alcanza la menopausia (etapa de la vida de la mujer en la que la menstruación cesa) [9].

Después de ésta, la protección parece disminuir por causas aún desconocidas. 

Nacimientos a término (entre las 37 y 42 semanas de gestación)      

La cantidad de nacimientos a término que haya tenido una mujer es otro aspecto que la podría proteger contra el cáncer de mama, ya que con cada uno de estos, el riesgo disminuye.

Por lo tanto, si se suman los nacimientos a término y el amamantar por mínimo 12 meses, el porcentaje de protección es muy importante.

Un aspecto interesante es que las mujeres que tienen su primer hijo después de los 29 años, tienen un mayor riesgo de padecer cáncer de mama en comparación a las mujeres que dan a luz antes de los 19 años, y este efecto es aún más fuerte en las mujeres después de la menopausia [7].

Eso sí, no se recomienda que el embarazo sea antes de los 15 años de edad, ya que se catalogaría como Embarazo de Riesgo, tanto para la madre como para el niño o niña.

Hay otros factores asociados con la lactancia materna, que se pueden considerar de importancia para la reducción del riesgo de padecer cáncer, como por ejemplo: amamantar a un número de hijos mayor a tres y la duración de la lactancia materna en especial del primer hijo [6].       

En conclusión, existe suficiente evidencia científica acerca del beneficio de la lactancia materna para la salud de la madre,
por lo que es importante continuar fomentando ésta práctica.     

Artículos relacionados:

.

Autor: Daniela Cordero

Actualizado: 8 de Octubre, 2018

Источник: https://www.geosalud.com/cancerpacientes/mama/lactancia_materna.html

Embarazo y niños
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: